Eonaviego

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Eonaviego, gallego-asturiano
Hablado en Flag of Spain.svg España
Región Eo-Navia (Asturias)
Hablantes 45.000 aprox.
Familia Indoeuropeo

  Itálico
    Romance
     Iberorromance
       Galaico-Portugués
         eo-naviego

Estatus oficial
Oficial en Ningún país
Regulado por Secretaria Llingüística del Navia-Eo
 Ley 1/1998, de 23 de marzo, de uso y promoción del bable/asturiano, art. 2
Códigos
ISO 639-1 ninguno
ISO 639-2 {{{iso2}}}
ISO 639-3
Galician-Eo-Navia.png

Extensión del eonaviego, gallego-asturiano

El eonaviego, lengua eonaviega, gallego asturiano, gallego de Asturias, fala del occidente de Asturias o simplemente fala, para sus hablantes, es una lengua o fala cuyo dominio lingüístico se extiende, como su nombre indica, por la comarca asturiana comprendida entre los ríos Eo y Navia, si bien su área de influencia según algunos filólogos abarcaría también zonas pertenecientes administrativamente a Galicia, como es el caso del ayuntamiento lucense de Negueira de Muñiz.[1] Este territorio se conoce como Tierras del Eo-Navia, un territorio que no coincide con la actual demarcación administrativa del mismo nombre.

Ámbito geográfico[editar]

Las Tierras del Eo-Navia comprenden los concejos asturianos de Boal, Castropol, Coaña, Illano, El Franco, Grandas de Salime, Ibias, Pesoz, San Martín de Oscos, Santa Eulalia de Oscos, San Tirso de Abres, Tapia de Casariego, Taramundi, Vegadeo, Villanueva de Oscos, y partes de Navia, Villayón, y Allande. Históricamente esta zona ha estado y está muy aislada del resto de Asturias, y de Galicia y por supuesto de Castilla, debido a sus fronteras naturales: el río Eo, la cordillera Cantábrica y el río Navia y el mar Cantábrico. También es cierto que es una zona de paisajes abruptos, menos la parte de la rasa costera que es más llana, por lo que las comunicaciones interiores tampoco eran fáciles.

Esta comarca integrada durante el Imperio Romano en el Convento Lucense, debió de quedar adscrita al Reino de Asturias luego de la segregación del reino asturleonés que se produce tras la muerte de Alfonso III. Así resulta de diversos documentos que ubican varias términos de la comarca en el territorio asturiense.[2] Durante la Edad Media presenta una singular cohesión interna como resulta de su integración en la modalidad feudal del honor, (Honor de Suarón y Honor de Grandas), sin embargo, por un acuerdo adoptado el 2 de enero de 1154, en las Cortes celebradas en Salamanca por el rey Alfonso VII, se confirman las cesiones que se habían venido efectuando al obispo Oviedo, y se hace donación a Martino II y a su Iglesia, entre otros bienes, del castillo de Suarón (...de illo castello de Sueirum quod est intre (sic) fluuium de Oue et fluuium de Nauia...) con todos sus términos, sus regalías y jurisdicciones.[3] Dicha condición se extiende al Honor de Grandas por otra donación de 1.186.

Bajo tal dependencia quedará la comarca hasta que con ocasión de la desamortización operada por la Bula Breve Cum Acceperimus de 6 de abril de 1574 los vecinos consiguen comprar casi a un tiempo su emancipación. Así Castropol (1579), Boal (1580), Coaña (1582), Pesoz (1582), El Franco (1583), Taramundi (1584), Salime (1584), Grandas (1584), San Tirso (1584), San Martín de Oscos (1584), Santalla (1584) e Illano (1585).[4] Figueras tendrá que esperar al año 1775 para su segregación de la familia Donlebún y Navia de los Condes de Ribadeo en 1551, (si bien no consigue confirmar su emancipación sino luego de un largo pleito en la Chancillería de Valladolid, que concluirá con la sentencia que confirma los derechos los vecinos recaída en 1608).[5] Ibias por su parte dependerá de varias familias con solar en la comarca de los Oscos. De este proceso quedará excluido el Concejo de Villanueva de Oscos que continuará dependiendo del Monasterio de Villanueva hasta la desamortización de 1.837.

Desde su emancipación los concejos concurrirán con el de Castropol dentro del partido de Episcopalía a la elección de representantes en la Junta General del Principado, a salvo el periodo en 1.810-1814 en que la comarca queda adscrita nominalmente a la prefectura de Mondoñedo, (téngase presente que Castropol y su comarca toman parte muy activa en la guerra de independencia y en la Junta del Principado, constituida entonces en Junta Suprema).

Hablantes[editar]

No existen datos precisos del número de hablantes, si bien la zona cuenta con unos 45.000 habitantes. Según el II Estudio Sociolingüístico de Asturias (2002), promovido por la Academia de la Llingua Asturiana, realizado por el equipo Euskobarómetro siete de cada diez encuestados (72%) dijeron ser hablantes de Eonaviego, aunque únicamente uno de cada cinco (24%) afirmó saber leerlo, y uno de cada seis (16%) escribirlo.[6] Como dato preocupante hay que destacar el retroceso generacional de la fala, que aunque siga siendo la mayoritaria como lengua materna, hoy dos de cada tres personas (67%) hace más de una década (en la encuesta de 1990) eran tres de cada cuatro (75%). El retroceso entre generaciones es claro, y hoy únicamente tres de cada diez encuestados dijeron utilizar la lengua con sus hijos.

Los concejos en el que se habla el gallego-asturiano son los siguientes: Boal, Castropol, Coaña, Illano, El Franco, Grandas de Salime, Pesoz, San Martín de Oscos, Santa Eulalia de Oscos, Tapia de Casariego, Vegadeo, Villanueva de Oscos e Ibias salvo en las parroquías de Estierna y el Vao. Aparte de estos se habla en el concejo de Navia hasta el río Frexulfe, las parroquias de Ponticiella y Arbón en el concejo de Villayón y en el valledor en el Concejo de Allande. En Degaña hablan gallego-asturiano las parroquías de El Tablado y el Corralín. En San Tirso de Abres, Taramundi y el extremo noroccidental del Concejo de Vegadeo se habla la variante taramundesa, que para algunos filólogos debe de incluirse dentro del gallego propiamente dicho.[7]

Identidad de la lengua[editar]

El gallego-asturiano en el conjunto de áreas lingüísticas del gallego.

Existe un conflicto político-lingüístico referente a la identidad de la lengua. Por una parte, se encuentran aquellos que resaltan el carácter de lengua de transición entre el gallego y el asturiano.[8] Por otro, están aquellos que priman el sustrato gallego del eonaviego, reclamando para éste un tratamiento similar al del gallego en Castilla y León, hablado en parte de El Bierzo y algunos pueblos sanabreses, reconocido como tal por la Junta y, por tanto, tutelado desde la Oficina de Política Lingüística de la Junta de Galicia.

Entre los que priman la galleguidad del eonaviego (el cual sería un dialecto oriental del gallego) se encuentran el Instituto da Lingua Galega y la Real Academia Gallega, los cuáles han estudiado el idioma hablado en esta zona desde la década de 1980 o la Promotora Española de Lingüística (PROEL), que incluye al eonaviego dentro del bloque oriental del gallego[9] con el nombre de galaico-asturiano[10] .

En el mismo sentido, el escritor y filólogo Dámaso Alonso afirmó:

... Frente a la cortante división administrativa entre Galicia y Asturias, el lenguaje ofrece una serie de gradaciones. Como el arco iris entre dos colores inmediatas, hay un momento, en dirección para Occidente, en que nos sentimos dentro del gallego, y otro, rumbo a Oriente, en la que nos sentimos dentro del asturiano. Mas existe una zona intermedia, en la que, después de todo, la designación dada a la lengua dependerá de nuestra manera de apreciar e interpretar, uno a uno, toda una serie de hechuras lingüísticas. Me propongo trazar en otra ocasión ese tema. Baste hoy con decir que la afirmación ya antigua de que el gallego llega, dentro de Asturias, hasta el río Navia (tomado de Menéndez Pidal en su "El dialecto leonés", §1 2, 1906), es justísima, si bien, como es sabido, algunos fenómenos típicamente asturianos penetran al oeste de esa línea. Estas hablas de entre el Navia y el Eo, fundamentalmente gallegas, mas con algunos trazos asturianos, designamos con el nombre de gallego-asturiano

Obras Completas, Editorial Gredos (1971), tomo I, página 391

Por su parte el profesor Alonso Zamora Vicente especifica:

En Asturias el gallego penetra hasta el río Navia. La orilla izquierda habla una variedad del gallego de Lugo, y algunos pueblos de la orilla derecha, como Armental, desconocen el diptongo (corpo, terra, morto), mientras que en lugares a ocho kilómetros al este de Navia ya aparecen vocales diptongadas. La toponimia refleja claramente esta situación: Cabanellas (siempre a la orilla derecha del Navia), Cacabellos, dos kilómetros al sur de Armental, pero Cabaniellas, diez kilómetros a su oriente. Al borde del río existe Ponticiella, con diptongo, pero al lado se encuentran Bustelo, Bustarelo, Barcela y, seis kilómetros a oriente, Fontela, al lado de Muriellos, siete kilómetros a oriente. Ya Menéndez Pidal insinuó la razón histórica de este límite estacionario durante siglos. El río Navia, según Plinio, separa a los astures pésicos de los gallegos lucenses.

Alonso Zamora Vicente, Dialectología Española, Biblioteca Románica Hispánica, Editorial Gredos. Madrid, (1960). página 85
Mapa lingüístico de Asturias. En tonalidades verdes las hablas asturgallegas y en rosa y morado las asturleonesas.

Por otro lado, la Academia de la Lengua Asturiana, institución que se encarga de la normalización, defensa y promoción del asturiano, en general, no acepta que en este territorio se utilice el gallego, contando con una "Secretaría Llingüística del Eo-Navia". La denominación eonaviego, o lengua eonaviega es la preferida por la Academia[11] (en lugar de gallego-asturiano, la denominación usada por la administración asturiana).[12]

Por otra parte, el 25 de febrero de 2005, el gobierno asturiano aprobó el Plan de normalización social del asturiano, para promocionar el uso y presencia tanto del asturiano como del gallego-asturiano. Ambos son colocados en igualdad de condiciones como lenguas a proteger y promocionar e, implícitamente, como lenguas diferentes:[13]

El gallego asturiano o fala del occidente de Asturias, tendrá un tratamiento similar al bable o asturiano en todas las medidas que se recogen en el presente plan.

En este sentido, algún filólogo (Ruth González Rodríguez, profesora de Fala, y Ricardo Saavedra Fernández-Combarro) defienden la consideración del eonaviego como una lengua independiente, tanto del gallego como del asturiano.[14]

Mientras tanto, y sin que la lengua asturiana sea oficial, el Principado de Asturias sigue manteniendo la potestad en política lingüística en esta zona. Asociaciones como la Xunta Pola Defensa de la Llingua Asturiana y Xeira defienden, a la par de la oficialidad del asturiano, la del eonaviego en su dominio lingüístico.

Sustrato lingüístico[editar]

Como ha quedado indicado la lengua eonaviega se encuentra adscrita al grupo de lenguas romances que proceden del latín. En ella se dan los mismos rasgos conservadores propios de las lenguas ibero-occidentales del N.O. peninsular. Tales rasgos conservadores se justifican por el modo y el origen del proceso de romanización del Noroeste peninsular, procedente sin lugar a dudas del Sur y casi con toda seguridad de la Bética, la región que más pronto fue romanizada de la latinidad. Se justifica así que en el gallego-asturiano al igual que en el resto de las lenguas ibero-occidentales, como el Castellano, el Asturiano, el Gallego o el Portugués se mantienen palabras consideradas ya como arcaísmos en el latín itálico del siglo I a.c., anterior por tanto incluso a la romanización del Noroeste Peninsular, así el mantenimiento de 'fabulari' frente a 'parlare', (cast. hablar, port. falar., etc.), 'quaerere' frente a 'volere', 'percuntari' frente a 'questionare', campsare, etc. Como ya señalaba Griera en 1922, desde antiguo se puso de manifiesto la teoría de los dos caminos en la romanización de la península ibérica, hecho que se confirma por la división peninsular en dos provincias, Citerior y Ulterior, representativas de los centros de poder del imperio situados en la Bética y la Tarraconense. Para Meyer-Lübke estos dos centros de romanización, presentan grandes contrastes de tipo cultural, lingüístico, etc. A la Bética, con su floreciente cultura ciudadana y su activa vida cultural se opone el carácter militar y vulgar de la Tarraconense. A esta diferenciación cultural y social respondería seguramente el carácter conservador del Sur, que explicaría también el carácter conservador del asturiano y del portugués: mantenimiento de la -U final, mantenimiento de los grupos AI, AU, MB, distinción ente las vocales -o- y -e- cerradas y abiertas, pero también el carácter más abierto, para asimilar el sustrato lingüístico del Noroeste.

a) Caracteres conservadores del eonaviego:

Provincias de la Hispania tras Diocleciano
  • Mantenimiento de la -f- inicial, cuya pérdida en el centro de la Península Ibérica se debe a la influencia del sustrato vasco que desconoce esa consonante.
  • Diptongos decrecientes.
  • Evolución de los diptongos au > ou (ouguir, cousa, ouro, roupa, oureya, outro, ourègo, pouco, pousar, mouro, outono, oular/oullar, etc) y ai > èi (mèiz, rèiz, bèilar, èí, èiro, amèicer, esquèicer, èixe pèisano, queixo, èire (Boal), etc.).
  • Mantenimiento del vocalismo atono final. La tendencia contraria, que se decanta por la supresión del vocalismo átono, procede del Nordeste peninsular y llega a afectar al castellano tardíamente. El gallego-asturiano y el asturiano se ven escasamente afectados y siempre por influencia del castellano vulgar. Así la pérdida de la vocal protética, se presenta sólo en neologismos, por influencia del castellano vulgar, en los grupos latinos –atis y –utis, (voluntá, salú), se mantiene sin embargo en las palabras más integradas en el habla coloquial, sede, vide, rede, parede, etc.
  • Mantenimiento del grupo -mb-.
  • Sistema vocálico.

b) Caracteres derivados del substrato prerromano.:

