Cantón de Escazú

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Escazú (cantón)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Escazú
Cantón de Costa Rica
Escazù.jpg
San Miguel-Escazu-Costa Rica.JPG IglesiaSanAntonioEscazu2.JPG Plaza de Escazu.JPG
Escazú, Costa Rica.JPG MultiplazaEscazu.JPG CasaEscazú.JPG
Panorámica del Monumento al Boyero.jpg
Bandera de Escazú
Bandera

Escudo de Escazú
Escudo

Otros nombres: Ciudad de las Brujas
Himno: Himno de Escazú, compuesto por Benjamín Herrera Angulo.
Ubicación del cantón de Alajuela en la provincia de San José
Ubicación del cantón de Alajuela en la provincia de San José
Coordenadas: 9°55′00″N 84°08′00″O / 9.91666667, -84.13333333


Coordenadas: 9°55′00″N 84°08′00″O / 9.91666667, -84.13333333
Capital Escazú Centro
 • Coordenadas 9°55'07"N, 84°09'19"O
Entidad Cantón
 • País Bandera de Costa Rica Costa Rica
 • Provincia Bandera de la Provincia de San José.svg San José
Alcalde Arnoldo Barahona Cortés (Yunta Progresista Escazuceña)[1]
2010-2016[2]
Subdivisiones 3 distritos
Fundación 7 de diciembre de 1848
Superficie Puesto 70
 • Total 34,49 km²
Altitud  
 • Media 1200 msnm
 • Máxima 2428 msnm
Clima Valle Central[3]
Población (2011) Puesto 9.º
 • Total 56 509 hab.[4]
 • Densidad 1638,42 hab/km²
Gentilicio Escazuceño/a
Huso horario UTC-6
Sitio web oficial
Escazu Im56.jpg
Vista de la Ciudad de Escazú

Escazú es el cantón número 2 de la Provincia de San José, Costa Rica. El cantón se ubica al oeste de San José. El cantón forma parte de la Gran Área Metropolitana, donde el área habitacional actual representa un 16% de la superficie de la región, la cual se estima se incremente en un 32%, para un total de un 48% como límite máximo.

Está ubicado al oeste de San José, y limita al este con San José y Alajuelita, al oeste con Santa Ana y al sur con Acosta y Alajuelita.

En 2012, ocupó el cuarto puesto entre 81 cantones en el índice de desarrollo humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, por su alta esperanza de vida, índice de alfabetización y bienestar económico. En 2013, según el Ministerio de Planificación de Costa Rica, Escazú fue el cantón de mayor desarrollo social de Costa Rica, por sus altos índices de educación, salud, acceso a Internet y participación ciudadana.[5]

Historia[editar]

Para información más detallada véase: Historia de Escazú

En ley N° 36 del 7 de diciembre de 1848, Escazú junto con Pacaca forman el cantón segundo de la provincia de San José, en la administración del Dr. José María Castro Madriz, y estaba constituido, además del territorio actual, por lo que hoy es Santa Ana, Mora y Puriscal. Es decir, estos cantones eran distritos de Escazú hasta que obtuvieron su independencia. El primero en separarse fue Puriscal el 7 de agosto de 1868; Mora el 25 de mayo de 1883, y por último Santa Ana el 29 de agosto de 1907.

Aspectos físicos[editar]

Geografía[editar]

Vista de los Cerros de Escazú desde San Rafael.

Los cerros de Escazú son la estribación más septentrional de la Cordillera de Talamanca. Entre las montañas más sobresalientes se encuentran:

Geología[editar]

El cantón de Escazú está constituido geológicamente por materiales de los períodos Terciario y Cuaternario, con predominio de rocas intrusivas del Terciario.

  • Terciario: se encuentran rocas de origen sedimentario e intrusivo, de la época Mioceno. Las sedimentarias están representadas por la formación Pacacua y por materiales indiferenciados, la formación Pacacua, corresponde a una secuencia de materiales, constituida por interestratificaciones de conglomerados brechosos y areniscas conglomeráticas, areniscas, limolitas y lutitas, todas tobáceas, en algunas partes con coloraciones moráceas, la cual se sitúa al oeste del cantón, próxima al límite con Santa Ana, y los materiales indiferenciados se localizan al este de la región cerca del límite con los cantones de San José y Alajuelita. Las rocas intrusivas pertenecen a los intrusivos ácidos de la Cordillera de Talamanca, pertenecientes al Mioceno-Plioceno, tales como dioritas cuárcicas y granodioritas, gabros y granitos, las cuales se ubican al sur del cantón, así como en parte del sector al noroeste del mismo. Se dice que pertenece al Terciario con depósitos marinos cláticos, parálicos y facies locales de caliza.
  • Cuaternario: se localizan rocas de origen volcánico y sedimentario, de la época Holoceno. Las primeras pertenecen a materiales volcánicos, tales como lavas, tobas y piroclastos, situados al norte del cantón, próximo al límite de la región. Las rocas sedimentarias corresponden a depósitos fluviales y coluviales, ubicado en el sector aledaño a ciudad de Escazú y el área al sur de la misma.

Geomorfología[editar]

El cantón de Escazú presenta tres unidades geomorfológicas:

