Estadio Jocay

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Estadio Municipal Jocay
Nombre completo Estadio Jocay
Nombres anteriores Estadio Modelo de Manta
Localización Avenida 113 S/N y Calle 307, Manta, Ecuador Bandera de Ecuador
Propietario Municipio de Manta
Liga Deportiva Cantonal de Manta
Detalles técnicos
Superficie Césped
Dimensiones 105 x 68 m
Capacidad Antiguo: 16.000 espectadores
Nuevo: 18.125[1] espectadores
Marcador Pantalla LED de 7.00 [m]. x 4.00 [m] (2)[2]
Construcción
Costo $ 30.416.766 (reconstrucción)
Apertura 14 de enero de 1962 (52 años) (inauguración)
18 de marzo de 2004 (10 años) (primera reinauguración)
14 de enero de 2014 (segunda reinauguración) (prevista)
Remodelación 18 de marzo de 2004 (10 años) (reinauguración)
Ampliación 2002 y 2003 y de 2013 a 2014 (prevista)
Reconstrucción 2002, 2003 y de 2013 a 2014 (prevista)
Demolición De noviembre de 2012 a julio de 2013 (prevista)
Equipo diseñador
Arquitecto Ricardo Mórtola
Arq. Gonzalo Saavedra
Ing. Jorge Cueva (2012)
Gestor de proyecto Municipalidad de Manta
Contratista general Colisa S.A.
Constructora Bueno & Castro (2012)
Equipo local

Manta Fútbol Club
Delfín Sporting Club
Club Atlético Green Cross
Juventud Italiana

Acontecimientos

El Estadio Jocay (oficialmente conocido como Estadio Municipal Jocay) es un estadio de fútbol de Ecuador. Está ubicado en la avenida 113 y calle 307 de la ciudad de Manta. Fue inaugurado el 14 de enero de 1962 con el nombre de Estadio Modelo de Manta, que luego fue cambiado al nombre actual. Es utilizado para competiciones de fútbol, y allí juega como local el Manta Fútbol Club, equipo de la Serie A del fútbol ecuatoriano y el Delfín Sporting Club, equipo de la Serie B del fútbol ecuatoriano. Su capacidad es de aproximadamente 16.000 espectadores. Actualmente existe una idea de proyecto para ampliar la capacidad del estadio, demoliendo y eliminando la vieja tribuna principal con cabinas de radio que son vacías (actual preferencia) y la vieja general norte en forma de semicircular derecha (actual general sur) con pista atlética y los espacios complementarios para saltos, lanzamientos y descanso que está sacrificado en la parte semicircular derecha, montando y construyendo una nueva edificación de la actual general sur (antigua general norte en forma de semicircular derecha) con una capacidad de 5.000 espectadores sin pista atlética y los espacios complementarios para saltos, lanzamientos y descanso que está sacrificado en la parte semicircular derecha y una nueva edificación de la actual preferencia (antigua tribuna principal con cabinas de radio) con una capacidad de 7.000 espectadores sin cabinas de radio, es decir teniendo el estadio una capacidad final de 18.125 espectadores. Fue reconstruido entre 2002 y 2003 y fue reinaugurado el 18 de marzo de 2004 gracias al apoyo del entonces presidente del Manta Fútbol Club y actual alcalde de Manta, Jaime Estrada Bonilla.

Historia[editar]

La presencia del poderoso conjunto chileno Santiago Wanderers el 23 de octubre de 1940 en el estadio de Manta, para enfrentarse a un combinado mantense reforzado con jugadores de Portoviejo y Bahía, se convierte en el primer partido de carácter internacional en la provincia. Después vinieron las visitas de grandes equipos de nuestro continente como el América de Cali, Deportivo Cali y el extinto Boca Juniors de Cali de Colombia en la década de los cuarenta y cincuenta, sumándose a esto el enorme esfuerzo de la dirigencia deportiva de nuestra ciudad que aprovechó la presentación de la Selección de Uruguay en el Campeonato Sudamericano Ecuador 1947 que se efectuó en Guayaquil y los contrató para que jueguen en el puerto mantense (tuvieron que realizar un gran sacrificio para traer a los uruguayos en algunos viajes en avionetas). Estos hechos motivaron a los dirigentes de Liga Deportiva Cantonal de Manta, a soñar en la construcción de un escenario que reúna las condiciones para albergar y darle facilidades a los aficionados del fútbol.

