Equus africanus asinus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Equus asinus»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Asno / Burro
Donkey 1 arp 750px.jpg
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Perissodactyla
Familia: Equidae
Género: Equus
Especie: E. africanus
Subespecie: E. a. asinus
Linnaeus, 1758
Sinonimia
  • Equus asinus

El burro o asno (Equus africanus asinus)[1] [2] es un animal doméstico de la familia de los équidos. Los ancestros silvestres africanos de los burros fueron domesticados por primera vez a principios del V milenio a. C.,[3] prácticamente al mismo tiempo que los caballos de Eurasia, y desde entonces han sido utilizados por el hombre como animales de carga y como cabalgadura. La aparición de la maquinaria agrícola ha supuesto un descenso considerable en sus poblaciones.

Etimología[editar]

La palabra «asno» procede del término que designa a este animal en latín: asinus, y que también es la usada en su nombre científico para designar a la subespecie doméstica. Los términos, también latinos, que designan a su género y especie, Equus africanus, significan literalmente «caballo africano».
La palabra «burro» o «borrico» son derivados regresivos del latín tardío burricus que significaba «caballo pequeño», mientras que caballus era un caballo castrado usado para tirar o cargar.

Taxonomía[editar]

Los burros domésticos proceden de los burros africanos.

En un principio los burros domésticos fueron clasificados como una especie, Equus asinus, y se mantuvo durante mucho tiempo esta clasificación. Al demostrarse que los asnos domésticos y los salvajes africanos, Equus africanus, pertenecían a una misma especie tenían que tener el mismo nombre científico. Generalmente en casos como éste se aplicaría el principio de prioridad usado en la nomenclatura científica, que establece que debe permanecer como nombre específico el primero en haber sido registrado, siendo asinus el más antiguo. Pero la Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica determinó en 2003 en la Opinión 2027 que los asnos domésticos, al igual que otras 17 especies domesticadas, debían nombrarse como su variedad salvaje, Equus africanus, y por lo tanto los burros domésticos debían nombrarse como la subespecie Equus africanus asinus.[2] Esta decisión se tomó para evitar la paradoja de que linajes anteriores, los silvestres, fueran nombrados como subespecies de sus descendientes.

Los asnos se clasifican dentro del orden de los perisodáctilos, perteneciendo a la familia de los équidos, a la que también pertenecen el caballo (Equus ferus caballus), el onagro o el kulán (Equus hemionus), el kiang (Equus hemionus kiang) y las cebras, en la que todos están estrechamente emparentados al pertenecer todos al único género superviviente, Equus.

Descripción[editar]

Semental de asno de raza andaluza-cordobesa.

Los burros varían considerablemente de tamaño. La mayoría de los burros domésticos tienen una talla que oscila entre 0,9 y 1,4 m hasta la cruz, aunque hay variedades mayores como las razas andaluza-cordobesa y zamorano-leonesa que puede superar los 1,6 m o el burro catalán que llega a los 1,65 m. La coloración y longitud de su pelo también es muy variable. Su color más habitual es el gris en todos sus tonos, llegando hasta el blanco y el negro, y también son habituales las tonalidades pardas. A menudo tienen el pelaje de tonos más claros o blanco alrededor del morro, la zona periocular y el vientre y con frecuencia presentan dos franjas oscuras en forma de cruz en su espalda. Sus crines son más cortas que las de los caballos por lo que permanecen encrespadas en lugar de caer sobre el cuello.

Pollino de 3 semanas.

Los burros son más longevos que los caballos, llegando a vivir hasta los 40 años. Alcanzan la madurez sexual entre los 2 y 2,5 años. El apareamiento puede producirse en cualquier época del año, aunque generalmente no se produce durante la primavera. La gestación dura entre 12 y 14 meses, que producirá normalmente una sola cría, raramente dos, que será destetada cuando tenga entre 6 y 9 meses.

Los burros se adaptaron para vivir en los márgenes de los desiertos, y como resultado de ello tienen características únicas entre los équidos. Los asnos salvajes viven separados unos de otros al contrario que los caballos y cebras que viven en manadas. Los burros son capaces de emitir rebuznos a un volumen muy alto que les permite mantenerse en contacto a distancia, hasta los tres kilómetros. Sus largas orejas le sirven tanto para percibir mejor los sonidos como para poder disipar mejor su calor corporal. Los burros tienen un sistema digestivo resistente, menos propenso a los cólicos que los caballos, lo que les permite consumir mayor diversidad de plantas y extraer agua del alimento de forma muy eficiente. En promedio los burros necesitan menor cantidad de alimento que los caballos de tamaño y peso equivalente, todo ello les permite vivir en zonas inaccesibles para sus parientes más exigentes alimenticiamente.

