Enrique de Borbón y Borbón-Dos Sicilias

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Enrique de Borbón
Infante de España y Duque de Sevilla
Enrique-de-Borbon-y-Borbon-1823-1870.jpg
Enrique de Borbón y Borbón-Dos Sicilias
Información personal
Nombre secular Enrique María Fernando de Borbón y Borbón-Dos Sicilias
Otros títulos Caballero de la Orden del Toisón de Oro
Nacimiento 17 de abril de 1823
Sevilla, Bandera de España España
Fallecimiento 12 de marzo de 1870
(47 años)
Madrid, Bandera de España España
Entierro Cementerio de San Isidro
Familia
Casa real Casa de Borbón
Padre Francisco de Paula de Borbón
Madre Luisa Carlota de Borbón-Dos Sicilias
Consorte Elena María de Castellví y Shelly
Descendencia
[editar datos en Wikidata ]

Don Enrique María Fernando Carlos Francisco Luis de Borbón y Borbón-Dos Sicilias (Sevilla, 17 de abril de 1823 - cerca de Alarcón, 12 de marzo de 1870) fue un infante de España y I duque de Sevilla, Grande de España. Era el cuarto hijo y tercer varón del infante don Francisco de Paula de Borbón y su primera esposa, la princesa Luisa Carlota de Borbón-Dos Sicilias, y fue conocido por sus ideas revolucionarias y progresistas durante el reinado de su prima y cuñada, la reina Isabel II.

Familia[editar]

Don Enrique era hijo del infante Francisco de Paula de Borbón y su primera esposa, la princesa Luisa Carlota de Borbón-Dos Sicilias, que era al mismo tiempo sobrina de don Francisco de Paula. Don Enrique era nieto por vía paterna del rey Carlos IV de España y de su mujer, la reina María Luisa de Parma. Por vía materna era nieto del rey Francisco I de las Dos Sicilias y de su esposa, la infanta María Isabel de Borbón, hija a su vez de Carlos IV y de María Luisa de Parma. Por lo tanto, don Enrique era nieto y a la vez bisnieto de los reyes de España.

Juventud, política y matrimonio[editar]

Nació en los Reales Alcázares de Sevilla, a donde el gobierno liberal había hecho trasladar la corte ante el avance hacia Madrid de los Cien Mil Hijos de San Luis. Por esta circunstancia su tío el rey Fernando VII de España le concedió el título de Duque de Sevilla así como el tratamiento de Infante de España. El joven infante fue bautizado con los nombres de Enrique María Fernando Carlos Francisco Luis y fueron sus padrinos su tía materna, la princesa María Carolina, duquesa de Berry, y el hijo de ésta, el duque de Burdeos, de quien heredó su nombre de pila.

En 1833 murió su tío, el rey Fernando VII, y la corte se dividió entre los partidarios de la princesa de Asturias, ahora Isabel II, o el tío de ambos, el infante Carlos María Isidro de Borbón, fundador de la línea carlista. La tía materna de don Enrique, la reina María Cristina de Borbón, viuda de Fernando VII, pasaba a ser regente del reino en nombre de su hija.

El segundo matrimonio de la reina regente con Agustín Fernando Muñoz y Sánchez en 1833 causó desavenencias entre ésta y su hermana, la infanta Luisa Carlota, hecho que acabó por desterrar a Luisa Carlota y su familia a París, donde reinaba la tía de ambas, la reina María Amalia, esposa de Luis Felipe I de Francia.

Enrique y sus hermanos fueron educados en la capital francesa, y en el liceo Henri IV conoció a su primo, Antonio de Orleans. Ya en aquel entonces surgió una intensa rivalidad entre ambos que acabaría, como se verá, de forma trágica años después. Don Enrique pasó una temporada en Bélgica, donde reinaba su tía, la esposa de Leopoldo I de los Belgas. Allí tuvieron noticia de la expulsión de España, en 1840, de la reina regente y su marido.

Por fin pudo volver don Enrique a España, y pronto comenzó su carrera militar en Ferrol, donde fue alabado por su excelente conducta. En 1843 fue ascendido a teniente de navío y fue comandante del bergantín Manzanares. En 1845 era ya capitán de fragata, pero aquel año le marcaría por razones ajenas a la milicia naval.

En aquella época se barajaba la posibilidad de casar a don Enrique con su poco atractiva prima, la reina Isabel II; no obstante, ésta acabó casándose con el afeminado hermano de don Enrique, Francisco de Asís, duque de Cádiz, y la hermana menor de la reina, Luisa Fernanda se casó con el duque de Montpensier. En 1844 fallecía su madre, la infanta Luisa Carlota, sin haber podido ver a ninguno de sus hijos casado con la reina de España.