  • Unidad de origen volcánico: constituida por el relleno volcánico del Valle Central. Se ubica al norte y al sureste de la ciudad de Escazú. Esta unidad corresponde a una superficie plana ondulada. Es posible que los cambios en el relieve dentro del área, sean debidos a la presencia de lava a unos cuantos metros de profundidad constituyendo un frente. Está formada en superficie por rocas volcánicas, principalmente lavas, tobas e ignimbritas cubierta por ceniza en un espesor variable. La secuencia de lavas descansa sobre roca sedimentaria. Las lavas son de tipo andesítico. Geomorfológicamente, el Valle Central no es un valle, sin embargo para efectos políticos, socio económicos y todo tipo de referencia, se considera preferible seguirlo denominando de esa forma. El nombre técnico correcto es fosa tectónica, debido a la presencia de una falla a todo lo largo del pie de la Cordillera Volcánica Central, evidenciada por la existencia de fuentes termominerales, así como la interrupción brusca y alineada con la supuesta falla de las estribaciones, que bajan hacia el valle, lo mismo que por la presencia de un vulcanismo sin explicación aparente (formación Pacacua), en correspondencia con la posición de la falla o cerca de ella.
Vista del Cerro Pico Blanco, parte del macizo de Escazú, originado por acción intrusiva.
  1. Macizo de Escazú: se localiza al sur del cantón. Se caracteriza por presentar laderas de fuerte pendiente, con divisorias redondeadas pero muy escarpadas. Se compone propiamente de rocas ígneas intrusivas y volcánicas con escamas o intercalaciones de sedimentos, las cuales en superficie se encuentran muy meteorizadas. Se observan evidencias de la acción hidrotermal y neumatolítica a consecuencia de la vecindad en el subsuelo de masas intrusivas, manifestadas con canalización de las rocas, hilillos de sílice y silicificación en general. La subunidad se originó por la acción causada por cuerpos intrusivos.
  2. Loma del Alto de las Palomas: se ubica en una franja que va desde el sector noroeste del cantón hasta el área al sur de San Antonio de Escazú. Esta subunidad constituye una loma alargada, las laderas son de pendiente suave, redondeadas, convexas, con muy pocas vías de drenaje superficial. La subunidad corresponde a la formación Pacacua, cubierta hacia los flancos bajos de las laderas por ignimbritas recientes; dentro de las rocas se encuentran areniscas tobáceas muy meteorizadas y algo afectadas por la acción hidrotermal de intrusiones locales. Es frecuente la presencia de zonas muy arcillificadas que tienen problemas de estabilidad; su formación se ha originado por la acción que la erosión ha ejercido sobre rocas volcano-sedimentarias de la citada formación, afectadas por distintos grados de efectos intrusivos.
  • Unidad de denudación en rocas volcánicas tobáceas y fluviátiles: está representada por lomas de pendiente suave en rocas de la formación Pacacua, con muy pocas vías de drenaje superficial que la atraviesan, ubicada al oeste del cantón. Los espacios planos son muy limitados en número y tamaño. La roca está compuesta por areniscas tobáceas y conglomerados, todo muy meteorizado, que pertenecen a la formación Pacacua. Se ven pequeños diques. Es posible que se haya desarrollado en un ambiente estrictamente continental. Los aportes de cenizas acarreadas por las corrientes fluviales que dieron origen a rocas de textura arenosa formadas de partículas volcánicas. Lo mismo ocurrió con las fracciones más gruesas que dieron origen a conglomerados. Pequeños diques cortaron posteriormente estas rocas.

Hidrografía[editar]

El río Agres es límite cantonal entre Escazú y Alajuelita.

El sistema fluvial del cantón de Escazú pertenece a la cuenca del río Grande de Tárcoles, que vierte sus aguas en el océano Pacífico.

El cantón es drenado por el río Agres, y sus afluentes Chiquero, Cruz y Convento, así como por la quebrada Yeguas, los cuales son tributarios del río Tiribí, y éste del río Virilla, que a su vez es afluente del Grande de Tárcoles.

Los anteriores cursos de agua, excepto los dos últimos nacen en el cantón, en las laderas de los cerros de Escazú, los cuales presentan un rumbo de sur a norte y de sureste a noroeste. Los ríos Virilla, Tiribí y Agres son límites cantonales, el primero con Belén de la provincia de Heredia; el segundo con San José; y el último con Alajuelita.

Capacidad de uso del suelo[editar]

Un 35% del área, en el norte y noreste, es apta para cualquier uso con métodos sencillos de manejo. La parte central, que corresponde a un 30% de la superficie cantonal, es apta para cualquier uso, excepto para cultivos anuales ya que los suelos son muy propensos a la erosión. El 38% restante, debe de ser destinado a la protección, ya que son terrenos con pendientes demasiado fuertes.

Política[editar]

Palacio Municipal de Escazú.

División administrativa[editar]

El cantón se divide en 3 distritos:

  1. Escazú Centro, también llamado San Miguel
  2. San Rafael
  3. San Antonio

Gobierno[editar]

MunicipalidadEscazu1.JPG
MunicipalidadEscazu2.JPG
Murales en el Palacio Municipal de Escazú.
Atardecer en el parque de Escazú.

El Gobierno Municipal para el período 2010 - 2016 está compuesto por los siguientes regidores:[6]

Regidores propietarios[editar]

  • Max Gamboa Zavaleta (presidente del Concejo Municipal).
  • Ana Cristina Ramírez Castro (vice-presidenta).
  • Ivonne Rodríguez Guadamuz.
  • Daniel Langlois Haluza.
  • Pedro Toledo.
  • Rosemary Maynard Fernández.
  • Amalia Montero Mejía

Regidores suplentes[editar]

  • Marcela Quesada Zamora
  • Marcelo Azúa Córdoba
  • Diana Guzmán Calzada.
  • Juan Carlos Arguedas Solís.
  • Kenneth Pérez Venegas.
  • Ana Guiceth Calderón Roldán.

Cultura[editar]

Símbolos[editar]

Escudo[editar]

Escudo del cantón de Escazú.

El escudo del cantón de Escazú data de 1940 y fue creado por Víctor Manuel Sandí Trejos, cuando éste era alumno de la Escuela República de Venezuela. El diseño de Sandí fue el ganador en un concurso organizado por el director de la escuela, Benjamín Herrera Angulo, entre alumnos de tercero a sexto grado de dicho centro educativo.

Este escudo fue oficializado el 4 de diciembre de 1974, bajo la presidencia del Concejo Municipal presidido por Enrique Segura Seco, regidor, luego de que el Instituto de Fomento Agrícola y Municipal de Costa Rica instara a los cantones del país a organizar su propio emblema. Fue develado por primera vez en 1975, durante la presidencia del regidor Marcos Aguilar Arias.