Los burros en la naturaleza se defienden dando fuertes coces con sus patas traseras, cosa que siguen haciendo los domésticos cuando son importunados, y también pueden golpear con las patas delanteras y dar mordiscos.

Historia[editar]

Burro en una pintura egipcia datada entre 1298-1235 a. C.

Los ancestros de los burros domésticos son las subespecies de asnos salvajes africanos nubia y somalí.[4] [5] Los asnos salvajes se domesticaron alrededor del 5.000 a. C. Los burros se convirtieron en importantes animales de carga para las gentes que vivían en las regiones de Egipto y Nubia, ya que son capaces de acarrear entre el 20% y el 30% de su peso corporal, y también se usaron para arar y para ser ordeñados. Para 1800 a. C. los burros ya se habían extendido a Oriente Medio, donde la ciudad comercial de Damasco es denominada la «ciudad de los asnos» en textos cuneiforme.

Kílix griego con un sátiro sobre un burro, datado alrededor del 510 a. C.

Los antiguos griegos asociaron los burros al dios Dioniso. Los romanos también usaron los burros como animal de carga en todo su imperio y además estaba consagrado a Príapo, por las dimensiones de su falo, a quien era ofrecido en sacrificio, porque según la leyenda este dios había matado uno en la expedición de Baco a las Indias por haber tenido la insolencia de disputarle el premio de la fuerza.

Los équidos se habían extinguido del continente americano al final de la última glaciación. Los caballos y los burros fueron introducidos en América por los conquistadores españoles. La primera aparición del burro en el nuevo mundo se produjo en 1495, cuando Colón llevó en su expedición cuatro machos y dos hembras. Posteriormente los colonos europeos fueron importando burros de diversas variedades tanto de España como de Francia, principalmente con el cometido de ser usados para producir mulas. Además de su uso tradicional en la agricultura y el transporte, los burros fueron usados a partir del siglo XIX en la minería.

Con la aparición de la maquinaria agrícola y los medios de transporte modernos los burros empezaron a usarse cada vez menos desde comienzos del siglo XX en los países ricos, aunque empezaron a usarse para el turismo y como mascotas y siguen siendo usados como animales de trabajo en los países en desarrollo. Las variedades miniatura son las más apreciadas como mascotas en contra de la tendencia del pasado cuando se valoraba más a los burros de mayor tamaño que podían ser usados para producir mulas grandes y fuertes.

Mitología y simbología[editar]

El asno fue un animal consagrado a Príapo y que se le ofrecía en sacrificio desde que este dios mató a uno en la expedición de Baco a las Indias por haber tenido la audacia de disputarle el premio de la fuerza. Fue admitido en los misterios de Vesta en recompensa de haber descubierto a esta diosa con sus rebuznos la violencia que intentaba hacerla Príamo mientras dormía.

Los egipcios consideraban en el asno un símbolo de Tifón y trazaban su figura sobre las tortas que ofrecían a este dios del mal. El Asno era muy mal tratado en Coptos. Los habitantes de Busiris, de Abidos y Licópolis tocaban la trompeta imitando el rebuzno del Asno. Entre los egipcios se representaba a la ignorancia con una cabeza de este animal. Cuando querían designar una obra de poca duración, figuraban un asno a gran galope a causa de que cuando galopa por fantasía, no es más que por un instante, volviendo a tomar muy luego su paso natural.

