Evolución de la población española en la época precensal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La evolución de la población española en la época precensal se identifica con el denominado ciclo demográfico antiguo o preindustrial, caracterizado por la alta mortalidad y alta natalidad que permitieron un débil crecimiento con fluctuaciones recurrentes, incluyendo verdaderas crisis demográficas debidas a episodios de mortalidad catastrófica.

La demografía de España en esta época carece de censos de población modernos y fiables, que se esbozarían a finales del siglo XVIII y se afianzarían a mediados del siglo XIX.

La utilización de los términos "España" y "español" es habitual en los estudios de demografía histórica, incluso para épocas en que solamente pueden tener un valor de indicativo geográfico para la península ibérica, no de identidad nacional.

Evolución de la población española en época precensal

Eje vertical en miles de habitantes, eje horizontal, años d.C.

Sobre las barras, cifra de población en millones de habitantes.

Hasta la Edad Moderna, las cifras de este gráfico consideran de forma conjunta toda la Península Ibérica. Desde 1500, excluyen la población de Portugal (que osciló entre un millón y un millón doscientos mil habitantes en el siglo XVI y primera mitad del XVII),[1] pero se indica gráficamente entre 1500 y 1650 la altura que alcanzaría la suma de esas cantidades a las de los otros reinos peninsulares (entre 1580 y 1640 Portugal formó parte de la Monarquía Hispánica).

Las cifras anteriores al siglo XVII son altamente especulativas, y sólo deben entenderse como una indicación de las tendencias seculares de crecimiento o decrecimiento; con un máximo en el entorno de cinco millones de habitantes (una densidad de diez habitantes por kilómetro cuadrado).[2] Las cifras entre 1600 y 1700 son una ponderación entre las fuentes historiográficas (mínimos de Nadal y Fernández Álvarez, máximos de Le Flem y Fernández de Pinedo).[3] Las fechas a partir de 1717 son las de las fuentes pre-censales contemporáneas, citadas en las secciones correspondientes de este artículo.

Prehistoria[editar]

Si sobre los tiempos preestadísticos no se pueden hacer más que conjeturas sujetas a un alto grado de error, la evaluación de la población en época prehistoria es todavía más imprecisa, y únicamente puede hacerse mediante técnicas de estudio indirectas.

España ha estado poblada por el género Homo desde el Paleolítico inferior, cuando se datan los restos más antiguos del yacimiento de Atapuerca, uno de los más significativos de la paleoantropología mundial. La peculiar configuración ecológica de la Península ibérica la hicieron ser un reservorio clave para la persistencia del hombre de Neandertal, y quizá (está sujeto a debate) uno de los lugares donde se produjo el contacto entre sus últimas poblaciones y las primeras del hombre moderno, ya en el Paleolítico superior.[4] Luis Pericot calculó 10.000 habitantes para el Musteriense (Paleolítico medio) y de unos 30.000 para el Magdaleniense (Paleolítico superior), lo que supondría triplicar la población en decenas de miles de años, una tasa de crecimiento muy baja (del orden del 0,005 por mil, cien veces inferior al estimado para las poblaciones preindustriales).[5] Incluso una cifra tan baja como el 0,05% supone duplicar la población en 1.390 años y multiplicarla por 148 en 10.000 años. La expansión geográfica de Homo sapiens (que salió de África hace entre 60.000 y 100.000 años y ocupó la totalidad de la parte habitable del Viejo Continente hace 40.000 años) tuvo que hacerse con tasas de ese orden, y muy superiores en el corto plazo (puesto que los periodos de mortalidad catastrófica, que llegaban a extinguir a grupos enteros, debían ser frecuentes). Aunque en perspectiva actual parezca que tal población está prácticamente estancada, en una escala de miles de años, la propia de la época, tal crecimiento supuso una verdadera explosión demográfica con consecuencias ecológicas de alto impacto en el entorno (entre otras, la extinción de sus competidores -las demás especies de Homo-).[6]

Tras un mesolítico en que la población debió sufrir las transformaciones climáticas del Holoceno (final de las glaciaciones), detectándose una retirada hacia zonas de más fácil acceso a los menguantes recursos alimentarios (marisqueo en la costa cantábrica), desde el V milenio a. C. el neolítico y su drástico cambio cultural (agricultura y ganadería) supuso un crecimiento demográfico, tanto por el crecimiento vegetativo (quizá debido a la reducción del intervalo intergenésico) como por la posible llegada de poblaciones provenientes de las zonas de más temprano desarrollo cultural (el Mediterráneo oriental). Estos contactos se intensificaron en la edad de los metales, cuando las primeras civilizaciones comenzaron a buscar en el extremo occidente riquezas mineras como el cobre y el estaño. Desde el centro de Europa se extendió a la Península la cultura de los campos de urnas.

Protohistoria, colonizaciones e Hispania romana[editar]

Algunas de las principales ciudades de la Hispania romana, conectadas por la extensa red viaria de la época.

Entre las ciudades romanas fundadas a partir de colonias (griegas o, sobre todo, púnicas) están: Cale -Oporto-, Olissipo -Lisboa-, Onuba -Huelva-, Asido -Medina Sidonia-, Gades -Cádiz-, Malaka -Málaga-, Sexi -Almuñécar-, Qart Hadasht -Carthago Nova, hoy Cartagena-, Akra Leuka -Lucentum, hoy Alicante- y Emporion -Ampurias-.

Entre las numerosísimas ciudades romanas fundadas a partir de ciudades o lugares fortificados (oppidum) indígenas están Hispalis -Sevilla-, Carmo -Carmona-, Corduba -Córdoba-, Kastilo, -Castulo, cerca de Linares-, Iliberis -Granada-, Illici -Elche-, Arse -Saguntum, hoy Sagunto-, Hibera -Dertosa, hoy Tortosa-, Cissis -Tarraco, hoy Tarragona-, Barkeno -Barcino, hoy Barcelona-, Illirta -Ilerda, hoy Lérida-, Libisosa, Segobriga, Ercavica, Iplacea -Complutum, hoy Alcalá de Henares-, Arriaca -Guadalajara-, Toletum -Toledo-, Talabriga -Caesarobriga, hoy Talavera-, Segovia, Cauca -Coca-, Cluniaco -Clunia-, Termes -Tiermes-, Obila -Abila, hoy Ávila-, Helmantica -Salamanca-, Segontia -Sigüenza-, Occilis -Medinaceli-, Bilbilis -Calatayud-, Kalakorikos -Calagurris, hoy Calahorra-, Illurcis -Gracurris, hoy Alfaro-, Varea -hoy Logroño-, Oliva -Libia, hoy Herramélluri-, Bolskan -Osca, hoy Huesca-, Iacca -Jaca-, etc.

Entre las ciudades romanas surgidas a partir un campamento (castrum) están Pompaelo -Pamplona-, Tritium Magallum -Tricio-, Segisama -Sasamón-, Iuliobriga -cerca de Reinosa-, Legio -León-, Asturica Augusta -Astorga-, Lucus Augustus -Lugo-, Bracara Augusta -Braga-, etc.

Entre las ciudades romanas fundadas como colonias de veteranos están Italica -Santiponce, cerca de Sevilla-, Acci -Guadix-, Augusta Emerita -Mérida-, Pax Iulia -Beja-, Caesar Augusta -Zaragoza-, Valentia Edetanorum -Valencia-, etc.

Otras ciudades de fundación romana fueron Ebora -Évora-, Conimbriga -Coimbra-, Metellinum -Medellín-, Norba Caesarina -Cáceres-, Valeria, Gerunda -Gerona-, Pollentia -Pollença-, Palma -Palma de Mallorca-, Antikaria -Antequera-, Brigantium -La Coruña-, Gigia -Gijón-, Portus Blendium -Suances-, Portus Victoriae -Santander o Santoña-, Flaviobriga -Castro Urdiales-, etc.

Los pueblos colonizadores (fenicios, griegos y cartagineses) se asentaron en enclaves de la costa mediterránea desde comienzos del I milenio a. C.; mientras que los celtas se introdujeron en el centro, oeste y norte peninsular. Tanto la emigración como el desarrollo endógeno debieron hacer aumentar la densidad de población en las zonas de mayor desarrollo agropecuario y en los nudos de las rutas comerciales.

