Fátima az-Zahra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Fatima Zahra»)
Saltar a: navegación, búsqueda
El nombre de Fátima en caligrafía árabe

Fátima az-Zahra (en árabe: فاطمة الزهراء, "la luminosa"; La Meca, 606Medina, 632) fue una mujer árabe, hija del profeta musulmán Mahoma (Muhammad) y transmisora de la sucesión consanguínea de éste.

Fátima es hija del profeta Mahoma y su primera esposa Jadiya. Es su cuarta hija luego de Záynab, Ruqayya, y Ummu Kulzum. A los diez años de edad (aunque otras fuentes dicen que fue con diecinueve años de edad), contrajo matrimonio con Ali ibn Abi Tálib, el cuarto de los califas musulmanes y primer Imán de los musulmanes chiitas, yerno y primo hermano de Mahoma, con el que tuvo tres hijos varones: Hasan, Husáyn y Múhsin, y dos hijas: Zainab y Ummu Kulzum. Fátima les puso el mismo nombre que dos de sus hermanas fallecidas para que se repartieran los nombres de la Casa Profética.

Para los musulmanes Fátima es objeto de inspiración y su nombre es el más popular en el mundo musulmán.

Ella participó en varias acciones políticas muy importantes registradas en todas las fuentes islamicas. En primer lugar, después de la conquista de La Meca, ella se negó a ofrecer su protección (como hija de Mahoma) a Abu Sufyan ibn Harb. En segundo lugar, después de la muerte de su padre, defendió valientemente la causa de su esposo Ali, radicalmente opuesto a la elección de Abu Bakr como Califa del Islam y también tenía violentas disputas con Umar, segundo califa del Islam. En tercer lugar, reclamó los derechos de propiedad de su padre y desafió y rechazó a Abu Bakr, al cederlos a Fadak y una participación en el producto de Khaybar.

Murió pocos meses después de la muerte de Mahoma y fue enterrada en el cementerio de Jannat al-Baqi. Muchos musulmanes chiítas creen que falleció como consecuencia de una lesión causada por Umar, mientras ella defendía a su esposo Ali de los ataques de Abu Bakr.

Nacimiento[editar]

Fátima nació en La Meca, hija de Khadija y de Mahoma, cinco años antes de que este recibiera las primeras revelaciones, exactamente, nació en el año 605 durante la reconstrucción de la Kaaba.

Títulos[editar]

Fátima recibe muchos títulos por parte de los musulmanes, que demuestran su admiración por sus características físicas y morales. El título más utilizado es "az-Zahra", que significa "La que Brilla" y es conocida comunmente como Fatimah Az-Zahra. También se le da el título de "al-Batul" (la casta y pura) ya que pasó gran parte de su tiempo dedicándose a la oración, recitando el corán y a otros actos de culto.

Infancia y juventud[editar]

Después de su nacimiento fue atendida y cuidada personalmente por su madre, Khadija, en contra de las costumbres de la Arabia pre-islamica, donde los recién nacidos eran enviados con nodrizas a los pueblos de los alrededores. Ella pasó su primera juventud bajo la protección de sus padres, en La Meca, a la sombra de las tribulaciones sufridas por su padre a manos del clan Quraish.

Según la tradición, en una ocasión, mientras Mahoma estaba rezando el Salat (oración) en la Kaaba, Abu Jhal y sus hombres vertieron placenta de camello sobre él. Fátima, al conocer la notícia, corrió hacia su padre y le limpió la suciedad mientras regañaba a los hombres.

Tras la muerte de su madre, ella se sintió superada por el dolor y le pareció muy difícil llegar a un acuerdo con la muerte de su madre. Ella se sintió consolada por su padre, quien le informó que había recibido un mensaje de Allah a través del Ángel Gabriel, diciéndole que Allah le había edificado a Khadija un palacio en el cielo.

Matrimonio con Ali Ibn Abi Talib[editar]

Muchos de los compañeros de Mahoma le pidieron su mano, incluyendo a Abu Bakr as-Siddiq y Umar ibn al-Jattab. Mahoma les negó a todos el matrimonio con su hija, diciendo que estaba esperando una señal de su destino. Ali, primo de Mahoma, también deseaba casarse con Fátima. Cuando fue a ver a Mahoma, para pedirle la mano de su hija, no pudo vocalizar su intención y se quedó en silencio. Mahoma le pidió que confirmara lo que ya sospechaba, si había acudido a él para pedir la mano de su hija Fátima. Sugirió a Ali que vendiera su escudo, y que con el dinero conseguido pagara la dote de Fátima. Después, Mahoma presentó la propuesta de Alí a su hija, Fátima, y esta se quedó en silencio y no lo rechazó como hizo con los otros. El Profeta, interpretó el silencio de su hija como una señal de afirmación y consentimiento.

