Época vikinga

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Era vikinga»)
Saltar a: navegación, búsqueda

La época vikinga es el nombre dado al periodo histórico en Escandinavia y su área de influencia en Europa, tras la edad de hierro germánica, entre los años 789 y 1100, durante el cual los vikingos -guerreros y comerciantes escandinavos- atacaron y exploraron la mayor parte de Europa, del sudoeste de Asia, de África norteña y de norteamérica nororiental.

Consideraciones históricas[editar]

En Inglaterra, la Edad Vikinga comienza el 8 de junio de 793, con el saqueo de la abadía de Lindisfarne, conocida en el continente. Los monjes fueron asesinados, arrojados al mar o llevados como esclavos como parte del botín. Tres barcos vikingos habían arribado a la Bahía de Portland tres años antes, pero lo más probable es que se tratase de una expedición comercial. Lindisfarne fue distinto. La devastación de Northumbria conmocionó y alertó a las cortes reales de Europa. Este suceso formó una imagen de los vikingos que se ha mantenido durante los siguientes doce siglos. No fue hasta la década de los noventa del siglo XIX que los historiadores de fuera de Escandinavia empezaron a reconsiderar su concepción de los vikingos, reconociendo sus habilidades en el arte, la tecnología y como marineros.

Hasta el reinado de la reina Victoria, los vikingos eran representados como gentes violentas y sedientas de sangre. Las crónicas de la Inglaterra medieval siempre los han retratado como "rapaces lobos entre ovejas". Durante el siglo XIX la percepción popular cambió. En 1920, un casco alado fue presentado como una figura del radiador de un modelo de coche de la marca Rover. Esto supuso la rehabilitación cultural de los Vikingos en Gran Bretaña.

Los primeros cambios de muchas imágenes antivikingas comenzaron en el siglo XVII. Ediciones de eruditos sobre la Era Vikinga llegaban a algunos lectores en Gran Bretaña. Los arqueólogos comenzaron a excavar en busca del pasado vikingo en Inglaterra. Los lingüistas investigaron para buscar expresiones y proverbios rurales de origen vikingo. Los diccionarios de lengua nórdica antigua, permitieron a los victorianos conocer las primeras sagas islandesas.

En Escandinavia Thomas Bartholin y Ole Worm, los eruditos daneses del siglo XVII, y Olof Rudbeck en Suecia fueron los primeros en establecer las normas para el uso de inscripciones rúnicas y sagas islandesas como fuentes. En la segunda mitad del siglo XVIII las sagas islandesas eran usadas todavía como una fuente histórica importante, pero la era vikinga era recordada como un periodo bárbaro e incivilizado en la historia de los países nórdicos. Hasta hace poco, la historia de la era vikinga estaba basada en gran parte en las sagas islandesas, la historia de los daneses (Chronica Danorum escrita por Saxo Grammaticus), la crónica de Néstor y crónica Cogad Gáedel re Gallaib (la guerra de los irlandeses contra los extranjeros). Todavía unos pocos estudiosos consideran fiables estas fuentes, aunque los historiadores de hoy en día confían más en la arqueología y la numismática, disciplinas que han hecho valiosas contribuciones para entender este periodo.

Fondo histórico[editar]

Los vikingos que viajaron al este y al oeste de Europa fueron esencialmente daneses, noruegos, y suecos. También se establecieron en Islandia, Groenlandia y (brevemente) América del Norte.

Se cree [¿quién?] que Dinamarca fue poblada por pueblos germánicos, procedentes de lo que hoy es Suecia, en los siglos V y VI. Su lengua llegó a ser la lengua materna de las actuales lenguas escandinavas. En el año 800, una fuerte autoridad central parece haber sido establecida en Jutlandia, y los daneses comenzaron a emigrar de su país para establecerse, comerciar o saquear.

Noruega había sido habitada durante siglos por pueblos germánicos procedentes de Dinamarca y Suecia, que formaron comunidades de agricultores y pescadores establecidas alrededor de la costa y lagos. Los territorios montañosos y los fiordos formaron fronteras naturales y las comunidades permanecieron independientes unas de otras, al contrario que en Dinamarca. Para el año 800 existían en Noruega treinta pequeños reinos sin importancia.

