Fernando Romeo Lucas García

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fernando Romeo Lucas García
No imagen disponible.gif
Fernando Romeo Lucas[Nota 1]

Coat of arms of Guatemala.svg
Ministro de la Defensa
1975-1977
Presidente Kjell Eugenio Laugerud García
Vicepresidente   Mario Sandoval Alarcón

Coat of arms of Guatemala.svg
Director de la Franja Transversal del Norte
1977-1 de julio de 1978

37° Presidente de la República de Guatemala
1 de julio de 1978-23 de marzo de 1982
Primer ministro   Héctor Montalván Batres[Nota 2]
Vicepresidente   Francisco Villagrán (1978-1980)
Predecesor Kjell Eugenio Laugerud García
Sucesor Efraín Ríos Montt

Datos personales
Nacimiento 4 de junio de 1924
San Juan Chamelco, Bandera de Guatemala Guatemala
Fallecimiento 27 de mayo de 2006 (81 años)
Puerto la Cruz, Bandera de Venezuela Venezuela
Cónyuge Elsa Cirigliano
Profesión General
Fortuna personal Su familia poseía grandes extensiones de tierra en Alta Verapaz; tras la creación de la Franja Transversal del Norte en 1970, se calcula que llegó a poseer el 30% del área de Alta Verapaz, e inversiones en aserraderos y petroleras en la Franja.[1]
[editar datos en Wikidata]

Fernando Romeo Lucas García (n. San Juan Chamelco, 4 de julio de 1924 - Puerto la Cruz, 27 de mayo de 2006) fue un terrateniente, militar y político guatemalteco; su familia poseía grandes extensiones de tierra.[Nota 3] Se desempeñó como Ministro de la Defensa y coordinador del proyecto de la Franja Transversal del Norte durante el gobierno del general Kjell Eugenio Laugerud García y luego como Presidente de Guatemala del 1 de julio de 1978 al 23 de marzo de 1982, cuando fue depuesto por un golpe de estado liderado por oficiales jóvenes del ejército que colocaron al general Efraín Ríos Montt al frente de un triunvirato militar integrado también por los coroneles Horacio Maldonado Shaad y Francisco Gordillo. Su gestión se vio enmarcada por graves denuncias internacionales de violaciones de derechos humanos, pero también por el apoyo de la administración de los presidentes norteamericanos Jimmy Carter y Ronald Reagan, quienes veían con preocupación el avance de las revoluciones comunistas en El Salvador y Nicaragua en esos años.[2] [3]

Biografía[editar]

Nació en San Juan Chamelco, Alta Verapaz; siendo hijo de Fernando Lucas Juárez y Concepción García de Lucas.[4] ; su familia pertenecía la élite tradicional guatemalteca[5]

Se graduó de oficial en la Escuela Politécnica, en 1949 y en 1960, siendo ya capitán del Ejército de Guatemala heredó las fincas Saquixquib y Punta de Boloncó al nororiente de Sebol, Alta Verapaz, con una extensión de 15 caballerías cada una. En 1963 compró la finca «San Fernando» El Palmar de Sejux con una extensión de 8 caballerías, y finalmente compró la finca «Sepur», cercana a «San Fernando», con una extensión de 18 caballerías.[6] Durante estos años fue diputado en el congreso de Guatemala y cabildeó para impulsar la inversión en esa zona del país.[6]

En 1975 alcanzó la jefatura de Estado Mayor del Ejército de Guatemala,[2] y luego llegó a general y fue nombrado Ministro de la Defensa durante el gobierno del general Kjell Eugenio Laugerud García; tras el terremoto de febrero de 1976 presidió un comité de emergencia.[4]

Su situación en el ejército era privilegiada, ya que hasta pocos meses antes de la campaña electoral de 1977 dejó el ministerio de la Defensa; además, de pertenecer al círculo militar más importante e influyente, su cargo como ministro le dio la oportunidad de colocar en las más altas jerarquías del Ejército a oficiales de su más absoluta confianza, haciendo a la institución armada más cohesiva.[5]

Franja Transversal del Norte antes de su gobierno[editar]

Cuando dejó el ministerio para dedicarse a su campaña presidencial, también pasó a desempeñar el cargo de coordinador del megaproyecto de la Franja Transversal del Norte, cuyo objetivo principal era incorporar a la producción de Guatemala las tierras de esa vasta zona y la creación de una importante red vial para facilitar las explotaciones petroleras. El manejo de ese proyecto le permitió a Lucas García un mayor conocimiento e interrelación con las compañías transnacionales, y un incremento de sus intereses económicos personales en la zona, ya que su familia poseía tierras en la zona de Franja y tenía relaciones económicas comerciales al menos con la compañía Shennadoah Oil.[5]

Cuchumaderas[editar]

En 1977 la municipalidad de San Mateo Ixtatán había firmado un contrato con la empresa Cuchumadera para el «saneamiento, reforestación, mantenimiento y explotación de los bosques, basados en la urgente necesidad de aprovechar y mantener los recursos naturales atacados por el gorgojo del pino». Al enterarse del trato entre la municipalidad y la empresa, los pobladores de la localidad obligaron a las autoridades a realizar un cabildo abierto y explicar las características del compromiso; cada uno de los miembros de la corporación municipal dio su información, evidenciándose contradicciones que condujeron a que en esa misma sesión renunciara el alcalde. Pese a las amenazas que recibieron algunos vecinos de San Mateo, éstos organizaron un comité local para defender el bosque, iniciando una demanda legal contra la empresa. Como consecuencia, el proceso de extracción del bosque quedó detenido.[7]

Cuchumaderas estaba estrechamente relacionada con los intereses de la cúpula militar que detentaba el poder político en la década de 1970, y que se extendía a todo lo largo del territorio definido de la FTN. La riqueza forestal de San Mateo Ixtatán le hacía blanco de los intereses económicos en la Franja Transversal del Norte. Ronald Hennessey, párroco de San Mateo Ixtatán durante la Guerra Civil de Guatemala arribó en octubre de 1980, en medio de la lucha del pueblo mateano contra la presencia de Cuchumaderas y sus negocios y acusó en sus escritos como socios de Cuchumaderas a Lucas García, quien aún era director de la FTN cuando Cuchumaderas se fundó, el general Otto Spiegler Noriega, quien era el jefe del Estado Mayor del Ejército y luego sería ministro de la Defensa de Lucas García; Jorge Spiegler Noriega, gerente del Instituto Nacional Forestal (INAFOR), y el entonces coronel Rodolfo Lobos Zamora, comandante de la Zona Militar de Quiché. Sin embargo, investigaciones posteriores en el Registro Mercantil, mostraron que el propietario de la empresa era el ingeniero Fernando Valle Arizpe,[Nota 4] conocido por haber sido esposo de la periodista Irma Flaquer hasta 1965. Valle Arizpe había desarrollado relaciones estrechas con altos funcionarios o allegados al gobierno de Lucas García, especialmente Donaldo Álvarez Ruiz, el ministro de Gobernación.[8] [Nota 5]

Ascenso al poder[editar]

Por su alta jerarquía tanto en el ejército como en las élites guatemaltecas, así como por el hecho de que hablaba a la perfección el k'ekchí, una de las lenguas indígenas guatemaltecas, Lucas García fue el candidato oficial ideal para las elecciones de 1978; y para mejorar aún más la imagen del binomio oficial, se incluyó al doctor en derecho Francisco Villagrán Kramer como el candidato a la vicepresidencia. Villagrán Kramer era un hombre de reconocida trayectoria democrática, habiendo participado en la Revolución de 1944, y que estaba vinculado a los intereses de las empresas transnacionales y de las élites, pues era uno de los principales asesores de las gremiales agropecuarias, industriales y financieras de Guatemala.[5] A pesar de la fachada democrática, el triunfo electoral no fue sencillo y el sistema tuvo que imponer a Lucas García, provocando un mayor desprestigio en el sistema electoral,[5] que ya se había resentido con el fraude que impuso al general Laugerud en las elecciones de 1974.

