Fibra natural

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fibras de seda (A), lana (B) y algodón (C) ampliadas.

Se llama fibra natural a los fragmentos, hebras o pelo, cuyo origen está en la Naturaleza, y que pueden hilarse para dar lugar a hilos o cuerdas. Las fibras que no provienen de la Naturaleza se denominan «fibras químicas», ya sean artificiales o sintéticas.

Los hilos obtenidos con las fibras , pueden tejerse para producir un tejido o apelmazarse para producir un no tejido. La única fibra natural que es capaz de formar un hilo es la seda; el resto de las fibras se deben teñir e hilar para poder ser utilizadas posteriormente en la fabricación de textiles. Además, las fibras naturales se utilizan para reforzar composites.[1]

Las fibras naturales más antiguas que se conocen son fibras de lino silvestre encontradas en estratos del Paleolítico superior —unos 30.000 años a. C.— dentro de una cueva en las estribaciones de las montañas del Cáucaso en Georgia.[2] [3]

Las fibras textiles naturales se clasifican de acuerdo con su origen: animal, vegetal o mineral.

Fibra animal[editar]

Las fibras de origen animal son las que ha utilizado el ser humano desde tiempos prehistóricos:[4] pelos de diversas especies, secreciones de otras y cueros.

  • Lana. Se suele reservar este vocablo para nombrar el pelo que recubre el cuerpo de las ovejas.[5] Es la principal fibra textil natural.[6] Las dos características más valoradas de la lana son su elasticidad y su capacidad para absorber la humedad. La raza más extendida es la oveja merina; otras razas valoradas por ser de lana larga son Lincoln y Cheviot.
  • Cachemir y mohair. Proceden del pelo de dos razas distintas de cabra: la «cabra de Cachemira» y la «cabra de Angora». Estas fibras son suaves, sedosas y cálidas. El cachemir se distingue por su liviandad; el mohair tiene un brillo característico.
  • Pelo de camélidos. Tanto los laminos (alpaca, guanaco, llama y vicuña) como los camelinos (camello) proporcionan un pelo fino y ligero ya que, a diferencia de la lana, la fibra de estos animales es hueca. Las propiedades térmicas de estas fibras son excelentes.
  • Pelo de bóvidos. El buey almizclero proporciona un fibra llamada «quiviut» (en inglés, qiviut), considerada la más cálida y ligera de las fibras animales,[7] su aspecto es parecido a la «Angora»; el yak también se esquila para obtener fibra con la que tejer prendas de abrigo.
  • Crin. Este pelo de caballo es fuerte y flexible; se utiliza para rellenos en tapicería, cuerdas, líneas en la caña de pescar, cepillos y pinceles, arcos de instrumentos musicales y tejidos como la crinolina.[8]
  • Angora. Proviene de una raza de conejo criada especialemnte por su pelo que además de ser fino, ligero y hueco, es valorado por su rasgo distintivo de crear un halo en los textiles.
  • Seda. Es el único filamento continuo producido por la naturaleza, gracias a la larva del gusano de seda. Puede medir entre 500 y 1.500 m de longitud.[9] La seda es resistente y elástica; se distingue por el inimitable crujido o «croquant», sonido característico de los tejidos de seda. En la actualidad se investiga sobre la seda de la araña de la seda de oro.[10]
  • Cuero y piel. No son fibras como tal, pero son materiales naturales para la industria textil, la confección y la alta costura. El cuero es el pellejo de un animal curtido para fabricar distintas piezas de indumentaria o complementos. Las pieles de animales pilíferos son utilizadas en la confección de prendas de abrigo para protegerse del frío.

Fibra vegetal[editar]

Una hebra de celulosa (configuración Iα), donde aparecen los enlaces de hidrógeno (líneas de puntos) dentro y entre las moléculas de celulosa.

Las fibras de origen vegetal son básicamente celulosa. La celulosa se utiliza en la industria textil y en la fabricación de papel. Las tres fibras vegetales más importantes son el algodón, el lino y el esparto. La clasificación de estas fibras está relacionada con la parte de la planta que se aprovecha.