El mar era la vía de comunicación entre los reinos noruegos y el mundo exterior. Fue en el siglo VIII cuando se empezaron a construir barcos de guerra y se procedió a enviarlos en expediciones de saqueo, iniciando así la Era Vikinga, pero las gentes del norte eran colonizadores, comerciantes y exploradores además de saqueadores.

Antes del año 1000, sucesos concernientes a los suecos están ocultos. Se sabe que existían dos tribus en tiempos de los romanos: los sajones al norte y los godos al sur. es el principal nombre dado a los miembros de los pueblos nórdicos originarios de Escandinavia, famosos por sus incursiones y pillajes en Europa. Dependiendo del contexto y de la interpretación del autor, puede usarse el nombre para referirse a los incursores de esta procedencia o a sus países de origen. La metonimia ha llevado a que el nombre se siga usando aún hoy en día de forma coloquial para referirse erróneamente a los países escandinavos.

Visión histórica general[editar]

La mención más temprana de una incursión vikinga está fechada en el año 789 d.C. cuando, de acuerdo con la Crónica anglosajona, un grupo procedente de Noruega llegó a Portland, en Dorset. Allí, fueron tomados erróneamente por mercaderes por un funcionario real, al cual mataron cuando intentaba convencerles de que le acompañaran a la casa del rey para pagar unos impuestos sobre sus productos.

El inicio de la Edad Vikinga en las islas británicas se da en el año 793 con el saqueo del monasterio de Lindisfarne. En 794, de acuerdo con los Anales de Ulster, hubo un serio ataque a la abadía de Iona, al cual le siguieron en el año 795 incursiones en la costa norte de Irlanda. Desde sus bases fueron capaces de atacar Iona otra vez en el año 802.

El final de la Edad Vikinga es tradicionalmente señalado en Inglaterra por el intento de invasión frustrado de Harald Hardraade, quien fue derrotado por el rey sajón Harold II de Inglaterra en 1066 en la Batalla del puente Stamford; en Irlanda, la captura de Dublín por Ricardo de Clare y sus tropas hiberno-normandas en 1171; y en 1263 en Escocia por la derrota del rey Haakon IV de Noruega, en la Batalla de Largs, por las tropas del rey Alejandro III de Escocia. Harold el sajón fue posteriormente derrotado por otro descendiente vikingo Guillermo, duque de Normandía (Normandía había sido adquirida por los vikingos en el año 911). Escocia tomó su forma geográfica actual cuando recuperó territorio de los normandos entre los siglos XIII y XV.

La definición tradicional no es la más aceptada entre la mayoría de los historiadores escandinavos y arqueólogos. En cambio, se cree que la Edad Vikinga habría terminado con el establecimiento de la autoridad real en los países escandinavos y con la proclamación del cristianismo como religión oficial. La fecha, normalmente es puesta en los primeros años del siglo XI en todos los países escandinavos, pero en Dinamarca se discute que pudo ser antes y en Suecia más tarde.

El final de la Edad Vikinga en Noruega lo marcaría Magnus III de Noruega. Este monarca realizó dos invasiones a las Islas Británicas.

Los drakkares usados por los escandinavos eran ideales para navegar en aguas profundas o superficiales, y así llevar a guerreros, comerciantes y colonos a lo largo del litoral y los principales valles del noroeste de Europa. Los Rurik también se extendieron al este y en el año 859 fundaron la ciudad de Nóvgorod (que significa "nueva ciudad") en el valle del río Volkhov. La dinastía Rurik, se movió más lejos fundando el primer estado eslavo oriental, Rus de Kiev, con la capital en Kiev, el cual perduró hasta la invasión mongola de 1240. Otro pueblo vikingo, procedentes de lo que ahora es Noruega y Suecia, continuaron por los ríos eslavos hasta el mar Negro y desde allí a Constantinopla. Cada vez que estos barcos vikingos encallaban en aguas poco profundas, los llevaban tierra adentro hasta aguas más profundas.