Las descripciones protohistóricas, protogeográficas o corográficas de Herodoto, Diodoro Sículo, Artemidoro de Éfeso, Estrabón, Pomponio Mela, Plinio el Viejo, Apiano, Claudio Ptolomeo o Avieno, periplos e itinerarios como el de Antonino, y las fuentes epigráficas, sólo pueden proporcionar una más o menos rudimentaria nómina y ubicación de colonias costeras, pueblos prerromanos y sus núcleos de población; así como datos cualitativos más o menos valiosos,[7] como detalles sobre la intensividad o extensividad de las prácticas agropecuarias en unas u otras zonas, o sobre la inmensidad de los bosques. Sobre este extremo hay una anécdota famosa, pero posiblemente apócrifa, según la cual una ardilla podía cruzar sin cruzar el suelo la piel de toro (esa comparación del perfil cartográfico de la península, sí que es de Estrabón).[8] Otras citas hay que parecen indicar lo contrario.

Cetero montes Hispaniarum, aridi sterilesque et in quibus nihil aliud gignatur, huic bono fertiles esse coguntur.

Por lo demás, los montes de las Hispanias, áridos y estériles y en los que ninguna otra cosa crece, no tienen más remedio que ser fértiles en esta buena clase [se refiere al oro]

Plinio el Viejo, Naturalis Historia XXXIII, 67.

Los datos paleobotánicos y paleozoológicos de distintas zonas permiten hacer algunas reconstrucciones de ecosistemas que debieron ser muy variados y distintos de los actuales (paradójicamente, una Galicia menos boscosa que en la actualidad -la cultura de los castros implicaría grandes zonas aclaradas- y un valle del Guadalquivir con grandes extensiones forestales hoy exóticas); mientras que en la meseta, valle del Ebro y zona mediterránea no podrían darse masas forestales continuas, dada la persistencia de especies xerófilas y adaptadas a espacios abiertos -como los conejos que dan nombre a Iberia-).[9] Es imposible determinar con tales datos ninguna cifra de población, pero sí estimarla por comparación: si la densidad de población era diez veces inferior a la de la actualidad (comienzos del siglo XXI), sería de unos 8 habitantes por kilómetro cuadrado, lo que supondría unos cuatro millones de habitantes.

Más evidente es el alto grado de urbanización que se alcanzó en la época romana, tanto a partir de la implantación del modo de vida urbano a la romana en los núcleos anteriores, fueran colonias o poblados indígenas, como de la creación de núcleos nuevos, algunos consolidados a partir de los campamentos romanos (en torno a los cuales se fue asentando la población indígena, sobre todo en el cuadrante noroeste, donde la urbanización era menor), otros como colonias de veteranos (más al sur y al este), o fundadas con otros propósitos. También algunas ciudades prerromanas se destruyeron o abandonaron (Numancia, Ullastret, Castro de Ulaca).

Véase la enumeración de ciudades en el pie de imagen.

Relicto utpote pacata regione valido praesidio, Scipio milites omnes vulneribus debiles in unam urbem compulit: quam ab Italia Ilalicam nominavit, patria fuit Traiani et Hadriani.[10]

Escipión, después de darles un pequeño ejército adecuado a un asentamiento pacífico, estableció a los soldados heridos en una ciudad que llamó Itálica, que toma el nombre de Italia. Es la patria de Trajano y Adriano.

Apiano, De Bellis Hispaniae (en el griego original, Iberiké), 38.

No obstante, la tasa de urbanización no pudo superar el 9% que se calcula para la totalidad del Imperio romano.[11]

Una cuestión clave sería dilucidar si el proceso de conquista romana de Hispania y la romanización posterior supusieron un descenso o un incremento de población. Dependerá de si fueron mayores las pérdidas de población debidas a la guerra y destrucción de las formas de vida anteriores, sustituidas, parcial o totalmente por las estructuras socioeconómicas del modo de producción esclavista; o el incremento debido a la inmigración y asentamiento de veteranos del ejército o comerciantes originarios de todo el Imperio romano (italianos, norteafricanos, judíos, etc.) De haberlo, el crecimiento vegetativo sólo pudo ser muy débil (la fecundidad, la mortalidad infantil o la esperanza de vida no tuvieron por qué ser más favorables que en periodos anteriores), y únicamente pudo mantenerse hasta el siglo II, pues en el siglo III comenzó una crisis secular. Cualquier cifra es especulativa, pero hay que tener en cuenta lo que suponen las dimensiones temporales: un uno por mil de crecimiento anual medio, en doscientos años supondría un 22% de crecimiento en una población.

La Península ibérica fue escenario de las primeras epidemias documentadas en el Mediterráneo occidental, a finales del siglo II. Durante el siguiente siglo comenzaron las invasiones de los pueblos germánicos y las sublevaciones campesinas denominadas bagaudas; y, tras el intervalo de relativa prosperidad del siglo IV (en el que se desarrollaron las numerosísimas villae que estudia la arqueología), ambos procesos se reanudaron en el siglo V. La sociedad y la economía se ruralizaron, y el clima de violencia e inseguridad tuvo que afectar a la demografía con un descenso de la población (aunque es imposible tener datos, la mortalidad debió aumentar y la natalidad debió disminuir -por descenso de la nupcialidad y la fecundidad-).


Edad Media[editar]

Reino visigodo[editar]

Los bárbaros se desparraman furiosos por las Españas, y el azote de la peste no causa menos estragos, el tiránico exactor roba y el soldado saquea las riquezas y las vituallas escondidas en las ciudades; reina un hambre tan espantosa, que obligado por ella, el género humano devora carne humana, y hasta las madres matan a sus hijos y cuecen sus cuerpos para alimentarse con ellos. Las fieras aficionadas a los cadáveres de los muertos por la espada, por el hambre y por la peste, destrozan hasta a los hombres más fuertes, y cebándose en sus miembros, se encarnizan cada vez más para destrucción del género humano.

Hidacio, Chronicon.[12]

Entre la primera mitad del siglo V (foedus del 418) y comienzos del siglo VI (batalla de Vouillé, 507) se asentó en Hispania el pueblo visigodo, cuyos efectivos se suelen estimar en doscientos mil como máximo (un cinco por ciento de la población hispano-romana). Previamente se había producido la entrada de suevos, vándalos y alanos, de los que sólo los primeros se establecieron con carácter definitivo (en el noroeste), y su número sería de unos treinta y cinco mil. Es poco probable que hubiera crecimientos sostenidos de la población a pesar de la inmigración germánica y de un posible incremento de la natalidad, al hacerse la nupcialidad más temprana y universal; dado que la mortalidad debió ser también muy alta. Es difícil saber en qué medida eran comunes las prácticas de aborto, infanticidio y exposición; pero es significativo que tanto el Concilio de Toledo del 589 como el Liber Iudicorum del 654 condenaran expresamente estas prácticas. Muy escasas fueron las ciudades de nueva fundación (Victoriacum y Recópolis).

En la segunda mitad del siglo VI grandes epidemias diezmaron la población: la peste bubónica en el 542, el 588, y entre el 687 y el 702; y la viruela hacia el 570. Muy posiblemente a comienzos del siglo VIII, en vísperas de la invasión musulmana, la población de la Península ibérica no alcanzara ni siquiera el nivel del inicio de la época romana.[13]

Al-Andalus y reinos cristianos[editar]

La península ibérica fue la única zona de Europa ocupada por los musulmanes de manera permanente durante el medievo; pero tal hecho no debe exagerarse desde el punto de vista demográfico: los invasores musulmanes que llegaran en distintas oleadas entre el 711 y el 756 no debieron pasar de sesenta mil. Más que un aporte de población efectiva, supusieron un incremento de la heterogeneidad étnica (árabes, sirios, egipcios y, sobre todo, bereberes). Una mayor presencia de bereberes se consolidó con la organización del ejército de Almanzor, a finales del siglo X. Posteriormente, con las invasiones almorávide y almohade de los siglos XI y XII, llegarían más contingentes norteafricanos, pero siempre fueron una minoría sobre los muladíes (musulmanes de origen hispano-romano-visigodo). Otros colectivos étnico-religiosos definidos eran los mozárabes (los hispano-romano-visigodos que continuaron en las zonas de dominio musulmán, pero mantuvieron la religión cristiana), los judíos y los denominados saqaliba ("eslavos", procedentes de Europa oriental y central, llegados a través del tráfico de esclavos). Los mozárabes del sur peninsular emigraron masivamente a los reinos cristianos del norte en sucesivas coyunturas en que sufrieron persecución, hasta desaparecer prácticamente de la España musulmana el siglo XII (época en la que los reinos cristianos ya alcanzaban los valles de Tajo y Ebro).