Los romanos conservaron mucha parte de esta aversión contra el asno y encontrarse con uno se consideraba como mal presagio. Se ha conservado una fábula singular donde el Asno hace un papel de bastante importancia. Luego que Júpiter hubo tomado posesión del imperio del mundo y los mortales concurrieron en tropel a ofrecer incienso en sus altares, movido el dios de su piedad les prometió atender al deseo que ellos formasen. Los hombres pidieron el don de una eterna juventud sin pasar jamás al triste estado de la vejez. Júpiter encargó al asno llevar este don inestimable, pero sintiéndose fatigado se acercó a una fuente para refrescarse. La serpiente que la guardaba dio a entender al asno que para beber, era necesario que le cediese antes el tesoro que llevaba. El estúpido animal no tuvo dificultad en cambiar por algunos sorbos de agua un licor más precioso que el néctar. Desde entonces tienen las serpientes el privilegio de cambiar de piel y de volver a tomar toda la frescura y vigor de la juventud, al paso que los mortales están sujetos como antes a la vejez y a la muerte.[6]

Aprovechamiento económico[editar]

Burro usado como animal de tiro.
Burro de carga en Creta, Grecia.

Según relación de Galeno, Mecenas fue el primero que puso en uso la carne de este animal entre los romanos. Los persas han comido esta carne prefiriéndola a la de la gacela, gusto que era también el de sus antepasados. Oleario dice que en un gran festín dado en 1656 por Cha-Abbas a los embajadores, se mataron treinta y dos asnos salvajes, que su carne era exquisita y ordinariamente se reservaba para la mesa del monarca; y añade también que el rey de Persia se complacía en esta caza y que enviaba los asnos que había muerto a Isfahán a la cocina de su corte. Hipócrates y Galeno miraban a esta carne como indigesta y aun peligrosa, lo que no impidió que Plinio y otros preconizasen su eficacia contra la tisis, las enfermedades cutáneas, etc.; al menos parece que es dura e insípida. Con todo, ha servido con frecuencia en tiempo de carestía y también se dice, que algunas veces se ha sustituido a la de ternera en ciertas localidades de Francia; por último, fue la base de los salchichones de Bolonia, buscados por los golosos; la del borriquillo, sobre todo salvaje, se asegura que es mucho mejor.

Antiguamente, se usaban en terapéutica la sangre, la hiel, la grasa, el bazo, los riñones, los testículos, los pelos, los cascos y hasta la orina y los excrementos de asno contra un sinnúmero de enfermedades, tales como las calenturas, la ictericia, la parálisis, la epilepsia. En cuanto a las Tablillas de hokiak, que los Chinos llaman Ngo-kiaeo o Hoki-hao, que preparan según se dice, con la piel de asno, no son otra cosa que gelatina muy aromatizada. Con esta piel se hacen tambores. El ejercicio del asno o aselación ofrece, con un poco menos de actividad, las mismas ventajas que la equitación.[7]

Desde comienzos de la historia, los burros han sido utilizados en Europa, Asia y África para trasladar cargas, tirar de carros y transportar personas. A pesar de no ser tan rápidos y fuertes como los caballos, su mantenimiento es menos costoso, tienen una gran resistencia y una larga vida y son más ágiles en terrenos abruptos e irregulares que los caballos. Continúan siendo de crucial importancia económica en muchos países en vías de desarrollo.

Los burros tienen una larga reputación por su terquedad, pero esto se debe a la mala interpretación de algunas personas de su instinto de conservación altamente desarrollado. Es difícil forzar a un burro a hacer algo que contradiga sus propios intereses. Son animales inteligentes, cautelosos, amistosos, juguetones e interesados en aprender. Una vez que se haya ganado su confianza pueden ser buenos compañeros en trabajo y recreación; por esta razón ahora son comúnmente conservados como mascotas en algunos países, en donde su uso como animales de carga ha desaparecido. También son populares por pasear niños en algunos lugares turísticos y de recreación.

En países prósperos el bienestar de los burros, tanto en su casa como en el exterior, se ha vuelto recientemente una preocupación y se han instalado algunos santuarios para burros veteranos.[8]

Otra aplicación recuperada del asno es su uso como animal vigía frente a lobos y cimarrones.[9] El burro, capaz de detectar la presencia de depredadores con mayor facilidad que el ganado, alerta con rebuznos de su presencia sirviendo de aviso tanto a ganaderos como a los propios animales con los que convive, tal es el caso de las vacas, las cuales protegerán mejor a sus terneros.

Los burros también son criados para consumir su carne que forma parte de la gastronomía de algunas regiones de España y países como China.

Situación actual[editar]

Población mundial del burro doméstico en 2003, expresada como porcentaje de su mayor población nacional (la China, con 8,499.000 ejemplares).