El reino de los francos bajo Carlomagno fue particularmente atacado por los vikingos, los cuales navegaron el Sena. Cerca del final del reino de Carlomagno (y también durante los reinados de sus hijos y nietos), hubo una serie de ataques que poco a poco dieron lugar al establecimiento de escandinavos en la región conocida actualmente como Normandía.

En 911, el rey Carlos el Simple llegó a una acuerdo con el líder vikingo Hrolf Ganger a quien dio a él y sus descendientes el título de duque y las tierras de Normandía. Hrolf mostró fidelidad a Carlos, se convirtió al Cristianismo y defendió la región norte de Francia contra las incursiones de otros grupos vikingos. El resultado fue que, varias generaciones después, los normandos descendientes de aquellos colonos vikingos, no solo se identificaban como francos, sino que llevaron la lengua francesa y su variante de la cultura francesa a Inglaterra en 1066, después de la Invasión Normanda de Inglaterra, y llegaron a ser la aristocracia gobernante en la Inglaterra anglosajona.

Pero el fin de la época vikinga se sitúa en el año 1100 en todos los sitios, porque en ese año acabaron las incursiones vikingas.

Geografía[editar]

Expediciones vikingas (línea azul); Asentamientos vikingos (área verde).

Hay varias teorías respecto a las causas de las invasiones vikingas. Para la gente que vivía a lo largo de la costa parecería natural buscar tierras navegando. Otra razón es que este periodo, Inglaterra, Gales e Irlanda, los cuales estaban divididos en reinos que se enfrentaban entre sí, eran débiles para oponerse, por lo que serían una presa fácil. Los francos, sin embargo, se habían defendido bien de sus ataques fortificando los puertos. Las ganas de aventuras también habrían podido ser otro factor. Una razón para las incursiones se cree que fue la superpoblación causada por los avances tecnológicos, como el uso del hierro. Aunque otra causa pudo haber sido la expansión de los francos por el sur de los territorios escandinavos y los consiguientes ataques a los pueblos vikingos. Otro posible factor que pudo contribuir, es que Harald Fairhair había unido a los pueblos de Noruega en aquel entonces y los guerreros contrarios a él que fueron desplazados no tendrían a donde ir, por lo que estos vikingos serían guerreros en busca de subsistencia y bases desde las que poder atacar a Harald. Una teoría que ha sido sugerida, es que los vikingos habrían establecido cultivos después del invierno y se irían a realizar sus incursiones, entonces volvían después a casa con su botín, para la cosecha. Llegaron a ser mercenarios errantes como sus primos celtas.

Un importante centro de comercio fue Hedeby, junto a la frontera con los francos, fue un importante cruce de caminos hasta su destrucción por los noruegos en una disputa interna, hacia el año 1050. York fue el centro del reino de Jórvík desde el año 866, y los hallazgos hechos allí, muestran que en el siglo X sus intercambios comerciales llegaban incluso más allá del Imperio bizantino, aunque bien pudieron ser importaciones, y no hay razón para suponer que los varegos viajaron realmente más allá del Imperio bizantino y el mar Caspio.

Noroeste de Europa[editar]

Inglaterra[editar]

De acuerdo con la Crónica anglosajona, los vikingos siguieron una serie de pequeños ataques en Inglaterra. Los vikingos atacaron Lindisfarne (793), un monasterio cristiano que conservaba las reliquias de San Cuthbert. Los atacantes mataron a los monjes y capturaron cuanto había allí de valor. Este ataque fue considerado como el inicio de la Edad Vikinga. Hubo una gran violencia durante la última década del siglo VIII, en las costas norte y oeste de Inglaterra. Mientras los grupos de ataque eran pequeños, se creía [¿quién?] que un ataque vikingo más grande sería complicado. Durante el invierno entre 840 y 841, los noruegos atacaron en invierno en vez de hacerlo en verano. Esperaban en una isla frente a Irlanda. En 865, un gran ejército de vikingos daneses, supuestamente liderados por Ivar, Halfdan y Guthrum, llegaron a la Anglia Oriental. Procedieron a adentrarse en Nortumbria y capturar York, donde algunos de ellos se establecieron como granjeros. Muchos de los reinos ingleses, estando peleándose entre ellos, no pudieron plantar cara a los invasores, pero Alfredo el Grande logró mantener a los vikingos fuera de su reino. Alfredo y sus sucesores siguieron alejando a los vikingos de sus tierras y tomaron York. Una nueva oleada vikingos noruegos llegó a Inglaterra en el año 947, cuando Erik Hachasangrienta capturó de nuevo York. La presencia vikinga continuó durante el rey danés Canuto el Grande. La presencia vikinga terminó en 1066.

