Estructura social de la Nueva España

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La llegada de Hernán Cortés a la Nueva España determinó en un principio los cambios en la estructura social indígena. Cortés dibujó a grandes rasgos la sociedad que trataron de imponer los conquistadores en la primera mitad del siglo XVI.

Esta sociedad “de conquista” la marcaría la explotación de los dominados y surgió de la lucha militar. Las primeras jerarquías se establecieron en función de la participación y los triunfos en el proceso de la conquista.

Esta nueva estructura social emanada de la conquista se integró de la siguiente forma:

1. Grandes Capitanes: españoles peninsulares que a su vez adquirieron el rango de encomenderos. En 1540 de 1 200 conquistadores residentes en Nueva España. Sólo 362 (30.2%) tenían encomiendas. Este grupo de grandes capitanes fueron alrededor de 18. Recibieron el mayor número de mercedes de venta y estancias. Desempeñaron los cargos públicos más importantes: gobernadores, procuradores, regidores. También eran altos burócratas, empresarios privados.

2. Criados y allegados: de los grandes capitanes. Este grupo también recibió encomiendas. Fueron alrededor de 78 conquistadores en este rango No tuvieron un papel brillante en la lucha militar Recibieron encomiendas medianas (solares y huertas) Desempeñaron cargos públicos como: el escribano del cabildo, Como no les alcanza con lo que obtienen de la encomienda tienen que ocuparse en otras actividades: médicos, arquitectos.

3. Este grupo fueron ballesteros o cabos de escuadra.Fueron alrededor de 95. También recibieron encomiendas. Nunca desempeñaron cargos públicos importantes pues fueron comerciantes menores, sastres y arrieros.

4. Fueron propietarios de caballos y herramientas. Este grupo no recibió tierras (encomiendas). Lo integraron 19 conquistadores. Se dedicaron a cualquier cosa: carniceros, carpinteros.

Bibliografia[editar]

  • La Colonia.
  • Cossío Villegas, Daniel (coord.). Historia General de México. T. I. México: El Colegio de México. pp. 438-450.