Ofendido por el revés que se le dio, y acusado de haber participado en una revuelta contra la monarquía en Galicia, el infante fue expulsado de España en marzo de 1846, poco antes de la boda de su hermano y la reina, nupcias a las que por cierto no asistió. Don Enrique se refugió en Bélgica, donde se encontraba su hermana Isabel Fernandina. Por aquella época se barajó su nombre como posible candidato al trono de México, asunto en el que don Enrique no pareció interesarse demasiado.

Poco después, con el fin de negociar el asunto mexicano, el infante pudo regresar a España, donde conoció a la dama valenciana Elena María de Castellví y Shelly (Valencia, 16 de octobre de 1821 - Madrid, 29 de diciembre de 1863), hija de Antonio de Padua de Castellví y Fernández de Córdoba, XII conde de la Villanueva, X conde de Castellá y VIII conde de Carlet, y de Margarita Shelly de MacCarthy. Pronto surgió un idilio entre ambos, pero la oposición de la reina estaba asegurada. El matrimonio, celebrado en secreto en Roma, Estados Pontificios, el 6 de mayo de 1847, no gozó en principio del visto bueno de la reina Isabel II de España. Una vez regresaron a España la pareja fue expulsada a Bayona, y más tarde se establecieron en Toulouse.

Descendencia[editar]

La pareja tuvo cinco hijos:

Regreso a España[editar]

Desde Francia don Enrique se proclamó varias veces revolucionario, y hasta llegó a solicitar afiliarse a la Primera Internacional. Inmediatamente fue despojado de sus títulos, y dejó de ser considerado un infante de España. Mientras tanto, sus hijos iban naciendo sin rango ni título alguno, y en 1849 solicitó el perdón de su prima para poder así volver a España. La familia se estableció en Valladolid en 1851, pero pronto se vieron obligados a regresar a Francia. Más tarde, en 1854 pudieron volver a España, y pasaron a residir a Valencia, donde nació su cuarto hijo y donde poco después murió el segundo, Luis. Don Enrique recuperó su título ducal, pero no el de infante de España.

Expulsión a Francia[editar]

Poco después el duque de Sevilla volvió a manifestar sus ideas izquierdistas, y fue nuevamente expulsado a Francia. Pudo regresar en 1860, y ascendió al grado de capitán general de la armada, y tres años después fue ascendido a teniente general. Aquel año de 1863 falleció su esposa dando a luz a su quinta hija, y fue enterrada en el madrileño convento de las Descalzas Reales, y no en San Lorenzo de El Escorial por no ser infanta de España.

Intentó don Enrique, en vano, volver a casarse con alguna princesa europea, y pronto empezó a atacar el gobierno de su cuñada. Sus acciones desembocaron en la privación de sus títulos y honores, y fue nuevamente exiliado en 1867. Tras varias cartas de súplicas, pudo volver a España, ya destronada Isabel II, y pronto se intentó hacer con el trono, para lo cual su mayor rival era su enemigo de infancia, don Antonio de Orleáns, duque de Montpensier.

Fallecimiento[editar]

Desafío entre el duque de Monpensier y Enrique de Borbón (Historia de la interinidad y guerra civil de España desde 1868, Vol. 1)

En 1869 y 1870 publicó varios panfletos y artículos de lo más virulentos contra su primo, el duque de Montepensier. Éste le retó a un duelo, que tuvo lugar en un paraje próximo al actual Barrio de La Fortuna, en Leganés, Madrid, el 12 de marzo de 1870. El duelo, en el que se utilizaron pistolas, acabó con la muerte por disparo de don Enrique, pero también con las posibilidades del duque de Montepensier de hacerse con el trono español, al que aspiraba tras el derrocamiento de su cuñada.

La trágica muerte del exinfante causó furor en las cortes de Europa. Su hijo primogénito, Enrique de Borbón y Castellví, se negó a aceptar las 30.000 pesetas que el duque de Montepensier se ofreció a pagarle por su acto. Don Enrique, que ya no era infante de España, no pudo ser enterrado en El Escorial, sino que fue enterrado en el cementerio de San Isidro, en Madrid.

Sus hijos fueron adoptados por su hermano don Francisco de Asís de Borbón.[1]

Don Enrique fue en vida un conocido masón, y alcanzó el grado 33 del Rito Escocés Antiguo y Aceptado.

Ancestros[editar]