Fernando Villalón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Fernando Villalón-Daoíz y Halcón, conde de Miraflores de los Ángeles (Morón de la Frontera, Sevilla, 31 de mayo de 1881 - Madrid, 8 de marzo de 1930), poeta y ganadero español. Nació en Sevilla en la calle de los Alcáceres nº 4, casa solariega de sus abuelos maternos, los marqueses de San Gil, donde moriría años más tarde Santa Ángela de la Cruz, santa fundadora de La Congregación de las Hermanas de la Cruz. Hijo de doña Ana Halcón y Sáenz de Tejada - casada en primeras nupcias con su primo don Eduardo Halcón y Villasís, marino, hijo de los condes de Peñaflor, que murió prematuramente- y de don Andrés Villalón-Daoiz y Torres de Navarra, conde de Miraflores de los Ángeles. Lo bautizaron en la Iglesia de San Pedro. En 1896 comenzó a dar clases de guitarra, tuvo como compañero a Naranjos que luego sería conocido tocador, y de maestro a Pepe Mesa que, a su vez, fue disípulo del famoso niño de Morón.

Residía con sus padres en Morón de la Frontera, en la calle de Ramón Auñón, n.º 7, pasando temporadas en el Cortijo de La Rana, del mismo término municipal.

Estudió en el Colegio San Luis Gonzaga de El Puerto de Santa María, donde fue condiscípulo de Juan Ramón Jiménez cuando ambos estudiaban bachillerato.

Su madre quiso que comenzara la carrera diplomática, profesión para la que él por su rudeza de modos, no se consideraba especialmente dotado. No obstante, y por complacerla, inicio la carrera de jurista que abandonó poco antes de poder licenciarse. Un viaje a París fue, tal vez, el recuerdo más perdurable de aquella época.

Vivió casi siempre en Andalucía, dedicándose a la agricultura y la ganadería de reses bravas.

En 1915, cuando murió su padre, traslado su residencia de Morón a Sevilla, a la casa que tenía en la calle San Bartolomé nº 1.

Años después de terminar sus estudios, le presentaron a Concepción Ramos Ruiz una agitanada y morena mujer, sevillana de clase humilde, con quién vivirá hasta su muerte, con la que mantuvo una apasionada relación que sólo la muerte pudo romper. No tuvo hijos.

Fue un lector compulsivo pero desordenado de cosmogenia, poesía antigua y nueva, tauromaquia y espiritismo, entre otras materias. Sus amigos, los miembros de la Generación del 27, especialmente Rafael Alberti, admiraban su enorme vitalidad y generosidad. Fundó y dirigió la revista Papel de Aleluyas, impresa en Huelva y Sevilla entre 1927 y 1928. Su poesía, muy imaginativa, anticipa a veces el Surrealismo.

Hay una calle dedicada al poeta en el sevillano barrio de Huerta de la Salud y otra, así como una fundación cultural que lleva su nombre, en el pueblo sevillano de Morón de la Frontera, donde se crio y habían nacido sus padres y sus antepasados más directos.[1]

Sus descendientes más directos aún viven en Sevilla. María Josefa Sánchez de Ibargüen Villalón-Daoíz, su última pariente cercana, vivió hasta los 92 años, falleciendo en el 2005. Parte de sus obras están en manos de dichos familiares.

Obras[editar]

  • Andalucía la Baja (Madrid, 1927)
  • La Toriada (Málaga, 1928)
  • Romances del Ochocientos (Málaga, 1929)
  • Poesías completas (Madrid, 1944)

Véase[editar]

Condado de Miraflores de los Ángeles

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]