Extispicina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Se llama extispicina a la inspección de las entrañas de las víctimas.

Vitrubio da[1] el siguiente origen a este arte supersticiosa:

los antiguos examinaban el hígado de los animales que pacían en los lugares donde querían acampar o edificar: si después de haber abierto varios, encontraban su hígado dañado, deducían que las aguas y los pastos no eran buenos y abandonaban el proyecto

Las reglas de este arte quimérico eran muy inciertas. Todos los compiladores aseguran que un hígado doble no presagiaba nada bueno; por lo tanto se dice en el Edipo de Séneca que era una señal funesta para los estados monárquicos.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Dicciionario universal de mitología

  1. de Architectura, Liber I, cap IV, parrafo 9.