Filología

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Filología Románica»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Piedra de Rosetta, estela escrita en tres lenguas, antiguo egipcio jeroglífico, demótico y griego, que sirvió al egiptólogo Jean-François Champollion para descifrar la escritura jeroglífica egipcia.

La filología (del latín philologĭa, y éste del griego φιλολογία [filologuía], ‘amor o interés por las palabras’) se ocupa principalmente del estudio de los textos escritos, a través de los que intenta reconstruir, lo más fielmente posible, el sentido original de los mismos con el respaldo de la cultura que en ellos subyace. El trabajo filológico se aproxima pues al hermenéutico, al menos en la medida en que interpreta el sentido, y se sirve, por tanto, del estudio del lenguaje, la literatura y demás manifestaciones idiomáticas, en cuanto constituyen la expresión de una comunidad cultural determinada o varias. Se entiende usualmente por filología, bien el estudio de las lenguas y las literaturas así como la correspondiente cultura de sus hablantes, bien el estudio diacrónico o ecdótico de los textos literarios o incluso de todo vestigio de lengua escrita en general.

En su más amplio y pleno sentido, especialmente en las tradiciones modernas románica y germánica, Filología es el término general que designa el estudio de las lenguas naturales y abarca, pues, tanto la serie disciplinaria de la Ciencia del Lenguaje o Lingüística (Lingüística histórica, Lingüística teórico-descriptiva y Lingüística aplicada), una de las dos grandes series filológicas, como aquella otra formada por la Ciencia de la literatura (Historia de la literatura, Teoría de la literatura y Crítica literaria), según ha venido a establecer simétricamente el desarrollo de los criterios de la "ciencia real". Ello representa en consecuencia, no sólo la integración de la Retórica y la Poética clásicas (cosa evidente desde la Antigüedad), y también modernas, sino la completa integración de todas aquellas metodologías internas, ya fuertemente transversales y compartidas como sobre todo la Comparatística, la Gramática comparada o la Literatura comparada, ya técnicamente restrictivas y particularizadoras como la Ecdótica o Crítica textual.

En este último aspecto, además, la Filología, técnicamente fundada para Occidente en el Museo de Alejandría, ha asumido paulatinamente durante la segunda mitad del siglo XX el instrumental proporcionado por los medios digitales, los cuales han transformado la aplicabilidad e incluso los resultados (en el caso del hipertexto) del trabajo crítico textual y en general la edición de textos.

Filología helenística[editar]

Tuvo varias consideraciones, aunque fue ganando terreno aquella que concebía al filólogo como alguien consagrado a la explicación de textos desde todos los puntos de vista posibles, actividad ésta que comenzó siendo una afición noble cultivada con mayor o menor acierto, pero de manera no profesional.

Los primeros filólogos en el sentido moderno fueron los alejandrinos (siglo III a. C.), discípulos de los sofistas,[1] cuyo más sobresaliente representante es Aristófanes de Bizancio (siglo III a. C.), fundador de un método que su discípulo Aristarco de Samotracia, director de la Biblioteca de Alejandría, aplicó, más tarde, al estudio de los poemas de Homero. Estos primeros filólogos desarrollaron, en la Biblioteca de Alejandría, una importante actividad editorial, centrada en la copia de manuscritos de los más importantes y representativos autores del pasado, cuyos textos se limpiaban de errores y se interpretaban de acuerdo con unas normas determinadas. En manos de los alejandrinos, la filología se convirtió, así, en un conjunto de conocimientos sistemáticos y ordenados, aunque amplios y poco profundos, puesto que el filólogo debía poseer no sólo conocimientos lingüísticos y literarios, sino también históricos, geográficos, artísticos, retóricos, etc. Por eso se le consideraba la persona ideal tanto para explicar los textos como para reconstruirlos, modernizarlos y restaurarlos.

La primera Gramática (Techne Grammatiké), la de Dionisio de Tracia, es muestra excelente de la amplitud y diversidad de los quehaceres filológicos, ya gramaticales si tomamos esta palabra en su sentido restringido moderno, ya críticos y literarios. Aquello que acabaría genéricamente llamándose "filología" comenzó ocupándose, por una parte, de la lectura correcta de los textos y, por otra, de la fijación, depuración y exégesis de los mismos. Las experiencias adquiridas y los materiales empleados en esta actividad se irían recogiendo en léxicos, repertorios, inventarios, etc. La filología se convierte, así, en época alejandrina, en una disciplina de carácter enciclopédico que abarca enseñanzas de gramática, retórica, historia, epigrafía, numismática, bibliografía, métrica, etc. Los filólogos así formados son, por autonomasia, hombres cultos que reúnen, aun de manera esquemática, los saberes de su época.