El crecimiento vegetativo en Al-Andalus pudo ser más o menos importante, pero las periódicas crisis políticas y guerras implicaban, más que grandes mortalidades, masivos desplazamientos de población.

En los reinos cristianos del norte, el proceso secular de Reconquista llevó asociado el concepto de repoblación. Los habitantes que se refugiaron en los valles del norte (Cordillera Cantábrica y Pirineos) tras la invasión musulmana pudieron ser unos 500.000, una auténtica superpoblación para la zona y sus recursos. Esta situación provocó las primeras campañas de reconquista-repoblación ya en el siglo VIII, para ocupar mediante presura las tierras de frontera. Para el siglo X se había ocupado hasta la ribera norte del Duero en el núcleo occidental (reino astur-leonés) y hasta el Llobregat en el núcleo oriental (Cataluña la Vieja), mientras que el reino de Navarra y los condados pirenaicos centrales (futuro reino de Aragón) encontraron muchas más dificultades para su expansión, dada la mayor presencia musulmana en el valle del Ebro.

villas y castillos tengo — todos a mi mandar son,

dellos me dexó mi padre — dellos me tenía yo;

las que me dexó mi padre — poblélas de ricos hombres,

las que me ganara yo — poblélas de labradores;

quien no tenía más de un buey — dábale otro, que eran dos;

todos los días del mundo — por mí hacen oración:

no lo hacen por el rey, — que no lo merece, nó.

Romance Buen Conde Fernán González.[14]

La España musulmana fue una civilización urbana,[15] que recuperó la vitalidad de las ciudades romanas e incluso creó algunas de nueva fundación, como Madrid, Cuenca, Badajoz, Calatrava, Pechina-Almería o Murcia. No obstante, la mayor parte de la población no vivía en grandes ciudades, sino en una gran cantidad de núcleos rurales de todos los tamaños, cuyo número se expandió notablemente y que han dejado su huella en la toponimia española (al-munyah -Almunia-, al-qarya -Alquería-, al-qalat -Alcalá-, al-qasr -Alcázar-, al-madinat -Medina, Almedina-, al-rabad -Arrabal-). El tamaño y la magnificencia de las mayores ciudades llegó a ser impresionante, especialmente la Córdoba califal (que llegó a superar los cuatrocientos mil habitantes, convirtiéndose en una de las mayores del mundo hacia el año 1000). Las ciudades de los reinos cristianos[16] fueron mucho más pequeñas en comparación (apenas unos centenares de habitantes ya configuraban un núcleo urbano), hasta que la Reconquista llegó a Toledo, Zaragoza, Sevilla o Valencia.

Desde mediados del siglo XI y hasta el XIII, la Reconquista avanzó sobre territorios de importante población musulmana (valle del Tajo, valle del Ebro, llanura litoral valenciana, valle del Guadalquivir y valle del Segura), haciendo que la población de los reinos cristianos se convirtiera en un complejo mosaico étnico, al que se añadió incluso una considerable inmigración procedente de la Europa transpirenaica. La repoblación de estas zonas corrió a cargo, entre el Duero y el Tajo, de poderosos concejos dotados de fuero que se rodeaban de un alfoz rural (comunidades de villa y tierra, como Salamanca, Ávila, Segovia, Madrid, Toledo, Zaragoza, Cuenca o Teruel); más al sur, entre el Tajo y Sierra Morena (Extremadura, La Mancha y el Maestrazgo -una zona menos poblada, que requería de aprovechamiento extensivo-), la repoblación se confió a las órdenes militares; mientras que el valle del Guadalquivir y el Levante fue objeto de repartimientos entre familias nobles e instituciones eclesiásticas.

La emigración cristiana de norte a sur provocó la despoblación de ciertas zonas de las montañas cantábricas y la cuenca del Duero, con la notable excepción de las ciudades beneficiadas por el establecimiento de rutas comerciales (cañadas de la Mesta y la Casa de Ganaderos de Zaragoza, red de ferias -Medina del Campo, Medina de Rioseco, Villalón-) y el camino de Santiago, una zona pacificada y de pujante desarrollo, donde se asentó una numerosa y cosmopolita población en la que destacaban los conocidos como francos (denominación que se daba a cualquier emigrante transpirenaico). La pujanza de la vida urbana determinó la representación de determinadas ciudades a las que se concedió voto en Cortes.[17]

En las tierras conquistadas permaneció un gran número de musulmanes (llamados mudéjares), especialmente numerosos en el reino de Valencia y el reino de Murcia. La mayor parte de los del valle del Guadalquivir fue expulsada tras la rebelión mudéjar de 1264, y pasó a engrosar la población del reino de Granada.

Los judíos llegaron a constituir una población muy numerosa (cien mil sólo en la Corona de Castilla en 1291 -Padrón de Huete-), repartidos en unas trescientas juderías (las más pobladas en Toledo, Sevilla, Murcia, Burgos, Zaragoza, Barcelona y Valencia), que sufrieron una drástica reducción con la revuelta de 1391.

En el período 750-1100 la población peninsular no debió de superar los cuatro millones de habitantes, con muy distintas densidades de población: alta en los valles del Guadalquivir, Tajo, Ebro y Levante, y desproporcionada para sus recursos en las montañas del norte, mientras que la mayor parte de la Meseta tendría muy bajas densidades.

Los siglos XII y XIII pudieron significar un ligero pero continuado crecimiento vegetativo además de un saldo migratorio positivo. La toponimia recoge los numerosos lugares llamados Villanuevas, Pueblas y Burgos, gran parte de ellos fundados en esta época. A finales del siglo XIII, coincidiendo con el periodo climático denominado "óptimo medieval", la expansión socioeconómica permitió a la población alcanzar su máximo histórico.

La crisis del siglo XIV supuso un fuerte descenso de la población (entre un tercio y un cuarto), mientras que a partir del siglo XV se produce una cierta recuperación. La peste negra significó sucesivas y continuas epidemias desde 1348 hasta 1400. La primera se detecta en 1348 y dura hasta 1350, y afectó principalmente a Andalucía y la Corona de Aragón. La gran mortandad produjo una crisis de subsistencia, al dejar los campos sin gran parte de la fuerza de trabajo. Al hambre se sumó el incremento de la conflictividad social y las guerras civiles. En zonas de Aragón se produjo la huida de población con motivo de la guerra de 1462-1472.

Edad Moderna[editar]

La correlación existente entre la serie de precios de trigo en Castilla la Nueva, recogida por Hamilton (1497), y la serie de defunciones anuales en Madrid pone de manifiesto que el número de muertos aumentaba en los años o etapas de carestía en que subía el precio del trigo. Pero el aumento de las defunciones, paralelo al aumento de expósitos que ingresaban en la Inclusa y de enfermos que se registraban en los hospitales, no era siempre proporcional la intensidad de la crisis agrícola castellana, sino a la gravedad que revestían las dificultades de abastecimiento de la Corte en ciertas fechas, ya que los problemas de abastecimiento se agravaban cuando, además de una cosecha escasa, la crudeza del clima dificultaba los transportes o la escasez de mulas hacía subir el importe del acarreo.[18]

1492: los Reyes Católicos[editar]

La "España de los cinco reinos"[19] se mantuvo con pocos cambios en esas fronteras entre 1250 y 1492. La incorporación de Navarra y Granada a Castilla (en 1492 y 1511 respectivamente) y la inclusión de Castilla y Aragón en el imperio de Carlos V (1516) conformó un conjunto de reinos que, si bien carecían de una verdadera unidad nacional, eran percibidos como una entidad conjunta en las relaciones internacionales. La denominación de "España" era de uso generalizado, así como la de "reino de España" desde Felipe II (1556, aunque institucionalmente no se concretó hasta el siglo XIX -la constitución de 1812 utiliza la expresión monarquía española, nación española y reino de las Españas-). La unión con Portugal (1580) sólo se mantuvo sesenta años (hasta 1640). Frecuente uso historiográfico tienen las denominaciones, más genéricas, de Monarquía Católica, Monarquía Hispánica o Imperio español.

En el año 1492 coincidieron tres hechos de trascendencia histórica y demográfica:

La conquista de Granada supuso la salida de un importante contingente hacia el norte de África, pero la mayor parte de su población permaneció. Los musulmanes fueron obligados a convertirse entre 1501 y 1525, dando origen al colectivo denominado morisco (unos 325.000 a comienzos del siglo XVII).

