Escuela postkeynesiana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Escuela postkeynesiana[1] es una escuela o enfoque de la economía basada en el keynesianismo. Los economistas postkeynesianos enfatizan la necesidad de una política fiscal que fomente la ocupación y las rentas.

Difiere en la interpretación de esas ideas con las que se encuentran en la escuela neokeynesiana y Nueva Economía Keynesiana en diversos puntos entre los que podríamos destacar estos tres:

  • La importancia de la incertidumbre, del tiempo histórico o no-ergodicidad del proceso económico.
  • La idea de que las variables monetarias afectan a la economía "real" (producción, ocupación...) tanto a corto como a largo plazo.
  • Rechazo de los modelos neoclásicos de equilibrio general.

Historia[editar]

El origen de esta escuela de pensamiento puede ser datado en 1936, coincidiendo con la publicación de la Teoría General, y entendida como un intento de desarrollar una interpretación coherente de la teoría económica a la luz de las ideas de Keynes, presentando una perspectiva más fiel de las ideas de Keynes que las que han supuesto la escuela neokeynesiana considerada ortodoxa durante los años cincuenta y sesenta. El comienzo formal de esta rama de pensamiento económico se produce en los años setenta, que es cuando aparece un grupo de economistas postkeynesianos. Se comienza a usar el término "escuela postkeynesiana" como nueva escuela de pensamiento económico en 1975 por Eichner and Kregel y en 1978 aparece el Journal of Post Keynesian Economics.[2]

Supuestos[editar]

La escuela postkeynesiana parte de unos principios comunes a toda esta corriente de pensamiento: el escepticismo sobre el funcionamiento de los mercados, especialmente el de trabajo, la insuficiencia de la demanda agregada para mantener el pleno empleo, el énfasis sobre la incertidumbre y el papel que deseempeña el tiempo en la toma de decisiones, el reconocimiento de que los factores monetarios pueden causar perturbaciones económicas reales y la aceptación de que los precios se determinan por las grandes empresas.[2]

  1. El capitalismo no tiene ninguna tendencia natural a volver a una situación de pleno empleo, y por tanto consideran deseable un tipo concreto de intervención estatal tendente a restaurar el pleno empleo.
  2. La inversión fija es el elemento determinante del nivel de demanda agregada en una economía cerrada (o suficientemente grande).
  3. Las decisiones en el nivel de inversión y su dirección se realizan como anticipación de acontecimientos futuros que no pueden ser conocidos ni tan sólo probabilísticamente.

Elementos esenciales[editar]

Demanda efectiva[editar]

El principio de demanda efectiva plantea que la producción se ajusta a la demanda.[3] Es decir, que tanto a corto como a largo plazo la economía está dirigida por la demanda no por las restricciones en la oferta. Este principio está presente de manera indiscutible en todos los enfoques postkeynesianos.

Fuera de la economía postkeynesiana, muchos economistas reconocen también este principio, especialemente en el corto plazo. Sin embargo en el largo plazo, tanto la mayoría de economistas neokeynesianos como la mayoría de los economistas marxistas presuponen que la economía está dirigida por las restricciones en la oferta. En los modelos neoclásicos, se presupone que la oferta global tanto a corto plazo como a largo plazo es totalmente inelástica y por eso se representa la oferta por una recta vertical que es la que acaba limitando el resto de valores de equilibrio, a diferencia de lo que presuponen los economistas postkeynesianos.

Tiempo histórico dinámico[editar]

El tiempo lógico es el tipo de tiempo presente en la mayoría de modelos económicos. Por ejemplo en los ejercicios de estática comparada (que encontramos en los esquemas neoclásico y neokeynesiano) si el equilibrio es perturbado, automáticamente el estado del sistema se mueve hacia un nuevo equilibrio sin tener en cuenta el proceso por el cual se llega a este nuevo equilibrio. En cambio, bajo la hipótesis de tiempo histórico, para los procesos dinámicos en economía no existe en general un equilibrio. Además, las decisiones de un período están marcadas por las decisiones del período anterior, por tanto puede ser difícil y costoso volver atrás una decisión.

Flexibilidad de precios[editar]

La flexibilidad de precios tiene efectos nefastos sobre la economía ya que actúan como factor desestabilizador. La flexibilidad de los salarios reales reducirá la demanda efectiva al disminuir el poder de compra de los trabajadores. La escuela postkeynesiana, contrariamente a la escuela neoclásica considera que el efecto renta predomina sobre el efecto sustitución.

La economía monetaria de producción[editar]

Los modelos deben tener en cuenta que los contratos se pactan en términos de unidades monetarias corrientes y no en unidades de producto. Las familias no disponen normalmente de los activos físicos que necesitan las empresas sino activos financieros. La mayor o menor predisposición a renunciar a activos menos líquidos puede provocar una crisis.

La incertidumbre[editar]

El concepto postkeynesiano de incertidumbre es la incertidumbre radical. El futuro es imprevisible. No se puede ni tan solo conocer probabilísticamente ya que se desconocen tanto las probabilidades que deben asignarse como el conjunto de estados posibles. Por tanto, lo único que importa es la confianza de quien decide.

