Estatus político de Puerto Rico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bandera del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Fue adoptada oficialmente en 1952.
Bandera de los Estados Unidos de América. Una eventual admisión de Puerto Rico cambiaría la Bandera de los Estados Unidos, elevando el número de estrellas al 51.

El debate histórico sobre el Estatus Político de Puerto Rico se centra en la pregunta sobre si este territorio no incorporado de los Estados Unidos debe integrarse a la unión estadounidense como un nuevo estado federado, mantener la actual relación bajo la definición del Estado Libre Asociado en los términos de la Constitución de 1952 o constituirse en un país independiente tanto en la forma de una libre asociación con los Estados Unidos como de un estado soberano con completo dominio sobre sus asuntos nacionales y territoriales. Tres referéndum (1967, 1993, 1998 y 2012) se han efectuado local mente, con la aprobación o anuencia del Congreso de los Estados Unidos, con el propósito de conocer la opinión de sus residentes.

En diversas oportunidades, el Gobierno Federal de los Estados Unidos ha reiterado su apoyo a la auto-determinación de los residentes de Puerto Rico, los cuales han sido ciudadanos estadounidenses desde 1917, manifestando su disposición a colaborar activamente con la integración de Puerto Rico como un estado de la unión si así lo decidiesen sus residentes. Los Presidentes Gerald Ford,[1] [2] Ronald Reagan[3] [4] y George H. W. Bush[5] favorecían abiertamente la admisión de Puerto Rico como un estado de la unión. Jimmy Carter,[6] Bill Clinton y Barack Obama[7] también han favorecido la auto-determinación de los residentes del territorio insular estadounidense y expresaron su apoyo a cualquier decisión emanada popularmente.

La legislatura de Puerto Rico aprobó el 11 de diciembre de 2012 una resolución concurrente para requerirles al Presidente y al Congreso de los Estados Unidos que actúen de conformidad con el reclamo del Pueblo de Puerto Rico para que se termine de una vez y por todas con el estatus territorial actual de Puerto Rico y que se inicie el proceso para admitir a Puerto Rico como Estado de la Unión, según expresado libre y democráticamente en el plebiscito que se celebró el 6 de noviembre de 2012; y para otros fines relacionados.[8]

Antecedentes[editar]

Los Estados Unidos adquirieron control de los territorios insulares de Puerto Rico en 1898 con la finalización de la Guerra hispano-estadounidense y el Tratado de París. En 1950, el Congreso promulgó una ley (Ley Pública 81-600), que autoriza a Puerto Rico a celebrar una convención constitucional y para el 1952, los residentes de Puerto Rico ratificaron una Constitución que establecía una forma republicana de gobierno para su territorio. Después de ser aprobada por el Congreso y el Presidente en julio de 1952, y bajo los términos y condiciones de la Ley 82-447, la nueva Constitución entró en vigor el 25 de julio de 1952.

Puerto Rico ha estado bajo la soberanía de Estados Unidos durante más de un siglo y los puertorriqueños han sido ciudadanos estadounidenses desde 1917.[9] [10] Desde la promulgación del actual Constitución del Estado Libre Asociado en 1952, se produjeron intenciones locales para cambiar el estatus político de la isla, lo que se tradujeron en tres referéndums efectuados en 1967, 1993 y 1998. Un referendo adicional fue celebrado en 1991 para intentar modificar la relación con los Estados Unidos a través de una enmienda a la Constitución de Puerto Rico. Los resultados de tales referéndum o plebiscitos favorecieron mantener la situación actual sobre las opciones de independencia y la estadidad.

Como resultado del actual estatus como un territorio no incorporado de los Estados Unidos, los ciudadanos estadounidenses radicados en Puerto Rico no tienen representación con voto en el Congreso. En lugar de la representación directa a través de los senadores y representantes en la Casa Blanca, Puerto Rico sólo tiene uno, sin derecho a voto Comisionado Residente en la Cámara de Representantes. Por otra parte, Puerto Rico no está representado en el Colegio Electoral, y por lo tanto los ciudadanos residentes en Puerto Rico no son elegibles para votar en las elecciones presidenciales cada cuatro años. Aunque Puerto Rico goza actualmente de un cierto grado de autonomía local, de acuerdo con la Constitución de los Estados Unidos, el gobierno de la isla se rige bajo la autoridad del Congreso de los Estados Unidos y el Presidente.[11] [12] [13] Por lo tanto, los resultados de los plebiscitos, sean o no autorizados por el Congreso, al tiempo que reflejan el sentimiento público, y a pesar de tener un determinado impacto, pueden ser ignorados por el Congreso. En última instancia, los resultados de los plebiscitos de Puerto Rico son opiniones no vinculantes, a pesar de las resoluciones del Congreso que han expresado su apoyo para el ejercicio de una auto-determinación del pueblo de Puerto Rico.

Acta de Relaciones Federales[editar]

La Ley Pública 81-600 (PL 81-600) de los Estados Unidos, que autorizó el proceso que condujo a la Constitución de 1952, siguió las disposiciones de la Ley Jones de 1917 que rigen la relación entre Puerto Rico y los Estados Unidos. Un conjunto de disposiciones que comúnmente se conoce como la Ley de Relaciones Federales (FRA) 48 USC § 731. Las disposiciones de la Ley de Relaciones Federales según lo codificado en el Título 48, Capítulo 4 del Código de los Estados Unidos se aplicarán a la isla de Puerto Rico e islas adyacentes pertenecientes a los Estados Unidos, así como las aguas de las islas, y el nombre de Puerto Rico, tal como se utiliza en este capítulo, se entenderá que incluye no sólo la isla de ese nombre, pero todas las islas adyacentes, como queda establecido. La FRA incluye disposiciones contenidas originalmente en la Ley Orgánica de 1917 (39 Stat. 951) que estableció un gobierno emanado de la sociedad civil de Puerto Rico.[14] El acto de 1917 se conoce como la Ley Jones. La Ley Jones de 1917 fue la segunda Ley Orgánica del Congreso aprobó para Puerto Rico, siendo la primera la Ley Foraker, aprobada por el Congreso en 1900 (31 Stat. 77). El contenido de la FRA trata principalmente sobre las cuestiones que están sujetas a la autoridad del Congreso y que se establecen de conformidad con la legislación federal, como el estatus de ciudadanía de los residentes, sus derechos civiles, el comercio, impuestos y finanzas públicas, la administración de tierras públicas controladas por el gobierno federal, la aplicación de la ley federal sobre las aguas navegables, la representación del Congreso y los procesos judiciales.