La expulsión de los judíos de España afectó a un número no precisado (entre 50.000 y 150.000), muchos de los cuales (quizá unos cincuenta mil) retornó en los años siguientes. Posiblemente la mayor parte de los judíos castellanos salieron a Portugal, de donde también fueron expulsados en 1497. Se crearon comunidades de judíos sefardíes ("españoles") en el norte de África, Italia, el Imperio Turco y Holanda. Desde la revuelta antijudía de 1391 se venían produciendo conversiones que dieron origen al grupo social denominado cristiano nuevo (cuyo número se calcula en unos 300.000 al final del siglo XV).

El descubrimiento de América supuso, por primera vez en la historia, la apertura de una vía para la emigración española que se mantuvo durante siglos.

La población peninsular de la segunda mitad del siglo XV debió de haber recuperado ya las cifras del máximo medieval anterior a la crisis del siglo XIV; aunque con un significativo predominio demográfico de Castilla, tanto en términos absolutos (habitantes) como relativos (densidad de población).[20]

Entidad política Superficie (km²) Habitantes
Corona de Castilla 355.000 4.200.000
Corona de Aragón 110.000 850.000
Reino de Portugal 88.000 1.000.000
Reino de Granada 30.000 300.000
Reino de Navarra 11.700 120.000

Paréceme que puede que aya en ellos [los reinos de la Corona de Castilla] un cuento[21] e quinientos mill vezinos poco más o menos.

Apuntamiento de Quintanilla, Alonso de Quintanilla, ca. 1493.

Siglo XVI[editar]

Mi madre también tenía muchas virtudes y pasó la vida con grandes enfermedades. Grandísima honestidad. Con ser de harta hermosura, jamás se entendió que diese ocasión a que ella hacía caso de ella, porque con morir de treinta y tres años, ya su traje era como de persona de mucha edad. Muy apacible y de harto entendimiento. Fueron grandes los trabajos que pasaron el tiempo que vivió. Murió muy cristianamente. Eramos tres hermanas y nueve hermanos.

Santa Teresa de Jesús (1515-1582), El libro de la vida, capítulo 1.[22]

El siglo XVI fue de prosperidad económica, o al menos de un extraordinario dinamismo financiero y mercantil, desencadenado por la colonización española de América y los intercambios con el resto de Europa. El aumento del consumo en España, que la producción interna no era capaz de satisfacer, generó una inflación que se ha llegado a denominar revolución de los precios. El notable incremento de la población contribuyó decisivamente a sostener esos procesos económicos. Las tasas anuales de crecimiento debieron ser del orden del 0,6% en los años centrales del siglo (los de mayor crecimiento), algo más en Castilla y quizá la mitad en Aragón y Cataluña, correspondiendo las tasas más altas (un 0,9%) a Valencia y Navarra. La tasa media tuvo que ser necesariamente menor: con un 0,4% se incrementa un 50% la población, que es el crecimiento estimado para todo el siglo. El mayor aumento se dio en las ciudades, objeto de una inmigración continua.[23] Sevilla se convirtió posiblemente en la más poblada del mundo a mediados de siglo. La sociedad se urbanizó de manera general. Aunque los núcleos rurales pudieron no ganar tanta población (o incluso estancarse o entrar en declive en algunos casos), se produjeron roturaciones generalizadas por la presión de los agricultores sobre las tierras de pasto o de otros usos, lo que permitió alimentar a una población creciente, aunque siempre en el límite de la subsistencia. La llamada "hambre de tierras" presionaba para la repoblación de los despoblados medievales y suscitaba conflictos sociales y jurídicos.[24] Aunque hubo algunos episodios de mortalidad catastrófica (la peste de 1507, el tifus de 1557, el hambre de 1570, el catarro de 1580, la peste atlántica de 1596-1602, etc.), en perspectiva secular fueron menos importantes que en el periodo anterior y que en el posterior. También se incrementó la emigración transpirenaica, que compensó la salida de un importante contingente de emigrantes hacia América. La natalidad debió crecer: se detecta un incremento de la fecundidad legítima por la una disminución en la edad de los matrimonios (por ejemplo, entre los moriscos), y también se incrementa la natalidad ilegítima en las ciudades. No obstante, comienzan las quejas por la expansión del clero, especialmente de las órdenes religiosas, que acumulan propiedades rurales y urbanas, privan de recursos impositivos a los concejos y a la monarquía y disminuyen la nupcialidad. Se sabe muy poco sobre la mortalidad ordinaria; y solamente se supone que el crecimiento demográfico se debió al aumento de la fecundidad y a la inmigración.

Las estimaciones historiográficas de la población española de finales del siglo XVI son enormemente discrepantes (van de los seis millones seiscientos mil a los nueve millones novecientos mil habitantes); lo que se debe esencialmente en la discrepancia a la hora de asignar un factor (que va de menos de 4 hasta 5) para convertir en habitantes el número de vecinos,[25] que es el concepto que miden las fuentes demográficas pre-estadísticas de la época (vecindarios -que en la Corona de Aragón se venían realizando desde 1495). Entre ellas, destacan las Relaciones topográficas de Felipe II (1575), que, a pesar de ser la más ambiciosa, no dio lugar a documentación completa (se limitó a 700 poblaciones de Castilla la Nueva y otras zonas). Otra muy importante es el Libro de los millones de 1591. Los primeros registros parroquiales se remontan en algunos casos a 1528, antes incluso de las disposiciones del Concilio de Trento (1545-1563).

Siglo XVII[editar]

El hambre baja del Norte y la peste sube del Sur[26]

En el siglo XVII la población decreció al ritmo de la crisis general. Esta etapa es mejor conocida, ya que comienzan a registrarse, sistemáticamente, los bautizos y las defunciones. De esta época son también los primeros recuentos por vecinos, los padrones municipales y los eclesiásticos; aunque son incompletos. La inconsistencia de las cifras, según son propuestas por distintos investigadores, no permiten determinar si el resultado final del siglo fue de disminución o incremento, que en todo caso no superaría el 0,1% anual, lo que supone en realidad un estancamiento de la población (aunque, acumulado significaría un millón más de habitantes).[27] Parece que el punto de mayor declive se situaría a mediados de siglo, cuando la población de la Corona de Castilla pudo llegar a descender de un veinte a un veinticinco por ciento, y la de la Corona de Aragón de un quince a un veinte por ciento. Desde finales de siglo se comprueba que el dinamismo en la recuperación es significativo en zonas como Cataluña, la franja cantábrica y Galicia; mientras que el centro y sur peninsular permanecen deprimidos; marcando una divergencia espacial que continuará en siglos posteriores, haciendo que las zonas más densamente pobladas dejen de ser las del centro y pasen a ser las de la periferia, con la significativa excepción del crecimiento urbano de Madrid. La opulenta Sevilla entró en decadencia, y Cádiz fue sustituyendo progresivamente sus funciones hasta que a comienzos del XVIII pasó a ser el centro del comercio americano.

No cabe duda de que, por comparación con el siglo XVI, en el XVII aumentó significativamente la mortalidad catastrófica debida a las pestes y el hambre, que se hicieron crónicas, estimándose en 1.500.000 el número de víctimas de los episodios más mortíferos. La peste de 1676-1683 golpeó sobre todo a Murcia y a Andalucía. La coyuntura bélica también influyó: en Extremadura la guerra de Portugal creó un verdadero vacío demográfico. La crisis económica hizo elevar la edad del matrimonio, al tiempo que se incrementaba el celibato (se estima en cifras de hasta el 10%), por lo que la fecundidad descendió alarmantemente, como denunciaban los arbitristas. Hay testimonios de que prácticas maltusianas, que incluían el aborto y el infanticidio, estaban muy extendidas. La expulsión de los moriscos en 1609 supuso un duro golpe para la Corona de Aragón (un 16,2% de la población, con cifras muy superiores en Valencia -en otras zonas de la Monarquía menos del 2%-). La emigración a América (que se ha cuantificado en 30.000 personas entre 1598 y 1621,[28] mientras que otras fuentes la estiman en cinco mil al año)[29] y las continuas levas para las guerras europeas supusieron una sangría demográfica que afectaba particularmente a adultos varones, lo que feminizaba algunas zonas; efecto que se compensaba, en otras zonas, con la inmigración transpirenaica (principalmente de origen francés, pero también de otras zonas de Europa), que continuó siendo relativamente importante.