El diseño del escudo reúne varios elementos representativos del cantón: bajo un lema que dice «Escazú, Ciudad de las Brujas», presenta un soporte de tipo polaco, de esmalte plateado, dentro del cual, en un solo cuartel, se pueden observar la figura de una bruja volando en el cielo, un templo católico, tres montañas que representan a los cerros de Escazú, y una rama de café y otra de maíz, productos agrícolas de la región, que se entrelanzan en la parte inferior del blasón.[7]

La Ciudad de las Brujas[editar]

Escazú es conocida popularmente en Costa Rica como "La Ciudad de las Brujas", debido a la gran cantidad de leyendas y mitos que se cuentan por estas tierras desde la época de la Colonia Española. Particularmente famosa es la leyenda de la Bruja Zárate, pero también se cuentan muchas versiones particulares de otras leyendas costarricenses como las del Cadejos, la Cegua, la Tulevieja, la Llorona, la Chancha y Doña Fustes. Carlos Salazar Herrera, destacado escritor costarricense, inmortalizó este término en el cuento "La Bruja", uno de sus más famosos "Cuentos de Angustias y Paisajes", ambientado en Escazú, y en el que una joven mujer acude a una bruja para que ésta le otorge un "agüizote" para enamorar al hombre que ama. También se cuenta que el origen del nombre podría deberse a que en el cantón de Escazú siempre existieron gran cantidad de curanderas. Otro posible origen del nombre surge en el hecho de que el Acta de Independencia de América Central (aceptada en Costa Rica el 29 de octubre de 1821), estipula que en la autonomía se deben de dar una serie de condiciones, entre ellas, tener como única aceptada en el país la religión cristiana católica. Los judíos escazuceños, entonces, empezaron a reunirse a escondidas en el subsuelo de Escazú, así como en sinagogas ocultas en el interior de edificios. Ya que en esos ritos la mayoría de las invocaciones a Dios y ruegos se dan en idioma hebreo, y como los rabinos vestían de negro, la gente comenzó a creer que eran brujas, realizando hechizos o aquelarres. En el escudo de Escazú puede observarse, volando en el cielo, la figura de una bruja.

Día del Boyero[editar]

Celebración del día nacional del boyero costarricense en San Antonio de Escazú.

Desde 1983, en San Antonio de Escazú se celebra el Día Nacional del Boyero Costarricense, los segundos domingos del mes de marzo. Durante este día, cientos de boyeros con sus carretas, provenientes de todo el país, realizan un colorido desfile desde el parque frente a la Iglesia de San Miguel Arcángel hasta la plaza frente a la Iglesia de San Antonio de Padua, donde los participantes son homenajeados, se entregan obsequios, venta de comidas típicas, presentación de danzas folclóricas, desfile de mascaradas y en general, se da un ambiente de fiesta popular. Las carretas normalmente son pintadas por los mismos boyeros y es costumbre que niños vestidos con trajes campesinos tradicionales viajen sobre ellas. Esta festividad se realiza dado que la carreta típica es símbolo nacional de Costa Rica. La tradición del boyeo y la carreta en Costa Rica fue declarada por la UNESCO Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad en el año 2005.

Las mascaradas[editar]

Mascarada-mantudo-payasos-Escazu-Costa Rica.jpg
Día del boyero 2013. Escazú. Costa Rica (3).jpg
Mascaradas y mantudos en Escazú en el Día del Boyero. Entre los personajes se mezclan las figuras de leyendas tradicionales como las brujas, con personajes más actuales.

La tradición de la mascarada costarricense, conocida también como mantudos o payasos, son herencia de las fiestas de gigantes y cabezudos españolas y datan de la época de la colonia española en Costa Rica. Tienen su origen en la ciudad de Cartago, capital colonial del país. Aunque esta tradición es común a toda la nación, los talleres más destacados se ubican en Oreamuno de Cartago, Escazú, Desamparados, Nicoya, Guatuso, Barva y Aserrí.

En el caso de Escazú, la tradición fue introducida durante el siglo XIX por don Santiago Bustamante Guerrero, primer mascarero del cantón, quien además fue maestro de obras, pintor, escultor, carpintero y artesano. Durante los años 1930, Santiago Bustamante heredó la afición de la mascarada a Pedro Arias Zúñiga, quien llegó a ser reconocido como uno de los principales mascareros costarricenses por más de 50 años. Pedro Arias tuvo dos méritos: primero, construyó una armazón de caña, que luego pasó a ser de hierro, para hacer a los mantudos tan altos como si fueran zanqueros. Además, las dio a conocer a nivel nacional llevando las mascaradas escazuceñas a fiestas patronales de pueblos, además de ser el creador de algunas de ellas como la de Palmares.[8] Arias dejó discípulos que siguieron su tradición, como sus nietos Pedro Arias Madrigal y Gerardo Montoya Arias, y los señores Enrique Barboza Morales y Raúl Fuentes Padilla.

Los desfiles de mascaradas escazuceñas son frecuentes durante celebraciones populares como turnos, el Día del Boyero o el Día de la Mascarada Tradicional Costarricense (31 de octubre), así como en las fiestas patronales de los santos de cada distrito. Generalmente desfilan acompañados de cimarronas, que son bandas de músicos aficionados locales que, al llegar a una esquina durante el desfile, tocan música, haciendo que los mantudos «bailen». Una vez que la música se detiene, los mantudos comienzan a corretear a los transeúntes.[9]

Arquitectura[editar]

Iglesias católicas[editar]

Iglesia de San Miguel Arcángel[editar]
Parroquia de San Miguel de Escazú
Detalle de los Arcángeles en la cúpula de la Iglesia de San Miguel.
Detalle de los Arcángeles en la cúpula de la Iglesia de San Miguel.
Vista de la Iglesia de San Miguel Arcángel en Escazú durante la celebración patronal de 2011.
Vista de la Iglesia de San Miguel Arcángel en Escazú durante la celebración patronal de 2011.

En el año 1793, se erigió parroquia a Escazú sin contar con una iglesia apropiada y a la vez carente de los implementos necesarios y establecidos para poder fungir como tal.

Esta se comenzó a construir el 19 de mayo de 1796, fecha en que se ordenó su erección, con los implementos correspondientes, sean cáliz, vinajera y misal.

Su acabado final data del año 1799 en que fue debidamente terminada gracias a la colaboración y contribución de los vecinos, quienes aportaron arena, piedra, cal, maderas y turnándose para trabajar sin cobrar por ello un solo céntimo, muchos de los vecinos donaron una carretada de leña, café, vacas caballos y dinero en efectivo de la plata de antes, de aquel dinero que hoy se conserva como reliquia. Sus trabajos fueron totalmente gratuitos. Los aportes que no fueron utilizados directamente en la construcción de la iglesia, así como los animales, eran rifados en los turnos y su producto invertido en la construcción del templo a San Miguel Arcángel, donde se celebró la primera misa el 18 de julio de 1799.

