Esclavitud en la Biblia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Manuscrito del s.XI de la Biblia Hebrea con Targum

La Biblia contiene multitud de referencias a la esclavitud. No la condena, sino que permite la práctica regulada, especialmente en el Antiguo Testamento,[1] [2] pero también en el Nuevo Testamento.[3] [4] A los esclavos israelitas masculinos se les ofrecía la libertad tras seis años de servicio con determinadas estipulaciones,[5] [6] [7] sin embargo, si el esclavo era extranjero, él y su descendencia pertenecían a la familia dueña de forma perpetua[8] excepto en casos determinados.[9]

La regulación de la esclavitud en la Biblia y la ausencia de una condena absoluta de la misma como institución, fue utilizada más adelante para justificar la esclavitud por sus defensores.[10] [11] Los abolicionistas también han utilizado textos del Nuevo Testamento para argumentar sobre la manumisión o liberación de los esclavos bajo determinadas circunstancias.[12] [13] [14] [15]

Conversión a esclavo/a[editar]

En el antiguo Medio Oriente, las personas cautivas obtenidas en la guerra eran convertidas en esclavas y la ley del código del Deuteronomio lo veía como una forma legítima de esclavitud, siempre y cuando los israelitas no se encontraran entre las víctimas.[16] El código del Deuteronomio establece la pena de muerte para el delito de secuestro de israelitas para esclavizarlos.[17]

Ya que los israelitas no se involucraron en guerras a gran escala, la captura directa no era la fuente principal de esclavos.[18]

El Código de Santidad del Levítico permite explícitamente la participación en el comercio de esclavos.[19] Además, los residentes no-israelitas que hubieran sido hechos esclavos eran tratados como un tipo de propiedad que puede ser heredada.[19] Los residentes extranjeros se incluían en este permiso y podían tener esclavos israelitas.[20]

También era posible nacer esclavo;[19] si un esclavo israelita había tenido una mujer dada por su dueño, entonces la mujer y los hijos que resultaban de la unión quedarían como propiedad del dueño, según el código de la Alianza.[21] En cualquier caso, el texto no especifica la nacionalidad de la mujer y el teólogo baptista John Gill (1697–1771), referencia al rabino David ben Solomon ibn Abi Zimra (Jarchi)[22] como sostenedor de la idea de que se refiere al matrimonio con una mujer cananita como concubina.[23] El teólogo del s. XVIII Adam Clarke sostuvo que existía una ley israelí según la cual si un esclavo israelí "tenía hijos con una mujer cananita, esos hijos deberán ser considerados cananitas únicamente y pueden ser comprados y vendidos como esclavos para siempre".[24]

Esclavitud sexual y conyugal[editar]

La esclavitud sexual, o ser vendida como esposa era algo común en el mundo antiguo. El viejo testamento no sanciona la actividad sexual fuera del matrimonio,[25] la toma de concubinas como esposas secundarias estaba permitido[26] [27] y un padre podía vender a sus hijas solteras para servir, con la expectativa de que el dueño o su hijo pudieran querer casarse con ellas. Los estudiosos judíos y cristianos entienden que este hecho hace referencia a la venta de hijas que no hubieran llegado a la edad de doce años y un día.[28]

Y cuando alguno vendiere su hija por sierva, no saldrá como suelen salir los siervos. Si no agradare a su señor, por lo cual no la tomó por esposa, permitirle ha que se rescate, y no la podrá vender a pueblo extraño cuando la desechare. Mas si la hubiere desposado con su hijo, hará con ella según la costumbre de las hijas. Si le tomare otra, no disminuirá su alimento, ni su vestido, ni el débito conyugal. Y si ninguna de estas tres cosas hiciere, ella saldrá de gracia sin dinero.

Éxodo 21:7-11

Cuando se vendiere a ti tu hermano hebreo o hebrea, y te hubiere servido seis años, al séptimo año le despedirás libre de ti.

Deuteronomio 15:12

Nuevo Testamento[editar]

Los escritores del Nuevo Testamento mencionan actitudes subyacentes respecto a la esclavitud: Los amos cristianos llamaban hermanos o hermanas a los esclavos cristianos. El Nuevo Testamento ordenaba a los amos que mostraran compasión, justicia y paciencia. La posición de ellos como amos significaba responsabilidad y servicio, no opresión y privilegio.