Siglo XVIII[editar]

Tantas causas influyeron en el enorme desaliento en que yacia nuestra agricultura á la entrada del presente siglo. Pero después acá los estorbos fueron á menos, y los estímulos á mas. La Guerra de Sucesion, aunque por otra parte funesta, no solo retuvo en casa los fondos y los brazos que antes perecian fuera de ella, sino que atrajo algunos de las provincias extrañas y los puso en actividad dentro de las nuestras. á la mitad del siglo la paz habia ya restituido al cultivo el sosiego que no conociera jamás, y á cuyo influjo empezó á crecer y prosperar. Prosperaron con él la poblacion y la industria, y se abrieron nuevas fuentes á la riqueza pública. La legislacion, no solo mas vigilante sino también mas ilustrada, fomentó los establecimientos rústicos en Sierra Morena, en Extremadura, en Valencia y en otras partes, favoreció en todas el rompimiento de las tierras incultas, limitó los privilegios de la ganaderia, restableció el precio de los granos, animó el tráfico de los frutos y produjo, en fin, esta saludable fermentacion, estos clamores que, siendo para muchos una prueba de la decadencia de nuestra agricultura, son á los ojos de la Sociedad el mejor agüero de su prosperidad y restablecimiento.

Gaspar Melchor de Jovellanos, Informe de la sociedad económica de Madrid al Real y Supremo Consejo de Castilla en el expediente de ley agraria, 1795.

El primer recuento de población que abarcó casi todo el territorio peninsular de la Monarquía Hispánica (a excepción del País Vasco), se hizo en la segunda década del siglo XVIII: El vecindario de Campoflorido, entre 1712 y 1717. Extrapolar sus datos en número de "vecinos" (1,1 millones) a estimaciones de número de habitantes es uno de los asuntos más debatidos de la historia de la demografía española: primero hay que compensar las lagunas territoriales y sociales de la documentación (no está del todo claro si incluye sólo a "pecheros" o también a "hidalgos", pues las instrucciones, no del todo claras, se siguieron de forma diferente en cada circunscripción: mandó hiciese puntual vecindario en todas las ciudades, villas y lugares de la comprensión de estos Reinos ... excluyendo de él los eclesiásticos y pobres de solemnidad, y considerando por cada dos viudas un vecino ... y sin exceptuar los nobles) y luego atribuir un factor de multiplicación que suele considerarse entre cuatro y cinco; con lo que queda una cifra en el entorno de los siete millones y medio (que coincide con la estimación contemporánea de Jerónimo de Uztáriz).[30]

En la segunda mitad del siglo se comienzan a hacer censos individuales, o de almas, en lugar de vecindarios o censos de vecinos pecheros. El Censo de 1752 que se incluye en el Catastro de Ensenada computó 6.570.499 habitantes para su ámbito de aplicación (el territorio peninsular de la corona de Castilla, excluidas las provincias vascongadas), cifra que, extrapolada al 70% (por comparación con censos posteriores) da un total para toda España de 9.400.000 habitantes.[31] Tal cifra supone un incremento importante sobre 1717, con una tasa anual de crecimiento media de un 0,65%. Posteriormente se efectuaron los denominados Censo de Aranda (1768-1769, 9.308.804 hb.),[32] Censo de Floridablanca (1786-1787, 10.268.110 hb.)[33] y Censo de Godoy (1797, 10.541.221 hb.).[34] Las carencias metodológicas de estos censos hacen que estos datos hayan de ser tomados con precaución. No hay por qué suponer que la disminución de cifras entre la atribuida al Censo de Ensenada y los datos reales del de Aranda corresponda a una disminución real. De hacerse el cálculo entre el Censo de Ensenada y el de Godoy, supondría una reducción de la tasa anual de crecimiento media, que se situaría en el entorno del 0,25%; pero si se hace la comparación entre las del Censo de Aranda y el de Godoy, la cifra sería de un 0,4%, similar a la que la que se obtendría para todo el periodo 1717-1797, y también a la que puede estimarse para el siglo XVI. En cualquier caso, las cifras han de considerarse como indicativas de una tendencia secular de crecimiento moderado.

El incremento de la población correspondió más al retorno de una fase favorable dentro del ciclo preindustrial que al comienzo del ciclo demográfico moderno (como contemporáneamente se estaba produciendo en Inglaterra y otras zonas de Europa noroccidental). La desaparición de la peste y la menor incidencia de las crisis de subsistencia supusieron que la mortalidad catastrófica no fuera suficiente para laminar los incrementos regulares de población. Las transformaciones agrícolas (introducción de el maíz y la patata en algunas zonas, incremento de la superficie cultivada -la presión de los agricultores sobre los ganaderos supuso el recorte de los privilegios de la Mesta- y el planteamiento legislativo de una reforma agraria que no terminó de llevarse a la práctica) permitieron un incremento de la producción agrícola que no fue suficiente para impidedir algunas crisis de subsistencias (como la del motín de Esquilache de 1766 o la gravísima de fin de siglo, prolongada hasta la gran hambre de 1812, una de las más terribles del Antiguo Régimen, que coincidió con la Guerra de Independencia). La Ilustración introdujo algunas prácticas higiénicas y sanitarias, particularmente la vacuna de la viruela. Hubo una política decididamente poblacionista, sustentada en las ideas fisiócratas, que se manifestó en la colonización de Sierra Morena con inmigrantes procedentes de Alemania. Los movimientos demográficos tradicionales (salidas hacia América y llegadas desde la Europa transpirenaica) se mantuvieron hasta la crisis final del Antiguo Régimen, al inicio del siglo XIX.[35]

Mapa provincial que muestra la densidad de población según el Censo de Floridablanca (1787).
Mapa provincial dividido según las regiones utilizadas en la tabla.
Región 1717 (Campoflorido)

estimación a partir del nº de "vecinos"

1752 (Ensenada) 1768 (Aranda) 1787 (Floridablanca)
Andalucía 1.310.800 1.634.685 1.661.000 1.847.000
Aragón no disponible no disponible 530.000 623.000
Asturias no disponible no disponible 403.000 348.000
Baleares no disponible no disponible no disponible 176.000
Canarias no disponible no disponible no disponible 167.000
Castilla la Nueva 830.862 1.002.725 1.131.000 1.142.000
Castilla la Vieja

sin Valladolid y Palencia en las dos primeras fechas

y con ellas en las dos últimas

543.225 822.229 978.000 1.232.000
Cataluña no disponible no disponible 878.000 899.000
Extremadura 339.956 373.022 273.000 417.000
Galicia 741.744 1.299.312 1.088.000 1.346.000
León

con Valladolid y Palencia en las dos primeras fechas

y sin ellas en las dos últimas

740.769 1.166.499 600.000 628.000
Murcia 169.337 272.057 317.000 338.000
Valencia no disponible no disponible 739.000 783.000
Vascongadas y Navarra no disponible no disponible 425.000 535.000
Total no disponible no disponible 9.023.000 10.481.000

Evolución de la población de las ciudades[editar]

La urbanización de la península ibérica es de muy antiguo inicio (I milenio a. C.), aunque las reclamaciones de antigüedad propias de los cronistas sean en la mayor parte de los casos míticas (pretenden remontar su fundación a los periplos de los héroes clásicos, a veces basándose en meras similitudes fonéticas). La Córdoba califal fue una de las más pobladas de su época; mientras que en el siglo XVI Sevilla y Lisboa se encontraban entre las mayores de Europa.[36]

Número estimado de habitantes (en miles)[37] [38]
Ciudad 800 900 1000 1200 1300 1400 1500 1600 1700 1750 1800
Barcelona 5 48 38 20 32 34 50 100
Burgos 9 18 21 27 8 11 10 9 10
Cádiz 1 2 2 5 40 60 70
Córdoba 160 200 450 60 60 40 35 31 31 34 40
Granada 15 26 60 150 100 70 69 70 70 70
Madrid 3 13 65 140 160 168
Málaga 17 15 40 40 42 11 30 36 49
Murcia 10 19 15 25 17 26 32 40
Sevilla 30 40 90 80 90 70 43 135 72 66 96
Toledo 25 37 35 42 45 32 80[39] 23 20 18
Valencia 15 26 44 36 42 65 50 60 80
Valladolid 6 25 30 41 16 19 20
Zaragoza 17 21 15 20 20 25 30 35 43