Actualmente hay unos 44 millones de burros. La población de burros ha crecido desde mediados del siglo XX, de 1961 a 1980 pasaron de 37 a 40 millones, manteniéndose estable hasta un rápido crecimiento en la segunda mitad de la década de los ochenta.

En África la población de esta especie creció de 8,5 a 13,7 millones entre 1949 y 1997. Actualmente hay 5 millones de asnos en Etiopía, 1,69 millones en Egipto, un millón en Nigeria, 678.000 en Sudán, 611.000 en Malí, 455.000 en Burkina Faso, 450.000 en Níger y 300.000 en Kenia.

En América Latina hay 7,7 millones de cabezas actualmente, principalmente en México (3,25 millones), Colombia (710.000), Bolivia (720.000), Perú (520.000) y Venezuela (440.000).

En Asia hay más de 20 millones de burros, unos 11 millones en China, el resto esta en su mayoría en Pakistán (3,9 millones) e India (1,6 millones).

Hay países que la población se ha reducido en gran medida hasta 1996, por diversas causas, como la modernización de los medios de transporte; ejemplos son Irán (que pasó de 2,16 millones a 1,4 desde 1976), Irak (pasó en tres décadas de 530.000 a 145.000), Turquía (decreció de 1,97 millones en 1966 a 800.000), Yemen (790.000 en 1976 a 500.000), Marruecos (1,2 millones en 1976 a 880.000), Sudáfrica (de 310.000 a 100.000 cabezas en solo diez años) y Brasil (de 1,46 millones a 1,37 desde 1976). Otra razón de esta reducción son hambrunas, sequías, malas condiciones de vida y guerras civiles como la de Afganistán que pasa de 1.325.000 animales en los años ochenta a 1.160.000 actualmente.

Pero donde la reducción más drástica se ha dado en Europa, los burros pasaron de 2 millones de cabezas a medio millón en tres décadas.[10] Las varias razas autóctonas españolas se encuentran en peligro de extinción, en especial la raza zamorano-leonesa y la catalana. Esto ha propiciado la aparición de iniciativas[11] para su defensa,[12] llegando incluso a usarlo para fines dedicados, en principio, a caballos[13]

El asno en la literatura y en la cultura popular[editar]

Estatua de Sancho Panza y su rucio en Madrid.

La larga historia del uso de burros por los humanos significa que hay un gran almacenamiento de referencias culturales a éste.[14]

  • En las fábulas de Esopo la figura del burro representa el papel de los humildes en diversas situaciones: algunas veces se cree importante y los poderosos le ponen en su lugar como en el asno y el león o el asno y la imagen, aunque también el humilde asno da alguna lección a los poderosos y los arrogantes como en el asno y el lobo o en el caballo y el asno. Además representa al compañero confiado que es traicionado por un amigo malintencionado como en el burro y la cabra o la zorra y el burro.
  • Los romanos tomaban el encuentro con un asno como presagio de calamidades.
  • En el cuento Los músicos de Bremen es el burro quien comienza el grupo de músicos.
  • El asno de oro o Asinus aureus es una ingeniosa novela escrita por el autor latino Lucio Apuleyo donde se encuentra el célebre episodio de Psiquis.
  • En el folclore europeo encontramos referencias al poder curativo de la cola de burro en casos de tos ferina y picaduras de escorpión.
  • El burro ha sido por mucho tiempo símbolo de ignorancia. Un ejemplo se pueden encontrar en Sueños de una noche de verano de Shakespeare y en la fábula de el burro flautista de Iriarte. Pinocho es otro ejemplo claro, en donde los niños que visitaban la isla de los juegos se convertían en asnos por dejar los estudios por la diversión y la holganza. Por este motivo se le da el calificativo peyorativo de burro o asno a una persona ignorante o de poca inteligencia.
Ya desde el nacimiento en Belén donde Jesús de Nazaret recién nacido está escoltado por un asno y por un buey acorde a lo dicho por antiguas profecías.
Durante la Celebración del Domingo de Ramos, se rememora la llegada a Jerusalén de Jesús de Nazaret montado sobre de un burro y recibido por la multitud con hojas de palma, cuyas estatuas procesionales son conocidas popularmente en Andalucía como la borriquita. La huida a Egipto también se representa a lomos de un burro y los asnos aparecen mencionados muchas veces en la Biblia hebrea. La creencia de que una quijada de este animal fue el arma homicida de Abel es sin embargo falsa. El Génesis no aclara el medio utilizado por Caín para dar muerte a su hermano. Probablemente se deba a una confusión con el pasaje bíblico donde Sansón acaba con un ejército filisteo armado con una quijada de ese animal.