Los vikingos no siempre lograron ganar fácilmente en sus incursiones. En una ocasión, en Inglaterra, una pequeña flota atacó un rico monasterio en Jarrow. Los vikingos se encontraron con una fuerte resistencia que los esperaba: acabaron con sus líderes, los incursores escaparon, solo tenían sus barcos embarrancados en Tynemouth y la tripulación había sido asesinada por la población local.[cita requerida] Este fue uno de los últimos ataques en Inglaterra durante 40 años. Los vikingos centraron sus ataques en Escocia e Irlanda.

Irlanda[editar]

Los vikingos llevaron a cabo incursiones en Irlanda, centrándose en las ciudades de Cork, Dublín, Limerick, Waterford y Wexford. Los vikingos y escandinavos se asentaron y mezclaron con los irlandeses. La literatura, el arte y los estilos decorativos en Irlanda y Gran Bretaña están reflejados en la cultura escandinava. Los vikingos comerciaron en mercados irlandeses como Dublín. Las excavaciones realizadas hallaron tejidos procedentes de Inglaterra, Bizancio, Persia y Asia central. Dublín llegó a estar tan poblada, que en el siglo XI se construían las casas fuera de las murallas.

Los vikingos saquearon monasterios en la costa occidental de Irlanda en el 795 y entonces se dispersaron por el resto de la costa. El norte y este de la isla estuvo más afectado. Durante los primeros 40 años, los ataques fueron llevados a cabo por grupos pequeños y móviles. En el 830, los grupos consistían en grandes flotas de barcos vikingos. Desde entonces, comenzaron a establecerse en bases permanentes en la costa. Dublín fue el asentamiento más importante en mucho tiempo. Los irlandeses comenzaron a acostumbrarse a la presencia vikinga. En algunos casos, llegaron a ser aliados y en otros a casarse con ellos.

En el 832, una flota de 120 barcos vikingos atacó las costas norte y este de Irlanda. Algunos creen que este aumento del número de invasores coincidió con el deseo de los líderes escandinavos de controlar las rentables incursiones en las costas occidentales irlandesas. Durante la mitad de la década del 830, las incursiones empezaron a presionar más adentro de Irlanda; después del 840, los vikingos tenían varias bases situadas en puntos estratégicos situados por Irlanda.

En el 838, una pequeña flota vikinga subió por el río Liffey, al este de Irlanda. Los vikingos establecieron una base que los irlandeses llamaron «longphort», una de ellas llegó a ser Dublín. Los longphorts de Cork, Limerick, Waterford y Wexford, sirvieron para navegar por los principales ríos y sus afluentes en diferentes áreas del país.

Batalla de Clontarf[editar]

Una de las principales batallas donde lucharon los vikingos fue la Batalla de Clontarf en 1014, donde los vikingos lucharon en los dos bandos, en el ejército de Brian Boru, Gran Rey de Irlanda y en el ejército que se le enfrentaba, que estaba liderado por vikingos.

Escocia[editar]

Los vikingos habrían comenzado sus incursiones en lo que hoy es Escocia hacia el inicio del siglo VIII. Las menciones más tempranas conocidas de ataques mencionan la isla de Iona en el 794, el año siguiente al ataque a Lindisfarne.

