Federico Sturzenegger

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Federico Sturzenegger
Federico Sturzenegger.JPG

Diputado Nacional por la Ciudad de Buenos Aires
Actualmente en el cargo
Desde el 10 de diciembre de 2013

Datos personales
Nacimiento 11 de febrero de 1966 (48 años)
Rufino, Santa Fe,
Flag of Argentina.svg Argentina
Partido PRO
Alma máter Universidad Nacional de La Plata
MIT
Sitio web fsturzenegger.com.ar
[editar datos en Wikidata ]

Federico Sturzenegger (Rufino, 11 de febrero de 1966) es un economista argentino que actualmente se desempeña como Diputado Nacional por PRO en la Ciudad de Buenos Aires. Anteriormente fue presidente del Banco Ciudad de Buenos Aires. Paralelamente a su cargo en el Congreso Nacional, se desempeña como docente en la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella. Académicamente co-introdujo la Materia Oscura, un concepto utilizado en economía regularmente para referirse a los activos "invisibles" que explican la diferencia entre estimaciones oficiales de la cuenta corriente y estimaciones basadas en los retornos actuales de la posición financiera neta. Con su colega Eduardo Levy Yeyati elaboró una popular clasificación de regímenes cambiarios de facto en contraposición a los que se solían usar que eran de jure.

Carrera[editar]

Se licenció en Economía en la Universidad Nacional de La Plata, y logró su doctorado en 1991 en el Massachusetts Institute of Technology.

Entre 1991 y 1994, se desempeñó como docente en la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA). Volvió a la Argentina cuando José Estenssoro lo designa como Economista Jefe de YPF, cargo que ocupó entre 1995 y 1998.

En 1998 Sturzenegger deja su posición en YPF para pasar a ser el Decano de la Universidad Torcuato Di Tella hasta el año 2001. En vistas de una crisis inminente, en el año 2001 interrumpe su profesión académica y decide participar en el sector público como Secretario de Política Económica en Argentina.[1] En el año 2002 vuelve a su ocupación previa de Decano de la Universidad Torcuato Di Tella hasta el año 2005.

Entre 2005 y 2007 Sturzenegger fue profesor visitante en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy en la Universidad de Harvard. Durante el año 2005 fue elegido el Joven Líder Global en el Foro Económico Mundial de Davos y en el 2006 recibió el Premio Konex, en la categoría Humanidades.[2] En el año 2008 cuando Mauricio Macri, el jefe de gobieno de la Ciudad de Buenos Aires, le pide que actúe como Presidente del Banco Ciudad él vuelve a la Argentina. Durante su gestión el banco dio un giro al pasar de perder 160 millones de pesos argentinos anualizados durante los seis meses previos a su nombramiento a pasar a ser la empresa pública más rentable en el país seis años después con ganancias record superiores a 1300 millones de pesos en el año 2013.[3] Su gestión en el banco se volvió un caso de estudio en Harvard.[4]

En el año 2013 Federico Sturzenegger renuncia como Presidente del Banco Ciudad para ser Diputado Nacional por la Ciudad de Buenos Aires, perteneciendo al bloque del Pro.

Gestión en el Banco Ciudad[editar]

Nueva sede del Banco Ciudad en el barrio de Parque Patricios

En febrero de 2008 Federico Sturzenegger fue nombrado Presidente del Banco Ciudad, un banco público de propiedad del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Antes del nombramiento de Sturzenegger el banco perdía dinero. En la segunda mitad del 2007 había sufrido perdidas de 80 millones de pesos argentinos. En 2013, después de seis años bajo la gestión de Sturzengger, el banco tuvo ganancias por más de 1300 millones de pesos argentinos,convirtiéndose en la empresa pública más rentable de Argentina. Entre los años 2008 y 2012 el banco triplicó su valor neto y multiplicó por 7 sus préstamos a Pymes, por 6 sus préstamos a grandes empresas, y por 4 sus préstamos hipotecarios.[5]

