Parafilia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Espectrofilia»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Parafilia
Clasificación y recursos externos
MeSH D010262
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Una parafilia (del griego παρά, pará: ‘al margen de’, y φιλία, filía:amor’) es un patrón de comportamiento sexual en el que la fuente predominante de placer no se encuentra en la cópula, sino en alguna otra cosa o actividad que lo acompaña. Suelen, aunque no necesariamente, suceder principalmente porque la persona que las práctica ya ha tenido una cantidad muy elevada de placer sexual, que llega un momento en que lo poco no la satisface y quiere más y más de aquella actividad para sentir el orgasmo o excitarse. (Ver adicción)

En 1987 la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (American Psychiatric Association) eliminó el término «perversión» del DSM y de la terminología psiquiátrica mundial. De ahora en más se trata de «parafilias».

Las consideraciones acerca del comportamiento considerado parafílico dependen de las convenciones sociales imperantes en un momento y lugar determinados. Ciertas prácticas sexuales, como el sexo oral o la masturbación, fueron consideradas parafilias hasta mediados del siglo XX, aunque hoy en día se consideran prácticas no parafílicas (siempre que la actividad del sujeto no se límite únicamente a ellas). Por ello resulta imposible elaborar un catálogo definitivo de las parafilias.

Las definiciones más usuales recogen comportamientos como el sadismo, el masoquismo, el exhibicionismo, el voyeurismo, la zoofilia, la coprofilia, la necrofilia, el fetichismo y el frotismo.

Parafilia vs. Erotismo[editar]

Cabe destacar que la práctica de algunas conductas sexuales inofensivas aunque poco comunes no implica una parafilia por si misma.[1] Por ejemplo cuando;

  • Estas prácticas sexuales no sean la única forma con la cual la persona alcanza goce sexual y puede obtener un orgasmo, sino que sean sólo una forma de sexo casual, voluntaria y no indispensable para la práctica sexual; por ejemplo, una pareja que practica el sadomasoquismo ó la asfixiofilia con cierta regularidad, pero pueden sostener otro tipo de relaciones sexuales si así lo desean. En estos casos el fetiche se convierte únicamente en una práctica erótica que "condimenta" la relación, pero no en la relación per se.
  • Si estas prácticas sexuales no causan daño físico, psicológico, económico, etc., a la persona que la practica o a las personas que están involucradas en la práctica. Se torna patológica cuando afecta nocivamente de forma objetiva la vida de la persona practicante, de quienes la rodean o de la sociedad en general. Ejemplo: un sádico sexual es inofensivo en el tanto sus parejas, adultas voluntarias, participen consentidamente el acto sexual con las medidas de seguridad adecuadas. Se torna peligroso y parafílico cuando el sádico está descontrolado y se aboca a violar y torturar víctimas indefensas.
  • Cuando los involucrados son personas conscientes y voluntarias que participan del acto de forma consensuada. Esto, naturalmente, es imposible en algunas parafilias claramente transgresoras donde el objeto de placer del parafílico no está en condiciones nunca de dar su aprobación y la relación sexual siempre le causa daño; ejemplo, la pedofilia, la zoofilia, el frotismo y la somnofilia.

En síntesis no toda práctica erótica poco tradicional es una parafilia. Se torna como tal cuando deja de ser saludable y controlable por el individuo ó cuando es evidentemente destructiva e ilegal. Aquel que "guste de esposar a su pareja a la cama de vez en cuando" no es parafílico como si lo sería aquel "incapaz de tener relaciones si la persona no está esposada a la cama".[2]

Origen de las parafilias[editar]

El sexólogo Magnus Hirschfeld considera que la atracción sexual siempre se desarrolla con base a diferentes estímulos individuales del medio. En este sentido todo ser humano tiene "parafilias" o "fetiches" normales y saludables como sería un hombre que siente preferencia hacia las rubias por sobre las pelirrojas o hacia las delgadas por sobre las gordas, y viceversa. Estos patrones sexuales pueden incluir no sólo aspectos físicos sino objetos -ropa, lencería, uniformes, etc.- para Hirschfeld el fetiche se torna patológico cuando se sobrevalora uno de estos objetos individuales -como, por ejemplo, los zapatos.[3]

