Filosofía en el Perú

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Filosofia en el Peru»)
Saltar a: navegación, búsqueda

samuel calani en su filosofia se divide clásicamente en dos fases: la fase de las autonomías andinas (que refiere al pensamiento precolombino en el Perú) y la fase prolongada de dependencia con respecto a Occidente. Este último perído se subdivide en varias etapas. Recientemente algunos autores han empezado a teorizar sobre una «etapa nacional» de esta última fase, preparatoria de una nueva fase del pensamiento filosófico en el Perú.

Fase de las autonomías andinas[editar]

Esta etapa es oscura (ya que no se poseen documentos escritos que reflejen el pensamiento andino-peruano). Sólo se poseen referencias posteriores a la conquista de América, de cronistas españoles o mestizos.

Al teorizar sobre esta fase, se debate la presencia o no de la filosofía, en la estructura del pensamiento andino. Al respecto existen dos tesis:

  • Tesis negativa: No existió filosofía. El concepto de filosofía que manejan los autores que defienden esta tesis es el «estricto», es decir, aquella forma de conocimiento surgida en la Antigua Grecia, que en la actualidad se caracteriza por totalizadora, radical, sistemática, metódica, etc. Obviamente, esas características no existieron entre los antiguos peruanos. Por ende, se concluye, sólo cabe hablar de un «pensamiento» complejo, que no deslindó nunca con las creencias mítico-religiosas. Esta tesis fue postulada por Augusto Salazar Bondy, María Rivara de Tuesta y David Sobrevilla.
  • Tesis afirmativa: Sí existió filosofía. El concepto de filosofía que manejan los autores que defienden esta tesis es el «amplio», es decir, como cosmovisión o concepción del mundo. Todo pueblo ha tenido y tiene cosmovisión (y por lo tanto, filosofía en este sentido amplio). Por ende, entre los antiguos peruanos también hubo filosofía. Se suele derivar esta posición de las investigaciones que el mexicano Miguel León Portilla hizo sobre el pensamiento maya. Sin embargo, recientemente se le ha dado un «giro intercultural» a esta tesis, siendo encabezada por el alemán Josef Estermann (autor de un libro titulado Filosofía andina). Últimamente el peruano Gustavo Flores Quelopana ha propuesto un «giro mitocrático» a estas tesis (autor de un libro titulado Filosofía Mitocrática y Mitocratología para comprender las filosofías precolombinas y ancestrales de raíz no occidental.

Fase de dependencia con respecto a Occidente[editar]

Esta es la etapa en la que «propiamente» pasa a hablarse de filosofía en el Perú. Se importa el pensamiento occidental, y es utilizado en función de la problemática social y espiritual del país.

Etapa colonial[editar]

Aquí se desarrolla el pensamiento en el contexto de la invasión española y sus consecuencias. Se tiene las siguientes sub-etapas:

Filosofía Novohispana peruana[editar]

En los casi tres siglos del Perú colonial la filosofía colonial peruana es de una riqueza inusitada. La filosofía colonial peruana no es simplemente una meditación teológica-filosófica del mundo, sino que se da vinculada con la realidad del indio y los problemas intrínsecos que representa la instauración de un nuevo reino cristiano. Se presenta la tendencia escolástica, la mística y el naturalismo cristiano. En escolástica se hacen presentes la tendencia tomista, el escotismo, el agustinismo, y una fuerte impronta de la neoescolástica del siglo de Oro español (1550-1650) con Bañez, Vitoria, y Suárez. Un intento de periodificación permite ver con mayor claridad el dinamismo filosófico del periodo: 1. Neoescolástica Renacentista Novoperuana (1550-1600) 2. Neoescolástica Barroca Novoperuana (1600-1650) 3. Neoescolástica barroca Novoperuana (1650-1700) 4. Neoescolástica barroca Novoperuana (1700-1750)

En la neoescolástica renacentista novoperuana (1550-1600) predomina el tema del indio. Por un lado se presenta el pensamiento escolástico más conservador, de la contrarreforma tridentina. El objetivo de este pensamiento es justificar la invasión española, con pretextos guerreristas o de dominio imperial. Por otro lado se produce un debate filosófico: se discute la humanidad del indígena americano (y por ende peruano) y se da una lectura evangélica a la construcción de un nuevo reino. Al respecto existieron dos posiciones:

  • La interpretación esclavista de Ginés de Sepúlveda: El indio no es humano, tesis guerrerista. El indio es subhumano, porque no acepta la doctrina cristiana, porque se resiste a «la conquista», y a aceptar al Monarca español como su autoridad política, y al Papa romano como su autoridad espiritual. Esto, postulan, se debe a que son «salvajes», habiendo nacido sólo para obedecer. Por lo tanto es justo hacerles la guerra y hacerlos esclavos.
  • Interpretación evangélica-humanista: El indio sí es humano, tesis humanista. El indio sí es humano, porque también está hecho a imagen y semejanza divinas. Además, progresivamente acepta la doctrina cristiana. Es natural que tengan hostilidad a una verdad que no conocen. Precursada por el Inca Garcilaso de la Vega y el padre chachapoyano Blas Valera, y postulada por Bartolomé de las Casas.