Gobierno[editar]

Gabinete[editar]

Despacho Nombre
Vicepresidente Francisco Villagrán
Jefe de la Administración Pública Coronel Héctor Montalván Batres
Jefe del Estado Mayor Presidencial Coronel Héctor Montalván Batres
Finanzas Marco Tulio Búcaro
Gobernación Donaldo Alvarez Ruiz
Defensa Angel Aníbal Guevara
Salud Roquelino Recinos Méndez
Economía Valentín Solórzano
Jefe de la Policía Coronel German Chupina Barahona

Economía[editar]

El gobierno de Lucas García impulsó proyectos faraónicos de infraestructura y desarrollo y continuó la estrategia militar de modernizar la economía, tuvo menos éxito en relación con los cambios económicos que los dos gobiernos anteriores. El presupuesto del Estado pasó de 355.6 millones de dólares en 1974 a 942.6 en 1978, aumentó la burocracia y se crearon nuevas entidades estatales en contra de la voluntad del CACIF.[Nota 6] La inestabilidad política tanto en el país como en el resto de Centro América, con guerras civiles den El Salvador y Nicaragua, ahuyentó las inversiones nacionales y motivó la fuga de capitales que se estima alcanzó entre 800 millones a 1.5 millones de dólares durante los primeros años de la década de los ochenta.[9]

Se continuó con la construcción de la hidroeléctrica de Chixoy, la carretera de la Franja Transversal del Norte y del puerto Quetzal. Además, se llevaron a cabo obras públicas en muchas zonas del país, sin contar con el financiamiento adecuado, lo que provocó no sólo falta de recursos en el Ministerio de Finanzas, sino que provocó la escasez de dólares en el Banco de Guatemala, el que el 23 de abril de 1980 estableció el control de cambios y la restricción en la entrega de dólares para las importaciones de mercaderías. [Nota 7] [10]

Inicio de la década perdida[editar]

La década de 1980 es conocida como la «década perdida». El primer quinquenio fue caótico para Guatemala y Centroamérica: se redujo el crecimiento económico y hubo desorden cambiario, provocado por el exagerado déficit fiscal financiado por el Banco de Guatemala. La guerra interna de Nicaragua redujo considerablemente el comercio terrestre, iniciándose el comercio por cabotaje por los dos océanos. A principios de 1980 se produjo una fuerte fuga de capitales y el Banco de Guatemala financió a los bancos, y masivamente al Ministerio de Finanzas, en un intento de compensar el impacto que transmitió al proceso productivo el debilitamiento de la actividad privada.[10]

El Banco de Guatemala fue autorizado para utilizar el Derecho Especial de Giro (DEG) considerándose una nueva moneda internacional y se sugirió al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) constituir depósitos en los bancos privados nacionales hasta por Q40 millones; sin embargo, finalmente el Banco de Guatemala mantuvo la instrucción de que sólo podía mantener depósitos en el propio banco central. En 1980, la Corporación Financiera Internacional (CORFINA) contrató sin autorización del Congreso y sólo con la del Banco de Guatemala, un préstamo con el Banco Exterior de España por US$110 millones, destinado a Celulosas de Guatemala, S. A. (CELGUSA).[Nota 8] [10]

Los precios del café iniciaron un descenso, y se autorizó la reducción de los impuestos a ese producto, que era la principal fuente tributaria. El impuesto al papel sellado y timbres fiscales funcionaba como un impuesto de ventas, y compensó la reducción de los impuestos aplicados al comercio.

Infraestructura[editar]

El Congreso autorizó la emisión de Bonos del Tesoro que adquirió el Banco de Guatemala, y créditos con AID, Fondo de Inversiones de Venezuela, FIV; BCIE; BIRF; y BID. El destino de los mismos fue:

  • GUATEL
  • Complejo Portuario en el Litoral del Pacífico
  • caficultura
  • industria y turismo
  • hidroeléctricas Chulac y Xalalá
  • carretera Mixco-San Lucas Sacatepéquez
  • línea de transmisión Guatemala sur y Guatemala norte
  • mantenimiento de carreteras; * programas de Chixoy, Aguacapa, Xulac y Santa María II; Pueblo Viejo, y Quixal, Chixoy
  • salud pública
  • pequeños productores
  • interconexión eléctrica entre El Salvador y Guatemala.[10]
Planta Hidroeléctrica Chixoy, construida en el río del mismo nombre durante el gobierno de Lucas García.

Su gobierno emprendió la construcción de estructuras faraónicas:

  • Franja Transversal del Norte: de la que Lucas García fue director en 1977, justo antes de ser Presidente de la República.
  • Planta Hidroeléctrica Chixoy: En 1975, durante el gobierno del general Kjell Eugenio Laugerud García el Instituto Nacional de Electrificación (INDE) presentó el proyecto para la construcción de la Planta Hidroeléctrica de Chixoy para solucionar los problemas de energía de Guatemala; el plan fue financiado por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El plan contemplaba la inundación de 50 kilómetros a lo largo del río, y el INDE se comprometió reubicar a los 3500 pobladores afectados por dicha inundación.[11] En 1978, el gobierno de Lucas García declaró a esa región de 50 kilómetros en estado de emergencia, por la inminente construcción de la presa. Todas las comunidades aceptaron, exceptuando la de Río Negro, la que no se quiso trasladar, y que incluso recibió asesoría de las facciones guerrilleras en la región para openerse al desalojo.
Memorial de la evacuación forzosa de Río Negro; los aldeanos se negaron a evacuar cuando el embalse de Chixoy se iba a empezar a llenar, dando lugar al hecho conocido como Masacre de Río Negro

Río Negro fue finalmente evacuada por la fuerza por el Ejército y las Patrullas de Autodefensa Civil, con un costo de 177 personas muertas, el 13 de febrero de 1982.[11] [Nota 9] Tras la evacuación de Río Negro, se empezó a llenar el embalse de Chixoy el 13 de marzo.

Educación[editar]

Durante su gobierno se implementó una agresivo programa de alfabetización en todo el país, que incluyó cadenas nacionales de radio y televisión que se transmitían de lunes a viernes a las 4 de la tarde y duraron más de año y medio. La campaña de alfabetización se inició con el slogan Cerveza, digo yo:

Dos compadres tienen la siguiente conversación:

- Compadre, ¿qué dice en esa botella?
- Cerveza, digo yo...

- ¡No compradre! Es ácido muriático. ¡Veneno! Por eso es importante que aprendamos a leer.
— Tomado de: «Campaña Oficial de Alfabetización». Diario El Gráfico (Guatemala). 17 de febrero de 1981. [12]

Guerra Civil (Conflicto armado interno)[editar]


Entorno internacional[editar]

Su gobierno tuvo ayuda militar y económica de los Estados Unidos, pese a un embargo del congreso norteamericano, ya que los avances de la Revolución Sandinista en contra del dictador Anastasio Somoza Debayle en Nicaragua, y los del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional en El Salvador hicieron que el gobierno de Jimmy Carter intentara frenar el avance comunista en la región.[13] [14] [15] Entre 1978 y 1980, los EEUU otorgaron 8.5 millones de dólares en asistencia militar, principalmente créditos FMS, y aproximadamente 1.8 millones de dólares en licencias de exportación para la venta de armas.[16] En 1981, tras tomar posesión en enero, la administración del presidente Ronald Reagan anunció públicamente el envío de 3.2 millones de dólares, en vehículos y otros suministros militares alegando la necesidad de combatir a las guerrillas por la violencia perpetrada hacia los civiles.[17]

Film Reel.svg
Documental fílmico Ni uno vivo
Guatemala 31 de enero de 1980:

Secciones Descripción
Ni uno vivo: Tragedia en la Embajada de España en Guatemala Documental sobre los hechos acontecidos el 31 de enero de 1980 en la Embajada de España en Guatemala. Presenta entrevistas con los principales participantes, entre sobrevivientes y periodistas que cubrieron los hechos.