Aunque la Constitución de 1952 establece la autonomía de los puertorriqueños, el Congreso no cedió su autoridad última sobre las islas. Ocasionalmente, el Congreso ha dejado manifiesta su autoridad última mediante la promulgación de legislación que es pertinente a asuntos locales. Por ejemplo, el Congreso enmendó las disposiciones de FRA que se tratan sobre el desarrollo urbano local y la Autoridad de Desmonte de Barrios (Slum Clearance Authority en inglés) en 1955. Véase 48 USC § 914.

Terminología[editar]

El término actual del Inglés, "commonwealth", que se emplea para describir políticamente a Puerto Rico es la misma terminología empleada en otros lugares, mas con otros significados que divergen completamente en lo que se entiende para el caso particular del territorio caribeño:

  • Commonwealth es la denominación que cuatro estados de la Unión Americana han elegido para sí mismos, a pesar de que su relación con los Estados Unidos es idéntica a la de cualquier otro estado. Estos estados son Kentucky, Massachusetts, Pensilvania y Virginia.
  • Un número de estados independientes utilizan el término "Commonwealth" en su propio estilo, como el "Commonwealth de Australia" o el "Commonwealth de las Bahamas", históricamente, Islandia y la Mancomunidad de Polonia-Lituania también han utilizado el estilo en Inglés. Aquí refiriéndose a su definición original, como una traducción del Latín res publica.
  • Commonwealth es parte del nombre de la Mancomunidad de Naciones, un grupo de naciones independientes, que se unió voluntariamente por lazos comunes de varios tipos y cuya membresía está sujeta a la revocación unilateral por cualquiera de las partes.
  • Commonwealth también se utiliza en la Comunidad de Estados Independientes (CEI), anteriormente parte de la Unión Soviética, pero ahora un grupo de naciones independientes que se unieron voluntariamente por estrechos lazos de diversa índole.

Sin embargo, en los Estados Unidos, la "Commonwealth" es también un término sin definición legal claro y estable, ahora y anteriormente utilizado por las posesiones actuales y pasados de los Estados Unidos:

  • Commonwealth era un término usado por Filipinas antes de ganar su independencia de los Estados Unidos en 1947 y convertirse en una república, antes de que la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos había declarado que era un territorio no incorporado de los Estados Unidos.[15]
  • Commonwealth es el término utilizado por el territorio estadounidense de las Islas Marianas del Norte, un país que todavía es, sin dudas “una colonia y a la luz de los criterios de la descolonización aprobadas por las Naciones Unidas, y [que] es abiertamente tratado como un territorio por el gobierno de los Estados Unidos”.
  • La definición de Commonwealth según la política actual del Departamento de Estado estadounidense (según se estipula en el “Manual de Relaciones Exteriores del departamento) se lee de la siguiente manera: "El término" Commonwealth "no describe ni establece ninguna condición específica política o relación. Tanto los estados y territorios han empleado el término para denominarse así mismos. Cuando se utiliza en relación a las zonas bajo la soberanía de Estados Unidos que no son Estados, el término describe ampliamente un área que es autónoma en virtud de una constitución de propia adopción, y cuyo derecho de auto-gobierno no sería retirado unilateralmente por el Congreso".[16]

Juan R. Torruella, un juez de la Corte de Apelaciones del Primer Circuito (la Corte Federal de Apelaciones con jurisdicción en el Tribunal Federal para el Distrito de Puerto Rico), afirma que el uso de el término de Commonwealth es una etiqueta con la cual "se puede engañar y ocultar la verdadera naturaleza de las cosas". Afirma que Puerto Rico es, obviamente, no un estado, y que "ni el estado de Puerto Rico ni su relación con los Estados Unidos es compatible con cualquier reclamo legítimo que un tipo británico de "Commonwealth " que existiese para Puerto Rico y los Estados Unidos ".[17]

Los Casos Insulares[editar]

Históricamente se ha advertido que "cualquier investigación sobre la situación (estatus)de Puerto Rico debe comenzar en la Constitución de los Estados Unidos, así como las diversas decisiones de la Suprema Corte y tribunales inferiores".[18] Casi inmediatamente después de Puerto Rico fue cedido a los Estados Unidos, el estado político de Puerto Rico fue definido por una serie de decisiones históricas hechas por la Corte Suprema de los Estados Unidos en lo que se conocen colectivamente como los Casos Insulares. Desde el 1901 hasta el 1905, la Suprema Corte de los Estados Unidos en una serie de opiniones sostuvo que la Constitución extiende ‘’ex proprio vigore’’ a los territorios. Sin embargo, la Corte en estos casos también estableció la doctrina de la incorporación de los territorios. Bajo los mismos, la Constitución sólo se aplica plenamente en los territorios incorporados, tales como Alaska y Hawái, mientras que sólo se aplica parcialmente en los nuevos territorios no incorporados de Puerto Rico, Guam y las Filipinas. Aunque otros casos les siguieron, en sentido estricto los Casos Insulares son los originales seis dictámenes emitidos sobre los territorios adquiridos como resultado del Tratado de París (1898). Los seis casos fueron los siguientes:[19]