Época clásica latina[editar]

Roma asimiló los métodos de los cesarianos y continuó la labor emprendida por éstos; fue el caso de Varrón (siglo I a. C.), por ejemplo. En época imperial proliferan quienes estudian, critican y comentan las obras maestras de la cultura latina, llamándose a sí mismos filólogos o gramáticos, voz que irá suplantando a la primera hasta hacerla desaparecer. En efecto, el término filología se utilizará poco en el Bajo Imperio, coincidiendo con la decadencia de los estudios de este tipo, que llegan a desaparecer casi por completo a partir de este momento y durante toda la Edad Media. A pesar de ello, es importante recordar las figuras del latino Servio Macrobio (siglo IV) y, mucho más tarde, el bizantino Focio (siglo IX); también puede destacarse la edición de las Suidas (siglo X) bizantinas siguiendo métodos alejandrinos.

La época latina construyó la gran síntesis de las disciplinas de raigambre filológica mediante la Retórica, como no podía ser de otro modo, es decir gracias a las Institutio Oratoria de Quintiliano a finales del siglo I. Esta poderosa construcción, que fundía asimismo la cultura humanística y por tanto la educación, determinaría el curso medieval, gramaticalizado y de poética retorizada, proceso que sólo alcanzará a desmembrarse tras el final de las corrientes tradicionalistas y dialécticas, por así decir enmarañadamente medievales, en virtud de la nueva visión de las Poetrias, ya emancipadas de la persistente pervivencia gramatical de Donato y Prisciano. El De Vulgari Eloquentia de Dante, no publicado en su tiempo, fue un atisbo que tardó en localizar su propio camino. A la Patrística, especialmente a San Jerónimo y San Agustín, es preciso reconocer que se debe no ya la integración de la cultura y los saberes filológicos grecolatinos en el nuevo mundo cristianizado, sino la creación por éste de una retórica, una filología y traductología que habrían de confluir en la obra de Erasmo de Rotterdam. Por otra parte, la reactualización de Cicerón representará la nueva Retórica o Eloquentia renacentista.

Humanismo[editar]

La cultura del Renacimiento y, sobre todo, del Humanismo, constituye, ya sea en su vertiente de interpretación más cívica (Eugenio Garin) o más filológica (Kristeller), el gran establecimiento de la filología moderna y el primer gran dominio y acopio de las fuentes clásicas. Se ha discutido mucho acerca de la importancia medieval del llamado Protorrenacimiento, o de la distinción de varios Prerrenacimientos, uno de los cuales podría entenderse como específicamente filológico. La importancia de la operación académica llevada a cabo por Carlo Magno es de todo punto indudable y relativa a lo que llamamos historia y creación de las escuelas catedralicias y las universidades propiamente dichas.

Como es bien sabido, la creación de la imprenta y la edición de textos clásicos en este nuevo medio significó algo parecido a una revolución cultural extendida a todos los ámbitos del conocimiento y las posibilidades de su difusión. Si el Cuatrocientos fue la prodigiosa época del arte y su teoría, el Quinientos fue la de la Poética y la Crítica (Minturno, Escaligero, Castelvetro), pero todo ese tiempo fue en general el de los saberes filológicos, cuando menos desde los maestros de Petrarca. Puede decirse que se instauró la pasión bibliográfica en el destino buscado de restituir a los clásicos grecolatinos y los textos escriturísticos. Durante el siglo XV, personajes tan importantes y dispares como Aldo Manuzio o Angelo Poliziano habían señalado el camino de la dedicación al estudio de los clásicos, cuyo estilo imitan y cuyos textos editan. El siglo XVI es para los estudios filológicos en amplio sentido, la época quizás sobre todo de Julio César Escaligero, que continúa entre otras cosas el "parangón" (base originaria de la Comparatística o Literatura comparada) en la tradición virtuosista de Dionisio de Halicarnaso. Se trata de un ingente decurso filológico que cruza de Salutati a Pontano, de Bracciolini y Valla a Bocaccio, Pletón o Ficino. Y así lo demuestran también Henri Estienne, o Erasmo de Rotterdam, quien retoma y eleva la tradición jeronimiana, o Nebrija y la fundamentación de la nueva lengua de América.

