Filosofía para principiantes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Filosofía para principiantes es un libro escrito e ilustrado por Eduardo del Río dividido en 2 tomos; el primero se editó en 1985 y fue publicado por Editorial Posada y el segundo (unido al primero en uno sólo) publicado por Debolsillo. El libro aborda la historia de la filosofía y las ideas de los más importantes filósofos de cada época y escuela.

Sinopsis[editar]

Con su particular sentido del humor del que se distingue Rius, comienza con una definición práctica y sencilla de lo que es la filosofía, definiéndola como "el arte de cerrar los ojos y abrir la mente". La filosofía en cuestión, se divide en 2 grandes corrientes: la oriental y la occidental y además dentro de la filosofía occidental existen 2 escuelas: la materialista y la idealista. A continuación se enuncian brevemente cada uno de los capítulos.

Filosofía precristiana[editar]

Si bien, Rius sigue la línea de la historia de la filosofía occidental, empezando con los griegos. La filosofía griega comienza en Mileto, siendo el centro mercantil más próspero de la costa de Jonia, lo cual hizo que florecieran las artes y las ciencias. El primero en ejercer la filosofía como tal, fue Tales de Mileto (considerado padre de la filosofía griega), concluyó que el origen de todo era el agua. Anaxímedes, vecino de Mileto, concluyó que la sustancia base del universo era el aire. Por otro lado, la filosofía de Pitágoras predicaba que el principio de todas las cosas era un número, el cual el 1 significaba la divinidad, el principio absoluto. En cambio, Heráclito afirmaba que el fuego era la sustancia que originaba todo. Después de esto, la filosofía de aquella época se fue centrando cada vez más al origen de todo, que debía ser un dios omnipotente e inmutable. Ideas de este tipo fueron ejercidas por Xenófanes, Parménides, Anaxágoras, etc.

En cambio, la filosofía de Sócrates no buscaba los principios del universo, sino al hombre mismo. Predicaba el bien de la verdad, cuyo método utilizado fue la mayéutica o la pregunta. Su interés primordial era la moral: la definición del amor, la justicia, etc. El método socrático conocido como dialéctico, era el arte de debatir mediante preguntas y respuestas cuyo fin era la verdad, el cual vino a ser la base de la filosofía del agnosticismo. Durante las tres generaciones posteriores a la muerte de Sócrates, Grecia decayó y perdió su influencia debido a la invasión de Tebas, sin embargo, le siguieron 3 grandes filósofos inspirados en sus enseñanzas. Demócrito enseño que la sustancia cósmica estaba compuesta de átomos, es decir, de partículas indivisibles, indestructibles e infinitas. Para Demócrito, el origen del mundo está en la materia. El discípulo que se encargó de conservar sus ideas fue Platón, quien estudió matemáticas y esoterismo en Egipto, para volver a Atenas y fundar una escuela filosófica llamada la academia. Platón señalaba que los humanos tienen el conocimiento innato de los que es el amor, la justicia, la bondad, etc. Es decir, antes de venir materialmente a la tierra, los hombres eran sólo espíritus, el cual recrea mentalmente (idealiza) las cosas que ve a su alrededor como espíritu, los cuales no ve en la tierra sino como representaciones mentales, por lo cual la meta del hombre era regresar a esa verdad renunciando a lo material. Sin embargo, para Aristóteles, la finalidad del ser humano es convertirse en ser humano, en alguien perfecto y no tratar de volver a ser ángel. Aristóteles estudió diversas ramas del conocimiento, en cuanto a la filosofía escribió el 1.er texto sobre lógica, que sentó fundamentalmente las condiciones de la filosofía.

A la muerte de Aristóteles surgió la escuela de los cínicos cuyo principal exponente fue Diógenes. La doctrina cínica afirmaba que el bien del hombre consistía simplemente e vivir en sociedad consigo mismo, el trabajo, el ascetismo es lo único deseable. El estoicismo o los estoicos consideran que el bien supremo del hombre es la felicidad a través del conocimiento mientras que los escépticos cuyos principales exponentes fueron Anaxarco, Pirrón, Enesidemo, entre otros, predicaban la duda, la desconfianza en las teorías que los anteceden. En cuanto al epicureísmo, su fin es encaminar al hombre a la felicidad convenciéndolo de creencias en la divinidad, la apelación en expandir la mente experimentando nuevas sensaciones y la regla moral de hacer el bien.

Después de esta breve historia de la filosofía precristiana, Rius toma a Jesús como filósofo y expone su vida y sus ideas como tal. Al igual que Pitágoras y Platón, Jesús adquirió su enseñanza filosófica en Egipto, donde también habría viajado a Persia, la India y quizá el Tíbet. Sus milagros, no fueron sino la práctica de las ciencias y artes que aprendió en Egipto. Predicó la renunciación de los placeres carnales, la práctica del bien y con ello, la posibilidad de desarrollar el espíritu divino. De esto deduce Rius que Jesús no desarrolló ninguna teoría filosófica ya que compartía la teorías griegas. Su gran aporte de Jesús a la filosofía fue el ejercicio de una nueva moral, ya que no sólo predicó sino que la vivió y la demostró por sí mismo, además de que enseñaba el amor como contrario al odio, a la violencia, a la destrucción de la naturaleza, etc. Así, la iglesia adoptó el aspecto histórico de Jesús, olvidando el centro y esencia de su filosofía.