El psicoanalista Donald Winnicott consideraba el origen de los fetiches y parafilias en el objeto transicional. La tenencia de un objeto transicional es normal y sana en casi todos los seres humanos durante su niñez, pero en algunos casos se torna sexual. En todo caso la teoría del psicoanálisis considera que cualquier trauma infantil puede producir un impacto en el inconsciente que posteriormente se traduciría en una práctica neurótica ó perversa; es la proyección de la libido.[4]

Para algunos conductistas las parafilias y fetichismos son producto del condicionamiento clásico, cuando una persona está expuesta a una práctica sexual específica asociándola a un objeto, sujeto o circunstancia de forma tal que la gratificación sexual se asocia a este condicionamiento. Es decir, de forma similar a como Iván Pávlov logra que un perro asocie el sonido de una campana con alimento y esto hace que el perro salive, un fetichista es alguien que está condicionado para creer que un látigo en la espalda produce placer sexual.

La teoría de que las parafilias surgen por abusos sexuales no está del todo probada y se considera coloquial. La idea de que todos los pedófilos fueron abusados cuando niños no está del todo comprobada, aunque se han encontrado correlaciones entre personas que sufrieron abuso sexual y luego repitieron este abuso en otros, aún así ni todos los abusadores fueron abusados ni todos los abusados se vuelven abusadores. No obstante, en efecto, el psicoanálisis postula que los traumas infantiles pueden generar conductas patológicas posteriores, como la compulsión de repetición que podría explicar algunas parafilias. Algunos psicoanalistas incluso postularon teorías respecto a la correlación entre estímulos sexuales tanto placenteros como traumáticos en determinadas etapas del desarrollo psicosexual con ciertas parafilias, por ejemplo, el sadomasoquismo estaría en relación con la fase anal, ya que el sadomasoquismo encuentra placer en el control y la fase anal es aquella donde el niño obtiene goce erótico al lograr controlar su cuerpo, y así sucesivamente.[5]

Algunas parafilias[editar]