Número de vecinos pecheros en algunas localidades[40]
Ciudad

(población total estimada en 1600)[41]

1530 1594 1646 1694
Badajoz

14.000

2.000 2.805 1.243
Jaén

28.000

4.253 5.595 3.787
León 1.100 3.397 600 662
Medina del Campo 3.872 2.760 650 942
Santiago de Compostela

5.000

1.076 984
Salamanca

25.000

2.459 4.953 2.965 2.416
Segovia 2.850 5.548 1.625

Minorías y marginados[editar]

En la sociedad española no han faltado las minorías étnicas marginadas y perseguidas. Los judíos y los moriscos sufrieron pogromos y fueron expulsados en 1492 y 1609 respectivamente. Los guanches se vieron abocados a un verdadero etnocidio similar al que se produjo en el Caribe tras el descubrimiento de América, resultado inevitable del choque cultural, la aculturación y una crisis demográfica masiva, cercana a la extinción demográfica (alta mortalidad, que incluyó muchos suicidios, y privación del acceso a la reproducción, sobre todo a los varones, en beneficio de la emigración peninsular).[42]

Otras minorías internas y racialmente indistinguibles del resto de la población fueron marginadas por sus hábitos, costumbres u origen diferentes, como los agotes, los pasiegos, los vaqueiros de alzada, los soliños, los maragatos, los brañeros o los hurdanos.

Los gitanos llegaron en el siglo XV como población nómada. La incompatibilidad del mantenimiento de ese modo de vida frente al de de la sociedad dominante fue determinando su consideración de vagabundos y medidas de discriminación legal y represión que alcanzaron su punto culminante con la Gran Redada de 1749; tras la que se optó por medidas de asimilación y sedentarización a partir del decreto de 1783. En la época se calculó su número en unos doce mil.

La población marginal, vagabunda y mendicante, siempre fue de difícil cuantificación, aunque aumentó en época de crisis, como denunciaba la literatura picaresca (que, no obstante, se inicia en plena época de auge del siglo XVI). De esta población se nutren las levas para el ejército. Las leyes de vagos les obligaban a trabajar por poco dinero en obras públicas. Los conventos les ofrecen la sopa boba y los hospicios acogen a los huérfanos, que cuando alcanzan una mínima edad son puestos bajo el control de los gremios de oficios útiles. La población reclusa (el primer año con estadística es 1860 -18.445 hombres y 1.928 mujeres-)[43] tenía en el Antiguo Régimen destinos peores que las cárceles ordinarias, como los presidios de África, las galeras o el trabajo en las minas de Almadén (que para la mayor parte suponía la muerte en pocos años).

La esclavitud fue un fenómeno de poca importancia, aunque no faltaron esclavos en la península. Fue más importante durante la reconquista, pero una vez terminada disminuyó rápidamente. A finales del siglo XVI podía haber en España unos 50.000 esclavos, concentrados en Sevilla, mayoritariamente. La crisis del siglo XVII casi terminó con el fenómeno. En el siglo XVIII los esclavos en la península eran una anécdota.

Referencias[editar]

Notas[editar]

    • Joseph Pérez, op. cit., Domínguez Ortiz, op. cit..
    • Nuno Valério (coord.), Estatísticas Históricas Portuguesas, Vol. I, pp. 33, 37 e 51. INE, 2001.
  1. Con anterioridad a los estudios científicos, el viajero francés Alexandre de Laborde, hacia el 1800, creyó ingenuamente que España en la época romana había llegado a tener nada menos que 20 millones de habitantes, frente a los sólo 8 que creía poseía el país a comienzos del siglo XVIII. La exageración acerca del volumen demográfico de las Hispanias romanas ha calado bastante hondo en la historiografía general hasta convertirse en categórica.

    Salmon aceptaba los datos de Beloch, quien a partir de las únicas cifras expresas, las de Plinio sobre los tres conventos jurídicos del N.O. de Hispania, y de la cantidad de ciudades mencionadas en las fuentes literarias, calculó para la Hispania romana unos 6-7 millones de habitantes, lo que supone unos 10 habitantes por kilómetro cuadrado (en un cálculo erróneo del número de hectáreas de la Península). No es nada extraño, por cuanto en el más reciente estudio de Corvisier también se aceptan estas mismas cifras de población: 6 millones de habitantes para la época de Augusto, y con la proyección demográfica de un aumento del 10%, unos 6,6 millones de habitantes en el siglo II.

    Más contradictorios fueron los datos de Schulten, que elevó algo más la cifra de habitantes, de forma a mi juicio muy poco verosímil, aunque estableció una densidad más baja (al partir de un número correcto de hectáreas). En todo caso, la cifra de 6 millones, postulada por Beloch, que ya de por sí introducía prudencia (y mucha reducción) a disparatados cálculos fuera de contexto demográfico, se ha impuesto de forma muy nítida en la historiografía. Según el investigador alemán, en los dos siglos siguientes la población hispana continuó creciendo por lo que podría haber alcanzado los 9 millones.

    ... otro modelo de análisis de la población tendería a rebajar, bastante más, el volumen de población de la Hispania romana (y también en el conjunto del Imperio). Este ha sido el caso del análisis efectuado, en su día, por Alberto Balil, propuesta que, por cierto, no ha tenido demasiado éxito historiográfico. Balil utilizaba los datos censales recogidos por Plinio, unidos a los de los populi y las civitates, señalando que el volumen de población debió ser bastante más bajo que el calculado por Beloch y Russell. Su conclusión final fue que la población de la Hispania romana no debió superar los tres millones y medio. El autor no especifica los elementos del cálculo, puesto que probablemente transfirió la cuestión para otro momento posterior, pero se adaptaba más a las posibles realidades de la época romana.

    En un trabajo reciente, César Carreras recopilaba una serie de datos bastante completos acerca de las dimensiones de las ciudades hispanas ... [De] una muestra significativa ... [más de 100 ciudades hispanas de época romana], las dimensiones medias se muestran en 16-18 hectáreas. Ello conduce la cifra media [de su población] a unos 5.000 habitantes aproximadamente. A partir de lo anterior, Carreras concluye que la población estrictamente urbana de las Hispaniae rebasaría en muy poco el millón de habitantes; uniendo a los datos anteriores proyecciones sobre poblamiento rural, el autor llega a la conclusión de que la población en la Península Ibérica superaba en muy poco los 4 millones de habitantes ... una proporción de la población estrictamente urbana en Hispania de aproximadamente el 25%, frente a un 75% de la población rural.

    Enrique Gonzalbes, La demografía de la Hispania romana tres décadas después, en Hispania antiqua, ISSN 1130-0515, Nº 31, 2007, págs. 181-208. Cita como fuentes a Plinio, NH. III, 28 (Iunguntur iis Asturum XXII populi divisi in Augustanos et Transmontanos, Asturica urbe magnifica. in iis sunt Gigurri, Paesici, Lancienses, Zoelae. numerus omnis multitudinis ad CCXL liberorum capitum. Lucensis conventus populorum est sedecim, praeter Celticos et Lemavos ignobilium ac barbarae appellationis, sed liberorum capitum ferme CLXVI. Simili modo Bracarum XXIIII civitates CCLXXXV capitum, ex quibus praeter ipsos Bracaros Bibali, Coelerni, Callaeci, Equaesi, Limici, Querquerni citra fastidium nominentur. -las cifras deben multiplicarse por mil, porque se marcan con una línea horizontal superior, excepto en la transcripción de Taubner-); Alexandre Laborde, Voyage pittoresque et historique de l’Espagne, Paris, 1806; Giulio Beloch, Bevölkerung der griechisch-römischen Welt, Leipzig, 1886, La populazione del mondo greco-romano, Milán, 1909; Adolf Schulten, Hispania, Barcelona, 1920; Jean-Nicolas Corvisier, La population de l’Antiquité Classique, Paris, 2000; Alberto Balil, “Economía de la Hispania romana”, 1968; César Carreras Monfort, “A new perspective for the demographic study of Roman Spain”, Revista de Historia da Arte e Arqueologia, 2, 1995-1996, pp. 59-82; “Una nueva perspectiva para el estudio demográfico de la Hispania romana”, BSAAV, 62, 1996, pp. 95-122. Añade en nota, atribuyendo la información a Salmon, el muy desigual reparto territorial de la [población] ... la escasa densidad demográfica de la Meseta y de diversas zonas de Lusitania.

