Fernando Butazzoni

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fernando Butazzoni
Fernando Butazzoni.jpg
Nacionalidad

Flag of Uruguay.svg Uruguay

o
Ocupación escritor, periodista, guionista
Premios Casa de las Américas en 1979
Premio Bartolomé Hidalgo en 2008
Premio Morosoli en 2011
Ver todos
Sitio web oficial

Fernando Butazzoni, (Montevideo, 1953), es un escritor, guionista y periodista uruguayo. Traducido a una decena de idiomas, es ganador de varios premios internacionales de literatura y cine.

Biografía[editar]

Nacido en el seno de una familia humilde, vivió desde muy pequeño en la ciudad de Las Piedras, donde realizó sus estudios en las escuelas Artigas y San Isidro, de los padres salesianos. Durante sus primeros años en la secundaria, comenzó a vincularse al movimiento teatral, actuó y escribió pequeñas obras de teatro y recreó en la escena la muerte de García Lorca. De esos años provienen sus primeras experiencias literarias. En 1968, al calor de las revueltas estudiantiles, se integró al incipiente movimiento estudiantil de resistencia al gobierno de Jorge Pacheco Areco.

Exilio[editar]

Participó en las movilizaciones estudiantiles de la época y en 1971 se integró a la lucha política. Tras ser arrestado en varias ocasiones, debió exiliarse en 1972. Luego de vivir la experiencia del gobierno socialista de Salvador Allende en Chile, en 1973 Butazzoni debió abandonar ese país, radicándose en Cuba. Allí realizó trabajos comunitarios, estudió Ciencias Biológicas en la Universidad de Oriente, fue profesor de Enseñanza Secundaria y escritor de programas de radio en la ciudad de Holguín. En 1979, a la edad de 25 años, obtuvo con su primer libro (Los días de nuestra sangre) el Premio Casa de las Américas de cuentos. A fines de 1978 se enroló en las filas de la resistencia nicaragüense contra la dictadura de Anastasio Somoza y a comienzos de 1979 fue enviado al frente de batalla como oficial de artillería en una unidad de combate del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Participó en varias batallas y en la campaña del Frente Sur, en las selvas de La Zopilotera y en la toma de ciudades y pueblos. El 19 de julio de 1979 combatió en la toma de Managua, la capital del país. Tras la guerra, permaneció en Nicaragua hasta 1980, donde escribió su libro de poemas De la noche y la fiesta, que obtuviera una mención en el Premio Internacional de Poesía Rubén Darío. Ese mismo año regresó a La Habana.

Al año siguiente comenzó a trabajar como periodista para diversas publicaciones latinoamericanas y europeas, y escribió su primera novela (La noche abierta) la cual fue galardonada por la Confederación de Universidades de Centroamérica con el premio EDUCA de Narrativa Latinoamericana de 1981.

En 1982 fue jurado del Premio Casa de las Américas, en La Habana, y del Premio EDUCA, en San José de Costa Rica. Viajó también a Europa, y en Suecia colaboró en la fundación de la publicación cultural La Revista del Sur. En 1983 se radicó en Suecia con su familia. Vivió una temporada en Italia, de donde es oriunda su familia (San Daniele, Friuli) y trabajó como corresponsal de guerra en América Central.

Obras suyas han sido traducidas al inglés,[1] francés,[2] portugués, sueco, italiano,[3] rumano,[4] ruso,[5] búlgaro.[6]

Después del exilio[editar]

Butazzoni regresó al Uruguay en 1985, una vez reinstalado el gobierno democrático. Ese mismo año se integró al grupo fundacional del semanario Brecha, donde colaboró con sus páginas literarias.