  • Fibra procedente de frutos y semillas. Entre otras están: el algodón, el cocotero y la ceiba (conocida como «kapok» en países angloparlantes).
    • El fruto del algodón es una cápsula donde se alojan las semillas protegidas por una masa de fibras; estas fibras contienen 91,5% de celulosa pura.[11] Estas fibras de celulosa se utilizan para fabricar hilos, textiles de todo tipo y como materia prima de las fibras artificiales.
    • La fibra de coco o «bonote»,[12] (en inglés, coir) se obtiene de la cáscara del coco —concretamente del episperma—.[13] Las fibras bastas y largas se utilizan para cepillos, mientras que las finas y rizadas sirven para fabricar guata, cordelería y material de relleno para almohadones, sofás, etc.
    • La ceiba o kapok, como el algodón, protege sus semillas con una masa de fibras celulósicas (43% de celulosa) transparentes que se utilizan como material de relleno y, en el pasado, para chalecos salvavidas, ya que se trata de una fibra ligera, muy flotante y resistente al agua.[14]
  • Fibra procedente del tallo. Entre otras están: el lino, el cáñamo, el ramio y el yute.
    • El tallo del lino produce una fibra suave y flexible; aunque es más fina y más larga que la del algodón, resulta menos flexible porque las paredes de la fibra son más gruesas. En la industria textil, la fibra de lino es la opción en tejidos de lujo para mantelerías, sábanas, vestidos, etc. También se utilizan para bramante o guita, hilo de encuadernación, hilo para caña de pescar...
    • La fibra de cáñamo es brillante, fuerte y duradera; su uso decayó con la prohibición de la marihuana en los años 30 del siglo XX, pues la dos plantas se confudieron. Con la fibra tejida se fabrican lienzos, velas y arpillera; además, la estopa se utiliza en cordelería, para labores de macramé, bisutería, en composites, biocarburantes...
    • La corteza del tallo de ramio produce una fibra fina y débil que se ha utilizado para papel y tejidos en China desde tiempos prehistóricos.[15] Es una fibra burda poco utilizada debido a las dificultades que presenta para su hilado, aunque se mezcla con otras fibras: algodón, lana y seda; tiene aplicación en la industria papelera, de encuadernación, lienzos y otros, sustituyendo al lino.
    • De la corteza del yute se extrae una fibra basta, débil y brillante. Su uso se centra en arpilleras y sacos, bramante o cordel, pasta niveladora de suelos de linóleo, geotextiles y papel para embalaje o decoración.
  • Fibra procedente de las hojas. Entre otras están: el esparto, el abacá, el formio, el henequén o sisal y el miraguano.
    • Las hojas de esparto son muy duras y tenaces; la fibra que se obtiene de ellas se destina a fabricar alpargatas, artículos de decoración y artesanía.
    • La fibra de abacá se conoce también como «cáñamo de Manila»; es flexible, resistente al agua de mar y duradera. Se destina principalmente a la fabricación de papel, no tejidos, arpillera, cordelería y como sustituto de fibra de vidrio en la industria automovilística.[16]
    • La fibra de formio o «lino de Nueva Zelanda» se ha utilizado para diversos textiles tracionales de los maoríes, cordelería y aparejos de pesca.
    • El henequén y el sisal son dos plantas del género agave; de sus hojas se obtiene una fibra fuerte, duradera, relativamente flexible y resistente al agua salada. Sus principales aplicaciones son la cordelería, los materiales composites en la industria del automóvil, geotextiles...[17]
    • La fibra del miraguano se puede hilar mezclada con otras fibras, pero su uso más extendido es como relleno por su liviandad y capacidad para esponjarse.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. FAO (2009). «¿Por qué naturales? Cinco buenas razones...». Consultado el 31 de julio de 2015. «Las fibras naturales tienen una buena resistencia mecánica, poco peso y bajo costo. Esto las ha hecho especialmente atractivas a la industria automotriz. En Europa, los fabricantes de automóviles están utilizando un estimado de 80.000 toneladas de fibras naturales al año para reforzar los paneles termoplásticos. La India ha desarrollado láminas de materiales compuestos hechas de fibra de coco, que son más resistentes a la pudrición que la teca. argentina está haciendo material de techumbre reforzada con sisal. En Europa, los residuos del cáñamo se utilizan en el cemento, y China usó materiales de construcción a base de cáñamo para los Juegos Olímpicos del 2008.».