"La guerra en Guatemala hay que ganarla en la montaña y en la capital" se convirtió en la consigna del gobierno de Lucas. La oposición era el movimiento social con dirigentes de izquierda, quienes promovían que en el país debía impulsarse la democracia, no la guerra. Romeo Lucas el cual se veía en la televisión no era un militar tan locuaz y mediático como Efraín Ríos Montt, que le sucedería en el cargo. Lucas tenía un discurso poco hábil. Si bien en ocasiones se dirigía a las masas en q’eqchi’, sus gestos toscos y su imagen distante lo hacían parecer un presidente poco afable y accesible.[18]

Triunfo sandinista en Nicaragua[editar]

A mediados de los años 70, parte de los líderes económicos nicaragüense y la miembros de la Iglesia Católica de ese país centroamericano se empezaron a alinear en contra del gobierno de Anastasio Somoza Debayle. Formaron un movimiento de oposición dirigido por Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, dueño del diario La Prensa, el mayor del país, y forzaron al gobierno a realizar algunos cambios. Pero tras el asesinato de Chamorro el 10 de enero de 1978, se desató un gran malestar en el país y en marzo de 1979 las diferentes fracciones del comunista Frente Sandinista de Liberación Nacional firmaron el acuerdo de unidad; luego, en junio hicieron el llamamiento a la «Ofensiva Final» y convocaron a una huelga general. El gobierno estadounidense de Jimmy Carter intentó, mediante la Organización de Estados Americanos (OEA), parar el avance del FSLN, pero no obtuvo apoyo necesario de los países latinoamericanos presentes en la organización.[19] Posteriormente, intentó estacionar tropas en Costa Rica para intervenir en Nicaragua, pero esta operación tampoco funcionó; y tampoco lo hicieron los intentos de negociación con el FSLN para la composición de una Junta de Gobierno de Reconstrucción nacional.

Finalmente, los Estados Unidos se vieron obligados a pedirle la renuncia a Anastasio Somoza Debayle, quien abandonó el país el martes 17 de julio de 1979. Francisco Urcuyo Maliaños, entonces Presidente del Congreso Nacional de Nicaragua, fue nombrado presidente y anunció que no renunciaría a la presidencia y que completaría el período hasta en mayo de 1981. Ese mismo día, los cancilleres del Pacto Andino --Ecuador, Venezuela y Perú-- reunidos en San José, Costa Rica, rechazaron públicamente la maniobra de Urcuyo, y en la mañana del miércoles 18 de julio, Sergio Ramírez, Alfonso Robelo, y Violeta Barrios de Chamorro, dejaron San José, Costa Rica, y se dirigieron hacia León, donde se reunieron con los comandantes sandinistas Daniel Ortega Saavedra y Moisés Hassan Morales, proclamando a León como la nueva capital provisional, y la comunidad internacional los reconoció como el gobierno legítimo de la República.[19]

Urcuyo partió al exilio en Guatemala; por su parte, los sandinistas entraron en Managua el 19 de julio de 1979 poniendo fin a la etapa dictatorial somocista asumiendo las responsabilidades de gobierno. Este triunfo significó una nueva esperanza para los combatientes guerrilleros de Guatemala y El Salvador, que veían ahora cómo podían obtener recursos logísticos y militares no solamente de Cuba, sino que también de Nicaragua.[19]

Surgimiento de la Organización del Pueblo en Armas (ORPA)[editar]

El 18 de septiembre de 1979, una unidad guerrillera ocupó militarmente la finca cafetalera de Mujuliá, en Quetzaltenango. Con esta acción y la distribución de un Manifiesto se inició la acción pública de la Organización del Pueblo en Armas (ORPA), la cual se autodefinió como «una organización político-militar a nivel nacional, que desarrolla el proceso de guerra popular revolucionaria en forma consciente, progresiva y responsable y que después de varios años de preparación, en los que se construyó en la clandestinidad, surgió públicamente para sumarse a la lucha del pueblo guatemalteco».[20]

Quema de la embajada de España[editar]

El jueves 31 de enero de 1980, el caso de Guatemala atrajo la atención mundial con la quema de la Embajada de España, en la que 37 personas fueron quemadas vivas, entre ellas varios ciudadanos españoles.[21] La movilización en forma de protesta por parte de un grupo de indígenas, con el fin de llamar la atención del mundo sobre las matanzas que en 1980 cometía el Ejército guatemalteco en El Quiché bajo las órdenes del general Fernando Romeo Lucas García, fue el preludio del caso de la quema de la Embajada de España.[22] España rompe las relaciones diplomáticas con Guatemala.[23]

Poco después de los sucesos de la Embajada de España, en febrero de 1980 a iniciativa del Comité de Unidad Campesina (CUC) se convocó una masiva reunión en Iximché (Tecpán, Chimaltenango), para analizar la situación del país. En ella participaron numerosas organizaciones, entre ellas:

  • la Coordinadora Nacional Indígena
  • la Federación de Trabajadores de Guatemala
  • el Frente Robin García y el Comité Pro Justicia y Paz

De esa reunión salió el documento "Los pueblos indígenas de Guatemala ante el Mundo", declaración política que planteaba reivindicaciones étnicas junto con otras de carácter político, de denuncia de la represión, la exclusión económica, la igualdad y el respeto cultural.[24] Sin embargo, el activismo indígena tuvo en este período su mayor expresión en grupos como el CUC, organización que puso a prueba su capacidad organizativa en la huelga de los cortadores de caña, entre febrero y marzo de 1980, en la que participaron más de 70 mil trabajadores. Fue la primera vez en que se unieron trabajadores permanentes de la costa con trabajadores migratorios del altiplano. La patronal cedió al aumento del jornal diario, a Q3.20. El poder de convocatoria mostrado por el CUC fue percibido como una grave amenaza de parte del Ejército y el sector empresarial, no solo por el número de personas que movilizaba sino porque representaba una peligrosa alianza entre ladinos y mayas, con participación de religiosos y con influencia y asesoría de grupos insurgentes. El ambiente insurreccional aumentó los efectos alarmantes de este movimiento sin precedentes, constituyéndose en un objetivo de las acciones represivas dirigidas contra el sector social rural.[25]

Tanto la toma de la Embajada de España como la huelga de los cañeros de la Costa Sur, ambas promovidas por activistas del CUC, marcaron la cúspide del clima de agitación política y social de la época. Además, mostraron la línea convergente hacia la que se encaminaban tanto el movimiento social como la insurgencia. Esto se hizo aún más evidente, cuando el 1 de mayo de 1980 el CNUS, que se había convertido en el eje de dicho movimiento, llamó a «instaurar un Gobierno revolucionario, democrático, y popular» y a «derrocar al régimen luquista», consignas que fueron secundadas por los grupos insurgentes.[26] [Nota 10]

Luego de estos acontecimientos, en el mes de junio, sucedió la desaparición forzada de 27 miembros de la Central Nacional de Trabajadores (CNT). En agosto también fueron secuestradas de la finca de retiro Emaús 17 personas entre sindicalistas y estudiantes universitarios miembros de la Escuela de Orientación Sindical. Estos hechos de represión marcaron el punto álgido de la represión contra el sindicalismo, que finalmente quedó desestructurado.[27]

Durante el gobierno de Lucas García la espiral de violencia siguió aumentando hasta alcanzar niveles inimaginables. El gobierno concentró sus esfuerzos en aniquilar al enemigo interno, limitándose no solo a combatir a la guerrilla sino atacando sistemáticamente al movimiento social y a la población en las áreas de fuerte presencia guerrillera, principalmente las más alejadas de la ciudad de Guatemala.[28] En el Gobierno de Lucas García la estrategia contrainsurgente se concentró en eliminar al movimiento social tanto urbano como rural, el cual había crecido sensiblemente durante los años previos, así como combatir a la guerrilla.[28]

El terror que se desató durante este Gobierno desestructuró todas las organizaciones sociales, políticas y profesionales existentes. La administración de la justicia también se vio fuertemente afectada por ello: jueces y abogados fueron asesinados con el objeto de paralizar completamente a la justicia y toda acción de protección de los derechos humanos. En ningún otro período se ejecutaron tantos jueces y abogados, especialmente, aquellos que habían dado trámite a recursos de exhibición personal o que habían dictado resoluciones contrarias a los intereses del Gobierno; ante esta represión otros jueces y abogados optaron por plegarse a las imposiciones del Ejecutivo para la aplicación de la justicia. Las constantes violaciones a los derechos humanos llevaron a la renuncia del Vicepresidente de la República Francisco Villagrán Kramer en 1981, siendo sustituido por el coronel Oscar Mendoza Azurdia.[29] [Nota 11]

Bombazo del 5 de septiembre de 1980[editar]