  • ‘’De Lima vs. Bidwell’’, 182 U.S. 1 (1901): Un demandante impugnó la imposición de derechos para la importación (aranceles) del azúcar de Puerto Rico a los Estados Unidos. El Tribunal favoreció a la parte demandante y sostuvo que Puerto Rico no era un "país extranjero" y por lo tanto los aranceles no son válidos.
  • ‘’Goetze vs. Estados Unidos (Crossman contra los Estados Unidos )’’, 182 U.S. 221 (1901).
  • ’’Dooley vs. Estados Unidos’’ , 182 U.S. 222 (1901).
  • ’’Armstrong contra los Estados Unidos’’ , 182 U.S. 243 (1901).
  • ’’Downes v Bidwell’’, 182 U.S. 244 (1901): Considerado como el principal Caso Insular, llegó a la conclusión de que los Estados Unidos podría adquirir territorio y ejercer el poder sin restricciones para determinar cuáles son los derechos a conceder a sus habitantes. Se incluye la "frase fatídica": "Si bien en un sentido internacional, Puerto Rico (sic) no era un país extranjero, ya que estaba sujeto a la soberanía y era propiedad de los Estados Unidos, es foráneo a los Estados Unidos en un sentido doméstico, porque la isla no está incorporada a los Estados Unidos, mas meramente pertenece como una posesión ".[20] El caso creó la categoría sin precedentes constitucionales de "territorios no incorporados".[21]
  • ’’Huus vs. Nueva York y Puerto Rico Steamship Co.’’, 182 U.S. 392 (1901).

Otras autoridades, como José Trías Monge, afirma que la lista también incluye otros dos casos:

  • ’’Dooley vs. Estados Unidos’’, 183 U.S. 151 (1901)
  • ’’Fourteen Diamond Rings vs. Estados Unidos’’, 183 U.S. 176 (1901)

La Suprema Corte de Justicia produjo después de estas fechas otras decisiones. Por ejemplo, en Balzac vs. Puerto Rico, 258 U.S. 298, 305 (1922), se explica la distinción entre un territorio incorporado y un territorio no incorporado. Juan R. Torruella reiteraba de esta manera que, "un territorio no incorporado es un territorio en cuanto a que, cuando fue adquirido por los Estados Unidos, con una intención clara se expresó que con el tiempo se incorporarían a la Unión como un Estado".[22] [23]

Dado que los Casos Insulares habían establecido que sólo los derechos en la Declaración de Derechos (Bill of Rights) de los Estados Unidos son los que están decididos a ser "fundamentalmente" aplicables en los territorios no incorporados, las implicaciones del caso Balzac vs. Puerto Rico han sido formidables. Por ejemplo:

  • El Tribunal sostuvo que el derecho a un juicio por jurado no es un derecho fundamental, y por lo tanto no es necesario concedérselos a los acusados en Puerto Rico. (véase Dorr vs. Estados Unidos, 195 U.S. 138, 149; Ver también Balzac vs. Puerto Rico, 258 U.S. 298, 312).[24]
  • El Tribunal se basó en Downes y Balzac para justificar la negación pura y simple del Seguro de Ingreso Suplementario (SSI por sus siglas en inglés) para los ciudadanos de Estados Unidos que se habían trasladado a Puerto Rico desde los Estados Unidos. Esta decisión permitió que al Congreso de los Estados Unidos negar el Seguro de Ingreso Suplementario (SSI) por razones de edad y los beneficios para los niños y los pobres que residen en Puerto Rico, inclusive en el caso de un asegurado que hubiese trabajado toda su vida en los Estados Unidos (territorios incorporados) y que luego se trasladase a vivir a Puerto Rico. (ver Califano vs. Torres, 435 U.S. 1 (1978).

En una breve concurrencia durante la opinión de la Suprema Corte en Torres vs. Puerto Rico, 442 U.S. 465 (1979), el juez Brennan de la Suprema Corte, sostuvo que los límites implícitos de los Casos Insulares sobre los derechos básicos garantizados por la Constitución (incluidos especialmente la Declaración de Derechos) eran un anacronismo en la década de 1970.[25]

Implicaciones del actual estatus político[editar]

Nivel de autonomía[editar]

Bajo la Constitución de Puerto Rico, Puerto Rico se designa a sí mismo con el término de Estado Libre Asociado o "Commonwealth" y sus residentes tienen un nivel de autonomía administrativa similar a los ciudadanos de un estado cualquiera de los Estados Unidos y como los estados, posee una forma republicana de gobierno, organizada de acuerdo a una constitución adoptada popularmente, y una Declaratoria de Derechos. La Constitución, aprobada por el Congreso de los Estados Unidos, entró en efecto en 1952. En adición, como los Estados de la Unión, Puerto Rico carece de "la independencia absoluta de propia de una nación independiente", por ejemplo, la autoridad para manejar sus "relaciones internacionales con otras naciones", la retiene el Gobierno Federal.

Constitucionalmente, Puerto Rico está sujeto a la autoridad plenaria del Congreso bajo la cláusula territorial del Artículo IV, sec. 3, de la Constitución de los Estados Unidos. La ley federal se aplica a Puerto Rico, a pesar de que Puerto Rico no es un estado de la Unión Americana y sus residentes no tienen representación con voto en el Congreso de los Estados Unidos. A razón de la promulgación de la Acta de Relaciones Federales de 1950, todas las leyes federales que no sean en un "sentido local inaplicables" se convertirán en la ley de Puerto Rico. Sucediento la legislación de 1950 y 1952, sólo dos decisiones judiciales han sostenido que una ley federal particular, que específicamente no excluye o trata a Puerto Rico de forma distinta, es inaplicable a Puerto Rico. La decisión más reciente fue abandonada en apelación. Efrén Rivera Ramos, Decano de la Facultad de Derecho y profesor de Derecho en la Universidad de Puerto Rico, aclaró el significado de los poderes plenarios, explicando que "el gobierno de un estado obtiene sus poderes de la gente del estado, no obstante el gobierno de este estado debe su existencia por completo a los Estados Unidos de América. De esta manera el Tribunal parece equiparar el poder plenario con un poder exclusivo. El gobierno de los Estados Unidos podría ejercer sobre un territorio el poder que no podía ejercer sobre los estados." Ramos cita al juez Harlan, redactando en 'Grafton vs. los Estados Unidos', 206 U.S. 333 (1907), "La jurisdicción y competencia de los Estados Unidos sobre ese territorio [refiriéndose a las Filipinas] y sus habitantes, para todos los fines legítimos del gobierno es de suma importancia ". Ramos al efecto argumenta "Este poder, sin embargo, no es absoluto, ya que está restringido por algunos derechos fundamentales entonces indefinidos que posee toda persona sometida a la autoridad del gobierno de los Estados Unidos".