Parafilias
Nombre Grupo Descripción
Abasiofilia Preferencia por personas Excitación sexual por personas discapacitadas.
Acrofilia Preferencia por personas Excitación por parejas sexuales muy altas.
Acrotomofilia Preferencia por personas Excitación por parejas sexuales con miembros amputados.
Agrexofilia Exhibicionismo Excitación producida por el hecho de que la actividad sexual sea oída por otras personas.
Algofilia Masoquismo Excitación producida por el dolor. Se diferencia del masoquismo por la ausencia del componente erótico.
Agorafilia Exhibicionismo Atracción por la actividad sexual en lugares públicos.
Ailurofilia Preferencia por animales Atracción por los gatos.
Aloerastia Voyeurismo Excitación de la pareja mediante la desnudez de un tercero.
Alopelia Voyeurismo Excitación al ver a otros teniendo una relación sexual.
Alorgasmia Fantasías Excitación proveniente de fantasear durante el acto sexual con otra persona que no sea la pareja.
Altocalcifilia Fetichismo Atracción por los zapatos de tacón alto.
Amokoscisia Sadismo Excitación por el deseo de castigar a la pareja sexual.
Amomaxia Exhibicionismo Excitación sólo al realizar una relación sexual dentro de un automóvil estacionado.
Androginofilia Preferencia por personas Atracción sexual por personas andróginas.
Androidismo Fetichismo Atracción por muñecos o robots con aspecto humano.
Andromimetofilia Preferencia por personas Atracción sólo por las mujeres vestidas de hombres. Una mujer representa y se comporta sexualmente como hombre y el hombre adopta el rol de la mujer. En la penetración anal, el sujeto pasivo será el hombre y el activo, la mujer (andromimetofilia y ginemimetofilia)
Anisonogamia Preferencia por personas Atracción por una pareja sexual mucho más joven o mucho mayor.
Astenolagnia Sadismo Atracción por la humildad, la humillación o la debilidad sexual ajena.
Asfixiofilia (estrangulación erótica) Sadismo Atracción por estrangular, asfixiar o ahogar a la pareja durante el acto sexual, con su consentimiento y sin llegar a matarla.
Audiolagnia Excitaciones lingüísticas El estímulo principal proviene de la audición.
Autagonistofilia Exhibicionismo Atracción por ser visto por otras personas durante el acto sexual.
Autoginefilia Transexualismo Excitación de los hombres con el pensamiento o la imagen de sí mismos siendo mujeres.[6]
Autocoitus Masturbación Aquellos hombres que encuentran placer insertando su pene en su propio ano.
Basoexia Excitaciones Excitación sólo producida por los besos.
Belonefilia Sadismo Excitación producida por el uso de agujas.
Bestialismo Bestialismo Acto sexual que involucra animales.
Blastolagnia Preferencia por personas Atracción por mujeres muy jóvenes.
Bukkake Prácticas sexuales Excitación sexual sólo al recibir eyaculaciones encima, generalmente en la cara.
Candalagnia o candaulismo Voyeurismo Excitación sexual al ver a la pareja copulando con otra persona.
Capnolagnia Fetichismo Excitación por la gente fumadora.
Catafilia Sadismo La excitación sexual se produce sólo cuando el hombre se somete a su pareja.
Clastomanía Excitación al romperle a la pareja la ropa que lleve puesta.
Clismafilia Prácticas sexuales Placer sexual obtenido al inyectar líquido en la cavidad anal; esta práctica incluye el uso de enemas.
Coprofília Excitación sexual producida por heces.
Cratolagnia Excitación provocada por la fuerza de la pareja.
Crurofilia Partes del cuerpo Atracción sexual por las piernas.
Dacrifilia Excitación Excitación por las lágrimas o el llanto.
Dogging Exhibicionismo Excitación sexual al ser observado practicando sexo en un lugar público, o bien mirar a otros mientras lo hacen. Suele hacerse en coches y aparcamientos.
Efebofilia Preferencia por personas Atracción hacia adolescentes o personas que pasan por la pubertad.
Electrofilia (electrocutofilia) Sadismo La excitación sólo se produce al usar choques eléctricos.
Fetichismo Fetichismo Intensas fantasías y deseos a partir del uso de objetos o partes del cuerpo que son el centro de su atención.
Formicofilia Bestialismo Excitación sexual al reptar hormigas (también otros insectos —caracoles, gusanos— o animales pequeños) sobre los genitales.[7]
Fratrilagnia Preferencia por personas Atracción por las relaciones sexuales incestuosas (fratri: ‘hermano’).
Frotismo (froteurismo) Fetichismo Excitación sexual sólo al refregar los genitales contra personas desconocidas.
Fúrtling Fetichismo Excitación al introducir el pene a través de un agujero cortado en la zona genital de una foto o dibujo. Existe también, en su versión femenina, lo que se conoce como fúrtling regresivo o inverso y consiste en incorporar un pene artificial a la foto o dibujo para que pueda ser introducida.
Gerontofilia Preferencia por personas Atracción por personas de mucha mayor edad que uno mismo.
Gimnofilia o nudomanía Excitaciones visuales Excitación por la desnudez.
Graofilia Preferencia por personas Atracción sexual de una persona joven por mujeres maduras.
Grafolagnia, iconolagnia o pictofilia Excitaciones visuales Excitación sólo ante fotos o cuadros eróticos.
Hifefilia Fetichismo Excitación por la posesión de algún objeto ajeno, ropa, cabellos, piel, etc.
Hipnofilia Voyeurismo Excitación al contemplar personas dormidas.
Hipoxifília Preferencias Consiste en impedir la respiración de la pareja o la propia, ya sea mediante la obstrucción de las vías respiratorias cubriendo la cabeza con elementos plásticos o de látex o recurriendo a la semiestrangulación.
Hirsutofilia Partes del cuerpo Atracción por el vello.
Ipsofilia Preferencia por personas Excitación sólo por uno mismo. No es lo mismo que masturbación, donde el objeto sexual puede ser una persona presente, una fotografía o una fantasía.
Lactafilia Partes del cuerpo Excitación por los pechos en periodo de amamantamiento.[8]
Ligofilia Preferencias Atracción por lugares oscuros o lúgubres.
Macrofilia Preferencias Placer con hombres o mujeres grandes.
Microfilia Preferencias Placer con hombres o mujeres pequeños/as.
Maieusiofilia Atracción por las mujeres embarazadas.
Masoquismo (duololagnia) Masoquismo Placer ligado a la propia humillación o sufrimiento físico (cachetadas, latigazos, pellizcos) o moral (humillación). Se diferencia de la algomanía por la presencia del componente erótico.
Menstruofilia o menofilia Atracción sexual por mujeres menstruantes.
Misofilia Fetichismo Atracción sexual por la ropa sucia.
Nafefilia Excitación por tocar o ser tocado.
Necrofilia Fetichismo Atracción sexual por los cadáveres.
Oculofilia Partes del cuerpo Atracción sexual por los ojos.
plushofilia fetiche excitación al tener "sexo" con algún peluche o restregar las partes intimas con algún muñeco de felpa.
Pedofilia Preferencia por personas Atracción hacia personas pre púberes (niños y o niñas)
Pigofilia Partes del cuerpo Excitación por las nalgas humanas.
Podofilia o podolatria Fetichismo Excitación por pies humanos. Es uno de los fetichismos más comunes en los varones. La excitación se produce al acariciar, besar, chupar, lamer, oler, tocar o ver los pies de otra persona.
Pubefilia o ginelofilia Partes del cuerpo Excitación producida al contemplar vello púbico.
Retifismo Fetichismo Fetiche por los zapatos.
Sadismo Sadismo Experimentar placer erótico al provocar dolor físico o humillación en la pareja. Se diferencia de la algolagnia por la presencia del componente erótico.
Somnofilia Prácticas sexuales Tener relaciones sexuales con una persona desconocida mientras aquella duerme.
Tricofilia Partes del cuerpo Excitación por el cabello humano. Deriva en varias parafilias según color, cantidad, largo del cabello, estilo, peinados determinados... Masturbación utilizando el cabello de otra persona. Excitación por ver el acicalamiento del cabello (peinado, corte, etc.)
Urofilia (urolagnia, ondinismo) Excitación exclusivamente con el uso de la orina durante la práctica sexual (lluvia dorada).
Fisting Prácticas sexuales Práctica sexual consistente en la introducción parcial o total de la mano en el ano o la vagina de la pareja.
Hematofilia Masoquismo Excitación sexual proveniente de la extracción de sangre.
Zoofilia Bestialismo Atracción sexual hacia animales.