«Cadáveres decapitados colgados de las piernas entre los hierros retorcidos de vehículos deshechos, cuerpos informes entre vidrios y fragmentos de ramas de árboles por todos lados se provocó con la explosión terrorista que sacudió el corazón de la ciudad ayer a las 9:35 horas. Reporteros de El Gráfico que pudieron llegar al sitio mismo de la explosión segundos después del terrorífico estallido se encontraron con una escena verdaderamente infernal en la 6a. avenida y 6a. calle convertida en un gigantesco horno. Los reporteros presenciaron, también, el dramático auxilio de los heridos algunos de suma gravedad como un hombre que perdió completamente la pierna izquierda desde el muslo que sólo era jirones de piel.»
—Tomado de El Gráfico, 6 de septiembre de 1980[30]

El 5 de septiembre de 1980 se dío un ataque terrorista del Ejército Guerrillero de los Pobres frente al Palacio Nacional con la intención de disuadir al pueblo guatemalteco de asistir a una manifestación de apoyo al gobierno del general Lucas García que estaba planificada para el domingo 7 de septiembre en el Parque Central. En ese ataque murieron seis adultos y un niño a causa de la explosión de dos bombas ubicadas en un vehículo;[31] hubo un número indeterminado de heridos y cuantisos daños materiales no sólo en las obras de arte del Palacio Nacional, sino que en muchos de los edificios aledaños, especialmente en el Edificio Lucky, que está frente al Palacio Nacional sobre la 6a. avenida.[32] [Nota 12] Las imagénes por televisión mostraban partes del los cuerpos distribuidos por el área del incidente, mientras los periódicos mostraron en sus portadas la imagen de carro bomba destruido y los alrededores del palacio.[23]

El atentado fue ejecutado en dos partes: primero, por la noche, la guerrilla depositó una pequeña carga explosiva en el tragante ubicado en el Parque Central, en la esquina de la 6a. calle y 6a. avenida de la zona 1, frente a la esquina donde se localizaba el despacho presidencial dentro del Palacio Nacional. Por la mañana, la guerrilla estacionó un vehículo sobre ese tragante, el cual tenía en su interior una carga mucho mayor; a las 9:35 am detonaron la pequeña carga explosiva, la cual a su vez hizo estallar a la que estaba dentro del vehículo dejando esparcidos tras ser mutilados, los cuerpos de varios civiles, cuyos restos humanos fueron lanzados en un radio mayor a los 70 metros. A los cinco minutos de haberse producido la explosión se originó el incendio de siete vehículos.[Nota 13]

Ese mismo día, y también para tratar de impedir el desarrollo de la manifestación, la guerrilla atacó la terminal de los autobuses Galgos, y a un bus de la empresa Fortaleza, matando a un mecánico.[32]

Imágenes de los ataques se pueden ver en el sitio web de Luis Figueroa: Figueroa, Luis (29 de noviembre de 2011). «Bombazo en el parque central». Google potos plus. Consultado el 25 de octubre de 2014.[33]

Atentados guerrilleros contra bienes del Estado[editar]

Las organizaciones guerrilleras justificaban estas acciones argumentando que afectaban, por un lado, los intereses económicos del Estado y de los sectores productivos, y por el otro, que vulneraban al Ejército:

  • Ejército Guerrillero de los Pobres: «Destruir infraestructura con el concepto de decir vamos a destruir la infraestructura del país, para dañar el país, eso no. Siempre tenía una explicación ... en relación a la guerra que estábamos viviendo y en relación al momento táctico que para qué íbamos a volar este puente, sí lo íbamos a volar para que el Ejército no pasara y para que no siguiera con su barbarie ... para cortarle el avance y la retirada ... Pero lo que es de Nentón para el norte, la carretera se cerró [finales 81 inicio 82], no entraba el Ejército, no entraba ninguna autoridad, estaban cortados los postes de telegrafía que eran los medios de comunicación que había aparte de la carretera».[34] «Al cortar la energía que llegara al cuartel (del Ejército) se cortaba la energía de toda la población, creando descontento entre el pueblo. Después, esos sabotajes se generalizaron para provocar ya un descontrol total en todo el país e ir preparando condiciones para pasar a un período casi de pre-insurrección.[35]
  • Fuerzas Armadas Rebeldes: «Perseguimos la bstaculización de la coordinación, comunicación y movilización de las fuerzas enemigas, por un lado, y por el otro la obstaculización del desarrollo de los procesos productivos que impulsan las clases dominantes».

Por otra parte, a finales de 1981 y principios 1982, la guerrilla quemó alrededor de 24 municipalidades de las 31 que tiene el departamento de Huehuetenango, [36] y 33 registros civiles fueron destruidos en toda la república. Estos hechos perjudicaron a la población porque quemaron los libros oficiales, y por algún tiempo no se tenía en donde registrar ningun hecho civil.[37]

Fecha Responsable Objetivo Resultado
19 de julio de 1981 EGP Municipalidad de Chichicastenango, Quiché Quemaron parcialmente las instalaciones por medio de una bomba incendiaria; luego impidieron el ingreso de los elementos de socorro.[38]
13 de noviembre de 1981 EGP Municipalidad de Zacualpa, Quiché Destrucción de la sede municipal.[38]
16 de noviembre de 1981 EGP Instalaciones eléctricas del INDE en Santa Cruz del Quiché Dejó sin energ╡a eléctrica a todos los municipios aledaños.[39]
16 de diciembre de 1981 EGP Municipalidad, oficinas de correos y estación de policía de Tecpán, Chimaltenango Destrucción de las instalaciones y asesinato de seis personas; además se hicieron pintas en la localidad y sabotearon la carretera interamericana.[38]
18 de diciembre de 1981 EGP Puente «El Tesoro» en Quiché Destrucción total del puente, cortando el acceso al Ejército.[40]
21 de diciembre de 1981 EGP Municipalidad y oficinas de correos y telégrafos de Cunén, Quiché Quemaron los documentos del registro civil y luego las instalaciones de la municipalidad.[41]
19 de enero de 1982 EGP Instalaciones del Instituto Nacional de Electrificación (INDE) en Villa Nueva y Escuintla Se interrumpió el suministro eléctrico en veintiuno de los veintidós departamentos de la República.[39]
19 de enero de 1982 EGP Planta de energía eléctrica del INDE en Santa Cruz del Quiché Una bomba destruyó la planta de energía, dejando sin suministro a todos los municipios que la rodean.[39]
27 de enero de 1982 EGP Puentes que comunican las poblaciones de San Miguel Uspantán, Nebaj y Chajul en Quiché Destrucción total de los dos puentes, cortando el acceso al Ejército.[40] [Nota 14]

Atentados guerrilleros contra bienes particulares[editar]

El ataque contra objetivos financieros, comerciales y agrícolas se nincrementó, ya que los grupos guerrilleros consideraban a esas instituciones como «reaccionarios burgueses» y «millonarios explotadores» que colabaran con el «gobierno genocida» de Lucas García.[42] La siguiente es una lista no exhaustiva de los atentados que se registraron en el informe de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico de las Naciones Unidas:

Fecha Responsable Objetivo Resultado
15 de septiembre de 1981 Fuerzas Armadas Rebeldes Corporación Financiera Nacional (CORFINA) Carro bomba que daño también las instalaciones de otras instituciones financieras nacionales y transnacionales; las pérdidas causadas con este atentado fueron mayores de Q.300.000.[43]
19 de octubre de 1981 Guerrilla urbana del EGP Centro Financiero del Banco Industrial Sabotaje a las instalaciones.[44]
28 de octubre de 1981 Desconocido Refinería TEXACO en la carrera al Puerto de San José, Escuintla Sabotaje a las instalaciones por considerar que la TEXACO estaba manipulando los precios de los combustibles y reprimiendo a sus trabajadores.[45]
21 de diciembre de 1981 Frente Guerrillero «Otto René Castillo» del EGP Edificios recién construidos: Cámara de Industria, Torre Panamericana (donde funcionaba el Banco del Café) y Centro Financiero del Banco Industrial Carros bomba que dejaron vidrieras completamente destrozadas.[44]
28 de diciembre de 1981 Frente Guerrillero «Otto René Castillo» del EGP Centro Financiero del Banco Industrial Carro bomba que resultó en virtual demolición de una de las torres.[46] .
18 de enero de 1982 Frente Guerrillero «Luis Turcios Lima» del EGP Finca Santa Marta, Santo Domingo, Suchitepéquez Ejecutaron a dos personas y sustrajeron varias armas.[47]
27 de enero de 1982 Frente Guerrillero «Luis Turcios Lima» del EGP Finca San Rafael, Suchitepéquez Destruyeron varios tractores y sustrajeron armas.[47]
5 de febrero de 1982 Frente Guerrillero «Luis Turcios Lima» del EGP Finca San Cristóbal Pantaleón, Santa Lucía Cotzumalguapa, Escuintla Destruyeron varios tractores y cabezales.[47]
27 de enero de 1982 Desconocido Beneficio de café «La Esperanza», Antigua Guatemala, Sacatepéquez Bombas incendiarias calcinaron tres mil quinientos quintales de café y las instalaciones en donde se almacenaban.[48]
25 de junio al
21 de julio [1982]
ORPA Finca El Matasano, en el Quetzal; la finca Panorama, en San Rafael Pie de la Cuesta; finca Carolina y la finca Platanillo, en el Tumbador, San Marcos. Incendiadas por colaborar con el Ejército y en la finca Platanillo se recuperó equipo militar.