Siglo XVIII[editar]

En el siglo XVIII, la Ilustración y el renovado interés por la ciencia en general hacen renacer o establecen una nueva etapa para el interés filológico. Richard Bentley instaura en la Universidad de Cambridge los estudios clásicos dando un definitivo empuje a los estudios filológicos; por primera vez, puede decirse, es superada la filología alejandrina mediante la teorización de la existencia de la digamma en los textos homéricos. Es una etapa de corrección de los textos deteriorados o deformados, acomodándolos al estilo de sus autores (usus scribendi) y a las circunstancias de su época de origen.

En el último cuarto del siglo XVIII, el término "filología" es rescatado por Friedrich August Wolf, considerado en este sentido padre de la filología moderna. Wolf, en efecto, abre un nuevo periodo importante para la historia de las disciplinas lingüísticas en sentido amplio. Ferdinand de Saussure, consideraba la filología de Wolf como un «movimiento científico», que tiene por objeto de estudio no sólo la lengua sino también la fijación, interpretación y comentario de textos, lo que le lleva a ocuparse de la historia literaria, las costumbres, las instituciones, etcétera, utilizando un método propio: la crítica. Estas investigaciones filológicas, según Saussure, tendrían el mérito de haber preparado el camino de la lingüística histórica.

Pero el último cuarto del Setecientos es señaladamente el momento de la creación, por parte de la Escuela Universalista Española, esto es Lorenzo Hervás (Catálogo de las Lenguas) y Juan Andrés (Origen, progresos y estado actual de toda la literatura), de la Lingüística comparada y la Historia literaria universal y comparada o Literatura comparada, respectivamente. Es el moderno gran impulso de una tradición que de diferente modo procede directamente de Dionisio de Halicarnaso, Escalígero y Erasmo.

Siglo XIX[editar]

La filología alemana del siglo XIX, junto a la Estética y en general la Filosofía, representa uno de los mayores momentos de la cultura de la Humanidad. Tras Wilhelm von Humboldt, cenit de la Lingüística, el siglo XIX va a configurar el desarrollo de la filología comparada en el marco del nuevo humanismo alemán. La publicación, a mediados de siglo, de la primera Gramática comparada por parte de Franz Bopp, sirvió para demostrar que se podía llevar a cabo un proceso avanzado de comparación entre las lenguas. La filología comparada puede considerarse en gran medida una consecuencia directa del movimiento romántico. El afán por el conocimiento del pasado, tan propio del Romanticismo, contribuyó a crear la mentalidad historicista que le era necesaria, mientras que el deseo de conocer el alma de los pueblos, por otro lado, también típicamente romántico, condujo a la evolución historiográfica, filosófica y fiológica aplicada a un nuevo estudio de sus lenguas y literaturas. Gracias a tales condicionamientos, los románticos miraron hacia las lenguas y literaturas clásicas. Y, en el estudio de las lenguas clásicas, el método histórico-comparatista dio excelentes resultados en la reconstrucción de una lengua de la cual no se conservaban textos escritos, pero que podía presuponerse por la comparación de diversas lenguas europeas y asiáticas, especialmente el sánscrito: el proto-indoeuropeo. También el exotismo romántico significó la primera gran apertura al oriente asiático, que habría de ser tan importante para la gran filología que encierra la Mitología comparada de Max Müller. Muy pronto, la evolución de la nueva filología romántica, amparada en una tradición ejemplarmente sólida en la propia Alemania desde tiempos de Lessing, se había incorporado a la naciente epistemología científica. La filología decimonónica determinó uno de sus centros de interés en las lenguas y literaturas de los pueblos románicos, a cuyo estudio aplicó los métodos de la filología clásica. Esto dio lugar al nacimiento propiamente dicho de la filología Románica. En ecdótica, el filólogo Karl Lachmann idea y aplica un procedimiento para reconstruir científicamente textos perdidos a través de la comparación o colación de errores comunes, que en su honor será denominado método lachmaniano.

Siglo XX[editar]

El siglo XX asistió al nacimiento y fuerte desarrollo de la lingüística formal y estructural radicalmente neo-neopositivista, especialmente a partir del Curso transmitido de Ferdinand de Saussure. En este sentido, sería probablemente necesario distinguir entre filología y este tipo de lingüística de tendencia tecnológica y la extensa gama de sus escuelas y modelos. No cabe olvidar, con todo, la subsistencia de una dispersa lingüística idealista, así el caso eminente de Karl Vossler, discípulo de Benedetto Croce, al igual que es preciso recordar a propósito de los ámbitos de la Ciencia literaria. Pero el hecho, sin embargo, es que el último cuarto del siglo XX dio muestras de un claro desplazamiento de las escuelas formalistas hacia el dominio pragmático y, por otra parte, hizo patente el ya inocultable desvanecimiento de tales proyectos tecnológicos. En cualquier caso, la Filología había continuado su labor, quizás un tanto ensimismada o encerrada, con centro en los textos escritos, pero también definitivamente abierta a los aspectos más sincrónicos de la tradición oral así como a las nuevas circunstancias tanto teóricas y críticas como instrumentales propiciadas por los medios digitales.