Resulta paradójico, como a medida que uno se adentra hacia el Oeste, estos rasgos conservadores son cada vez más acusados. La razón de esto, quizás se deba a la dirección del proceso de romanización, y concretamente del modo en que se desenvuelven las guerras cántabras, en el que se incorporan grupos itálicos en el que la evolución del latín estuviese quizás más avanzada, (Baldinger) o tuviere caracteres propios, (Menéndez Pidal). En este sentido, y siguiendo a Baldinger se pueden encontrar los siguientes procesos fonológicos que tienen su origen en las lenguas prerromanas habladas en el occidente peninsular:

  • Sonoridad de las oclusivas. Es conocido como las lenguas célticas, desconocieron o restringieron el uso de las oclusivas sordas. Es por ello, que tienden a sonorizarse aquellas en la romania occidental hasta la línea Spezia-Rimini, según grafías que datan del siglo II, así lat. cepulla>Eon. cebolla/cebola, lat. lupus, Eon. Llobo/lobo, lat. separare>Eon. xebrar. También se manifiesta la existencia de este sustrato por la pérdida de las consonantes oclusivas sordas agrupadas, así en los grupos -ct, -sc, -ps, p', captivus>cautivu (ast.), cautivo (cast., eon, gal. port.), raptare>roubar (ast. Occid., gall. Eon.), rápidus>raudo (cast.), rabion (ast.), absentem>ausente (cast., gall, Ast., Eon.), piscis > peixe (gall. port. eon.), capsa> caixa, (gall. port. eon.),[15] lat. noctem (gall. Noite, ast. oc. nueiti, Eon. noite), lat. lacte (lèite/llèite Eon.), lat. factu (Eon. feito), perfecto (Eon. perfeuto), directo (Eon. direito), iactu (xeito), etc..
  • Anticipación de la yod epéntica. Otro de los fenómenos del Eonaviego, que tiene de seguro su origen en las lenguas del grupo céltico, es el de la anticipación de la yod epéntica consistiente en una asimilación anticipatoria en presencia de yod, con apertura de la vocal legado el caso para facilitar el diptongo.[16] Ejemplos de esta tendencia en la evolución de los siguientes grupos: grupo -ori: basadorium > basadoiro, corium > coiro, basnorium > basnoiro, agurium > agoiro, del grupo ari- area > eira, leriam > leira, riparia > ribeira, caldarium > caldeiro, follicaria > folgueira, laurarium > loureiro; grupo -qua, aquam > augua, fraugua, equa > euga. También en otras no sometidas a regla: caseus > queixo, nadie > naide, estatua > estauta, materia > madèira[17] , sapui > soupen, habui > houben, etc. En caso de que la sílaba precedente termine con coda o en i, la yod epéntica permanece ante la imposibilidad de anticiparse: entoncias, lambiar, llarpión, avenzuar, llambiúa, língua, llimpio, etc. A diferencia del resto del dominio al que pertenece también se ha conservado la yod epéntica estable en el grupo bi- novio, chuvia, rabión, rubién, etc., lo que quizás sea consecuencia de la tendencia de las oclusivas sonoras a formar grupos semiconsonánticos.
  • Resultados ante el conflicto de oclusivas. Dada el carácter explosivo de las consonantes oclusivas, la concurrencia de estas consonantes determina siempre un marcado requerimiento articulatorio al exigir reiniciar este proceso. La repetición de este proceso puede dar lugar a confusión.[18] . La solución de este conflicto en gallego-asturiano al igual que en el resto del grupo gallego-portugués depende del carácter sordo o sónoro de las consonantes que entren en concurrencia, si son sonoras al igual que en toda la Romania Occidental tienden a vocalizarse factum > feito, iactare > deitar, fructa > fruita, etc., pero sin embargo, cuando son sordas siguiendo la solución del resto del dominio gallego-portugués es la de velarizarse: así cobedo > cobedo > coldo; levitus > lebdus > lleldo.[19] En asturiano este fenómeno esta muy extendido pero la velarización no solo se da entre sonoras sino también entre sordas: cupiditia > 'coldicia', 'recapitare' > 'recaldar' e incluso entre nasales admirabile > almirable. Este mismo resultado se observa en el caso de conflicto de la lateral líquida '"l" más consonante, en el que mantiene la -l- después de oclusiva sonora: aliqud > d'algo, calidario > caldeiro, alba > albeicer, galdir (tragar), follicaria > folgueira (helecho), follicare > folgar, etc. y se vocaliza siese sorda: talpa > toupo, multiu > muito, salta > souto, cultum > cuitu (estiercol), altarium > oteiro, auscultare > escuitar, etc. [20]
  • La 'n' caediza. Rasgo característico del Noroeste es el fenómeno de la –n- caediza, fenómeno que tiene en el Eo-Navia su epicentro. Baldinger, se preocupa especialmente de esta cuestión y destaca la existencia de un antiguo sustrato atlántico que habría llegado hasta la Gascuña, y que se fue disolviendo por el centro, de modo que se presentaría hoy tan sólo en el Suroccidente francés y en el Noroeste peninsular, asomándose también en el vasco. Este sustrato se ve confirmado por la existencia de muchos vocablos comunes entre estas regiones.[21]

c) Caracteres derivados del proceso de romanización.

Las guerras cantabras en Asturias
  • Caso aparte es el de la palatización y degeminación de las laterales en la mitad del territorio eonaviego, única región dentro de la galaicofonía donde se presenta este fenómeno. La teoría tradicional que viene formulada por Menéndez Pidal sostiene, que la –l- latina palatizó en toda la península ibérica y en los dialectos centro meridionales italianos, de ahí supuso la entrada en el proceso de romanización de elementos Oscos que introdujeron en la Península Ibérica, esta peculiar pronunciación de las laterales de este pueblo subitálico. Lo cierto es que no se encuentran ejemplos de palatización de la –l- inicial en las grafías romanas y visigodas. Rolf por su parte, explica este proceso como un supuesto más de reforzamiento de la articulación de los sonidos consonánticos en la raíz, semejante al que consta documentado en castellano la r>rr, o en asturleonés en el grupo n>nn>ñ. En tal sentido, en el Eonaviego oriental el reforzamiento devendría de la necesidad de resaltar la pronunciación de las consonantes laterales al no ajustarse el modo de pronunciación de estas consonantes en latín a las preexistentes en el Noroeste peninsular, lo que daría explicación a la pérdida de las laterales intervocálicas en el eonaviego medieval, la evolución del grupo pl-, fl-, cl. o la confusión de las líquidas –l- y –r-. La pronunciación de las laterales tendría unos caracteres propios en la comarca naviega, dada la variedad de realizaciones que se pueden encontrar en uno y otro lado del Navia. Lo que parece seguro para todos los tratadistas es que este fenómeno es consecuencia del proceso de romanización como deriva de suprocedencia Este a Oeste.

Superestrato lingüístico[editar]

Con la expresión superestrato atendemos a la influencia ejercida sobre la lengua Eonaviega por otras lenguas con posterioridad al proceso de su desvinculación del tronco gallego-portugués del que procede. En este sentido el superestrato lingüístico del eonaviego no es distinto del resto de las demás lenguas peninsulares. Tal asimilación se explica no solo por el hecho de participar durante siglos de la misma coyuntura social y cultural como consecuencia del proceso político de integración peninsular, sino sobre todo, por el hecho de la oficialidad del castellano y el carácter bilingüe de la población, lo que determinó que participase del depósito léxico común a todas las lenguas peninsulares. En tal sentido en el eonaviego podemos encontrar básicamente los mismos germanismos, arabismos, galicismos, occitanismos, etc. que en castellano o cualquier otra lengua peninsular.

Dentro de este sustrato merece especial importancia la coexistencia de un castellano vulgar común a todo el territorio asturiano y que imprime también su impronta en la lengua eonaviega. En otros casos, sin embargo, el eonaviego permaneció fiel a su origen frente a los procesos de integración de la lengua y del efecto del bilingüismo. Así es el caso, como vimos de la –e paragógica. También encontramos este particularismo en el mantenimiento de la desinencia –des frente a su tendencia a la supresión en el resto de Asturias. En esto el eonaviego se aproxima al gallego y se distancia del asturiano y del portugués. Así García García refiriéndose a la primera conjugación señala: «Como en las demás conjugaciones se conserva la -d- etimológica de la 2.ª persona del plutral pero en esta conjugación -ades, cede terreno progresivamente ante ais, y ambas alternan con aides». Otro tanto cabe decir respecto de la primera persona del plural del presente de imperativo en el que como se recoge en el refrán citado de Fernández Fernández, se recoge ‘cantaide’ y ‘balaide.’ Es curioso, como en el portugués sigue en esto el paradigma del asturiano, en portugués como es conocido se dice cantais y cantai exactamene igual que en asturiano. Por otra parte si examinamos las hablas gallego-leonesas del Bierzo y Sanabria cuanto más al Sur se tiende a emplear –ais y –ai en vez de -ades y -aide. También en castellano antiguo, lo común era el empleo de desinencia –des, a diferencia de lo que ocurre hoy en día en el que dichas desinencias han cedido en favor de –ais y –ad. Esta evolución es consecuencia casi con toda seguridad del influjo de las hablas del Sur por efecto de la reconquista, lo que demuestra de nuevo el carácter conservador del Eonaviego y su fidelidad a sus orígenes.

Cuadro comparativo con otras lenguas de su entorno[editar]

A continuación se expone un cuadro comparativo del Eonaviego para examinar su evolución desde su origen en el latín y el gallegoportugués, así como el examen diacrónico actual de la lengua dentro del resto de lenguas del grupo gallego-portugués, y con el dialecto asturiano occidental y el castellano.

Latín Lengua gallega Eonaviego Lengua Galaico-portuguesa Portugués Asturiano Occidental Castellano
Occidental Central Oriental (Ancares)
animales animais
[äni'mas]
animás
[äni'mäs]
animáis
[äni'mäi̯s]
animales
[änɪ'mäles] ant. [änɪ'mäi̯s][22]
animaes animais
[ɐni'mäi̯s]
animales
[äni'mäles]
animales
[äni'mäle̞s]
audire oír
[o'ir]
oír
[o'ir]
oír
[o'ir]
ouguir
[ow'gir]
oir/
ouvir/ouguir
ouvir
[o'viʁ]
ouyer
[o̞w'yer]
oír
[o̞'ir]
canes cäns
[ˈkãŋs]
cäs
[ˈkäs]
cais
[ˈkæi̯s]
cais
[ˈkæi̯s]
cães/
cããs
cães
['kãi̯ɕ]
canes
[känes]
canes
[känes] (perros)
equuus cabalo
[kä'bälo̞]
cabalo
[kä'bälo̞]
cabalo
[ka'bälo̞]
cabalo/caballo
[kä'bälo̞]/[kä'bäλo̞] *
cavalo cavalo
[kɐ'väɫu]
caballu
[kä'bäλu]
caballo
[kä'bäλo̞]
infantam
/puellam
nena
['nenä]
nena
['nenä]
nena
['nenä]
nía
[ni'ä]
ninna menina
[me'ninɐ]
neña
['ne̞ ɲä]
niña
['niɲä]
latrones ladróns
[läˈðroŋs]
ladrós
[läˈðros]
ladróis
[läˈðroɪ̯s]
ladróis/lladróis
[läˈðroi̯s]/[λäˈðroi̯s] *
ladrões ladrões
[ɫɐ'dɾõi̯ɕ]
ỊỊadrones
[ʈʂä'ðro̞nis]
ladrones
[lä'ðro̞ne̞s]
germanum irmán
[irˈmãŋ]
irmao
[irˈmao]
irmao
[irˈmao]
ermao
[ɪrˈmãw]
irmão irmão
[iʁ'mãw]
hermanu
[erˈmänu]
hermano
[erˈmäno̞]
lux luz
[ˈlus]
luz
[ˈluθ]
luz
[ˈluθ]
luz/lluz
[ˈluθ]/['λuθ] *
luz/lus luz
[ɫujʃ]
ỊỊuz
[ʈʂuθ]
luz
[luθ]
longum lonxe
[ˈ'lonʃe]
lonxe
[ˈ'lonʃe]
lonxe
[ˈ'lɔnʃe]
lonxe/llonxe
[ˈ'lɔnʃe]/ [ˈλɔn'ʃe] *
longe longe
['ɫõƷi] ]
ỊỊo̞ñe
['ʈʂo̞ɲe]
luengo
[lu'engo] (largo)
quinque cinco
[ˈsiŋko̞]
cinco
[ˈθiŋko̞]
cinco
[ˈθiŋko̞]
cinco
[ˈθiŋko̞]
cinco cinco
['sinku]
cincu
['θiŋku]
cinco
['θiŋko̞]
oculum ollo
[ˈoʎo]/[ˈɔʝo]
ollo
[ˈoʎo]/[ˈɔʝo]
ollo
[ˈɔʎo]
oyo
[ˈɔʝo]
ollo olho
[ˈoʎu]
güeyu/güechu
[w'eʝu]/[w'etʃu]
ojo
[ˈo̞xo̞]
horam hora
[ˈɔɾa]
hora
[ˈɔɾa]/[ˈoɾa]
hora
[ˈoɾa]
hora
[ˈoɾa]
hora hora
[ˈoɾɐ]
hora
[ˈo̞ɾa]
hora
[ˈo̞ɾa]
hominem home
[ˈome̞]
home
[ˈɔme̞]
home
['ɔme̞]
home
['ɔme̞]
home homem
[o'mẽ]
huome/home
[w'ome̞]/['o̞me̞]
hombre
['o̞mbre̞]
plenum cheo
[ ˈt∫eo]
cheo
[ ˈt∫eo]
chẽo
[ ˈt∫ẽo]
chén/ chío
[ ˈt∫ᴈn]/ [ˈt∫ju]
chẽo 'cheio
[ˈ∫eju]
'chen/ỊỊen
[ˈt∫e̞n]/[ˈʈʂe̞n]
lleno
[ˈʎe̞no̞]
trahere traer
[tra'er]
traer
[tra'er]
traer
[tra'er]
trer/traguer
['trer/tra'ger]
trager trazer
[tɾɐ'zeʁ]
trayer
[tra'ye̞r]
traer
[tra'e̞r]
tuus cantavisti ti cantaste(s)
[ti kan'taste̞(s)]
tu/ti cantaches
[tu kan'tatʃe̞s]
tu cantache
[tu kan'tatʃe̞]
tu cantache
[tu ka'tatʃe̞]
tu cantaste tu cantaste̞
[tu kã'tästi]
tu cantasti
[kän'tästi]
tu cantaste
[tu kän'täste̞]

(*) Sónido lateral «ʎ» Desde el Porcía hasta el Navia. Sonido lateral «l» desde el Eo al Porcia.

