Ernst-Günther Schenck

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ernst-Günther Schenck
Standartenführer
Lealtad Bandera de Alemania nazi Alemania nazi
Servicio/rama SS

Nacimiento 3 de octubre de 1904
Marburgo, Bandera de Imperio alemán Imperio alemán
Fallecimiento 21 de diciembre de 1998 (94 años)
Aquisgrán, Bandera de Alemania Alemania

Ernst-Günther Schenck (Marburgo, 3 de octubre de 1904Aquisgrán, 21 de diciembre de 1998) fue un médico alemán que cumplió numerosas funciones durante el Tercer Reich tanto en la Wehrmacht como en la SS, donde alcanzó el rango de Obersturmbannführer.[1]

En su trabajo como médico de un hospital en la antigua Cancillería durante los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, conoció a Adolf Hitler, quien le consultó sobre su intención de suicidarse. Debido a este encuentro, sus memorias son valiosísimas como documento histórico.[2] Sus memorias sobre este período influyeron en los relatos de Joachim Fest y de James P. O'Donnell sobre los últimos días de Hitler.

Schenck fue conocido por un público más amplio gracias a la película Der Untergang, en la que aparece como una contraparte racional hasta el final de la guerra frente al fanatismo de los nazis. Esta representación positiva muestra solo un aspecto de la biografía de Schenck, quien como médico de la SS llevó a cabo experimentos con seres humanos en el campo de concentración de Mauthausen-Gusen, en los cuales los reclusos murieron a causa de edemas.[3] [4]

Segunda Guerra Mundial[editar]

Schenck nació en Marburgo. Se licenció como doctor y se enroló en las SS. Durante la guerra, Schenck participó activamente en la creación de una gran plantación de hierbas en el campo de concentración de Dachau, la cual se componía de más de 200.000 plantas medicinales, a partir de las cuales se fabricaban, entre otras cosas, suplementos vitamínicos para las Waffen SS. En 1940, Schenck fue nombrado inspector de nutrición para la SS. En 1943, Schenck desarrolló una salchicha de proteínas que fue enviada a las tropas en el frente de batalla. Antes de su aprobación, fue probada en 370 prisioneros, algunos de los cuales murieron. Además, estuvo relacionado con los intentos de desarrollar métodos holísticos para prevenir el cáncer por parte de Erwin Liek[5]

Según el Oberscharführer Hans Bottger (de la 1.ª División SS Leibstandarte SS Adolf Hitler), Schenck dejó su puesto gubernamental para marcharse al Frente Oriental en su "aprendizaje para la Cruz de Hierro"; sin embargo, en lugar de manipular la situación para obtener la medalla como muchos otros, Schenck quedó al mando de una batería de ametralladoras después de que el comandante fuera asesinado. Schenck actuó "bien" en combate y obtuvo la Cruz de Hierro de segunda clase.[6]

Hacia el final de la guerra, Schenck se ofreció para trabajar en una estación de emergencia localizada en la Cancillería del Reich en abril de 1945, cerca del Führerbunker. Aunque no estaba licenciado como cirujano y carecía de experiencia, además de no contar con el material y la instrumentación necesaria para operar en caídos en batalla, realizó alrededor de cien operaciones quirúrgicas de importancia. En el transcurso de estas intervenciones, Schenck fue ayudado por el Dr. Werner Haase, quien fungía como uno de los médicos personales de Hitler. Si bien Haase tenía mucha más experiencia en cirugía que Schenck, este padecía de tuberculosis y muchas veces tenía que acostarse mientras trataba, en vano, de darle consejos a Schenck. Debido a la combinación de terribles condiciones y de su propia inexperiencia, después de la guerra, Schenck le dijo a O'Donell que era incapaz de recordar a un solo soldado alemán que hubiera operado y sobrevivido (tenía registros de sus operaciones).

En este período, Schenck vio a Hitler en persona tan solo dos veces y por un tiempo breve: una vez, cuando Hitler quiso agradecerle sus servicios médicos de urgencia y otra durante la "recepción" que siguió al matrimonio de Hitler con Eva Braun.

Posguerra[editar]

En 1953 fue liberado por los rusos. Antes de escribir sus memorias, Schenck fue entrevistado por O'Donell para su libro The Bunker, que registra sus recuerdos de los últimos días de Hitler. En sus propias memorias, Schenck afirmó que su único interés era mejorar la nutrición y luchar contra el hambre. No obstante, un informe en 1963 condenó a Schenck por "usar a los humanos como objetos, como cobayas". En la República Federal de Alemania, no se le permitió a Schenck continuar con su carrera médica.[7]

Interpretaciones en los medios[editar]

Ernst-Günther Schenck fue interpretado por los siguientes actores en películas y televisión:

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Klee, Ernst (2005). Das Personenlexikon zum Dritten Reich. Wer war was vor und nach 1945. Fráncfort: Fischer Taschenbuch Verlag, pág. 530.
  2. Schenck, HG (1995). Sterben ohne Warde: das Ende von Benito Mussolini, Heinrich Himmler und Adolf Hitler, Ars Una.
  3. "die tageszeitung", 15.09.2004, "Der Arzt von Berlin", Artikel von Stefan Reinecke
  4. Quellensammlung anlässlich des Films "Der Untergang"
  5. Proctor, Robert N. The Nazi War on Cancer
  6. Fischer, Thomas (2008). Soldiers of the Leibstandarte, J.J. Fedorowicz Publishing, pág. 58.
  7. Cesarani, David. The massaging of history, The Guardian, 7 de abril de 2005

Enlaces externos[editar]