Escándalo Escorpión

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El escándalo Scorpion (1809) fue un caso de contrabando, escándalo criminal y político que causó la caída del Gobernador Real español de Chile, y apresuró el movimiento de Independencia chilena.

Antecedentes[editar]

Durante todo el período colonial, España mantuvo un monopolio muy estricto en el comercio internacional con su Imperio americano. En 1808, el barco ballenero británico Scorpion, bajo la orden del capitán Tristan Bunker, llegó a la costa chilena con la supuesta intención de cazar ballenas. Pero el verdadero objetivo del viaje era pasar de contrabando en la colonia una remesa muy valiosa de la tela británica que el barco llevaba en su casco. Para este objetivo, el capitán Bunker se puso en contacto con Henry Faulkner, un médico americano que entonces vivía en la ciudad de Quillota.

El Scorpion era sólo uno de muchos barcos que cambian telas inglesas de contrabando en la costa del Pacífico. En 1807 el Gobierno británico, en la incitación del experto en estrategia parlamentaria William Jacob, había modificado el monopolio de la South Sea Company, de modo que se permitiera que buques entraran en el Océano Pacífico vía Cabo de Hornos. Este incentivo había sido creado como parte del objetivo británico de desafiar el dominio de España de América Central y del Sur. La aventura militar corta pero fallida en el Río de la Plata en 1806-7 había animado este acercamiento.

El capitán Bunker, mandando un barco de vela mercante británico, era un norteamericano, nacido y criado en la Isla Nantucket, Massachusetts. Muchas familias de balleneros de Nantucket se habían trasladado a Gran Bretaña en los años 1790 en la incitación del gobierno inglés y Guillermo Rotch para establecer una industria de aceite de ballena. La caza de ballenas del Océano Pacífico era conocida entonces como la Pesquería del Sur.

Faulkner y Bunker alcanzaron un acuerdo, y el capitán debía entregar los bienes en la Hacienda Topocalma que fue poseída por un José Fuenzalida. El precio acordado era 80,000 pesos de la época, una pequeña fortuna. El profesor universitario Francisco Antonio de la Carrera, el Delegado Real de Colchagua, con jurisdicción sobre Topocalma, consiguió el viento del esquema y decidió intervenir.

Fuenzalida, De la Carrera y Faulkner confabularon juntos y decidieron secuestrar la carga. Para conseguir sus planes, necesitaron bastante fuerza para reprimir al capitán Bunker y a su tripulación. Para aquel objetivo, se pusieron en contacto con el gobernador real Francisco Antonio García Carrasco. El gobernador y su secretario, Juan Martínez de Rozas, acordó en proporcionar un escuadrón de Dragones (policía) a cambio del 85% de las ganancias, y por supuesto sin notificación a la Oficina de Aduana Real.

El 25 de septiembre de 1808, en la bahía Topocalma, tres conspiradores (el mayordomo del Marqués de Larraín, el representante de De la Carrera y el doctor Faulkner) alojaron al Scorpion para finalizar el trato. El pago debía ser hecho en lingotes de cobre. Mientras los representantes sostuvieron sus conversaciones con el capitán, el cobre fue cargado por Dragones disfrazados como porteros.

Después de que el cobre fue cargado, el capitán y ocho de sus marineros fueron invitados a un banquete en tierra, en las casas de hacienda. Durante la comida, después de una señal convenida, el capitán Bunker y sus marineros fueron asesinados a balazos. Entonces los Dragones se alojaron y procedieron a encargarse de la fragata y su carga.

Secuelas e importancia[editar]

Los hechos salieron a la luz muy rápidamente y causaron una reacción muy violenta. El pueblo trató de linchar a todos los participantes, que fueron salvados, siendo detenidos y puestos bajo guardia armada permanente. En Santiago toda la cólera fue dirigida hacia el Gobernador García Carrasco y su secretario Martínez de Rozas; ambos hombres en un tiempo muy corto acumularon un gran número de pleitos legales, mientras los disturbios públicos hicieron erupción. Martínez de Rozas tuvo que dimitir y esconderse en Concepción.

La investigación subsecuente destruyó la poca autoridad que el gobernador había dejado, y menos de un año más tarde requirió su rendición del puesto a Mateo de Toro y Zambrano, acción dio paso a la primera tentativa chilena en la autonomía. Los acontecimientos en los cuales el Scorpion participó tomaron muchas décadas para resolverse. La firma inglesa Hullett demandó con éxito al Reino de España por pérdidas financieras. El caso fue finalmente resuelto en el Consejo de Estado en los años 1830.

Enlaces externos[editar]