Reclutamiento forzoso de soldados para el ejército[editar]

Centro Financiero en 2011. Este edificio fue víctima de un atentado dinamitero en 1981 por parte de la guerrila, que lo dejó sin vidrios por varios años, aunque el edificio permaneció abierto al público.

Durante la mayor parte del conflicto armado, el Ejército se nutrió de soldados por medio del reclutamiento forzoso: la mayor parte de los soldados eran jóvenes, pertenecientes a las clases bajas y, en un porcentaje muy elevado, provenientes de las distintas etnias mayas. Por su parte, prácticamente la totalidad de los oficiales eran ladinos ya sea formados en academias militares y escuelas de tropas especiales[49] o militares de línea, que ascendían por antigüedad en la tropa.

En todo el período de formación militar, los soldados estaban bajo condiciones de gran presión psicológica: desde su captura como parte de la práctica del reclutamiento forzoso, eran entrenados en un sistema de despojo de su identidad, basado en la sumisión absoluta, el aislamiento de su contexto social.[49] . A pesar del riesgo que suponía, muchos soldados que fueron reclutados a la fuerza se resistieron a seguir formando parte del Ejército. La deserción parece haber sido una práctica frecuente, a pesar de los duros castigos aplicados a los que eran capturados después.

Ahora bien, los grupos de inteligencia y tropas especiales se acrecentaron con soldados que habían terminado su formación militar y tenían experiencia en acciones armadas; esa selección se hacía en función de las habilidades que el Ejército consideraba importantes para la lucha contrainsurgente: tareas de control de la población y disposición a la obediencia absoluta.

Comunidades de población en resistencia[editar]

Ningún sector fue más afectado por la violencia durante los años de la Guerra civil de Guatemala que la población campesina; la guerra dejó en el campo un saldo de muertes y destrucción sin precedentes, generando entre otras reacciones la fuga masiva de miles de campesinos guatemaltecos. En el período 1981-82, en el que más de cuatrocientos pueblos y aldeas fueron arrasadas y miles de guatemaltecos asesinados, la reacción de los sobrevivientes atrapados entre dos fuegos[Nota 15] fue huir, o ponerse bajo el control del Ejército forzados a participar en las patrullas de autodefensa civil (PAC) o reubicados en las «aldeas modelo», en donde fueron concentrados. Unas cincuenta mil personas totalmente desposeídas se escapó a zonas selváticas del departamento del Quiché[Nota 16] pasando esos años escondidos del mundo exterior y fuera de control gubernamental formando mínimos grupos urbanos que luego formaron las Comunidades de Población en Resistencia (CPR).[50]

Étnicamente las CPR del Ixcán eran en su gran mayoría k'iches mientras que en las comunidades de la Sierra eran mayoritariamente ixiles, siendo el resto chajuleños, cotzaleños y k'iches, así como ladinos.[50]

Represión contra la Universidad de San Carlos[editar]

Durante los gobiernos militares de los años setenta, se mantuvo la tensión entre el gobierno y la universidad, la cual llegó a su punto álgido en 1978, durante las protestas masivas que se produjeron para protestar por el alza del pasaje al transporte urbano de la Ciudad de Guatemala. La Asociación de Estudiantes Universitarios tuvo un papel protagónico en las protestas, pero esto trajo la persecución de sus líderes y el asesinato del secretario general de dicha asociación Oliverio Castañeda de León, el 20 de octubre de ese año.

A tan solo quince días del asesinato de Castañeda de León, fue desaparecido su sucesor, Antonio Ciani García, y en los siguientes 18 meses recibieron amenazas casi todos los dirigentes estudiantiles y profesores universitarios con vinculaciones políticas (incluso con los partidos legales). Quienes no hicieron caso y continuaron con sus actividades de protesta, murieron o fueron secuestrados.

Al iniciarse el año 1979, siguen los ataques a prestigiosos miembros de la Universidad:

  • El 25 de enero de 1979 fue asesinado Alberto Fuentes Mohr, doctor en Ciencias Económicas, diputado del Congreso y dirigente del Partido Socialista Democrático (PSD).
  • Ese mismo día, a pocas horas, fue acribillado el dirigente estudiantil y sindical Ricardo Martínez Solórzano.
  • El 14 de febrero fue asesinado Manuel Lisandro Andrade Roca, secretario general de la Universidad en el período de Saúl Osorio Paz (y dirigente estudiantil durante las jornadas de 1962).
  • El 22 de marzo fue muerto el ex alcalde de la capital Manuel Colom Argueta, en un operativo en que sus asesinos emplearon un helicóptero para dirigir la operación[51] [Nota 17]

En la Universidad, el rector Saúl Osorio Paz, después de los ataques a sus colegas y amenazas contra su persona, empezó a vivir en la rectoría, protegido por brigadas estudiantiles del partido universitario FRENTE. En un caso sin precedentes, el rector dirigió la Universidad desde la clandestinidad por casi dos años, al extremo de ser obligado a salir del país.[51]

El efecto de la represión estatal y paraestatal era peor en el movimiento estudiantil: la AEU terminó diezmada. A pesar de todo esto, la asociación continuó siendo una organización beligerante durante esta campaña de terror. Para protegerse, la AEU reestructuró su forma organizativa y para que sus dirigentes no fueran tan vulnerables, se abstuvo de revelar los nombres de éstos.

En enero de 1979, llegó a la Universidad una nueva generación de estudiantes de primer ingreso. Muchos de ellos habían sido miembros de la CEEM o las asociaciones estudiantiles en los institutos del Estado y habían participado en las jornadas de octubre de 1978. Fueron ellos quienes ocuparon el liderazgo de la AEU. Pero fue mucho más difícil reemplazar a los docentes caídos o en el exilio, lo que dio como resultado un marcado descenso en la calidad académica de la institución.[52] Más tarde se propusieron leyes que restringían severamente su autonomía, y violando el mandato constitucional de otorgarle el 5% del presupuesto nacional, su presupuesto se recortó considerablemente.[53]

Represión a intelectuales guatemaltecos[editar]

Durante la presidencia de Lucas García, se produjeron varios asesinatos a líderes de izquierda, líderes estudiantiles y sindicalistas. Los casos más destacados fueron:

