Exequias (pintor)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Exequias (Εξηκίας, nombre griego) o Execias (latinización) fue una antiguo pintor y ceramista, que trabajó aproximadamente de 550 a. C. - 525 a. C. en Atenas. La cerámica, sin embargo, era exportada a otras regiones, como Etruria. Exequias trabajó principalmente con la técnica llamada de figuras negras. Fue usada durante un corto periodo de tiempo. Es considerado el mejor o uno de los mejores pintores de figuras negras.

Origen[editar]

Firma de Exequias como ceramista: griego ΕΧΣΕΚΙΑΣ ΕΠΟΙΕΣΕ}} (“Exequias me hizo”), ca. 550540 a. C., Louvre F 53

Los trabajos de Exequias se distinguen por sus grandes composiciones, dibujo preciso y sutil caracterización, que transcienden las inherentes limitaciones de la técnica de figuras negras. Como ha dicho un historiador del arte griego,

el sello de su estilo está cerca de una dignidad estatuaria que lleva a la pintura de cerámica por primera vez a reclamar un lugar como un arte mayor

John Boardman, Athenian Black Figure Vases, 1974

Fue un pintor y ceramista innovador, que experimentó con nuevas formas y concibió técnicas inusuales tales como pintar la totalidad del tondo en rojo coral para realzar el color, como en el kílix de Dioniso.

Han sobrevivido once obras de Exequias, y aproximadamente 25 vasos y placas le han sido atribuidos. Uno de sus trabajos mejor conocidos es un ánfora, actualmente en los Museos Vaticanos de Roma, que representa a Áyax el Grande y a Aquiles jugando en Troya; tiene inscritas las palabras

Eksekias egraphse kapoiese Exequias me hizo y decoró.

Otros trabajos también muestran escenas de la guerra de Troya, como Aquiles matando a Pentesilea, reina de las Amazonas, o Áyax el Grande preparándose paa cometer su suicidio. Otra obra, que aparece casi sin falta en cada texto sobre el arte griego, es un kílix, dentro de la cual está la imagen del dios del vino Dioniso en una nave. Lleva la firma

Eksekias epoiese Exquias hizo (me)

Estos vasos son obras maestras; sin embargo, sólo unas pocas subsisten. Parece improbable que pudiera ganarse la vida con estos pocas piezas de artesanía. Quizás pudo haber producido muchas cerámicas menos cuidadosamente hechas y sin firmar para el consumo general.

No se sabe ningún detalle de su vida, por lo cual se concluiría su escasa significancia social (quizás no tan grave como la de Van Gogh) a un contemporáneo. Ha sido deducida su preferencia por los temas sobre Áyax el Grande que era de Salamina.

Temas[editar]

Kílix de Dioniso (tondo), Staatliche Antikensammlung, Múnich.

Exequias estaba interesado en la representación de los grandes momentos de la vida, muerte y religión, más que en detalles de mitología. Sus pinturas están cuidadosamente organizadas, mostrando primeros planos de los personajes en momentos simbólicos. Fue el trágico de la pintura de vasos. Su pintura es análoga a lo lo que en literatura sería llamado alto estilo.

El kílix de Dioniso usa la parte interior de una copa de vino como superficie de trabajo como escenario principal. Dioniso era el dios de la inspiración. La pintura retrata el viaje inicial del dios a Atenas en barco. Los piratas se apoderaron del barco y fueron a vender a Dionsio como esclavo. El dios provocó que crecieran vides en el mástil, asustando tanto a los piratas que saltaron por la borda y fueron transformados en delfines.

El elemento más importante del tema es que los piratas no fueron asesinados. Fueron sometidos y retozan alrededor del barco. Dioniso piensa en llevar la inspiración divina a Atenas, que, como el resto de las tierras del Egeo, ha sufrido la piratería, el bandidaje y el caos social durante la Edad Oscura griega. En la pintura, el dios se desliza serenamente sobre el cosmos, que crece y vive en su orden, y retoza en él. Las velas blancas llaman la atención al viento, que sopla donde el dios quiere, en este caso a Atenas. El viaje de Dioniso ha sido descrito como un nostos, un regreso a casa.

