Fútbol en Argentina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Fútbol Argentino»)
Saltar a: navegación, búsqueda

El fútbol en Argentina es el deporte más popular: el que tiene más jugadores federados (540.000 en 2002, equivalente al 1,4% de la población) y el más practicado por la población masculina en forma recreativa o no federada, desde la niñez, en la que alcanza a la casi totalidad, hasta los sesenta años.[1] Nueve de cada diez habitantes declaran ser simpatizantes de algún equipo de fútbol.[2] En el habla popular del país, también se suele utilizar las expresiones «fúbol», «fulbo» o «chuti» (esta última en el noroeste) para designar al deporte.[3] [4] [5] Asimismo, resulta muy común utilizar la expresión «jugar a la pelota», en referencia a la práctica de fútbol.[6] [7] [8] [9]

La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) se creó en 1893. Es la octava más antigua del mundo. El torneo de liga, jugado desde ese año -aunque en 1891 se jugó la primera liga en el país-, es uno de los más antiguos del mundo, detrás de las ligas de Gran Bretaña y la holandesa.[10] Argentina es uno de los ocho países que obtuvieron la Copa Mundial de Fútbol, habiéndola ganado en Argentina 78 y México 86, además de haber alcanzado el subcampeonato en Uruguay 1930, Italia 90 y Brasil 2014. Obtuvo también dos medallas de oro olímpicas, Atenas 2004 y Beijing 2008, y dos de plata (Ámsterdam 1928 y Atlanta 1996). Obtuvo catorce veces la Copa América, en la que salió muchas veces subcampeón; ganó una vez la Copa Confederaciones, de la cual obtuvo dos veces el subcampeonato; ganó el Sudamericano Sub-20 en cuatro oportunidades y fue seis veces subcampeón; y consiguió seis veces la Copa Mundial de Fútbol Sub-20, en la que salió subcampeón en una ocasión. También lidera el torneo de fútbol en los Juegos Panamericanos, con seis medallas de oro y dos de plata. Los clubes de fútbol argentinos son los que han logrado mayor cantidad de veces la Copa Intercontinental (9) y la Libertadores (22). Sumando los éxitos deportivos de los representativos nacionales y los logros oficiales de los clubes a nivel internacional, el fútbol argentino masculino es el más laureado del mundo.[11]

El fútbol femenino organiza campeonatos nacionales desde 1991. El seleccionado argentino de fútbol femenino obtuvo su mejor resultado al coronarse campeón sudamericano en 2006.[12]

En la Argentina también se practica de modo muy difundido el futsal. Los logros más importantes de la selección argentina de futsal fueron: en la AMF, el campeonato mundial de 1994 y el subcampeonato de 2007;[13] en la FIFA la obtención de la Copa América en 2003 y el tercer lugar en el Campeonato Mundial de 2004.[14] Dentro de la variedad del futsal, Argentina se destaca en la modalidad de fútbol para ciegos. La selección nacional, llamada Los Murciélagos, ha obtenido dos veces el campeonato mundial, de los cuatro realizados desde 1998 y la medalla de plata en los Juegos Paraolímpicos de 2004.[15]

Finalmente en el país se practica también el fútbol de playa. La Argentina fue una de las cuatro participantes, con Brasil, Estados Unidos e Italia, que organizaron la primera competencia internacional en Miami en 1993. Participó en todos los campeonatos mundiales no oficiales organizados desde 1995 obteniendo su mejor posición en 2001, cuando salió tercero.[16]

Desde el punto de vista de los elementos de juego, en Argentina se inventó en 1931, en la ciudad de Bell Ville la pelota de fútbol moderna, sin tiento, conocida originalmente con el nombre de superball.[17]

Historia[editar]

Los inicios[editar]

El primer partido de fútbol en la Argentina se jugó en el campo del Buenos Aires Cricket Club el 20 de junio de 1867, donde hoy se encuentra el Planetario.

El fútbol se radicó en Argentina desde mediados del siglo XIX, de la mano de inmigrantes ingleses que llegaban a establecerse en el país.

El primer partido de fútbol se jugó el 20 de junio de 1867, en el Buenos Aires Cricket Club, ubicado en los Bosques de Palermo, cerca de donde actualmente se encuentra el Planetario. En mayo de ese año los hermanos Thomas y James Hogg invitaron, a través de un aviso en el diario The Standard, a una reunión para intentar propulsar la práctica del fútbol. El 9 de mayo se fundó el Buenos Aires Football Club, y se organizó el partido que se disputaría el 20 de junio, entre blancos y colorados[18] El partido fue convocado por el Buenos Aires Cricket Club, a iniciativa de los hermanos Thomas y James Hogg, que enfrentó al Buenos Aires Football Club, fundado para la ocasión unos días antes, el primer club de fútbol argentino. El encuentro se jugó en los bosques de Palermo, en el lugar donde hoy se encuentra el Planetario, apenas cuatro años después de que se jugara el primer partido de fútbol moderno en el mundo, según las reglas de 1863. Desde entonces y durante varias décadas el fútbol se practicó en los clubes y escuelas fundados por los inmigrantes británicos.[19] [20] [21] Este primer partido se jugó desde la 12:30 hasta las 14:30, y sólo contó con ocho jugadores por equipo. Los equipos tenían la siguiente formación (recordada por el diario The Standard):

Equipo Blanco: Thomas Hogg, James Hogg, W. Forrester, T.B. Smith, J.W. Bond, E.S. Smith, J. Rabsbottom y N.B. Smith.

Equipo Colorado: William Heald, T.R. Best, U. Smith, H.J. Barge, H. Willmont, R.M. Ramsay, J. Simpson y W. Boschetti.

Crónica del diario The Standard de Buenos Aires detallando el primer partido de fútbol disputado en Argentina. 23 de junio de 1867.

Pero el fútbol no era todavía una disciplina popular, ya que solía jugarse generalmente en clubes ingleses. En 1882 llegó al país un inmigrante proveniente de Escocia, Alexander Watson Hutton, quien es considerado el padre del fútbol argentino y que llegaba para hacerse cargo del Colegio Saint Andrew. Allí desarrolló la práctica del fútbol hasta que problemas con las autoridades de la institución causaron su alejamiento para fundar la English High School, que sería la base de Alumni, una institución que ganó diez torneos amateurs (incluyendo el ganado por English High School) hasta que se disolvió en 1912.

El fútbol solía ser practicado en escuelas o dentro de algunos clubes que no se dedicaban exclusivamente a ello. También en lugares con fuerte presencia de ciudadanos ingleses, como en las empresas ferroviarias.

Es en ese contexto que en 1886 comienza la práctica del fútbol en los talleres ferroviarios de Junín. Los jugadores pertenecían a la numerosa colectividad británica que se había radicado en la ciudad. El 23 de diciembre de 1892 fundan el Club Atlético Buenos Aires al Pacífico, nombre de la empresa ferroviaria. Además del fútbol fue iniciador de otros deportes como críquet, boxeo, golf, hockey y básquet. El club aún existe con el mismo nombre, y juega en la Liga Deportiva del Oeste, asociación de fútbol amateur de Junín.

El 3 de junio de 1887 se funda el Club de Gimnasia y Esgrima La Plata, el más antiguo de los que actualmente están afiliados a la AFA. Inicialmente no era una institución de fútbol, deporte que comienza a practicar en 1893. El Quilmes Rovers Club se funda el 27 de noviembre de 1887. Aunque no está claro que se trate del mismo que actualmente se denomina Quilmes Atlético Club, participa en los torneos de la AFA siendo considerado oficialmente como el decano del fútbol argentino. El 24 de diciembre de 1889 se funda el Central Argentine Railway Athletic en la ciudad de Rosario, que actualmente compite en los torneos de la AFA con el nombre de Rosario Central. El 3 de julio de 1892 se funda el Lobos Athletic Club en la estancia "La Morada", cerca del pueblo de Lobos. El 21 de enero de 1896 se funda el Club Atlético Banfield, en 1898 el Club Atlético Estudiantes de Buenos Aires y en 1899 el Club Atlético Argentino de Quilmes.

En 1891 se creó la primera asociación de fútbol en Argentina: The Argentine Association Football League. La misma tuvo una existencia fugaz, pero organizó el primer campeonato oficial, en el que compartieron el primer puesto los equipos de Old Caledonians y Saint Andrew's. Dos años después, el 21 de febrero de 1893, Hutton, fundó la liga definitiva, The Argentine Association Football League (homónima de la asociación fundada en 1891), que con sucesivos cambios de nombre adoptaría finalmente la denominación de Asociación del Fútbol Argentino, la octava asociación de fútbol en crearse en el mundo.

Al mismo tiempo, en otras ciudades del interior del país, se desarrollaron las ligas locales.

Fechas de fundación de los clubes del fútbol argentino[editar]

La práctica organizada del fútbol en Argentina es de las más antiguas y de mayor tradición del mundo, es así que un alto número de los clubes que compiten en los torneos de todas las divisiones superan largamente los 100 años de vida.

Las fechas de fundación de algunos de los clubes más antiguos que perduran hasta el presente son:

Clubes

La era amateur[editar]

Lomas Athletic, equipo campeón en 1893.

En las primeras dos décadas de existencia de la liga, las competiciones se organizaron básicamente en derredor de las escuelas y clubes de inmigrantes británicos, íntimamente relacionado con las nociones del juego limpio y la caballerosidad deportiva, que constituían el eje de la concepción británica del deporte.[22] [19] [23] En esos años se destacó Alumni, el club de los alumnos del Buenos Aires English High School, fundado por Alejandro Watson Hutton, que obtuvo diez campeonatos antes de disolverse en 1911.

Alumni fue el club más destacado del amateurismo. Fundado por el padre del fútbol argentino, el escocés Alejandro Watson Hutton. Participó en trece campeonatos argentinos y ganó 10. En 1911 dejó de competir.

En la primera década del siglo XX comenzó un proceso de popularización del fútbol, mediante la creación explosiva de cientos de clubes, que canalizaron el ingreso masivo al deporte de los sectores populares, muchos de ellos trabajadores y descendientes de inmigrantes, o ellos mismos.[23] La masificación del fútbol en Argentina produjo un paralelo alejamiento del mismo de los clubes vinculados a la comunidad británica y la clase alta, que se volcaron principalmente al tenis, el rugby y el hockey sobre césped femenino, con el fin de evitar su participación en el deporte espectáculo y preservarse como instituciones orientadas exclusivamente a la práctica del deporte recreativo de sus socios. El sociólogo Eric Dunning, experto en el estudio del deporte, señala que la separación entre deportes elitistas y deportes populares fue un proceso general, que se repitió en la mayor parte de los países del mundo, de la mano con la reducción de la jornada de trabajo y la consecuente aparición del tiempo libre para amplios sectores de la población.[24]

En ese momento aparecieron muchos de los equipos que habían de destacarse en el fútbol argentino. Si bien los primeros clubes de fútbol fueron fundados a fines del siglo XIX: el Club Mercedes en 1875, Gimnasia y Esgrima La Plata y Quilmes, en 1887; Rosario Central, en 1889; Banfield, en 1896; y el Estudiantes (BA) en 1898, fue recién a partir de principos del siglo XX que se produjo una creación masiva de clubes, superando los 300 entre 1900 y 1910, entre ellos, Argentinos Juniors, Atlanta, Atlético Tucumán, Belgrano (C), Boca Juniors, Estudiantes de La Plata, Ferro Carril Oeste, Huracán, Independiente, Newell's Old Boys, Platense, Racing, River Plate, San Lorenzo de Almagro, Tigre y Vélez Sarsfield. También se crearon en otras ciudades las llamadas ligas de fútbol del interior, como las ligas rosarina (1905), cordobesa (1912), santafesina (1913), tucumana (1919), puntana (1920), salteña (1921), paranaense, santiagueña, entre muchas otras, que más adelante conformarían el Consejo Federal del fútbol argentino (CFFA), uno de los órganos de conducción de la AFA.[25]

El fútbol se hizo más competitivo y durante tres décadas se mantuvo un sordo conflicto entre los partidarios del amateurismo y los del profesionalismo: en general los futbolistas y una minoría de dirigentes sostenían la necesidad de organizar una liga de fútbol profesional, pero la mayoría de los clubes y sus dirigentes se oponían, con la evidente intención de retener la totalidad de las ganancias obtenidas en los espectáculos. Este y otros conflictos, derivados del manejo de esas ganancias, y disputas de poder con trasfondo en la política, llevaron, en tres oportunidades, a la creación de ligas paralelas.[26] Por su parte, la Asociación Argentina de Football se asoció a la FIFA en 1912 y fue miembro fundador de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) en 1916.