Relación de Agencias Federales con Puerto Rico[editar]

El 30 de noviembre de 1992, el presidente George H. W. Bush emitió un memorando para los jefes de los departamentos ejecutivos y agencias de establecer la relación administrativa actual entre el gobierno federal y el Estado Libre Asociado de Puerto Rico. En este memorando se dirige a todas las dependencias federales, organismos y funcionarios para tratar a Puerto Rico administrativamente como si fuese un estado, en la medida ya que de no hacerlo se interrumpirían los programas federales o de las operaciones.

Ciudadanía[editar]

Desde 1917, a las personas nacidas en Puerto Rico se les ha otorgado la ciudadanía de los Estados Unidos. Los ciudadanos estadounidenses residentes en Puerto Rico, nacidos allí o no, no son residentes de un estado o el Distrito de Columbia y, por tanto, no reúnen los requisitos para votar, personalmente o a través de una boleta en ausencia, en las elecciones federales. Véase también: "Los derechos de voto en Puerto Rico".

Los puertorriqueños “fueron colectivamente instituidos en ciudadanos estadounidenses” en 1917 como resultado de la Ley Jones-Shafroth. La ley fue promulgada por el presidente Woodrow Wilson el 2 de marzo de 1917. La dilucidación de la ley federal en la ley federal codificada dentro del Código de los Estados Unidos (U.S.C.) Título 8, 8 USC § 1402, aprobado por el presidente Harry S. Truman el 27 de junio de 1952, declaró que todas las personas nacidas en Puerto Rico en o después del 13 de enero 1941 que serían ciudadanos estadounidenses por nacimiento (“natural born U.S. Citizen” por su terminología en inglés) y también como todas las personas nacidas en Puerto Rico entre el 11 de abril 1899 y 12 de enero de 1941, y dado el cumplimiento de determinados requisitos técnicos, aún no ciudadanos de los Estados Unidos en virtud de cualquier otra ley, también se declararon como ciudadanos de los Estados Unidos el 13 de enero de 1941.

Además, en abril de 2000, el informe del Servicio de Investigación del Congreso (‘Congressional Research Service’ por su nombre en inglés), afirma que los ciudadanos nacidos en Puerto Rico se definen legalmente como ciudadanos naturales, nacidos y por lo tanto, también son elegibles para ser electos como Presidente de los Estados Unidos, siempre que cumplan con las calificaciones de edad y 14 años de residencia en los Estados Unidos (territorios incorporados y organizados). Según este informe, la residencia en Puerto Rico y los territorios y posesiones de los Estados Unidos no pueden considerarse como residencia en los Estados Unidos para estos fines.

Derechos de los residentes[editar]

Como Puerto Rico es un territorio no incorporado (véase más arriba) y no un estado de los estados unidos, la Constitución de Estados Unidos no es total y automáticamente facultativa para los ciudadanos estadounidenses residentes en Puerto Rico.

Sólo los "derechos fundamentales" en la constitución federal son aplicables a Puerto Rico, lo cual incluye lo establecido en la Cláusula de Privilegios e Inmunidades (Constitución de los Estados Unidos, artículo IV, sección 2, inciso 1, también conocida como la Cláusula de Cortesía) que impide a un Estado tratar a los ciudadanos de otros los estados de manera discriminatoria, con relación a los derechos civiles básicos. La cláusula también abarca el derecho a viajar, por lo que un ciudadano de un estado puede tener los privilegios e inmunidades en cualquier otro estado, esta cláusula constitucional sobre los derechos, privilegios e inmunidades de los ciudadanos de los Estados Unidos se amplió expresamente para Puerto Rico por el Congreso de Estados Unidos a través de la codificación de la ley federal en el Título 48 del Código de los Estados Unidos, 48 USC § 737 y firmado por el presidente Truman en 1947. El Tribunal Supremo ha indicado que una vez que la Constitución se ha extendido en un área (por el Congreso o los tribunales), su cobertura es irrevocable. Sostener que los poderes políticos pueden cambiar la Constitución o desactivar a voluntad llevaría a un régimen en el que, no esta Corte, sino ellos dirán "cuál es la ley".

Otros derechos fundamentales como la Undécima Enmienda y la Cláusula de Comercio Durmiente se extendieron expresamente por la Corte de Apelaciones del Primer Circuito, así como la Primera Enmienda, la Cuarta Enmienda, la Quinta Enmienda, la cláusula del debido proceso y la garantía de igual protección de la Decimocuarta Enmienda también se extendieron expresamente a Puerto Rico por la Suprema Corte de los Estados Unidos.

En una breve concurrencia durante la opinión de la Suprema Corte en Torres vs. Puerto Rico, 442 U.S. 465 (1979), el juez Brennan de la Suprema Corte, sostuvo que los límites implícitos de los Casos Insulares sobre los derechos básicos garantizados por la Constitución (incluidos especialmente la Declaración de Derechos) eran un anacronismo en la década de 1970.

Poder Judicial[editar]

El Artículo Tercero de la Constitución de Estados Unidos establece la rama judicial del gobierno federal. Este artículo fue extendido expresamente a la Corte Federal de Distrito para el Distrito de Puerto Rico por el Congreso de los Estados Unidos a través de la Ley Federal 89-571, 80 Stat.764, firmado por el presidente Lyndon B. Johnson en 1966. Después de esa fecha, los jueces designados para el Puerto Rico tribunal federal de distrito han sido jueces nombrados de conformidad con lo estipulado en la Constitución de los Estados Unidos. Además, en 1984 uno de los jueces de la corte federal de distrito, el Juez Juan R. Torruella, oriundo de la isla, fue nombrado para servir en la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos para el Primer Circuito, con jurisdicción sobre Puerto Rico, Massachusetts, Rhode Island, Maine y New Hampshire.