  2. Jordi Nadal, La población española, siglos XVI al XX, Barcelona, 1984. Manuel Fernández Álvarez, 1979. Jean-Paul Le Flem, 1982. Emiliano Fernández de Pinedo, 1980. Citados en José Manuel Pérez García, La historiografía en Demografía Histórica española durante la Edad Moderna: un estado de la cuestión, en Manuscrits. nº 8, enero de 1990, pgs. 41-70. Este autor previene de la gran disparidad de cifras y metodologías utilizadas, y del por lo general defectuoso tratamiento crítico las fuentes: durante mucho tiempo el clásico Censo de Ustáriz [sic -se refiere al Vecindario de Campoflorido, analizado por Jerónimo de Uztáriz-] creó un confusionismo interminable e hizo caer en no pequeños errores a historiadores y geógrafos de prestigio, mientras que el famoso indice de conversión constituyó una especie de cuadratura del circulo con salidas para todos los gustos. Así se aprecia en el tratamiento del famoso Censo de 1591 [sic -se refiere al Libro de los millones-], al cual se le ha aplicado indices diversos, aunque el más exitoso fue el coeficiente 5, desconociéndose como se desconoce la estructura de la familia española para esta coyuntura histórica. Todo parece indicar que las cifras de población así obtenidas parecen excesivas a la luz de los resultados obtenidos a partir de un rico rosario de muy completas monografias globalizadoras hoy disponibles. Si a esto unimos una mayoritaria insuficiente critica de estas fuentes, salvo muy contadas excepciones, el resultado de todo ello es el clima de incertidumbre en que nos movemos, clima agravado por la escasez y mediocridad de las fuentes censales disponibles para el siglo XVII. (pg. 47) Felipe Ruiz Martín en el Diccionario de Historia Eclesiástica de España obteniendo [para 1591] un total de 6.617.251 habitantes y lo mismo MOLINIÉ-BERTRAND, A., Au siecle d'or I'Espagne et ses hommes. La population du Royaume de Castille au XVe siecle. París 1984, pág. 307, alegando que entonces el fuego sería mayor y consiguiendo así una cifra similar de 6.61 1.640; ambas cifras para la Corona de Castilla. No obstante, un análisis regional y comparativo nos llevaría a la desconcertante conclusión de que en 1752 el número de vecinos para la amplia España interior (ambas Castillas, Extremadura, La Mancha y Andalucía) sería aproximadamente 1/3 más que en 1791; por el contrario, si se admiten las cifras de población de 1591 reseñadas con anterioridad, en 1752 los niveles de población no se habrían alcanzado y habría que comparar con las cifras del Censo de Floridablanca para que los niveles fueran similares. Las monografías realizadas y apoyadas en amplias encuestas parroquiales desdicen esta realidad e invitan a rectificar hacia la baja la población que se ha propuesto para 1591, línea en la que, por cierto, se inserta la última edición de la clásica obra de J. Nadal reduciendo la población espáñola de fines del quinientos de 8.1 millones que habría propuesto F. Ruiz a 6,6 millones por el simple hecho de reducir el coeficiente multiplicador a 4. Sin embargo, no debería perderse de vista que el famoso Censo de 1591 parece pecar por defecto en muchas demarcaciones con lo cual las cifras más problables deberían perfilarse mejor y situarlas entre ambas propuestas alternativas (nota 63). '
  3. Artículo-entrevista en El País, 16 de abril de 2014:

    Las nuevas dataciones con el método de carbono 14, pero aplicando técnicas avanzadas que permiten eliminar la contaminación de las muestras, sitúan en el tiempo y el territorio la presencia de ambas especies y, al menos en España, abren un vació de unos mil años entre la desaparición de unos y la llegada de los nuevos. El hallazgo ensancha las incógnitas sobre la causa de aquella extinción.

    Los últimos neandertales, con las nuevas dataciones perfeccionadas, son de hace 44.000 o 45.000 años y los primeros cromañones, de hace 42.000 o 43.000 años. “Durante un cuarto de siglo hemos estado hablando de que, a lo largo de 8.000 o 10.000 años, los neandertales y los primeros humanos coexistieron. Pero hoy creemos que en Europa Occidental hay un lapso entre unos y otros y, por tanto, no se produjo la hibridación que en zonas como Oriente Próximo sí se dio”, comenta Álvaro Arrizabalaga, uno de los autores de la nueva datación. “No hubo superposición, no llegaron a coincidir”.

  4. La España Primitiva. Citado en Juan Maluquer de Motes, y este a su vez en Vicente Pérez Moreda, La Población Española, en Artola, op. cit, vol. 1, pg 345 y ss.
  5. Una tasa de crecimiento del 0,05% se da como necesaria para la población mundial desde el VIII milenio a. C. hasta el I a. C. How Many People Have Ever Lived on Earth?, en Population Reference Boureau.
  6. La mayor parte de los testimonios grecorromanos sobre Hispania son incidentales, fragmentarios o proceden de fuentes secundarias (gracias a las cuales conocemos las primarias). Por ejemplo, Estrabón, que no estuvo en España, usa como fuentes a Polibio, Posidonio, Artemidoro y Asclepíades de Mirlea. Muchas fuentes romanas tratan de alguna manera el tema, empenzando por Quinto Ennio (el primero que usó el nombre "Hispania"). Pompeyo Trogo inicia la serie de Laudes Hispaniae (y es conocido gracias a la sinopsis de Justino). Tito Livio, a su vez, es conocido sobre todo por el Epítome de Lucio Anneo Floro. Otros son Valerio Maximo, Claudio Claudiano, Julio Solino Pacato Drepanio y Paulo Orosio.
  7. Geographika III, 1, 3.
  8. Citado en Nicolás Antonio, Bibliotheca Hispana Nova, vol. 1, pg. 93. El Padre Flórez, en España Sagrada, vol. 12, pg. 257, recoge otra traducción latina: Scipio milites omnes vulneribus debiles in unam compulit urbem, quam ab Italia Italicam nominavit, claram natalibus. Trajani et Hadriani.
  9. A. Maddison, The World Economy. A Millennial Perspective, París: OECD, 2001; Contours of the World Economy, 1-2030 AD. Essays in Macro-Economic History, Oxford: Oxford University Press, 2007. Fuentes citadas en Elio Lo Cascio y Paolo Malanima, GDP in Pre-Modern Agrarian Economies (1-1820 AD)
  10. Incluido en Episcopologio asturicense, tomo I, pp. 251-252.
  11. Pérez Moreda, op. cit., pg. 352-353.
  12. Antología de poetas líricos castellanos - Los Romances Viejos en Cervantesvirtual.
  13. Ciudad islámica medieval. Véase también Historia de las ciudades
  14. Ciudad cristiana medieval.
  15. En las cortes de Castilla terminaron siendo León, Zamora, Toro y Salamanca en el reino de León; Burgos, Soria, Segovia, Ávila y Valladolid en el de Castilla; Toledo, Madrid, Guadalajara y Cuenca en el de Toledo; y las capitales de cada reino conquistado posteriormente: Jaén, Córdoba, Sevilla, Murcia y Granada. En las cortes de Aragón, las cortes catalanas y las cortes valencianas, de niveles competenciales mucho mayores, la representación urbana respondía en cada caso a sus propios criterios.
  16. María F. Carbajo Isla, La población de la villa de Madrid desde finales del siglo XVI hasta mediados del siglo XIX, Siglo XXI, 1987, ISBN 8432306126, pgs. XII y XIII.
  17. Expresión muy utilizada, divulgada particularmente por dar título al volumen IV de la Historia General de España y América: La España de los cinco reinos (1085-1369), de Luis Suárez Fernández y Salvador de Moxó. Parece ser original de Ramón Menéndez Pidal; que escribió El Imperio hispánico y los cinco reinos, Instituto de Estudios Políticos, 1950 (recensión en saavedrafajardo.um.es). Citado en Pedro Voltes Bau, Nueva historia de España, Plaza & Janés, 1989, ISBN 8401373816, pg. 79.
  18. Los datos del cuadro proceden de Joseph Pérez, Isabel y Fernando: Los Reyes Catolicos , Nerea, 2010, ISBN 8489569126, pg. 17.
  19. Sinónimo de millón.
    «cuento», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/drae/?val=cuento 
  20. Texto en la red.