En el 839, una gran flota entró por los ríos Tay y Earn que alcanzó al reino picto de Fortriu. Derrotaron a Eóganan mac Óengusa, rey de los pictos, a su hermano Bran y al ery de los escotos de Dalriada, Áed mac Boanta, junto con muchos miembros de la aristocracia picta.

En la mitad del siglo IX, los vikingos se habían asentado en las islas Shetland, Orkney, Hébridas, Man y partes de Escocia.

Gales[editar]

Gales no fue tan colonizada como lo fue la parte este de Inglaterra. Sin embargo, los vikingos se asentaron en Haverfordwest y en la Península de Gower entre otros lugares. Algunos de los nombres que dieron a estos lugares fueron Skokholm, Skomer, y Swansea, permaneciendo hasta hoy como prueba de estos asentamientos vikingos. Sin embargo, no lograron someter a los reinos montañosos galeses.

Islandia[editar]

Los noruegos viajaron hacia el noroeste y oeste fundando asentamientos en las Islas Feroe, Shetland, Orcadas, Islandia, Irlanda e Inglaterra. Aparte de Gran Bretaña e Irlanda, los vikingos fundaban asentamientos en tierras deshabitadas. De acuerdo con la saga de Erik el Rojo, cuando Erik se tuvo que exiliar de Islandia, marchó al oeste y fundó un asentamiento al que llamó "Greenland" (tierra verde), al que llevó colonos.

Groenlandia[editar]

Los asentamientos vikingos fueron establecidos en fiordos resguardados de las costas sur y oeste. Se asentaron en tres áreas separadas a lo largo de aproximadamente 650 kilómetros en la costa occidental:

Sur y este de Europa[editar]

Los varegos migraron hacia el sur y el este a través de lo que hoy son Rusia y Ucrania, principalmente en los siglos IX y X. Ya fuera como comerciantes, piratas o mercenarios, recorrieron los ríos de Gardariki, llegando al mar Caspio y Constantinopla.

Principales rutas de comercio: Ruta del Volga (rojo) y la ruta de los varegos a los griegos (en morado).

Asentándose en Stáraya Ládoga, los colonos escandinavos probablemente fueron un elemento en la génesis del pueblo Rus, y probablemente tuvieron un papel importante en la formación del Jaganato de Rus. Los varegos están mencionados por vez primera en la Crónica de Néstor como receptores de tributo de las tribus eslavas y finesas en 859. Era la época de la expansión de los vikingos por el norte de Europa; Inglaterra empezó a pagar el Danegeld en 859, y los curonios de Grobin hicieron frente a la invasión de los suecos en el mismo año.

En 862, las tribus eslavas y finesas se rebelaron contra los varegos, empujándolos hacia el mar, hacia Escandinavia, pero pronto estallaron conflictos entre ellos. El desorden provocó que pidieran a los varegos que regresaran para que los gobernasen, trayendo así la paz a la región. Liderados por Rúrik y sus hermanos Truvor y Sineo, se asentaron en Nóvgorod.

En el siglo IX, los rus pusieron en marcha la ruta comercial del Volga, que conectaba el norte de Rusia con Oriente Medio. Como la ruta del Volga decayó a finales del siglo, rápidamente ganó popularidad la ruta de los varegos a los griegos.

Los historiadores occidentales tienden a estar de acuerdo con la Crónica de Néstor en que estos escandinavos fundaron la Rus de Kiev en el 880 y dieron su nombre a la región. Muchos eruditos eslavos se oponen a esta teoría de la influencia germana en el pueblo rus y han sugerido situaciones alternativas para esta parte de la historia europea oriental.

En contraste a la gran influencia en Normandía y las islas británicas, la cultura varega no sobrevivió mucho tiempo en el este. Las clases varegas dirigentes de las ciudades estado de Nóvgorod y Kiev fueron completamente eslavizadas a finales del siglo X.

Europa occidental[editar]

Francia[editar]

La región francesa de Normandía toma su nombre de los invasores vikingos que fueron llamados "Hombres del Norte" ("Nor" significaba Norte; "Mand", Hombre; y la terminación "ia" era usualmente usada para designar a las tierras o zonas).