Mahoma le dijo a Alí que Allah le había ordenado entregarle la mano de su hija Fátima en matrimonio. Según los hadices, Mahoma le dijo a Fátima "te he casado con el hombre más querido de mi familia para mi". Siguiendo el consejo de Mahoma, Alí le vendió su escudo a Uthman Ibn Affan, quien se lo devolvió diciéndole que era su regalo de bodas. El mismo Mahoma realizó la ceremonia de la boda y dos de sus esposas, Aisha bint Abi Bakr y Umm Salama Hind bint Abi Umayya, preparararon el banquete de la boda con dátiles, higos, cordero y otros alimentos que habían sido donados por varios miembros de la comunidad musulmana de Medina.

Según Hosein Nasr, su matrimonio tiene un significado espiritual especial para todos los musulmanes, ya que es el matrimonio entre las más grandes figuras santas que rodean a Mahoma. Su matrimonio duró 10 años y terminó con el fallecimiento de Fátima. Aunque la poligamia está permitida por el Islam, Alí no se casó con otra mujer mientras Fátima vivió.

Vida antes de la muerte de Mahoma[editar]

Pobreza[editar]

Después de su matrimonio, la pareja llevó una vida humilde, en contraste con las hermanas de Fátima que estaban todas casadas con individuos ricos. Alí había construido una casa cercana a la residencia de Mahoma. Sin embargo, como Fátima deseaba estar cerca de su padre en Medina, donó su propia casa.

Durante varios años después de su matrimonio, ella estuvo haciendo todo el trabajo por si misma. El hombro en el que llevaba las jarras de agua del pozo estaba hinchado y sus manos, con las que molía el maíz manualmente, a menudo estaban llenas de ampollas. Fátima hacía las tareas del hogar, amasaba, horneaba el pan y limpiaba la casa... a cambio, Alí trabajaba en el exterior de la casa, recolectando leña y alimentos, así como regando tierras de cultivo y sacando agua de los pozos. Sus circumstancias eran similares a las de muchos musulmanes antes de la batalla de Khaybar, cuando el producto de Khaybar se distribuyó entre los pobres. Cuando la situación económica de los musulmanes mejoró, Fátima ganó algunas doncellas, pero las trató como si fueran de su propia familia y realizaba las tareas de la casa con ellas.

Vida de casada[editar]

Una indicación de su especial relación se encuentra en el hecho de que Alí nunca se casó con otra mujer mientras Fátima vivió. Algunos Suníes creen que Alí le pidió matrimonio a la hija de Abu Yahl pero que Mahoma no permitió que se casara con ella, ya que podría alterar el bienestar de Fátima, aunque este punto de vista es rechazado por algunos musulmanes Chiítas y no es considerado un Hadith por la Sunna.

En la batalla[editar]

Después de la Batalla de Uhud, Fátima atendió las heridas de su marido y de su padre, y se encargó de visitar periódicamente las tumbas de los fallecidos en la batalla así como a rezar por ellos. Fátima y su marido, fueron llamados por Abu Sufyan ibn Harb para interceder en su favor ante Mahoma al intentar hacer las paces después de la violación del Tratado de Hudaybiyya. Este hombre también pidió la protección de Fátima cuando se fue a La Meca mientras estaba bajo la ocupación, pero Fátimia, obedeciendo las instrucciones de su padre, se negó a ello.