Evolución diacrónica del Eonaviego[editar]

A continuación se muestra la evolución de la lengua atendiendo al soporte documental conservado en el monasterio de Oscos:

Castellano Latín Gallego-portugués Eonaviego medieval Eonaviego actual
alto altu(m) outo outo alto
mucho multu(m) muito muito muito
árbol árbor(em) árvol árvore árbol
llave clave (m) chave chave chave
duda dubitâtiô(m) dubida/dulda ¿dobeda?/dolda débeda/duda
espina spina (m) espinna espĩa espía
allanar aplanare achãar achãar achanar
azada asciata(m) aixada eixada eixada
centeno centenum centẽo centẽo centèn
dedo dígitu(m) dedo dido dido
derecho directu (m) direyto dereyto dereito/dereto
hijo filius (um) fillo fillo fiyo
guardar guardare guardar gardar guardar
hombre hōmo/hōminem hòmem hòme hòme
mano mānu(m) mão maao mao
manzana mattiāna (m) maçã maçaa mazà
mía mea (m) minna/mía mĩa (mina) mía
mucho multu(m) muito/ muyn muito muito
negro niger /nigrum nieiro/neiro neiro negro
nieve níve(m) neve neve neve
noche nox/nócte(m) noite noite nòite
añadir in addire anadir nadir añidir
obligar obligare obrigar obridar obrigar
pecho péctus(m) peito peito peito
quien quī / quem quem quen quèn
pared parĭes/ parĕtem parede parede parede
cuatro quattuor quatro quatro cuatro
una ūna(m) ũa/ hũa ũa úa
salir salire sair sair salir
tuyo tuus /tuum teu tou tou
viejo vĕtulus (m) vello vello veyo
verdad veritas/ veritatem verdade verdade verdá
Castellano Latín Gallego-portugués Eonaviego medieval[23] Eonaviego actual

Ejemplos de textos[editar]

Se adjunta los siguientes documentos del cartulario de Oscos al objeto de examinar la evolución de esta lengua:

2.ª mitad del siglo XII Año 1.153

...Testo uobis et concedo per suis terminis certis per termino de Menustux e inde de super ad petram de Gio a Cornu de Menyones, et ad penna de Teyxeyra, et al Pico pequeno, et allas mestas de Bouspoulim) et como uay pello regueyro a Sobrepe aa pena das ouellas, et inde in directum ad petra Vocatoria et ad aquam de Ferueça et cómodo uertitur aquam al final de Pena Leyra, na Gauia per ubi potueritis inueniere.... Ad patrem (sic) vero regis quingentos solidos boos exsoluat.

Floriano Llorente, Pedro (1981). «Coleción diplomática del Monasterio de Villanueva de Oscos». Boletín del Instituto de Estudios Asturianos (102). 138. http://tematico.asturias.es/cultura/ridea/ConsultaBoletines/PDFs/102-06.PDF. [24]

Primera mitad del siglo XIII

Cunusçuda cousa seia a quantos esta carta viren commo eu María Uicentez de Cedamona vendo a uos abbade don Guillermo de Santa María de Villa Noua d’Oscos e ao conueto desse mismo lugar quanta heredade eu aio e deuo auer en Çedamona por preço qua a mí e a uos ben prougo, conuen a saber: hun boy boon e çen solidos, preço me outorgo por ben pagada e sse mays val doo por Deus e por mina alma e de meus parentes. E de este día en deante seia tirada de nosso poder e seia metuda en no uosso e no do moestero e se alzen da mina parte ou da aldea contra esta uençon contra esta doaçon veer, aia a maldiçon de Deus e a mina e con Iudas eno inferno iasca por senpre e aa uoz del rey peyte çen morabentinos e dobre ao moestero a heredade e a carta uala por senpre. Feyta a carta en Gyo...

Floriano Llorente, Pedro (1981). «Coleción diplomática del Monasterio de Villanueva de Oscos». Boletín del Instituto de Estudios Asturianos (102). 142. http://ridea.org/node/499. [24]

Segunda mitad del siglo XIII, año 1261

Conuzuda cousa seia a quantos son presentes et aos que an de venir, como, nos abbade don Gómez con o convento de Vila Nova de Oscos damos a vos Iohan Martínez et a vossa muler Marina Pédrez et a vos Martín Páez et a vossa muler Aldonza Martínez, et a vossa generaciones que pus vos veneren a tercia da mea daquela nossa herdade de Guear per sous terminos novos et antigos, assy como con postos et departidos na outras cartas per tal pleito et per tal condición que a moredes et seiades fieles vassalos do monasteiro de Santa María de Villanova de Oscos et diades cada ano dela ao monasteiro vos Iohan Martínez con vossa parte un maravedil et u(n)a regueifa et una talega de cevada pela quarta da taega do burgo. E vos Martín Paez con vosa parte un moravedíl et u(n)a regueifa et u(n)a taega de cevada pela quarta da taega de burgo, et se vos ende quiserdes yr leyxade a quarta de quanto overdes ao monasteiro et ide vos a paz et seede fieles familiares do monasteiro, et a vossa morte venirdes aa sepultura de monasteiro, con vossas mandaciones, et assy da vossa parte come do monasteiro esta carta roboramos et cofimamos que seia ben valiosa

Castellano Oliveros, Luis. "Algunas reflexiones sobre el infinitivo conjugado en los documentos del Monasterio de Villanueva de Oscos", Britonia II, 1995-1996, pág. 124, Alvárez Castrillón, Xose A. Colección diplomática del monasterio de Santa María de Villanueva de Oscos (1139-1300), Ridea, 2011, p. 194

Segunda mitad del siglo XIII, año 1276. 19 de junio

In dei nomine Amen. Cunnuzuda cousa seia aquantos esta carta viren et oyren. Como nos don Miguel pela gracia de dios Abbade do Monesteyro de Sancta Maria de Vila Noua d’Oscos et ho Conuento dese mismo logar. Damos anos Rodrigo Affonso tam sola mente poren uossos dias emprestamo: amea daquela nossa herdade de vila Donga. Que he ena Vila d’Aures aque tenno de uos Lope Trauesso. Et damos uola todos sous terminos et con todos sous vilares assy comoa nos auemos. Per tal preyto uos damos esta herdade sobredita quela non possades vender nen supinnorar nen enallenar per neguna maneyra et adia de vosso passamento que ffique esta herdade ia dita liure et quita al Monesteyro ia dito con quanto bon paramento enela ouuer. Et Eu Rodrigo Affonso ia dito obridome per mi et per todas mias bonas et su pena Mil mrs. de Moeda Real; que nunca esta herdade ia dita meu fillo et filla nen quen vener en mias bonas; que nuncaa embarguen al Monesteyro ia dito. Et se meu fillo ou mia filla aesta carta quiseren passar aian amia maldizion et nunca seian herdados en mia herdade, et peyten al Monesteyro mil moravidiis da moeda real et acarta seia sempre atodo tempo valiosa. Et eu Rodrigo Affonso ia dito; recibo de vos don abade et do Conuento ia dito este prestamo que me vos dades et outorgo ben et lealmente de comprir quanto esta carta diz. Et que esto seia mays ffirme et no possa venir en dolda. Mandamos ambas las partes ffacer esta carta partida per ABC feyta carta en Vila noua d’Oscos XII dias por andar del mes de Junyo en era de mil et CCC et XIII annos. Regnante el rey don Affonso en Leon en Castela en todos los outros sous Rengos ayglegia de Oviedo porgante. Rodrigo Rodriguiz meyrino mayor del Rey eno Regno de Leon et en Asturias, osque presentes foron Suer Lopez prior testis, Pay Martiniz Suprior testis. Miguel Celareyro testis, Iohan Pelaiz vestiario testis, Pero Fernandiz cantor; testis Petro Iohanes sucantor testis, Andreu Perez clerigo desancta offemena testis, sou parente pero pelaiz clerigo testis, Lope Díaz testis, Meen Perez testis, Pay Eanes testis, Pero Chazin testis Gonzalo caio testis ffernan Díaz fillo de Diego vello testis et outros muytos que viron et oyron et eu Freire Domingo Monniz Notario puplico de Vila Nova d’Oscos scriui esta carta per mandado danbaslas partos et puys enela meusinal

Fernández Guerra y Orbe, Aureliano, Discurso en la Real Academia Española en el aniversario de su fundación, Madrid, Imprenta Nacional, 1865, pág. 84

Finales del siglo XIII

Devante de vos Johan Rodriguez, juyz del Rey, Eu frey Johan Peláez vestiario de Vila Nova d’Oscos polo abbade e polo convento desse mismo logar, dígonos querellando e pézonos por justicia que fagades ao concello da Pobra de Revoredo, que como nos eno noso monte de Candanosa teníamos noso frade o qual monte iaz eno noso couto de Santa Columba, ho qual couto avemos ven gardado con todos sous dereytos, que veneron los omes da pobla de Revoredo acernaron os nosos montes, nomenadamente… Ende nos dizemos que los danos que feceron enos montes devanditos os quaes nos pertenecen de dereyto e deven ser nosos por razón de Santa Columba que nolos fagades entregar os quaes danos estimamonos C maravedís dos pretos. Salvo de toller e de nader se mester for

Alvárez Castrillón, José A., Los Oscos en los siglos X-XII pág. 144.

1.ª mitad del siglo XIV, año 1328[25]

E por esta doaçión e por esta esmolna que vos Pedro Méndez façedes ao monsterio sobredito e abade e convento que son e que an de de vir, e por cuanto ben e emparamento façedes ao mosterio e prometedes de façer, nos abbade e convento logo de presente reçebemosvos llogo por noso familiar e damosvos e outorgamos parte en todo o ben que se feçer no mosterio de Santa María de Villa Nova en toda a orden de Cistel ata o día da fin do mundo...

Alvárez Castrillón, José A., Los Oscos en los siglos X-XII pág. 144.

2.ª mitad del siglo XIV 1377

Sepan quantos esta carta viren commo Teresa Meen, frada profesa no Monesterio de Santa María de Villa Nova d'Oscos, do en doazon al dito monesterio, por las almas de meu padre de mina madre e mía, e de aquelos a quen eu son teuda, todos benes asy mobres commo rayzes que eu aio en Lanteyro, en Bullaso, en Lavallos e en Mon, e en todos los terminos e jurdiçon da Probra de Castropol, e otorgo e mando que seian do monesterio todos, por quanto os mandaron y meu padre e mina madre con meu otorgamento. E vos, o dito don Abbad e convento, non me avedes a tirar estos erdamentos nen parte de delos, nen los otros que y el monesterio que levava meu padre e mia madre por los trinta maravedís según teno huna carta per que nos aforastes e dovos liçençia que vos pósades trocar e ministrar por lo dito foro os novos delos. E non avedes a dar nen aforar, nen vender, nen supinnorar, nen allear, nen malparar estos ditos herdamentos e benes. E Eu Teresa Meen frada profesa do dito monesterio asy o otorgo e prometo de ter e gardar todo esto que se aquí reconta.

Alvárez Castrillón, José A., Los Oscos en los silgos X-XII pág. 187.

1.ª mitad del siglo XIV 1417

...per tal preyto e condyçon vos aforo estas ditas herdades que as lavredes ben, e paredes ben, e que diades nos el dito don Abade e monesterio por foro cada anno huna taega de bon centeno medido per la medida dita de Santalla, livre de polvo e de palla; e que seyades amigos boos e leales do monesterio ennas cousas que vos poderdes, e qe estas ditas herdades que vos non posades vender nen subpynorar nen escabyar a outra parte por ninguna manera, e a la morte ou saydo del postermeyro de vos a los desste foro sayr que nos fiquen ao dito monesterio as ditas erdades lyvres e quitas e desenbargadas de vos e de vosa voz con todos sous chantados e aboamentos que elas estevere, vosa novydade alçada dando al monesterio aquelo que lle deverdes deste dito foro as quales herdades iaçcen su signo de Santalla d'Oscos...

Alvárez Castrillón, José A., Los Oscos en los silgos X-XII pág. 215

2.ª mitad del siglo XV 1466

Sepan quantos esta carta viren commo nos don Lope abbad del moesterio de Santa María de Uilla Nova d’oscos, e prior e conuento do dito moesterio aforamos a uos Lopez Pérez e a uosa muller Ynés Fernández, e a os fillos e netos que ouierdes unos de outros, conuén a saber que uos aforamos o noso casal de Bustapena asy commo lebóu e usou Miguel Andrés que ende moróu, casa e orrio e teytos e paos e erdamentos [bravos e] mansos que lle pertenescen e con la erdad que foy de [...] Domínguez e de Aluaro que lauraua Aluaro de Perdigueros. [Esto] todo asy commo senpre andóu esto commo dito [he vos] aforamos que déades e pagedes de foro en cada hun anno todos los foros e deretos ao convento e [ao moesterio] asy commo pagaua o dito Miguel Andrés e desta erdad que auedes de dar el quarto a Dominga Fernández por seus días muller que foe de Aluaro de Perdigueros...

Alvárez Castrillón, José A., Los Oscos en los silgos X-XII pág. 233

2.ª mitad del siglo XVI, 1580, Libro de Hidalgos de Castropol, Partido de Valdemiudes, Concejo de El Franco

Domingo da Cova da Vella... Domingo das Barrosas, Fcº dos Caborcos, Gº Mendez dos Pumaríos, Mª Méndez da Veiga... Pº Aº da Leira..., Fco. da Espineira...

Archivo Municipal de Castropol, sección hidalgos, padrón de 1580, p. 88

2.ª mitad del siglo XVI, Ibias Tormaleo Cantar

Deita palla al boi Gonzalvo

Deita palla á ó boy
Freija Ferrández fiandera honrada

puja cada fío, va pucherada

Cartas de Eugenio de Salazar vecino y natural de Madrid escrita a sus particulares amigos suyos, publicada por la sociedad de Bibliófilos españoles, Madrid, Imprenta y estinotipia de Rivadeneyra, 1866, pág. 88

Siglo XIX. Se aportan asimismo los siguientes textos recogidos del refranero decimonónico por Fernández Fernández y Acevedo Huelves

(Concejo de Boal):

Lliras che quito, nel marco las poño, toma, can, lliras y pan.

En Villanova nin vaca nin nora nacen os gutos y votanlos fora.
En Llanteiro nun hay mozas, en Mezà todas son veyas, en Miñagon milindrosas y en Serandías a fror d'ellas.
Pernas tortas das Cavanas, regallóis os da Pilella, chamuscados os de Boal, viva el llugarín de Armal.