Por concurso, en 1986 fue designado director de la revista “Gaceta Universitaria”, órgano de la Universidad de la República que había sido censurado y clausurado durante la dictadura militar. En ese año se publicó en Montevideo su segunda novela El tigre y la nieve, la cual obtuvo un importante éxito editorial y fue traducida a varios idiomas. También se vendieron sus derechos cinematográficos a una productora independiente de EEUU y participó en la elaboración del guion para la película, pero el proyecto no llegó a realizarse.

En 1988 se integró al equipo del diario La República, donde llegó a ocupar el cargo de Secretario de Redacción. También trabajó en radio, y colaboró con proyectos internacionales de la Unesco en el área de las comunicaciones y la cultura.

En 1990 fue invitado a pronunciar el discurso inaugural del Premio Casa de las Américas, en La Habana, y a integrar el jurado de dicho concurso.

En la década de 1990 continuó escribiendo y publicando (Príncipe de la muerte, La noche en que Gardel lloró en mi alcoba, Ensayos del Orobon, Mendoza miente), al tiempo que participó en charlas, conferencias y encuentros internacionales de escritores en EEUU, Europa y América Latina.

En 1994 fundó y dirigió la revista Índice Universitario, dedicada al análisis de la educación superior y a la información científica y humanística. El proyecto fue un rotundo fracaso empresarial, pero recibió elogios desde ámbitos académicos y periodísticos.

Entre 1995 y 2000 llevó adelante distintos proyectos periodísticos en radio, entre ellos la dirección, junto con el periodista Alfonso Lessa, del programa “En vivo y en directo”, de radio Sarandí. Esta experiencia, en la que se efectuaron entrevistas y mesas redondas de gran importancia con intelectuales y pensadores de diversas partes del mundo (José Saramago, Leopoldo Zea, Arturo Pérez-Reverte, entre otros) duró apenas 10 meses, pues la empresa propietaria de la emisora canceló su contrato y lo sacó del aire.

En el año 2002 comenzó a desarrollar, junto al escritor argentino Mempo Giardinelli, distintas tareas de resistencia a la política guerrerista de EE.UU. En 2003 crearon un Comité Internacional de Intelectuales Contra la Guerra, en el que participaban, entre otros, Juan Gelman, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Luis Sepúlveda, Antonio Cisneros y Angélica Gorodischer.

En abril de 2003 publicó su “Carta de un viejo disidente” en la que manifiesta su solidaridad con Cuba a la vez que reafirma sus profundas discrepancias con el rumbo de la revolución. Así como sus opiniones críticas le habían valido en 1990 el distanciamiento de muchos intelectuales de izquierda, esta pieza periodística, reproducida en diarios y revista latinoamericanos, estadounidenses, franceses, italianos y españoles, le generó el encono de círculos vinculados a la derecha más conservadora.

Entre 1993 y 2001 fue corresponsal en Uruguay del diario Clarín de Buenos Aires, por ese entonces el de mayor circulación en el mundo hispanohablante. Actualmente colabora con revistas culturales y otras publicaciones de América Latina y Europa.

Entre noviembre de 2003 y mayo de 2005 dirigió y condujo el programa radial “Aquí & Ahora”, a través de M24 (97.9 FM de Montevideo y repetidoras en Maldonado, Florida y Colonia). El ciclo, pensado como forma de agitación y reflexión popular, tuvo un enorme éxito, que lo colocaron entre los programas de mayor audiencia en la radio uruguaya.

En julio de 2005 fue designado Director de Promoción Cultural del Gobierno de su ciudad natal, cargo que ocupó hasta el año 2008, cuando fue designado Director General de Comunicaciones de la Alcaldía de Montevideo. Además, sus trabajos periodísticos son publicados semanalmente por medios de prensa de Montevideo, del interior del país y de otros países.

En 2009 se edita su novela Un lugar lejano, que fue llevada al cine por el director José Ramón Novoa. La película del mismo título fue protagonizada por Erich Wildpret y Marcela Kloosterboer.