Presencia Federal en Puerto Rico[editar]

Las agencias federales del Poder Ejecutivo de los Estados Unidos cuentan con una presencia significativa en Puerto Rico, al igual que en cualquier otro estado de la unión.

Algunas de las agencias más importantes son:

El sistema financiero de la isla están plenamente integrados a los de los Estados Unidos. Está regulado por el Banco de la Reserva Federal de Nueva York y el Presidente Ejecutivo de un banco puertorriqueño, de Popular Inc., es parte de su Junta Directiva.

Impuestos[editar]

El Gobierno de los Estados Unidos clasifica a Puerto Rico como una autoridad fiscal independiente, por la Ley Federal codificada en el Título 48 del Código de los Estados Unidos, 48 USC § 734. Los residentes de Puerto Rico están obligados a pagar los impuestos federales de Estados Unidos, los impuestos de importación y exportación, los impuestos de los productos básicos federales, los impuestos sociales de seguridad, entre otros. Las personas que trabajan con el Gobierno Federal deben pagar impuestos federales sobre la renta, mientras que el resto de los residentes están obligados a pagar impuestos federales sobre la nómina (de la Seguridad Social y Medicare), así como de la Commonwealth de Puerto Rico impuestos sobre la renta. Todos los empleados federales, además de aquellos que hacen negocios con el gobierno federal, además de las empresas con base en Puerto Rico que deseen enviar fondos a los Estados Unidos y algunos otros también pagan impuestos federales sobre la renta. En 2009, Puerto Rico pagó unos US$3,742 mil millones al Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

Debido a que los residentes de Puerto Rico pagan al sistema de la Seguridad Social, son elegibles para recibir beneficios de Seguro Social al momento de su jubilación, pero están excluidos del Seguro de Ingreso Suplementario (SSI) y la isla efectivamente 15% menos de los fondos a Medicaid que típicamente recibiría si se tratase de un estado de los Estados Unidos. Los proveedores de Medicare son rembolsados en un nivel inferior al 100% por servicios prestados a los beneficiarios en Puerto Rico, a pesar de que los beneficiarios han pagado en su totalidad en al sistema.

Participación Política en Estados Unidos[editar]

Desde el año 1961, varios puertorriqueños han sido nombrados por el Presidente, con el asesoramiento y consentimiento del Senado, para servir como embajadores de los Estados Unidos en Venezuela, España, Costa Rica, Chile, República Dominicana y las Repúblicas de Mauricio y las Seychelles. Un puertorriqueño fue nombrado por el presidente Obama como embajador en El Salvador. En espera el consejo y consentimiento del Senado de Estados Unidos, el Presidente emitió un nombramiento de aplazamiento para que el embajador pudiese asumir su cargo. Como las embajadas están comprendidas dentro del Departamento de Estado, embajadores se reportan ante la Secretaria de Estado.

Puerto Rico participa en el proceso político interno tanto de los partidos Demócrata y Republicano, y representación proporcional partidaria igualitaria en ambos partidos y los delegados resultantes de la votación de las islas participan en la convención nacional de cada partido.

Servicio militar[editar]

Los puertorriqueños pueden alistarse en la milicia de los Estados Unidos. Desde 1917, los puertorriqueños han sido incluidos en el servicio militar obligatorio, siempre que ha estado en vigor, y más de 400,000 puertorriqueños han servido en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos. Los puertorriqueños han participado en todas las guerras de los Estados Unidos desde 1898, especialmente la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial, Corea y Vietnam, así como los actuales conflictos de Oriente Medio. Varios puertorriqueños se convirtieron en jefes notables de estas, cinco han sido galardonados con la Medalla de Honor, la más alta condecoración militar en los Estados Unidos, y varios puertorriqueños han alcanzado el rango de general o almirante, que requiere un nombramiento presidencial y confirmación del Senado, al igual que en el caso de los jueces y embajadores. En la Segunda Guerra Mundial, la guerra de Corea y la guerra de Vietnam los puertorriqueños fueron los soldados hispanos más condecorados y en algunos casos fueron los primeros en morir en combate.

Sobre el estatus: referéndums o plebiscitos[editar]

El principal tema político actualmente en Puerto Rico es la relación del territorio con los Estados Unidos. Un territorio de los Estados Unidos desde 1898, y conocido como "Estado Libre Asociado" (Commonwealth) desde 1952, Puerto Rico hoy está fragmentado por profundas divisiones ideológicas, representadas por sus respectivos partidos políticos, que representan tres distintas formas o escenarios del futuro político: el statu quo (Estado Libre Asociado), la estadidad y la independencia. El Partido Popular Democrático (PPD) tiene como objetivo mantener o mejorar la situación actual para convertirse en un territorio más soberano de los Estados Unidos, el Partido Nuevo Progresista (PNP) tiene por objeto incorporar plenamente a Puerto Rico como un estado de los Estados Unidos y el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) busca la independencia nacional. Cuando se les cuestionó a los votantes residentes en Puerto Rico, mediante plebiscitos no vinculantes, sobre elegir entre la independencia, la estadidad o la continuación de la situación actual con el aumento de competencias, según lo propuesto por el Partido Popular Democrático, los puertorriqueños han votado para seguir siendo un Estado Libre Asociado. En el más reciente de estos plebiscitos, en 1998, los puertorriqueños, por una ligera mayoría, votaron a favor de "ninguna de las anteriores”.

Plebiscitos[editar]

En general, las tres principales alternativas que se presentan a los votantes puertorriqueños en los plebiscitos sobre el estatus político son:

  • La independencia total. (Independencia)
  • Mantenimiento o mejora de la condición de Estado Libre Asociado. (Estado Libre Asociado -en los términos del 1952 o mejorado-)
  • Admisión como estado de los Estados Unidos (Estadidad y Estado 51).

