Filípides

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Estatua de Filípides en Maratón

Filípides o Fidípides (en griego, Φιλιππίδης o Φειδιππίδης)[nota 1] fue un héroe de la Antigua Grecia. Se trata de la figura central de la historia que inspiró un acontecimiento deportivo moderno: el maratón.

La historia de Filípides según Heródoto[editar]

Herodoto relata que Filípides, un hemeródromo[nota 2] ateniense, fue enviado a Esparta para pedir ayuda cuando los persas desembarcaron en Maratón.[1]

Antes de abandonar la ciudad, los generales de Atenas enviaron un mensaje a Esparta. El mensajero fue un ateniense llamado Filípides, un profesional en carreras de larga distancia. De acuerdo con el relato que Filípides hizo a los atenienses a su regreso, se encontró con el dios Pan (un fauno) en el monte Partenio, sobre Tegea. Pan lo llamó por su nombre y le dijo que preguntara a los atenienses por qué no le prestaban atención, si él siempre se había mostrado cordial con ellos y los había ayudado en el pasado, y volvería a ayudarlos en el futuro. Los atenienses creyeron la historia de Filípides y, cuando recuperaron su prosperidad, erigieron un templo a Pan bajo la Acrópolis y, desde que recibieron su mensaje, celebraron una ceremonia anual en su honor, con carreras de antorcha y sacrificios, para solicitar su protección.

En la ocasión de la que hablo -es decir, cuando los comandantes de Atenas le encomendaron una misión a Filípides y éste explicó que había visto a Pan, Filípides llegó a Esparta un día después de haber salido de Atenas y pronunció su mensaje ante el gobierno espartano. "Hombres de Esparta -fue su mensaje- los atenienses os piden ayuda, y os ruegan que no permanezcáis de brazos cruzados mientras la ciudad más antigua de Grecia es aplastada y sometida por un invasor extranjero; Eretria ya ha sido esclavizada, y Grecia se debilita por la pérdida de una buena ciudad." Los espartanos, aunque se conmovieron por el ruego y querían brindarles ayuda, no podían hacerlo de inmediato sin quebrar sus propias leyes. Era el noveno día del mes, y dijeron que no podían marchar hasta que la luna estuviera llena. Así que esperaron a la luna llena, mientras que Hipias, el hijo de Pisístrato, guió a los persas a Maratón.

Herodoto, Historia VI, 105.

Heródoto escribió 30 a 40 años después de los hechos que describe, por lo que es bastante probable que Filípides sea una figura histórica. Si recorrió los 246 km que separaban a Atenas de Esparta en 2 días, por terreno escabroso, sería una hazaña digna de recordar.

Versiones de una carrera entre Maratón y Atenas[editar]

Heródoto, por tanto, no relató una carrera desde Maratón a Atenas de Filípides, pero sí la marcha del ejército griego, que recorrió a toda prisa la distancia entre Maratón y Atenas. Esto fue porque los persas, recién embarcados en sus navíos tras su derrota en Maratón, podían rodear la península Ática en poco tiempo y tomar la indefensa Atenas. Pero para cuando los persas avistaron la ciudad, los soldados griegos ya habían llegado a ella y, viendo que la ciudad estaba bien defendida decidieron dar media vuelta y volver a Persia.[2]

Posteriormente se encuentra un relato sobre una carrera de Maratón a Atenas para anunciar la victoria de los griegos en la obra de Plutarco (46-120), que atribuye la carrera a un heraldo llamado Tersipo —citando a Heráclides Póntico, un autor del siglo III a. C., como fuente de ese dato— o Eucles.[3]

Luciano, un siglo después de Plutarco, atribuye esa carrera a Filípides:

Se dice que fue Filípides, el corredor, el primero que usó esta expresión al anunciar la victoria de Maratón a los arcontes que estaban sentados y preocupados por el final de la batalla: ¡Alegraos, vencemos! Y al decir esto, murió, exhalando su último suspiro junto con la noticia y el saludo.

Luciano de Samósata, Sobre un error cometido al saludar, 3.

Inspiración de carreras actuales[editar]

El filólogo Michel Bréal fue el que, inspirándose en los relatos sobre Filípides, propuso a Pierre de Coubertin la celebración de una carrera llamada maratón dentro del programa de los modernos Juegos Olímpicos.[4]

Mientras que el maratón celebra la mítica carrera de Maratón a Atenas, desde 1982 una carrera anual desde Atenas a Esparta, el espartatlón, celebra la carrera -semihistórica, cuando menos- a través de 250 km de campiña griega.

Notas[editar]

  1. En algunos manuscrito figura como Filípides y en otros como Fidípides, cf. Heródoto VI,105 y Plinio el Viejo, Historia Natural VII,20. Los autores antiguos reflejan el nombre mantenido en la tradición. Cf. Plutarco, Sobre la malignidad de Heródoto 26; Pausanias, Descripción de Grecia I,28,4, VIII,54,6. Parece ser que Aristófanes es el responsable de la introducción de la forma Fidípides debido a un chiste que escribe en Las nubes y que sirvió de inspiración para esa denominación, cuyo significado es «el que ahorra caballos», que un escriba pudo considerar adecuado para un correo a pie. Cf. Aristófanes, Las nubes 67
  2. Nombre que recibían los correos oficiales que eran capaces de a recorrer a paso rápido largas distancias diariamente.

Fuentes[editar]

  1. Heródoto, Historia VI,105
  2. Herodoto, Historia VI,116.
  3. Plutarco,Moralia: ¿Los atenienses fueron más ilustres en guerra o en sabiduría? 347C.
  4. François Perronet, Maratón p.384, Barcelona:INDE (2001), ISBN 84-95114-92-5.