Factor de aceptación femenina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Factor de Aceptación Femenina (FAF) (Woman Acceptance Factor, Woman Approval Factor o Wife Acceptance Factor (WAF) es la (no muy seria) estimación de la aceptación o rechazo por parte de la pareja de una nueva adquisición. Se basa en el cliché de que los hombres se guían por una cierta tecnofilia en lo que se refiere a adquisiciones como Home cinema o PCs, desatendiendo los aspectos femeninos de estética, diseño y consideraciones prácticas/financieras. La primera referencia conocida al factor fue en un artículo de 1989 acerca de la rebelión de las esposas contra los «altavoces excesivamente grandes».[cita requerida]

Definición[editar]

El Factor de Aceptación Femenina es inversamente proporcional a la posible cantidad de conflicto resultante de los diferentes puntos de vista. Cuanto más bajo sea el FAF, más persuasión será necesaria, o más conflicto provocará la adquisición. Un FAF de 0 significa rechazo total, mientras que un FAF de 1 significa aceptación completa.

Podemos encontrar conflicto potencial en:

  • Necesidad/uso práctico cuestionable
  • Coste inicial de adquisición alto o alto coste de mantenimiento
  • Cantidad de tiempo que el marido dedica a la nueva compra
  • Deficiencias estéticas, como chasis grande o feo o manojos de cables a la vista
  • Necesidad de trabajo de construcción, como apertura de orificios en paredes
  • Ruido constante de ventiladores, discos duros, etc.
  • Consideraciones de espacio
  • Número total de mandos a distancia
  • Desafíos impuestos por programas en beta, interfaz de usuario, etc.

Un ejemplo de un FAF bajo sería un vídeo proyector con un montaje provisional en el techo y un fajo grande de cables negros, que necesita 3 minutos de calentamiento antes de poder usarse para ver las noticias, si todos los selectores de entrada/salida en el receptor y el equipo estéreo están correctamente ajustados, con tres mandos a distancia distintos.

Ejemplos con FAF alto son dispositivos con diseño estético, fáciles de usar como el iPod, o muebles para ordenador que esconden los cables y conectores.