Las expectativas exactas de cada una de estas fórmulas de estatus son un tema de debate de los partidarios de una posición dada y sus detractores. Los puertorriqueños han propuesto posiciones que modifican las alternativas anteriores, tales como:

  • Independencia indemnizada con una fase de subsidio estadounidense.
  • Ampliación de la autonomía política, pero no fiscal.
  • Estadista con una reducción progresiva de la exención de impuestos federales (Contrario a la idea falsa común, los residentes de Puerto Rico pagan impuestos federales de Estados Unidos: los impuestos de importación/exportación de productos básicos, los impuestos federales, impuestos de seguridad social y aunque mayoría de los residentes no pagan impuestos federales sobre la renta, todos los residentes sí deben pagar impuestos federales sobre la nómina (de la Seguridad Social y Medicare) y todos los demás impuestos federales.

Véase: Plebiscito sobre el estatus político de Puerto Rico (1967), Plebiscito sobre el estatus político de Puerto Rico (1993) y Plebiscito sobre el estatus político de Puerto Rico (1998).

Resultados de los Plesbicitos sobre el Estatus[editar]

Plebiscitos Estatus Político Puerto Rico [cita requerida]
1967 1993 1998 2012
Estado Libre Asociado 60,4 % 48,6 % 0,1 % 46,0 %
Estadidad 39,0 % 46,3 % 46,5 % 61,0 %
Independencia 0,6 % 4,4 % 2,5 % 6,0 %
Libre Asociación 0,0 % 0,0 % 0,3 % 33,0 %
Ninguna de las Opciones Anteriores 0,0 % 0,0 % 50,3 %

La siguiente tabla resume el resultado de los plebiscitos realizados en Puerto Rico hasta el día de hoy y en cada una de las preguntas fundamentales sobre el estatus político deseado:

El significado exacto de los resultados del referéndum es objeto de debate por los observadores locales. Los resultados de 1967 mostraron un fuerte apoyo para mantener el Estado Libre Asociado, pero esta victoria fue seguida por la primera derrota en su historia de veinte años de gobernación consecutiva del Partido Popular Democrático, el principal promotor de la asociación en forma del Estado Libre Asociado. Esto ocurrió en parte debido a las disputas de liderazgo. Los resultados de 1993 sugieren un voto de protesta por las ideas impuestas para cambiar el estatus por el entonces gobernante Partido Nuevo Progresista, las demandas eran controvertidos porque no existía ninguna garantía, y la gran duda, de que sí sería aceptada por el Congreso Estadounidense. Los resultados de 1998, donde prevaleció la opción de "ninguna de las anteriores", fue patrocinado por una elección donde el PPD fue el ganador, y se protestaron los criterios establecidos por el entonces gobernante Partido Nuevo Progresista de Puerto Rico.

Plebiscito de 1967[editar]

En 1967, la Asamblea Legislativa de Puerto Rico aprobó un Acta de Plebiscito que permitió una medición de los intereses políticos de sus residentes en el tema de la territorialidad y estatus político. Esta se constituyó en la primera consulta de este tipo en el territorio. Con un 60.4% del voto y un 95% de los municipios, la opción del Estado Libre Asociado (ELA) promovida por el Gobernador Luis Muñoz Marín y el Partido Popular Democrático resultó vencedora. Durante la década siguiente, intentos que procuraban una nueva legislación que permitiese conocer la intención de los residentes de Puerto Rico sobre el estatus perimieron en los comités congresionales de la cámara legislativa.

Plebiscito de 1993[editar]

Un nuevo plebiscito fue organizado por el Gobierno de Puerto Rico en 1993, con el Congreso Estadounidense desempeñando un rol más sustancial, y donde el estatus de "Estado Libre Asociado" alcanzó por nueva vez mayoría, pero no absoluta. En el año anterior, Pedro Roselló y el Partido Nuevo Progresista triunfaron en las elecciones de la gobernación, las elecciones congresionales y del comisionado residente por voto popular.

Plebiscito de 1998[editar]

Durante el último plebiscito organizado en Puerto Rico, el cual tuvo lugar el día 13 de diciembre de 1998, el actual estatus de Estado Libre Asociado recibió menos del uno (0.06%) porciento del favor del electorado. La mayoría absoluta de los electores favoreció "Ninguna de las Anteriores" frente a las cuatro opciones numeradas que presentaba la boleta. La opción numerada más votada fue la número 3, la cual presentaba el estatus de la estadidad. La definición de las opciones suscitó confrontación política y polémica, lo que consecuentemente derivó en el voto mayoritario de varios grupos hacia "Ninguna de las Anteriores". Los opositores afirmaban que la definición de "Estado Libre Asociado" tal y como figuraba en la boleta fallaba al no reconocer las garantías y protecciones constitucionales de la ciudadanía estadounidense y el hecho de que la relación entre Puerto Rico y Estados Unidos se ha establecido por mutuo acuerdo".

La opción de la estadidad triunfó en 24 municipalidades de Puerto Rico (de un total de 78) y obtuvo un 46.5% del voto popular, su mejor resultado en la historia.

