Evolucionismo social

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El evolucionismo social es el término que define el cambio de una sociedad a otra más complicada. Está basado en teorías antropológicas de desarrollo social que se acreditan a sociedades con términos de estado primitivo que gradualmente se tornan más civilizadas con el pasar del tiempo.

El evolucionismo social está formado por ideas como las de Charles Darwin, Herbert Spencer y Lewis Henry Morgan entre otros. Estos dos últimos basan sus pensamientos en la teoría evolutiva de Darwin, por la cual Spencer acuñara, más adelante, el término de darwinismo social y que Morgan utilizara para analizar a las tribus norteamericanas con el estudio de los iroqueses. El objetivo de sus estudios no es la evolución de las instituciones individuales aisladas dentro de contexto social, si no principalmente la evolución de la sociedad como un todo.

Todas estas ideas han sido compuestas por las denominadas principales civilizaciones y principales movimientos en la historia del mundo antiguo y medieval en Occidente y que hoy en día siguen teniendo vigencia. Estos cuatros principales focos que más han influido han sido lo fenicio (comercio), lo griego (todo lo que tienen las demás civilizaciones pero se le añade el juego de azar, el arte, ideas liberales, etc.), lo romano (el poder y la superioridad) y lo judeocristiano (Dios y orígenes de la naturaleza).

El mestizaje social lleva a cabo la relación y la mejoría de la civilización que según en la Eneida, Virgilio define otros pueblos como los que cultivaran mejor la tierra.[1] Max Weber definió estos cuatro elementos como la jaula de hierro (El caballo de Troya). El mestizaje social es lo que se diría la denominada faceta principal de los rasgos que definieran una situación. En esto Bernat Muniesa nos dice:

“Cierto que siguen existiendo grupos de gentes pensadores de grandes fortunas y otros verdaderos indigentes y entre ellos lo que es el cuerpo central de la mezcla, las clases medias, pero todos unos y otros están muy próximos entre sí mucho mas de los que creen y esa ha sido y es la gran tragedia de la burguesía[2]

A todo esto la evolución social ha sido tomada por quienes estudian a la ciencia del hombre como una fuerza que realiza el trabajo de los factores individuales concretos, determinantes del curso de la historia. En 1859, Darwin avanzó con el transformismo o evolucionismo ofreciendo sus propias observaciones para demostrar las diferencias recurriendo a la paleontología para de esa forma probar el carácter histórico del proceso.

Mientras para el mundo contemporáneo según Vere Gordon Childe, los órdenes y géneros un nivel más alto en la jerarquía evolutiva aparecen por primera vez después de los de más bajo nivel. Por lo tanto los términos de “superior” e “inferior” adquirieron poder para llevar a cabo una clasificación y división. Durante los siglos XVIII, los científicos empezaron a adquirir mejores conocimientos sobre las sociedades humanas fundamentalmente diferentes de las europeas admitiendo que entre los “salvajes” existían una variedad insospechada de estructuras sociales de economías y de tecnologías.[3]

En 1850 Herbet Spencer en su Social Statics, desarrolló una asociación entre la sociedad y el organismo. Su concepto de la evolución supra orgánica se basa en esa analogía.[3] Spencer claramente considera este crecimiento como un proceso temporal. Admite que la evolución es inevitable en el conjunto de las sociedades, puede no serlo en una sociedad particular e incluso ni siquiera puede ser probable.[4] La idea del carácter inferior que tenían los griegos de las mujeres es retomada por Spencer y Darwin, -Darwin siendo más recatado que Spencer con respecto a esto- que utilizan la teoría de la evolución para defender su postura. Spencer dice ver a la mujer como inferior de acuerdo a su estructura corporal y a la cual George Eliot refuta utilizando la teoría de diversificación de Darwin, para el problema de la diferencia sexual.[5]