Durante la gestión de Sturzenegger el banco se convirtió en el único banco del sistema que ofrecía cajas de ahorro gratuitas para todos sus clientes, el único que no cobraba las comisiones usurarias por las que Cristina Kirchner denunciaría luego a los bancos, el único que había instalado sucursales en las villas y el único que ofrecía préstamos, incluso hipotecarios, para gente que ganaba el salario mínimo. El banco también se volvió conocido por promover distintas alternativas de transporte, como los préstamos que le ofrecían al cliente comprar su propia bicicleta,[6] o que un chofer de taxi pudiera convertise en su propio patrón.[7]

La gestión de Sturzenegger es reconocida por implementar un sistema de contratación meritocrático inspirado en el Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social. El objetivo primario de este nuevo sistema era promover igualdad de oportunidades a través de un reclutamiento basado en resultados académicos. Se hacía una selección inicial basada en los promedios de los secundarios y universitarios. El grupo preseleccionado de aplicantes luego tenía que realizar otro examen en la Universidad de Buenos Aires. Los que habían estudiado en escuelas públicas eran priorizados durante la selección. También se llevaron medidas a cabo como impedir la contratación privilegiada de familiares de empleados del banco, y se impidió que los gerentes se puedan jubilar cinco años antes.[8] [9]

Para el año 2013 el banco iba a mudar su casa matriz a un nuevo edificio diseñado por Norman Foster en Parque Patricios. El nuevo edificio fue diseñado con estándares de construcción que lo volverían en el edificio público más sustentable de Latinoamérica.[10]

La Escuela de Negocios de Harvard realizó un caso de estudio describiendo la renovación del Banco Ciudad y clasificando la gestión de Sturzenegger como una de las dos experiencias más exitosas de transformación de una empresa pública.[11] [12] [13]

En el año 2013 cuando Federico Sturzenegger renuncia como Presidente del Banco Ciudad para ser Diputado Nacional por la Ciudad de Buenos Aires, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires designa como Presidente del Banco Ciudad a Rogelio Frigerio.[14]

Materia Oscura[editar]

Materia Oscura es una expresión impulsada por Sturzenegger y Ricardo Hausmann para referirse a los activos "invisibles" que explican la diferencia entre estimaciones oficiales de la cuenta corriente y estimaciones basadas en los retornos actuales de la posición financiera neta. En el caso de Estados Unidos, la Oficina de Análisis Económico (BEA) estimó que el déficit de cuenta corriente del país era de US$ 2.5 billones en 2004. Sin embargo, de acuerdo a Sturzenegger y su colega Ricardo Hausmann, el déficit de cuenta corriente de los Estados Unidos no puede ser tan alto como la estimación porque de otro modo estaría pagando grandes cantidades de intereses sobre la deuda. Este no parecía el caso: los ingresos netos en 2004 eran de US$ 30.000 millones, que no es menor de lo que era en 1980, antes de que los Estados Unidos consolidaran su déficit de cuenta corriente. Por lo tanto, los autores argumentan que la "verdadera" cuenta corriente acumulada entre los años 1980 y 2004 tenía resultados positivos, y que de alguna manera una gran cantidad de activos (del exterior)estaban quedando fuera de las cálculos.[15] [16]

Esta "riqueza desaparecida" es la Materia Oscura, generada por la exportación de ideas y servicios (como seguros o liquidez) no contabilizados desde EE. UU. a otras economías. Los dos autores sostienen que los EE. UU. tuvieron exportaciónes que no se ven reflejadas en las estadísticas oficiales de intercambio, estas exportaciónes están compuestas por el know-how de empresas que acompañan la inversión extranjera directa.[17] Estas exportaciones incrementan el valor de los activos en el exterior, por lo tanto disminuyen el verdadero valor del déficit. Por estos motivos argumentan que la situación financiera de los EE. UU. no es lo que aparenta a primera vista y que hay menos razones para preocuparse. Adicionalmente, la materia oscura en la cuenta corriente de los EE. UU. tiene implicaciones en las cuentas corrientes de otros países, que han estado acumulando inadvertidamente pasivos al importar know-how.[18]

