Fiebre botonosa mediterránea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fiebre botonosa mediterránea
Lesion cutánea fiebre botonosa.png
Escara negra característica en zona de picadura.
Clasificación y recursos externos
CIE-10 A77.1
CIE-9 082.1
DiseasesDB 31780
MeSH D001907
Orphanet 101338
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

La fiebre botonosa mediterránea es una enfermedad infecciosa aguda y zoonótica causada por la bacteria Rickettsia conorii y transmitida por la garrapata del perro Rhipicephalus sanguineus.[1] Esta fiebre es endémica en muchos países de la cuenca del mediterráneo.

Tras un período de incubación de 1 a 3 semanas, la enfermedad comienza de forma súbita con escalofríos, fiebre alta, dolores articulares y musculares, dolor de cabeza y fotofobia. A los 3-5 días se producen lesiones cutáneas (exantema con escara de color oscuro) que pueden aparecer en el lugar de la picadura de la garrapata o en otras zonas de la piel, siendo característicos en tronco y extremidades.

Agente etiológico[editar]

Las rickettsias forman parte de la familia Rickettsiaceae, conformada por cocobacilos pleomórficos de 0,3-1,5 micrómetros, parásitos intracelulares obligados. Su modo de transmisión es fundamentalmente mediante la picadura de las garrapatas del perro. Recientemente se han implicado otras especies de Ricketsia en cuadros clínicos similares como R. monacensis, R. massilliae y R. sibirica mongolotimonae.

Clínica[editar]

La clínica es característica con un periodo de incubación variable de 1 a 3 semanas. Comienza con fiebre brusca, generalmente alta, cefalea, fotofobia, artralgias, mialgias y gran sensación de malestar general, que se acompaña a los 2 ó 3 días de la aparición de un exantema maculo-papular que afecta predominantemente a las extremidades (palmas y plantas). En menos de la mitad de los casos se puede apreciar en la zona de inoculación o de la picadura de la garrapata una escara (mancha negra). En algunas ocasiones el exantema es de aspecto purpúrico (vasculitis). En pacientes con enfermedades de base o en los que no se realiza un diagnóstico rápido el cuadro clínico se puede complicar con insuficiencia renal, meningoencefalitis, y fallo multiorgánico.

Diagnóstico[editar]

El diagnóstico inicial suele ser clínico, fundamentado en los antecedentes de vida en medio rural y convivencia con perros, así como una clínica compatible con la enfermedad. El diagnóstico específico se logra mediante:

  1. Aislamiento de las rickettsias.
  2. Cultivo - centrifugación con shell vial
  3. Serología
  4. IFI (Inmunofluorescencia Indirecta)
  5. PCR (poco empleado en la actualidad)

Tratamiento[editar]

El tratamiento se realiza con doxiciclina 100 mg 2 veces al día durante 1-5 días por vía oral. En cualquier caso, es imprescindible consultar previamente al médico.

Referencias[editar]

  1. Rovery C; Brouqui P; Raoult D (2008). «Questions on Mediterranean Spotted Fever a Century after Its Discovery». Emerg Infect Dis 14 (9):  pp. 1360–1367. doi:10.3201/eid1409.071133. PMID 18760001. 

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]