Escala de Hunt y Hess

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La escala de Hunt y Hess es una manera de clasificar la severidad de una hemorragia subaracnoidea no traumática,[1] puesto que cuando la condición clínica del paciente se evalúa basado con los criterios de Hunt y Hess para el momento de la cirugía se demuestra una correlación específica con el resultado del tratamiento quirúrgico.[2] El epónimo viene de los neurocirujanos William Edward Hunt (1921-1999) y Robert M. Hess.

Criterios de Hunt y Hess[3]
Características Estadiaje
Asintomático y consciente, dolor de cabeza leve y rigidez de nuca leve Grado 1
Dolor de cabeza y rigidez de nuca moderada sin déficit neurológico más allá de paresia de los nervios craneales Grado 2
Somnolencia, confusión mental y leve déficit neurológico focal Grado 3
Estupor y hemiparesia moderada o severa Grado 4
Coma y postura descerebrada Etapa 5
A menudo se asocia el Grado Ia, definido con un paciente consciente, sin signos meníngeo pero con déficit neurológico focal.

La escala de Hunt y Hess tienen también una muy cercana correlación con la escala de coma de Glasgow. Por su parte, la escala de Fisher se usa para estimar el riesgo de vasoespasmo.

Criterios[editar]

La morbilidad y mortalidad de la hemorragia subaracnoidea causada por un aneurisma cerebral están muy relacionadas con el nivel de consciencia y la focalidad neurológica respectivamente.[4] Los criterios de la escala de Hunt y Hess correlacionan con un índice de mortalidad asociada a los diferentes grados, numerados del 1 al 5.

La expectativa de mortalidad es mínima con el grado I y máxima en el grado V. El tratamiento quirúrgico de una aneurisma de la circulación cerebral es indicada en pacientes con buena situación clínica, es decir, con un grado I-III de la escala de Hunt y Hess. La experiencia ha demostrado que la resolución del aneurisma dentro de las primeras 72 horas en pacientes con buen estadiaje de Hunt y Hess disminuye la mortalidad por resangrado y se puede tratar más efectivamente el vasoespasmo luego de excluir la aneurisma.[5]

A pesar que no se le niega tratamiento agresivo,[6] en los casos de mal estado general, es decir, los grados IV-V de la escala de Hunt y Hess, se suele indicar diferir la cirugía al menos dos semanas cuando el paciente logra mejoría de sus síntomas.[7]

Referencias[editar]

  1. Hunt WE, Hess RM. “Surgical risk as related to time of intervention in the repair of intracranial aneurysms.” Journal of Neurosurgery 1968 Jan;28(1):14-20.
  2. BONILHA, Leonardo et al. Risk factors and outcome in 100 patients with aneurysmal subarachnoid hemorrhage. Arq. Neuro-Psiquiatr. [online]. 2001, vol.59, n.3B [cited 2009-06-30], pp. 676-680 . Available from: [1]. ISSN 0004-282X. doi: 10.1590/S0004-282X2001000500004.
  3. Hunt WE, Meagher JN, Hess RM. “Intracranial aneurysm. A nine-year study.” Ohio State Medical Journal 1966 Nov;62(11):1168-71.
  4. Torres Morera, Luis Miguel; Bent L. Dahl basura (2003) (en español). Tratado de anestesia y reanimación. Arán Ediciones. pp. 2545. ISBN 848672581X. http://books.google.co.ve/books?id=W3eIk22N_soC&source=gbs_navlinks_s. 
  5. Uribe Uribe, Carlos Santiago; Abraham Arana Chacón y Pablo Lorenzana Pombo (2002) (en español). Neurología. Corporación para Investigaciones Biológicas. pp. 584. ISBN 9589400590. http://books.google.es/books?id=kiubi2CdTyYC&source=gbs_navlinks_s. 
  6. Cold, G E; Bent L. Dahl (2003) (en español). Neuroanestesia y cuidados neurointensivos. Elsevier, España. pp. 328. ISBN 8445812432. http://books.google.co.ve/books?id=ouAv0IaWOfMC&source=gbs_navlinks_s. 
  7. Rey Pérez, Antoni (2005) (en español). Emergencias neurológicas. Elsevier, España. pp. 130. ISBN 844581494X. http://books.google.co.ve/books?id=dx-Yglg2Nt0C&source=gbs_navlinks_s.