Entre tanto, durante las décadas del 10 y del 20 predominó el llamado "amateurismo marrón", por el cual los clubes abonaban sumas de dinero a sus jugadores de manera informal y antirreglamentaria. Paralelamente, la práctica masiva se canalizó de modo casi exclusivo a través del llamado "fútbol de potrero", sin institucionalidad ni supervisión alguna, porque los clubes nunca organizaron la práctica recreativa del fútbol de la población, como tampoco lo hizo el sistema escolar. Este hecho sería decisivo para la creación de un estilo propio y original, denominado "criollo" o "rioplatense" y que será percibido como opuesto al estilo "inglés".[27] [28] Retirado Alumni de la liga, se destacó especialmente Racing, que obtuvo siete campeonatos consecutivos (1913 a 1919), único caso del fútbol argentino.

El primer partido oficial de una selección argentina de fútbol fue el 16 de mayo de 1901 contra Uruguay, triunfando Argentina 3-2.[29] La primera copa fue la Copa Lipton (Argentina-Uruguay) de 1905 y el primer torneo ganado fue la Copa Centenario de la Revolución de mayo de 1910]], disputado entre Argentina, Brasil, Chile y Uruguay. El primer torneo mayor obtenido fue la Copa América de 1921, la primera de las 14 que obtendría hasta principios de 2008, empatando el primer lugar en veces ganadas con Uruguay, hasta 2011 en que Uruguay ganó su 15va. Copa América. En 1925 Boca Juniors realizó la primera gira de un equipo argentino por Europa, ganando 15 de los 18 partidos jugados, entre ellos al Real Madrid y al Atlético de Madrid, así como al combinado de Francia, recibiendo por ello la Copa de Honor de la AFA. En 1928, en su primera participación olímpica, Argentina obtuvo la medalla de plata, perdiendo 1-2 en un partido de desempate ante Uruguay, que se consagró bicampeón.[30] En ese torneo Argentina goleó a Estados Unidos 11-2, el quinto partido con más goles de la historia olímpica.[31] A su vez, Argentina en 1930 salió subcampeón de la primera edición de la Copa Mundial, detrás de Uruguay, país organizador.

El profesionalismo[editar]

Público durante un partido de fútbol en 1936.

En 1931, tras un largo proceso que culminó con una huelga de futbolistas, se produjo una fractura, y el 18 de mayo de ese año, 18 clubes, entre ellos los de mayor convocatoria, decidieron retirarse de esa Asociación, que era la entidad oficial, y formaron la Liga Argentina de Football, entidad disidente de la FIFA, dando comienzo al profesionalismo. Dicha liga convivió cuatro años con los torneos organizados por la Asociación, que seguían siendo amateurs, y que a pesar de ser "oficiales", estaban devaluados. Lo mismo ocurrió en las ligas de Rosario y Santa Fe.

El mal desempeño del seleccionado en el Mundial de 1934, al que se concurrió con jugadores de segundo orden, dado que los mejores disputaban los torneos organizados por las ligas disidentes; sumado a la poca convocatoria que tenían los torneos que organizaba la Asociación, provocó que el 3 de noviembre de 1934 se fusionaran ambas entidades, dando forma definitiva a la AFA. Con la unión se estableció que los conjuntos que participaban en los campeonatos de la otrora disidente liga disputen los concursos de primera división y que los equipos de la Asociación compitan en las ligas inferiores. A su vez se convalidaron retroactivamente como oficiales los torneos que organizó la Liga Argentina entre 1931 y 1934.

Pese a que los torneos organizados por la AFA, eran considerados de carácter nacional, solamente competían los equipos de la Ciudad de Buenos Aires, el conurbano bonaerense y dos de la Ciudad de La Plata. Esto hizo que clubes de otras regiones desearan competir en dichos torneos, especialmente de la Provincia de Buenos Aires y la Provincia de Santa Fe. A partir de 1939, con la incorporación a la primera división de Newell's y Rosario Central, se fueron sumando de manera lenta y progresiva a las distintas categorías de ascenso equipos de las provincias de Buenos Aires y Santa Fe, pero esto no llegó a generalizarse al resto del país.

En 1966, el interventor de AFA, Valentín Suárez, determinó un cambio en la organización de los torneos, dicho cambio estaba destinado a permitir que los equipos del interior del país compitieran en un campeonato de primera federal. El campeonato regular, a partir de 1967 denominado Metropolitano, fue categorizado al mismo nivel que los organizados por las asociaciones y ligas del resto del país, jugándose en la primera parte del año y clasificando equipos, al igual que los demás campeonatos, al Nacional, estructurado por puntos a una sola rueda, en sus primeras 3 ediciones, y luego como una copa, con grupos e instancias finales.

A partir de entonces, el fútbol se revolucionó, saliendo de cierta apatía que tenía en años anteriores. El cambio se evidenció en que equipos no acostumbrados al éxito pudieron salir campeones, puesto que en las primeras décadas el torneo sería dominado por los llamados Cinco grandes (Boca Juniors, Independiente, Racing, River Plate y San Lorenzo de Almagro), que ganaron todos los torneos hasta 1966, y principalmente Boca Juniors y River Plate, que juntos llegan actualmente a concentrar más del 70% de todos los simpatizantes del país.[2] A partir de ese año el fútbol argentino se hizo más variado, con mayor cantidad de equipos reclamando un lugar entre los más destacados, como Estudiantes (La Plata), Vélez (Buenos Aires), Newell's y Central (Rosario), entre otros.

La resolución 1.309, promulgada el 15 de agosto de 1979,[32] permitió una participación limitada en los torneos Metropolitanos, a partir de 1980, a aquellos clubes indirectamente afiliados a la AFA que clasificaran o hubieran clasificado a la ronda final en dos de tres Torneos Nacionales consecutivos. Finalmente, a partir de la temporada 1985/86, se eliminó el Torneo Nacional y se estableció un sistema de ascensos y descensos para que los clubes indirectamente afiliados llegaran a la máxima categoría, a través de la nueva segunda división, volviéndose al torneo anual único pero esta vez en correspondencia con el calendario europeo, es decir en dos semestres de años sucesivos. A partir del torneo 1991/92, las dos ruedas del certamen pasaron a ser torneos independientes y cada torneo consagró a su propio campeón.

En materia de triunfos internacionales, Independiente ganó en 1964 la primera Copa Libertadores de América para el país, siendo los equipos argentinos los que más torneos han ganado hasta comienzos de 2014, con 21, seguidos de Brasil con 13. Racing en 1967 fue el primer equipo argentino en obtener una Copa Intercontinental, certamen en el que Argentina también posee la mayor cantidad de triunfos con 9, seguida de Italia, con 7.

En la Copa Mundial de Fútbol, al ya mencionado subcampeonato de 1930. Luego del mundial de 1934, realizado en Italia, y hasta 1958, se mantuvo apartada de las competencias mundiales, en protesta por la utilización de jugadores argentinos por parte de los seleccionados europeos, como la selección italiana de fútbol campeona de 1934 que incluyó a cuatro de los mejores futbolistas de la selección argentina.[33]

En 1945, 1946 y 1947 Argentina obtuvo el tricampeonato en la Copa América, único en la historia de este torneo. En 1957 volvió a obtener la Copa América, goleando en todos los encuentros (8-2 a Colombia, 3-0 a Ecuador, 4-0 a Uruguay, 6-2 a Chile) y derrotando 3-0 a Brasil en la final, con un equipo denominado "los carasucias", considerado entre los mejores de su historia.[34] [35]

En 1978 salió campeón del mundo por primera vez (ganando también la Copa Juego Limpio), repitiendo el campeonato en 1986, además fue finalista en 1990 y 2014.

En 1979 Argentina ganó el primer campeonato mundial juvenil sub 20, obteniendo seis hasta principios de 2008, superando por dos a Brasil. En 2004 ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas, el único título mayor que no había obtenido hasta entonces, logro que repitió en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

En total la selección argentina obtuvo 169 copas oficiales y los clubes argentinos 62 copas continentales y mundiales. Sumadas ambas, es el país con más éxitos futbolísticos del mundo.[11]

Jugadores destacados en su historia[editar]

Entre los jugadores que se han destacado internacionalmente se encuentran Diego Maradona, Alfredo Di Stéfano, Omar Sívori, Lionel Messi, Raimundo Orsi, Ariel Arnaldo Ortega, Renato Cesarini, Luis Monti, Tucho Méndez, Sergio Agüero, Adolfo Pedernera, Humberto Maschio, José Manuel Moreno, Osvaldo Ardiles, Daniel Bertoni, Gabriel Batistuta, Roberto Ayala, Jorge Valdano, Mario Kempes, Javier Zanetti, Juan Sebastián Verón, Ángel Labruna, Pablo Aimar, Hernán Crespo, Carlos Tévez, Juan Román Riquelme, Daniel Passarella, Américo Tesoriere, Ubaldo Matildo Fillol, Amadeo Carrizo, Germán Burgos, Diego Simeone.[36]

Algunos de los jugadores argentinos que han sido consagrados como estrellas por el público argentino, son Ricardo Bochini, Ariel Arnaldo Ortega José Omar Pastoriza, Carlos Bianchi, Norberto Alonso, Martín Palermo, José Sanfilippo, René Pontoni, René Houseman, Herminio Masantonio, Roberto Perfumo, Orestes Omar Corbatta, Silvio Marzolini, Francisco Varallo, Claudio Borghi, Sergio Batista, Aldo Pedro Poy, Juan Román Riquelme, Edgardo Di Meola, Gerónimo Saccardi, Carlos Tevez, Gerardo Martino, Omar Palma, Juan Ramón "La Bruja" Verón, Carlos Bilardo, Daniel Willington, Luis Artime, Hugo Gatti, Edgardo "Gato" Andrada, entre muchos otros.[36]

Algunos de los jugadores extranjeros que han sido consagrados como estrellas por el público argentino son los uruguayos Severino Varela, Ricardo Pavoni, Jorge José González, Rubén Paz, Enzo Francescoli, Luis Cubilla, Antonio Alzamendi y Rubén Da Silva; los colombianos Óscar Córdoba, Jorge Bermúdez, Mauricio Serna y Juan Pablo Ángel; los paraguayos Arsenio Erico, José Luis Chilavert, Adolfino Cañete y Celso Ayala; los chilenos Marcelo Salas y Sergio Livingstone; los españoles Isidro Lángara y Ángel Zubieta; el peruano Julio Meléndez Calderón; y el brasileño Delém; entre otros.[36]

Estilo[editar]

Buenos Aires: "fútbol de potrero".

El estilo habitual del futbolista argentino está incluido dentro de lo que se denomina "fútbol sudamericano" (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Paraguay, Uruguay y Venezuela) y dentro de éste, del "fútbol rioplatense" (Argentina y Uruguay).[28]

Tradicionalmente, en Argentina el fútbol se aprendió y desarrolló popularmente en espacios o parques libres, denominados "potreros", sin ninguna supervisión institucional ni preparación para su práctica.[37] Salvo casos y momentos muy específicos, el sistema escolar y el Estado se desentendieron de la práctica del fútbol por parte de los estudiantes, buscando promover deportes alternativos.

La "gambeta", base del fútbol argentino.