Fátima en el Corán[editar]

Fátima representó un gran consuelo para el Profeta Muhammad, puesto que todos sus hijos varones habían fallecido. Por esta razón, sus detractores lo llamaban maliciosamente "ábtar", es decir "estéril". Ellos, según sus tradiciones, exaltaban la importancia de los hijos varones, y los consideraban sucesores de los proyectos de los padres. Por ello, se contentaban pensando que con la muerte del Profeta, el Islam desaparecería como amenaza, entonces, se reveló la sura "Al-Kawzar":

«¡En el nombre de Dios, el Graciabilísimo y Misericordiosísimo!
Por cierto que te agraciamos con la abundancia.
Reza, pues, a tu señor y sacrifica.
Ciertamente, quien te aborrece es el estéril»
(Sagrado Corán; Sura 109)

Esta sura anunció al Profeta "la abundancia" que se interpreta como una abundante descendencia. Esto puede atestiguarse hoy en día ya que muchos de sus descendientes son importantes personalidades de la escena mundial. Por otra parte, As Ibn Ua'il, quien llamaba "estéril" a Muhammad, a pesar de tener diez hijos varones, no dejó descendencia.

Vida después de la muerte de Mahoma[editar]

Fátima (en primer plano) recibiendo una parcela del cesped verde traída por el ángel Gabriel del paraiso.

Pocos meses después de la muerte de su padre, Fátima se encontró indirectamente en el centro de la desunión política. Existen diferentes relatos de los acontecimientos que rodearon el comienzo del Califato, que fueron la causa de la división ent chiítas y sunnitas. Según los sunnitas Mahoma favoreció a Abu Bakr como Califa, mientras que una porción de la población apoyó al esposo de Fátima, Ali Ibn Abi Talib.

Después de la elección de Abu Bakr as-Siddiq como Califa tras una reunión en Saqifah, Abu Bakr y Umar con unos pocos compañeros, se dirigieron a la casa de Fátima con la intención de obtener el homenaje por parte de Ali y sus seguidores que se habían reunido allí. Entonces Umar, amenazó con incendiar la casa a menos que Alí y sus seguidores salieran y juraran lealtad a Abu Bakr. No hay consenso entre las fuentes sobre lo que sucedió a continuación.

Según la Enciclopedia del Islam, algunas fuentes chiítas afirman que al verlos, Alí salió con la espada desenvainada, pero Umar y Abu Bakr se fueron sin la lealtad de Alí. Alí no aceptó o rechazó el califato de Abu Bakr pero le ayudó a resolver muchos de los problemas del nuevo estado musulmán.

Según Denise L. Soufi:

"... tradiciones discutiendo su participación en los acontecimientos que tuvieron lugar después de la muerte del Profeta parecen contener algo de verdad a pesar de sus prejuicios partidistas. Esto se debe al hecho de que los sunitas no fueron capaces de suprimir por completo lo que era tan obviamente perjudicial para la reconstrucción de la historia religiosa: es decir, que Fátima se peleó con Abu Bakr sobre el decomiso del califato y las propiedades del Profeta, que nunca le perdonó por sus acciones y que su muerte se mantuvo en secreto durante algun tiempo, probablemente debido a petición de ella, con el fin de evitar que Abu Bakr presidiera sus exequias. Lo irónico es que esta pequeña ventana en el personaje de Fátima se ha minimizado o ignorado por los sunitas y se infla y exagera por los chiítas".

Los historiadores chiítas afirman que Umar ordenó a Alí y sus hombres que salieran de la casa y juraran lealtad a Abu Bakr. Como no lo hicieron, Umar irrumpió por la fuerza en la casa de Fátima, de manera que esta quedó aplastada entre la puerta y la pared, provocándole la rotura de varias costillas y el aborto de su hijo Múhsin.

Otra versión chiíta de los hechos afirma que Umar envió una fuerza dirijida por su joven esclavo Qufunda la casa de Fátima, para ordenarles que salieran de ella y fueran a la mezquita a jurar lealtad a Abu Bakr. Al llegar a la casa, Qufundi pidió permiso para entrar, pero Alí se lo denegó, así que este volvió hacia donde estaban Umar y Abu Bakr y estos lo obligaron a volver y a entrar en la casa por la fuerza si era necesario. Qufund y sus hombres regresaron a la casa de Fátima, y esta vez Fátima les negó la entrada, de manera que Qufund regresó al lugar donde estaban Umar y Abu Bakr y estos le ordenaron que quemara la casa.

Herencia[editar]

Después de la muerte de su padre, Fátima se acercó a Abu Bakr y le pidió que renunciara a su parte de la herencia de Mahoma. Fátima esperaba que la tierra de Fadak (situada a 48 km de Medina) y una parte de Jaybar serían pasados a ella como parte de su herencia. Sin embargo, Abu Bakr, rechazó su solicitud alegando una narración donde Mahoma declaró que los profetas no dejan herencia y que sus posesiones se convierten en Sadaqah que se utilizarán para la caridad. Fátima se molestó por la negativa y nunca se lo perdonó a Abu Bakr. Los chiítas afirman que Fadak había sido regalado a Fátima por Mahoma y Abu Bakr se equivocó al no permitir que ella tomara posesión de esas tierras.