La torre se deterioró bastante con los fuertes temblores del año de 1910, como consecuencia del terremoto de Cartago. Pero con los nuevos y fortísimos sismos del año 1924, se dañó totalmente y junto con los dos ángeles (uno a cada lado de la misma, en los puntos sur y norte) tuvo que ser demolida y construida toda de latón, mientras que los dos ángeles fueron hábilmente reconstruidos por el señor Fletis.

En la administración parroquial del presbítero José Manuel Chacón, período 1959-1962, la torre varió mucho de su primitiva y antigua forma; desaparecieron los ángeles para dar lugar a la colocación de los tres arcángeles con San Miguel al centro de ellos.

En 1992, el cura párroco Walter Howell Castro, haciendo una inspección en las paredes del templo, removió una capa de repello que había sido colocada en alguna restauración de la iglesia, quedando al descubierto unos sillares de apariencia de piedra, que datan de 1840 (durante la segunda construcción del edificio), hechos de lava sedimentada de una erupción volcánica de hace 3 millones de años, según lo constató un geólogo de la Universidad de Costa Rica.[10] En el año de 1999, para el bicentenario de la fundación de la iglesia, se hizo una remodelación de la fachada del templo, agregándose dos torres de 20 metros de altura, simbolizando los dos siglos, con la intención de darle al templo un estilo románico. Las torres estaban hechas de hierro prefabricado, forrado con un ligero revestimiento de cemento, y estaban montadas sobre sólidas bases de concreto. Estas torres fueron posteriormente removidas y solamente quedaron las bases.

Otro de los atractivos de la iglesia es el conjunto de las catorce estaciones del Vía Crucis, de estilo barroco español, traídas en 1920 y talladas en madera por el escultor austriaco Ferdinan Stuffleser, siendo la parroquia de San Miguel la única en Latinoamérica que cuenta con obras de este artista europeo.

Iglesia de San Antonio de Padua[editar]

Fue erigida en 1939 en el distrito de San Antonio de Escazú, en honor a San Antonio de Padua. Con cierto aire de estilo neogótico, debido a limitaciones económicas, el templo se construyó con el esfuerzo directo de la población y aplicando sistemas constructivos basados en materiales livianos y accesibles, que además fueran resistentes a los sismos, cuidado que se acentuó tras el terremoto de Cartago de 1910. Entre dichos materiales, las maderas de los bosques cercanos se utilizaron en la estructura de su fábrica o volumen principal, aplicando luego sobre ella la técnica del llamado bahareque francés, es decir, un forro tupido de caña castilla con un repello de concreto sobre el cual se aplicaron las decoraciones y molduras necesarias.

Esa construcción de planta rectangular longitudinal orientada canónicamente de oeste a este, rematada por un ábside y dividida en tres naves, fue techada con hierro galvanizado laminado importado directamente de Alemania, lo mismo que algunos de sus accesorios metálicos. Toda la obra estuvo a cargo de don Santiago Bustamante Guerrero, mientras que la decoración interior estuvo a cargo de Pedro Arias Zúñiga.

En ella se encuentra un famoso portal en movimiento, de estilo único y popular, activado con cuerdas y poleas movidas por agua, que es visitado como atractivo turístico, obra también de Pedro Arias, donde el nacimiento de Jesucristo se ve rodeado de los más pintorescos personajes, actividades y diversiones populares costarricenses. Se pueden observar figuras de las leyendas costarricenses como el padre sin cabeza y la Bruja Zárate, una campesina moliendo café, un trapiche, una marimba, bueyes cargando madera, una rueda de Chicago, un molino de agua, un carrusel y a la Sagrada Familia, entre otras atracciones en miniatura.

Según el Decreto Ejecutivo Nº 29468-C, publicado en La Gaceta Nº 91 del 14 de mayo de 2001, la iglesia fue declarada e incorporada al Patrimonio Histórico Arquitectónico de Costa Rica.

Iglesia de San Rafael Arcángel[editar]

Ubicada en el distrito de San Rafael y dedicada al santo homónimo, fue erigida en 1950, en terrenos donados por doña Josefa Saborío de Flores en 1943. Su constructor fue Narciso Montero. Ya casi terminado el cuerpo de la iglesia hacia 1950, le fue encargada la realización de su fachada al distinguido pintor y arquitecto costarricense Teodorico Quirós Alvarado quien, influenciado por la corriente del estilo neocolonial hispanoamericano de la segunda mitad del siglo XX, diseñó la fachada inspirándose en la iglesia de las ruinas de Ujarrás, de estilo barroco español. La Iglesia de San Rafael posee pues, un estilo neobarroco, con una planta eclesial típica, con una sola nave y presbiterio, más un atrio angosto que le da acceso. Es el más tardío ejemplo de aquella tendencia neocolonial, y su emplazamiento en alto sumado a su carencia de orientación canónica - mira hacia el norte y no hacia el oeste - vuelven a este templo una admirable joya religiosa de arquitectura mestiza, siempre apreciable desde el eje vial que une los cantones de Escazú y Santa Ana.

Otras iglesias y capillas[editar]
  • Iglesia de San Gabriel Arcángel: se encuentra en el barrio de Guachipelín, en el distrito de San Rafael. Fue construida en 1980.
  • Capilla de Nuestra Señora de Montserrat: ubicada en Bello Horizonte. Erigida en 1995.
  • Iglesia de Nuestra Señora del Carmen: se halla en el barrio El Carmen. Erigida en 1968.
  • Capilla de San Francisco de Asís: localizada en el barrio de Bebedero. Erigida en 1954 y templo actual inaugurado en 1985.
  • Capilla del Sagrado Corazón de Jesús: se localiza en el barrio Corazón de Jesús. Fue levantada en 1976.

Casas de adobe[editar]

Casas de adobe en Escazú
Casa de adobe en San Antonio de Escazú. En ella se pueden apreciar las paredes encaladas, el techo de teja y el trapiche.
Casa de adobe en San Antonio de Escazú. En ella se pueden apreciar las paredes encaladas, el techo de teja y el trapiche.
Una de las últimas casas de adobe en Escazú centro.
Una de las últimas casas de adobe en Escazú centro.