Estas circunstancias permitieron el amplio desarrollo de un estilo especial, conocido como "fútbol de potrero", poco regulado, muchas veces masivo, sin entrenadores, capitanes ni padres. El fútbol de potrero incluye una variedad de juegos de fútbol, desde partidos más o menos formales, hasta partidos informales multitudinarios como "el picado", o juegos como el "mete-gol-entra", el "loco", la "corra", el "centro-gol", el "cañito-la liga", el "fútbol-tenis", el "coca-cola", el "cabeza", etc.[38] Esas condiciones promovieron un juego basado fundamentalmente en la improvisación y la habilidad individual en el manejo de la pelota, el llamado "arte de la gambeta" (dribbling), y el pase corto, así como un juego defensivo más físico y violento, con recurso sistemático a la vieja ley del football premoderno británico, el "hacking" o zancadilla, conocido en el Río de la Plata como "hacha".[28] El fútbol de potrero se caracteriza también por una mínima coordinación colectiva y una menor utilización del tiro de larga distancia.[39] Uno de los principales analistas y defensores del "fútbol de potrero" fue el periodista Dante Panzeri, quien concebía el juego como una "dinámica de lo impensado" y sostenía básicamente que "el fútbol es el jugador".[39]

Desde la década de 1970, la multiplicación de las competencias con equipos europeos, así como la posibilidad masiva de observar otros estilos de fútbol gracias a la televisión y la internacionalización del mercado de jugadores, produjo una evolución en el estilo del fútbol argentino, fusionando las características básicas del fútbol de potrero con muchos elementos que caracterizaban al fútbol europeo: juego colectivo y coordinado, planes estratégicos, pases de primera, "paredes", triangulación, mayor velocidad en el juego. El resultado fue la creación de un estilo más efectivo, que llevó a obtener gran cantidad de victorias internacionales y que suele ser referido de manera genérica como "fútbol sudamericano".[38] [40]

A partir de la década del 90 surgieron las "escuelitas de fútbol", centros generalmente privados y dirigidos por deportistas y profesionales de la educación física, destinados a enseñar a los niños a jugar al fútbol y a organizar la práctica. Existe un debate acerca de la incidencia de las "escuelitas del fútbol" sobre un eventual cambio de estilo del fútbol argentino y sobre si la expansión de las mismas ha implicado la desaparición del "potrero" y el fútbol de habilidad individual asociado con él.

Fútbol de clubes[editar]

Pirámide clasificatoria de la liga argentina de fútbol

El sistema de torneos está dividido en dos ramas: en una participan los clubes afiliados directamente a la AFA, que provienen de la ciudad de Buenos Aires, el Gran Buenos Aires, catorce equipos del resto de la provincia de Buenos Aires y seis de la provincia de Santa Fe, con tres escalones (B, C y D); en la otra, los clubes afiliados indirectamente, pertenecientes a 21 provincias, y los de las provincias de Buenos Aires y Santa Fe no incluidos en la otra rama, organizados en cuatro escalones (Torneo Argentino A, Torneo Argentino B, Torneo del Interior y ligas regionales o locales). Ambas vertientes confluyen en el Campeonato de Primera B Nacional, que a su vez permite clasificar a la Primera División. En la cúspide de la pirámide se ubican los equipos de 20 clubes que disputan anualmente la Primera División, dividida en dos torneos, el Inicial y el Final, de los cuales surgen dos campeones argentinos por año, que clasifican a su vez para la Copa Libertadores de América de ese año. Tal división, sin embargo, no refleja la verdadera distribución demográfica del país, donde dos tercios de la población corresponden al interior, y sólo un tercio a la capital y el Gran Buenos Aires.

La mayoría de los clubes de fútbol argentinos actuales aparecieron en la primera década del siglo XX. En Argentina existen 507 clubes, formalmente entidades privadas sin fines de lucro, que participan en ocho torneos principales, organizados piramidalmente y regulados por la Asociación del Fútbol Argentino. A ellos hay que sumar un número indeterminado de equipos que actúan en 249 ligas locales asociadas a la AFA, que disputan su ingreso a la pirámide clasificatoria nacional.

Desde que el fútbol se hizo profesional en 1931 y hasta la temporada 2013/14, se disputaron 128 campeonatos nacionales que fueron ganados por 17 clubes: River Plate (35), Boca Juniors (24), Independiente (14), San Lorenzo de Almagro (12), Vélez Sarsfield (10), Racing (7), Newell's Old Boys (6), Estudiantes (5), Rosario Central (4), Argentinos Juniors (3), Ferro Carril Oeste (2), Chacarita Juniors, Huracán, Quilmes, Lanús, Banfield y Arsenal. De los diecisiete clubes, sólo tres no pertenecen a la ciudad de Buenos Aires o al conglomerado urbano del Gran Buenos Aires.

Hay que tener presente que en esos números están subrepresentados los clubes no pertenecientes a Buenos Aires y su zona de influencia, que recién fueron integrados en un sistema competitivo nacional a fines de la década de 1960, exceptuando los casos de Newell's Old Boys y Rosario Central, quienes ingresaron a los torneos nacionales de AFA en 1939. Entre los torneos registrados como oficiales por la AFA, se destaca el Campeonato Argentino Copa Dr. Carlos Ibarguren, jugada en 23 ocasiones entre 1913 y 1958, que incluía también algunos equipos y ligas del "interior", aunque de manera no equilibrada. Este campeonato fue ganado en cinco ocasiones por Racing y Boca Juniors, en cuatro por River Plate, en dos por Independiente y Huracán, y en una por Rosario Central, Newell's Old Boys, Tiro Federal Argentino, Liga Mendocina, Liga Cordobesa, y Liga Cultural de Santiago del Estero.[41]

Los clásicos[editar]

En el fútbol argentino hay muchísimos clásicos y partidos de gran rivalidad, los cuales, utilizando un criterio cronológico, se pueden dividir en clásicos «históricos» y clásicos «modernos». Se consideran modernos a los clásicos en los que los equipos comenzaron a rivalizar cuando al menos uno de ellos ya tenía un club con quien mantenía una rivalidad más vieja, es decir su clásico histórico. En algunos casos toma fuerza la nueva rivalidad al decaer el clásico histórico, llegando en algunos casos, con el paso de los años, a ser más fuerte que éste.[42] Cabe destacar que cualquiera de los partidos disputados entre los denominados cinco grandes también son considerados clásicos (más allá del Superclásico y del Clásico de Avellaneda, partidos en donde ya de por sí se enfrentan equipos grandes).

Clásicos históricos[editar]

Clásicos modernos[editar]

Competencia internacional de clubes[editar]

Las principales competencias internacionales que disputan los clubes argentinos son la Copa Libertadores de América, la Copa Sudamericana y la Copa Mundial de Clubes (cada vez que alguno de ellos gana la Copa Libertadores). Si se considera a esta última como continuación de la extinta Copa Intercontinental, en las tres competencias los equipos argentinos lideran la cantidad de logros obtenidos por país. Adicionalmente, se disputa también la Recopa, donde los equipos argentinos también lideran la cantidad de copas por país.

Hasta diciembre de 2013, los clubes argentinos habían obtenido 63 copas internacionales oficiales, incluyendo 9 copas mundiales o intercontinentales. Dos clubes argentinos se encuentran entre los cuatro que más competencias oficiales han obtenido en el mundo: Boca Juniors de Argentina (18), Milan de Italia (18), Independiente de Argentina (16) y Real Madrid de España (15).[43]

En la actualidad, Argentina tiene cinco cupos clasificatorios a la Copa Libertadores. Cuatro equipos participan directamente de la segunda fase, mientras que uno obtiene el derecho a participar desde la primera fase o ronda de repechaje. Por su parte, a la Copa Sudamericana clasifican seis equipos a la segunda fase.

Estas plazas son otorgadas por la Conmebol, y luego son asignadas por la Asociación del Fútbol Argentino, según su propia reglamentación.

Economía, televisación y transferencias[editar]

Futbolistas argentinos en otros países: 1095 en 63 países. Los principales son Italia (18%) y España (16%).

Los clubes y jugadores argentinos tienen una participación considerable y creciente en el mercado internacional de pases.

Mientras que en 2000]] 571 jugadores actuaban en 32 países, en 2008 esa cantidad se había ampliado a 1095 jugadores en 63 países.[44] [45] Italia (194) y España (177), son los destinos más importantes, seguidos de Chile (69) y México (56). A lo largo de la historia, cinco veces las transferencias de futbolistas argentinos fueron realizados por montos que resultaron récords mundiales: Bernabé Ferreyra (1932), Enrique Omar Sívori (1957), Diego Maradona (1982), Diego Maradona (1984), Hernán Crespo (2000), solo superado por los jugadores italianos con siete récords y seguido de los brasileños con tres.[46]

En Argentina también se desempeñan gran cantidad de jugadores extranjeros, principalmente provenientes de Uruguay y Paraguay, y en menor medida de Colombia, Bolivia, Chile y Perú.

Entre 1991 y 2009 el fútbol argentino estuvo fuertemente influenciada por el contrato de transmisión televisiva firmado entre la AFA y el grupo formado por las empresas Torneos y Competencias y Clarín. En ese período la economía del fútbol argentino se diferenció notablemente de los mercados similares de Brasil, Chile y México, ya que mientras en estos casos la principal fuente de ingresos eran los derechos de televisación, seguida de la transferencia de jugadores, en Argentina el esquema era inverso, siendo las transferencias el 34% de los ingresos totales, mientras que la televisación aportaba solo el 19%. Finalmente la venta de entradas representó apenas el 5% del ingreso total. El precio de los derechos de transmisión televisiva pactados para la temporada 2007/2008 fue de 180 millones de pesos, que se distribuyeron entre la AFA y los clubes, de acuerdo a reglas relacionadas con la capacidad de convocatoria de cada uno. Finalmente, los clubes recibieron 8 millones de dólares al año por la publicidad incorporada en sus equipos deportivos.[47]

Este esquema económico se modificó radicalmente en agosto de 2009, cuando la AFA rescindió el contrato con el grupo Clarín, y firmó un nuevo contrato con el Estado nacional, por el cual éste último garantiza a los clubes una suma de 600 millones de pesos, que triplicó el monto que recibían en el esquema contractual anterior. A cambio de ello, el Estado se reservó los derechos por comercialización de los espacios publicitarios y obligó a la AFA a permitir que los partidos sean transmitidos por televisión abierta y sin las limitaciones del sistema de "pagar para ver" (pay per view), como sucedía en el sistema anterior.[48]

Controversias[editar]

Se ha observado que el fútbol en Argentina, como reflejo de la estructura sociopolítica y económica del país, está excesivamente centralizado en Buenos Aires.[49] [50] A diferencia de otros países, donde los clubes más poderosos se encuentran radicados en ciudades diferentes de la capital del país, (por ejemplo: el Manchester United en Inglaterra, el Bayern Munich en Alemania o el Internazionale, la Juventus y AC Milan en Italia), en Argentina, los equipos más fuertes se concentran desproporcionadamente en el Gran Buenos Aires y zonas cercanas. Es interesante remarcar, de todos modos, que los clubes de fútbol suelen prosperar y tener mayor repercusión en los principales centros económicos de un país, independientemente de que sean o no la capital del mismo. En el caso de muchos países europeos, esta coincidencia no se da, mientras que en la República Argentina, Buenos Aires tiene un desproporcionado peso económico y cultural sobre el resto del país.

Según datos del censo de 2010, la ciudad de Buenos Aires y su área metropolitana reúnen al 31,9% de la población del país. Pero en la actual Primera División del fútbol argentino, de un total de 20 clubes que participan en ella, 13 (es decir, el 65%) son de la Capital Federal y sus alrededores, y solamente 7 del resto del país.

Una formación de Godoy Cruz, de Mendoza, uno de los siete clubes del interior que participa en la Primera División.

A partir de allí, según la pirámide sobre la que se estructuran los campeonatos oficiales de fútbol de Argentina, las categorías del ascenso tributan a través de dos vertientes a la segunda división. Una de ellas se desarrolla exclusivamente con los indirectamente afiliados a la AFA, mientras la otra lo hace con los directamente afiliados a la AFA, lo que supone ventajas económicas de estos últimos por sobre los clubes del interior, que deben realizar mayores erogaciones en viajes y traslados.

Hay quienes cuestionan la existencia de estas dos vertientes, pues le da un 50% de posibilidades de ascenso de la tercera a la segunda categoría a los equipos directamente afiliados, en su mayoría de la capital y alrededores, contra el otro 50% a los equipos del resto del país, cuando la relación poblacional es de 1 a 2. De todos modos, en cada temporada hay tres ascensos a la primera categoría, estando la posibilidad de lograrlo abierta a cualquiera de ellos, a través de su participación en la Primera B Nacional.

Por otra parte, la gran mayoría de los futbolistas más talentosos del país, al crecer profesionalmente, son captados por clubes del exterior, lo que lleva al empobrecimiento de la calidad del juego.

Fútbol de selección[editar]

Equipo argentino ganador de la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de 1928.
Los "carasucias", campeones sudamericanos en 1957, ganando todos los partidos por goleada. Considerado uno de los mejores equipos de la historia del fútbol argentino. Arriba, de izquierda a derecha: Juan Carlos Giménez, Guillermo Stábile (DT), Rogelio Domínguez, Pedro Dellacha, Néstor Rossi, Federico Vairo y Ángel Schandlein. Abajo: Oreste Corbatta, Humberto Maschio, Antonio Angelillo, Enrique Sívori y Osvaldo Cruz.

