Escultura ecuestre

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Estatua de Felipe IV en Madrid.

Una escultura ecuestre (del latín "equus" que significa caballo) es una estatua de un hombre montado a caballo.

Historia[editar]

La Estatua Ecuestre de Marco Aurelio en la Colina Capitolina exhibida ininterrumpidamente durante ocho siglos, fue el prototipo para las esculturas ecuestres del Renacimiento.

Roma Antigua[editar]

Tales estatuas frecuentemente conmemoraron líderes militares, y a los estadistas quienes desearon enfatizar simbólicamente el rol de liderazgo activo emprendido desde la fundación de Roma por la clase ecuestre, los equites o caballeros.

Había numerosos retratos ecuestres de bronce (particularmente de los emperadores) en la Antigua Roma, pero no sobrevivieron porque era practica común de fundir las estatuas de bronce para volver a usar la preciosa aleación para monedas u otros proyectos pequeños (como nuevas esculturas para las iglesias cristianas). El único sobreviviente Romano de bronce ecuestre, Marco Aurelio (ilustración a la derecha), debe su preservación en el Campidoglio, Roma, a la popular identificación errónea de Marco Aurelio, el emperador-filósofo, con Constantino el Grande, el emperador cristiano.

Estados Unidos[editar]

En los Estados Unidos, las primeras tres esculturas ecuestres a escala completa fueron Andrew Jackson de Clark Mills (1852), George Washington para la Unión Square de Nueva York de Henry Kirke Brown (1858) y Washington en Richmond, Virginia de Thomas Crawford (1858). Mills fue el primer escultor estadounidense en superar el desafío de moldear un jinete en un caballo alzado. La escultura resultante fue tan popular que la repitió, para Washington, D.C., Nueva Orleans y Nashville, Tennessee. Cyrus Edwin Dallin hizo un especial de esculturas ecuestres de indios americanos: su Apelación al Gran Espíritu está situada antes que el Museo de Bellas Artes, en Boston.

Siglo XX[editar]

Después de la Primera Guerra Mundial pocos monumentos ecuestres fueron creados en la era del automóvil. Una excepción es el bronce muscular de Theodore Roosevelt de James Earle Fraser, centrado en el Memorial de Roosevelt en el Museo Americano de Historia Natural.

Mientras que el siglo XX progresó, la popularidad de los monumentos ecuestres declinó. Esto fue en parte gracias a un declive del estilo Beaux-Arts, el elegido para muchos de estos monumentos, pero también fue por el cese casi completo del uso del caballo como un animal de trabajo. Desde que los líderes inmemoriales, tanto políticos como militares, montaron caballos como un asunto ordinario, así, el retratarlos a cuestas era un paso lógico. El fin de los '70 y principio de los '80 fue testigo de un renacimiento en los monumentos ecuestres, mayormente en la parte sudoeste de los Estados Unidos. Allí, centros artísticos como en Loveland, Colorado, la Fundición Shadoni en Nuevo México y varios estudios en Texas comenzaron nuevamente a producir esculturas ecuestres. Estos trabajos renacidos cayeron en dos categorías generales, la memoria de un individuo en particular o el retrato de temas más mundanos, notablemente el vaquero norteamericano. Tales monumentos se dispersan libremente a través de una amplia área del Sudoeste.

Curiosidades[editar]

El mito popular que dice que el número de patas conectadas al suelo de algunas estatuas ecuestres es correlativo a la manera en que el jinete murió, es solo circunstancialmente verdad.[1] La auténtica iconografía es menos simplista. Las convenciones del siglo XIX de esculturas públicas en Alemania reservaron la escultura ecuestre a los monarcas predominantes. Los generales alemanes y los mariscales de campo como también los políticos usualmente están de pie, mientras que los científicos y artistas son usualmente mostrados como una escultura sentada. El monumento ecuestre más grande del mundo se encuentra en Mongolia, al inaugurarse, superó al entonces más alto: el Monumento (http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Artigas_en_Minas_3.JPG ) al José Gervasio Artigas, que se encuentra en Minas en el departamento de Lavalleja en Uruguay.

Canción[editar]

"Equestrian Statue" (Estatua ecuestre) es el título de una canción del año 1967 de Bonzo Dog Doo-Dah Band, en la que una cuadra de una ciudad toma vida por la presencia de una estatua ecuestre algo viva de un viejo dignatario.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Mikkelson, Barbara and David P. (15-07-2001). «Estatua de las Limitaciones». Snopes.com.

Bibliografía[editar]

  • Joachim Poeschke, Thomas Weigel, Britta Kusch-Arnhold (Hgg.), Praemium Virtutis III – Reiterstandbilder von der Antike bis zum Klassizismus. Rhema-Verlag, Münster 2008, ISBN 978-3-930454-59-4
  • Raphael Beuing: Reiterbilder der Frührenaissance – Monument und Memoria. Rhema-Verlag, Münster 2010, ISBN 978-3-930454-88-4

Enlaces externos[editar]