Neo-Platonismo[editar]

A partir de aquí, las ideas filosóficas surgen en torno al cristianismo y a la interpretación de dios. El primer ideólogo del cristianismo fue San Pablo, quien le agregó a la biblia de los hebreos muchos elementos de la filosofía griega. Años después, Plotino concilió la creencia de dios con el platonismo agregándole muchas ideas religiosas además de que predicó que el hombre es una triada (cuerpo-alma-mente) y según dios era una trinidad. Orígenes coincidió en que gran parte del dogma cristiano procedía de los griegos por lo cual fue desterrado e indultado por la iglesia a pesar de que la apoyaba. En cuanto al trabajo de Agustín de Hipona, la filosofía se volvió teología por lo cual la búsqueda de la verdad venía plenamente en la biblia, dogma que fue apoyada plenamente por pensadores como Boecio.

Luego de explicarse la verdad mediante las interpretaciones de la biblia, surgió una doctrina filosófica llamada Escolasticismo cuyos principales exponentes fueron Pedro Abelardo, San Anselmo y santo Tomás de Aquino. Este último fue quien formuló que el principio del conocimiento nace de dos fuentes: la razón y la revelación además de postular 5 pruebas de la existencia de Dios en su trabajo Summa Theologiae. A partir de aquí se empezó a dar cierta oposición al escolasticismo cuestionando fuertemente a la iglesia, cuyos principales autores fueron Juan Duns Escoto, Roger Bacon, Guillermo de Ockham y John Wycliffe siendo este último el más radical de todos al cuestionar la legitimidad de los papas y su corrupción desmedida, así como la inutilidad de la iglesia como nexo entre dios y los fieles.

El renacer del pensamiento[editar]

A raíz de las crecientes inconformidades acerca de la explicación del hombre y del universo, nace como una época de redescubrimiento del ser humano el renacimiento. Entre los principales pensadores de esta época está Maquiavelo, quien estudia la sociedad con sus valores morales no religiosos, planteando la creación del estado laico en oposición al teocrático. Erasmo de Róterdam ataca la gran corrupción de la iglesia y su alta intolerancia, planteando la necesidad de reformar a la iglesia. Erasmo representa junto con el español Luis Vives y el inglés Tomás Moro al nuevo humanismo.

La nueva filosofía de pensadores como Francis Bacon, Giordano Bruno y Montaigne fue un factor decisivo para liberar las conciencias de la opresión de la autoridad eclesiástica, el cual hizo florecer a las ciencias como la astronomía, la física, las matemáticas, y a la filosofía misma, al centrar el pensamiento del hombre el sí mismo, lo que hicieron que mucha gente se cuestionara seriamente y así rompiendo siglos de esclavitud intelectual.

¡La filosofía se moderniza![editar]

Ya en el siglo XVII se dio un florecimiento intelectual en Francia. La lucha entre la monarquía y el parlamento democrático atrajo particular atención sobre cual debía ser el estado ideal, siendo Thomas Hobbes "el más bravo defensor del absolutismo real". Para Hobber ni dios ni la iglesia podían gobernar a los hombres sino ellos mismos por medio de reyes. Aducía que la experimentación era el único modo de obtener el conocimiento verdadero. Descartes por otro lado postulaba un método ideal para toda especulación científica, que se conoce como las reglas del método, además de inventar la geometría analítica y la duda metódica. Basado en Descartes, Spinoza decía que sólo Dios existe por sí mismo pero equiparándolo con la naturaleza. Es conocido por su obra máxima de ética. Leibniz (quien es conocido, entre otras cosas, por debatirse la autoría de la demostración del Teorema fundamental del cálculo con Newton), negaba que los átomos fuesen los elementos indivisibles del universo propuesto por Demócrito proponiendo minúsculas semillas creadas por dios. Además postuló un dios que daba al hombre libre albedrío con libertad de hacer el bien o el mal.

Con Descartes y Spinoza como exponentes del racionalismo, en el siglo XVIII emergió un nuevo punto de vista el cual se establecía que no podemos razonar nada antes de experimentar mediante los sentidos, el cual se llamó empirismo cuyos principales empiristas fueron John Locke, Berkeley y David Hume.

Empirismo e ilustración[editar]

Según el origen de las cosas y las ideas, Locke pensaba que ya que la nada nada puede producir, debe existir un ser eterno que ha producido todas las cosas, sin embargo predicó el dominio de la razón sobre la fe, además propuso un sistema político social denominado gobierno civil. Berkeley enseño que nada puede ser percibido sin alguien que lo perciba y la esencia de los espíritus es percibir. Es decir, la única realidad la forman los espíritus. Hume por otro lado predicó que la experiencia de los sentidos es la única vía al conocimiento. "El hombre no puede nunca aprehender las causas, sino sólo los efectos de los fenómenos".