Escazú es uno de los pocos cantones de Costa Rica donde aún pueden encontrarse casas hechas de adobe, un tipo de vivienda que fue común en Costa Rica durante la época de la colonia española y que por más de doscientos años desde la fundación del cantón, fue parte fundamental de su paisaje urbano y rural, representando los últimos vestigios del Escazú campesino.

De paredes muy gruesas, con piso de tierra y techo de tejas, el adobe consistía en un barro mezclado con zacate picado o bagazo de caña de azúcar, amalgamados por el apisonamiento de bueyes, y en algunos casos, por los pies descalzos de los peones, con lo que se formaban bloques que luego se secaban al sol. Casi siempre eran hechas por el mismo propietario, con la ayuda de familiares y vecinos. Estas edificaciones generalmente contaban con un corredor al frente, y a veces con uno o dos más a sus lados, donde habían escaños de madera para sentarse. Otras sobresalían por sus tapias entejadas, cubiertas de guarias moradas y veraneras. En la parte trasera, algunas tenían un horno de barro, cuya parte superior tenía una forma semiesférica, y donde se horneaba el pan y los bizcochos. Además, en ese sector se encontraba el pilón de café, el molino de maíz de mano, el fogón de leña y el filtro de piedra, para purificar el agua.

Las casas de campo contaban a menudo con una troja, que era un galerón donde se guardaba la leña, la carreta y el yugo; mientras que una troje o granero de madera, servía para almacenar los frijoles, el maíz y el arroz.

Una característica de estas construcciones es que se acostumbraba pintarlas de dos colores, los únicos disponibles en esa época: el blanco, que se obtenía de la cal, y con el que se cubría la parte superior de las paredes, en tanto que, en la parte baja se usaba el azul prusia, color natural que se extraía de un arbusto denominado añil. Se dice que la razón por la que se daba esta combinación de colores, era debido a que como las casas no contaban con canoas, cuando llovía, el agua al caer en la calle, salpicaba y ensuciaba la parte inferior de la estructura, por lo que el color más oscuro abajo, disimulaba el problema.

Construidas sobre bases de piedra o terreno apisonado, para hacerlas más resistentes a los temblores, tenían ventanas de madera de abrir y cerrar, con total ausencia de cielo rasos, y por la naturaleza de sus materiales proporcionaban un ambiente fresco en los días calurosos y una adecuada protección contra el frío durante las noches.

Monumentos[editar]

Monumento del nuevo siglo (1901).
Monumento del nuevo siglo (1901).
Monumento a los héroes de 1856.
Monumento a los héroes de 1856.
Vista del parque de Escazú con el kiosco al fondo.
Vista del parque de Escazú con el kiosco al fondo.

El monumento del nuevo siglo[editar]

Al costado sur de la Iglesia de San Miguel, se encuentra un pequeño monumento que fue erigido en 1901, como agradecimiento del pueblo escazuceño a Dios por el paso del siglo XIX al siglo XX. La obra, ubicada en el jardín sur de la iglesia, ha permanecido imbatible al paso del tiempo y hasta el día de hoy conserva su apariencia original. Por su interior han pasado diversas imágenes religiosas. Actualmente, se encuentra una réplica a escala natural de la imagen de la Virgen de los Ángeles, patrona de Costa Rica.

La campana "La Josefa"[editar]

La Josefa es una campana donada por el presbítero José Zamora a la parroquia de Escazú en el año de 1902. Utilizada por muchos años por el templo para diversas actividades cívicas y religiosas, quedó muda cuando un desconocido la detuvo bruscamente cuando estaba sonando y la dañó.

La campana, hecha totalmente de hierro, tiene una rajadura, que fue producto del intento que hizo el cura párroco Walter Howell Castro en 1991 al pagar a un hombre para que la arreglara, con el propósito de que volviera a sonar, lo cual no fue exitoso. La campana actualmente adorna el monumento a los héroes escazuceños de 1856 (ubicado al costado norte de la iglesia), creado en 1995 por iniciativa del padre Howell y el historiador Jorge Montoya Alvarado.

El kiosco de la plaza de San Miguel[editar]

Al costado oeste de la iglesia se ubica el parque de Escazú, lugar de habitual reunión domingueña entre los parroquianos que asisten a la misa del domingo, o bien, que se reúnen para practicar deporte en sus canchas de baloncesto o fútbol de salón, o simplemente para sentarse a sestear en sus bancas de piedra. En el centro del parque estuvo, hasta 1939, un kiosco donde se realizaban recreos en las tardes de domingo y las retretas por las noches, especialmente durante las fiestas cívicas y patronales o en cualquier evento especial. Ambas actividades consistían en conciertos musicales con la banda de Escazú que alegraban el ambiente con sus notas. Fue inaugurado el 29 de setiembre de 1923 y persistió hasta su demolición por deterioro, para luego ser substituido por otro kiosco más grande que es el que actualmente se encuentra en dicha plaza.

El monumento al boyeo y la carreta costarricenses[editar]

Monumento al boyeo y la carreta costarricense. Detalle.

Este conjunto escultórico se encuentra ubicado en el distrito de San Antonio, en la plaza central frente a la Iglesia de San Antonio de Padua, y se trata de una obra del escultor y profesor de la Escuela de Artes Plásticas Mario Parra Brenes, con la colaboración de docentes y estudiantes de esta unidad académica y funcionarios de la Compañía Holcim. Este monumento es un reconocimiento público a la importancia de la tradición del boyeo y la carreta en Costa Rica, la cual fue declarada por la UNESCO Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad en el año 2005. Fue inaugurado el 5 de marzo de 2009 durante las celebraciones del Día del Boyero, en medio de presentaciones artísticas y bailes folclóricos.