En 1946 el señor Pablo Coello Gutiérrez es elegido presidente de Liga Deportiva Cantonal de Manta y trata con el I. Concejo Cantonal para conseguir que aquella loma que mira hacia lo que es hoy el colegio 5 de Junio y donde se encontraba el escenario mantense, sea expropiada para librarse de la familia Pavón que se apostaba en ese sector observando "de agache y gratiche" el espectáculo que se desarrollaba en el campo de juego. El Concejo Cantonal ofrece al señor Coello la expropiación de aquella loma, pero en cambio el dueño del predio se niega a ceder los derechos si la Liga Cantonal no abona la cantidad de trescientos mil sucres. Don Pablo ofrece pagar la cantidad de cien mil sucres, pero no se llega a un entendimiento.

La inquietud por construir un estadio impulsa al señor Coello a dialogar con los principales personeros de Industrias Ales, señores Álvarez Barba, para conseguir la donación de un terreno, logrando favorablemente una extensión de 24.000 mil metros cuadrados en el lugar donde hoy se levanta el Jocay; esta cantidad de terreno no alcanzaba para la construcción del escenario soñado, razón por la que se vieron precisados a comprar a la familia Cevallos la cantidad de 20.000 metros cuadrados. En 1948 el señor presidente de la República, Galo Plaza Lasso, hizo una visita a Manta, circunstancia aprovechada por la dirigencia local para que apadrine el acto de colocación de la primera piedra.

Sin perder el entusiasmo, el señor Coello inicia una colecta de sacos de cemento, el primero en donar cien sacos fue el señor Enrique Azúa, luego vino una hemorragia de contribuciones por parte del pueblo mantense; don Ramón González-Artigas cedió una máquina para la construcción de bloques de cemento, ahorrándose una gran cantidad de dinero. La lista de quienes fortalecieron el desarrollo de tan esperada obra es bastante extensa, sin embargo, mencionaremos a don Edmundo Lourido Moreira, Jorge Emilio González, Pedro Balda Cucalón, Dr. Luciano Delgado Falcónez, Edmundo Flores Zambrano, Tomás Carlos Moreno.

Finalmente el estadio fue entregado a Liga Deportiva Cantonal, eligiéndose una reina entre un grupo de guapas chiquillas, título recaído en la Srta. Rosita Villao, siendo proclamada el 6 de enero de 1962 en el tradicional Coliseo de los Obreros. El 14 de enero de ese mismo año se inauguró el Estadio Modelo de Manta, para regocijo de los mantenses. Fue el resultado de la decisión de la gente que con dinero propio, herramientas, equipos y materiales de construcción entregaron al país el primer estadio reglamentario de fútbol construido en Manabí, que en forma paralela presenció la creación de su entidad rectora del deporte aficionado y la fundación (1962) del Círculo de Periodistas Deportivos del Ecuador, filial Manabí. Esa fue la trilogía de oro que permitió jugar fútbol profesional en Manta.

Con una tribuna principal que para la época era fabulosa, inicia una larga historia de remiendos y parches en su estructura de aposentadurías tanto de general como de platea. Después de un tiempo, el estadio incluso cambió su nombre por "JOCAY", rindiendo homenaje al ancestro de Manta en sus orígenes nativos. Pasaron los años y siguieron las gestiones de sus propios dirigentes, sin ayuda de ninguna institución de Manabí, y se consigue otras construcciones que tal vez no fueron perfectamente planificadas pero de algo sirven en la actualidad. Por ejemplo, para los Juegos Nacionales de Manabí en 1985 se instaló un marcador electrónico de fabricación húngara Electroimpex, que fue desmantelado en el 2003 para dar paso a la construcción de la general norte, que permite albergar algo más de 5.000 aficionados.

En este mismo año 2003 se construyó la tribuna principal “Jaime Estrada Bonilla”, con su palco, suites y salas de conferencias, y se dotó de alumbrado (algo insuficiente); pero se omitió sonido interno, marcador y alguna regeneración urbana en sus calles adyacentes que faciliten la circulación de vehículos y peatones. La tribuna principal (con palco incluido) puede albergar a más de 7.000 aficionados, que se suman con los que ocupan la preferencia (que antes fue la tribuna principal) y la nueva general norte. Así en suma se puede catalogar al estadio Jocay con una capacidad teórica de 17.000 aficionados más las pocas gradas que alberga la vieja general sur (que no sabemos si quedará así tal como está en pleno siglo XXI), aunque serán los técnicos quienes le fijen cifras exactas sobre la capacidad del estadio (que en algunos cotejos de grupo “B” ha sobrepasado 10.000 aficionados).