Opciones del Plebiscito de 1998[editar]
"Petición al Gobierno de los Estados Unidos:
"Nosotros, el Pueblo, por la presente y en el ejercicio de nuestro derecho al amparo de la primera enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, firmemente solicitamos al Congreso de los Estados Unidos, que con toda rapidez deliberada y tras cien años de subordinación política, se defina de manera concluyente la condición política del Pueblo de Puerto Rico y el alcance de la soberanía de los Estados Unidos de América, a los fines de resolver el actual problema territorial de la isla bajo la siguiente opción:"
Opción 1 (Commonwealth)[editar]
"La aplicación sobre Puerto Rico de la soberanía del Congreso, que por virtud de la Ley Federal 600 de 3 de julio de 1950, delega a la Isla la conducción de un gobierno limitado a asuntos de estricto orden local bajo una Constitución propia. Dicho gobierno local estará sujeto a la autoridad del Congreso, la Constitución, las leyes y tratados de los Estados Unidos. Por virtud del Tratado de París y la Cláusula territorial de la Constitución federal, el Congreso puede tratar a Puerto Rico en forma distinta a los estados, mientras haya una base racional. La ciudadanía americana de los puertorriqueños será estatutaria. El inglés continuará siendo el idioma oficial de las agencias y tribunales del Gobierno Federal que operen en Puerto Rico."
Opción 2 (Libre Asociación)[editar]
"Un Tratado que reconozca la soberanía plena de Puerto Rico para desarrollar su relación con los Estados Unidos en asociación no colonial, no territorial. Estados Unidos renunciará a todos sus poderes sobre Puerto Rico, entrando al Tratado en el mismo acto. Puerto Rico retendrá todos los poderes que no se deleguen expresamente a los Estados Unidos. Puerto Rico dispondrá sobre la ciudadanía puertoriqueña. Los ciudadanos actuales de los Estados Unidos en Puerto Rico retendrán la ciudadanía americana, si así lo desean, y podrán trasmitirla a sus descendientes, sujeto a lo que dispongan las leyes de los Estados Unidos o el Tratado. Debe entenderse que, a partir de la vigencia del Tratado, el solo hecho de nacer en Puerto Rico no concederá derecho a ser ciudadano americano. El Tratado a negociarse dispondrá sobre asuntos de mercado, defensa, el uso del dólar, asistencia económica y la protección de derechos personales adquiridos. El Tratado también reconocerá la capacidad soberana de Puerto Rico para concertar convenios y otros tratados internacionales."
Opción 3 (Estadidad)[editar]
"El ingreso de Puerto Rico a la Unión de los Estados Unidos de América como un estado soberano, en completa igualdad de derechos, responsabilidades y beneficios con los demás estados. Reteniendo, además, la soberanía de Puerto Rico en aquellos asuntos no delegados por la Constitución de los Estados Unidos al Gobierno Federal. El derecho al voto presidencial y la representación igual en el Senado y proporcional en la Camara de Representantes, sin menoscabo de la representación de los demás estados. Manteniendo también la presente Constitución de Puerto Rico y las mismas leyes estatales; y con ciudadanía americana permanente garantizada por la Constitución de los Estados Unidos de América. Las disposiciones de la ley federal sobre el uso del idioma inglés en las agencias y tribunales del gobierno federal en los cincuenta estados de la Unión aplicarán igualmente en el Estado de Puerto Rico, como ocurre en la actualidad."'
Opción 4 (Independencia)[editar]
"El reconocimiento de que Puerto Rico es una república soberana con autoridad plena sobre su territorio y en sus relaciones internacionales con una Constitución que será la Ley Suprema que provea para un sistema de gobierno republicano y la protección de los derechos humanos. Los residentes de Puerto Rico deberán lealtad a, y tendrán la ciudadanía y nacionalidad de la república de Puerto Rico. El haber nacido en Puerto Rico o tener parientes con la ciudadanía americana estatutaria por nacimiento en el anterior territorio, dejarán de ser fundamento para la ciudadanía americana; excepto que las personas que tenían la ciudadanía americana tendrán el derecho estatuario de mantener esa ciudadanía de por vida, por derecho o decisión, según provisto por las leyes del Congreso federal. Los beneficios de los individuos en Puerto Rico, adquiridos por servicios o por contribuciones hechas a los Estados Unidos, serán honrados por los Estados Unidos. Puerto Rico y los Estados Unidos desarrollarán tratados de cooperación, incluyendo asistencia económica y programatica por un período razonable, libre comercio y tránsito y el status de las fuerzas militares."
Ninguna de las Anteriores.[editar]

Consulta sobre el Estatus Político de Puerto Rico 2012[editar]

Consulta del martes, 6 de noviembre de 2012

Se transcribe a continuación los artículos de la Ley 283 del 28 de diciembre de 2011, según enmendada, que establece la celebración de una consulta sobre el estatus de Puerto Rico.

Artículo 1 - Con el objetivo de que pueda expresarse en un proceso efectivo, que permita al Pueblo Puertorriqueño expresarse en cuanto al tema del estatus de Puerto Rico de una manera justa, transparente y expedita, se realizará una consulta el 6 de noviembre de 2012, conjuntamente con las elecciones generales. El proceso constará de dos preguntas en una misma papeleta. Ambas preguntas se detallan a continuación:

(a) Primera Pregunta: Se le preguntará al Pueblo si está de acuerdo con mantener la condición política territorial actual de Puerto Rico. La primera pregunta leerá de la siguiente manera: "Instrucciones: marque la opción de su preferencia. La papeleta con más de una (1) opción marcada en esta sección no será contabilizada. ¿Está usted de acuerdo con mantener la condición política territorial actual? Sí___ No___".

(b) Segunda Pregunta: Se le solicitará al Pueblo que escoja entre las siguientes opciones no territoriales: Estadidad, Independencia o Estado Libre Asociado Soberano. La segunda pregunta leerá de la siguiente manera: "Instrucciones: Irrespectivamente de su contestación a la primera pregunta, conteste cuál de las siguientes opciones no territoriales usted prefiere. La papeleta con más de una (1) opción marcada en esta sección, no será contabilizada.

Estadidad: Prefiero que Puerto Rico sea un estado de Estados Unidos de América, para que todos los ciudadanos americanos residentes en Puerto Rico tengan iguales derechos, beneficios y responsabilidades que los demás ciudadanos de los estados de la Unión, incluyendo derecho a plena representación en el Congreso y participación en las elecciones presidenciales, y que se requiera al Congreso Federal que promulgue la legislación necesaria para iniciar la transición hacia la estadidad.

Independencia: Prefiero que Puerto Rico sea una nación soberana y totalmente independiente de Estados Unidos y que se requiera al Congreso Federal que promulgue la legislación necesaria para iniciar la transición hacia la nación independiente de Puerto Rico.

