Expiación con sangre

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En el mormonismo, la expiación con sangre fue una controvertida doctrina que enseñó que, en el caso de un asesinato, la única manera de expiar su pecado consistía en derramar su sangre en el suelo.

En el mormonismo[editar]

El Libro de Mormón relata la importancia de la vida y la muerte y resurrección de Jesucristo y el simbolismo de la sangre de Cristo. Por ejemplo, un profeta llamado Amulek dice en Alma 34:10-15:

"...debe ser un sacrificio infinito y eterno. Y no hay hombre alguno que pueda sacrificar su propia sangre, la cual expiará los pecados de otro. Porque si un hombre mata, he aquí, tomará nuestra ley, que es justa, la vida de su hermano? Os digo que no. Sino que la ley exige la vida de aquel que ha cometido homicidio; por tanto, no hay nada que no sea una expiación infinita que pueda responder por los pecados del mundo. De modo que es menester que haya un gran y postrer sacrificio; y entonces se pondrá ... fin al derramamiento de sangre; entonces quedará cumplida la ley de Moisés; ... y ese gran y postrer sacrificio será el Hijo de Dios, sí, infinito y eterno. Y así él trae la salvación a cuantos crean en su nombre, ... misericordia, que sobrepujan la justicia y proveen a los hombres la manera de poder tener fe para arrepentirse."

Críticos del mormonismo dicen que la expiación con sangre es una controvertida doctrina impartida por Brigham Young que consistía en la creencia de que un hombre que mata debe sentirse tan arrepentido que quisiera sufrir la muerte «con la sangre del malhechor derramada por el suelo, de manera que el humo déste pueda ascender al Cielo como ofrenda por sus pecados», porque la expiación de Jesucristo no alcanza uno que ha tomado la vida de otro.

Mientras que muchos mormones criticaban un malentendimiento de esta enseñanza y finalmente fue repudiada por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (IJSUD) en 1978, la expiación con sangre tiene algunos seguidores aún y es usada por algunos mormones fundamentalistas para justificar la pena capital, especialmente en aquellas formas que, como el fusilamiento, incluyen un verdadero y literal vertido de sangre sobre el suelo, parte de la doctrina considerada esencial por algunos mormones. Esta idea ha sido argüida como causa de que Utah fuera uno de los últimos tres Estados de los Estados Unidos de América en permitir las ejecuciones por pelotón de fusilamiento (para aquellos que lo prefiriesen por encima de la inyección letal). Sin embargo, cuando en 2004 el gobernador de Utah Olene Walker firmó la ley que prohibía ese tipo de ejecución, la IJSUD emitió un comunicado para aclarar que no tenía objeciones a dicho cambio. Los cuatro condenados que ya eligieron el fusilamiento como forma de ejecución, podrán ser así liquidados.

Algunos de los críticos tempranos de Brigham Young sugirieron que esta doctrina era responsable de incitar al asesinato de algunos apóstatas, disidentes y críticos de la IJSUD. Se considera generalmente que no hay pruebas que demuestren suficientemente la conexión entre las contadas muertes y la expiación con sangre. Además, ni siquiera hay nada que ponga en evidencia el respaldo siquiera tácito de Brigham Young a un tal comportamiento criminal.

Una versión apologética de esta doctrina, al igual que ocurre con otras muchas de las propagadas por Young (p.ej: Teoría de Adán-Dios), cuenta que él sólo estableció lo que sería la situación ideal de una teocracia pura. Esta exculpación se debe al apóstol Bruce R. McConkie (1915-1985), quien en su día abogó por la teoría sangrienta para más tarde retractarse, aclarando que eso sólo estaría bien en una teocracia del estilo de la que sufría el pueblo de Israel bajo Moisés.

La expiación con sangre se confunde a menudo con los «juramentos de sangre», no relacionados, que eran parte de la ceremonia de admisión de la IJSUD antes de 1990.

Antecedentes históricos y doctrina[editar]

El mormonismo era en sus primeros días una fe restauracionista, y los líderes como Joseph Smith y Brigham Young argumentaron con frecuencia sobre los esfuerzos para reintroducir prácticas sociales, legales y religiosas descritas en la Biblia, como la construcción de templos, la poligamia, y la estructura patriarcal teocrática de gobierno. El término "expiación por sangre" no aparece en las escrituras mormonas. Sin embargo, el el Libro de Mormón hay versículos que claramente detallan que "la ley de Moisés" requiere la pena capital por el crimen del asesinato.

Referencias[editar]

En inglés

  • May, Dean L. Utah: A People's History. Bonneville Books, Salt Lake City, Utah, 1987. ISBN 0-87480-284-9.
  • Bruce R. McConkie "Blood Atonement Doctrine", Mormon Doctrine (Salt Lake City, 1966, 2d ed.).
  • Charles W. Penrose, Blood Atonement, As Taught by Leading Elders of The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints (Salt Lake City, 1884).
  • Joseph Fielding Smith, "The Doctrine of Blood Atonement", 1 Answers to Gospel Questions 180-91 (Salt Lake City, 1957).
  • Lowell M. Snow, "Blood Atonement", 1 Encyclopedia of Mormonism (MacMillan 1992).