La ilustración se dio en primero Francia donde prosperó entre un grupo de genios, entre los cuales están Voltaire y Denis Diderot, que elaboraron L'Encyclopédie. Las ideas de la gran enciclopedia tuvo enorme influencia en la sociedad, a tal grado que propiciaron la revolución francesa, la revolución norteamericana y las guerras de independencia de América Latina.

Entre lo principales pensadores de la ilustración francesa, están Voltaire quien cambió el modo de pensar del mundo civilizado con sus escritos, el Barón de Montesquieu quien defiende el sistema constitucional y ataca a la monarquía absoluta. Montesquieu fue el primero en hablar de la división de poderes dentro de un sistema constitucional, que vendrían a sustituir a los reyes y obispos, y Rousseau, cuyo espíritu superior al intelecto se ve representado en el contrato social.

La ilustración alemana[editar]

Luego de los influyentes trabajos de Leibniz en toda Europa, empezaron surgir filósofos alemanes que aportaron nuevas ideas a las enseñanzas de Leibniz, tales como Christian Wolff, Alexander Baumgarten, Gotthold Efraim Lessing, entre otros. Siguiendo los mismos pasos de Rousseau, comenzó cierta reacción contra los problemas que iniciaba la industrialización de las sociedades europeas. Uno de los primeros en reflexionar sobre el problema fue Johann Wolfgang Goethe, quien utilizaba sus novelas para cuestionar los “logros” de la revolución industrial.

Uno de los pilares de la llamada filosofía del romanticismo es sin duda Immanuel Kant, quien realizó trabajos en torno a la epistemología, cual se convirtió en gigantesca influencia a posteriores filósofos. Aquí Rius hace un hincapié a la forma cada vez más complicada en que se va convirtiendo la filosofía, con pensadores como Fichte, Schelling y Hegel. Este último es considerado el creador de una nueva lógica llamada dialéctica, que resumía las ideas de Descartes, Hume y Kant. En este mismo apartado se encuentra Schopenhauer, quien vendría a ser la otra cara de la moneda de Hegel. Llamado comúnmente el filósofo del pesimismo, realizó trabajos acerca de la voluntad, el sufrimiento humano y la trascendencia del hombre, siempre con ideas anti-hegelianas o contrarios a este.

Una religión llamada Carlos Marx[editar]

Considerado como el filósofo más conocido e influyente en los últimos 200 años, Karl Marx, vino a unir las dos disciplinas que estudió y volverlas ciencias: filosofía y economía. Marx estudió a la sociedad y a las distintas clases, los modos de producción y la llamada alienación de la gente. Dos de sus influencias más próximas de Marx fueron Hegel y Ludwig Feuerbach, de quienes tomó ciertos aspectos de sus tesis y las volvió a su nueva filosofía. Hegel consideraba que la humanidad había llegado a la libertad absoluta con el estado prusiano, pero aunque ya no había esclavitud, el pueblo trabajaba para el emperador, la iglesia, el ejército y Hegel no veía esa opresión. Feuerbach, por otro lado, renunció al idealismo hegeliano y se volvió materialista, sin embargo, consideraba a la naturaleza ya la sociedad en reposo, sin cambios ni transformaciones. Fue así que tomando la dialéctica “idealista” de Hegel y la idea materialista pero metafísica de Feuerbach, Marx desarrolló lo que se llamaría materialismo dialéctico. También como colaborador y amigo de Marx está Friedrich Engels, quien se interesó en la filosofía de Marx y entre los dos escribieron La Sagrada Familia, el manifiesto comunista, entre varias obras.

Para finalizar este apartado, Rius enuncia a uno de los últimos filósofos más influyentes de Europa, Friedrich Nietzsche. Autor de la literatura alemana más apasionada en así habló Zaratustra, Más allá del bien y el mal, etc. Nietzsche propone una transmutación de los valores morales del hombre, el ideal del Übermensch y la muerte de Dios.

El pragmatismo yanqui[editar]

En este apartado se habla de la filosofía en Estados Unidos, con las ideas de Emerson, Henry David Thoreau, William James, Charles Sanders Peirce y John Dewey todos ellos de ideas pragmáticas. En cuanto a detractores, está George Santayana, quien sostenía una filosofía en contra de las costumbres y creencias de la sociedad y la religión.

Siglo XX[editar]

Brevemente, Rius enuncia a los filósofos más importantes del último siglo, tales como el británico y premio Nobel de literatura Bertrand Russell, la filosofía crítica y “difícil de entender” de Ludwig Wittgenstein, el neopositivismo de Karl Popper, el pensamiento influyente de Martin Heidegger, el existencialismo ateísta de Jean-Paul Sartre quien rechazó el premio Nobel de literatura en 1964, entre otros.

Finalmente Rius concluye con un pequeño diccionario de términos filosóficos y frases y reflexiones de filósofos y pensadores, en el cual se incluye Rius al final: “Entre el bien y el mal la humanidad ha optado por el regular”.

Referencias[editar]

  • Del Río, Eduardo (1997). Filosofía para principiantes. Debolsillo.