Las instituciones domésticas de los bárbaros y aun de los salvajes, antepasados del hombre actual, se siguen manifestando y son preservadas. Esto podría ser que la adopción de criterios tecnológicos para definir las etapas de la evolución determina el rango de una sociedad en la escala evolutiva. A esto lo que llama los hombres primitivos, actuando racionalmente estos se unieron para crear la ley y el gobierno. Estos dieron paso a que los grupos humanos crearan las clases sociales, sistema económico etc. Los teóricos del contrato social de la ilustración europea también daban por hecho que los individuos deben llevar a cabo decisiones racionales para crear su propia sociedad.[6]

La importancia intrínseca de Morgan en la historia de la antropología fue realzada por el hecho de Carlos Marx y Federico Engels pues adoptaron su esquema. Marx había anunciado la concepción materialista de la historia 1859; el mismo año en que tuvo lugar la publicación del Origin of Species y la vindicación del hombre Pleistoceno por John Evans, Falconer y Prestwich. Dicha concepción afirma que toda la estructura social está determinada en último termino por el “modo de producción” que a su vez depende del “medio de producción” es decir de las fuerzas técnicas que tienen a su disposición la sociedad para satisfacer las necesidades socialmente reconocidas.[7] Marx llegó a esta conclusión tomando como base las sociedades civilizadas, o sea la clásica, la medieval y la moderna. En general la experiencia de la humanidad da paso a una evolución social que se mueve por funciones y necesidades que se dan en el momento que van cambiando y a las que se han estado expuestas y que pueden llegar a manos de la persona ese conocimiento por otros por medio de un aprendizaje o una necesidad puesta como prioridad. Sus resultados son uniformes, coherentes y repetibles en todo su desarrollo.

Referencia[editar]

  1. Bernat Muniesa,(1995), articulo Capa. El mestizaje occidental, Nudos Gordianos Barcelona. pág. 50
  2. Bernat Muniesa,(1995), articulo Cap. El mestizaje occidental, Nudos Gordianos, Barcelona. pág. 50
  3. a b • Childe V. Gordon ,(traducción directa Daisy Learn y Eli de Gortari )( 1951) Ingles, ( 1964) español, evolución social- Social Evolution, Mexico. Universidad general de publicaciones. Ediciones de la coordinación de investigación científica.pág.8
  4. • Childe V. Gordon ,(traducción directa Daisy Learn y Eli de Gortari )( 1951) Ingles, ( 1964) español, evolución social- Social Evolution, Mexico. Universidad general de publicaciones. Ediciones de la coordinación de investigación científica.pág.9
  5. •• Eliot George and Herbert Spencer ,(1991), (Nancy L. Paxton), Feminism, evolutionism and the reconstruction of gender, New Jersey, Published by Princeton University Press. pág.173
  6. •Service R. Elman, (1975), (versión española de Mari- Carmen Ruiz), Los orígenes del estado y de la civilización; El proceso de la evolución cultural. Spain , Alianza editorial S.A Madrid ,( 1984),pág.290
  7. • Childe V. Gordon ,(traducción directa Daisy Learn y Eli de Gortari )( 1951) Ingles, ( 1964) español, evolución social- Social Evolution, Mexico. Universidad general de publicaciones. Ediciones de la coordinación de investigación científica.pág.16

Bibliografía[editar]

  • Childe V. Gordon ,(traducción directa Daisy Learn y Eli de Gortari )( 1951) Ingles, ( 1964) español, evolución social- Social Evolution, Mexico. Universidad general de publicaciones. Ediciones de la coordinación de investigación científica.
  • Eliot George and Herbert Spencer (1991) (Nancy L. Paxton) Feminism, evolutionism and the reconstruction of gender, New Jersey, Published by Princeton University Press.
  • Morgan H. Lewis (1946) La sociedad primitiva o investigaciones en las lineas del progreso humano desde el salvajismo hasta la civilización a través de la barbarie, Argentina. Editorial Lautaro.
  • Muniesa, Bernat (1995) artículo Cap. 2 El mestizaje occidental, Nudos Gordianos Barcelona.
  • Service R. Elman, (1975) versión española de Mari- Carmen Ruiz. Los orígenes del estado y de la civilización; El proceso de la evolución cultural. Spain , Alianza editorial S.A Madrid ( 1984).