Escándalo Blomberg-Fritsch

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Generalfeldmarschall Werner von Blomberg (1937)

El caso Blomberg-Fritsch o la crisis Blomberg-Fritsch fueron dos escándalos relacionados a comienzos de 1938 que tuvieron como resultado la total subyugación del ejército alemán, Wehrmacht, al dictador Adolf Hitler. Como está documentado en el memorandum Hossbach, Hitler estaba descontento con estos dos oficiales de alto rango por considerarles demasiado vacilantes respecto a los preparativos de guerra que exigía.

El matrimonio de Blomberg[editar]

El caso empezó tras el matrimonio del ministro de la guerra Werner von Blomberg el 12 de enero de 1938, cuando un policía informó que la joven novia (Eva Gruhn) era una antigua prostituta. Esta violación de las normas de conducta para los oficiales impactó a Hitler, como el propio Blomberg apuntó, el jefe de la Luftwaffe Hermann Göring había sido el padrino de bodas y el propio Hitler actuó como testigo. Hitler ordenó a Blomberg que anulase el matrimonio para evitar el escándalo y preservar la integridad del ejército. Blomberg se negó a anularlo y cuando Göring amenazó con hacer público el pasado de su esposa, dimitió de todos sus cargos el 27 de enero de 1938.

Werner von Fritsch[editar]

Werner von Fritsch (1932).

Lo sucedido con el matrimonio de Blomberg le dio la idea a Hermann Göring y a Heinrich Himmler de organizar un escándalo similar para deshacerse del comandante en jefe Werner von Fritsch.[cita requerida] Göring no quería que Fritsch se convirtiera en el succesor de Blomberg y, por lo tanto, su superior. Además Himmler quería debilitar a la Wehrmacht y a sus líderes aristocráticos y fortalecer a las SS (Schutzstaffel), y en especial a las Waffen-SS que eran las competidoras del ejército regular alemán.

Unos pocos días después Fritsch fue acusado de ser homosexual por Himmler y las SS. Se reelaboró un informe policial que la Gestapo ya había enseñado a Hitler en 1935. Entonces Hitler lo había rechazado y había ordenado su destrucción.

Hay constancia de que entonces Fritsch fue animado por el general Ludwig Beck a dar un golpe de Estado militar pero este rehusó y dimitió el 4 de febrero de 1938,[1] siendo reemplazado por Walther von Brauchitsch, a quien el propio Fritsch recomendó para el puesto.

Reorganización[editar]

Hitler aprovechó la situación para transferir las tareas del ministro de la guerra a una nueva organización, el Alto Mando de la Wehrmacht u OKW, y a su nuevo jefe Wilhelm Keitel el 4 de febrero de 1938.[2] Esto debilitó al Alto Mando del Ejército tradicional, OKH, y lo dejó subordinado al OKW.

Hitler sacó ventaja de la situación al reemplazar a muchos generales y ministros por gente que le eran más leales, haciéndose “de facto” con el control total de la Wehrmacht de la que era anteriormente sólo comandante supremo formal por su cargo. Algunos miembros veteranos de la Wehrmacht protestaron por estos cambios, el más notable de estos fue el general Ludwig Beck.[3]

Consecuencias[editar]

Pronto se supo que los cargos contra Fritsch eran falsos, el informe se refería a alguien con un nombre similar Rittmeister von Fritsch. Himmler entonces presentó un testigo que apoyaba los cargos. La Wehrmacht exigió que un tribunal de honor de oficiales examinara el caso Blomberg-Fritsch para que se investigara. El procedimiento fue presidido por el mismo Hermann Göring.

El testigo aportado por Himmler mantuvo que reconocía a Von Fritsch como el oficial a quien había visto en un acto homosexual con un hombre conocido como "Joe el Bávaro".[4] El testigo, un hombre llamado Otto Schmidt, resultó ser un prostituto de Múnich con un largo historial delictivo que había sido sobornado para apoyar la acusación.[5] Su principal actividad delictiva había sido espiar y hacer chantaje a homosexuales. La oficialidad alemana quedó consternada por el maltrato hacia Fritsch, y en la siguiente reunión, Himmler, Göring e incluso Hitler debieron sentirse presionados por sus quejas,[3] pero la anexión de Austria pronto acalló los ecos de esta crisis.

Aunque atados por su juramento personal a Hitler (el Reichswehreid de 1934, irónicamente ordenado por Blomberg) muchos miembros de la Wehrmacht nunca disimularon sus sentimientos de rechazo por este acontecimiento.[3] El ejército regular se mantuvo más o menos fiel a Hitler, siendo una de las armas que llevarían al final a la destrucción de ambos.

Absolución[editar]

El testigo Otto Schmidt (homosexual informador de la Gestapo) contra Fritsch retiró después su acusación y fue ejecutado (en un campo de concentración).[5] Fritsch fue absuelto el 18 de marzo de 1938, pero el daño a su nombre ya estaba hecho. Nunca fue reincorporado a su puesto de comandante en jefe.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Gerd F. Heuer: Die deutschen Generalfeldmarschälle und Großadmirale 1933-1945. Rastatt: Moewig Verlag, 1988. ISBN 3-8118-1406-0.
  2. Keitel, de acuerdo a lo que dice en sus memorias, se reunió con Hitler el 26 de enero para discutir la sucesión de Blomberg. En este encuentro Hitler le mostró a Keitel la acusación contra Fritsch basada en el Artículo 175 y le explicó que, a pesar de sus esfuerzos para evitar el asunto, iba a salir adelante ahora. Detallado en In the Service of the Reich Irving P.51
  3. a b c Friedrich Hoßbach: Zwischen Wehrmacht und Hitler. WVA, Wolfenbüttel 1949 (2. durchges. Aufl. Vandenhoeck & Ruprecht, Göttingen (1965)
  4. Hans Gisevius To the Bitter End, p 229
  5. a b Bastian, Till (2000) (en alemán). Homosexuelle im Dritten Reich. Geschichte einer Verfolgung. Múnich: Beck. pp. 101. ISBN 3-406-45917-X. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]