La obra fue realizada en alto y bajo relieve, siguiendo la técnica de modelado en arcilla y posteriormente vaceado en concreto coloreado. Tiene 65 metros de longitud y tres metros de alto. Inspirada en los cuadros de los pintores costarricenses Fausto Pacheco y Teodorico Quirós Alvarado y en los cuentos de Carlos Salazar Herrera y Aquileo Echeverría, en la obra aparecen los cerros de Escazú, el cerro San Miguel con su cruz, Pico Blanco, Pico Alto, el cerro Banderas, el cerro Tapezco, La Ventolera; más abajo están formas de cultivo y parcelación de la tierra, la arquitectura rural, la presencia de la iglesia típica y el recorrido de los boyeros con sus bueyes y carretas. También se incorporaron materiales y productos como la piedra, la madera, la arcilla, el café, la caña, el banano y el maíz, y escenas típicas como los paseos dominicales de los niños en carreta, la señora y el horno de leña, la pulpería y la cantina, todo lo cual funciona para rememorar el bucólico Escazú rural de antaño.

Panorámica del Monumento al Boyero y la Carreta Costarricenses en San Antonio de Escazú, Costa Rica.
Panorámica del Monumento al Boyero y la Carreta Costarricenses en San Antonio de Escazú, Costa Rica.

Infraestructura[editar]

Ambiente[editar]

El cantón de Escazú está situado en las laderas montañosas del límite sur-este del Valle Central, donde se encuentran elevaciones importantes como los Cerros de Escazú. Estos cerros pertenecen a un área protegida que abarca territorios de los cantones de Santa Ana, Mora, Acosta, Aserrí, Alajuelita y Escazú. La protección de estos cerros se fundamentó en su potencial hídrico, que para el cantón de Escazú significa el abastecimiento de aproximadamente un 30% de su población.

La Municipalidad de Escazú cuenta con un importante programa de reciclaje y selección de desechos, recolección de basura de jardín y recolección de desechos no tradicionales.

Desarrollo urbanístico[editar]

Escazú de noche.

La mayor concentración de zonas residenciales del cantón se ubica en el distrito de San Rafael, donde se encuentran viviendas que responden a situaciones socio-económicas muy opuestas; por ejemplo, en la zona del Bajo de Los Anonos habita una gran cantidad de población que vive en condiciones de hacinamiento y precariedad y, por otra parte, existen zonas residenciales de muy alta plusvalía, como el residencial Trejos Montealegre y sus alrededores.

Desde el punto de vista de desarrollo urbanístico, urbanizaciones como Trejos Montealegre, Anonos y Palermo (norte de San Rafael) se encuentran en zonas de poca pendiente, por lo que estas urbanizaciones se caracterizan por presentar desarrollos habitacionales concentrados, sin aglomeración de viviendas entre sí, con una infraestructura de excelente calidad y lotes entre 1500 a 2000 m2. La parte norte del distrito de San Rafael es generalmente la que tiene los lotes de mayor tamaño (entre 1500 y 5000 m2), y por ende, más caros. Presenta un alto desarrollo comercial y de servicios (el mayor del cantón), con excelente infraestructura. Corresponde este territorio a lugares como Quesada, Betina, La Primavera, Ayala, Maynard, la zona del Country Club, Carazo, Los Laureles Sur y la calle frente a la Embajada de los Estados Unidos de América. La población suele ser de clase media alta y alta.

Moderna autopista en San Rafael de Escazú

En el oeste del distrito de San Rafael, hay centros residenciales que se encuentra en zonas de pendientes que limitan las construcciones, con problemas de erosión que provocan que las viviendas ocupen lotes grandes (unos 1500 m2). Se han desarrollado complejos habitacionales que comercializan la vista panorámica o paisajista que tiene la zona: Las Vistas, Rosa Linda, Condominios Rosa Blanca, Villas del Lago y Altos de Escazú. En el noreste de San Rafael, lugares como Tena, Palma de Mallorca, Vista Alegre y Bello Horizonte Norte presentan pendientes de leves a moderadas, con suelos muy superficiales y frágiles especialmente en las capas superiores. La distribución habitacional es medianamente dispersa como producto del tamaño de los lotes, los cuales son en gran parte mayores a los 1500 m2. En cuanto a la infraestructura existente se puede señalar que cuenta con todos los servicios básicos (electricidad, agua potable, teléfono y otros), únicamente no existe alcantarillado sanitario y pluvial. En todos estos lugares, la población que habita generalmente pertenece a una clase media y alta.

Una casa rural en San Antonio, con los Cerros de Escazú de fondo.

En Guachipelín, hay urbanizaciones de construcción relativamente reciente como Real de Pereira Norte y Sur, Alturas del Cielo y Loma Real, con lotes que no superan los 800 m2, con aglomeración relativa de la población, en especial hacia el este, donde el territorio es más plano. La población suele ser de clase media en el este y de clase alta en el oeste, donde el terreno es más alto y los lotes son más grandes. En Guachipelín Sur, Bajo Las Palomas, Matapalo, La Ceiba, Los Mangos, Herrera y Prados del Convento, ubicados al noreste del cantón, se da un proceso de fraccionamiento del terreno, por lo general plano o con pendientes poco pronunciadas, y en la actualidad se presenta un fenómeno de desplazamiento de los vecinos originales de la zona (en general, de clase baja), con un aumento de la presencia de familias de clase media alta, fenómeno que se ve impulsado por la aparición de grandes centros comerciales (como Multiplaza), complejos hoteleros y de oficina.

La zona central del cantón corresponde a los distritos de Escazú centro y parte de San Antonio, donde los barrios son en su mayoría de tipo popular espontáneo, con concentraciones de población hacia los centros de los distritos y a lo largo de las vías. El patrón de ocupación es de asentamiento y agregación espontáneo (sin grandes residenciales privados o condominios), y en algunas ocasiones se pueden encontrar propiedades donde aún se realizan actividades agropecuarias. Predominan los barrios con estructura familiar (familias que han heredado terrenos de padres y abuelos escazuceños de origen, hijos que viven cerca de padres, hermanos o parientes). Las familias son en su mayoría de clase media. Los lotes oscilan entre los 250 y 1000 m2, por lo que es la zona de mayor ocupación poblacional de todo el cantón. En general la infraestructura es buena pero no de lujo.

El sur del cantón, que corresponde al distrito de San Antonio, es la zona con las condiciones físico geográficas más difíciles para construir, por lo que la ocupación es muy dispersa. Se encuentra en esta zona la pequeña población de Bebedero. Esta zona posee grandes terrenos de uso agrícola y para pastoreo. Las vías de comunicación son de grava y tierra, en general en mal estado y con poco mantenimiento. Es de resaltar que mucha de la extensión de estos terrenos corresponde a la reserva forestal de los cerros de Escazú, lo que limita mucho la construcción.