    Doce hijos y 33 años no era nada extraordinario para una mujer del Antiguo Régimen. Sin duda las que más referenciada tienen su vida reproductiva fueron las mujeres de la realeza:

    María Antonia de Borbón Lorena, princesa de Asturias cuando era la esposa de quien sería Fernando VII, y María de las Mercedes, primera esposa de Alfonso XII, sólo tuvieron abortos. La primera tuvo dos en los cuatro años escasos que duró su matrimonio; la segunda, uno en los cinco meses que fue la romántica esposa del rey. («Después de este mal parto, toda precaución ha de ser poca», escribe el padre de Mercedes, duque de Montpensier a la reina Cristina, el 7 de abril de 1878). A propósito del primer aborto de la princesa de Asturias, su suegra, la muy desvergonzada reina María Luisa, escribe a Godoy: «Esta tarde he presenciado el mal parto de mi nuera, con algunos dolores y poca sangre, pues toda ella no equivale a la mía mensual de un día: la bolsita muy chica y el feto más chico que un grano de anís. Con decirte que el rey ha tenido que ponerse anteojos para poderlo ver». Sobre el segundo aborto, escribe a su amante: «Amigo Manuel, por fin mal parió María Antonia, de pocos días de vida, pero era más chico el feto que un cañamón chico, aún que el otro de El Escorial». La pobre sólo tenía 19 años; 18 María de las Mercedes.

    Afortunadamente para la dinastía Borbón, no todas las reinas o princesas de Asturias han sido tan desgraciadas como las dos anteriores. Entre las 16 mujeres que se casaron con reyes borbones, las hubo, también, más que prolíficas, yo diría que obscenamente prolíficas. Como María Amalia de Sajonia, esposa de Carlos III, que, a pesar de haber tenido 13 embarazos, no se produjo ningún aborto, aunque estuvo pariendo hasta los 32 años. O María Luisa de Parma, la esposa de Carlos IV que, según dice en sus memorias Josefa Tudó, esposa de su amante Godoy, la reina tuvo, entre partos y abortos, 24. Documentados, siete. Los dos primeros a los 25 años; el tercero, a los 27 y los otros cuatro a los 30, 43, 48 y 49 años, respectivamente. La supervivencia fue muy desgraciada, ya que sólo vivieron siete hijos. Isabel II, otra obscena prolífica, tuvo 12 partos, de los que sólo vivieron cinco hijos, pero sólo un aborto, en 1853, cuando tenía 25 años. Se malogró en El Escorial a los 50 días de embarazo. La noticia fue recogida en La Gaceta de Madrid, mediante un parte oficial de la Presidencia del Gobierno, en la que se certificaba «la interrupción gravídica». Ya no hubo más abortos. Hasta que hace 11 días la Infanta Elena perdía al hijo que esperaba a los 40 años.

    Columna de Jaime Peñafiel en El Mundo, 6 de julio de 2003.
    Otras fuentes recogen que de los 24 embarazos de María Luisa de Parma, diez fueron abortos y catorce llegaron a término, pero sólo siete de sus hijos llegaron a la edad adulta. (Ignacio Martín, La plaga de los Borbones, pg. 157-158.)
  21. Pérez Moreda, op. cit., pg. 369-370.
  22. Ejemplos vascos: Algunos despoblados medievales fueron objeto del hambre de tierras vivida en los inicios del prometedor siglo XVI. Quilchano fue objeto de las ansias del Conde de Oñate y de la villa de Guevara. Otro tanto ocurrió con otro despoblado medieval, el de Maranchona, por el que pleitearon con Etura y Audicana entre 1503 y 1504. Tierras dedicadas a plantíos o al pasto para el ganado que utilizaría la comunidad sin distinción. Todos los contribuyentes disfrutarían de estos servicios comunales de agua, pasto y leña. En el Oñate de mediados del siglo XVI se pleiteaba por la tala de robles en el término de Urtacolea o sel de Guevara (donado por Pedro Vélez de Guevara en 1539 al bachiller Juan Pérez de Zabala). Estos pleitos por los espacios de aprovechamiento venían de las directas acciones de localidades vecinas. Entre 1492 y 1500 se desarrolló en [la Chancillería de] Valladolid un pleito por el apresamiento de dos bueyes en el término despoblado de Maranchona (La comunidad rural: montes y bosques en Gaztelubide.
  23. Pérez Moreda, op. cit., pg. 372. Pérez García, op. cit.
  24. Frase de la época, recogida en Nadal, op. cit. (véase recensión del libro)
  25. Pérez García, op. cit.
  26. Juan Antonio Sánchez Belén Población: entre el hambre y la enfermedad, en Artehistoria.
  27. Domínguez Ortiz y Nadal, citados por Pérez Moreda, op. cit. Los cálculos impresionistas de los contemporáneos eran mucho más abultados: cuarenta mil al año según Fernández de Navarrete (1626) y diez mil al año según Campillo (1741).
  28. Francisco Bustelo, El Vecindario de Campoflorido, en Revista de Historia Económica, nº 2, 1989.
  29. El tiempo de los modernos
  30. INE El tiempo de los modernos
  31. INE El tiempo de los modernos
  32. El tiempo de los modernos
  33. Los datos del gráfico proceden de Nadal, op. cit., y Grupo '75, La "Renta Nacional" de la Corona de Castilla, Madrid: 1977; citados en Miguel Artola (ed.) Enciclopedia de historia de España, Alianza, 1999, ISBN 84-206-5294-6, vol. 6, pgs. 590 y 593.
  34. Miguel Ángel López Millán, Lisboa en el periodo filipino, en Ab Initio, Núm. 3 (2011): La población de Lisboa en 1580 rondaba los 120 mil habitantes y su espacio urbano se acercaba ya a las 300 hectáreas. Al margen de las populosas Nápoles, París y Londres, la ciudad portuguesa se erigía como una de las más pobladas de Europa, sólo comparable con Venecia, Sevilla o Milán. Además, superaba con creces al número de habitantes de Madrid, que por entonces se estribaba en torno a los 70 mil vecinos [sic -debe entenderse "habitantes"-]. La gran densidad poblacional de Lisboa, su afamado puerto, su carácter cosmopolita y su situación privilegiada en el marco de las rutas oceánicas –además de sus monumentales edificios y equipamientos públicos- configuraban unas condiciones urbanas que situaban a la antigua Olisipo en un lugar prominente en el contexto de las ciudades más afamadas de su tiempo. Durante el gobierno filipino el número de habitantes de Lisboa se mantuvo o experimentó, en todo caso, un leve aumento. Teniendo en cuenta la vertiginosa evolución demográfica de la ciudad (que dobló el número de habitantes entre 1424- 1550 y cuyo espacio urbano se multiplicó por tres en este mismo período), parece claro que esta tendencia ascendente sufrió un fuerte corte, no sabemos si provocado por el abandono de la corte regia. Se calcula que, de los 275.000 habitantes que tendría Lisboa a mediados del siglo XVIII, unas 90.000 murieron en el terremoto de 1755.
  35. Paul Bairoch y otros, La population des villes européenes de 800 á 1850, Ginebra, 1988, citado en Artola, op. cit., pg. 601-602
  36. http://web.archive.org/web/20071212223947/http://www.etext.org/Politics/World.Systems/datasets/citypop/civilizations/citypops_2000BC-1988AD Populations of Largest Cities in PMNs from 2000BC to 1988AD
  37. La cifra ofrecida por la fuente para este periodo es notablemente diferente de la de los periodos inmediatamente anterior y posterior, y podría estar sobredimensionada. En todo caso, no parece haber duda de que el crecimiento de Toledo en el siglo XVI fue muy importante, así como su decadencia posterior. Compárense los datos ofrecidos por otra fuente para 1528 (5.989 vecinos, 29.490 habitantes), el máximo de 1571 (12.412 vecinos, 62.080 habitantes) y el mínimo de 1639 (4.889 vecinos, 20.572 habitantes). Francisco José Aranda Pérez, Poder y poderes en la ciudad de Toledo: gobierno, sociedad y oligarquías, pgs. 197 y ss.
  38. Tomás González, Censo de población..., Madrid, 1829, citado en Artola, op. cit., pg. 588.
  39. Bairoch, op. cit.
  40. Investigación y Ciencia, julio de 2012.
  41. Anuario Estadístico de España. Fuente citada en Artola, op. cit., pg. 818

Enlaces externos[editar]