Campos de aplicación de la filología[editar]

La filología, en su sentido más característico o restringido, ha tenido y tiene diversos cometidos:

  • Comparación de lenguas. Desde el siglo XIX, la filología comparada se ocupó de estudiar la relación entre distintas lenguas. De esta forma, las semejanzas entre el sánscrito y las lenguas europeas —observadas por primera vez a principios del siglo XVI— llevaron a especular sobre la posibilidad de la existencia de una lengua anterior común de la cual todas procedían, el proto-indoeuropeo.
  • Reconstrucción de textos. La ciencia filológica también se ocupa de la reconstrucción de los textos originales de un autor, basándose en el estudio de las diferentes copias de manuscritos que se conservan. Igualmente, se ocupa de determinar la paternidad literaria de un texto, su fecha de composición, su procedencia, etc. Es el caso, por ejemplo, de la reconstrucción de las primeras versiones de los evangelios cristianos.
  • Ecdótica o edición textual, e interpretación literaria. La actividad filológica también se ha enfocado a la edición de textos de autores clásicos y modernos, acompañando éstos del correspondiente aparato crítico, el cual persigue explicar al lector el trasfondo cultural y vital que subyace tras el texto.

El ámbito disciplinario de la Filología[editar]

Históricamente, la Filología, más que relacionarse o confundirse con otras disciplinas, ha sido subrayada en la preferencia de alguna de sus partes, las cuales al fin no son sino parte de su propia configuración y por ello de su identidad de más pleno horizonte y sentido. Es de señalar la difícil relación durante el siglo XX del ámbito más característicamente filológico con cierta Lingüística estructural y formalista. Pero también es de subrayar, y ahora de manera más estable, la relación filológica con la Hermenéutica y con la Historia y, evidentemente, la Historia de la literatura (y en general la Ciencia de la literatura: junto a la historiografía literaria, la Teoría literaria y la Crítica literaria, disciplinas mediante las cuales alcanza la Filología su estado de cuerpo entero, pero que, de manera semejante a la Lingüística, también padecieron durante el siglo XX, en grandes sectores, de una complicada coyuntura técnica formalista y en consecuencia también de difícil vecindad filológica).

La Filología se confunde con la Hermenéutica en la medida en que ambas buscan el sentido de los textos o su interpretación. Pero en esto la Crítica literaria ha de ser entendida a su vez como una particularización hermenéutica. Tanto la filología como su especificación de tipo lingüístico se ocupan del mismo objeto de estudio: el lenguaje humano. Pero la diferencia básica consiste en la preferencia crítico textual con frecuencia asignada a lo filológico, su indagación más particular y reconstructiva, de fijación de textos, que deviene ecdótica, frente al interés lingüístico por el lenguaje en sí mismo y la utilización de textos únicamente como un medio más de conocimiento de éste.

Por su parte, Historia y Filología colaboran en la reconstrucción de los hechos históricos pero, mientras la primera se ocupa, efectivamente, de la reconstrucción de los hechos, auxiliándose, en este caso, del método filológico y de otros medios y disciplinas, la segunda trata de situar los textos concretos en una época determinada, sirviéndose, en este caso, de los conocimientos históricos.

En realidad, la Filología, tanto en su sentido general relativo a los textos de las lenguas naturales como en el particularizado diacrónico y ecdótico, comparte su objeto con la serie disciplinaria de la Ciencia literaria, el cual es primordialmente la Literatura en tanto que textos constituidos en unidades o grupos de unidades textuales "altamente elaboradas".

Clasificación[editar]

Pudiera decirse que existen tantas filologías como culturas. Aquí es preciso subrayar, al margen de Egipto sobre todo, las dos grandes culturas filológicas asiáticas, hindú y china, y a partir de esta última toda la gama que de ella deriva (coreana, japonesa...). La Sinología es concebida en general como Filología en amplio sentido. Otro tanto habría que decir de la Coreanología o la Niponología. Ahora bien, en el mundo africano, originalmente desarrollado sin escritura, sólo cabe concebir la configuración filológica desde la aplicación moderna.