Salud[editar]

Sede del hospital CIMA-San José en Escazú.

En el cantón funcionan 5 equipos básicos de atención integral en salud de la Caja Costarricense del Seguro Social, ubicados en Escazú Centro, Barrio Corazón de Jesús, San Antonio, Guachipelín y San Rafael, administrados actualmente por la cooperativa privada COOPESANA merced a un convenio con la Caja, dentro del Área de Salud de Escazú. Estos Ebais atienden a 64 000 asegurados.

El segundo nivel de atención en salud pública corresponde a la Clínica Dr.Ricardo Moreno Cañas, ubicada en Barrio Cuba (San José), a 20 minutos de Escazú por carretera, aunque siempre ha existido un proyecto de construir una clínica pública exclusiva para el cantón. El tercer nivel de atención en salud corresponde al Hospital San Juan de Dios ubicado en San José. Además, en el cantón se encuentran varias clínicas y consultorios privados y el Hospital CIMA-San José, también privado y uno de los mejor equipados del país.

El cantón cuenta con una sede de la Cruz Roja, ubicada también en Escazú Centro.

Personajes[editar]

Históricos[editar]

Busto de Benjamín Herrera Angulo, Escuela República de Venezuela.
Tumba propiedad de la familia Bustamante en Escazú. Se aprecia una réplica de La Piedad, elaborada por el escultor y patriarca de la familia, Santiago Bustamante Guerrero.
  • Mercedes Guillén López (1825-1875): imaginero escazuceño, fue primero teniente y luego comandante del ejército nacional durante la Campaña Nacional de 1856-1857. Estuvo al frente del batallón escazuceño que participó en dicha guerra. Algunos de sus trabajos aún se conservan en la parroquia de San Miguel.
  • Benjamín Herrera Angulo (1879-1950): Educador y director de la antigua Escuela de Escazú y de la escuela República de Venezuela, jefe político de Escazú, presidente de la Conferencia de San Vicente de Paúl, para el socorro de los necesitados. Director de la Filarmonía y maestro por muchos años en la capilla de la Parroquia de Escazú. Fundador de la Banda de Escazú y del Teatro de Escazú. Una de las dos escuelas del centro de Escazú lleva su nombre.
  • Nicolás Macís Quesada (1862-1961): Ocupó importantes cargos públicos y fue promotor de obras sociales, culturales y religiosas, además de dirigente del fútbol escazuceño. El estadio de Escazú lleva su nombre.
  • Álvar Macís Guerrero (1915-2006): Escritor, músico y poeta, hijo de Nicolás Macís Quesada, representante del folclore escazuceño. Declarado «Hijo Predilecto del Cantón de Escazú». También fue árbitro nacional e internacional de fútbol.
  • Manuel Zavaleta Volio (1881-1939): cura párroco de Escazú entre 1925 y 1939, recordado en el pueblo por su entrega a favor de los necesitados que incluso le llevó a morir en la pobreza.
  • Pedro Madrigal Monge (1885-1961): político escazuceño. Fue presidente municipal, de la Junta Progresista y de la Junta de Educación del cantón.
  • Napoleón Chinchilla Abarca (1870-1948): Educador, fungió como director de la Escuela de Escazú. Colaboró durante varios años con la Conferencia de San Vicente de Paúl, para la ayuda a los necesitados.
  • Santiago Bustamante Guerrero: artesano, escultor, pintor y maestro de obras escazuceño, constructor de la Iglesia de San Antonio. Fue el que introdujo la primera mascarada en el cantón. Sobre la tumba de su familia hay una réplica de «La Piedad» de Miguel Ángel, esculpida por él mismo.
  • Pedro Arias Zúñiga (1901-1980): artesano, continuó la tradición de las mascaradas de Escazú iniciada por don Santiago Bustamante, además de ser el creador del portal en movimiento de la Iglesia de San Antonio y de la decoración interior de la iglesia.[11]
  • Amancio Corrales Mora (1928-1999): maestro de obras cartaginés, por muchos años gran cantidad de las obras de infraestructura del cantón estuvieron a su cargo. Remodeló en una ocasión la Iglesia de San Miguel, así como la fachada del Colegio Nuestra Señora del Pilar. También construyó las iglesias de Tierra Blanca de Cartago, la de Puriscal, la de Ciudad Colón y en dos ocasiones hizo restauraciones en la Basílica de los Ángeles en Cartago.
  • Santiago Fernández Meléndez (1914-2000): político escazuceño, quien entre otros logros fue el responsable del asfaltado de las calles de tierra de Escazú en los años 70, el alumbrado público, la construcción de puentes, así como la compra de los terrenos para la construcción del Liceo de Escazú. Durante su gobierno el cantón experimentó un gran progreso.
  • Franklin Javier León Blanco (1966-2003): líder juvenil, político y diputado ante la Asamblea Legislativa de Costa Rica entre 1994 y 1998. El gimnasio y la piscina del Liceo de Escazú, construidos gracias a gestiones suyas, llevan su nombre.
  • Walter Howell Castro: cura párroco de Escazú durante 18 años (1983-2001), impulsó importantes obras sociales en beneficio de los más necesitados, a pesar de no ser escazuceño de origen.

Pintorescos[editar]

  • Liborio Constantino de Jesús Fernández Delgado (conocido como Tuto Yoyo): campesino escazuceño nacido en 1888 y muerto en 1998 a los 99 años de edad, conocido en el cantón porque decía, según él, haber capturado a la horripilante bruja Tulevieja, amarrándola con un trozo de bejuco llamado "de Yazú" y paseándola luego por las calles del Escazú de antaño. Fue uno de los personajes más longevos en la historia del cantón.
  • Edgar Jiménez (conocido como Tula): campesino descalzo y cantante de música típica, se caracterizaba por su vocabulario rico en palabras y expresiones propias del campesino costarricense.

Deporte[editar]

Escazú, junto a los cantones de Mora, Santa Ana y Puriscal, fue la sede de los Juegos Deportivos Nacionales de Costa Rica en enero de 2011.