  2. Kvavadze, E.; Bar-Yosef O., Belfer-Cohen A., Boaretto E., Jakeli N., Matskevich Z., Meshveliani T. (11 de septiembre de 2009). «30,000-year-old wild flax fibers» (en inglés). Science pág. 1359. Consultado el 30 de julio de 2012. «...prehistoric hunter-gatherers were making cords for hafting stone tools, weaving baskets, or sewing garments».
  3. Balter, Michael (11 de septiembre de 2009). «Clothes Make the (Hu) Man» (en inglés). Science. Consultado el 30 de julio de 2012.
  4. Balter, Michael (11 de septiembre de 2009). «Clothes Make the (Hu) Man» (en inglés). Science pág. 1329. Consultado el 30 de julio de 2012. «The first clothes, worn at least 70,000 years ago and perhaps much earlier, were probably made of animal skins and helped protect early humans from the ice ages.».
  5. Silva Rodríguez, Francisco; Sanz Aragonés, José Emilio (1996). «Tema 13. Las fibras textiles. 13.4. Fibras de origen animal». Tecnología Industrial I (1ª edición). Aravaca (Madrid, España): McGraw-Hill/Interamericana de España, S.A.U. pp. 197–199. ISBN 84-481-0444-7. «El nombre de lana se aplica al pelo que recubre el cuerpo de las ovejas, dejando el nombre de pelo para los demás animales» 
  6. FAO (2009). «Fibras naturales. Lana». Consultado el 31 de julio de 2012. «Una oferta limitada y sus características excepcionales han hecho de la lana la fibra textil principal.».
  7. U.S. Fish and Wildlife Service (marzo de 1995). «Muskox, (Ovibus moschatus)» (en inglés). Consultado el 6 de septiembre de 2012. «Qiviut is the warmest, lightest wool in the world.».
  8. Fröberg, Kerstin (1998). «Horsehair as a Textile» (en inglés). FiberArts.org. Consultado el 12 de julio de 2014. «Brushes and stuffing are the most common uses today. Upholstery fabric is woven industrially in France and Great Britain.».
  9. FAO (2009). «Fibras naturales. Seda». Consultado el 15 de agosto de 2012. «Un filamento de seda es un hilo continuo de gran fuerza tensora que mide entre 500 y 1.500 metros de longitud, con un diámetro de 10 a 13 micras.».
  10. Otero, Brenda (25 de enero de 2012). «Una capa tejida con seda de araña, el colmo del lujo». El País, Suplemento Moda. Consultado el 15 de agosto de 2012.
  11. Silva Rodríguez, Francisco; Sanz Aragonés, José Emilio. «Tema 13. Las fibras textiles. 13.3. Fibras vegetales». Tecnología Industrial I. Aravaca (Madrid, España): McGraw-Hill/Interamericana de España, S.A.U. pp. 195–197. ISBN 84-481-0444-7. «La materia predominante del algodón es celulosa pura (91,5 por 100).» 
  12. FAO (2009). «Fibras naturales. Bonote». Consultado el 17 de agosto de 2012. «El bonote es una fibra que se extrae de la cáscara del coco y se usa para fabricar sogas, colchones, cepillos, geotextiles y asientos para automóvil.».
  13. Museum of Fine Arts, Boston. «Ficha técnica de la fibra de coco (coir, en inglés)» (en inglés). Cameo. Consultado el 16 de agosto de 2012.
  14. Museum of Fine Arts, Boston. «Ficha técnica del kapok» (en inglés). Cameo. Consultado el 16 de agosto de 2012.
  15. Museum of Fine Arts, Boston. «Ficha técnica del ramio» (en inglés). Cameo. Consultado el 17 de agosto de 2012.
  16. FAO (2009). «Fibras naturales. Abacá». Consultado el 17 de agosto de 2012. «La Mercedes Benz ha usado una mezcla de polipropileno termoplástico e hilaza de abacá en partes del cuerpo de los automóviles.».
  17. FAO (2009). «Fibras naturales. Sisal». Consultado el 17 de agosto de 2012. «Es usado como refuerzo en materiales plásticos compuestos, particularmente en componentes automotores, pero especialmente en muebles.».

Enlaces externos[editar]