La idea de la Materia Oscura no ha sido libre de críticas. En primer lugar, Willem Buiter ha argumentado que la Materia Oscura debería resultar en una tasa de rendimiento más alta para los activos en el exterior de EE.UU. en comparación a la de los pasivos que tiene en el exterior. Sin embargo, sostiene que no hay ninguna evidencia convincente de que sea este el caso.[19] En segundo lugar, el ingreso de los EE.UU. correspondiente a la Materia Oscura parece variar enormemente de año a año, incluso cuando surge de una característica permanente de la economía de los EE.UU. como la exportación del know-how.[20] Por último, Mathew Higgins, Thomas Klitgaard, y Cedric Tille, coinciden en que los activos en el exterior de los EE.UU. actualmente están subvaluados. Sin embargo, argumentan que es aún más importante que los pasivos en el exterior están "sobre" valuados. De esta manera, los EE.UU. tienen menos pasivos en el exterior de lo que es actualmente asumido; este hecho (en vez de la Materia Oscura) explica los altos ingresos inesperados.[21] En un artículo en 2007, Sturzenegger y Hausmann responden a algunas de estas críticas defendiendo la existencia y función de la Materia Oscura.[22]

Regímenes Cambiarios De Facto: Hechos vs Palabras[editar]

Junto con Eduardo Levy Yeyati elaboró una popular clasificación de regímenes cambiarios de facto en la publicación "Clasificando Regímenes Cambiarios: Palabras vs Hechos".[23] Sturzenegger y Levy Yeyati sostenían que la mayoría de los estudios económicos utilizaban las clasificaciones de regímenes cambiarios de jure del FMI, basado en un régimen anunciado por los gobiernos, a pesar de la gran cantidad de reconocidas inconsistencias entre las políticas reportadas y las que sucedían en realidad. Muchos de los países que en teoría tenían un tipo de cambio flexible intervenían de una manera tan consistente que en la práctica había muy poca diferencia (en términos de desempeño observable) con países que tenían un régimen de tipo de cambio fijo explícito. De la misma manera, devaluaciones periódicas de pegs en países que tienden a la inflación eran el resultado de políticas monetarias que eran inconsistentes con regímenes de tipo de cambio fijo y hacían que en la práctica el régimen de tipo de cambio se asemeje a uno flotante. Más aún, países que parecían comportarse de acuerdo al régimen que declaraban durante tiempos tranquilos, podían verse tentados a cambiar el curso de acción una vez que el régimen estaba bajo estrés. Por lo que se podría plantear un escenario muy diferente en la elección de regímenes cambiarios una vez que el contexto internacional se vuelve más volátil.

Los autores iniciaron una nueva clasificación de regímenes cambiarios que refleja las políticas actuales y no las anunciadas. Esta clasificación es conocida como de facto y provee una alternativa y un complemento a la clasificación habitual de jure. Sturzenegger y Levy Yeyati logran definir los regímenes cambiarios de acuerdo a tres variables clasificadoras: cambios en el tipo de cambio nominal, la volatilidad de estos cambios, y la volatilidad de las reservas internacionales. Dependiendo de como actúan las economías con estas variables se genera una clasificación de los regímenes cambiarios, donde los regimenes de tipo de cambio fijo son asociados con reservas internacionales apuntadas a reducir la volatilidad del tipo de cambio nominal, y los regímenes de tipo de cambio flotante con una gran volatilidad en el tipo de cambio nominal con reservas relativamente estables. Por lo tanto, el comportamiento de estas tres variables de clasificación serían suficiente para determinar el régimen al que un país debería ser asignado en cualquier momento en el tiempo.

Libros[editar]

Ha escrito 8 libros.