Estado Libre Asociado Soberano: Prefiero que Puerto Rico adopte un estatus fuera de la Cláusula Territorial de la Constitución de Estados Unidos, que reconozca la soberanía del Pueblo de Puerto Rico. El Estado Libre Asociado Soberano se basaría en una asociación política libre y voluntaria, cuyos términos específicos se acordarían entre Estados Unidos y Puerto Rico como naciones soberanas. Dicho acuerdo dispondría el alcance de los poderes jurisdiccionales que el Pueblo de Puerto Rico autorice a dejar en manos de Estados Unidos y retendría los restantes poderes o autoridades jurisdiccionales. [26]

Referencias[editar]

  1. Associated Press (Enero 4, 1977). «Puerto Rico Statehood Issue Dead?» (en inglés). Consultado el 12 de febrero de 2012. «"».
  2. Francis Lewine (Enero 1º, 1977). «(Gerald Ford) Urges for Puerto Rico Statehood» (en inglés). Youngstown Vindicator. Consultado el 12 de febrero de 2012.
  3. Associated Press (Enero 13, 1982). «Reagan Reaffirms Support of Puerto Rican Statehood» (en inglés). Consultado el 12 de febrero de 2012.
  4. White House. «Ronald Reagan on Puerto Rico» (en inglés). The Ronald Reagan Presidencial Library. Consultado el 12 de febrero de 2012.
  5. McCullough, Ed, Associated Press. «Bush favors State of Puerto Rico», The Gadsden Times, Junio 20,1987. Consultado el 12 de febrero de 2012 (en inglés).
  6. The Pittsburgh Press (Enero 2, 1977). «It's up to Puerto Rico - Carter» (en inglés). Consultado el 12 de febrero de 2012.
  7. Discurso de Obama durante visita oficial a Puerto Rico
  8. Resolucion Concurrente Senado y Camara de Representates de Puerto Rico
  9. One Hundred Years of Solitude: Puerto Rico's American Century. by Juan R. Torruella. In Foreign in a Domestic Sense: Puerto Rico, The American Expansion, and the Constitution. Ed. by Christina Duffy Burnett and Burke Marshall. 2001. Duke University Press. Page 248.
  10. Jones-Shafroth Act
  11. RHC admite congreso puede hacer lo que quiera con el ELA. El Sur a la Vista. Ponce, Puerto Rico. 14 December 2011. Retrieved 15 December 2011.
  12. Political Status of Puerto Rico: Background, Options, and Issues in the 109th Congress. Congressional Research Service, The Library of Congress. May 25, 2005.  pp. 5–6. http://www.fas.org/sgp/crs/row/RL32933.pdf. Consultado el 2010-01-24. .
  13. «United States v. Sanchez, 992 F.2D 1143 (1993) United States Court of Appeals for the Eleventh Circuit (Paragraphs 44 - 46)». ftp.resources.com (04-06-1993). Consultado el 24-01-2010.
  14. U.S. Code Title 48, Chapter 4, Subchapter I > § 731. Cornell University Law School. http://www.law.cornell.edu/uscode/html/uscode48/usc_sec_48_00000731----000-.html. Consultado el January 18, 2010 
  15. Balzac v. Porto Rico, 258 U.S. 298, 305 (1922).
  16. «7 FAM 1120 ACQUISITION OF U.S. NATIONALITY IN U.S. TERRITORIES AND POSSESSIONS» (PDF). U.S. Department of State Foreign Affairs Manual Volume 7- Consular Affairs. U.S. Department of State (06-01-05). Consultado el 24-01-2010.
  17. One Hundred Years of Solitude: Puerto Rico's American Century. by Juan R. Torruella. In, Foreign in a Domestic Sense: Puerto Rico, The American Expansion, and the Constitution. Ed. by Christina Duffy Burnett and Burke Marshall. 2001. Duke University Press. Page 243.
  18. One Hundred Years of Solitude: Puerto Rico's American Century. by Juan R. Torruella. In, Foreign in a Domestic Sense: Puerto Rico, The American Expansion, and the Constitution. Ed. by Christina Duffy Burnett and Burke Marshall. 2001. Duke University Press. Page 242.
  19. One Hundred Years of Solitude: Puerto Rico's American Century. by Juan R. Torruella. In, Foreign in a Domestic Sense: Puerto Rico, The American Expansion, and the Constitution. Ed. by Christina Duffy Burnett and Burke Marshall. 2001. Duke University Press. Page 248.
  20. Downes, 182 U.S. at 341-342 (White, J. concurring)
  21. Sanford Levinson, and Bartholomew H. Sparrow. The Louisiana Purchase and the American Expansion. page 12.
  22. One Hundred Years of Solitude: Puerto Rico's American Century. por Juan R. Torruella. En, Foreign in a Domestic Sense: Puerto Rico, The American Expansion, and the Constitution. Edición por Christina Duffy Burnett y Burke Marshall. 2001. Duke University Press. Pág. 243.
  23. En Balzac vs. Porto Rico, 258 U.S. 298, 305 (1922) en páginas 304-12.
  24. Consejo de Salud Playa de Ponce v Johnny Rullan, Secretary of Health of the Commonwealth of Puerto Rico. The United States District Court for the District of Puerto Rico. http://puertoricoadvancement.org/Documents/Consejo%20De%20Salud%20Playa%20De%20Ponce%20V.%20Johnny%20Rullan%20-%20Secretary%20of%20Health%20of%20the%20Commonwealth%20of%20Puerto%20Rico.pdf. Consultado el 2009-12-20.  Página 11 de 30 - La corte en lo subsequente ignoró que desde 1899 juicios con jurados tanto civiles como criminales habían sido conducidos en la Corte Federal de Puerto Rico, en la cual la ley federal se implementaba. Id. Igualmente, desde 1901, las cortes criminales propias de Puerto Rico condujeron juicios con jurados en casos de felonías aplicando el código criminal, actualmente redactado conforme al de California. Id. en 327
  25. «Torres vs. Puerto Rico». FindLaw.com Supreme Court Case Law. Consultado el 09-09-2009.
  26. http://www.ceepur.org/es-pr/Paginas/default.aspx CONSULTA SOBRE EL ESTATUS POLÍTICO DE PUERTO RICO 2012

Véase también[editar]