Argentina ha conseguido todos los títulos importantes de competencia de selecciones: dos veces la Copa Mundial de Fútbol, dos veces la medalla de oro en los Juegos Olímpicos, una vez la Copa FIFA Confederaciones y catorce veces la Copa América. En el mundo, sólo Francia, aunque en menor cantidad de ocasiones, obtuvo el logro.

Los dos momentos culminantes fueron las copas mundiales ganadas en 1978 y 1986. La Copa Mundial de Fútbol de 1978 se realizó en Argentina durante la dictadura militar que dos años antes había impuesto un Estado terrorista. El régimen buscó utilizar el acontecimiento para legitimarse, obteniéndolo sólo parcialmente, a raíz de algunos boicots internacionales,[51] el abucheo masivo a los militares en el estadio de Rosario,[52] una notable rebelión simbólica popular impulsada por el personaje de historieta Clemente contra la recomendación oficial de no tirar "papelitos",[53] la entrada de la selección de espaldas al palco oficial,[52] y la negativa de los holandeses a saludar a los dictadores, cuando recibieron el título de subcampeón.[51] El partido final se jugó contra Países Bajos, venciendo Argentina 3-1 en tiempo suplementario, con dos goles de Mario "El Matador" Kempes y uno de Daniel Bertoni. El director técnico fue César Luis Menotti y el capitán Daniel Pasarella.

La Copa Mundial de Fútbol de 1986 se jugó en México. El seleccionado fue dirigido por Carlos Bilardo, el capitán fue Diego Maradona, quien también fue Balón de Oro del torneo y se destacó realizando brillantes jugadas y goles memorables, como el segundo a Inglaterra, votado como el Gol del Siglo. En la final, Argentina venció a Alemania 3-2, con goles de José Luis Brown, Jorge Valdano y Jorge Burruchaga. Argentina había recuperado la democracia poco más de dos años antes y los jugadores saludaron a los aficionados, que llenaron la [[Plaza de mayo, desde el balcón de la Casa Rosada.[54] Desde entonces, Menotti y Bilardo, los dos entrenadores campeones mundiales, quedaron como símbolos de dos visiones enfrentadas del juego: el primero identificado con un fútbol más ofensivo y fundado en la habilidad individual del jugador; el segundo identificado con un fútbol más táctico y planificado.[55] [56]

En un bar de Buenos Aires, durante la Copa Mundial de 2006.

Adicionalmente la selección argentina salió dos veces subcampeona del mundo (1930 y 1990), catorce veces campeona de la Copa América (1921, 1925, 1927, 1929, 1937, 1941, 1945, 1946, 1947, 1955, 1957, 1959, 1991 y 1993), una vez campeona de la Copa FIFA Confederaciones (1992), además de obtener dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos de 2004 (Atenas) y 2008 (Beijing) y dos medallas de plata (Ámsterdam 1928 y Atlanta 1996). Otras copas ganadas por la selección mayor son la Copa de las Naciones en 1964 y la correspondiente al Premio al Juego Limpio de la FIFA (1978).[11]

Las selecciones juveniles también han sido multipremiadas, destacándose la obtención en seis oportunidades de la Copa Mundial de Fútbol Juvenil (1979, 1995, 1997, 2001, 2005 y 2007) y seis premios mundiales por juego limpio: Sub 23 (Atlanta 1996, Atenas 2004), Sub 20 (Malasia 1997, Argentina 2001), y Sub 17 (Italia 1991, Egipto 1997).[11] Entre los principales maestros-entrenadores que influyeron en la organización de fútbol juvenil se encuentran Renato Cesarini, Ernesto Duchini y José Pekerman.[57]

Al iniciarse 2009, los seleccionados de la AFA habían obtenido 44 títulos oficiales de selecciones de mayores y un total de 169 copas, en su historia.[11]

Las principales frustraciones del seleccionado fueron la no clasificación a la Copa Mundial de Fútbol de 1970 (desplazado por Perú),[58] y la derrota 0-5 como local frente a Colombia, en 1993.[59] Otras derrotas frustrantes fueron la goleada 1-6 ante Checoslovaquia y eliminación en primera ronda en la Copa Mundial de Fútbol de 1958 y en la Copa Mundial de Fútbol de 2002, el 0-4 contra la "Naranja Mecánica" holandesa en la Copa Mundial de Fútbol de 1974, la caída 0-3 contra Brasil, en la final de la Copa América 2007[60] y la goleada 0-4 ante Alemania en Sudáfrica 2010, siendo director técnico Diego Maradona.

Los enfrentamientos clásicos de la selección argentina son contra Uruguay (el clásico con más encuentros del mundo),[61] Brasil e Inglaterra.

Variantes[editar]

Fútbol femenino[editar]

En comparación con el fútbol masculino, el fútbol femenino en la Argentina y del resto de los países sudamericanos de habla hispana, está evidentemente postergado, debido a una histórica marginación de las mujeres del fútbol impulsada por una visión machista del juego.[62] Si bien ya desde mediados de siglo, algunos clubes promovieron que las mujeres participaran en actividades deportivas y concurrieran a a los estadios a presenciar encuentros de fútbol, fue a partir de la [[Copa Mundial de Fútbol de 1978, jugada en Argentina, que las mujeres comenzaron a involucrarse con el juego, aunque principalmente como espectadoras, ya que la práctica recreativa es marginal y se encuentra excluida de las escuelas.[62]

En Argentina el fútbol femenino es amateur y está organizado por la AFA. El Campeonato de Fútbol Femenino en donde trece clubes compiten, se lleva a cabo anualmente desde 1991. Entre esa fecha y 2013 incluido, sólo Cuatro clubes han ganados el torneo: Boca Juniors (22), River Plate (10), UAI Urquiza (1) y San Lorenzo (1). A partir del 2009 el ganador del partido entre el campeón del apertura y clausura, se clasifica a la Copa Libertadores de América Femenina, donde Boca Juniors ha obtenido el tercer puesto en la edición 2010 siendo el mejor resultado de un equipo argentino en dicha competencia.

En 2003 la selección argentina de fútbol femenino se clasificó por primera vez a la Copa Mundial Femenina de Fútbol, creada en 1991, volviendo a clasificarse en la edición de Copa Mundial Femenina de Fútbol de 2007. En ambas ocasiones quedó eliminada en la ronda inicial, pero mostrando una evidente evolución.

En 2006 Argentina obtuvo por primera vez el campeonato Sudamericano Femenino derrotando a Brasil por 2-0, clasificando así para los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, lo que constituye la primera participación de una selección sudamericana de habla hispana en esa disciplina.

Futsal: Argentina-Brasil en los Juegos Panamericanos 2007.

Futsal[editar]

En la Argentina también se practica de modo muy difundido el futsal (fútbol de salón de cinco jugadores), disciplina inventada en 1930 y cuya organización está dividida en dos federaciones mundiales, la Asociación Mundial de Futsal (AMF) y la FIFA.

La Confederación Argentina de Fútbol de Salón-Futsal (CAFS) fue fundada en 1964 y está afiliada a la AMS. Desde 1976 organiza el Campeonato Argentino de selecciones provinciales y desde 1980 el Campeonato Argentino de clubes.[63] La AFA-FIFA organizó el primer campeonato argentino de futsal en 1986.[64]

Los logros más importantes de la selección argentina de futsal fueron: en la AMF, el campeonato mundial de 1994 y el subcampeonato de 2007;[65] en la FIFA la obtención de la Copa América en 2003 y el tercer lugar en el Campeonato Mundial de 2004.[66]

Fútbol para ciegos[editar]

Fútbol para ciegos: Argentina-Brasil (final). Juegos Parapan 2007.

Dentro de la variedad del futsal, Argentina se destaca en la modalidad de fútbol para ciegos. La selección nacional, llamada Los Murciélagos, ha obtenido dos veces el campeonato mundial de los cuatro realizados desde 1998 (en 2002 y 2006), una medalla de plata en los Juegos Paraolímpicos de 2004 y otra de bronce en los Paraolímpicos de 2008, dos Copas Américas (1999 y 2005) y medalla de plata en los Juegos Parapanamericanos 2007.[67] La disciplina está organizada por la Federación Argentina de Deportes para Ciegos (FADEC), fundada en 1988 y la primera selección fue creada en 1991; desde 2002 tiene el apoyo institucional y financiero de la AFA.[68] En 2007 Los Murciélagos recibieron el Premio Jorge Newbery de Oro, con el que la Ciudad de Buenos Aires premia cada año al mejor deportista, primera vez que un premio máximo deportivo fue entregado a atletas con discapacidades.[69] [70]

Fútbol de playa[editar]

En el país se practica también el fútbol de playa. La Argentina fue una de las cuatro participantes, con Brasil, Estados Unidos e Italia, que organizaron la primera competencia internacional en Miami en 1993. Participó en todos los campeonatos mundiales no oficiales organizados desde 1995 obteniendo su mejor posición en 2001, cuando salió tercero.[71]

Los Dogos DAG, el equipo argentino campeón del mundial de fútbol gay de 2007.

Fútbol gay[editar]

En 2007 se llevó a cabo en la Ciudad de Buenos Aires el décimo Mundial de Fútbol Gay, organizado por la Asociación Internacional de Fútbol de Gays y Lesbianas, en conjunto con la Subsecretaría de Deportes de Buenos Aires; contando con el apoyo de la Comunidad Homosexual Argentina y la Asociación del Fútbol Argentino. El triunfo correspondió al equipo argentino, Los Dogos, los que, con gol de Milton Pedro, vencieron en la final al equipo inglés, Los Stonewalls. Fue el primer torneo de su tipo disputado en Latinoamérica y el primero también en ser ganado por un equipo latinoamericano.[72] [73] [74]

Fútbol recreativo y no federado[editar]

"Al final de la lucha", del fotógrafo argentino Pedro Luis Raota (1934-1986).

En Argentina virtualmente toda la población masculina practica fútbol desde la primera infancia ("en el barrio el que no jugaba al fútbol era un bicho raro")[75] y cerca del 40% lo practica al menos de manera esporádica.[76] En base a datos para el conglomerado Gran Buenos Aires, la práctica del fútbol es la actividad física mayoritaria de los varones en todas las franjas de población no sedentaria hasta los 60 años: 69% entre 25 y 29 años, 66% entre 30 y 39 años, 40% entre 40 y 49 años y 25% entre 50 y 59 años.[77] En contraste, la población femenina registra un mayor sedentarismo a la vez que una muy baja opción por la práctica del fútbol, apenas llegando al 0,5%.[78]

La práctica masiva del fútbol toma diversas modalidades: una gran parte de los aficionados lo practican informalmente y sin ley de fuera de juego ("el picadito"), en parques, plazas y calles, principalmente los fines de semana.[79] Otra forma de práctica masiva es el alquiler por grupos de amigos de "canchas de papi fútbol" sobre superficies duras, para practicarlo entre equipos de cinco a nueve jugadores por lado y reglas modificadas.[80] [81]

Adicionalmente, el Estado, las escuelas, las universidades, los sindicatos y los clubes no federados en la AFA, organizan campeonatos amateurs con participación de cientos de miles de jugadores. Entre ellos se destacan las competencias de fútbol 11, fútbol 7 y y futsal, dentro de los Juegos Nacionales Evita (12-16 años), los Juegos Sudamericanos Escolares, tres juegos deportivos regionales (Araucanía, Binacionales y Transandinos), y los Juegos Universitarios.[82]

Estadios[editar]

Como consecuencia directa de la afición masiva al fútbol de la población argentina, existen gran cantidad de estadios en todo el país, casi exclusivamente diseñados para la práctica del fútbol. Buenos Aires, que ha sido denominada la ciudad de los estadios,[83] posee en sus 202 km2[84] una numerosa cantidad de estadios, entre los que se encuentran los de River Plate (el más grande del país con una capacidad de 73.449 espectadores sentados), Boca Juniors, Vélez Sarsfield, San Lorenzo de Almagro, Huracán, Argentinos Juniors, Ferro Carril Oeste, Nueva Chicago, Atlanta, Deportivo Español y All Boys entre otros, a los que deben adicionarse los de Racing, Independiente, Banfield, Temperley, Lanús, Quilmes y Arsenal de Sarandí entre los muchos que se encuentran en el Gran Buenos Aires. En la ciudad y sus alrededores existen además, estadios de menor tamaño como los de Excursionistas, Defensores de Belgrano, Comunicaciones, Lamadrid, Barracas Central, Riestra y Sacachispas.