Hibridación con otros équidos[editar]

Mulo, híbrido entre burro y yegua.

Un burro puede ser cruzado con una yegua y producir una mula (mulo si es macho), y un caballo puede ser cruzado con una burra y producir un burdégano. Ambos híbridos entre caballo y burro son casi siempre estériles porque los burros tienen 62 cromosomas mientras que los caballos tienen 64, por lo que los híbridos tienen un número impar, 63, lo que dificulta la formación de gametos funcionales.

Cebrasno: híbrido entre burro y cebra, en el zoológico de Colchester, Inglaterra.

Históricamente se han producido muchos más mulos que burdéganos, en primer lugar porque los mulos son mayores y más fuertes que los burdéganos, por lo que interesaba más producirlos, ya que nacen más grandes al ser las yeguas mayores y tener mayores placentas que permiten crecer más a los embriones. También es debido a que los mulos se producen con mayor facilidad porque la tasa de fecundación de una yegua con un burro es mayor que la contraria. Como se ha comprobado en los cruces de los felinos, cuando en el número de cromosomas es mayor en el macho la fertilidad interespecífica bajaba, al igual que ocurre entre caballo y burra. Además los burros se muestran más dispuestos a montar a las yeguas que los caballos a las burras por diferencias en su comportamiento de apareamiento.

Los mulos son extraordinariamente dóciles (al contrario que las mulas, que generalmente son más ariscas), fuertes y resistentes por lo que se consideran unos animales particularmente valiosos a la hora de llevar cargas pesadas durante largas distancias desde la antigüedad, sobre todo en terrenos montañosos y desérticos; antiguamente solían transportar el agua usada por el servicio de bomberos para apagar los incendios, ya que su desarrollado sentido de la obediencia prevalece incluso sobre el miedo natural al fuego; a esta característica de ser más resistentes que sus progenitores, los cuales son en este caso especies distintas, se la denomina vigor híbrido.

Aunque menos comunes, también se han conseguido híbridos de asnos domésticos y varias especies de cebras, conocidos como ceburros o cebrasnos.

Razas españolas[editar]

Existen cuatro razas de burros reconocidas en España:

Referencias[editar]

  1. Don E. Wilson & DeeAnn M. Reeder, ed (2005). «Equus asinus». Mammal Species of the World. A Taxonomic and Geographic Reference (3ª edición). Johns Hopkins University Press. http://www.bucknell.edu/msw3/browse.asp?s=y&id=14100004. 
  2. a b International Commission on Zoological Nomenclature (2003). «Usage of 17 specific names based on wild species which are pre-dated by or contemporary with those based on domestic animals (Lepidoptera, Osteichthyes, Mammalia): conserved. Opinion 2027 (Case 3010).». Bull.Zool.Nomencl. 60 (1):  pp. 81–84. http://www.iczn.org/BZNMar2003opinions.htm#opinion2027. 
  3. Rossel S, Marshall F et al. "Domestication of the donkey: Timing, processes, and indicators." PNAS 105(10):3715-3720. March 11, 2008. Abstract
  4. J. Clutton-Brook, J. A Natural History of Domesticated Mammals 1999.
  5. Albano Beja-Pereira, "African Origins of the Domestic Donkey," in Science, 2004
  6. Diccionario universal de mitología
  7. Diccionario de materia mercantil, industrial y agrícola, José Oriol y Ronquillo, 1851
  8. Guillermo D. Olmo (31 de octubre de 2010). «El último refugio del burro español». Consultado el 24 de julio de 2011.
  9. «Burros frente a lobos». La Gaceta de Salamanca (10 de mayo de 2011).
  10. Regional and world trends in donkey populations
  11. Los borricos tienen quien los quiera
  12. Asociación de Defensa del Burro.
  13. Un sevillano logra que un burro haga ejercicios de doma clásica de caballos
  14. Descubierta en una tumba de Egipto 10 esqueletos de estos animales
  15. La palabra "rucio".
  16. Cuatro notas sobre la poesía de Chesterton

Enlaces externos[editar]