Pínax con escena funeraria de protesis; hallado en el Cerámico de Atenas (540-530 a. C.)

El ánfora mostrada en este artículo presenta a Aquiles y Áyax en un momento de concentración en un juego en medio de una batalla. La naturaleza del juego no es conocida. Algunos lo comparan con el ajedrez o las damas; otros, con los dados. Las posturas de los guerreros muestran que no se están relajados, pero están pendientes del resultado del juego. La guerra es un juego, o de estrategia o de azar. Ambos hombres están envueltos en un juego del que no hicieron las reglas, y están tratando de influir en su resultado a su favor.

Otro vaso muestra a Pentesilea en el momento de su masacre. Su cara y brazos están blancos, el símbolo de la feminidad. Mira hacia arriba con el patetismo al hombre que la tiene ahora totalmente a su merced. Está dominada por la naturaleza, pero sus armas, su femineidad y su lanza, han fracasado. Algunos dicen que en ese momento ella y Aqulles son mostrados enamorados, pero demasiado tarde para el amor y la compasión. Esto es un contraste irónico entre lo que lo fue y lo que debe haber sido. Es una declaración sobre mujeres yendo a la guerra, que la sociedad griega consideró fuera de lugar.

El suicidio de Áyax retrata un momento no demasiado infrecuente entre militares profesionales. Áyax ha sido ignorado por la promoción en favor de Odiseo y ahora, si no puede ganar el honor sobre el que ha puesto su pensamiento, no vivirá. Los guerreros buscan el honor y la gloria (kleos) en el campo de batalla matando a otros. Ahora el guerrero cuyo kleos ha fallado en el campo de batalla se mata.

El escudo decorado con el protector Gorgoneion ha sido colocado a un lado. Áyax es ahora vulnerable. Planta la espada de la destrucción en la tierra, se agacha sobre ella, dirigiendo su espalda al árbol de la vida. En breve caerá sobre la espada.

Composición[editar]

Exequias trata de llenar la superficie entera del vaso con la decoración tan densamente como puede. Y aún, cada uno de los escenarios es cuidadosamente limitado; es decir, parece seguir un principio de orden cósmico.

Además al cuadro están subordinados otros. Donde no hay cuadros vivos, usa filas de rosetones, pinchos, espirales y franjas planas. A veces rodea el cuadro vivo principal con simple negro, que aparece de repente, fuera de la oscuridad, por así decirlo.

Exequias usa la forma del barco y sus protrusiones como un terreno al que las líneas y las formas de la pintura se ajustan. Cuando se mira directamente el cuadro vivo, un centro de atención aparece: el tablero de juego, la cara de Pentesilea, la ropa estrellada de Dioniso, la espada implantada en la tierra. En la superficie alrededor del vaso, este punto está más cerca del ojo y es visto directamente.

Todas las otras líneas principales o son concéntricas alrededor del centro temático o salen como los radios de una rueda: las lanzas de los guerreros, las partes posteriores curvadas de su encorvar formularios, las velas del barco hinchadas por el viento y su fondo curvo, el círculo de delfines, etc.

Detalle[editar]

Un segundo diagnóstico de Exequias es que llena los perfiles de sus figuras con líneas cuidadosamente grabadas mostrando un microcosmos del detalle, densa y especialmente en la ropa y la armadura de los personajes. Ningún otro pintor de vasos griego hace eso.

El detalle de la ropa es una repetición a una más pequeña escala de los temas encontrados en el vaso como un todo. Uno no puede dejar de maravillarse, por ejemplo, ante los adornos de la cabeza y los hombros del Áyax, mostrado por encima, aún más cuando uno se da cuenta de que el objeto es sólo un recipiente de barro. Debió haber sido de oro incrustrado con niello, que intensifica el misterio de Exequias.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]