Otros importantes estadios de fútbol en el país son el Estadio Mario Alberto Kempes (ex Chateau Carreras) con capacidad para 57.000 espectadores en Córdoba, el Estadio Ciudad de La Plata con capacidad para 53.000 espectadores (40.000 sentadas), los de Newell's Old Boys (42.000 espectadores) y Rosario Central (42.000 espectadores) en Rosario, el Estadio La Ciudadela (25.000 espectadores) y Estadio José Fierro (32.700 espectadores) en Tucumán, los de Colón Estadio Brigadier General Estanislao López y Unión Estadio 15 de abril ambos están en la ciudad de Santa Fe, el Estadio José María Minella (ex Mundialista) de Mar del Plata, el Estadio Juan Domingo Perón de Córdoba (Instituto de Córdoba), el Estadio Padre Ernesto Martearena de Salta, el Estadio Malvinas Argentinas de Mendoza, el Estadio Presbítero Bartolomé Grella de Patronato de Paraná. Todos ellos con capacidad para más de 20.000 espectadores.

Medios[editar]

Fioravanti (Joaquín Carballo Serantes, 1911-1989), famoso relator uruguayo del fútbol argentino. Transmitía por Radio Splendid en los 40 y Radio El Mundo en los 50 y 60.

El medio de comunicación deportivo históricamente más importante del país es la Revista El Gráfico, un semanario fundado en 1919, que, aunque dedicado a todos los deportes, atribuyó siempre al fútbol una importancia casi exclusiva. Otro medio gráfico que le da al fútbol un lugar prioritario es el Diario Olé, inaugurado en 1996 y perteneciente al Grupo Clarín, principal multimedio del país.

La radio argentina se ha destacado especialmente en el fútbol. La primera transmisión radial de un partido de fútbol en el mundo fue realizada por LOR Radio Argentina, el 2 de octubre de 1924, por parte de Horacio Martínez Seeber y Atilio Casime; se trató del partido que Argentina venciera a Uruguay por 2-1 y en el que Cesáreo Onzari convirtió el primer gol de córner de la historia, que fue denominado gol olímpico, precisamente por haber sido convertido contra Uruguay, que había ganado la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de ese año.[85] Desde entonces, la radio argentina ha tenido cuatro grandes relatores deportivos: José María Muñoz y Lalo Pelliciari y los uruguayos Fioravanti y Víctor Hugo Morales, este último calificado como el más importante relator de habla hispana de todos los tiempos.[86] Entre las transmisoras, Radio Rivadavia se ha destacado desde la década del sesenta con una dedicación especial al deporte y programas clásicos del fútbol argentino, como La Oral Deportiva.

La primera transmisión televisiva de un partido de fútbol argentino fue el 18 de noviembre de 1951, cuando Canal 7 televisó un San Lorenzo-River en el Viejo Gasómetro.[87]

En 1987, la Asociación del Fútbol Argentino firmó un contrato de exclusividad con la empresa Torneos y Competencias (TyC), por el cual se le cedían a la misma los derechos de transmisión televisiva de la temporada 1987-88 de Primera División, Nacional B y Primera B, a cambio de un millón de australes.[88] En 1996 se estableció un nuevo vínculo, hasta el año 2014, pero esta vez la AFA le dio la exclusividad compartida de los derechos de transmisión a TyC y el Grupo Clarín.[89] El contrato de televisación estableció, desde la temporada 2007/08, y por primera vez, que los diez encuentros de la máxima categoría serían transmitidos por cable, la mitad de ellos a través de un sistema de pay-per-view por el que el usuario debía pagar un monto adicional por cada partido.[87] Además se mantenía la prohibición, para noticieros y otros programas, de emitir imágenes de los goles y circunstancias deportivas dentro del mismo día en que se disputaran los encuentros.[90] [91]

En agosto de 2009, la AFA, por decisión unánime de los clubes, decidió realizar un cambio radical del sistema de televisación y rescindió el contrato que mantenía con el Grupo Clarín, para firmar un nuevo acuerdo con el Estado nacional, garantizando la transmisión de todos los encuentros por la televisión abierta y sin costo para los televidentes. Se denominó "Fútbol para todos".[92] [93] [94]

Entre los periodistas deportivos argentinos dedicados al fútbol, se destacaron muy especialmente Dante Panzeri (1921-1978) y Borocotó (1902-1964), ambos redactores de El Gráfico y autores de varios libros y ensayos sobre la naturaleza sociológica del fútbol.

Hinchadas[editar]

El poeta tanguero Discépolo, guionista y protagonista de El hincha (1951), un clásico del cine argentino. "¿Y para qué trabaja uno si no es para ir los domingos y romperse los pulmones a las tribunas hinchando por un ideal? ¿O es que eso no vale nada?”..."¿Qué sería del fútbol sin el hincha?...El hincha es todo en la vida"..(Guion de la película).

Las palabras "hincha" e "hinchada", utilizada generalizadamente en español para definir a los simpatizantes activos y ruidosos de un club de fúbol, aparecieron en el Río de la Plata a comienzos del siglo XX. Su origen proviene de los fuertes gritos de apoyo a su equipo, el Nacional de Montevideo, que daba Prudencio Miguel Reyes, un talabartero uruguayo, cuya tarea era hinchar “a puro pulmón” la pelota del club, es decir, “el hincha pelotas” o simplemente “el hincha” del club. El término pasó a designar a quienes expresaban ruidosamente su apoyo al club, imponiéndose en el habla rioplatense, para extenderse luego al resto de los países de habla hispana, y también a otros deportes.[95] [96]

La conducta de los espectadores de "hinchar" en los encuentros deportivos, contrastaba con las normas del "fair play" que intentaban imponer los clubes y escuelas de origen británico, que cuestionaban como antideportivas, la exteriorización de las pasiones en el deporte y como consecuencia de ello, las manifestaciones exageradas de apoyo a uno de los contrincantes, así como toda manifestación de rechazo.

Debido al enorme proceso inmigratorio que afectaba a las sociedades rioplatenses a principios del siglo XX, el fútbol y particularmente la adopción desde niño de un club por el cual hinchar, se constituyó en uno de los elemento decisivos de homogeneización cultural de la población.[97] [37]

Durante años se han realizado diferentes encuestas para determinar qué cantidad estimada de simpatizantes poseen los clubes del fútbol argentino. Si bien los datos no son definitivos, y suelen arrojar diversos matices, muestran una considerable ventaja de los denominados Cinco grandes por sobre el resto.

Cantidad de simpatizantes según el Gran DT[editar]

El Gran DT es un concurso organizado por el Diario Clarín, en el cual el lector arma un equipo con diversos jugadores del fútbol argentino, ganando puntos en base a los puntajes con los cuales el diario califica las actuaciones de los mismos en los encuentros de cada fecha del respectivo campeonato. Uno de los pasos para darse de alta en el concurso es llenar un formulario con los datos personales del participante, como el nombre, el apellido, el DNI y también el club de fútbol del cual es simpatizante. De esta manera se creó una base de datos de 2.005.590 personas que al mismo tiempo son simpatizantes de distintos clubes de fútbol a lo largo y a lo ancho de todo el país. El resultado arrojo que los denominados Cinco grandes lideran el ranking de cantidad de simpatizantes confirmando de alguna manera lo que reflejaban las recaudaciones y las encuestas realizadas sobre el tema.

Equipo % de simpatizantes
Boca Juniors 34,06 %
River Plate 24,40 %
Independiente 6,76 %
San Lorenzo 5,20 %
Racing 4,47 %
Gran DT, 10 de mayo del 2009.[98] [99]

Consultora Equis[editar]

Según una encuesta realizada en todo el país por la Consultora Equis el 90% de la población argentina es simpatizante de algún equipo de fútbol, y de estos River Plate y Boca Juniors concentran el 73% del total. La encuesta fue realizada en todo el país y sobre 9260 casos. El sociólogo y actual director de la consultora, Artemio López, dijo "La hicimos durante tres años y el margen de error está en el 1%".[100]

Simpatizantes de clubes de fútbol de Argentina según área de residencia
Equipo Metropolitana
(Gran Bs.As.)
Pampeana Patagonia NOA Cuyo NEA Total
Boca Juniors 40,4 % 33,8 % 44,1 % 35,0 % 44,7 % 47,7 % 40,4 %
River Plate 29,9 % 28,5 % 39,8 % 37,6 % 40,7 % 39,0 % 32,6 %
Independiente 7,0 % 4,9 % 3,8 % 5,3 % 5,7 % 4,0 % 5,5 %
Racing 5,5 % 2,9 % 4,0 % 4,6 % 3,1 % 4,8 % 4,2 %
San Lorenzo 6,9 % 2,3 % 3,8 % 2,0 % 3,0 % 3,0 % 3,9 %
Rosario Central 0,9 % 4,5 % 0,2 % 0,9 % 1,2 % 0,4 % 1,7 %
Estudiantes de La Plata 0,1 % 4,2 % 0,5 % 1,5 %
Otros clubes 2,9 % 1,2 % 1,6 % 1,5 %
Talleres 3,6 % 1.3 %
Belgrano 3,6 % 0,1 % 1,4 %
Newell's Old Boys 3,7 % 0,1 % 1,5 %
Vélez Sarsfield 2,6 % 0,1 % 0,3 % 1,4 % 1,1 %
Atlético Tucumán 6.4 % 0.8 %
San Martín (T) 6,4 % 0,8 %
Huracán 1,4 % 0,5 % 0,5 % 0,3 % 0,6 %
Gimnasia y Esgrima La Plata 1,4 % 0,5 %
Consultora Equis, 2006.[2]

Secretaría de Medios de Comunicación de la Nación[editar]

La encuesta del Sistema Nacional de Consumos Culturales, organizada por la Secretaría de Medios de Comunicación de la Nación, arroja que River y Boca se llevan el 73,3% por ciento de los hinchas. La encuesta tomó 3051 casos de todo el país.

Equipo  % de simpatizantes
Boca Juniors 41,5 %
River Plate 31,8 %
Independiente 4,8 %
Racing 4,4 %
San Lorenzo 3,3 %
Vélez Sarsfield 1,2 %
Sec. de Medios de Com. de la Nación, 2006.[101]

Violencia[editar]

Como en otros países, es común que en los estadios las "hinchadas" estén organizadas por grupos de adeptos denominados "barras bravas", que impulsan los cantos de apoyo a los equipos, y los viajes de simpatizantes cuando juegan de visitante. Las "barras bravas" y los dirigentes deportivos y políticos han sido muy cuestionados por la promoción e involucramiento en actos de violencia, en los que incluso se han producido asesinatos de simpatizantes de equipos contrarios.[102] [103]

A lo largo de la historia, han muerto un total de 271 personas en incidentes relacionados con el fútbol en Argentina.[104] [105] El primer fallecimiento fue el 14 de mayo de 1939 en un Lanús-Boca de cuarta división en el que luego de una pelea entre los jugadores los hinchas intentaron invadir el campo de juego y fueron reprimidos por la policía que realizó disparos para dispersar. Una de las balas acabó con la vida de Óscar Munitoli, de nueve años.[106]

Las muertes tienen causas variadas: enfrentamientos entre las hinchadas, represión policial o mala organización. La mayor tragedia del fútbol argentino sucedió en el Estadio de River Plate el 23 de junio de 1968, cuando 71 personas murieron aplastadas y asfixiadas en la llamada Tragedia de la Puerta 12.[106]

Con motivo de la final de fútbol, en la que Nigeria venció a Argentina 3-2, en la final por la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, un grupo de argentinos asesinó en un linchamiento en Buenos Aires, a Elías Farías, un inmigrante brasileño que celebró el gol de la victoria nigeriana.[107] [108]

Árbitros[editar]

Los árbitros de fútbol en Argentina están divididos en dos sindicatos enfrentados: el histórico creado en 1965, la Asociación Argentina de Árbitros (AAA), afiliado a la CGT, y el Sindicato de Árbitros Deportivos de la República Argentina (SADRA), creado en 1988 con apoyo de la Asociación del Fútbol Argentino, la entidad que representa a los empleadores. La justicia argentina ha condenado a la AFA por práctica desleal, pero la situación persiste.[109] Se ha sostenido que «la interna que divide a los árbitros... es una de las razones que influye sobremanera en el bajísimo nivel arbitral».[110]

Con este conflicto de fondo, la AFA tiene una dependencia interna denominada Colegio de Árbitros, cuya función es asumir las tareas relacionadas con la designación, supervisión, promoción y exclusión de los árbitros, veedores y asistentes contratados. El colegio está integrado por seis miembros, incluyendo un representante de cada sindicato.[111] La formación arbitral se encuentra a cargo de la Dirección de Formación Arbitral, creada en 2007 en reemplazo de la Escuela de Árbitros.[112]

El primer árbitro argentino en dirigir en una Copa del Mundo fue Bartolomé Macías, quien lo hizo en el primer mundial de la historia: Uruguay 1930. El segundo en hacerlo fue Juan Bozzi en Suecia 1958 y el tercero Roberto Goicochea en Inglaterra 1966. Desde ésta edición, el arbitraje argentino contó con un representante en todos los mundiales disputados: Ángel Coerezza en México 1970, Luis Pestarino en Alemania 1974, Ángel Coerezza en Argentina 1978, Arturo Iturralde en España 1982, Carlos Espósito en México 1986, Juan Carlos Loustau en Italia 1990, Francisco Lamolina en Estados Unidos 1994, Javier Castrilli en Francia 1998, Ángel Sánchez en Corea-Japón 2002 y Horacio Elizondo en Alemania 2006.[113] Este último dirigió el partido inaugural y la final, y fue considerado por la FIFA como el mejor árbitro del mundo del 2006.