En la tradición española cabe particularizar varias filologías o sectores, todos ellos románicos, a excepción del vasco (de origen indeterminado), además de algunas peculiares e interesantes derivaciones, así la africana y por otra parte la tagala y la relativa al conjunto de las lenguas filipinas de base malaya, más su criollo el Chabacano.

Bibliografía general[editar]

  • Andrés, J., (1782-1799), Origen, progresos y estado actual de toda la literatura, Madrid, Verbum, 1997-2002, 6 vols.
  • Aullón de Haro, P. (ed.), Teoría de la Crítica literaria, Madrid, Trotta, 1994.
  • Bernabé Pajares, A., Manual de crítica textual y edición de textos griegos, Madrid, Coloquio, 1992.
  • Blecua, A., Manual de crítica textual, Madrid, Castalia,1983.
  • Cavallo, G., (1975), Libros, editores y público en el mundo antiguo, Madrid, Alianza, 1995.
  • Crespillo, M. La idea del límite en Filología, Málaga, Analecta Malacitana,1999.
  • Curtius, E. R. (1948), Literatura europea y Edad Media latina, México, FCE, 1955, 2 vols.
  • Fuhrmann, M. (1973-1992), La teoría poética de la Antigüedad. Aristóteles-Horacio-'Longino' , Madrid, Dykinson, 2011.
  • Gelb, I. J. (1952), Historia de la escritura, Madrid, Alianza, 1976, 1ª ed.
  • Graf, F. (ed.), Introduzione alla filologia latina, Roma, Salerno, 2003.
  • Gumbrecht, H. U. (2003), Los poderes de la Filología, México, Universidad Iberoamericana, 2007.
  • Henriquez Ureña, P. (1945), Historia cultural y literaria de la América hispánica, Madrid, Verbum, 2007.
  • Hervás, L. (1800-1805 vers. española), Catálogo de las Lenguas, Madrid, Atlas, 1979, 5 vols.
  • Kroll, W., Historia de la Filología Clásica, Barcelona, Labor, 1953.
  • Macías Villalobos, C.; Ortega Vera, J. M.; Jiménez Muñoz, J. L., Panorama actual de la Filología Hispánica y Clásica en la red, Sevilla, Alfar, 2006.
  • Marcos Marín, F. A., Informática y humanidades, Madrid, Gredos, 1994.
  • Milá y Fontanals, M. (1857-1868), Estética y Teoría literaria, Madrid, Verbum, 2002.
  • Millares Carlo, A., Introducción a la Histroia del libro y de las bibliotecas, México, FCE, 1971, 1ª ed.
  • Moorhouse, A., Historia del alfabeto, México, FCE, 1961.
  • Numerico, T. y Vespignani, A. (eds.), Informatica per le scienze umanistiche, Bolonia, Il Mulino, 2003.
  • Orduña, G., Ecdótica. Problemática de la edición de textos, Kassel, Reichenberger, 2000.
  • Pasquali, G. (1934), Storia della tradizione e critica del testo, Florencia, Sansoni, 1974.
  • Pfeiffer, R. (1968), Historia de la Filología Clásica, Madrid, Gredos, 1981, 2 vols.
  • Reyes, A., (1941-1942), La crítica en la Edad Ateniense. La Antigua Retórica, México, FCE, 1961 (O.C., XIII).
  • Reynolds, L.D. y Wilson, N.G., Copistas y filólogos. Las vías de transmisión de las literaturas griega y latina, Madrid, Gredos, 1986.
  • Righi, G., Historia de la filología clásica, Barcelona, Labor, 1967.
  • Roberts, C.H. - Skeat, T. C., The Birth of the Codex, Londres, Oxford U. P., 1987.
  • Thompson, E. M., A Handbook of Greek and Latin Palaeography, Chicago, Ares Publishers, 1975.
  • Timpanaro, S. (1963), La genesi del metodo del Lachmann, Turín, UTET, 2004.
  • Wilson, N., Filólogos bizantinos. Vida intelectual y educación en Bizancio, Madrid, Alianza,1994.

Referencias[editar]

  1. * Gutiérrez Calderón, Joaquín (1987). «La Filología Helenística». Ciencia y Cultura en la Grecia Antigua, Clácica y Helenística VII (14). PÁGINA/S 353 - 392. http://www.gobiernodecanarias.org/educacion/3/usrn/fundoro/web_fcohc/005_publicaciones/seminario/grecia.htm. Editado por la Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias.

Enlaces externos[editar]