Veite cerzo, cercellín, de este valle regueirín, qu'ei che vèn Xuan de riba, xurando y devotando, que ch'a partir ua dida, si te coye costa arriba, que ch'a partir un brazo si te coye costa abaxo.

Acevedo Huelves, Boal y su Concejo, Oviedo 1.898 pág. 50, 61 y 76

(Concejo de Villanueva de Oscos)

Polavila polavila, Eu ben sei donde la hay, indo porlo río arriba no moliño de meu pay

.Acevedo Huelves, Boal y su Concejo, Oviedo 1.898 pág. 76.[26]

(Concejo de El Franco)

En casa chía, llougo se fai a cía.

Condo che dian a oveya, coye a corda y vay por ella.
As cuitas ayías, num me quitan dormir.
A mía fiya arruita fame muita, a mía nora vocía e de chía.
A terra que da á ortiga è pra mía fiya/, a que nun la cría è pra mía vecía
Pra que nun queren, teño èo abondo
Antroido, godoiro, paso por Arbon con un cesto na mau comendo rapón.
D`os sesenta pra riba, nun moyes a barriga.
De valdre texen os cais, que nun rompen a roupa.
A vaca da mía vecía, da meyor lleite ca mía.
Condo Dios nun quer, os Santos nun poden.
Que mañá nos traiga, un boo día de solín.
Arco de veya revolve na terra, col dido monín que nun chova por mín, col dido pulgar que chova nel mar.
Foyas na figueira, farros na ribeira.
Cerco lluar ponte a enxugar.
Xente de marina, xente de gran caldeirada, día de muyto víspera de nada.
Home fraque y non de fame, mira que nun te agarre.
Condo chove y fai frío, cantan os gallos na veira del río.
Condo Dios quer, de todos os ventos chove
El anada de un mal ano, máyase nun eirado.
Cantaide nenas, cantaide, /cantaide y nun teñais pena/que ven un barco de mozos/ a dous cuartos á docena.
Si a Candeleira chora/ el inverno xa vai fora / si a candeleira rí / El inverno ta por vir

Alló enriba, nun, sei unde, encontrein con nun sei quen, en casa de xa me esqueice, nun me podo acordar ben.
Fernández Fernández, Marcelino (1898). El Franco y su Concejo. pp. 112 y ss. [27]


Siglo XX 1.ª mitad se aporta el siguiente cantar citado por García Lorca

(Concejo de Navia)

Este neñín que teño nel collo

e d'un amor que se tyama Vitorio,
Dios que madeu, treveme llongo

por non andar con Vitorio nel collo.

García Lorca, Las nanas infantiles[28]

(Comarca del Eo)

As laxas d'a nosa entrada tan, madeus, muito moyadas, non miou mia sogra por elas e que anuncian a xelada
Poderan ser cuadradas y tamén alongadas mais nunca veredes cocías redondiadas

Labandera Campoamor, JA; Boletín de letras del Real Instituto de Estudios Asturianos nº 71, 1970[29]

(Castropol)

Ayer dicícheme c'hoy

hoy dicesme que mañá
y mañá as me decir
¿Cocéronxe xa as patacas?

- Non: pero eiyes atizar candela -

Sela García, Alejandro; Artículo publicado en el Aldeano, 2º semestre, Castropol 1932.[30]

Siglo XX 2.ª mitad (Concejo de El Franco)

''Vaich'a fer muito bèn

Tèdes que vir a fèsta
¿Pareceche que fòron us nenos, us lladrois ou us parcoteixos us que tiraron as patacas al alto?
¿Sachasche el hòrto, atendich'as vacas ou fixich'a xanta?
Fun al eiro, pero nun puiden sachar nada?
Teis que ter ma(i)s tempo al fougo, parecem'a min esa caldeira.
De recoyeredes entre us dous, el herba, è fácil que nun vola piye'l augua
Tèinch'ua búa chía de d'herba
Vid'a mía casa pra miraremos esos llibros
Xa verás como en chegando`l vrao, imos a'ndar de fèsta'n fèsta

Nun vos quèro delante, iscai xa!

García García, José (1.983). El habla de El Franco. Bernaldo de Quirós. pp. 52 y ss. 

Características propias[editar]

A) Sistema fonológico.[31]

- Sistema vocálico:

Sistema vocálico del gallego-asturiano.
  • El sistema vocálico tónico es semejante al gallego, siendo 7 las vocales. Este dato, como ha quedado indicado, es el utilizado por Menéndez Pidal para la adscripción al grupo de lenguas galaico portuguesas.[32] Este sistema se presenta bastante estable, no apreciándose las alteraciones que se observan por efecto de la metafonía en otras zonas de la galaicofonía.[33] Se aportan a continuación los formantes obtenidos de los diversos sonidos vocales tónicos por García García para El Franco (GG, 1976) y Fernández Vior para Vegadeo (FV ,1997):
• ä vocal central abierta: f1 =700 y f2 =1350 hz (FV); f1 =750 y f2 =1500 hz (GG)
– a: vocal central abierta alargada: f1 =870 y f2 =1463 hz (FV); f1 =800 y f2 =1537 hz (GG)
– a anterior (velar): f1 =700 y f2 =1300 hz (FV); f1 =715 hz y f2 =1400 hz (GG)
– ɑ posterior (palalatal):
• e vocal semicerrada posterior: f1 =450 hz y f2 =1900 hz (FV)
– e semicerrada anterior afectada por sonido anterior: f1 =475 hz y f2 =1700 hz (GG)
– e semicerrada anterior afectada por sonido posterior: f1 =525 hz y f2 =1800 hz (GG)
• ɛ vocal semiabierta posterior: f1 =700 hz y f2 =1800 hz (FV)
• o vocal semicerrada anterior: f1 =490 y f2 =1015 (FV); f1 =500 y f2=1075 (GG)
• ɔ vocal semiabierta anterior: f1 =555 hz y f2 =1100 (FV): f1 =600 hz y f2 =1100 hz (GG)
• i vocal cerrada anterior no redondeada: f1 =337 y f2 =2300 (FV); f1 =400 y f2 =2600 hz (GG)
• u vocal cerrada posterior no redondeada: f1 =350 y f1 =1185 (FV); f1 =400 y f2 =925 hz (GG)
  • Vocalismo nasal. Consta documentado como hasta el siglo XIX, el vocalismo nasal era un fenómeno bastante común en todo el territorio eonaviego, sin embargo al día de hoy es un aspecto muy residual. Damaso Alonso fue el primero en constatar este fenómeno muy extendido en los Ancares. M. Menéndez García encuentra restos de nasalidad en Freixulfe y puntos de Villallón, y C. Muñiz en el Valledor en la frontera misma con el asturleonés. Resquicio de este vocalismo nasal se encuentra en que en esta lengua, a diferencia de lo que ocurre en otras hablas gallegas, las vocales que se encuentran en sílabas con coda nasal son siempre abiertas, consecuencia necesaria de la velarización de estos sonidos, estadio previo a la formación del vocalismo nasal.[34]
El vocalismo átono en gallego-asturiano.
  • Cambio de timbre en vocales atonas (si bien menos acentuado que otras lenguas galaico portuguesas) en posición enclítica absoluta, ante consonante labial y por asimilación vocálica.[35]
  • Vocalismo átono en posición inicial. Respecto del vocalismo átono, como señala García García "A diferencia de otras zonas de la galaicofonía, no son relevantes las diferencias entre -e- y -o- abierta y cerrada, pudiendo considerarse los sónidos de tales parejas como variantes de sendos archífonemas, manteniéndose el siguiente sistema, -i-, E-, a, -O-, u.[36]
  • Vocalismo átono final en -e-, -o- y -a-.[37] Se da la pérdida de la -o- en terminaciones -eno e -inu, sen, fren, centen, allén, padrín, camín... Es general la conservación -e- atóna final, tras -ETE, -ITE: sede, rede, vide, parede, etc.. más claro todavía en Topónimos San Mamede, Nonide, Taladride. También es normal que haya conservación de -e tras θ, como en couce, fouce, etc. Por el contrario se ha perdido por influencia del castellano, salú, verdá, enfermedá. La -e- paragógica ante consonantes líquidas aparece muy residualmente, Acevedo y Huelves cita carcele. La -o- final ha desparecido en el sufijo -elo, en toponimía, Tol, Castropol, Boal, etc.
    El vocalismo átono final en gallego-asturiano.
  • Realizaciones de vocalismo nasal y alargamiento de vocales. Según García García, es claramente perceptible la nasalización de las vócales tónicas o átonas que preceden a velar n en coda (tamén), o situadas entre consonantes nasales (mañá). El alargamiento vocálico se produce como fruto de contracciones: "vou à casa" o compensatorio como consecuencia de la pérdida de nasales intervocálicas "machacan a llá/lá", "Que mañá nos traiga un día de solín".[38] También se encuentra este alargamiento en el caso de concomitancia de vocales, para resaltar el artículo, así en el refrán citado por Fernández Fernández "A terra que da á ortiga".

- Diptongos:

  • a) Diptongos decrecientes: couto, souto, cantou, deitou, cantei...
  • b) El diptongo -au- se transforma en -ou-: audire > ouguir, causa > cousa, aurum > ouro, raupa (ger) > roupa, paucum > pouco, pausare > pousar, mauro > mouro, autumnum > outono, aullar > oular/oullar.
  • c) El diptongo -ai- se transforma en èi (è abierta): maiz > mèiz, radice > rèiz, bailar, bèilar, ahí > éí, amanecere > amèicer, esquèicer, vèi, pèisano. En ocasiones, la vocal -è- abierta, muestra el carácter de una variante de -a- palatal (α).[39] . Este fenómeno característico de las hablas ancaresass, se presenta generalizado, en el Alto Navia. [40]
  • d) Anticipación de la yod epéntica, véase: naide, coiro, agoiro, cadeira, bassium > bèizo, caseus > queixo, nadie > naide, estatua > estauta, materia > madèira, sapui > soupen, habui > houben...
  • e) Ausencia de diptongo ante nasal extremo este constatado por Menéndez García como uno de las isoglosas de referencia entre las hablas galaicas y asturleonesas.[41]

- Semiconsonantes.

  • a) Wau'' A diferencia del gallego-portugués, el eonaviego tiende al igual que en gallego a la supresión de las semiconsonantes, si bien presenta una evolución propia, distinta de la del gallego cuando interfiere la nasalidad, así los relativos condo, contó, el verbo gardar/goardar, o el numeral corenta o en topónimos Sayane, (Sanyoane) etc…
  • b) Yod: En eonaviego al igual que en el resto de la Galaicofonía tiende a una asimilación anticipatoria, y aunque hoy en día, tanto en Gallego como en Eonaviego existe una fuerte influencia del castellano, en ambos casos este proceso no se extiende más allá de la influencia ejercida por aquél. Véase: naide, beizo, coiro, caldeiro, ribeira, etc...

- Nasales:

  • a) Pérdida de las nasales intervocálicas. Este dato es el argumento de mayor peso para quienes se muestran contrarios a la teoría del continuum galaico asturiano, pues precisamente se da la circunstancia curiosa de que este fenómeno se acentúa en los concejos eonaviegos próximos al bable occidental siguiendo una tendencia norte-sur que se inicia en Portugal. Este dato se manifiesta en la formación de los plurales, en los aumentativos, en la formación del femenino, pero sobre todo en la pérdida de las nasales-palatales.[42]
Manifestaciones de este fenómeno, esencial para entender la lengua eonaviega, son los siguientes:
- El Sufijo latino –anu pierde totalmente la nasalidad: ‘mao’ (mano), ‘chao’ (llano), ‘ermao’ (hermano)
- Formación de los plurales: ‘camiois’ (camiones), ‘pantalois’ (panatalones), cais (canes)
- Aumentativos: Casúa (casona), muyerúa (mujerona), bobúa (bobona).
- Formación del femenino: búa (buena), irmá (hermana), ladrúa (ladrona).
- Pérdida de las nasales palatales: Dieiro (dinero), cocía (cocina), espía (espina), etc.[43]
- Formación diminutivos: Pequenía/pequenín, (pequeño/a), nía/nenín (niño/a), contíus (cuentinos).
- Deformación del vocalismo: Cía (cena), Avía (Avena), bús (buenos), ayeu (ajeno)
- Supresión de diptongos por interferencia de la nasalidad: lat. quandum> eon. condo (cuando), lat. quantum> eon. conto (cuanto), lat. Iohannes> Eon. Xan o Xanón, (Juan o Juanón), topónimos Sayane...
  • b)Velarización de nasales y deformación del vocalismo como consecuencia de la -n- caediza. Véase en este sentido Dámaso Alonso, «Engañar, volar, casos y resultados de velariación de –n- en el dominio Gallego».[44]
  • c) Evolución del grupo latino a nn a n: cabana (cabaña), escano (escaño), ano (año), etc.
  • d) Mantenimiento del grupo -mb-, lamber/llamber, lomo/llmobo, etc... con excepciones que se explican por efecto de la pérdida de la nasalidad intervocálica homine>òme (hombre), lumine>lume/llume (lumbre), seminare/semar (sembrar). En ocasiones apareció el grupo -mb como consecuencia de la pérdida de las laterales intervocálicas: lat. tremulare> trembar.[45]
  • e) Simplificación del grupo m’l y m’n a m: home, fame, llume, etc.
  • f) Pérdida de las nasales palatales, en diminutivos femeninos, vaquía, cousía, roupía, etc.. y algunos masculinos foucío, campío, en el sufijo -ieiro/a: cocieira, dieiro, mulieiro, etc.