Finalmente, Héctor Baldassi fue el elegido por la FIFA para participar de la Copa Mundial Sudáfrica 2010.

Récords y curiosidades[editar]

El fútbol en la cultura argentina[editar]

Imagen de la película Pelota de trapo (1948), clásico del cine argentino, que hizo famosa la canción de los "pibes": «Se oye ruido de pelota y no sé lo que será; es el club de Sacachispas que ya viene, que ya viene de ganar».[133]

La importancia del fútbol en la Argentina se ha manifestado de diversas formas en su cultura y actividades artísticas.

El tango, como ha señalado el antropólogo Julián Ponisio, tiene un origen simultáneo y culturalmente interrelacionado con el fútbol "rioplatense": "la tríada potrero-pibe-gambeta... forjó las bases identitarias de un estilo corporal similar al movimiento corporal de la danza del tango, en la manera de entender la práctica del fútbol".[134]

Importantes músicos tangueros compusieron tangos para los equipos de su simpatía, como Racing Club (1913) de Vicente Greco, "Independiente Club" y "San Lorenzo de Almagro" (1923) de Agustín Bardi o "El taladro" (1946) de Alfredo de Angelis, entre muchos otros. Los "cracks" también fueron tema para tangos, como "Tarasca solo" y "Ochoíta", grabados por Osvaldo Fresedo en 1928, dedicados a dos jugadores del amateurismo, Domingo Tarascone de Boca y Pedro Ochoa de Racing; del mismo año es "Monti sólo", de Alejandro Scarpino, dedicado al capitán de la selección argentina. En 1933, Francisco Canaro grabó "Bernabé, la fiera", sobre el goleador de River, Bernabé Ferreyra. En 1949 Armando Pontier grabó un bello tango titulado "A José Manuel Moreno".[135] Otro tango notable es "Largue esa Mujica" (1929), de Juan Sarcione, grabada por Carlos Gardel, con una letra que, utilizando todos los nombres de los jugadores de Huracán, construye todo un mensaje en doble sentido ("largue esa Mujica", por "largue esa mujer").[136]

Patadura (frag.)

Piantáte de la cancha, dejále el puesto a otro
de puro patadura estás siempre en orsay;
jamás cachás pelota, la vas de figurita
y no servís siquiera para patear un hands.
Querés jugar de forward y ser como Seoane
y hacer como Tarasca de media cancha gol.
Burlar a la defensa con pases y gambetas
y ser como Ochoíta el crack de la afición.

de José López Ares y Enrique Carrera Sotelo

En 1961, Edmundo Rivero grabó el tango "Gol argentino" de Héctor Marcó, y en 1978, Astor Piazzolla compuso Piazzolla '78, una suite futbolística integrada por los temas "Mundial 78", "Marcación", "Penal", "Gambeta", "Golazo", "Wing", "Corner" y "Campeón".[135]

Otros tangos importantes sobre el fútbol son "El sueño del pibe" de Reinaldo Yiso y Juan Puey («mamita querida,/ganaré dinero/seré un Baldonedo/un Martino, un Boyé»), "Déjelo señora" de Miguel Bonano y Degrossi («el pelo revuelto, las medias caídas,/los zapatos rotos, de tanto jugar,/una camiseta ya descolorida,/debajo una almita, que sueña ser crack»), "Pelota de cuero" de Edmundo Rivero y Héctor Marcó («mi pálida historia escrita en tus gajos/recorre a dos arcos el verde tapiz»), "La número 5" de Oreste Cufaro y Reinaldo Yiso, "Cero a cero" de Roberto Firpo y Clauso («de que sirve gastarse en gambetas/si tu viejo es como una pared»), "Patadura" de José López Ares y Enrique Carrera Sotelo, "Mi primer gol" de Miguel Bonano, Horacio Pettorossi y Alejandro Fattorini («ni el foul de tus intenciones/podrá evitar la caída/cuando en la red de tus labios/te acomode el primer gol»).[135]

En el caso del rock argentino, existen algunos temas importantes relacionados con el fútbol, como "Maradó" de Los Piojos («dicen que escapó de un sueño/en casi su mejor gambeta»), "El baile de la gambeta" de la Bersuit Vergarabat («y porque soy de la escuela del Bocha/voy con la fantasía a la estrategia fría») en alusión a Ricardo Enrique Bochini, "La bengala perdida" de Luis Alberto Spinetta sobre la muerte de un simpatizante de Racing por una bengala arrojada desde la tribuna contraria, o la metáfora "gol de mujer" de Divididos. Otros géneros musicales también han producido canciones populares futboleras, como "La mano de Dios" de Rodrigo Bueno («en un potrero forjó una zurda inmortal»), así como "Dame fútbol" y "Simplemente fútbol" de Ignacio Copani («simplemente el juego de la mayoría/que se juega cada día en todos lados»).

En el cine, aún en tiempos del cine mudo, se realizó la película La barra de Taponazo (1932), sobre el goleador Bernabé Ferreyra, que contenía el tango "Taponazo", de Clauso y Tagini («al rematar las jugadas sos tan potente y tan diestro/que el día menos pensado me lo dejás tuerto al sol»).[137] Al año siguiente se destacó la película Los tres berretines (1933), una de las que iniciaron el cine sonoro argentino, interpretada por Luis Sandrini, que desarrolla la idea de que los tres "berretines" (aficiones) de los argentinos eran el tango, el fútbol y el cine. Entre todas las películas sobre fútbol se destaca Pelota de trapo (1948) de Leopoldo Torres Ríos, protagonizada por Armando Bó y el niño Toscanito, considerada un hito del cine argentino.[138]

Otras películas sobre fútbol son ¡Goal! (1936) de Luis José Moglia Barth, El cañonero de Giles (1937) con Luis Sandrini, Sacachispas (1950) con guion de Borocotó, Escuela de campeones (1950) con guion de Homero Manzi, El hincha (1951) sobre un argumento de Enrique Santos Discépolo y Julio Porter, El hijo del crack (1953) de Leopoldo Torres Ríos y Leopoldo Torre Nilsson, El cura Lorenzo (1954) con Ángel Magaña, El crack (1960) de José A. Martínez Suárez, Pelota de cuero (1963) de Armando Bó, La Raulito (1975) de Lautaro Murúa y con una recordada interpretación de Marilina Ross, La fiesta de todos (1979), de Sergio Renán, Fútbol argentino (1990) con guion de Osvaldo Bayer, El camino de San Diego (2006) de Carlos Sorín.

El penal más largo del mundo (frag.)

-Constante los tira a la derecha.
-Siempre -dijo el presidente del club.
-Pero él sabe que yo sé.
-Entonces estamos jodidos.
-Sí, pero yo sé que él sabe -dijo el Gato.
-Entonces tirate a la izquierda y listo -dijo uno de los que estaban en la mesa.
-No. Él sabe que yo sé que él sabe -dijo el Gato Díaz y se levantó para ir a dormir.
-El Gato está cada vez más raro -dijo el presidente del club cuando lo vio salir pensativo, caminando despacio.

de Osvaldo Soriano

En la literatura el tema del fútbol ha estado muy presente, muchas veces como parte del entorno y otras como elemento central de cuentos, poemas, ensayos y obras de teatro. En este campo se destaca la tarea del poeta Roberto Jorge Santoro (secuestrado-desaparecido en 1977), que en su libro Literatura de la pelota (1971) publicó una notable recopilación de obras literarias argentinas con eje temático en el fútbol.[139] El libro reúne 66 trabajos de diversos autores (Horacio Quiroga, Roberto Arlt, Álvaro Yunque, Leopoldo Marechal, Ernesto Sabato, etc.) y un capítulo final dedicado a "la poesía del hincha", en el que registra los cánticos de los simpatizantes.

Es casi un milagro juntar en un mismo equipo a Gagliardi con Pichón Riviere, a Last Reason con Mujica Laínez, a Murena con Iván Diez, a Sebrelli con Centeya, a Mondiola con Romero Brest. "Lo culto" entremezclado con "lo popular", ya que el fútbol, el fóbal o la pelota, como ustedes quieran llamarlo, es algo que pertenece a cada uno de nosotros porque se impone a todos por pura presencia. (Roberto Santoro)[139]

Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares escribieron juntos, bajo el seudónimo común de Honorio Bustos Domecq un cuento titulado Esse est percipi ("Ser es ser percibido"), incluido en el libro Crónicas de Bustos Domecq (1967).[140] En el mismo, Tulio Savastano, presidente de un ficticio club Abasto Juniors, le transmite a Domecq su convicción de que, en realidad, el fútbol es una ficción mediática:

No hay score ni cuadros ni partidos. Los estadios ya son demoliciones que se caen a pedazos. Hoy todo pasa en la televisión y en la radio. La falsa excitación de los locutores, ¿nunca lo llevó a maliciar que todo es patraña? El último partido de fútbol se jugó en esta capital el día 24 de junio del 37. Desde aquel preciso momento, el fútbol, al igual que la vasta gama de los deportes, es un género dramático, a cargo de un solo hombre en una cabina o de actores con camiseta ante el cameraman.

J. L. Borges y A. Bioy Casares.[141]

El humor ha sido un espacio importante de recreación de temas futbolísticos, como el popular personaje de historieta Clemente, de Caloi, un ser sin manos identificado con el "hincha" argentino, o Éber Ludueña, un personaje de ficción creado e interpretado por Luis Rubio (1965-), que representa a un exfutbolista de segunda división, y Minguito Tinguitella, célebre personaje del comediante Juan Carlos Altavista.

Entre el humor y la literatura, de gran importancia son los relatos sobre fútbol de Roberto Fontanarrosa (El fútbol es sagrado, 19 de diciembre de 1971, Fontanarrosa de Penal, Área 18, Fontanarrosa es Mundial), Osvaldo Soriano (Arqueros, Ilusionistas y Goleadores), Alejandro Dolina (Apuntes del fútbol en Flores, El tipo que pasaba por ahí, Instrucciones para elegir en un picado) y Eduardo Sacheri (Esperándolo a Tito y otros cuentos de fútbol). Entre el periodismo, la literatura y el teatro, también se destaca la tarea radial de Alejandro Apo.

En teatro se destacan la ya mencionada obra Los tres berretines y El centroforward murió al amanecer de Agustín Cuzzani, clásico del teatro argentino, en la que un crack es comprado por un coleccionista. En poesía se destaca un notable libro de Bernardo Canal Feijóo, Penúltimo poema del fútbol, publicado en 1924.