Martirio[editar]

Después de la Peregrinación de Despedida hacia La Meca, Mahoma llamó a Fátima y le informó que iba a morir pronto, y también le dijo que ella sería la próxima de su casa en morir. Después de la muerte de Mahoma, Fátima estaba desconsolada y permaneció en ese estado hasta que falleció menos de seis meses después, durante el Ramadán.

Según la versión suní,ella see pasaba el tiempo llorando y suspirando y nada podía sacarle el dolor. Tan pronto como ella había hecho sus tareas domésticas y cuidado de su esposo Alí y sus hijos Hasan y Husein, ella seguía llorando y diciendo: "Oh mi querido papá ¿a quién has dejado tu Fátima? . Pasó 6 meses de esta manera hasta que se quedó tan delgada que solo era piel y huesos.

Según la versión Chiíta, Fátima falleció a consecuencia de las heridas sufridas cuando Umar irrumpió por la fuerza en su casa, prendiéndole fuego a la casa y obligando a sus ocupantes a salir al exterior. Umar la agredió estando ella embarazada y le fracturó la caja torácica. Esta versión de los hechos se registra en el libro "Al-Farook" del erudito sufí Maulana Shibli. Shibli sostiene que Umar no solo asesinó a Fátima, sinó que acabó con la vida de su hijo nonato. Según la tradición chiíta, Mahoma se le apareció en un sueño y le informó que ella fallecería al día siguiente. Fátima, informó a su esposo Alí sobre su inminente muerte, y le pidió que no se les permitiera a los opresores (Abu Bakr, Umar al-Jattab y sus seguidores) participar en sus exequias.

Los Chiítas, especialmente los iraníes, cada año celebran una ceremonia de 20 días para conmemorar el aniversario del martirio de Fátima.

Los suníes sostienen que en la mañana de su muerte, ella tomó un baño, se puso ropa nueva y se tumbó en la cama. Mandó llamar a Alí y le informó que su muerte estaba muy cerca. Al escuchar esta noticia, Alí comenzó a llorar, pero Fátima lo consoló y le pidió que cuidara de sus hijos y la enterrara sin ceremonia alguna. Después de su muerte, Alí cumplió sus deseos y la enterró sin informar a la gente de Medina.

Descendientes[editar]

A Fatima la sobrevivieron dos hijos Hasan y Husein ibn Ali y dos hijas Zaynab y Umm Kulthum. La controversia rodea la muerte de su tercer hijo, Mushin, los chiítas afirman que lo abortó tras el ataque a su casa por parte de Abu Bakr y Umar al-Jattab, mientras que los sunitas insisten en que Mushin falleció en su infancia por causas naturales.

Los descendientes modernos de Mahoma remontan su linaje exclusivamente a través de Fátima, ya que era la única hija que sobrevivió a Mahoma. Los hijos varones de Mahoma no llegaron a la edad adulta.

Los descendientes de Fátima reciben los títulos honoríficos de Sayid (Señor) y Sharif (Noble), y son respetados tanto por suníes como por chiíes.

Estatus de Fátima en el Islam[editar]

En un hadiz se narra que Muhammad dijo:

عن النبي (صلى الله عليه و آله) أنه قال: أول من يدخل الجنة فاطمة بنت محمد (صلى الله عليه و آله) مثلها في هذه الأمة مثل مريم بنت عمران في بني إسرائيل


“La primera persona que ingresará al Paraíso es Fátima, la hija de Mahoma. Su ejemplo en esta comunidad es como el ejemplo de María, la hija de ‘Imrân (La virgen María purísima) entre los Hijos de Israel.”
Ianabî' Al-Mawaddah, Al-Qundûzî Al-Hanafî, p.230

Los Imames, o líderes, O descendientes de Fátima Az-Zahra alegan que son los únicos sucesores legítimos del profeta Mahoma.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]

Bibliografía[editar]

Al-Tabari, Muhammad ibn Jarir (1987 to 1996). History of the Prophets and Kings, V.2. SUNY Press.