Nombre Año Resumen de lo acontecido
Oliverio Castañeda de León 1978 Secretario de la Asociación de estudiantes Universitarios. Había sido muy crítico de las políticas del gobierno y había sido el principal organizador de los disturbios que se dieron en contra del aumento al pasaje urbano en 1978. Fue asesinado en octubre de 1978.
Manuel Colom Argueta y Alberto Fuentes Mohr 1979 El gobierno de Lucas García inició con una apertura para la creación de partidos políticos de centro y de izquierda, y se seleccinó específicamente al intelectual Francisco Villagrán Kramer para que dirigiera este esfuerzo. Villagrán Kramer habló específicamente con Alberto Fuentes Mohr, diputado al congreso durante ese gobierno y ex ministro de Finanzas y de Relaciones Exteriores del gobierno de Julio César Méndez Montenegro, y con Manuel Colom Argueta, ex-alcalde de la Ciudad de Guatemala entre 1970 y 1974, para que éstos formaran nuevos partidos políticos, ya que ambos eran considerados los líderes de la izquierda del país. Fuentes Mohr fundó el Partido Socialista Democrático (PSD) y Colom Argueta el Frente Unido de la Revolución (FUR). No obstante, durante el transcurso del gobierno, la posición de los grupos de poder que dirigían al gobierno de Lucas cambió radicalmente y para el momento en que sus partidos surgieron a la vida pública tanto Colom como fuentes Mohr ya habían sido asesinados.[Nota 18] [11] Francisco Villagrán Kramer renunció el 1 de septiembre de 1980, citando la indiferencia de Lucas ante las desaprobaciones de los observadores internacionales de derechos humanos.[54] [3]
Quema de la Embajada de España 1980 Grave incidente diplomático ocurrido en enero de 1980. En el murieron 37 personas: varios campesinos de El Quiché,[Nota 19] estudiantes universitarios que acompañaban a los campesinos, funcionarios de la embajada, y personalidades guatemaltecas que estaban por casualidad en la embajada como el ex vicepresidente Eduardo Cáceres Lehnhoff y el ex-canciller Adolfo Molina Orantes.[Nota 20] Como consecuencia de este hecho, España rompió relaciones diplomáticas con Guatemala.[55]
Irma Flaquer 1980 Desaparecida en la Ciudad de Guatemala el 16 de octubre de 1980. Fue una psicóloga y periodista guatemalteca conocida por sus críticas contra la sucesión de Gobiernos dictatoriales en Guatemala. Fue militante de las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR)
Alaíde Foppa 1980 Poetisa, escritora, feminista, crítica de arte, profesora y traductora, nacida en Barcelona, España de ascendencia guatemalteca por parte de madre y argentina por la vía paterna, quien vivió como exiliada en México tras el derrocamiento de Jacobo Arbenz Guzmán, país donde se casó con Alfonso Solorzano, también guatemalteco. Tuvo cinco hijos, de los cuales dos pertenecieron al Ejército Guerrillero de los Pobres en Guatemala, y murieron en ese país centroamericano. Desaparecida cuando llegó a Guatemala para renovar su pasaporte e investigar la muerte de sus hijos el 19 de diciembre de 1980.

Más tarde, un año antes de su caída del poder, se intensificó la guerra interna en el país tanto en el interior del país como en las ciudades, en donde frecuentemente se descubrían reductos guerrilleros[14]

Represión contra los sindicatos[editar]

En 1977, durante el gobierno del general Kjell Eugenio Laugerud García fue asesinado el licenciado Mario López Larrave, prestigioso abogado que había sido decano de Facultad de Derecho de la Universidad de San Carlos de Guatemala, miembro del Consejo Superior Universitario y asesor de los principales sindicatos de Guatemala. Tras su muerte, los estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad auguraron que ésta sería el inicio de una ola represiva sin precedentes[56]

El augurio se cumplió; numerosas personas relacionadas con la actividad sindical en Guatemala fueron asesinadas durante el gobierno del general Lucas García, entre las que destacan:

  • Manuel Lisandro Andrade Roca: abogado y catedrático de la USAC, co-fundador junto a López Larrave de la Escuela de Orientación Sindical (EOS). Murió el 13 de febrero de 1979.[11]
  • Johnny Dahinten: abogado y catedrático de la USAC, miembro de la EOS y asesor de los sindicatos de los ingenios azucareros. Murió el 9 de abril de 1980.[11]
  • Sindicato de la Embotelladora Guatemalteca, S.A. (embotelladora de Coca-Cola): éste fue el caso más conocido por los guatemaltecos, ya que la embotelladora central de Guatemala dejó de producir Coca-Cola, y terminó siendo ocupada por los sindicalistas que pararon la producción durante varios años a raíz del fuerte enfrentamiento entre patrono y obreros. Varios de los sindicalistas y de los representantes del patrono murieron durante el tiempo que duró el conflicto (1978-1980).[57]

Huelga en Santa Lucía Cotzumalguapa[editar]

Santa Lucía Cotzumalguapa, donde se ubica la mayoría de los ingenios azucareros y las fincas cañeras más grandes de la Costa Sur de Guatemala, fue el municipio con mayor desarrollo de las Familias de Dios y más tarde del Comité de Unidad Campesina (CUC). En febrero de 1980 se convocó a una huelga en la finca cañera de Tahuantepeque, en el mismo municipio de Santa Lucía Cotzumalguapa. Todos los trabajadores de las fincas cañeras y de algunas algodoneras de la Costa Sur se plegaron a la misma. Más de 80 mil obreros suspendieron sus labores exigiendo un aumento salarial. La asamblea local del CUC de la aldea Las Playas de Santa Lucía se constituyó en el eje principal del movimiento de huelga de principios de 1980. El grupo del CUC de Las Playas estaba compuesto por personas originarias del lugar y por un grupo de antiguos dirigentes sindicales de algunas fincas de Santa Lucía, entre otras de la finca Xatá, que a principios de los años setenta habían sido despedidos 'por rebeldes'. El grupo de mujeres de la Familia de Dios jugó un papel decisivo en el movimiento de los paros. En los primeros días de marzo de 1980, cuando todavía estaba en marcha la huelga cañera de la Costa Sur, hombres vestidos de civil intentaron secuestrar en la aldea Las Playas al líder del movimiento, pero al no lograrlo lo dejaron malherido. Tras este ataque, terminó la huelga.

Golpe de Estado del 23 de marzo de 1982[editar]

El 23 de marzo de 1982, Lucas García fue depuesto por un golpe de estado liderado por oficiales jóvenes del Ejército de Guatemala.

En las primeras comunicaciones[58] , se indicó que el golpe de Estado militar fue dirigido por un grupo de «oficiales jóvenes» del Ejército de Guatemala, cuyo objetivo sería «acabar con la corrupción». Los sublevados tomaron el control de la Ciudad de Guatemala y lograron que el general Lucas García se rindiera a los militares que horas antes habían rodeado el Palacio Nacional.[58]

Seis guarniciones militares, cinco de ellas de la capital guatemalteca, apoyadas por la fuerza aérea, estuvieron en el origen de la sublevación, una de cuyas cabezas visibles es el general de aviación Hernán Ovidio Morales. Las guarniciones sublevadas pidieron a la policía que entregase sus armas y que se uniera a ellos. No se produjeron enfrentamientos armados en la capital, aunque en el interior del país sí hubo algunos choques de menor importancia.[58] El Aeropuerto Internacional La Aurora permaneció cerrado durante varias horas, y numerosos vuelos internacionales fueron cancelados o retenidos; efectivos de la fuerza aérea controlaban la terminal, y aviones y helicópteros de combate sobrevolabann la capital en una exhibición de fuerza de los militares sublevados.[59] Los sublevados ocuparon también el edificio del Congreso, que disolvió inmediatamente su sesión; la empresa nacional de comunicaciones, Guatel, y todos los edificios oficiales importantes de la capital guatemalteca. Dos helicópteros han sido estacionados en la plaza principal de la capital, junto al palacio de gobierno, para sacar de él al presidente y a sus acompañantes. El secretario personal del general Romeo Lucas, Jorge García Granados, secretario general del Partido Revolucionario, oficial, entró esposado en el palacio de gobierno.[59]

«Frente a la crisis política, social y económica que ha engendrado y que mantiene en el poder a un grupo de guatemaltecos sin escrúpulos, el Ejército ha decidido reconducir a Guatemala hacia el camino de la verdadera democracia que exigen todos los sectores de la población».
—Lionel Sisniega Otero
Excandidato a vicepresidente por el MLN
23 de marzo de 1982[59]

Tras rendirse, Lucas García fue conducido bajo escolta militar al aeropuerto, para ser expulsado del país; apenas media hora antes se había terminado el plazo dado por los sublevados para que el presidente Lucas se entregara pacíficamente, y las tropas habían tomado posiciones para un posible asalto al palacio, situado en el centro de la ciudad.[58] [Nota 21] Mientras tanto, las calles de Ciudad de Guatemala estuvieron tomadas por carros blindados, vehículos con ametralladoras y un gran despliegue de soldados en uniforme de campaña. Las calles de Guatemala quedaron ayer desiertas, y tanto tiendas como establecimientos cerraron sus puertas. En la capital reinaba una gran tensión,[58] luego de que los canales de televisión privada de Guatemala interrumpieron su programación regular cuando recibieron «el consejo» por parte de los militares rebeldes de unirse a la cadena nacional.[59] A través de la cadena de radio y televisión estatal se pidió constantemente a los guatemaltecos que permanecieran tranquilos, dentro de sus casas y que obedeciesen únicamente las órdenes que emanasen de la Junta representativa de Gobierno.[59] [Nota 22]