En la Neoescolástica Barroca Novoperuana (1600-1650)predomina la meditación moral y místico religiosa. Es el momento del surgimiento de las grandes figuras místicas (la terciario dominica Santa Rosa de Lima, el beato San Martín de Porres y el dominico San Juan Macías). Además en el campo especulativo destaca la figura del místico Antonio Ruíz de Montoya y su obra "El sílex del amor divino" (1651).

En la Neoescolástica barroca Novoperuana (1650-1700)se desarrolla la meditación sobre los límites del conocimiento y el debate sobre las virtudes morales, todo esto muy en consonancia con la fase de estabilización del reino del Perú. Destacan Diego de Avendaño, que sintetiza el tomismo con el suarismo; Juan Pérez de Menacho, la figura más brillante de la filosofía colonial peruana, erudito del tomismo y autor de importantes tratados morales; Juan Espinoza Medrano, gran tomista; entre otras figuras.

En la Neoescolástica barroca Novoperuana (1700-1750)se desarrolla con fuerza el debate del probabilismo y los atisbos de ciencia empírica con José Eusebio de Llano Zapata, y el naturalismo cristiano con Don Pedro de Peralta Barnuevo. Con el eclecticismo peruano (Unanue, Baquíjano, Rodríguez de Mendoza) la neoescolástica peruana demuestra su fatiga y lo inviable del espíritu colonial. El eclecticismo del setecientos prepara el espíritu independentista y corresponde a una situación pre-revolucionaria.

Ilustración peruana[editar]

En este período, también llamado la emancipación criolla, la llamada «clase criolla» colonial (descendientes de españoles, pero nacidos en el Perú) preparó ideológicamente la independencia política. Existieron influencias del pensamiento racionalista e ilustrado francés. Se fundaron órganos de difusión de ideas «peruanistas» (por ejemplo, el Mercurio Peruano). Este proceso es paralelo a las luchas indígenas por la recuperación de su autonomía, encabezadas por Túpac Amaru II.

se  fundo la sociedad   " AMANTES DEL PERU"
Romanticismo peruano[editar]

Este período es posterior a la independencia criolla. Sin discutir cambios sobre la estructura económica colonial (de carácter feudal), se procedió a elaborar un debate sobre la forma de gobierno que debe tener la nueva República del Perú (fundada en 1821). Se sostuvieron dos tesis:

  • Debe haber «soberanía del pueblo». Tesis liberal, propalada por Benito Laso.
  • Debe haber «soberanía de la inteligencia». Tesis conservadora, defendida por Bartolomé Herrera.

Etapa cosmopolita[editar]

Posterior a la Guerra del Pacífico (Chile-Perú-Bolivia), se desarrolló un pensamiento filosófico vinculado a la necesidad de una renovación de mentalidad. Por ello los filósofos se remitieron a otros productos del pensamiento europeo no español. Se tuvieron sobre todo influencias inglesas y francesas.

Positivismo[editar]

Influenciado por el inglés Herbert Spencer, se exalta la ciencia como generadora de orden y progreso. El principal representante de esta corriente fue Manuel Gonzáles Prada. Con influencias del anarquismo, Gonzáles Prada establece una crítica a los grupos de poder tradicionales en el Perú, culpables del desastre de la guerra, y de la ruina moral de las grandes mayorías indígenas. Propone ruptura total con las formas de pensamiento colonial y, mediante la educación científica, elevar a la población a la modernidad. Tambien se encuentra Manuel V. Villarán.

Espiritualismo[editar]

Surge como oposición al positivismo, con influencias del francés Henri Bergson. Proclama «libertad académica» en los claustros universitarios, y empieza a hacer una sistematización del pensamiento europeo, pero no hay un abordaje riguroso la problemática nacional. Los principales representantes de esta tendencia fueron Alejandro Deústua y Mariano Iberico.

Etapa nacional[editar]

Socialismo y movimientos sociales[editar]

Se desarrolla en parte como respuesta a la progresiva inserción de la influencia capitalista en el país, sobre todo de los Estados Unidos, sus abusos y la consecuente conflictividad social.

