Enrique II de Inglaterra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Enrique II de Inglaterra
Rey de Inglaterra
Duque de Normandía y Aquitania
Conde de Anjou
King Henry II from NPG.jpg
Rey de Inglaterra
(Junto a Enrique el Joven de 1170 a 1183)
11541189
Predecesor Esteban I
Sucesor Ricardo I
Información personal
Nacimiento 5 de marzo de 1133
Le Mans, Francia
Fallecimiento 6 de julio de 1189
Chinon, Francia
Familia
Casa real Casa de Plantagenet
Padre Godofredo V de Anjou
Madre Matilde de Inglaterra
Consorte Leonor de Aquitania
Descendencia véase Descendencia
Royal Arms of England (1154-1189).svg
Escudo de Enrique II de Inglaterra

Enrique II Plantagenet (5 de marzo de 1133; Le Mans, Francia[1] - 6 de julio de 1189; Chinon, Francia), Rey de Inglaterra, Duque de Normandía y Aquitania y Conde de Anjou.

Hijo primogénito de Godofredo V de Anjou[1] y de su esposa Matilde de Inglaterra,[2] fue el primer rey de la dinastía Plantagenet.

Biografía[editar]

Posesiones y conquistas territoriales: enemigos extranjeros y aliados[editar]

Antes de su llegada al trono ya controlaba Normandía y Anjou en la Europa Continental por herencia paterna y Aquitania, Guyena y Gascuña a través de su matrimonio con Leonor de Aquitania el 18 de mayo de 1152, lo que lo convertía en el monarca más poderoso de su época, aunque tuviera que rendir vasallaje por los ducados al rey Luis VII de Francia, ex-marido de Leonor, con un imperio (el Imperio Angevino) que se extendía desde el Fiordo de Solway casi hasta el Mediterráneo y desde el río Somme hasta los Pirineos. Ya siendo rey, incorporó Irlanda a sus vastos dominios. También mantuvo comunicaciones activas con el Emperador Bizantino Manuel I Comneno.

Vida antes de su ascensión al trono[editar]

Nació el 5 de marzo de 1133 en Le Mans hijo de la Emperatriz Matilda y su segundo esposo Godofredo V de Anjou. Se crio en Anjou y visitó Inglaterra en 1149 para ayudar a su madre a disputar su derecho al trono de Inglaterra.

Se casó con Leonor de Aquitania el 18 de mayo de 1152,[3] pero entre mayo y agosto batalló con el ex-marido de Leonor, Luis VII de Francia y sus aliados. En agosto se apresuró a volver al lado de ella y pasaron varios meses juntos. Alrededor de fines de noviembre de 1152, ellos se separaron: Enrique fue a pasar unas semanas con su madre y luego navegó por Inglaterra, retornando el 6 de enero de 1153. Algunos historiadores creen que su primer hijo, Guillermo, conde de Poitiers, nació el año 1153. La sucesión de Enrique fue establecida por el Tratado de Wallingford en 1153, luego de haber desafiado a las fuerzas de Esteban en el Castillo de Wallingford. Entonces se acordó que Enrique sería nombrado rey de Inglaterra a la muerte de Esteban.

Reforma civil y legal: la lucha con los barones[editar]

Durante el reinado de Esteban I de Inglaterra, los barones habían subvertido el estado de las cosas para socavar el control del monarca sobre el dominio. Enrique II vio como primera tarea el revertir esta situación para obtener el poder. Por ejemplo, Enrique demolió los castillos que los barones habían construido sin autorización durante el reinado de Esteban y para 1159, el escuage, un impuesto pagado por los vasallos en lugar del servicio militar, se volvió la característica central del sistema militar real. Se mejoró el registro de este impuesto para hacerlo más eficiente.

Enrique II estableció cortes en varias partes de Inglaterra y fue el primero en instituir la práctica real de otorgar a los magistrados el poder de tomar decisiones legales sobre un amplio rango de materias civiles en nombre de la Corona. Durante su reinado, se produjo el primer texto legal escrito que sienta las bases de lo que hoy es la Ley Común, en inglés «Common Law».

Mediante la Corte Criminal de Clarendon (1166), el juicio con jurado se convirtió en norma. Desde la Conquista Normanda, los juicios con jurado habían sido reemplazados por la ordalía o Juicio de Dios y el «duelo judicial», que no fue abolido de la ley inglesa hasta el año 1819.

El aseguramiento de justicia y de los derechos territoriales fue reforzado posteriormente por la Corte Criminal de Northampton en 1176, basada en los acuerdos tomados previamente en Clarendon. Este reforma es una de las mayores contribuciones de Enrique II a la historia social de Inglaterra.

