Escarapela de Chile

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Actual escarapela de Chile.

La escarapela de Chile, o cucarda, es la insignia mediante la cual las fuerzas militares del país se han identificado por siglos. La escarapela actual, originalmente de tela, posee una estrella de plata sobre un centro azul turquí, rodeado por una faja blanca y una exterior roja. Formó parte de los emblemas nacionales de Chile hasta 1980.[1]

Historia[editar]

Escarapela encarnada del Imperio español.

Entre 1601 y 1810, en el periodo colonial de Chile, el ejército y sus oficiales llevaban en sus sombreros la escarapela encarnada (roja) de España.

En 1812, durante la llamada Patria Vieja, el uso de la escarapela española es interrumpido cuando la Junta patriota de José Miguel Carrera ordena que tanto los funcionarios públicos como las fuerzas armadas del país se identificaran desde ese entonces con la escarapela tricolor.[2] Este símbolo estaba basado en la Primera Bandera de Chile y sus colores eran el blanco, el azul y el amarillo,[3] los que simbolizaban, para fray Camilo Henríquez, los poderes del Estado: la majestad popular, la ley y la fuerza.[4] Con esta escarapela, el Ejército Restaurador de los patriotas luchó contra los realistas al estallar la Guerra de independencia de Chile en 1813.

Luego del Tratado de Lircay en 1814 (tregua entre patriotas y realistas), los símbolos independentistas del gobierno de Carrera (bandera, escarapela y escudo nacional) fueron declarados ilegales y reemplazados por los españoles. Sin embargo, las enseñas de la Patria Vieja volverían a ser adoptadas con el regreso de Carrera al gobierno, empero serían permanentemente abandonadas luego de la victoria realista en Rancagua, la desintegración del Ejército Restaurador en Mendoza y la separación del general Carrera de los mandos militar y político de Chile. A su vez, en Chile se inició el periodo conocido como Reconquista, donde se restablecieron la escarapela y otros símbolos del Imperio español.

Retrato de Bernardo O'Higgins con escarapela en su bicornio (sombrero).

Luego de la victoria del Ejército Libertador en la batalla de Chacabuco en febrero de 1817, y de la liberación de las provincias de Coquimbo y Santiago, donde se reinstauró el gobierno patriota, se creó una nueva escarapela. Ésta estaba basada en la llamada bandera de la Transición, de la cual surgiría la bandera actual de Chile, y sus colores (desde el exterior al interior) eran el rojo, el blanco y el azul. De acuerdo a algunas versiones, el cambio del color amarillo por el rojo simbolizaba la sangre derramada en el desastre de Rancagua, mientras que otros sostienen que los colores se remontan a los versos de Alonso de Ercilla y su descripción de las insignias con que los mapuches lucharon contra los conquistadores españoles.

La escarapela rojo-blanco-azul fue la insignia de soldados y oficiales del Ejército de Chile durante el resto de la Guerra de Independencia (Guerra a Muerte, Toma de Valdivia y Toma de Chiloé), la Expedición Libertadora del Perú, la Guerra Civil de 1829-1830 y la Guerra contra la Confederación Perú-Boliviana. Durante la segunda mitad del siglo XIX, el estilo francés que el Ejército de Chile seguía elimina las escarapelas con un nuevo modelo de gorra más simple para los soldados; sin embargo, para los trajes de gala en las paradas militares todavía se incluiría la escarapela.

Luego de la prusianización del Ejército chileno, a fines del siglo XIX y principios del XX, se readoptó la escarapela en la forma de una pequeña insignia metálica en las gorras de los uniformados de las fuerzas armadas, Carabineros y Gendarmería. Además, durante principios del siglo XX, se añadió una estrella en el centro azul de la cucarda para un mayor correlación con la bandera.

Los presidentes Pedro Aguirre Cerda, Gabriel González Videla y Carlos Ibáñez del Campo, este último durante su segundo mandato, portaron en la parte inferior de sus bandas presidenciales grandes escarapelas con estrella.

El decreto 1534 del 12 de diciembre de 1967 del Ministerio del Interior,[5] durante el gobierno del presidente Eduardo Frei Montalva, determinó los emblemas nacionales del país y reglamentó su uso, refundiendo y sistematizando diversas normas legales y reglamentarias sobre la materia. Su artículo 1.° establecía que los emblemas nacionales eran «el Escudo de Armas de la República, la Bandera Nacional, la Escarapela de Chile y el Estandarte Presidencial o Bandera Nacional Presidencial».[5] Posteriormente, la escarapela perdió esta condición con la redacción de la Constitución Política de la República de Chile de 1980, y sus consecuentes modificaciones, donde en su artículo 2.° se establece que «son emblemas nacionales la bandera nacional, el escudo de armas de la República y el himno nacional».[1]

Durante el Régimen Militar del general Augusto Pinochet (1973-1990), se conformó un partido político de derecha nacionalista llamado Avanzada Nacional, el cual utilizó como emblema la escarapela nacional con las letras «AN» en el centro de la estrella.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Ministerio del Interior de Chile (24 de octubre de 1980), Decreto 1150: «Texto de la Constitución Política de la República de Chile», http://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=17039&idVersion=1980-10-24, consultado el 15 de abril de 2011 .
  2. Portales, José Santiago, Pedro José Prado, José Miguel Carrera y Agustín de Vial (secretario) (23 de julio de 1812). «Artículo de Oficio: el gobierno impone el uso de la escarapela tricolor». Aurora de Chile (Santiago: auroradechile.cl). http://www.auroradechile.cl/newtenberg/681/article-3273.html. Consultado el 13 de marzo de 2010. 
  3. Valencia Avaria, Luis (Segundo semestre de 1960). «Las banderas de Chile». Boletín de la Academia Chilena de la Historia (Santiago de Chile) (63):  pp. 45-57. «Hemos citado antes el decreto de 1° de julio [...] que da para la escarapela el orden blanco, azul y amarillo. Camilo Henríquez, explicando el símbolo de estos colores, dijo en uno de sus poemas: "Los tres colores son los tres Poderes: Majestad popular, la ley, la fuerza". Evidentemente, otorga el primer lugar al color blanco, predominante en la liturgia y tradicionalmente atribuido por los pueblos latinos a la autoridad real. Era el color de los Borbones y, por su parte, los reyes de Castilla y Aragón sólo podían ser coronados si se presentaban a la ceremonia montando un caballo blanco. En segundo lugar, Henríquez simboliza la ley por el color azul, que en heráldica representa la justicia. Debe advertirse, todavía, que en la época este color cobraba una significación particular a los cuantos que luchaban por ideas republicanas de gobierno contra el absolutismo monárquico, pues fue el que adoptaron las tropas revolucionarias francesas en la Vendé y que les valió el sobrenombre de azules. Las reglas de la heráldica, finalmente, renocen el amarillo como signo de poder, concepto que envuelve la idea de fuerza». 
  4. Henríquez, Camilo (17 de junio de 1813). «Versos de Camilo Henríquez celebrando haberse enarbolado en la Plaza Mayor de Santiago el estandarte nacional». El Monitor Araucano (historia.uchile.cl). http://www.historia.uchile.cl/CDA/fh_article/0,1389,SCID%253D1863%2526ISID%253D144%2526JNID%253D9,00.html. Consultado el 13 de marzo de 2010. 
  5. a b Ministerio del Interior de Chile (12 de diciembre de 1967), Decreto 1534 de 1967: «Determina los emblemas nacionales y reglamenta su uso», http://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=18035&idVersion=1967-12-12, consultado el 10 de marzo de 2011 .

Enlaces externos[editar]