- Laterales::

  • a) Mantenimiento de las laterales intervocálicas. A salvo en los concejos más occidentales la tendencia es al mantenimiento de la -l- intervocálica. Se ha de indicar, que este es un fenómeno reciente pues en el cartulario de Villanueva de Oscos la tendencia a la desaparición de la -l- intervocálica es semejante al resto de las lenguas gallego-portuguesas.
  • b) Palatización de las laterales iniciales y ausencia del fenómeno de degeminación de la -ll- latina. Estos aspectos, hoy en día, se aprecian sólo en la mitad del territorio eonaviego, sin embargo, del examen del Cartulario de Oscos se constata que estos fenómenos se hallaban extendidos a todos los concejos gallegos y asturianos comprendidos entre el Eo y el Navia.[46] Frías Conde ha estudiado también su pervivencia en diversos topónimos del área no palatizadora, señalando como ejemplos Llacín y Llampedeira en Grandas y Llan en Taramundi Por su parte Santamariana señala como ejemplos de la extensión de este fenómeno en la provincia de Lugo Llencias y Llousa y García Arias el caso de Llorantín en los Ancares[47] .
  • c) Velarización del grupo b’d, (coldo, dolda, etc..), fenómeno hoy en día muy residual, totalmente desconocido para García García y Acevedo Huelves quienes registran débeda y codo, pero que se encontraba generalizado en el cartulario de Oscos.[48]

- Evolución de los grupos consonánticos latinos:

  • a) Grupo -cl-, -pl- y -fl- hacia un sonido palatal sordo. Existe una concordancia en este punto con el bable occidental y el gallego, si bien la ch vaqueira tiende a ser más fricativo(š) que africado (ć). Ejemplos: chao, chave, chèn, chamar, etc.
  • b) Evolución del grupo -lt-, -ct- hacia it: muito, truita, escuitar, cuitelo, enxuito, luito, arruitar, cuito, fruito, etc. Modernamente se observa una tendencia a simplificar el grupo: directum>dereito>dereto, strictum>estreito>estreto, provectum>proveito, proveto, etc.
  • c) Evolución del grupo sc hacia ix, véase fascis>feixe (haz), pisce>peixe (pez), asciata>eixada (azada), axis>èixe (eje), taxu>tèixo (tejo), fraxinu>frèixo/freisno (fresno), etc.
  • d) Evolución de los grupos gi y gl a palatales sónoras: genĕru>xénro (yerno), gelāre>xelar (helar), genesta>xestra (hiniesta), gemellicu>xemèlgo (gemelo), etc.
  • e) Evolución de los grupos j a palatales sorda: iactu>xèito, iantare>xantar, iocu>xogo, etc.
  • f) Evolución de los grupos li, a palatales sónoras: filĭum>fiyo, mulier>muyer, palĕa>paja, etc.
  • g) Evolución de los grupos nj a ñ: lleña/leña, castaña, viña, etc. en otros casos derivó a un sónido palatal sordo: llonxe/lonxe.
  • h) Ante las liquidas -l- y -r- las oclusivas sónoras evolucionaron a -y- o se vocalizaron oculu>òyo, vetulu>vèyo, apicula>abeya, tegula>tèya, flagrare>cheirar, agru>eiro, cathedra>cadèira.

- Otros fenómenos propios:

  • a) Fricativación de oclusivas más acentuado que el gallego y sobre todo que el asturiano. louxa, vixo, dexobado, xardía broxa, xebrar, xastre..
  • b) Palatalización de la x: mataxa > madeixa, taxu>teixo, Laxare>deixar, maxilla>meixela/meixella, etc.
  • c) Distinción entre el sonido palatal lateral y fricativo. García García propone las siguientes oposiciones callo (verbo callar), cayo (verbo caer), rayo (fenómeno meteorológico), rallo (verbo rallar), piyo/pillo (sust).
  • d) Neutralización de líquidas agrupadas, si bien este fenómeno está en trance de desaparición.
  • e) Mantenimiento de la f latina.
  • f) Evolución de la geminada ss latina a fricativa sorda, passaru>páxaro, bassare>baxar, etc.

B) Aspectos morfológicos

- Tiempos verbales. Indicativo: Presente, Imperfecto, Perfecto simple, Pluscuamperfecto simple, Futuro, Condicional; Subjuntivo: Presente e impefecto; Imperativo; Infinitivo simple y conjugado, participio y gerundio. Característica propia del Eonaviego es la construcción del tiempo futuro a través del sintagma haber + pronombre + infinitivo verbal, en construcciones como la anteriormente significada "eiyes atizar" u otras "eivos dar", "y'a poñer", muy comunes en los artículos costumbristas de Alejandro Sela en el Aldeano, que son semejantes a las empleadas en gallego-portugués al anteponer el pronombre personal a la desinencia atizaryes-ei, darvos-ei, poñerlle-a.[49]

- Desinencias verbales. Tiene esta lengua, al igual que el resto de la familia galaico portuguesa, una fuerte dependencia del vocalismo originario de la lengua latina, hecho, que en gallego-asturiano resulta si cabe más conservador. Así la flexión verbal del gallego-asturiano viene condicionada por la pérdida de la distinción entre las vocales abiertas y cerradas en el latín vulgar. Al desconocerse la distinción en las vocales átonas y dada la movilidad de las vocales tónicas en el seno de la raíz verbal se hace prevalecer el morfema sobre la raíz en la mayoría de los supuestos distiguiéndose entre abiertas y cerradas según su posición tónica al conjugarse. De este modo el vocalismo adquiere ciertas connotaciones metafónicas al incoporarse la distinción a la flexión verbal e ignorarse el origen etimológico de las palabras. Así en los supuestos de las formas personales fuertes, a saber, las tres personas del singular y la tercera del plural del presente de indicativo, todo el subjuntivo y la segunda del imperativo, los hablantes distinguen siempre entre e- y o- abiertas, manteniendo siempre la distinción entre formas fuertes y débiles a salvo los verbos monosilábicos, en que la vocal tónica de la raíz y el morfema coinciden, y con la sola excepción de los verbos deber y ceder, de hecho irregulares en gallego-asturiano. Hecha esta precisión, estas son las principales características de las formas verbales en esta lengua:

  • Desinencia –des en la segunda persona del plural en todas las conjugaciones. Señala, García García respecto del concejo de El Franco, que si bien se mantiene esta desinencia de manera estable en la 2.ª y la 3.ª, en la 1.ª conjugación va cediendo terreno por influencia del castellano ante –ais y -aides.[50]
  • Desinencia de perfecto –che. Formas verbales de la 1º personal del singular veño, teño, vexo.
  • Deformación vocal por efecto rizotónico.
  • Supresión de la -r- final del infinitivo al juntarse con pronombres: «Tara bèn feito, èo(èu) nún podo asegurallo»,[51]
  • Desaparición de la 1.ª persona del plural ante –nos enclítico.
  • La -n- paragógica se presenta en 1.ª persona del singular en todos los perfectos fuertes y en los dobles flexiones –er, -ir, dixen, puxen, fun, salín, comín, etc.
  • Las terminaciones en -ei es frecuente también que tomen -n paragójica: tomein, falein, subirein, falarein, hein, sein, etc
  • Uso de la vocal -e- abierta en las formas de 1.ª persona del plural del pretérito perfecto (coyèmos, dixèmos), o de la vocal -o- abierta en las formas de plural de la 2.ª y 3.ª persona (fòmos, fòron).
  • El infinitivo es en -er en muchos verbos que en castellano, lo hacer en -ir, como morrer, encher, ferver, render, etc., siendo menos frecuente y de forma vacilante, en caso contrario, así valir/valer y tosir/toser.
  • Se produce alternancia entre -e- abierta y cerrada en los verbos en ar que tienen -è- abierta rizotónica. En ellos, es abierta la -e- radical de las tres personas del singular y la 3.ª del plural.
  • En los verbos incoativos y otros en -cer y cir, la 1.ª persona del singular del presente de indicativo y todo el presente de subjuntivo se asimilan a -ces, -ce, lluzo, lluce, lluza, lluzas, lluza. Alternancia -e- abierta y -e- cerrada en la vocal temática tónica de la mayoría de los verbos en -er.
  • La -e cerrada es propia de las tres personas del plural del perfecto simple, de las seis del pluscuampefecto simple, de todas las del imperfecto de subjuntivo en sus dos series, de las formas del gerundio y la de la 1.ª persona del futuro. Presenta -e- cerrada la 1.ª y la 2.ª personas del plural del presente de indicativo, la del plural del imperativo, la 1.ª y la 2.ª personas del plural del futuro, y tanto en este como en el futuro hipotético la -e-.
  • Hay verbos (medir y sentir) que presentan alternancia i/e en la vocal radical: con -i- en las formas fuertes, (formas en singular y 3.ª del plural de presente de indicativo, la de singular de imperativo y todo el subjuntivo) y -e- en las débiles.
  • Al igual que en asturiano occidental, se produce la acentuación esdrújula de las dos primeras personas del plural del presente de subjuntivo.
  • En lo relativo a los verbos irregulares, la divergencia respecto de la regla general en la mayoría de los casos sólo se explica por razones etimológicas.
  • Los verbos incoativos son plenamente regulares.

- Forma pronominales. Mantenimiento del vocalismo latino e-o del pronombre de primera persona si bien con materializaciones diversas. Extensión generalizada de las contracciones preposicionales de carácter analógico. Contracciones de pronombres personales átonos, dativo más acusativo que se usan, lo mismo en posición enclítica que proclítica: mo, ma, mas, cho, cha, chas, yo, yos, yas

Artículos Masculino femenino Neutro
Singular el a el
Plural os as os
Posesivos Masculino femenino Neutro
Singular meu/tou/sou mía/túa/súa --
Plural meus/tous/sous mías/ túas/ súas --
Demostrativos Masculino femenino Neutro
Singular este/ese/aquel esta/aquela/aquel/la esto/aquel/lo
Plural estos/esos/aquel/los estas/aquel/las/aquel/las estos/aquel/los

- Formas verbales. García García para el Concejo de El Franco y Celso Muñiz para el Valledor admiten la existencia de formas compuestas con 'ter' como auxiliar, si bien con un empleo más restringido que en castellano y con una connotación de probabilidad. Se ha de precisar, sin embargo, que tal planteamiento parte más de un particular posicionamiento de estos autores respecto de la morfosintáxis de las formas compuestas, que de la existencia de una especialidad propia del eonaviego.

- Resulta también característico del eonaviego, el cambio de género para precisar un colectivo o un número impreciso de cosas, así "el anada", "el herba", (se distingue "a herba" una brizna de hierba, de "el hierba", una sacada de hierba), también en locuciones adverbiales como "da feito", "da remoyo", etc.

C) Aspectos sintácticos.

- Empleo del Infinitivo conjugado en construcciones subordinadas finales o cuando el infinitivo forma parte de un sintagma preposicional, si los procesos tienen sujetos diferentes y pretende evitarse ambigüedad.

- Sistema de perífrasis verbales:

  • Perífrasis temporales de futuro o de inminencia: ir (a) + mf. Vouche contar o que pasou; estar a + inf. estar + ger.: estábamos a mirar os coches; haber + inf. haber a + mf. haber de + inf.: heivos dar as ferramentas, hía a contarvos úa cousa, han de trabayar máis; Querer + inf: Peime que quer estear.
  • Perífrasis modales de obligación e hipótesis. Haber (de) + mf. Habemos cuntar as ovellas; haber que + mf. (imp.): hai que reforzar a ponte; ter que + inf.: tivemos que botalo abaxo; deber + inf.: débeste erguer máis cedo; poder + inf. Xa podes vir pra acó.
  • Perífrasis aspectuales: a) Imperfectivas: andar a + inf.= andar + ger; anda a falar máis da conta; (anda falando máis da conta); levar a + inf. = levar + ger. Leva todo o día a durmir (leva todo o día durmindo); ir + ger. Xa imos recollendo nisas. b) Perfectivas: acabar de + mf. Acaba de lle falar; dar (por) + part: Non dou (por) feira a xeira; deixar de + inf: Deixamos de trabayar onte; levar + part. Uva durmido xa tres horas; ter + part.” Teño rematado(s) os exames; haber + part.: ha falao con el dúas veces.[52]

- Empleo del dativo de interés: Eso nun che me gusta nada, vouchéme fer un traxe, llevábachebos un traxe, éche grande, vaiye cansao). En estos casos los pronombres -che- y el -ye- tienen valor simpatético o de interés a fin de resaltar la atención del destinatario de la acción. El dativo sin embargo pierde tal condición cuando va precedido del reflexivo se funcionando entonces complemento indirecto normal.

- El papel del complemento no reflexivo "se lo dio", viene sustituido por las diversas formas contractas de ye: yo, ya, yos, yas, así: deoyo, llevayo, etc.

- Conservación de sintagmas preposicionales partitivos (acusativo parcial) en cláusulas limitativas o especificativas contenidas junto a verbos transitivos, fenómeno este, muy extendido en el antiguo romance gallego-portugués, y documentado hoy en asturiano y gallego, (véase «Informe sobre a fala ou gallego asturiano», publicado por la Academia de la Lengua Asturiana en 2006, pág. 31; Bechara, Evanildo, Moderna Gramática Portuguesa, 36.ª edición, 2003, pág. 161; Cidrás Escáneo, Francisco (1998): “Marcaxe preposicional do obxecto en galego. Emerxencia e vicisitudes dun proceso de gramaticalización sintáctica”, in Dieter Kremer (ed.):Homenaxe a Ramón Lorenzo. Vigo: Galaxia, vol II: 569-580)

- Coincidencia entre el masculino y neutro en artículos y demostrativos. Se ha de precisar, que si bien están generalizadas las formas propias del género neutro, como ha puesto de relieve Frías Conde, el empleo de estas formas se debe a una influencia del castellano siendo desconocidas originariamente en eonaviego, («Los derivados de "ille" e "illum" en el gallego de Asturias», revista de Filología románica, nº 10, 1993, pags. 241-252) y es que si ya de por si resulta extraño que sea precisamente el neutro «lo», el único artículo que comienza en consonante, resulta fuera de toda duda el carácter extraño de dicho artículo, si se tiene presente que ningún analista registra la existencia de contracciones con «lo», algo que resulta inadmisible tanto en gallego como en asturiano.

- Distinción entre acusativo y dativo en los pronombres personales tanto en la 2.ª te/che como en la 3.ª persona ye/lo/la. La forma pronominal «min» usada siempre como complemento con preposición a min, por min, de min, etc.

- Preposiciones: a, agá, ante, ata, acía, baxo, cara, con, contra, de, dende, en, entre, escontra, menos, pra, prantre, por, según, sen, xunta, tras/tres.

Variantes según la encuesta Alpi (1930)[editar]

Se aporta a continuación los resultados obtenidos por la encuesta Alpi (Atlas Lingüístico de la Península ibérica)verificada en la decada de los años treinta[53] para los distintos puntos encuestados situados entre los valles del Eo y del Navia y la regla general dada para toda la comarca por Acevedo y Fernández en el Vocabulario del Bable de Occidente publicado hacía 1932.

