Fiebre de las Montañas Rocosas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fiebre de las Montañas Rocosas
Rocky mountain spotted fever.jpg
Erupción petequial causado por la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas en el brazo
Clasificación y recursos externos
CIE-10 A77.0
CIE-9 082.0
CIAP-2 A78
DiseasesDB 31130
MedlinePlus 000654
eMedicine emerg/510 med/2043 ped/2709 oph/503 derm/772
MeSH D012373
Sinónimos
* Fiebre manchada
  • Fiebre manchada de las Montañas Rocosas
  • Fiebre exantemática de las Montañas Rocosas
  • Fiebre maculosa de las Montañas Rocosas
  • Fiebre moteada de las Montañas Rocosas
  • Fiebre tobia (en Colombia)
  • Fiebre de São Paulo o fiebre maculosa (en Brasil)
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata ]

La fiebre de las Montañas Rocosas es una zoonosis producida por la bacteria Rickettsia rickettsii, un microbio que presenta algunas diferencias respecto de las bacterias y los virus. Su distribución geográfica es principalmente en Occidente, siendo el vector de transmisión la garrapata. Cada año, se notifican menos de 50 casos en el estado de Nueva York.

Epidemiología[editar]

La fiebre de las Montañas Rocosas es frecuente en la región este de EE. UU., los niños son quienes más frecuentemente sufren esta enfermedad, y en la región oeste, la incidencia de la enfermedad es mayor en los hombres adultos. La incidencia de la enfermedad guarda relación directa con la exposición a ambientes o mascotas infestados por garrapatas. La mayoría de los casos del estado de Nueva York ocurrió en Long Island. Está presente tan al norte como Canadá, y al sur Centroamérica, y partes de Sudamérica.

La enfermedad se contagia a través de la picadura de una garrapata infectada. En Nueva York, el vector más común es la garrapata americana del perro (Dermacentar variablis). También puede transmitirse por la contaminación de la piel con sangre o heces de la garrapata. El contagio de persona a persona no existe. También son vectores: Dermacentor andersoni, Rhipicephalus sanguineus, Amblyomma cajennense.[1]

En general, un ataque confiere inmunidad permanente.[2]

Cuadro clínico[editar]

Los síntomas suelen aparecer a dos semanas de la picadura de una garrapata infectada. La FMMR se caracteriza por una fiebre alta o moderada repentina (que puede durar entre dos y tres semanas), dolor de cabeza intenso, fatiga, fuertes dolores musculares, escalofríos y erupción en la piel. La erupción comienza en piernas o brazos, puede incluir las plantas de los pies o las palmas de las manos, y extenderse rápidamente al tronco o al resto del cuerpo. O sea, que se adquiere esta enfermedad por vía cutanea lo cual hace que la persona sea infectada.

Otras manifestaciones menos frecuentes incluyen aumento de volumen del hígado o del bazo, descenso en el número de plaquetas y coagulación intravascular diseminada que puede ser mortal.[3]

Tratamiento[editar]

Algunos antibióticos, como la tetraciclina o el cloranfenicol, pueden ser eficaces para el tratamiento de esta enfermedad.[4]

Prevención[editar]

Si está en un hábitat infestado por garrapatas — con árboles y césped — debe tomar precauciones especiales para evitar las picaduras, por ejemplo, usar ropa de colores claros (para detectarlas con facilidad) y meter el borde de los pantalones dentro de las medias y la camisa dentro de los pantalones. Cada dos o tres horas de actividad al aire libre, fíjese si tiene garrapatas en la ropa o la piel, y retire las de la ropa antes de que se prendan a la piel. Al terminar el día, revise a fondo la piel para ver si tiene garrapatas. Si las garrapatas prendidas se quitan dentro de las 36 horas, el riesgo de contraer la infección es mínimo.(IMPORTANTE: es recomendable, que la garrapata sea quitada por un médico. Ya que si se la quita uno mismo, es muy posible que la garrapata al intentar huir, vomite el contenido de su estómago en el torrente sanguíneo.)

Los repelentes contra insectos pueden ser eficaces para disminuir el número de picaduras de garrapatas transmisoras de la enfermedad, pero la aplicación puede tener efectos sobre la salud, sobre todo si se aplica en gran cantidad o de forma incorrecta. Los repelentes que se comercializan para uso del consumidor contienen el componente activo DEET (N,N-dietil-m-toluamida), permetrina, o aceites vegetales. Los productos que contienen DEET se usan ampliamente hace muchos años, pero se los ha asociado a efectos sobre la salud. Los efectos notificados con mayor frecuencia son reacciones de la piel (especialmente a concentraciones de DEET de 50% o superiores) e irritación de los ojos. Los productos que contienen permetrina se deben aplicar sobre la ropa, no sobre la piel. La permetrina no actúa como repelente, sino que mata las garrapatas y los insectos que entran en contacto con la ropa tratada. La permetrina puede causar irritación en los ojos. También se comercializan repelentes contra insectos que contienen aceites vegetales, como el aceite de geranio, cedro, hierba limón, soja o citronela, pero no existe mucha información sobre su eficacia y toxicidad. Si usa un repelente, use el que necesita y en la cantidad apropiada a cada caso.

Siga las indicaciones de la etiqueta. Aplique el repelente en pequeñas cantidades, y no repita la aplicación si no es necesario. Trate de evitar los repelentes usando ropa de manga larga y metiendo el borde de los pantalones en las medias o las botas. El riesgo de sufrir reacciones por repelentes es mayor en los niños porque, en parte, están más expuestos. No aplicar repelente directamente a los niños. Póngase una cantidad en las manos y luego aplíquelo al niño. No lo aplique cerca de ojos, nariz y boca, y aplíquelo con prudencia cerca de las orejas. No lo aplique en las manos de los niños más pequeños.

Una vez dentro de casa, lave con agua y jabón la zona de la piel tratada con repelente.

¿Cómo se debe retirar la garrapata?[editar]

Sujete la garrapata con pinzas cerca de la boca lo más cerca posible del punto de la piel en que se haya prendido la garrapata. No debe estrujar, aplastar ni agujerear el cuerpo de la garrapata porque puede contener fluidos infecciosos. Después de haber retirado la garrapata, desinfecte bien el lugar de la picadura y lávese las manos. Visite o llame al médico si no está seguro de haber retirado la garrapata completamente. No intente retirar las garrapatas utilizando vaselina, cigarrillos prendidos u otros remedios caseros porque puede aumentar la probabilidad de contraer una enfermedad provocada por garrapatas.

Referencias[editar]

  1. «Tickborne Rickettsial Diseases». Rocky Mountain Spotted Fever. Centers for Disease Control.
  2. Spencer R.R., Parker R.R. (1930). Studies on Rocky Mountain spotted fever. Hygienic Laboratory Bulletin 154. Washington: U.S. G.P.O. OCLC 16141346. 
    de Kruif, Paul (1932). «Ch. 4 Spencer: In the Happy Valley». Men Against Death. New York: Harcourt, Brace. OCLC 11210642. 
  3. Masters EJ, Olson GS, Weiner SJ, Paddock CD (2003). «Rocky Mountain spotted fever: a clinician's dilemma». Arch. Intern. Med. 163 (7):  pp. 769–74. doi:10.1001/archinte.163.7.769. PMID 12695267. 
  4. Gammons M, Salam G (August 2002). «Tick removal». Am Fam Physician 66 (4):  pp. 643–5. PMID 12201558. http://www.aafp.org/afp/2002/0815/p643.html. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]