El apóstol Pablo entrega reglas de convivencia en Efesios 6 y en Colosenses 4, no solamente para los esclavos cristianos sino también para los amos cristianos. Los esclavos, en última instancia, son responsables ante Dios, su Amo celestial y les recomienda trabajar duro para sus amos (Tito 2:9 y Colonenses 3:22),[29] [30] y en última instancia, son responsables ante Dios, su Amo celestial . Pero los amos deben hacer con ellos lo mismo, es decir, como personas gobernadas por un Amo celestial (Efesios 6:9).

Dada la igualdad espiritual de esclavo y libre, los esclavos hasta asumían cargos de liderazgo en las iglesias. El ministerio de Pablo ilustra —cuando él saluda a la gente por nombre en sus epístolas— cómo en Cristo no hay esclavo ni libre. Algunas de estas personas habían usado comúnmente nombres de esclavos y de libertos. Por ejemplo, en Romanos 16:7,9 él se refiere a esclavos tales como Andrónico y Urbano (nombres corrientes para esclavos) como parientes, compañeros de prisiones y colaborador. El Nuevo Testamento se refiere a la esclavitud de una manera contraria a la de los aristócratas y filósofos como Aristóteles, quien sostenía que ciertos humanos eran esclavos por naturaleza (Política I.13).

Pablo recordó a los amos cristianos que no debían maltratarlos sino más bien tratarlos como hermanos y hermanas en Cristo. Pablo hizo un llamado a los amos humanos para que concedieran justicia y rectitud a sus esclavos (Colosenses 4:1). De un modo sin precedentes, Pablo trató a los esclavos como personas moralmente responsables (Colosenses 3:22-25) que, al igual que sus amos cristianos, eran hermanos y formaban parte del cuerpo de Cristo (1 Timoteo 6:2).2 Los cristianos, tanto esclavos como amos, pertenecen a Cristo (Gálatas 3:28; Colosenses 3:11).

En la liturgia cristiana, libres y esclavos celebraban juntos; los esclavos pueden ser ordenados sacerdotes (el papa San Calixto había sido esclavo); el matrimonio de los esclavos es reconocido.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Éxodo 22:2-3
  2. Deuteronomio 21:10-11
  3. Efesios 6:5
  4. I Timoteo 6:1
  5. Éxodo 21:2-6
  6. Deuteronomio 15:12-15
  7. Jeremías 34:14
  8. Levítico 25:44-47
  9. Éxodo 21:26-27
  10. Stringfellow, A Scriptural defense of slavery, 1856
  11. Raymund Harris, Scriptural researches on the licitness of the slave, (Liverpool: H. Hodgson, 1788)
  12. http://www.apologeticspress.org/articles/368
  13. Library of Commonwealth and African Studies at Rhodes House
  14. John R. McKivigan, Mitchell Snay, Religion and the Antebellum Debate Over Slavery
  15. George B. Cheever, D.DGod Against Slavery, p. 140
  16. Deuteronomio 20:10-16
  17. Deuteronomio 24:7
  18. Anchor Bible Dictionary, David Noel Freedman (main ed.), DoubleDay:1992
  19. a b c Levítico 25:44-46
  20. Plantilla:Bibleverse
  21. Exodus 21:1-4
  22. http://www.ccel.org/ccel/calvin/calcom23.xii.html
  23. http://www.ewordtoday.com/comments/exodus/gill/exodus21.htm
  24. http://www.godrules.net/library/clarke/clarkeexo21.htm
  25. Gn. 34:1-4,13,31; Dt. 22:13-29
  26. Gn. 25:1; cf. 1Ch. 1:32; Gn. 30:4; 31:17; cf. Gn. 35:22; 2Sam. 12:11; cf. 2Sam. 20:3
  27. David Noel Freedman, Allen C. Myers, Astrid B. Beck, Eerdmans dictionary of the Bible, p. 273
  28. John Gill's Exposition of the Entire Bible, Exodus 21:7
  29. Tito Capítulo 2, verso 9: Enseña a los esclavos a someterse en todo a sus amos, a procurar agradarles y a no ser respondones.
  30. Colosenses Capítulo 3, versículo 22: Esclavos, obedezcan en todo a sus amos terrenales, no sólo cuando ellos los estén mirando, como si ustedes quisieran ganarse el favor humano, sino con integridad de corazón y por respeto al Señor. Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana…

Enlaces externos[editar]