Español Acevedo
y Fernández
1932
As Campas
Castropol
Bajo Eo
Salgueiras
Oscos
Medio Eo
Neiro
Fonsagrada
Alto Eo
Navia de Suarna
Alto Navia
Boal
Boal
Medio Navia
Freiral
Navia
Bajo Navia
agua augua auga
['awga]
auga
['awga]
auga
['awga]
auga
['awga]
auga
['awga]
augua
['awgwa]
para pra pra
['pra]
pra
['pra]
pra
['pra]
pra
['pra]
pra
['pra]
pa
['pa]
siembra sema somènta
['somᴈnta]
somènta
['somᴈnta]
semènta
['semᴈnta]
sementa
['sementa]
sema
['sema]
sema
['sema]
cuanto conto cònto
['kɔnto]
canto
['kanto]
cuanto
['kwanto]
cuanto
['kwanto]
cònto
['kɔnto]
cònto
['kɔnto]
cantad cantaide cantaide
[kan'taide]
cantai
[kan'tai]
cantadie
[kan'tadje]
cantái
[kan'tái]
cantái
[kan'tái]
cantade
[kan'tade]
desnudo espido espidu
[es'piðo]
espido
[es'piðo]
encoiro
[en'koyro]
despido
[es'piðo]
encoiro
[en'koiro]
desnudo
[ðes'nuiðo]
mujer muyer muyzer
[muz'ʝer]
muller
[mu'λer]
muller
[mu'λer]
muller
[mu'λer]
muiyer
[mui'ʝer]
muyer
[mu'ʝer]
ojo oyo òyzo
[ˈɔzʝo]
òllo
[ˈɔλo]
òllo
[ˈɔλo]
òllo
[ˈɔλo]
òiyo
[ˈɔiʝo]
òyo
[ɔʝo]
oreja oureya oreyza
[oreʝza]
ourella
[ow'reʎa]
orella
[o'reʎa]
orella
[o'reʎa]
oreiya
[oreʝia]
oureya
[owreʝa]
oído ouguido ouguido
[ow'giðo]
ouguido
[ow'giðo]
oído
[o'iðo]
oído
[o'iðo]
ouguidu
[ow'giðu]
ouguido
[ow'giðo]
llorar chorar chorar
[ˈt∫o̞rar]
chorar
[ˈt∫o̞rar]
chorar
[ˈt∫o̞rar]
chorar
[ˈt∫o̞rar]
chorar
[ˈt∫o̞rar]
chorar
[ˈt∫o̞rar]
lágrima ---- lágrima
[ˈlagrima]
lágrima
[ˈlagrima]
lágrima
[ˈlagrima]
lágrima
[ˈlagrima]
llágrima
[ˈλagrima]
yárima
[ˈʝagrima]
mano mao mãu
[ˈmão]
mãu
[ˈmãw]
mãu
[ˈmãw]
mãu
[ˈmãw]
mãu
[ˈmãw]
mãu
[ˈmãw]
dedo dido dido
[ˈðido]
dido
[ˈðido]
dido
[ˈðido]
dédo
[ˈðedo]
didu
[ˈðido]
dido
[ˈðido]
pierna perna pèrna
[ˈpᴈrna]
pèrna
[ˈpᴈrna]
pèrna
[ˈpᴈrna]
pèrna
[ˈpᴈrna]
pèrna
[ˈpᴈrna]
pèrna
[ˈpᴈrna]
píe pe
[ˈpᴈ]

[ˈpᴈ]

[ˈpᴈ]

[ˈpᴈ]

[ˈpᴈ]

[ˈpᴈ]
diente dente dènte
[ˈðᴈnte]
dènte
[ˈðᴈnte]
dènte
[ˈðᴈnte]
dènti
[ˈðᴈnti]
dènti
[ˈðᴈnti]
dènte
[ˈðᴈnte]
quieto quieto quieto
[ˈkieto]
quieto
[ˈkieto]
quieto
[ˈkieto]
quieto
[ˈkieto]
quietu
[ˈkietu]
quieto
[ˈkieto]
yegua eugua ègüa
['ᴈgwa]
ègüa
['ᴈgwa]
ègoa
['ᴈgoa]
ègüa
['ᴈgwa]
èuga
['ᴈgwa]
ŷegua
['ʝᴈgwa]
eje eixe eixe
['eiʃe]
eixe
['eiʃe]
èixe
['eiʃe]
eixi
['eiʃi]
eixe |
['eiʃe]
eixe |
['eiʃi]
demonio demo demo
[ˈðemo]
dèmo
[ˈðᴈmo]
demo
[ˈðemo]
demo
[ˈðemo]
demoniu
[ˈðemoniu]
demonio
[ˈðemonio]
encía enxigua
/enxiba
enxiba
[enˈ∫iba]
enxiba
[enˈ∫iba]
enxiba
[enˈ∫iba]
enxiba
[enˈ∫iba]
enxiba
[enˈ∫iba]
meya
[meˈʝa]
pecho --- pecho
[ˈpet∫o]
peito
[ˈpeito]
peito
[ˈpeito]
peito
[ˈpeito]
pechu
[ˈpet∫u]
pecho
[ˈpet∫o]
nudo nougo nougo
[ˈnowgo]

[ˈnɔ]

[ˈno]

[ˈno]
nougo
[ˈnowgo]
nougou
[ˈnowgo]
coz couz couz
[ˈkowθ]
couce couz
[ˈkowθe]
couce
[ˈkowθe]
couzi
[ˈkowθe]
cou(z)
[ˈkowθ]
couz
[ˈkowθ]
uncir xoncer xoncer
['ʃoncer]
xoncer
['ʃoncer]
xoncer
['ʃoncer]
xoncèr
['ʃoncer]
xoncèr
['ʃoncer]
xoncer
['ʃoncer]
leche leite /lleite leite
['leite]
leite
['leite]
leite
['leite]
lèiti
['lᴈiti]
llèite
['λeite]
ŷeite
['ʝeite]
buey boi bòi
['bɔi]
bòi
['bɔi]
bòi
['bɔi]
boi
['bɔi]
bòi
['bɔi]
bòi
['bɔi]
grillo --- grilo
['grilo]
grilo
['grilo]
grilo
['grilo]
grilo
['grilo]
grillo
['griʎo]
griŷyo
['griŷyo]
paloma palomba palomba
[pa'lomba]
palomba
[pa'lomba]
palomba
[pa'lomba]
palomba
[pa'lomba]
palomba
[pa'lomba]
palomba
[pa'lomba]
rana ra ra
['ra:]
ra
['ra:]
ra
['ra:]
ra
['ra:]
ra
['ra:]
ra
['ra:]
lobo lobo
/llobo
lobo
['lobo]
lobo
['lobo]
lobo
['lobo]
lobo
['lobo]
llobu
['ʎobo]
ŷobo
['ʝobo]
hierro fèrro fèrro
['fᴈro]
fèrro
['fᴈro]
fèrro
['fᴈro]
ferro
['fero]
fèrro
['fᴈro]
fèrro
['fᴈro]
llama lapa
/llapa
lapa
['lapa]
lapa
['lapa]
lapa
['lapa]
llapa
['ʎapa]
llapa
['ʎapa]
ŷapa
['ʝapa]
todo todo todo
['toðo]
todo
['toðo]
todo
['toðo]
todo
['toðo]
todo
['toðo]
todo
['toðo]
Español Acevedo
y Fernández
1932
As Campas
Castropol
Bajo Eo
Salgueiras
Oscos
Medio Eo
Neiro
Fonsagrada
Alto Eo
Navia de Suarna
Alto Navia
Boal
Boal
Medio Navia
Freiral
Navia
Bajo Navia

Polémicas políticas[editar]

Las polémicas políticas entre partidos e instituciones gallegas y asturianas tienen dos frentes. Por una parte el relativo a la posibilidad de que la Junta de Galicia tutele la educación en gallego-asturiano en el occidente de Asturias, entendiendo aquel como dialecto del gallego, y los propósitos interpretados como anexionistas del nacionalismo gallego.

Respecto al ámbito educativo, el gobierno del Principado se ha negado a cualquier posibilidad de que se enseñe gallego en el occidente de Asturias, posibilidad ofrecida por la Junta de Galicia.[54]

La postura de la Junta de Galicia en ese sentido es clara. Entre los objetivos de su Plan General de Normalización de la Lengua Gallega se cita como objetivo,[55] en lo referido al eonaviego:

Reforzar la idea entre la población, especialmente en el gallego de Asturias, de que su lengua es gallego, con sus peculiaridades dialectales, pero gallego.

Por otro lado, también causó polémica en Asturias la posibilidad, incluida el borrador de Estatuto de Autonomía de Galicia presentada por el Bloque Nacionalista Galego,[56] de que territorios limítrofes pudiesen unirse a Galicia:

Podrán incorporarse a Galicia aquellos municipios limítrofes de características históricas, culturales, económicas y geográficas análogas, mediante procedimientos democráticos que serán regulados por ley.

Lo cual fue interpretado (y confirmado por dirigentes del BNG)[57] como la posibilidad de que municipios del occidente asturiano, si así lo decidiesen, se unieran a Galicia.

Algunos grupos nacionalistas gallegos minoritarios, como Nós-Unidade Popular propugnan incluso, basándose en la adscripción del eonaviego al gallego, la anexión directa de las Tierras del Eo-Navia a Galicia[58] Esta tesis apenas tiene eco en Asturias.[59]

Sin embargo, en lo que se refiere a la propia conciencia identitaria de los asturianos de la zona, y de acuerdo con el estudio del II Estudio Sociolingüístico de Asturias, promovido por la Academia de la Llingua Asturiana, un 74% de los encuestados afirmaron sentirse «asturianos hasta a médula» y un 15% se identificaban como asturianos, aunque «un poco gallegos». En el otro extremo, tan sólo un 9% se reconocía como «fronterizo» y sentirse tan gallego como asturiano.

El cartulario de Villanueva de Oscos[editar]

Ábside del Monasterio de Santa María de Villanueva de Oscos

Uno de los aspectos más relevantes del Eonaviego es el estudio filológico de la evolución de esta lengua a través del examen de los textos medievales documentados en el Monasterio de Santa María de Villanueva de Oscos. Su examen nos aporta datos muy relevantes para el conocimiento de la formación de las primitivas lenguas romances y del origen de las lenguas galaico-portuguesas en particular. De la importancia que tiene este cartulario para el conocimiento de la formación de la lengua romance en Asturias nos da cuenta el hecho de que, cuando en 1865 Aureliano Fernández-Guerra relaciona en el discurso sobre el Fuero de Avilés las cincuenta primeras escrituras en lengua romance que se documentan en Asturias, veintiséis de las mismas pertenecen al Monasterio de Oscos y el resto a otros cartularios y fondos documentales asturianos.[60] Del periodo medieval de la institución se conocen 616 documentos, 32 del siglo XII, 261 del siglo XIII, 224 del Siglo XIV y 99 del siglo XV, representando en conjunto la mayor colección diplomática asturiana del medievo, hecha excusión de las coleccíones de los monasterios ovetenses de San Pelayo, y San Vicente de Oviedo y la de la Catedral,[61] siendo si cabe más su importancia si se tiene en cuenta las pequeñas dimensiones del monasterio.

Del examen de los primeros documentos del monasterio redactados en lengua romance desde finales del XII hasta principios del siglo XIV, se nos pone de manifiesto una identidad absoluta de esta lengua con el romance galaico-portugués de aquel tiempo, hasta el extremo que Francisco Xavier Frías Conde renuncia a su estudio por ser tal el parecido con el resto del dominio gallego-portugués que no nos permite vislumbrar los rasgos de identidad de la lengua gallego-asturiana. En esta etapa inicial únicamente se tienen documentados los traslados de copias de escrituras latinas antiguas ininteligibles ya para el pueblo llano, v. AHN sec. clero, carp. 1617, AHN, Sec. Clero, carp. 1617 núm. 15,, núm. 2, AHN Sec. clero carp. 1621 nº 15 etc. y no será sino hasta mediados del siglo XIII cuando se documentan los primeros documentos originales escritos en lengua romance gallego-portuguesa.[62]

Desde el inicio del siglo XIV se comienza a perfilar la singularidad de esta lengua con el resto de la galacoifonía. La mayoría de estas novedades resultan del avance del castellano en los centros urbanos de la ría del Eo: Revoredo, Ribadeo y Castropol, siendo más notoria tal influencia en las escrituras de los notarios del obispo en esas poblaciones, pero si la influencia del castellano es cada vez mayor en los centros urbanos, las escrituras de los notarios del monasterio conservarán bien claros los rasgos de identidad originarios de la lengua más otros propios que aparecen ahora de nuevo. De este modo en el cartulario de Villanueva de Oscos se pueden hallar cuatro tipos de documentos:

1) Las escrituras otorgadas ante los propios notarios del Monasterio, todas las cuales desde la segunda mitad del siglo XIII hasta el siglo XVI se encuentran redactados en romance galaico-portugués, y en el que si bien ya se aprecian muchas de las características propias de la lengua gallego-asturiana, (palatización de inicio de los grupos fónicos laterales el sistema de artículos), no se aprecian especiales diferencias con los que se tienen documentados por los notarios del Rey en la Puebla de Buron o en el cartulario del Monasterio de Santa María de Meira. Entre estas cabe citar una carta de entrega de una yugería en compensación, fechada en 1253 en Grandas, una carta de reconocimiento fechada en 1259, una venta del año 1260 en Lavarou, una carta de foro del año 1261 por el que el Abad concede a Juan Martínez y a otros unas tierras a censo, una donación del año 1262, una donación por la que Pedro Pérez dona al monasterio de cuanta heredad tiene en Villar Bullaso, un prestimonio vitalicio y un foro perpetuo del año 1264; una transacción del año 1265, 8 de septiembre, una donación del año 1265; una carta de foro de enero de 1266; una carta de foro de 1266, una donación del año 1267, 31 de marzo por la que Tomás Martínez da al Monasterio todo cuanto tiene en Serandinas; una carta de foro del año 1268, 16 de abril, por la que el abad da a Fernan Cotón y a su mujer un cuarto de su heredad en Murolas; una carta de foro del año 1270, 28 de diciembre, prestimonio del año 1271, 5 de noviembre; una renuncia del año 1272, 17 de noviembre de una demanda presentada contra el monasterio; una carta de foro del año 1276 por la que el Abad da en censo una heredad a Rodrigo Alfonso y que anteriormente ha quedado trascrita, una carta de foro fechada en el año 1281, 10 de febrero; un prestimonio de 1281, 11 de octubre, una venta de unas arras del año 1289, 23 de febrero, un prestimonio de 1293, 22 de julio, seis querellas fechadas entre los años 1285 y 1295 e interpuestas por el abad del Monasterio frente al concejo de Revoredo, una donación de 1294, 30 de enero, una carta de fuero del año 1302, un contrato de superficie de 1311, y otro foro de 1312 una donación del año 1328, otro contrato de superficie de 1341, otra carta de foro de 1349 y así otros muchos documentos. En este grupo se encuentran las escrituras otorgadas por los notarios de las poblaciones más pequeñas como la Vega, Grandas, Burón, Ribera de Miranda, Ribera de Santi o Trabada.[63]

2) Los suscritos por los notarios del notario del rey en Ribadeo y del obispo de Oviedo en la Pola de Castropol, en los que si bien su formulario e intitulación se presenta en Castellano, el dispositivo o bien se encuentran redactados en gallego-portugués o bien presentan tan numerosísimos galleguismos que son elocuentes de la lengua vernácula de los otorgantes. Ejemplo paradigmático de los documentos redactados por el notario episcopal es el otorgado en el año 1326, en el que que a salvo la intitulación y la invocación el texto es fundamentalmente gallego:

Sabian quantos esta carta viren como nos Pedro García de Lauiaró fillo de Pedro Garçia que soy e yo Pedro Fernández fillo de Urraca Garçia por nos e por toda nostra uoz, damos en doaçion al monasterio de Santa María de Villanoua de Oscos todo el herdamento e chantado e uoz que Pedro García, padre de mi Pedro García, auia e auer deuia enna nona de Ferradal que he en cabeça por uoz da dita mia madre. Esta doaçon uos damos al dito moesterio por las nosas almas e de aquelos de que foy el dito herdamento. Así lle la damos doy dia endeante el abat e conuento que enno dito moesterio son e foren daqui endeante del dito herdamento toda sua uolontat. Et que esto seia certo e non uenna en dolda mandamos ende facer esta carta que foy feyta uinte e oyto dias de junio, era de mille e trezentos e sesenta e quatro annos.