En marzo de 2010 es designado Presidente del Consejo Directivo del SODRE, instituto público que se dedica a la promoción de la música sinfónica, el ballet y las artes escénicas en el país, hasta mayo de 2013, donde renuncia al cargo por motivos personales.[7]

En 2013 se estrenó la película Esclavo de Dios, con guión de Fernando Butazzoni, dirigida por Joel Novoa, que generó una áspera polémica internacional[8] a raíz del cuestionamiento que en ella se hace del enfrentamiento entre israelíes y palestinos. Esclavo de Dios, su director y su guionista, han obtenido varios premios internacionales de cine (Huelva, Santa Barbara, Lleida, entre otros).[cita requerida]

En 2014 se publicó Las cenizas del Cóndor, una extensa novela reportaje sobre los episodios vinculados al Terrorismo de Estado en Latinoamérica. La novela ha tenido una fuerte repercusión nacional e internacional.[9]

Bibliografía[editar]

Premios y honores[editar]

Fernando Butazzoni digital portrait en 2014.
  • 1979, Premio Casa de las Américas de narrativa (Cuba)
  • 1980, Premio Rubén Darío de Poesía (Mención. Nicaragua)
  • 1981, Premio EDUCA de Narrativa Hispanoamericana (Costa Rica)
  • 1986, Premio de novela Revista Crisis (mención, Argentina)
  • 2004, Premio de guion Festival de Cine de La Habana.
  • 2007, Premio Planeta Casa de América (finalista)
  • 2008, Premio Bartolomé Hidalgo (Uruguay)
  • 2009, Premio de Novela Rómulo Gallegos (Finalista. Venezuela)
  • 2011, Premio Morosoli de las letras (Uruguay)
  • 2013, Premio Manuel Barba, Mejor Guion Festival de Huelva (España)
  • 2014, Premio Nueva Visión, Santa Barbara Film Festival (USA)
  • 2014, Premio a Mejor Guion, Festival de Cine Venezolano de Mérida (Venezuela)

Filmografía (como guionista)[editar]

  • 2002, Seregni-Rosencof (mediometraje, Uruguay)
  • 2009, Un lugar lejano (largo de ficción, Avalon-Alpeh-Joel Films)
  • 2009, Zona Cero (corto de ficción)
  • 2010, Des-autorizados (largo de ficción, Unity Films)
  • 2013, Esclavo de Dios (largo de ficción, Joel Films)
  • Solo (largo de ficción, Unity Films, en post producción)[10]
  • Tamara (largo de ficción, Joel Films, en rodaje)[11]
  • The Pilgrim of Kuwait (largo de ficción, Joel Films, en pre-producción)[cita requerida]

Acerca de su obra[editar]

  • Sobre “El tigre y la nieve”:

"El autor interpela al pasado, pero también construye una historia de amor, de solidaridad, de sacrificio, de abnegación y de heroísmo. Fernando Butazzoni confirma todo su talento de lúcido narrador y agudo observador de la realidad, concibiendo un relato desgarrador que golpea y convoca a la reflexión. Este libro es un documento inapelable, que denuncia -sin eufemismos- parte de una tragedia de dimensiones apocalípticas que también afectó a los uruguayos, cuyo recuerdo aún nos espanta, agravia y exaspera." (Hugo Acevedo en La República, Montevideo, 2 de abril de 2006).

"Una historia dura y desolada, pero a través de sus recuerdos llegan también los gestos, las palabras, las imágenes de otros, desconocidos, anónimos que fueron capaces de maledicencia y traición y también de ternura o heroísmo antes de desaparecer. La novela deja planteada la pregunta sobre qué quiere decir sobrevivir."(Carina Blixen: “Una novela imprescindible”, en El País Cultural, Montevideo, mayo de 2006).

An example of testimonial fiction.”(Alexandra Falek, “The Fiction of Afterwards”, ProQuest, Michigan, 2009, pp. 78 y sgtes.)