En este período trata de interpretarse el carácter de la realidad nacional, y la manera de solucionar sus problemas. Surgen así tres corrientes:

  • Anarquismo peruano. Ligado al movimiento sindical. Interpreta al Perú como ligado a la lucha de los sindicatos contra la patronal. Promueve el Paro Nacional como método de lucha y cambio. Sus más conocidos representantes fueron Manuel y Delfín Lévano (padre e hijo).
  • Aprismo. Ligado a los sectores de clase media en el Perú. Interpreta al país como una nación feudal, necesitada del inversionista extranjero para desarrollarse de modo capitalista, y generar un empresariado nacional fuberte. Promueve el anti-imperialismo nacionalista como método de lucha y cambio. El fundador de esta tendencia fue Víctor Raúl Haya de la Torre.
  • Marxismo-leninismo peruano. Ligado a los sectores proletarios urbanos. Interpreta al Perú como un país semifeudal y semicolonial, necesitado de una organización fuerte del proletariado para «crear heroicamente» el socialismo en el Perú. Promueve la revolución demócratico-nacional como método de lucha y cambio. El fundador de esta tendencia fue José Carlos Mariátegui.
Crítica del pensamiento académico en el Perú[editar]

Se establece, a partir de los años sesenta un cuestionamiento por la ligereza con la que los claustros universitarios venían procesando la realidad nacional. Se promueven maneras de integrar el trabajo académico al progreso del Perú.

El principal representante fue Augusto Salazar Bondy. Dicho autor cuestiona el carácter imitativo y carente de originalidad del pensamiento peruano y latinoamericano. La «falta de autentidad» se debe a la dominación económica y social a la que es sometido el pueblo peruano. Por otro lado, Francisco Miró Quesada Cantuarias, desde una óptica humanista, propone pautas para desarrollar el «proyecto del filosofar latinoamericano».

Proyectos de filosofía de la liberación[editar]

Recientemente se ha desarrollado la filosofía de la liberación, cuyo principal iniciador es, nuevamente, Augusto Salazar Bondy. Se trata que la filosofía genere condiciones para la derrota de la dependencia, y se inaugure una nueva etapa, de pensamiento libre y verdaderamente emancipado.

Nuevas tendencias[editar]

En constante polémica con la tendencia eurocéntrica(Rivara, Sobrevilla)ha cobrado vigencia en los últimos tiempos las investigaciones filosóficas sobre la Filosofía andina (Antero Peralta, Pacheco Farfán, Ladislao Cuéllar, Díaz Guzmán, Víctor Mazzi, Luis Alvizuri, Odilón Guillén, Flores Quelopana). Especialmente Flores Quelopana ha postulado una hermenéutica remitizante con dos propósitos: 1. explicar la existencia de la filosofía mitocrática no sólo en el filosofar precolombino sino en todo el filosofar ancestral no occidental, y 2. distinguir diacrónica y sincrónicamente las diversas visiones metafísicas por las que atravesó el hombre a lo largo de su historia (metafísica de visión, metafísica de la esencia, metafísica de la existencia, metafísica del percipi y la metafísica de lo virtual).

Otras corrientes recientes son el posmodernismo (Víctor Samuel Rivera), comunitarismo (Miguel Giusti), neokantismo (Odilón Guillén), analítica (Quintanilla), anetismo-hiperimperialismo-hermenéutica remitizante (Gustavo Flores Quelopana), de la esperanza (Noe Zevallos), filosofía de la historia (Augusto Castro, Juan Huamanía Córdova, Ladislao Cuéllar).

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Rivara de Tuesta, María. Pensamiento filosófico en el Perú. 
  • Obando, Octavio. Ocaso de una impostura. 
  • Huamaní Córdova, Juan. Historia de la Filosofía en el Perú. 
  • Castro, Augusto. La Filosofía entre nosotros. 
  • Cuéllar, Ladislao. Las dos grandes vertientes del filosofar latinoamericano. 
  • Flores Quelopana, Gustavo. La Filosofía Peruana en el Final de los tiempos posmodernos. 
  • Flores Quelopana, Gustavo. Búsquedas actuales de la Filosofía andina. 
  • Flores Quelopana, Gustavo. Filosofía mitocrática y mitocratología. 
  • Flores Quelopana, Gustavo. Filosofía mitocrática antes de la conquista. 
  • Flores Quelopana, Gustavo. Hermenéutica remitizante y filosofía mitocrática. 
  • Flores Quelopana, Gustavo. La Globalización del hiperimperialismo. 
  • Flores Quelopana, Gustavo. El Espíritu de la Filosofía Peruana Virreinal. Periodo Humanismo Teológico (1550-1650). 
  • Flores Quelopana, Gustavo. El imperio posmoderno del hombre anético. 
  • Flores Quelopana, Gustavo. Las filosofías marginadas.