Escalera Santa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Centro histórico de Roma, los bienes de la Santa Sede beneficiarios del derecho de extraterritorialidad situados en la ciudad y San Pablo Extramuros
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad.
Scalasanta Roma.JPG
Penitentes subiendo por la Escalera Santa, que accede a el Sancta Santorum.
Escalera Santa
Escalera Santa

Coordenadas 41°53′9.40″N 12°30′24.10″E / 41.8859444, 12.5066944
País Flag of Italy.svg Italia
Flag of the Vatican City.svg Ciudad del Vaticano
Tipo Cultural
Criterios i, ii, iii, iv, vi
N.° identificación 91
Región Europa y
América del Norte
Año de inscripción 1980 (IV sesión)
Año de extensión 1990
[editar datos en Wikidata ]

La Escalera Santa (Scala Santa, en Italiano), es una escalera de mármol ubicada en frente de la Basílica de San Juan de Letrán en Roma, compuesta por 28 peldaños.

En 1980 fue incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad en Europa por la Unesco, con el número de identificación 91-003.[1]

Historia[editar]

Esta escalera fue mandada traer por Santa Helena, madre de Constantino I, en el año 326, del palacio de Poncio Pilato en Jerusalén, ya que ésta es por la que Jesús de Nazaret subió el Viernes Santo al palacio para ser juzgado. Este aspecto hizo considerarla como un icono de veneración, conocido por algunos como el lugar más santo de Roma y del mundo. El actual edificio donde se encuentra la Escalera Santa, fue mandado construir por Sixto V entre los años 1586-1589 como acceso al Sancta Sanctorum, que contiene la imagen de Santissimi Salvatore Acheiropoieton que quiere decir no pintado por mano humana, el cual en ciertas ocasiones solía ser sacado en procesión. Se le añadió al edificio otras cuatro escalinatas facilitando así la afluencia de fieles. Flanqueando la base de las escalinatas se encuentran dos esculturas alegóricas de la Pasión, que representan el beso de Judas Iscariote y a Pilatos entregando a Jesús.

En 1853 la Escalera Santa y el convento adyacente fueron confiados por el Papa Pío IX a los Padres Pasionistas.

Desde 1723 está forrada de madera de nogal, para protegerla del desgaste producido por la continua subida de peregrinos que devotamente suben de rodillas como ejercicio penitencial en un momento de recogimiento y oración. En este recubrimiento se pueden ver espacios protegidos por cristal en lo que al parecer eran restos de sangre de Jesucristo.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]