El ganador de las elecciones que se habían efectuado solamente unas semanas antes, el candidato oficialista y exministro de la Defensa general Aníbal Guevara, estaba de vacaciones en Miami el día del golpe de Estado. La oposición centroderechista, a la que se unió un partido de ultraderecha, denunció un fraude en los comicios. El presidente electo debía tomar posesión en los primeros días del próximo mes de julio, en que el general Romeo Lucas abandonaría el poder.[58] Tras la salida de Lucas García, los jefes de los sublevados pidieron la comparecencia en el palacio del general Efraín Ríos Montt y del candidato a la vicepresidencia por el partido fascista Movimiento de Liberación Nacional en las pasadas elecciones, Lionel Sisniega Otero.[Nota 23]

Una vez montada la junta de gobierno, conformado por el general Ríos Montt, el coronel Horacio Maldonado Shaad y el coronel Francisco Gordillo, ésta anunció que convocaría nuevas elecciones, pero no precisó la fecha. La Junta, anunció, elaborará un «plan de trabajo que será presentado al pueblo lo antes posible».[59] La Junta de Gobierno disolvió el Congreso y abolió la Constitución tras el triunfo del golpe. En un llamamiento difundido a través de la radio y la televisión, los golpistas pidieron «comprensión internacional», y afirmaron que los militares que gobernaban a Guatemala hasta el 23 de marzo de 1982 habían propiciado una imagen del país en el extranjero que no correspondía a las verdaderas características del pueblo. Aseguraron también que eran democráticos y que respetaban «los derechos humanos de todos los guatemaltecos».[59]

Después del golpe de estado, la casa de habitación del exministro de Gobernación, Donaldo Alvarez Ruiz, fue saqueada por una turba enardecida.

Declaraciones de Ríos Montt tras el golpe de Estado[editar]

El 2 de junio de 1982, periodistas internacionales le realizaron una entrevista a Efraín Ríos Montt, en la que dijo lo siguiente sobre el gobierno de Lucas García:

  1. ¿Cuáles fueron las causas del golpe de estado?
    Hubo muchas causas; había llegado a tal forma de descomposición el gobierno que él mismo estaba cortándose sus raíces; ya no tenía raíces ni en el pueblo ni en las instituciones. Como consecuencia se cayó; así, simple y llanamente.[60]
  2. ¿En qué es este gobierno distinto al anterior?
    Este gobierno es distinto porque platica contigo,[Nota 24] por ejemplo. El gobierno anterior no platicaba contigo.[61]
  3. ¿Había corrupción en el gobierno anterior?
    Tengo entendido que muchísima corrupción. Se llegó a tal grado con la corrupción que, siendo Guatemala un país con grandes reservas económicas, en dos años se acabaron las reservas económicas; y además dejaron hipotecado todo el país con las grandes construcciones que hicieron, como anillos periféricos que realmente no tenían ningún concepto de planificación desde el punto de vista de tránsito y de tráfico.[62]
  4. ¿Cómo se da la corrupción en el ejército?
    En el ejército como institución no ha habido tal cosa; el problema está en el concepto humano, en el hombre. Han manipulado a ciertos elementos de la institución armada, a ciertos jefes; los ponen en un puesto y les dan condecoraciones o alguna cosa especial y a espaldas de ellos los negociantes de la política son los que empiezan a trabajar y a corromper todo. Pienso que por ignorancia algunos elementos de la institución fueron manipulados y corrompidos.[63]
  5. ¿Cómo se va a juzgar a esos militares corruptos?
    Con tribunales militares. Estos están en proceso de formarse porque son fueros especiales; un militar goza de un fuero especial. Esos son tribunales militares; son cárceles especiales. Porque realmente nosotros somos unas personas sin derechos, sólo con muchas obligaciones.[64] Nosotros realmente como profesionales de las armas estamos sujetos a una legislación especial y como tal así como obligaciones especiales, también derechos especiales. Nosotros no tenemos libre expresión por ejemplo; por profesión hemos renunciado a elegir y a ser electos. [65]
  6. Durante el gobierno de Lucas García había muchos proyectos sociales, mucho más que en gobiernos anteriores, excepto en los gobiernos revolucionarios (1944-1954). ¿Cómo va a ser diferente este gobierno?
    No fue Lucas García sino que el gobierno en sí; ellos dieron parcelas a las orillas de la Transversal del Norte, para sacar (a los campesinos) de los terrenos en donde había petróleo. Después dieron tierras porque compraron tierras para quedarse con el dinero de la venta de fincas. Había unos terrenos de un determinado dueño, y agarró a esa gente y la tiró a lo largo de la Transversal del Norte, por eso hicieron la carretera a la Transversal del Norte: para paliar nada más la protesta de esta gente que fue sacada de sus terrenos, en donde había petróleo.[66]

Actividad posterior[editar]

En 1999 la Audiencia Nacional Española inició un proceso penal por presuntas torturas y genocidio contra los mayas, luego de una petición formal de Rigoberta Menchú. Sin embargo, el Supremo Tribunal de Justicia de Venezuela le denegó la extradicción el 22 de junio 2005, argumentando falta de pruebas y así, revocándose la prisión domiciliaria.[54] [67]

Muerte[editar]

Murió exiliado en Puerto la Cruz, Venezuela, donde vivió por doce años con su esposa Elsa Cirigliano, padecía de alzheimer y otras dolencias, a los 81 años.[54] [68]

Referencias[editar]

  1. Solano, 2012, p. 5.
  2. a b . Madrid: El País (29 de mayo de 2006). Consultado el 3 de octubre de 2014.
  3. a b «Violence and Genocide in Guatemala» (en inglés). Universidad de Yale. Consultado el 30 de abril de 2012.
  4. a b «Biografía de Romeo Lucas García». Aquí Guatemala. Consultado el 3 de agosto de 2012.
  5. a b c d e IEPALA, 1980, p. 147.
  6. a b Solano, 2012, p. 10.
  7. Solano, 2012, p. 26.
  8. Solano, 2012, p. 27.
  9. Comisión para el Esclarecimiento Histórico (1996). REHMI: Agudización de la Violencia y Militarización del Estado (1979-1985). 
  10. a b c d Molina Calderón, José. «Lucas García y la fuga de capitales». Prensa Libre. Consultado el 4 de octubre de 2014.
  11. a b c d e «Memoria del Silencio».
  12. «Campaña Oficial de Alfabetización». Diario El Gráfico (Guatemala). 17 de febrero de 1981. 
  13. Diario El Gráfico. Periódico guatemalteco. Guatemala, 1978-1982. Consultado en la Hemeroteca Nacional de Guatemala
  14. a b El Imparcial. Periódico guatemalteco. Guatemala, 1978-1982. Consultado en la Hemeroteca Nacional de Guatemala
  15. Prensa Libre. Periódico guatemalteco. Guatemala, 1978-1982. Consultado en la Hemeroteca Nacional de Guatemala
  16. «Social consequences of development aid in Guatemala» (en inglés). Cultural survivalCultural survival quarterly report. Consultado el 30 de abril de 2012.
  17. «Efraín Ríos Montt» (en inglés). More or less. Consultado el 30 de abril de 2012.
  18. Hurtado, Paola. «Lo que sólo Romeo Lucas García pudo olvidar». Guatemala: elPeriódico. Consultado el 7 de octubre de 2013.
  19. a b c «La revolución». Via Nica. Consultado el 28 de octubre de 2014.
  20. IEPALA, 1980, p. 235.
  21. «Quema de embajada española». elPeriódico (31 de enero de 2012). Consultado el 8 de octubre de 2013.
  22. «Una crónica impactante en el aniversario de la quema de la Embajada de España tras 33 años de impunidad». Diario La Hora. Consultado el 8 de octubre de 2013.
  23. a b Perspectiva Militar, 2007, p. 1.
  24. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Agudización, 1999, p. Sección 386.
  25. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Agudización, 1999, p. Sección 387.
  26. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Agudización, 1999, p. Sección 388.
  27. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Agudización, 1999, p. Sección 389.
  28. a b Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Agudización, 1999, p. Sección 360.
  29. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Agudización, 1999, p. Sección 363.
  30. Figueroa Luis (29 de noviembre de 2011). «Bombazo en el Palacio Nacional». Blog de Luis Figueroa. Consultado el 25 de octubre de 2014.
  31. «Guatemala, viudas y huérfanos que dejó el comunismo». Guatemala: La otra memoria histórica (5 de diciembre de 2011). Consultado el 10 de octubre de 2013.
  32. a b «Avalancha terrorista en contra de la manifestación de mañana; poder público y transporte extraurbano blancos de ataque». Prensa Libre (Guatemala). 6 de septiembre de 1980. 
  33. Figueroa, Luis (29 de noviembre de 2011). «Bombazo en el parque central». Google potos plus. Consultado el 25 de octubre de 2014.
  34. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 250.
  35. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 244.
  36. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 233.
  37. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 234.
  38. a b c Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 237.
  39. a b c Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 245.
  40. a b Comisión para el Esclaremiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 246.
  41. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 238.
  42. Comisión para el Esclaremiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 256.
  43. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 253.
  44. a b Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 252.
  45. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 254.
  46. El Banco no reparó los vidrios de los pisos superiores, pero las instalaciones fueron reacondicinadas y continuaron funcionado.
  47. a b c Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 256.
  48. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 257.
  49. a b Informe REHMI, s.f., p. 1.
  50. a b Comisión Interamericana de Derechos Humanos, 1994, p. Introducción.
  51. a b Aguilera Peralta y Romero Imery 1981
  52. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Agudización, 1999, p. 1.
  53. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Agudización,, p. 1.
  54. a b c «Gen. Romeo Lucas García, 85, Former Guatemalan President, Dies» (en inglés). The New York Times (29 de mayo de 2006). Consultado el 30 de abril de 2012.
  55. «Ni uno vivo. Masacre de embajada española en Guatemala». YouTube. Consultado el 12 de julio de 2014.
  56. «Manifiesto de los estudiantes de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la USAC al pueblo de Guatemala». Asociación de estudiantes de Derecho de la Universidad de San Carlos de Guatemala (12). junio 1977. 
  57. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Caso No.13 y 1999, p:Sección II.
  58. a b c d e f El País, 1982, p. Primera plana.
  59. a b c d e f g El País, 1982, p. 3.
  60. Justice Republic, 2013, p. 0:45.
  61. Justice Republic, 2013, p. 1:00.
  62. Justice Republic, 2013, p. 1:15.
  63. Justice Republic, 2013, p. 1:50.
  64. Justice Republic, 2013.
  65. Justice Republic, 2013, p. 3:45.
  66. Justice Republic, 2013, p. 7:18.
  67. «Guatemala ex-head dies in exile». BBC News (29 de mayo de 2006). Consultado el 30 de abril de 2012.
  68. «Murió en Puerto La Cruz exdictador guatemalteco». El Nacional (Caracas, Venezuela):  p. A-13. 29 de mayo de 2006. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Kjell Eugenio Laugerud García
Coat of arms of Guatemala.svg
Presidente de Guatemala
1978 - 1982
Sucesor:
Efraín Ríos Montt

