Factor de crecimiento insulínico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
ILGF

Los factores de crecimiento insulínico (IGFs) son proteínas con una alta similitud de secuencia con la insulina. Los IGFs son parte de un sistema complejo que las células usan para comunicarse con su entorno fisiológico. Este sistema complejo (comúnmente referido como "eje" IGF) consiste de dos receptores de superficiales (IGF1R y IGF2R), dos ligandos (IGF-1 y IGF-2), y una familia de seis proteínas fijadoras (IGFBP 1-6) de alta afinidad, como también enzimas degradantes de (IGFBP), referidas colectivamente como proteasas.

Eje IGF-1/GH[editar]

El "eje" IGF es también comúnmente referido como el Eje Hormona del Crecimiento/IGF-1. El factor de crecimiento insulínico 1 (IGF-1) es principalmente secretado en el hígado como resultado de la estimulación de la hormona del crecimiento (GH). El IGF-1 es importante para la regulación de la fisiología normal, como también un número de estados patológicos, incluyendo el cáncer. El eje IGF ha demostrado jugar un papel en la promoción de la proliferación celular y la inhibición de la muerte celular (apoptosis). Se piensa que el factor de crecimiento insulínico 2 (IGF-2) es un factor de crecimiento primario requerido para el desarrollo temprano mientras que la expresión de IGF-1 es requerido para lograr el máximo crecimiento. Estudios de bloqueo de genes en ratones han confirmado esto, aunque es probable que otros animales regulen la expresión de estos genes de manera distinta. Mientras que el IGF-2 podría tener acciones principalmente fetales, también es esencial para el desarrollo y funcionamiento de órganos como el cerebro, hígado, y riñón.

Factores que se conocen por causar variaciones en los niveles de GH e IGF-1 en circulación incluye la composición genética, hora del día, edad, sexo, ejercicio, niveles de estrés, nivel de nutrición e índice de masa corporal (IMC), estado de salud (enfermedades), raza, estrógenos e ingesta de xenobióticos.

El IGF-1 está involucrado en la regulación del desarrollo neuronal incluyendo la neurogénesis, mielinización, sinaptogénesis, y ramificación dendrítica y neuroprotección después de un daño neuronal. Niveles altos de IGF-I en niños vinculan a un mayor CI.[1]

El IGF-1 forma el desarrollo de la cóclea a través mediante el control de la apoptosis. Su déficit podría causar pérdida de audición. Los niveles séricos de este también subyacen una correlación entre la baja estatura y una disminución en la habilidad auditiva particularmente alrededor de los 3-5 años de edad, y a los 18 años de edad (a fines de la pubertad).[2]

Receptores de IGF[editar]

Se sabe que los IGFs se unen al receptor de IGF-1, al receptor de insulina, al receptor de IGF-2, al receptor relacionado con la insulina y posiblemente otros receptores. El receptor de IGF-1 es el receptor "fisiológico" - el IGF-1 se une a este receptor a una afinidad significativamente más alta que la afinidad que se une al receptor de insulina. Al igual que el receptor de insulina, el receptor de IGF-1 es un receptor tirosina quinasa - significando que señalizan causando la adición de una molécula de fosfato en ciertas tirosinas. El receptor de IGF-2 se une exclusivamente al IGF-2 y actúa como un "receptor de eliminación" - no activa ninguna ruta de señalización intracelular, funcionando sólo como un agente de secuestro y previniendo la señalización del IGF-2.

Órganos y tejidos afectados por el IGF-1[editar]

Debido que muchos tipos distintos de tejidos expresan el receptor de IGF-1, los efectos del IGF-1 son diversos. El IGF-1 actúa como un factor neurotrófico, induciendo la sobrevivencia de las neuronas. Causa la hipertrofia del músculo esquelético induciendo la biosíntesis proteica y bloqueando la atrofia muscular. Protege el cartílago, y está asociado con la activación de los osteocitos, y por ello podría ser un factor anabólico para los huesos. Debido que a altas concentraciones el IGF-1 es capaz de activar el receptor de insulina, este también puede complementar los efectos de la insulina.

Proteínas fijadoras/transportadoras de IGF[editar]

El IGF-1 y IGF-2 son regulados por una familia de proteínas conocidas como proteínas fijadoras de IGF (IGFBPs). Estas proteínas ayudan a modular las acciones de los IGFs de maneras complejas que involucran la inhibición de las acciones de IGF al prevenir su unión con el receptor de IGF-1 como también la promoción de las acciones de estos posiblemente ayudando en el suministro de IGF-1 a los receptores e incrementado la vida media de los IGFs. Actualmente, hay 6 proteínas fijadoras de IGF caracterizadas (IGFBP1-6). En la actualidad hay datos significativos que sugieren que las IGFBPs juegan roles importantes además de su capacidad para regular IGFs.