La primera incursión vikinga empieza entre los años 790 y 800, en la costa oeste de Francia, atacando en verano y pasando el invierno en Escandinavia. Varias áreas costeras se perdieron durante el reinado de Luis el Piadoso. Las incursiones causaron severos daños en Ruan y Jumièges. Los atacantes buscaban hacerse con los tesoros guardados en los monasterios, los cuales eran una presa fácil por la incapacidad de los monjes para defenderse. Una expedición remontó el río Sena hasta llegar a París. Después del año 851, empezaron a establecerse en el valle bajo del Sena para pasar allí el invierno. Dos veces más en la década del 860 llegaron a París dejándola cuando conseguían suficiente botín del saqueo o recibían sobornos por parte de los reyes de la Dinastía Carolingia.

Los reyes carolingios adoptaron políticas contradictorias que causaron severas consecuencias. En el año 867 Carlos el Calvo firmó el Tratado de Compiègne, mediante el cual cedía la península de Contentin al rey bretón Salomón, con la condición de que jurase lealtad y luchase como aliado contra los vikingos. Sin embargo, en 911, el líder vikingo Hrolf Ganger forzó al rey Carlos el Simple a firmar el tratado de Tratado de Saint-Clair-sur-Epte, bajo el cual, le daba Ruan y la zona de la Alta Normandía a Hrolf Ganger, estableciéndose así el Ducado de Normandía. En cambio, le dio la palabra al rey de Francia de que sería su vasallo en 940, así como ser bautizado y defender los estuarios del Sena de los ataques vikingos.

Mientras, muchos edificios eran saqueados, quemados o destruidos, por los ataques vikingos, aunque probablemente esta perspectiva sea dada injustamente por los religiosos: ninguna ciudad fue completamente destruida. Por otro lado, muchos monasterios fueron saqueados y todas las abadías fueron destruidas. Sin embargo, las acciones de Hrolf Ganger y sus sucesores tuvieron el efecto de ocasionar una rápida recuperación.

La colonización escandinava se llevó a cabo por daneses, aunque hubo noruegos también y unos pocos suecos estuvieron presentes. La fusión de los escandinavos con la población nativa contribuyó a crear uno de los estados feudales más poderosos de Europa Occidental. La habilidad naval de los normandos les permitió conquistar Inglaterra, el sur de Italia y jugar un importante papel en las Cruzadas.

España[editar]

En el Reino de Asturias se tiene contacto con los vikingos por primera vez hacia el año 842, cuando una flota pasa por delante de la ciudad de Gijón. Así mismo, se habla en las crónicas de enfrentamientos del rey Ramiro, en los que salió victorioso. Su sucesor Ordoño y el de éste, Alfonso tuvieron que combatirles en otras ocasiones. Este último, hizo fortificar algunos puntos de la costa para mantener la vigilancia.

En Al-Ándalus, los cronistas árabes recogen los ataques de los vikingos que atacaron Cádiz y remontaron el río Guadalquivir y, posteriormente, atacar Sevilla.

También remontaron el Ebro, no atacando a grandes ciudades amuralladas, como Zaragoza, pero alcanzando Pamplona, que saquearon. Allí hicieron rehén a García I Íñiguez, que fue liberado a costa de un gran rescate.

Otros territorios[editar]

Norteamérica[editar]

Sobre el año 986, llegó a Norteamérica Bjarni Herjólfsson, Leif Ericson y Thorfinn Karlsefni desde Groenlandia. Un pequeño emplazamiento fue establecido al norte de la isla de Terranova, cerca de L'Anse aux Meadows, pero los enfrentamientos con los habitantes nativos y las penosas condiciones en que se encontraron, les llevaron a decidir marcharse de allí. Ver Helluland, Markland y Vinland.