Notas[editar]

  1. «Biografía de Fernando Romeo Lucas». Biografías y Vidas. Consultado el 12 de agosto de 2014. «Una fotografía del general Lucas García se puede encontrar en esta referencia».
  2. Entrevistas con funcionarios del gobierno de Lucas García indican que Montalván Batres, en su calidad de Jefe de la Administración Pública, era el verdadero presidente de Guatemala durante ese gobierno.
  3. Entre 13000 y 45 hectáreas en el área que desde la década de 1970 se conoce como la Franja Transversal del Norte.
  4. Quien falleció el 26 de octubre de 2010.
  5. Cuando Álvarez se graduó de Derecho la posición económica de Fernando Valle Arizpe le permitió contratarlo como abogado y notario de su empresa, y a resultas de este trato continuado surgió una amistad personal entre ellos.
  6. Comité de asociaciones agrícolas, comerciales, industriales y financieras; principal ente gremial de las élites guatemaltecas
  7. Esta medida resultó en un desastre financiero que provocó la devaluación de la moneda y sus efectos persisten en el país desde entonces.
  8. CELGUSA nunca prosperó: las protestas de los vecinos y profesionales de El Progreso y las Verapaces impidieron su desarrollo.
  9. Para finalmente desalojar a esta comunidad, las Fuerzas Armadas de Guatemala llevaron a cabo la evacuación forzosa, que degeneró en la masacre de Río Negro.
  10. En esa ocasión fueron secuestrados 32 participantes cerca del Parque Centenario. Los cadáveres de 28 de ellos aparecieron torturados días después.
  11. «Fernando Romeo Lucas García, expresidente de Guatemala». Madrid: El País (29 de mayo de 2006). Consultado el 8 de octubre de 2013. «El gobierno de Lucas García es señalado como uno los mayores responsables de las violaciones de los derechos humanos en Guatemala en los informes Guatemala, Memoria del Silencio, de la ONU, y Guatemala, Nunca Más, del obispo Juan Gerardi. Romeo Lucas era uno de los acusados ante la Audiencia Nacional española por Rigoberta Menchú, como uno de los responsables directos del brutal asalto a la Embajada de España en Guatemala, el 31 de enero de 1980, donde, entre otras personas, murió calcinado Vicente Menchú, padre de la Premio Nobel de la Paz 1992».
  12. Entre los muertos se contaban: Domingo Sánchez, piloto del Ministro de Agricultura; Joaquín Díaz y Díaz, limpiador de automóviles; y Amilcar de Paz, agente de seguridad.
  13. En 2011, Esthela de Matta viuda de Furlan, presidenta de la Asociación de Viudas de Militares y Especialistas del Ejército de Guatemala, (ASOMILGUA) presentó una demanda contra 36 integrantes del Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP) y el Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT). Específicamente, señaló como responsables a confirmar, a los encargados de los frentes terroristas «Augusto César Sandino» (FACS) y «Otto René Castillo» (FORC) del EGP; los frentes terroristas «PGT-6 de Enero»; «PGT Alamos» o «palomas azules» y «Comisión militar» (COMIL) del PGT.
  14. Según información suministrada por la zona militar 19, los puentes destruidos en la ruta interamericana CA-1 en el departamento de Huehuetenango en 1982 fueron: el puente Pucal ubicado en el kilómetro 243; el puente San Juan, ubicado en el kilómetro 280, el puente Chanjón, ubicado en el kilómetro 295, el puente El Cable, ubicado en el kilómetro 308, y el puente El Boquerón, ubicado en el kilómetro 315.
  15. Entre las fuerzas del ejército y las de elementos guerrilleros de la URNG
  16. Unos en la Sierra Ixil, y otras en el Ixcán, fronterizo con México
  17. Colom había sido director del Centro de Estudios Urbanos y Regionales (CEUR) de la Universidad de San Carlos de Guatemala y dirigente político del Frente Unido de la Revolución (FUR). Junto a Fuentes Mohr fueron los más destacados miembros de la oposición política legal. Sus muertes cerraron, aún más, el espacio político guatemalteco. Estos asesinatos y amenazas en contra de dirigentes del FUR y el PSD continuaron en 1979 y 1980, y en años posteriores en contra de la Democracia Cristiana Guatemalteca.
  18. Ambos líderes murieron en cuestión de dos meses a principios de 1979
  19. Entre los que se encontraba Vicente Menchú, padre de la futura Premio Nóbel de la Paz 1992 Rigoberta Menchú
  20. Ambos miembros del Instituto Guatemalteco de Cultura Hispánica.
  21. «Golpe de Estado militar en Guatemala». Madrid: El País (24 de marzo de 1982). Consultado el 29 de octubre de 2014. «Ríos Mont fue candidato de la Democracia Cristiana guatemalteca en las elecciones de 1974, y entonces aseguró que había sacado más votos que el general Eugenio Laugerud García, pero el Congreso designó presidente a este último, que era candidato de los sectores oficiales».
  22. Originalmente se dijo que los militares habían anunciado la formación de una «Junta representativa de Gobierno» cívico-militar y la celebración de nuevas elecciones en el país, «donde la voluntad del pueblo sea respetada»; pero esto nunca se materializó.
  23. El candidato presidencial del MLN era Mario «el Mico» Sanvodal Alarcón, quien era el hombre fuerte del partido y de los gobiernos militares anteriores; sin embargo, padecía de cáncer en la garganta y no podía hablar con claridad, por lo que se llamó a Lionel Sisniega Otero en su lugar.
  24. Se refiere aquí a las entrevistadoras internacionales.