Referencias[editar]

  1. Common Misunderstandings of Fetishism". K. M. Vekquin. http://vekquin.com/articles/fetishism-psychology.html. Retrieved 24 May 2010.
  2. Disorders of psychological development(F80-F89)". World Health Organization. http://apps.who.int/classifications/apps/icd/icd10online/index.htm?gf80.htm+. Retrieved 24 December 2009.
  3. Chalkley, A. J., & Powell, G. E. (1983). "The clinical description of forty-eight cases of sexual fetishism" in: British Journal of Psychiatry, 142, pp. 292–295
  4. Winnicott, D. W. (1953) Übergangsobjekte und Übergangsphänomene: eine Studie über den ersten, nicht zum Selbst gehörenden
  5. Shiah, I. S., et al. (2006) "Treatment of paraphilic sexual disorder: the use of topiramate in fetishism." In: International Clinical Psychopharmacology. 2006 Jul;21(4):241–3.
  6. Tratado de psiquiatría de la infancia y la adolescencia. Jerry M. Wiener, Mina K. Dulcan. American Psychiatric Publishing. Elsevier España, 2006. ISBN 84-458-1487-7. Pág. 824
  7. Dewaraja, R. (1987). Formicophilia, an unusual paraphilia, treated with counseling and behavior therapy. American Journal of Psychotherapy, 41, 593-577
  8. Scorolli, C., Ghirlanda, S., Enquist, M., Zattoni, S., & Jannini, E. A. (2007). Relative prevalence of different fetishes. International Journal of Impotence Research, 19, 432–437.

Véase también[editar]