Véase también[editar]



Fuentes[editar]

Referencias[editar]

  1. Secretaría de Deportes de la Nación e INDEC; Censo sobre Hábitos en actividades físicas y deportivas de la población argentina, Buenos Aires, 2000.
  2. a b c Consultora Equis (2006). «Estudios sobre adhesiones a equipos de fútbol. Total país 2006». Consultora Equis. Buenos Aires. http://www.infobae.com/notas/nota.php?Idx=246667&IdxSeccion=0. 
  3. Velázquez, Alejandro (25 de agosto de 2010). «Diccionario: Chuti». Ñurda. Consultado el 19 de septiembre de 2012.
  4. «El fulbo». Sólo fulbo. Consultado el 4-feb-2008.
  5. Argerich, John. «Fanático del fóbal». Página digital. Consultado el 4-feb-2008.
  6. Diego Bonadeo (14 de noviembre de 2012). «Aptitud para jugar a la pelota». Diario Página/12. Consultado el 20 de julio de 2013.
  7. Gustavo Ortiz (25 de enero de 2013). «Riquelme: “No extraño jugar a la pelota”». Diario Clarín. Consultado el 20 de julio de 2013.
  8. «Las chicas que salen a buscar el fútbol». El Diario (22 de mayo de 2013). Consultado el 20 de julio de 2013.
  9. Elías Perugino (11 de julio de 2010). «Jugar a la Pelota». El Gráfico. Consultado el 20 de julio de 2013.
  10. Las ligas más antiguas luego de las británicas son: Países Bajos (1889), Argentina (1891), Bélgica (1896), Italia (1898). Las restantes se iniciaron en el siglo XX.
  11. a b c d e «10 en Historia». Asociación del Fútbol Argentino. Consultado el 27-ene-2008.
  12. «Fútbol femenino». Asociación del Fútbol Argentino. Consultado el 27-ene-2008.
  13. «AMF - Historial de Competiciones». Asociación Mundial de Futsal. Consultado el 27-ene-2008.
  14. «Futsal». Asociación del Fútbol Argentino. Consultado el 27-ene-2008.
  15. «Murciélagos Campeones». Revista Ciudad, Buenos Aires, 2006. Consultado el 27-ene-2008.
  16. «Fútbol de playa». Asociación del Fútbol Argentino. Consultado el 27-ene-2008.
  17. a b González, Juan Evaristo (2004). De Bell Ville al mundo: historia del invento argentino que cambió a la pelota de fútbol: [la invención de la pelota de fútbol de boca invisible]: [breve reseña del fútbol bellvillense y sus figuras más representativas]. Córdoba: Comunicarte.
  18. «1863-1868». The Association of Football Statiticians. Consultado el 14-ene-2008.
  19. a b «Orígenes. El fútbol, una pasión argentina». Asociación del Fútbol Argentino. Consultado el 22-ene-2008.
  20. Barnade, Oscar. «Historia: hace 140 años se jugó el primer partido en el país. El fútbol nacional cumple años». Diario Clarín, Buenos Aires, 20 de junio de 2007. Consultado el 22-ene-2008.
  21. Cántaro, Eduardo. «140 años del primer partido de fútbol en la Argentina». Sitio del historiador Eduardo Cántaro, 21 de mayo de 2007. Consultado el 22-ene-2008.
  22. Dunning, Eric; Malcom, Dominic; et.al. (2003). Sport. Londres: Routledge. ISBN 0-415-26292-5. 
  23. a b Frydenberg, Julio david. «Prácticas y valores en el proceso de popularización del fútbol. Buenos Aires (1900-1910)». EFDeportes. Consultado el 14-ene-2008.
  24. Dunning, Eric. «Donning cita la siguiente opinión de 1895 sobre la situación en Gran Bretaña, frente al ingreso de los sectores populares al deporte. "¿Por qué debiera haber esta constante brega para juntar en el deporte los dos elementos divergentes de la sociedad que nunca por ningún motivo se encuentran en ningún lugar en una situación aún más incomprensibles, y esta es la causa de toda nuestra frustración atlética... La clase trabajadora está bien en su lugar; déjenlos en su lugar en paz, y que tengan su atletismo de la manera en que mejor se expresen sus inclinaciones... Déjennos tener nuestro propio deporte entre los elementos más refinados, y no permitan a los espíritus discordantes entren en él". Sport matters: Sociological Studies of Sport, Violence and Civilisation». Londres, Routledge. Consultado el 24-ene-2008.
  25. «Fútbol del interior de Argentina». FI. Consultado el 3-feb-2008.
  26. Fueron creadas la Federación Argentina de Football (que estuvo vigente entre el 14 de junio de 1912 y el 23 de diciembre de 1914), la Asociación Amateurs de Football (del 22 de septiembre de 1919 al 28 de noviembre de 1926) y la Liga Argentina de Football (desde el 18 de mayo de 1931 hasta el 3 de noviembre de 1934).AFA. «Orígenes». Consultado el 12-feb-2008.
  27. Bossio, Miguel; Uzquiza, Pedro. «Pasión de ayer, pasión de siempre». Diario Clarín, Buenos Aires, 14 de enero de 2002. Consultado el 27-ene-2008.
  28. a b c Archetti, Eduardo P. (2005). «El deporte en Argentina (1914-1983)». Sociedad y trabajo, Universidad Nacional de Santiago del Estero VI, jun-sep 2005 (7). ISSN 1514-6871. http://www.unse.edu.ar/trabajoysociedad/Archetti.pdf. 
  29. Existe una controversia sobre cuál fue el primer partido de la selección argentina. Algunas fuentes indican que en realidad el debut del seleccionado se produjo el 20 de julio de 1902, también en un partido contra Uruguay, con un triunfo por 6-0. La Asociación del Fútbol Argentino considera como primer partido de la selección argentina al disputado contra Uruguay, el 16 de mayo de 1901. AFA. «Los comienzos». Consultado el 12-feb-2008.. Para más información, consulte Selección de fútbol de Argentina: primer partido.
  30. ESPN. «Historia de JJ.OO. Amsterdam 1928. La 8ava edición de los Juegos dejó muchas historias para contar». ESPN Deportes. Consultado el 9-feb-2008.
  31. Los partidos con más goles de los Juegos Olímpicos fueron: Dinamarca-Francia (17-1) en 1908, Alemania-Rusia (16-0) en 1912, Italia-Egipto (11-3) en 1928, Inglaterra-Suecia (12-1) en 1908 y Argentina-Estados Unidos (11-2) en 1928. El Area. «Goleadas y partidos con más goles». Fútbol olímpico: curiosidades y datos accesorios. Consultado el 12-feb-2008.
  32. 30 años de la Resolución 1309
  33. Los cuatro jugadores argentinos que integraron la selección italiana campeona en 1934 fueron Enrique Guaita, Raimundo Orsi, Luis Monti y Attilio Demaría. Los cuatro habían sido hasta ese momento destacados jugadores de la selección argentina, que obtuvo la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de 1928 y el subcampeonato mundial en 1930.
  34. La selección de los "carasucias" tenía una recordada delantera integrada por Orestes Corbatta, Humberto Maschio, Antonio Angelillo, Enrique Sívori y Osvaldo Cruz.
  35. Iglesias, Waldemar. «Los Carasucias, la gloria cumple 50 años». Diario Clarín, Buenos Aires, 3 de abril de 2007. Consultado el 03-feb-2008.
  36. a b c Bayer, Osvaldo (1990). Fútbol argentino. Buenos Aires: Sudamericana. ISBN 950-07-0605-9. . Gorin, Natalio (2005). Fútbol: memoria de medio siglo. Buenos Aires: Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos. ISBN 950-860-164-7. . La Nación (1995). Historia del fútbol argentino. Buenos Aires: La Nación. 
  37. a b Archetti,, Eduardo P. (2001). El potrero, la pista y el ring: Las patrias del deporte argentino. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. ISBN 950-557-403-7. 
  38. a b Rivoira, Roberto (2006). «Incorporando los juegos tradicionales del potrero en la formación de jugadores de fútbol». EFDeportes Revista Digital Año 11 (- N° 96, mayo). Buenos Aires. http://www.efdeportes.com/efd96/potrero.htm. 
  39. a b Panzeri, Dante (1967). Fútbol: dinámica de lo Impensado. Buenos Aires: Paidós. ISBN 987-97435-4-7. 
  40. «Recuperar los potreros es preservar la esencia del fútbol argentino». Diario Clarín, Buenos Aires, 22 de mayo de 2007. Consultado el 27-ene-2008.
  41. «Argentina Domestic Cup History. Campeonato Argentino Copa Dr. Carlos Ibarguren». The Rec.Sport.Soccer Statistics Foundation. Consultado el 16-ene-2008.
  42. Periódico Para Todos. Actualidad. Los clásicos reales e históricos del Futbol Argentino.
  43. Infofútbol Online. «Equipos De Fútbol Con Más Títulos Internacionales». Infofútbol Online. Consultado el 10 de enero de 2008.
  44. Los datos están tomados de institutos de registros y listas de jugadores que actualizan el lugar en que cada uno está actuando. Entre las listas más difundidas se encuentran la que publica el sitio Tic Espor (Especiales: Jugadores argentinos por el Mundo) y el que publica el sitio Taringa (Alrededor de 1.043 futbolistas están diseminados por diferentes países. Grecia está en el tercer lugar del podio).
  45. «Argentinos por el mundo». Libro de Pases. Consultado el 30-ene-2008.
  46. «Pases históricos». Libro de Pases. Consultado el 30-ene-2008.
  47. «Latin American Money Football League». Consultora Deloite, México, 2007, 2ª edición. Consultado el 30-ene-2008.
  48. Sportsnet. «AFA rescindió su contrato con TSC y firmó con el gobierno». Sportsnet, Argentina, agosto, 2009. Consultado el 22-ago-2009.
  49. BBC: "Puede Godoy Cruz hacer historia", por Tim vickery (en inglés). Comentario de un periodista de la BBC sobre la centralización del fútbol argentino en Buenos Aires. 15 Nov 2010, consultado el 8 Dic 2010
  50. Diario Uno - Mendoza: Federalización, inquietud de dirigentes de buena parte del país 17 de abril de 2007, consultado el 9 de diciembre de 2010
  51. a b «El Mundial del 78». El Ortiba. Consultado el 20-ene-2008.
  52. a b «A 30 años del golpe de estado». Diario El Heraldo, Honduras. Consultado el 20-ene-2008.
  53. "El personaje tuvo su explosión popular en el Mundial de Argentina ’78, con la famosa guerra de papelitos que tuvo el personaje con el relator José María Muñoz. «Era una época en la que estaba todo prohibido», recuerda Caloi. «El único huequito en el que uno podía colar una opinión sobre el presente era a través del humor y el Mundial. Muñoz representaba a la voz oficial de la dictadura, que decía que no había que tirar papelitos a la cancha, y Clemente era la voz contestataria, estimulando a que la gente recibiera a la Selección con papelitos. Fue maravillosa la respuesta popular que en ese momento recibió Clemente»". Respighi, Emanuel. «El auténtico hincha oficial de Argentina». Diario Página/12, 24 de junio de 2006. Consultado el 20-ene-2008.
  54. «Bilardo y la táctica – Argentina levanta la Copa del Mundo por segunda vez (1983/1990)». Asociación del Fútbol Argentino. Consultado el 20-ene-2008.
  55. Coullaut, A.. «El toma y daca de Bilardo y Menotti». El País, España, 25 de septiembre de 2006. Consultado el 20-ene-2008.
  56. «El clásico: el Narigón contra el Flaco». Diario Hoy, 18 de octubre de 2005. Consultado el 30-ene-2008.
  57. «Don Ernesto. A los 95 años se fue Ernesto Duchini». Página/12, Buenos Aires, 25 de marzo de 2006. Consultado el 30-ene-2008.
  58. Baravalle, Jorge. «El día más negro en la historia del fútbol argentino». Diario Infobae, 31 de agosto de 2006. Consultado el 30-ene-2008.
  59. «Flashback». Revista El Gráfico, 31 de agosto de 2006. Consultado el 30-ene-2008.