Alvárez Castrillón, José A., Los Oscos en los siglos X-XII, doc. 13, pág. 155.

Ciertamente los documentos suscritos por el notario del obispo, son los que menos galleguismos presentan, pero también en ellos se puede apreciar que en cuanto los interlocutores se ven más libres del actuario se desevenvuelven con naturalidad en su lengua vernácula, así se puede apreciar también en otro documento de 1313:

Connosçuda cosa seia a quantos esta carta vieren commo yo Alfonso Pérez de Raón, por mi e por toda mia voz fago carta de uençión a uos Alvaro Fernández de Pesoz e a uos María Martínez e a uosa uoz conuen a saber que uos uendo dos terrenos de herdat que iazen en Raón de Pedro Payz enna otra costeyra, hasta aquí podría resultar dudosa la adscripción pero cuando el actuario entra a detallar los linderos, los interlocutores se desenvuelven más libremente: …terreno chamánlo del Pereyro e terminase así enna una costeyra iaz terra que foy de Dominga suarez.

Alvárez Castrillón, José A., Los Oscos en los siglos X-XII, doc. 11, pág. 153.

3) Encontramos en tercer lugar documentos redactados fuera de la comarca eonaviega que o bien se refieren a intereses en la zona o intervienen personajes del monasterio y que por ésta o por otras razones presentan importantes galleguismos. Entre estos cabe citar el expedido en Corias por D. García Rodríguez, merino del Rey en Asturias fechado en el año 1.242:

«Domini don García Rodriguez a todos los omnes que viren estas letras salut e amor. Sabades que yo meto al abba e al conviento de Villa Nueva d’Oscos ena heredat de Villa Amir que Gonzalo Menendez ha tomado por forcia, e meu merino Fernan Ihannes ia otra vegada ela entregara al abbat e al conviento e la quotara en… morabidís, e depúes Gonzalo Menéndez Entrola por forcia ende la quoto en mil moravidez de partes del rey de la mia. E defiendo que nulio omne non la entre se mandado del abbat elos fruytos della mandolos entregat. Data en Corias VI dias por andar d'agosto. Era Mª.CC.ªLXXX. Domini don Goncaluiz Gal ».

Lo edita como original P. Floriano Llorente, « Oscos. Segunda serie… », nº 40.

4) Existe por último, documentos redactados fuera de la comarca y que se refieren a intereses del monasterio, como donaciones reales, privilegios rodados, etc., que carecen de interés alguno para el análisis de la cuestión suscitada.

El cartulario de Oscos es un monumento histórico esencial para el entendimiento de la evolución de la lengua romance medieval y de la lengua galaico-portuguesa en particular, sin embargo tal aportación se cierra con la entrada de la Congregación de Castilla en el Monasterio en el año 1.511, hecho que dará fin a una etapa y comienzo a otra de gran crecimiento económico y social del monasterio en torno a la industria del hierro, sin embargo con la instalación de la orden reformada se cerrará el periplo documental de esta lengua hasta su resurgir a finales del siglo XIX-.[64]

Literatura en lengua eonaviega[editar]

El periódico El Castropol fue la primera publicación en editar sistemáticamente textos en gallego asturiano

El primer autor conocido en lengua eonaviega quizás sea Fernan Soares de Quiñones o Quinhões de los cancioneiros, trovador del último tercio del siglo XIII, autor de cuatro cantigas de escarnio y una sátira moral. En una de las cantigas cuenta en tres estrofas en lengua gallego-portuguesa las “costumes” y “feituras” del “cavalón”, en el que se relata las andanzas de uno que moraba en Sevilla, y que había venido de los Oscos en las Esturas en el límite con Galicia. Estas estrofas se incluyen en una cántiga que se encuentra dentro de la temática de escarnio y maldecir pero con la suplantación de personalidad propia de la cantigas de amigo.[65] Sea como fuere parece que la referencia al caballero de los Oscos presenta claras connotaciones alegóricas respecto de la procedencia del personaje que pudieran encontrarse reforzada por el tipo de habla utilizada en la cantiga.[66] Como ha quedado indicado tras los siglos oscuros que suceden tras la llegada de la Congregación de Castilla al Monasterio de Oscos en 1.511, se cierra el ciclo documental de esta lengua, hasta su resurgir a finales del siglo XIX.

En los primeros años del siglo XX existe una identificación del eonaviego con el gallego académico, que se refleja en autores como Cotarelo Valledor y Antolín Santos Ferraría que se desenvuelven enteramente en gallego. Como se ha señalado Bernardo Acevedo y Huelves y Fernández Fernández son los primeros autores que toman conciencia de las peculiaridades de esta lengua, al primero de los cuales se suele atribuir el primer soneto en esta lengua, “vusté era un gran señor, Eu era un gran probe”. Poeta coetáneo de aquellos es Ramón García González, (1870-1938) quien muestra la influencia del espíritu modernista imperante a principios del siglo XX. Su obra más conocida es un extenso poema que lleva por título “El xardín”. Otro poeta reconocido de este tiempo es Conrado Villar Loza, (Taramundi 1873-Tapia 1962), se le conoce por su temática en torno a la emigración tema muy recurrente en la literatura costumbrista del momento.[67]