El concepto de incertidumbre radical está estrechamente vinculado con el de tiempo histórico. Usando términos de la física, el mundo es no ergódico. Es decir, no se pueden realizar predicciones del futuro en base al análisis estadístico y estudios econométricos del pasado.

Pluralismo de ideas y métodos[editar]

La realidad es multiforme. Eso explica que los economistas heterodoxos, que adoptan una metodología más realista, acepten toda una variedad de teorías y de enfoques complementarios.[4] Aunque esto puede suponer alguna ventaja también comporta el inconveniente, de que se crea la impresión de una aparente falta de coherencia. A diferencia del enfoque neoclásico, que aunque artificioso en algunos puntos, es considerado más natural sólo en base a su uniformidad y consistencia en la forma en que se presenta.

Entre los economistas postkeynesianos se encuentran influencias claras tomadas de Marx, Keynes, Kalecki, Kaldor, Leontief, Sraffa, Veblen, Galbraith, Andrews, Georgescu-Roegen, Hicks o Tobin y se tienen en cuenta numerosos estudios procedentes de fuera de la economía, especialmente de la historia económica, la sociología y la economía política.

Tendencias[editar]

La escuela postkeynesiana está formada por un conjunto de economistas o líneas de pensamiento muy heterogéneas. Así se pueden distinguir tres tendencias principales:

  • Fundamentalistas: el máximo exponente de los cuales es Paul Davidson. Se inspiran directamente en Keynes y ponen énfasis en la incertidumbre radical, el dinero, la preferencia por la liquidez y la inestabilidad financiera.
  • Sraffianos: se inspiran en los trabajos de Piero Sraffa e indirectamente en Marx. Se interesan por asuntos relacionados con los precios relativos, los modelos multisectoriales interdependientes, la medida del capital fijo o la determinación de un patrón invariable del valor.
  • Kaleckianos: se inspiran en los trabajos de Michał Kalecki, y por tanto también indirectamente en Marx, pero también en Kaldor y en los institucionalistas. Se ocupan de los problemas microeconómicos de fijación de precios, pero también de los grandes agregados macroeconómicos y de las relaciones mesoeconómicas.

Actualidad[editar]

La mayor actividad de los partidarios de la escuela se encuentra, en la primera década del siglo XXI, en asociaciones y publicaciones de interés a académicos y especialistas.

Asociaciones y centros de estudios[editar]

En el Reino Unido existe una asociación académica dedicada a los desarrollos teóricos: "The Post Keynesian Study Group" (PKSg)[5]

En EE. UU. hay un centro de estudios post-keynesianos en la Universidad de Missouri -llamado "The Kansas City School[6] - el cual, junto al "Center for Full Employment and Price Stability"[7] (Instituto de investigaciones dependiente de la misma universidad) ofrecen cursos de verano acerca de aspectos teóricos del post keynesianismo,[8] organizan una conferencia cada cierto tiempo[9] y mantienen un blog al respecto.[10]

Publicaciones[editar]

Quizás la más importante de esas publicaciones es la establecida por Sidney Weintraub and Paul Davidson, el trimestral Journal of Post Keynesian Economics.[11] Adicionalmente -y aún cuando no es específicamente dedicado a la escuela- el Cambridge Journal of Economics,[12] la Review of Political Economy[13] y el Journal of Economic Issues[14] constituyen fuentes, especialmente para debates acerca de asuntos de interés teórico y practico.

En EE. UU., se publica la la Heterodox Economics Newsletter.[15]

Principales economistas postkeynesianos[editar]

Referencias[editar]

  1. hay alguna confusion acerca de si el nombre deberia ser post-keynesiano o postkeynesiano. Pero J Robinson, quien propuso el termino, escribio "postkeynesiano"
  2. a b Howells, Peter (2012). «Economía postkeynesiana». Información Comercial Española (Secretaría de Estado de Comercio. Ministerio de Economía y Competitividad) (865):  pp. 7. ISSN 0019-977X. http://www.revistasice.com/CachePDF/ICE_865_7-22__67A04D6175283B79668E516D52E70408.pdf. Consultado el 18 de octubre de 2013. 
  3. Lavoie, 2004, p.22
  4. Lavoie, 2004, p.28
  5. Post Keynesian Economics Study Group.
  6. The Kansas City School
  7. Center for Full Employment and Price Stability
  8. Post Keynesian Summer School
  9. Post Keynesian Conference
  10. Economic Perspectives from Kansas City
  11. Journal of Post Keynesian Economics
  12. Cambridge Journal of Economics
  13. Review of Political Economy
  14. Journal of Economic Issues]
  15. Heterodox Economics Newsletter

Bibliografía[editar]

  • Marc Lavoie: L'economie postkeynésienne, Paris, Ed. La Découverte, 2004 (existe traducción española: Marc Lavoie (2005). La economía postkeynesiana. Barcelona: Icària Editorial. ISBN 84-7426-785-4. ).
  • Roncaglia, Alessandro (2006). La riqueza de las ideas. Zaragoza: Prensa Universitarias de Zaragoza, ISBN 84-7733-847-7

Enlaces externos[editar]