Tecnología[editar]

Los vikingos contaban con los drakkar, tecnológicamente superiores; para los viajes comerciales contaban con otro tipo de barcos, el knarr más ancho y con más calado. Los vikingos fueron marineros competentes, expertos en la guerra tanto en tierra firme como en el mar, y a veces atacaban objetivos pobremente defendidos, con impunidad. La eficacia de estos ataques dio a los vikingos una fama de saqueadores y piratas, y los cronistas mostraron menos interés en otros aspectos de su cultura. Esto se acentuó por la ausencia de fuentes de documentación dentro de las propias comunidades vikingas. Y las primeras pruebas documentales están disponibles desde que las fuentes cristianas empezaron a contribuir.

Además de permitir a los vikingos viajar largas distancias, sus largos barcos les daban una cierta ventaja táctica en las batallas. Pudieron llevar a cabo ataques relámpago, en los cuales se acercaban rápidamente y de forma inesperada y después huían del lugar antes de que pudieran contraatacarles. A causa de su pequeño calado, un drakkar podía navegar por aguas poco profundas, permitiendo remontar los ríos y atacar lugares alejados de la costa en el interior. La velocidad que podían alcanzar también era prodigiosa para la época, estimada en un máximo de 14 ó 15 nudos. El uso de estos barcos terminó cuando cambió el modo de construirlos empleando sierras en lugar de hachas. Esto llevó a una menor calidad de los barcos. Además al incrementarse de la centralización de los países escandinavos, el viejo sistema de leidang (una forma de leva para movilización de tropas, donde cada comunidad tenía que enviar un barco y una tripulación) fue suspendido. Los astilleros del resto de Europa dejaron de usar drakkars para fines militares. En los siglos XI y XII, los barcos de guerra empezaron a ser construidos con una plataforma en popa para que los arqueros pudieran disparar.

Los logros náuticos de los vikingos fueron bastante excepcionales. Por ejemplo, hicieron mapas para los viajes en el mar tan exactos, que solo son diferentes un 2-4% con las medidas realizadas de un satélite moderno, incluso en largas distancias como cruzar el Océano Atlántico. También hicieron uso de brújulas solares bastante precisas.

Hay un hallazgo conocido como «Lentes de Visby» de la isla de Gotland en Suecia, que posiblemente fueran componentes de un telescopio, más antiguo que el telescopio inventado en el siglo XVII.

Religión y arqueología[editar]

Al principio de la época vikinga, los vikingos estaban dentro del religión nórdica y sus creencias. Creían en dioses y diosas, además del Valhalla, un paraíso para los guerreros. Las clases más bajas de la sociedad irían a parar a un lugar llamado "hel", similar a la vida en la tierra. De acuerdo con las creencias vikingas, los jefes complacerían a sus dioses guerreros demostrándoles a éstos su bravura. Ellos también llevaban a cabo enterramientos en tierra en los que se incluía un barco, armas, herramientas, comida, ropas, y esclavos (llamados thralls la mayoría mujeres) que serían enterrados con ellos, para ayudarles en su nueva vida en el Valhalla, en las aventuras en la otra vida. Luego se compondrían sagas relatando sus aventuras, manteniendo su memoria viva. Freyr y su hermana Freya eran dioses de la fertilidad, la abundancia y la prosperidad, responsables de asegurar que las personas tuvieran hijos y los campos dieran abundantes cosechas. Algunos granjeros, incluso llamaban a sus campos Freya, para asegurarse de que las cosechas fueran buenas. Hacia el final de la época vikinga, más y más gentes se habían convertido al cristianismo, y a veces (o principalmente) a la fuerza. La introducción del Cristianismo no puso fin inmediatamente a los viajes vikingos, pero sí fue un factor que contribuyó a que la época vikinga llegase a su fin.

Asentamientos fuera de Escandinavia[editar]

Islas Británicas
Europa Oriental
Océano Atlántico

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • The viking Age (2010), ed. A.A. Sommerville / R.A. McDonald, University of Toronto Press, ISBN 978-1-44260-148-2
  • Graham-Campbell, James (2001), Viking world, Frances Lincoln Ltd., Londres, ISBN 0-7112-1800-5
  • Dumville, David N. (2008), The Viking World, Stefan Brink and Neil Price (ed.), Routledge (publ.), New York, ISBN 0-203-41277-X