Ermita de Santa María (Quintanilla de las Viñas)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ermita de Santa María
Bien de Interés Cultural
Patrimonio Histórico de España
QuintanillaViñas-1.jpg
Declaración 25 de noviembre de 1929
Figura de protección Monumento
(R.I.) - 51 - 0000342
Coordenadas 42°7′33″N 3°28′49″O / 42.12583, -3.48028
Ubicación Quintanilla de las Viñas
Provincia de Burgos
Estilos predominantes Arquitectura visigoda

La ermita de Santa María de Quintanilla de las Viñas, en el antiguo alfoz de Lara, en la provincia de Burgos (España), constituye uno de los mejores ejemplos de la arquitectura visigoda. Hasta 1927 se usaba como corral para el ganado, pero fue declarada Monumento Nacional el 25 de noviembre de 1929 y restaurada.

Historia y descripción[editar]

Se supone, aunque sin unanimidad, que su construcción se llevó a cabo a finales del siglo VII o comienzos del VIII. Lo que hoy contemplamos no es sino una parte del templo primitivo integrada por la capilla mayor formando un ábside rectangular y el transepto. Faltaría, aunque se adivina su traza por lo ostensible de la cimentación, toda la nave central y las dos naves laterales de menor tamaño, así como sendas cámaras en ambos extremos de la nave de crucero. El conjunto respondería al esquema basilical, si bien con los añadidos de la nave transversal podría igualmente tenerse por una disposición en cruz latina.

Constructivamente, la fábrica está formada por grandes sillares, como es propio del estilo visigodo (more gothico), estilo al que también responde de forma prototípica el arco toral por el que se abre la capilla mayor al crucero. Es de herradura por su cara interior y de medio punto peraltado por la exterior o, dicho de otro modo, de herradura por el intradós y con caída vertical por el extradós en el peralte.

Hay evidencias, por los arranques que se conservan en sus esquinas, de que la capilla estuvo cubierta por una bóveda vaída adaptada a la planta cuadrada de este espacio. No está tan clara la forma en que se debieron cubrir originalmente las naves, el transepto y el crucero. Pudo ser mediante bóveda de cañón la nave central y el transepto, mientras que las naves laterales estarían cerradas por bóvedas de arista; pero también es aceptable que se techase todo con armaduras de madera como lo está ahora, aunque la actual cubierta es moderna.

El arco de triunfo bajo el que se accede a la capilla desde el crucero presenta sus dovelas decoradas con racimos, zarcillos y otros temas vegetales. Descarga sobre bloques de piedra de forma prismática que hacen las veces de capiteles. Ostentan sendos relieves con alegorías del sol y de la luna, ambas representadas por bustos humanos en el interior de un círculo sostenido por ángeles. Sobre la figura del sol aparece una inscripción que, con las inserciones aquí recogidas entre paréntesis, diría: «OC EXIGVVM EXIGVA OFF(ert) D(e) O FLAMMOLA VOTUM» y que podría traducirse por «La humilde Flammola ofrece este humilde obsequio». Por encima de la clave del arco hay un sillar saliente del muro que lleva labrada la figura de Cristo, mientras que existen otras dos piezas similares apeadas de su lugar de origen, actualmente depositadas en el interior de la iglesia.

Los lienzos exteriores de los muros abundan en elementos decorativos formando fajas horizontales de roleos, racimos, zarcillos, figuras de animales y motivos geométricos, todo ello inscrito normalmente en círculos tangentes. Este tipo de decoración es muy extraña y apenas existen ejemplos similares en templos cristianos.

Esta iglesia destaca por su heterodoxia ante otras iglesias de su época. Las representaciones masculino-femeninas y otros ornamentos y símbolos (el Sol y la Luna, racimos de uvas, animales diversos), la relacionan con cultos maniqueos o gnósticos -muy arraigados en Hispania-. Estas creencias orientales coexistían junto con el cristianismo trinitarista romano (lo que conocemos hoy en dia como catolicismo), judaísmo y post-arrianismo -cristianismo unitarista-, entre los visigodos, pese al edicto de Recaredo de conversion al catolicismo trinitarista romano. La supervivencia de esta ermita podría proporcionar una de las escasísimas pruebas de los conflictos religiosos y civiles que acontecieron en la Hispania goda en el periodo previo a los sucesos del 711, y que pudieron resultar decisivos en él ya que ese unitarismo cristiano era casi indistinguible del islam y los musulmanes consideraban como casi musulmanes a aquellos cristianos unitaristas.

Una expedición de Chassinat Klebat, en 1901, proporcionó unos frisos muy semejantes a estos en Egipto, en una iglesia derruida situada entre Tebas y Heracleópolis, del siglo V o el VI. [1]

Imágenes[editar]

Enlaces externos[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. L. H. Grondijs, Ignacio Olagüe en su libro "La Revolución Islámica en Occidente"