Sturzenegger junto a Mauricio Macri en la presentación de su libro Yo no me quiero ir.
  • The Political Economy of Reform (MIT Press, 1998)
  • Coordinación de Políticas Macroeconómicas en el Mercosur (Fondo de Cultura Economía, 2000)
  • Dollarization (MIT Press, 2002)
  • La Economía de los Argentinos (Planeta, 2003)
  • El País que Queremos (Editorial Temas, 2006)
  • Debt Defaults and Lesson from a Decade of Crises (MIT Press, 2007)
  • The Natural Resources Trap (MIT Press, 2010)
  • Yo No me Quiero Ir (Planeta, 2013)

Vínculos Externos[editar]

Referencias[editar]

  1. «Federico Sturzenegger | World Economic Forum - Federico Sturzenegger». weforum.org. Consultado el 30 de mayo de 2014.
  2. Federico Sturzenegger en la Fundación Konex
  3. http://www.bancociudad.com.ar/mas/estados-financieros
  4. http://hbr.org/product/Banco-Ciudad--A---Who-is-/an/712029-PDF-ENG
  5. http://www.bancociudad.com.ar/mas/estados-financieros
  6. http://www.bancociudad.com.ar/accesos-directos/promo-bicicletas
  7. http://www.bancociudad.com.ar/accesos-directos/ciudad-taxis
  8. http://www.lanacion.com.ar/1440568-el-banco-ciudad-es-un-caso-de-estudio-en-estados-unidoslas-razones
  9. http://mba.americaeconomia.com/articulos/reportajes/batalla-en-la-ciudad
  10. http://www.lanacion.com.ar/1676377-macri-muda-a-parque-patricios-la-sede-de-la-jefatura-de-gobierno-de-la-ciudad
  11. http://hbr.org/product/Banco-Ciudad--A---Who-is-/an/712029-PDF-ENG
  12. http://www.lanacion.com.ar/1440568-el-banco-ciudad-es-un-caso-de-estudio-en-estados-unidoslas-razones
  13. http://www.lanacion.com.ar/1440568-el-banco-ciudad-es-un-caso-de-estudio-en-estados-unidoslas-razones
  14. http://www.ieco.clarin.com/economia/Designan-Rogelio-Frigerio-Banco-Ciudad_0_1042096274.html
  15. «Global Imbalances or Bad Accounting? The Missing Dark Matter in the Wealth of Nations». CID Working Paper No. 124. January 2006. http://www.hks.harvard.edu/var/ezp_site/storage/fckeditor/file/pdfs/centers-programs/centers/cid/publications/faculty/wp/124.pdf. 
  16. «U.S. and Global Imbalances: Can Dark Matter Prevent a Big Bang?». CID Working Paper. November 2005. http://www.cid.harvard.edu/cidpublications/darkmatter_051130.pdf. 
  17. Mandel, Michael (December 28, 2005). «Dark Matter». Consultado el 1 October 2012. 
  18. «The missing dark matter in the wealth of nations and its implications for global imbalances». Economic Policy 22 (51):  pp. 469–518. 2007. doi:10.1111/j.1468-0327.2007.00182.x. http://onlinelibrary.wiley.com.ezp-prod1.hul.harvard.edu/doi/10.1111/j.1468-0327.2007.00182.x/abstract. 
  19. «Dark matter or cold fusion?». Goldman Sachs Global Economics Paper No: 136. January 2006. http://www.willembuiter.com/dark.pdf. 
  20. «America's dark materials». The Economist. 19 January 2006. Consultado el 1 October 2012. 
  21. «Borrowing without Debt? Understanding the U.S. International Investment Position». Business Economics 42 (1):  pp. 17–27. January 2007. doi:10.2145/20070102. http://www.springerlink.com/content/g687686444373681/. 
  22. «The valuation of hidden assets in foreign transactions: why "dark matter" matters». Business Economics 42 (1). January 2007. http://www.freepatentsonline.com/article/Business-Economics/162234839.html. 
  23. http://ces.univ-paris1.fr/membre/Cudeville/pdf/pdf%20M2/levy-yeyati.pdf