Fútbol[editar]

Club Sport Fénix (1920). El caballero de sombrero es don Nicolás Macís Quesada.

Históricamente, el fútbol escazuceño ha deparado buenos jugadores al fútbol nacional de Costa Rica, entre los que destacan:

  • Juan Morales Madrigal: Acumuló 50 goles y 250 asistencias en su trayectoria como centrocampista en el balompié profesional. Se inició con los equipos escazuceños Diafan, Dimas, Atlético y Estudiantes. Fue jugador de primera división de 1982 a 1993 con Barrio México, Herediano, Saprissa y Carmelita. Fue seleccionado nacional en dos ocasiones: juvenil (1979-80) y mayor (1992-93). Fue nombrado el mejor jugador del año en 1991, 1992 y 1993.
  • Oscar Solís Brown: Delantero que se destacó a inicios de los años 80 con los equipos escazuceños Los Ángeles, Dimas, Deportivo Ubaldo Chaves y la Selección de Escazú. Años después siguió en la segunda división con Liberia, Pérez Zeledón y Curridabat. Su paso por la primera división fue entre los años 1986 a 1992 con los equipos Asociación Deportiva Generaleña, Municipal de Pérez Zeledón, Curridabat y Uruguay de Coronado. Anotó un total de seis goles en el fútbol profesional.
  • Orlando Sibaja Valverde: Defensor central con una múltiple y destacada participación en la primera división, de 1989 a 1999, con los equipos de Herediano, Limón, Municipal Puntarenas, Cartaginés y Goicoechea. Fue mundialista juvenil en Arabia Saudita en 1989, seleccionado Sub 21 en 1991, Sub 23 en 1992 y mayor en 1993. Se coronó campeón con Herediano en 1993 y con el Jalapa de Guatemala en 2000. Marcó 10 goles. Se inició como delantero con los mosquitos de Barrio México, en 1977.
  • Pablo Chinchilla Vega: Defensor, se formó con la ligas menores de Escazú y del Saprissa de 1986 a 1995. En 1997 debutó en la primera división con L.D.Alajuelense, donde estuvo por seis años y campeonizó cinco veces. Ha sido seleccionado nacional en cuatro oportunidades: infantil (1995), juvenil (1997), Corea-Japón 2002 y Alemania 2006. Internacionalmente ha jugado con Los Angeles Galaxy en 2005, donde fue campeón, y desde 2006 con el SC Rheindorf Altach de Austria en primera división, tras un paso por el LASK Linz.
El jugador escazuceño Pablo Chinchilla cuando militaba en el LASK Linz.

Entre los equipos de fútbol históricos de cantón en la tercera división, se cuentan (entre paréntesis el año más destacado del equipo): Club Sport Fénix (años 20), Club Sport Acción Católica (1950), Danubio F.C (1960 y 1971), Selección de Escazú (1971), Atlético Escazú (1972 y 1978), Deportivo Monestel (1991) y Brujas Fútbol Club (2004-2011), este último logró el título nacional de primera división en el torneo de invierno del año 2009, cuando tenía su sede en Desamparados.

En la actualidad, el cantón de Escazú posee un equipo en la Liga de Ascenso[12] (segunda división) del fútbol de Costa Rica: la Asociación Deportiva Juventud Escazuceña, fundada en el año 2000, que nació luego de la adquisición de la franquicia de la Asociación Deportiva Zona Norte (San Carlos). El equipo cuenta con una planilla con un 80% de jugadores del cantón. También posee un equipo femenino de primera división, la Asociación Deportiva DIMAS Escazú, que también posee una filial en la segunda división.

Baloncesto[editar]

El equipo de baloncesto de Escazú es uno de los principales equipos que participa en la Liga de Baloncesto Superior de Costa Rica. Este equipo se encuentra administrado por la Asociación Escazuceña de Baloncesto (ESCOBA). Logró ser campeón del baloncesto nacional en 2001, siendo entrenador Rodolfo Fonseca, y subcampeón nacional en el torneo de clausura del 2011. Su actual técnico es Jorge Argüello.

Tenis[editar]

El reconocido evento la Copa del Café, importante torneo internacional de tenis juvenil, se celebra todos los años en el mes de enero en el Costa Rica Country Club, ubicado en el distrito de San Rafael, en el cantón de Escazú.

Boxeo[editar]

El boxeador escazuceño Bryan El Tiquito Vásquez ganó el título Latino Súper Pluma de la Asociación Mundial de Boxeo por decisión unánime en 11 rounds el 30 de julio 2011 durante la velada boxistica del KO a las drogas, realizada en el Gimnasio Nacional de Costa Rica.

Montañismo[editar]

El escazuceño Warner Rojas Chinchilla fue el primer costarricense en escalar el monte Everest el 25 de Mayo del 2012.

Atletismo[editar]

Desde el 2009, se celebra en el cantón la Clásica Las Brujas, prueba de atletismo de fondo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. http://www.escazu.go.cr/sitio_escazu/index.php/acerca-de/alcalde Municipalidad de Escazú, Despacho del Alcalde
  2. El País - Lista de alcaldes electos 2010 - 2016 en los comicios municipales
  3. «Regiones y subregiones climáticas de Costa Rica» (PDF). Instituto Meteorológico Nacional.
  4. «Resultados generales Censo Nacional de Población y Vivienda 2011» (PDF). Instituto Nacional de Estadística y Censos.
  5. Barrantes C, Alberto (22 de septiembre de 2013). «Escazú es el líder en salud, educación y acceso a Internet». Periódico La Nación. Consultado el 22 de septiembre de 2013. 
  6. http://www.escazu.go.cr/index.php?option=com_content&view=article&id=393&Itemid=268
  7. Reseña del Escudo de Escazú. Página de la Municipalidad de Escazú.
  8. Nuestras mascaradas. Periódico Al día.
  9. El legado de Pedro Arias. Periódico La Prensa Libre.
  10. Roldán, Marco Antonio. Bicentenariamente bella: Nueva fachada de la iglesia. El Informador de Escazú. 15 de marzo de 1999.
  11. Salguero, Miguel. Caminos y veredas de Costa Rica: Pueblos y geografías. EUNED, 2007. p.135.
  12. Página de la Liga de Ascenso de Costa Rica donde se detalla la incorporación de A.D. Escazuceña