Enfermedades afectadas por el IGF[editar]

Estudios muestran que el eje Insulina/IGF juega un rol importante en el envejecimiento. Los nematodos, la mosca de la fruta y otros organismos tienen una mayor longitud de vida cuando el gen equivalente a la insulina mamífera es bloqueado. Sin embargo, es difícil relacionar este descubrimiento a los mamíferos, porque en los organismos pequeños hay muchos genes (al menos 37 en los nematodos[3] ) que son "insulínicos" o "parecidos al IGF-1", mientras que en los mamíferos existen 7 (insulina, IGFs, relaxinas, EPIL, y factor parecido a la relaxina) y aparentemente tienen roles distintos con algo pero poca diafonía. Por otra parte, los organismo más simples típicamente tienen menos receptores (se conoce sólo 1 en los nematodos) y los roles de las otras insulinas es desconocido. Además, estos animales no tienen órganos especializados (islotes pancreáticos), que sintetizan la insulina en respuesta a la homeostasis de glucosa. Por lo tanto existe la pregunta si bien es la IGF-1 o la insulina la que podría estar perturbando el envejecimiento en los mamíferos, aunque hay fuertes sugerencias que el fenómeno de la restricción dietética está relacionado.

Otros estudios están empezando a descubrir los roles importantes que los IGFs juegan en las enfermedades como el cáncer o diabetes, mostrando por ejemplo que el IGF-1 estimula el crecimiento de las células cancerígenas de próstata y mama. Los investigadores no están completamente de acuerdo en el grado de riesgo de cáncer que el IGF-1 posee.[4] [5] [6] [7] [8]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Association of Insulin-like Growth Factor I and Insulin-like Growth Factor-Binding Protein-3 with Intelligence Quotient Among 8- to 9-Year-Old Children in the Avon Longitudinal Study of Parents and Children». Pediatrics 116 (5):  pp. e681. 11/01/2005. doi:10.1542/peds.2004-2390. PMID 16263982. http://pediatrics.aappublications.org/cgi/reprint/116/5/e681. 
  2. Welch, D; Dawes, PJ. (2007). «Childhood hearing is associated with growth rates in infancy and adolescence». Pediatr Res 62 (4):  pp. 495–8. doi:10.1203/PDR.0b013e3181425869. PMID 17667854. 
  3. Pierce SB, Costa M, Wisotzkey R, Devadhar S, Homburger SA, Buchman AR, Ferguson KC, Heller J, Platt DM, Pasquinelli AA, Liu LX, Doberstein SK, Ruvkun G (2001). «Regulation of DAF-2 receptor signaling by human insulin and ins-1, a member of the unusually large and diverse C. elegans insulin gene family». Genes & Development 15 (6):  pp. 672–86. doi:10.1101/gad.867301. PMID 11274053. 
  4. Cohen P, Peehl DM, Lamson G, Rosenfeld RG (1991). «Insulin-like growth factors (IGFs), IGF receptors, and IGF-binding proteins in primary cultures of prostate epithelial cells». Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism 73 (2):  pp. 401–7. doi:10.1210/jcem-73-2-401. PMID 1713219. 
  5. Lippman ME (1993). «The development of biological therapies for breast cancer». Science 259 (5095):  pp. 631–2. doi:10.1126/science.8430312. PMID 8430312. http://www.sciencemag.org/cgi/pmidlookup?view=long&pmid=8430312. 
  6. Papa V, Gliozzo B, Clark GM, McGuire WL, Moore D, Fujita-Yamaguchi Y, Vigneri R, Goldfine ID, Pezzino V (1993). «Insulin-like growth factor-I receptors are overexpressed and predict a low risk in human breast cancer». Cancer Research 53 (16):  pp. 3736–40. PMID 8339284. http://cancerres.aacrjournals.org/cgi/content/abstract/53/16/3736. 
  7. Scarth JP (2006). «Modulation of the growth hormone-insulin-like growth factor (GH-IGF) axis by pharmaceutical, nutraceutical and environmental xenobiotics: an emerging role for xenobiotic-metabolizing enzymes and the transcription factors regulating their expression. A review». Xenobiotica 36 (2–3):  pp. 119–218. doi:10.1080/00498250600621627. PMID 16702112. 
  8. Woods AG, Guthrie KM, Kurlawalla MA, Gall CM (1998). «Deafferentation-induced increases in hippocampal insulin-like growth factor-1 messenger RNA expression are severely attenuated in middle aged and aged rats». Neuroscience 83 (3):  pp. 663–8. doi:10.1016/S0306-4522(97)00539-3. PMID 9483550.