Etnomusicología

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Frances Densmore graba la voz de un jefe de los pies negros en el Instituto Smithsoniano (1916).

La etnomusicología (término proveniente del ethnos = nación, y mousike = música) es la disciplina científica que se encarga de estudiar el folklore o músicas del mundo. Se consolida a finales del siglo XIX con el nombre de musicología comparada, pasándose a llamar etnomusicología en 1950, y tiene dos ramas principales de investigación: los musicólogos-historiadores (técnico y formal), y los etnomusicólogos-participantes (de carácter antropológico). La etnomusicología es ubicada como una disciplina auxiliar de la antropología y la etnología.

Es concebida normalmente como el estudio de los acervos culturales de pueblos no occidentales, pero en su más amplia extensión, incluye el análisis de la música occidental desde una perspectiva antropológica. "La etnomusicología, en tanto que cultura occidental, puede ser considerada en la actualidad como un fenómeno de Occidente".[1]

Nacimiento del interés por las músicas de otros lugares[editar]

El interés por las músicas del mundo ha existido desde siempre. En el siglo XVI se escribe sobre la música de los aborígenes americanos y durante los siglos XVII y XVIII aparece la corriente del Iluminismo, caracterizada por una gran curiosidad intelectual. En el primer tercio del siglo XIX Guillaume Villoteau contrató a un profesor egipcio para complementar su trabajo de campo, intuyendo la teoría del relativismo cultural propuesta por Franz Boas un siglo más tarde. Durante el Romanticismo aparecieron las primeras monografías sobre cultura musical no occidental, y Theodor Baker atendió por primera vez a la música como parte de su observación etnográfica. Durante este período apareció el término folklore.

Impulso: Durkheim y Strauss[editar]

El interés por la música tradicional recibió el impulso de las teorías antropológicas de Emile Durkheim, defensor de que las sociedades primitivas son ideales para estudiar las relaciones sociales desde la base, y de Claude Lévi-Strauss, según el cual todos los mitos tribales están desarrollados a raíz de uno primitivo. Esto último fue consolidado como una teoría denominada estructuralismo.

Comienzos de la disciplina[editar]

A finales del siglo XIX, la repartición de los territorios conquistados por Europa, el auge de los nacionalismos y el interés de los artistas por elementos exóticos (influenciados por los descubrimientos de Charles Darwin), la inmigración masiva y la creciente sensación de controlar o “tomar posesión” del mundo impulsaron el nacimiento de la etnomusicología.

Nacimiento del fonógrafo[editar]

Se produjeron dos hechos que marcaron el comienzo de la etnomusicología como disciplina científica: la invención del fonógrafo, patentado por Thomas A. Edison en 1877, que creó la posibilidad de documentar musicalmente el trabajo de campo, y la creación de John Ellis, un especialista en acústica y fonética, de un sistema científico para dividir los intervalos musicales en partes muy pequeñas con el objetivo de estudiar las escalas musicales no occidentales.

Musicología comparada[editar]

En 1885, Guido Adler propuso la clasificación de los estudios musicológicos en dos grupos, el histórico y el sistemático, así como el nombre de Musicología Comparada para el estudio de las obras musicales no occidentales y su comparación con las europeas, término que perduró hasta 1950.

La escuela de Berlín[editar]

Berlín se convirtió en el centro de la investigación etnomusicológica. Los estudios realizados en la escuela de Berlín se caracterizaron por la realización del trabajo de campo y el de laboratorio por personas diferentes (recogiendo uno los datos en el campo y sacando conclusiones otro), y por una clara influencia de la teoría evolucionista de Darwin, considerando la música europea como la más evolucionada. Efectuaban comparaciones interculturales de un componente musical y su desarrollo en distintos lugares del mundo. Felix von Luscham incluyó un manual de utilización del fonógrafo, utilizado desde 1900 por los investigadores alemanes. Carl Stumpf creó en 1905 el Archivo Fonográfico de Berlín y en 1914, Erich Hornbostel y Curt Sachs estudiaron los instrumentos musicales del mundo, clasificándolos de forma que los instrumentos encontrados en las zonas más alejadas del planeta son los más antiguos.

Aparición del término[editar]

Durante la primera mitad del siglo XX surgió la necesidad de superar la descripción formal de las músicas recogidas en el campo. Se asumió que la música no existe sola, sino que es parte del comportamiento humano. Georg Herzog representó el camino intermedio entre los métodos formales y antropológicos, combinando ambos.

Jaap Kunst[editar]

Jaap Kunst, musicólogo holandés, publicó en 1950 "Musicologica: a Study of the Nature of Ethno-Musicology, its Problems, Methods and Representative Personalities”, que provocó el cambio del nombre de la disciplina a etnomusicología, considerado desde entonces más adecuado. Creó además la bibliografía más extensa sobre el tema.

Mantle Hood[editar]

Mantle Hood fue el autor de “The Ethnomusicologist” en 1971, publicación en la que además de incluir los datos obtenidos con el melógrafo, aparato que recoge las vibraciones sonoras para su posterior estudio, defendió la necesidad de estudiar la música desde dentro con interpretes nativos asumiendo el papel de estudiante, método llamado bi-musicalidad. Creó también el centro de estudios y experimentación musical de la Universidad de Los Ángeles, gracias al cual los antropólogos comenzaron a interesarse por la etnomusicología.

Antropología de la música[editar]

Franz Boas[editar]

Franz Boas propuso estudiar en profundidad cada campo y recomendó incluir la observación de la música en la investigación etnográfica. Defendió la observación participante, es decir, dentro de la comunidad de estudio. Creó la corriente del particularismo histórico, en contra de la idea de una misma fórmula de desarrollo que defendía el evolucionismo. Boas rechazó la idea de que todas las sociedades evolucionan de la misma forma y defendió que cada cultura posee una historia única y niega por consiguiente que exista una cultura global. Para él es necesario para estudiar las culturas observar, participar y tener en cuenta que ninguna cultura debería considerarse superior o inferior a otras.

Alan Merriam[editar]

Alan Merriam publicó en 1964 “The Anthropology of Music”, en el que intenta unificar musicología y etnología. Desarrolló un modelo de investigación en tres partes: conceptualización, comportamientos relacionados con la música y estructuras musicales. Realizó una diferencia entre los usos y las funciones de la música e incluyó, entre otros, estudios sobre los comportamientos físico y social, sobre la influencia de la música en el lenguaje a través del canto, sobre el sistema y el proceso de aprendizaje de la música, o sobre el simbolismo musical en diferentes culturas.

Etnomusicología hoy en día[editar]

Charles Seeger se muestra más radical, denominándose a sí mismo musicólogo y no etnomusicólogo. Se centra en los aspectos formales y técnicos, y valora la música como parte de la cultura, independientemente de los tipos de sociedades o géneros.

Actualmente se prefiere el estudio de culturas poco contaminadas por occidente, destacando Anthony Seeger, que sigue con el método antropológico y participante.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Nettl 1983:25 - The Study of Ethnomusicology. Urbana, Chicago, and London: University of Illinois Press.
  • Cámara de Landa, Enrique. Etnomusicología. Madrid: ICCMU, 2003. ISBN 84-89457-29-8.
  • Martín Herrero, José Antonio. Manual de antropología de la música. Salamanca: Amarú, 1997. ISBN 978-84-8196-089-1.

Enlaces externos[editar]