Después de la Guerra Civil, se produce un declive de la literatura en lengua gallego-asturiano, perdiéndose los signos de identidad que entonces empezaban a apuntarse. Se encuentra una literatura costumbrista en la que se mezcla el gallego con el castellano, que cae más en lo anecdótico que en lo puramente literario. En la década de los años setenta, gracias a la labor de autores como Dámaso Alonso, los autores del extremo occidental asturiano comienzan a reafirmar la identidad de esta lengua. Entre estos autores cabe destacar Manuel García Sánchez, Manolo Galano, autor especialmente preocupado por la cultura popular de la comarca, quien publica en 1.994 con Jacinto Díaz López el «Vocabulario d’a Roda», y quien diez años antes había publicado en 1.984, el libro de «Cuentos Parzamiques». Colabora asiduamente en la revista Entrambasauguas, publicando en el año 2005 una refundición de 20 colaboraciones escritas para esa revista en el libro «Vento d’outono». Entre los autores más recientes cabe citar a Xose Migue Suárez, (Mantarás, Tapia, 1965) y Xavier Frías Conde quienes inician sus respectivas carreras literarias, desde el estudio filológico de la lengua, (si bien desde perspectivas bien diferentes). Lo más reseñable de toda esta literatura es su proyección a través de diversas revistas de la comarca, debido a la dificultad que supone la edición de libros para un público tan reducido. La revista de mayor antigüedad es «A Freita», de la cual aparecieron once números, se trata de una revista de carácter general que se comienza a publicar en 1.992 dando cabida a artículos de toda clase. Entre sus colaboradores cabe citar a Benigno Fernández Braña, Xan Castañeira, Xosé Máximo Fernández, Susa Argul Muniz, Xosé Antonio Ron Tejedo, Adela Conde Valledor, etc. En 1995 se adjunta un suplemento literario, publicación con el proyecto de dar difusión a los autores eonaviegos a través de una edición menos formal que un libro. Frente a esta revista de tendencia gallegofila, desde 1996 se publica por la Secretaria Lingüística del Navia Eo, adscrita al ALLA, la revista Entrambasauguas. Entre estos autores que colaboran con revistas cabe citar a Crisanto Veiguela, (Vegadeo 1959), Alejandro Antúnez Blanco, (Navia 1933), Teresa López, (Boal 1950), Xoxe carlos Alvárez Blanco, Xavier Vilareyo (Mieres 1967), Fredo de Carbexe, (El Franco 1967), etc.. En el género del teatro, como ya hemos indicado existe cierta tradición entres quienes abundan en esta literatura costumbrista, caso de Villar Loza y Manuel Galano. Recientemente se han recuperado obras representadas en otro tiempo: “Condo el cariño é de verdá” comedia estrenada en Bual en 1936 por la Agrupación artística de Armal y el trato de F.F. Arias estrenada en Figueras en 1926.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. La asociación Abertal, que preside el eonaviego Carlos Varela, miembro además de la Real Academia Galega, defiende la inclusión de Negueira de Muñiz dentro del ámbito eonaviego
  2. Así, cabe citar el Testamentum Sancte Marie de Taule quod fecit comes Fafila Spassanidz ovetensi ecclesie (1006), "... de monasterio quod est fundatum in Asturiis in villa nomine Taule, inter duo flumina purzia et ove", también en el comissum de Kartavio quod fecit Ramimirus rex (978) "Sancte Marie semper virginis... in cuius honore ist monasterium in Asturias", y así otros muchos
  3. Fita Colomé, F. "Concilios Nacionales de Salamanca 1154 y de Valladolid 1155", Madrid, 1894
  4. Sobre el modo en que se llevo a cabo el proceso desamortizador en el antiguo concejo de Castropol, es de lectura obligada la obra de Faya Díaz, M.A. Los señorios eclesiásticos en la Asturias del Siglo XVI, publicado por Ridea en 1992 y Pérez de Castro, Ramona: Los señoríos episcopales en Asturias: El regímen jurídico de la Obispalía de Castropol, IDEA-CSIC, Oviedo, 1987
  5. El contenido esencial de dicha sentencia y las vicisitudes del proceso pueden consultarse en el artículo publicado en RIDEA por Jesús Martínez Fernández Navia remota y actual Datos y referencias para su historia: los siglos XVI y XVII, Boletín RIDEA, 1979, Nº 96, p. 334 y ss.
  6. Llera Ramo, F.J. y San Martín Antuña, Pablo II estudio sociolingüístico de Asturias, 2002 Oviedo, Academia de la Llingua Asturiana, 2003. ISBN 84-8168-360-4, p. 99
  7. Véase Fernández Vior, El habla de Vegadeo, Academia de la Llingua Asturiana, 1997 y en general la promotora española de lingüística, (PROEL)
  8. Véase, en este sentido el informe sobre a fala ou Gallego-asturiano, úa perspectiva hestórica social y lingüística editado por la Academia de la Lengua Asturiana, en 2006 en el que se pretende argumentar la existencia de caracteres comunes a ambas lenguas, a partir de los cuales se afirma la inmanencia de un continúum lingüístico que explicaría el carácter de lengua de transición de esta lengua. En dicho informe se niega la existencia de un punto de ruptura en la integibilidad entre las lenguas galaico asturianas. Se ha de señalar que dicho informe, parte de los datos obtenidos por el propio Alla relativo a los aspectos coyunturales del habla, careciendo de aparato diacrónico, téngase presente que el eonaviego medieval que conocemos por el cartulario de Oscos no difiere del resto del galaico-portugués medieval.
  9. Informe sobre la lengua gallega de PROEL
  10. Informe sobre la lengua asturiana de PROEL
  11. La Academia quiere cambiar el nombre de gallego-asturiano por el de lengua eonaviega, noticia de La Nueva España, 20 de noviembre de 2006
  12. Ley 1/98, de 23 de marzo, de uso y promoción del bable/asturiano, Disposición adicional.
  13. Plan para la normalización social del asturiano 2005-2007
  14. Un estudio concluye que la fala es una lengua con entidad propia, noticia de La Voz de Asturias, 10 de mayo de 2006.
  15. Esta solución no está generalizada hoy en Eonaviego. Para Meyer-Luke, Gram 1, 311 cree que el gall. caixa y el cast. caja son galicismos y Corominas (Dic. I, 577, cree que caja 'quijada' de Ávila y cajillas 'quijadas' proceden de * capsea, y que el galicismo sería inexplicable. García de Diego, por su parte considera que la solución de caixa en las lenguas gallego derivaría de una previa transformación -ps > cs > ix, García de Diego, Gramática Histórica Española, 2.ª edición, 1961, p. 117
  16. Bernardo Stempel, viene documentando este fenómeno del examen de diversas losas funerarias cetohispanas. El examen de aquellas, aplicado en principio al celtoibérico, nos pone de manifiesto que los grupos PC del tipo –ak(j)a evolucionaron a –ajka (Brigajka < Briga-k(j)a, Ambajcos < Amba-k(j)os, Kallaikos < Kalle-k(j)os, etc.). Este fenómeno relaciona lingüisticamiente al celto-hispano con el Goidelo más que con la céltica continental, proceso que por lo demás podría rresultar más amplio, y alcanzar a todos los grupos en los que se produce anticipación de la yod epéntica. Así en el caso acusativo celtíbero -Ailom se correspondería con el irlandés 'Aile' frente a la tendencia palatalizadora del Galo 'Allo'.
  17. García García, José El habla de El Franco, Mieres del Camino, p. 83.
  18. Chela-Flores, Godsuno, "Oclusivas, fricativas y aproximantes en el español: hacia una explicación de la marcadez y estado actual de las obstruyentes sonoras", Cervantes Virtual, Opcion v.25 n.59 Maracaibo ago. 2009
  19. La razón de ser de este fenómeno, según Rafael Lapesa, es la incompatibilidad sonora de dos oclusivas en las lenguas gallego-portuguesas. Señala este autor, que en este grupo romance ante el conflicto dos oclusivas, la primera de esas pasa a -l-. Este rasgo, propio de las lenguas gallego-portuguesas, sigue indicando Lapesa, se ve también muy representado en los textos leoneses antiguos y en el actual de muchas zonas del dialecto, pero es ante todo originario y propio de las lenguas gallego-portuguesas, Lapesa, Rafael El dialecto asturiano occidental en la Edad Media, Universidad de Sevilla, 1998;
  20. García García, "El Habla de El Franco", Mieres del Camino, 1983, p. 101.
  21. Así Gamillscheg, ha demostrado como es en estos dos polos, donde se da una nasalización progresiva, en oposición a la nasalización sólo regresiva que se observa en el resto de la galorromania y abunda también en otros casos: la nasalización habría llegado en el primer caso, (también) al elemento siguiente, en el segundo al antecedente: llat. minutu>gasc. meũdu>mũt, munt; llat. juniperu>lat. vulg. jeniperu>djenimbre gasc. jimbre, port. juimbre, jimbre, vasc. ipuru, en oposición al castellano enebro. Así pues, no sólo tienen en común, la conocida pérdida dela -n- intervocálica (lat. canale>gasc. cáu, Eonaviegu caal), sino también el modo de nasalización. En tal sentido, véase Damaso Damaso trata de estos aspectos, en su artículo: “Engañar, volar, casos y resultados de velariación de –n- en el dominio Gallego” en el que se hace repaso de todos estos fenómenos en la comarca eonaviega llegando a las mismas conclusiones. Tovar ha pretendido también encontrar ejemplos significativos de la pérdida de la -n- en un tiempo remoto también en la región cantabro-astúrica, Ongayo<aunigainum, Bedoya>Bedunia, los dos procedentes de Cantabria, con lo que también quedarían rastros residuales de este sustrato en otras zonas del Norte peninsular. En el resto de Asturias se presentan también de modo residual este tipo de fenómenos, así en el Concejo de Sobrescorpio en el que se encuentra generalizada la pérdida de la –n- intervocálica, así los artículos uo, ua, uas, uso, también se da la pérdida de la –n- intervocálica en el grupo m’n, hominem>home, luminem>lume, nomine>nome. Lo curioso del Eo-Navia es la radicalización de este fenómeno, que es determinante en la formación del vocalismo nasal, y supone el elemento que en mayor medida ha dado cohesión a las lenguas gallego-portuguesas.Ver Baldinger, Kurt. La formación de los dominios lingüísticos en la península ibérica. Editorial Gredos, Madrid, p. 37, 38 y 185 y ss.
  22. Vid. Fernández Vior, J.A., El habla de Vegadeo (A Veiga y su Concejo), Academia del a Llingua Asturiana, Uviéu 1997, p. 157
  23. Véase Alvárez Castrillón, Xose A. Colección diplomática del monasterio de Santa María de Villanueva de Oscos (1139-1300), Ridea, 2011; respecto de la nasalización de las vócales cerradas ĩ y ũ ver también Frías Conde, O relativo do continuum entre galego e asturiano en Asturias, Ianua, Revista Philologica Romanica, ISSN-e 1616-413X, Nº. 5, 2004-2005, págs. 93-106
  24. a b http://ridea.org/node/499
  25. Alvárez Castrillón, José A., Los Oscos en los silgos X-XII pág. 159
  26. Acevedo Huelves, Boal y su Concejo, Oviedo 1.898 http://www.araz.net/escritores/acevedhu.htm
  27. «Ayuntamiento de El Franco :: Turismo».
  28. «Federico Garcí Lorca: Conferencias. Las nanas infantiles».
  29. Labandera Campoamor, JA. «Cocinas y lareras en la Comarca del Eo».
  30. Alejandro Sela García "Tío Pepe". Cousas del tempo (en castellano/gallego-asturiano). 
  31. Todas los ejemplos utilizados han sido extraídos de la obra el vocabulario El Bable de Occidente, publicado por Acevedo Huelves y Marcelino Fernández en Ampliación de Estudios e investigaciones Científicas, Centro de Estudios Históricos, Madrid, 1932
  32. (Menéndez Pidal, El Dialecto leonés, 2.ª, prológo y edición Carmen Bobes Naves, Ridea, Oviedo 1.962, pág. 16 y 17)
  33. Fernández Vior, J. A.: Notas etnolingüísticas del conceyo da Veiga, Academia de la Llingua Asturiana, Llibrería llingüística, Uvieu, 1997, pág. 48
  34. Véase Fernández Fernández, Marcelino, El Franco y su concejo, pág. 51, Dámaso Alonso y García Yebra «Cuadernos de Estudios gallegos, XVI», Santiago de compostela 1.961 págs. 43-79, ver también a lo que se refiere a las falas ancaresas «El gallego-leonés de los Ancarés y su interés para la dialectología portuguesa», en II coloquio de Estudios Luso Brasileiro, Lisboa pág. 331.
  35. Véase García García, José, El habla de El Franco, p. 83.
  36. Véase García García, José, El habla de El Franco, pág. 119.
  37. Vid. García García, José, El habla de El Franco, pág. 73
  38. Véase García García, José, El habla de El Franco, pág. 34.
  39. Fernández Vior, El Habla de Vegadeo, 1997, p. 65
  40. Muñiz, Celso,El habla del Valledor, Ámsterdam 1973, pp. 85-86,
  41. Vid. Véase Menéndez García, "Algunos límites dialectales para el occidente de Asturias", IDEA 1.951 nº 14
  42. Vid. Porto Dapena, fonología velar gallega).
  43. Para Frías Conde, esto es consecuencia de que originariamente dichas vocales estaban nasalizadas. Vid. Frías Conde, F.X, «O relativo do continuum entre galego e asturiano en Asturias». En Inaua 5, 2004-0, nº 10, 1993, pag. 101. Existen referencias recientes que vienen a confirmar dicha apreciación, como es el caso del topónimo A Veguiña, (Diccionario topográfico y estadístico de Asturias de José G. Aguirre, La Habana 1897) o el refrán citado por Acevedo y Huelves procedente de Villanueva de Oscos
  44. Vid. Damaso Alonso, engañar, volar, casos y resultados de velariación de –n- en el dominio Gallego. Homenarje a Fr. Krüger, Mendoza II, 1952, pp 210 y ss.)
  45. Acevedo-Fernández, Vocabulario del bable de occidente p. 214.
  46. Véase García Leal, "En los Albores del Asturiano (II). La palatización de la -l- inicial en la documentación latina altomedieval del Reino Astur-leonés, (718-1037) La palatización de las laterales iniciales en eonaviego es uno de los argumentos que se dan para justificar la extensión de este fenómeno por todo el noroeste peninsular, y viene a explicar muchas de las características de las lenguas gallego-portuguesas, en particular la palatización del grupo PL- CL -FL que como es conocido derivó a palatal sorda o su pervivencia en el pronombre personal dativo de tercera persona. (Kurt Baldinger, La Formación de los Dominios lingüisticos" p 132).
  47. Frías Conde F.X., El gallego exterior a las fronteras administrativas, p.73
  48. Véase Suárez Fernández, Xose Luis, Vocabulario de Mántaras (Tapia) "Aportaciois al Lexico Galego-Asturiano", Xeira, La Caridad, 1997
  49. Este tipo de construcciones si bien menos frecuentes se dan también en castellano antiguo, así el libro del cabllero de Cifar, (aprox. 1300) «bien se que vos pesa, pero conoçerle-hedes esta vegada mejoría», los tiempos separables están documentados en castellano hasta el siglo XVIII, y se conservan todavía en judeoespañol véase HANSSEN, Gramática Histórica de la lengua castellana, (1913), París 1966, § 62.
  50. Véase García García, El habla del El Franco, pág. 188
  51. García García, ibidem, p. 217
  52. Frías Conde, El gallego exterior a las fronteras administrativas, ob. cit., pág. 157
  53. Western Linguistic Alpi, universidad Ontario, © David Heap, 2003
  54. El Principado asegura que «no se firmará ningún acuerdo» con la Junta para impartir el gallego en las escuelas del Occidente, noticia de El Comercio, 20 de junio de 2006.
  55. Plan xeral de normalización da lingua galega, aprobado por unanimidad en el Parlamento de Galicia el 22 de septiembre de 2004, en gallego.
  56. Estatuto de Galiza, propuesta de nuevo Estatuto de Autonomía de Galicia del BNG, en gallego.
  57. «Si el BNG tuviera afán expansionista en Asturias ya se habría presentado a las elecciones en la zona occidental», entrevista con Carlos Aymerich, portavoz del BNG en el Parlamento de Galicia, en El Comercio, 27 de noviembre de 2006.
  58. Mapa de Galicia, según Nós-Unidade Popular
  59. El alcalde de Navia exige una condena en el Parlamento español del mapa de Nos-UP, noticia de La Nueva España, 15 de noviembre de 2006
  60. Pese a su importancia, se carece de un estudio sistemático de este cartulario. El primero que publica algunos textos del Cartulario es el referido Aureliano Fernández-Guerra en el «Discurso sobre el Fuero de Avilés» sin embargo ha de esperarse hasta el año 1954 en el que se haga la primera edición sistemática de los primeros textos del Cartulario, mediante la publicación del artículo en RIDEA «El convento benedictino de Villanueva de Oscos» BIDEA nº 22, 1954 por Marcos G. Martínez, edicíón bastante deficiente en todos los sentidos, que es mejorada por la realizada en 1981 por Pedro Floriano Llorente en RIDEA, (Vid. Floriano LLorente P. «Colección dipolomática de Villanueva de Oscos 1.ª, serie», BIDEA 102, Oviedo 1981, p. 127-190). Esta edición completísima tanto por lo cuidado de la edición como por las referencias toponímicas y personales se para en el año 1200. En 1994 la revista Britonia, retoma su interés sobre la cuestión procediendo a editar la segunda serie de la colección diplomática del cartulario, realizada por Pedro Floriano Llorente, edición que sin embargo no responde a las expectativas de los editores por pararse en el año 1250 careciendo apenas de textos en romance, por lo que existe una segunda versión de dicha edición mucho más minoritaria y completa que llega hasta el año 1300, y que es publicada por la propia revista Britonia, «Colección Diplomática del Monasterio de Villanueva de Oscos 2.ª serie», Britonia 2 Oviedo 1998, de bastante más interés para la cuestión estudiada. Esta edición es el punto de partida para la publicación de otras setenta escrituras por Alvárez Castrillón, en la obra: Los Oscos en los siglos X-XIII, un modelo de organización social del espacio en la Asturias medieval, (Oviedo 2001), obra que se resiente, sin embargo, del hecho de que su intención no es tanto el estudio filiológico de la lengua como el de la organización social de la Asturias medieval. Los pergaminos que van saliendo a la luz reflejan de modo sorprendente cómo la lengua eonaviega permanece fiel a sus orígenes y extraña a la evolución del resto de la diplomática asturiana, mucho más conservadora y próxima al castellano, hasta los propios albores del siglo XVI. Más recientemente el propio Alvárez Castrillón ha publicado en el año 2011 la edición más completo del cartulario de Oscos hasta la fecha, "Colección Diplomática del Monasterio de Santa María de Villanueva de Oscos (1139-1300)", un estudio completísimo del Cartulario que viene a dar mucha luz sobre el origen y la evolución de esta lengua,.
  61. Alvárez Castrillón, José Antonio, Colección diplomática del Monasterio de Santa María de Villanueva de OscosRidea 2011, p. 36
  62. Frías Conde, F.X.; «Nos confins da literatura gallega: autores asturianos en Gallego», Revista de lenguas y literaturas catalana, gallega y vasca, ISSN 1130-8508, Nº 5, 1996‑1997, pags. 223-240
  63. Vid. Floriano Llorente, "Colección diplomática del Monasterio de Villanueva de Oscos, 2.ª serie", publicado en Britonia 1998.
  64. Vid. Yáñez Neira, «El monasterio de Villanueva de Oscos y sus abades», BIDEA 1973, nº 80
  65. Vicenç Beltrán encuentra en dos documentos de la colección del Monasterio leonés de Carrizo bastantes referencias autobiográficas de un homónimo caballero segundón atrapado por los problemas económicos, obligado a lo largo de una década a vender e hipotecar su patrimonio, quien bien pudiera tratarse del trovador Fernán Suarez de Quinhones, si bien el patrimonio que despilfarra parece más bien de su mujer María Gulhelmez como resulta de los propios documentos citados por el propio Beltrán. Nótese como el nombre de su mujer María Guilhélmez nos hace recordar su sátira con don Guilhelm "aquel meu parente, que mora muit'acerca de Leon". Esta referencia a la existencia de propiedades en León, así como otros indicios reflejados en su libro "La Corte de Babel", mueven a V. Beltrán a estimar que a aquél originario de León, si bien un estudio más concienzudo tanto de los datos internos como de la documental aportada por Beltrán podrían hacer pensar lo contrario, pudiendo ser que el origen de este trovador se encuentre en el occidente asturiano, como resulta de la referencia al pariente que mora cerca de León que hace entrever como un lugar distante de donde se encuentra aquél. Téngase presente que hasta entonces los Quiñones, una familia de origen asturiano, no habían traspasado su centro de intereses a León, y por otra parte la existencia ciertas propiedades que el citado Fernán Soarez adquiere en Sevilla se corresponde con los datos de la referida cántiga que lo sitúa en los Oscos, lo que podría confirmar el origen asturiano de este trovador. (Beltran, Vicenç; Tipos y temas trovadorescos XIII. Fernan Soarez de Quinhones; pág. 394 y ss. Beltran, Vicenç; La Corte de Babel. Los problemas de Fernán Soarez de Quiñones; pág. 212 y ss.)
  66. C. Alvar, Apuntes para la edición de las poesías de Fernán Soares do Quinhones, Estudios portugueses homenaje L. Stegangno Picchio Lisboa 1991 págs. 3-14
  67. Véase Frías Conde, FJ; «Nos confíns da literatura galega: escritores asturianos en galego»; Revista de lenguas y literaturas catalana, gallega y vasca, nº 5, 1996‑1997 pags. 223-240.

Enlaces externos[editar]

Bibliografía[editar]