  60. Burgo, Andrés. «Los grandes fracasos. La historia que queremos olvidar». Diario Clarín, 12 de junio de 2002. Consultado el 30-ene-2008.
  61. Martínez, Héctor. «Argentina-Uruguay: el clásico. Es el duelo que más veces se ha jugado (172)». As.Com Fútbol, 14 de julio de 2004. Consultado el 30-ene-2008.
  62. a b Sosa, Alejandro. «Pasión por el Fútbol Femenino». Asociación de Psicología del Deporte Argentina, 2005. Consultado el 20-ene-2008.
  63. «Estadísticas». Confederación Argentina de Futbol de Salón-Futsal. Consultado el 27-ene-2008.
  64. «Historia en Argentina». Futsala.com.ar. Consultado el 27-ene-2008.
  65. «AMF - Historial de Competiciones». Asociación Mundial de Futsal. Consultado el 27-ene-2008.
  66. «Futsal». Asociación del Fútbol Argentino. Consultado el 27-ene-2008.
  67. «Murciélagos Campeones». Revista Ciudad, Buenos Aires, 2006. Consultado el 27-ene-2008.
  68. «Fútbol para ciegos». Asociación del Fútbol Argentino, Buenos Aires, 2006. Consultado el 27-ene-2008.
  69. «Reconocimiento a deportistas de la Ciudad. Los Murciélagos se alzaron con el Jorge Newbery de Oro». Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, 2007. Consultado el 9-feb-2008.
  70. «La selección argentina de futsal para ciegos, galardonada con el Premio Jorge Newbery de Oro». International Blind Sport Federation, 5 de febrero de 2007. Consultado el 9-feb-2008.
  71. «Fútbol de playa». Asociación del Fútbol Argentino. Consultado el 27-ene-2008.
  72. ESPNdeportes - La pelota empezó a rodar
  73. Diario Clarín - 30/09/2007 - Un título para alimentar el orgullo gay
  74. La Nación - 29/09/2007 - La Argentina, campeón en el Mundial Gay
  75. Frydenberg, Julio D.; Di Giano, Roberto. «El fútbol de la Argentina. Aproximaciones desde las ciencias sociales (VII). Entrevista a Angel Cappa». Revista Digital EFDeportes, Buenos Aires, Año 5, N° 28, diciembre de 2000. Consultado el 31-ene-2008.
  76. Antivero, Enrique; Mg. Vargas, Ciro; Dr. Parajón, Manuel; Lic. Ferragut, María Beatriz. «Hábitos de Actividad Física y Percepción del Esfuerzo». Centro Argentino de Información Deportiva,. Consultado el 31-ene-2008.
  77. Erdociaín, Luis; Isa, Rubén; Solís, Diana. «El sedentarismo en Argentina». Red Argentina de Actividad Física, pag. 8. Consultado el 31-ene-2008.
  78. Erdociaín, Luis; Isa, Rubén; Solís, Diana. «Deporte y género. Hábitos deportivos de los argentinos». Asociación Latinoamericana de Salud y Actividad Física. Consultado el 31-ene-2008.
  79. «El grupo de fútbol». La Oruga Colectivo Autónomo de Reacreación Popular. Consultado el 31-ene-2008.
  80. «Poner una cancha de fútbol 5, un auténtico "negocio redondo"». Minuto 1, 22 de noviembre de 2007. Consultado el 31-ene-2008.
  81. «Torneo de papi-fútbol». Sindicato de Luz y Fuerza de Mar del Plata. Consultado el 31-ene-2008.
  82. «Plan Nacional de Deporte Social 2006/2007». Secretaría de Deportes de la Nación. Consultado el 31-ene-2008.
  83. Gaffney, Christopher (2007). «Fútbol, simbolismos e identidades en Buenos Aires, la ciudad de los estadios». Revista Digital EFDeportes, Buenos Aires - Año 12, agosto de 2007 (111). http://www.efdeportes.com/efd111/estadios-futbol-e-identidades-en-buenos-aires.htm. 
  84. ,Turismo BsAs - Sitio oficial de turismo de la Ciudad de Buenos Aires
  85. Diario Clarín - 10/02/2004 - El gol olímpico cumple 80
  86. Guiñazú, Daniel. «A ochenta años de la primera transmisión de fútbol. El gol es un relato imaginario». Página/12, Buenos Aires, 29 de noviembre de 2004. Consultado el 1-feb-2008.
  87. a b Diario Clarín - 03/08/2007 - Se televisarán los 10 partidos
  88. La Nación - 17/05/2007 - Todos los partidos, por TV
  89. La Nación - 26/04/1998 - Para los que lo miran por TV
  90. La Nación - 19/05/2002 - Prensa, fútbol y monopolio
  91. Diario Clarín - 06/08/2006 - A ver fútbol por la tele
  92. Wall, A. (2009). «Néstor dio vuelta el partido y la AFA rompió la unión con Clarín y TyC». Diario Crítica. Consultado el 28 de agosto de 2009.
  93. «La sociedad AFA y Estado: "El fútbol es un negocio extraordinario"». Diario La Nación (2009). Consultado el 28 de agosto de 2009.
  94. «Dilema: cómo se recuperará el dinero que aporta el Gobierno». Diario La Nación (2009). Consultado el 28 de agosto de 2009.
  95. De Miguel, Armando. «La lengua viva. El incierto origen de las palabras». Libertad Digital,. Consultado el 7-feb-2008.
  96. Escandell , María Victoria. «Palabra por palabra. Hincha». Centro Virtual Cervantes. Consultado el 7-feb-2008.
  97. Frydenberg, Julio David. «Los nombres de los clubes de fútbol. Buenos Aires 1880-1930». Revista Digital EFDeportes, Año 1, Nº 2; septiembre 1996. Consultado el 7-feb-2008.
  98. Encuesta Gran DT. en Clarín.
  99. Imagen del diario en formato papel.
  100. Nota a Artemio López, sociólogo que dirige la consultora Equis
  101. (Consultado en 2008) Los números de la pasión en Página 12.
  102. Chiappetta, Julio. «Qué lugar ocupa cada una de las barras bravas». Diario Clarín, Buenos Aires, 5 de septiembre de 2006. Consultado el 1-feb-2008.
  103. Bertolotto, Miguel Ángel y Starimel, Néstor (editores). «El fantasma de la impunidad: sólo 33 condenados». Diario Clarín, Buenos Aires, 15 de mayo de 2000. Consultado el 1-feb-2008.
  104. «Muertes en la historia por la violencia en el fútbol argentino». Salvemos el futbol. Consultado el 15 de marzo de 2013.
  105. «Una historia nefasta que ya tiene 262 víctimas». Salvemos al Futbol - 27 de mayo de 2012. Consultado el 15-mar-2008.
  106. a b La Nación - 26/06/2007 - Una indeseable lista que crece...
  107. "Dos detenidos por el crimen de brasileño que gritó el gol de Nigeria", Atlanta 1996.
  108. Romero, Amílcar (1999). "La muerte, ¿un gol en contra?", Revista digital EFDeportes, Año 4, Nº 14, Buenos Aires, junio de 1999.
  109. Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo. Sala VI, Exte. Nº 10.507/01, Sentencia 58683, Autos "Asociación Argentina de Árbitros AAA c/ Asociación del Fútbol Argentino AFA s/ Práctica Desleal", 22 de marzo de 2006.
  110. Veiga, Gustavo. «AAA vs SADRA vs AFA». Página/12. Consultado el 9-feb-2008.
  111. Asociación del Fútbol Argentino - Colegio de Árbitros
  112. AFA. «Elizondo presentó un plan sin parangón en el mundo entero». Consultado el 11-feb-2008.
  113. Asociación Argentina de Arbitros - Los arbitros argentinos en los mundiales
  114. AFA. «Galería de la Fama del Fútbol Argentino». Asociación del Fútbol Argentino, 2008. Consultado el 1-feb-2008.
  115. Tagliaferri, Guillermo. «La selección de todos los tiempos». Diario Clarín, Buenos Aires, 1 de enero de 2000. Consultado el 1-feb-2008.
  116. a b IFFHS. «Los 304 Mejores Goleadores de Primera División en la Historia». International Federation of Football History and Statistics, 2008. Consultado el 1-feb-2008.
  117. Los siguientes son los 15 jugadores que superaron en su carrera el promedio de un gol por partido:
    Jugador Nacionalidad Promedio Goles Partidos
    Fernando Peyroteo Angola 1,6751 330 197
    Josef Bican Austria
    Checoslovaquia
    1,5191 518 341
    Imre Schlosser Hungría 1,3113 417 318
    Joseph Bambrick Irlanda 1,3068 345 264
    Ferenc Deák Hungría 1,2815 305 238
    Isidro Lángara España 1,1707 336 287
    Jimmy Jones Irlanda 1,1544 329 285
    Franz Binder Austria 1,1029 268 243
    Arthur Friedenreich Brasil 1,0960 354 323
    Gyula Zsengéller Hungría 1,0558 416 394
    Valeriano López Perú 1,0402 207 199
    Bernabé Ferreyra Argentina 1,0175 232 228
    József Takács Hungría 1,0141 360 355
    José Pinto Carvalho Portugal 1,0139 292 288
    James McGrory Escocia 1,0049 410 408
    IFFHS, 2008
  118. Bossio, Miguel (2 de julio de 2008). «Labruna gritó otro gol 67 años después». Clarín.
  119. «Taraconi, Domingo Tarascone». Fútbol Factory. Consultado el 1-feb-2008.
  120. «El récord del fútbol argentino: Maximiliano Susan». Club Atlético Estudiantes. Archivado desde el original el 18 de octubre de 2003. Consultado el 1-feb-2008.
  121. Récords. Los más y los menos del fútbol argentino, Clarín, 13 de agosto de 2001.
  122. IFFHS. «Los 80 máximos goleadores de Primera División de todos los tiempos jugando de defensor». International Federation of Football History and Statistics, 2008. Consultado el 1-feb-2008.
  123. Tagliaferri, Guillermo. «¿Te acordás hermano? Aquellos 90 segundos de Maglioni». Diario Clarín, Buenos Aires, 17 de mayo de 2003. Consultado el 1-feb-2008.
  124. IFFHS. «Los 405 porteros de Primera División que más tiempo estuvieron sin recibir un gol». International Federation of Football History and Statistics, 2008. Consultado el 1-feb-2008.
  125. IFFHS. «Mejor Portero Suramericano del Siglo». International Federation of Football History and Statistics, 2008. Consultado el 1-feb-2008.
  126. a b IFFHS. «El Mejor Jugador Mundial del Siglo». International Federation of Football History and Statistics, 2008. Consultado el 1-feb-2008.
  127. «Alfredo Di Stéfano Laulhé - International Matches». Rec.Sport.Soccer Statistics Foundation.
  128. «Alfredo Di Stéfano». Web Oficial de Real Madrid.
  129. «Alfredo Di Stéfano». Foro El Mito.
  130. «Alfredo Di Stéfano». Planeta Sedna.
  131. ABCGol. «Récords mundiales del fútbol». ABCGol. Consultado el 1-feb-2008.
  132. UF. «Récords del fútbol». Universo Fútbol. Consultado el 1-feb-2008.
  133. Uzquiz, Pedro Se oye ruido de pelota, Clarín, 5 de noviembre de 1998.
  134. Ponisio, Julián (AÑO). «Cuerpos, estilos y emociones en los inicios de la práctica futbolística en la Argentina y su relación con el tango». Revista Digital EFDeportes, Buenos Aires Año 10 (92 -enero de 2006-). http://www.efdeportes.com/efd92/tango.htm. 
  135. a b c Fliess, Enrique (2004). «Los dos berretines: Tango y Futbol». Revista Tango Reporter, Estados Unidos Fútbol y Tango (97, Junio 2004). Archivado del original el 2004-06-03. http://web.archive.org/20040603052036/webcom.com/reporter/nota-futbol.html. 
  136. Sarcione, Juan (1929). «Largue esa Mujica». Todo Tango, Buenos Aires. http://www.todotango.com/Spanish/biblioteca/letras/letra.asp?idletra=2889. 
  137. Clauso, Venancio; Tagini, Armando. «Taponazo». Tangos. Consultado el 3-feb-2008.
  138. García Oliveri, Ricardo. «http://www.clarin.com/diario/1998/08/10/c-00701d.htm A 50 años del estreño de "Pelota de trapo"». Clarín, 10 de agosto de 1998. Consultado el 3-feb-2008.
  139. a b Santoro, Roberto Jorge (1971). Literatura de la pelota. Buenos Aires: Papeles de Buenos Aires. ISBN 978-987-1257-71-3. 
  140. Dujovne Ortiz, Alicia. «Un musulmán en el estadio de Hitler». La Nación. Consultado el 13-feb-2008.
  141. Borges, Jorge Luis; Bioy Casares, Adolfo (1970). Chroniques de Bustos Domecq. Lettres nouvelles. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]