También estuvo en planes de construcción la bandeja de general sur similar a la existente, pero algún Ministro de Economía quitó esa partida que incluso tenía número asignado y el dinero, que al parecer sirvió para la construcción de la tribuna inaugurada en el 2005 en el Estadio George Capwell del Emelec. Como consecuencia el estadio tiene un espacio baldío y horripilante lleno de mosquitos, serpientes, deshechos sólidos abandonados y tantas cosas desagradables que se crean en un terreno abandonado y sin mantenimiento oportuno y permanente. Tampoco se debe olvidar cuando la Federación Deportiva de Manabí, designada constructora de las obras que el aficionado conoce, retuvo, sin justificación válida, dineros que servirían para la construcción. Ese dinero estuvo en un banco durante cuatro meses, ganando intereses que se quedaron en alguna parte. En suma, toda la historia completa del estadio Jocay tiene más lágrimas que sonrisas, y el lector sabrá investigarla completamente para sacar sus propias conclusiones. Sin embargo, hay que registrar en la historia de tristezas e injusticias para con Manta el hecho que se reparta un millón ochocientos mil dólares entre otras organizaciones, clubes deportivos y entidades y no se termine con el estadio Jocay (que un ministro mal informado lo cataloga como el cuarto más hermoso del país, sin especificar si se refiere a toda su estructura o solamente se refería al césped de la cancha que luce bien cuidado). Ese fue el más reciente golpe traicionero contra Manta, que produce trabajando para que el producto de su trabajo generando dinero se lo reparta en la provincia con criterio electorero.

Ampliando, remodelando y actualizando el estadio Jocay en sus tres primeras etapas de construcción, debió sacrificarse la pista atlética y los espacios complementarios para saltos, lanzamientos y descanso. La Universidad Técnica de Manabí impuso esa condición, justamente por la negligencia de muchos dirigentes de Liga Cantonal que dejaron estrangular al estadio con edificaciones, lotizaciones, patios de silos, etc., lógicamente reduciendo el entorno del escenario a pequeñas callejuelas llenas de basura, como era el panorama no hacía mucho tiempo. (El panorama ha cambiado y fueron parchadas las calles de acceso, aunque persiste el estacionamiento indebido de grandes camiones cargueros durante los días de partidos; pero de alguna manera se observa más civilización dentro y fuera del estadio, lo cual es alentador porque convoca al aficionado y a su familia en cada fecha del torneo de fútbol.) Atletismo se practica en la ULEAM, en algunas escuelas con pequeñas pistas improvisadas, en los colegios con espacios preparados para el efecto, y lógicamente en la pista natural de Manta: sus hermosas playas con pistas rígidas y de arena batida.

Hoy el estadio desempeña un importante papel en el fútbol local, ya que los clubes mantenses como el Manta Fútbol Club, Delfín Sporting Club, Green Cross, Juventud Italiana, Estibadores Navales, América de Manta, River Plate de Manta, INECEL, Manta Sporting Club, Liga de Portoviejo (provisional) y 9 de Octubre hacían y/o hacen de locales en este escenario deportivo.

A nivel nacional, el Jocay fue sede de los VI Juegos Nacionales Manabí 1985. Asimismo, este estadio es sede de distintos eventos deportivos a nivel local, así como es escenario para varios eventos de tipo cultural, especialmente conciertos musicales (que también se realizan en el Coliseo Lorgio Pinargote de Manta, en la Plaza Cívica de Manta y en el Malecón Escénico de Manta).

Es designado por CONMEBOL y FIFA, para ser sede del Copa Mundial de Fútbol Sub-20 de 2019, Copa América 2023 y Copa Mundial de Fútbol Sub-17 de 2023, obligando a la completa remodelación del antiguo recinto, la que consistió en la demolición y posterior construcción de un nuevo reducto, que actualmente cumple con todos los requisitos de la CONMEBOL y FIFA para efectuar partidos internacionales, además de su pista olímpica.

El nuevo estadio tiene una inversión de 30.416.766 dólares.

El día 19 de junio de 2012 el Ministro del Deporte José Francisco Cevallos y el Alcalde de Manta Jaime Estada Bonilla anunciará un plan de inversión para el Estadio Jocay inserto en la Red de Estadios Bicentenario, cuyas transobras de mejoramiento estarán culminadas en julio de 2013. El reducto de la Avenida 113, recibe una inyección de veinte mil millones de dólares para su total formación. Sería para 18.125 personas y sin rejas, ya que se construyó un profundo foso (de casi 2,30 m de profundidad). Tiene nuevas salas de prensa, marcadores y pantallas electrónicas.

La segunda etapa de la remodelación que contemplará el techado y un nuevo sistema de iluminación ha sido pospuesto por el gobierno ecuatoriano. Para esta remodelación se tomará como referencia el diseño arquitectónico que lo inspirará, basándose en la remodelación efectuada al Estadio Bicentenario Municipal Nelson Oyarzún.[3]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]

[2] Vista satelital del estadio por Google Maps.




Coordenadas: 0°57′50.61″S 80°42′09.76″O / -0.9640583, -80.7027111