  • Sobre “Un lugar lejano”:

"Con una prosa de impecable factura, Butazzoni une a su relato diversas vías de especulación, abriendo múltiples expectativas, sugiriendo y reflexionando al mismo tiempo. La mítica Patagonia, con su enjambre de misterios, le brinda un marco propicio. No solo se instala al protagonista próximo a la muerte sino que además se lo aísla en un páramo de silencio y soledad donde lo único que reina es la incertidumbre. Julián Palacios sólo se tiene a sí mismo en un rincón del mundo donde ni los celulares funcionan y la geografía, como el tiempo, incitan al engaño o al milagro. En esas circunstancias lo insólito es lo único esperable, los deseos pueden volverse algo material y palpable.Alfredo Alzugarat en El País Cultural, Montevideo, 20 de noviembre de 2009).

Una poderosa historia acerca de la esperanza”. Daniel Viglione, en El Observador, 12 de septiembre de 2009)

  • Sobre “La noche en que Gardel lloró en mi alcoba”:

Butazzoni supera en mucho las ingenuas novelizaciones de una vida. En veinte capítulos y un epílogo recrea instancias biográficas de Gardel tomando de ellas, con un gran impulso poético, la situación que le permite elaborar los momentos de su personaje”. Jorge Rufinelli: “La sonrisa de Gardel”, ediciones Trilce, Montevideo, 2004, pp. 92 y sgtes.)

Sobre “Las cenizas del Cóndor”:

Un libro que revela un abrumador trabajo de investigación periodística. Una de sus virtudes es la negativa al maniqueísmo, lo cual probablemente le va a generar al autor enojos de todos los bandos. Pocos trabajos recientes, incluyendo los escritos por periodistas o historiadores, se han atrevido a abarcar tanto, creciendo desde una central, conflictiva y dramática historia de amor hasta armar un cuadro que incluye a la CIA, el KGB, el peronismo, los varios servicios zonales y otros actores, bastante inesperados, que tuvieron que ver con ese trágico período. Butazzoni nunca pierde de vista que la tragedia latinoamericana de los sesenta y setenta se enmarcó en un panorama mayor.” Guillermo Zapiola en El País, 9 de marzo 2014.

En este libro se muestra con absoluta precisión cómo funcionaba el aparato represivo, y en el caso chileno, cómo operaba la sociedad entre Pinochet y el Mamo Contreras. Las cenizas del Cóndor es un gran aporte para todos nuestros países en la comprensión de lo que ocurrió en aquel tiempo”. Francisco Martorell, Revista El Periodista, Santiago de Chile.

Un auténtico thriller, una novela hipnótica”. Camilo Egaña, en CNN, 31 de marzo de 2014.

Referencias[editar]

  1. Global Issues. «The most beloved...».
  2. Bibliotheque de Bordeaux. «Le tigre et la niege».
  3. Reviste Universitá di Milano. «Elogio dei regni imaginari».
  4. Picu, Hora. «”La căderea nopţii” de Fernando Butazzoni».
  5. металл, нас много, trad. de Yuri Vannikov, editorial Joven Guardia, Moscú, 1986
  6. когато започва нощ, trad. de Emilia Yulzarí, Sofía, editorial панорама, 1981
  7. El País (14 de mayo de 2013). «Renunció el presidente del Sodre». Consultado el 30 de junio de 2013.
  8. El Universal (30 de junio de 2013). «Esclavo de Dios se estrena con polémica incluida». Consultado el 4 de junio de 2014.
  9. El País (6 de abril de 2014). «Las cenizas del Cóndor al cine». Consultado el 4 de junio de 2014.
  10. El Nacional. «Solo de José Ramón Novoa se estrenará en agosto». Consultado el 4 de junio de 2014.
  11. setib. «La SEGIB entrega a la película “Tamara”, de la directora Elia Schneider, un reconocimiento a la perspectiva de género». Consultado el 4 de junio de 2014.

Enlaces externos[editar]