Problemas con Irlanda[editar]

Poco después de su coronación, Enrique II envió una embajada al recién electo Papa Adriano IV. El grupo de clérigos liderado por el obispo Arnoldo de Lisieux, solicitó al Papa un privilegio que autorizara a Enrique II para invadir Irlanda.

La mayoría de los historiadores coinciden en que esta fue la bula papal Laudabiliter. W.L. Warren asegura que Enrique II actuó bajo la influencia de un «Complot de Canterbury». El arzobispo Teobaldo de Bec, Juan de Salisbury y otros clérigos de Canterbury deseaban imponer su supremacía jerárquica sobre la recientemente creada estructura diocesana irlandesa. Otros historiadores han argumentado que Enrique II deseaba asegurar el dominio de Irlanda para su hermano menor Guillermo.

Al poco tiempo, los asuntos continentales distrajeron a Enrique II, Guillermo murió y los ingleses ignoraron Irlanda. No fue hasta el año 1166 que el tema volvió a salir a la luz. Ese año, Dermot MacMurrough, habiendo sido despojado de su reino en Leinster, siguió a Enrique a Aquitania. Le pidió al rey inglés que le ayudara a retomar el control, a lo cual Enrique II accedió, permitiéndole reunir soldados de entre sus vasallos normandos. El más prominente de éstos fue un normando galés, Ricardo de Clare, 2.º. Conde de Pembroke, apodado «Arcofuerte». Como prueba de su lealtad, Dermot ofreció al conde Ricardo a su hija Eva en matrimonio y lo hizo heredero del reino.

Los normandos restauraron rápidamente el poder de sus dominios originales a Dermot e incluso jugaron con la idea de desafiar el título de Ard Ri, o Gran Rey de Irlanda. Sin embargo, en 1171, Enrique II llegó de Francia para hacer valer sus derechos territoriales. Todos los normandos, junto con muchos príncipes irlandeses, prestaron juramento de lealtad a Enrique II y él se fue por 6 meses. Nunca volvió, pero posteriormente nombró a su hijo menor, el futuro rey Juan I de Inglaterra, Señor de Irlanda.

La lucha con la iglesia y Thomas Becket[editar]

Como consecuencia de los cambios en el sistema legal, el poder de la corte eclesiástica decreció. Naturalmente, la iglesia se opuso a ello, teniendo como su vocero más vehemente a Thomas Becket, el Arzobispo de Canterbury, anteriormente amigo cercano de Enrique II y su Canciller.

El conflicto con Becket efectivamente comenzó con una disputa sobre si las cortes seculares juzgarían a los clérigos que habían cometido ofensas seculares. Enrique II intentó subyugar a Becket y a sus colegas de la iglesia haciéndolos jurar obediencia a las «aduanas del reino», pero surgió una controversia acerca de cuáles eran estas aduanas y la iglesia se negó a ceder. Luego de una acalorada discusión en la corte de Enrique II, Becket dejó Inglaterra en 1164 y fue a Francia a solicitar personalmente el apoyo del rey Luis VII de Francia[4] y del Papa Alejandro III, quien se encontraba exiliado en Francia debido al desacuerdo en el colegio de cardenales. Debido a su propia posición precaria, Alejandro III se mantuvo neutral, aunque Becket permaneció en el exilio bajo la protección de Luis VII y del Papa Alejandro III aproximadamente hasta el año 1170. Luego de la reconciliación entre Enrique II y Becket en Normandía el año 1170, éste volvió a Inglaterra. Nuevamente confrontó a Enrique II, esta vez sobre la coronación del Príncipe Enrique. Las palabras más citadas y aunque probablemente apócrifas de Enrique II a través de los siglos fueron: «¿Nadie va a librarme de este cura entrometido?» Aunque los violentos alegatos de Enrique II contra Becket a través de los años fueron bien documentados, esta vez cuatro de sus caballeros tomaron las palabras de su rey en forma literal y viajaron inmediatamente a Inglaterra, donde asesinaron a Becket en la Catedral de Canterbury el 29 de diciembre de 1170.[5]

Este hecho provocó la excomunión de Enrique II, que obtuvo su rehabilitación gracias a los esfuerzos de Roberto de Torigny, abad de Mont-Saint-Michel. Como parte de su penitencia por la muerte de Becket, Enrique II debió hacer una peregrinación vestido con un saco a la tumba de Becket y acceder a enviar dinero a los estados cruzados en Palestina, el cual sería guardado por los caballeros hospitalarios o los caballeros templarios hasta la llegada de Enrique II para hacer uso de él en peregrinaciones o cruzadas. Posteriormente, el 21 de mayo de 1172, fue azotado en público, desnudo, ante la puerta de la catedral de Avranches, que era la capital de Normandía [cita requerida]. Enrique II pospuso su cruzada varios años y finalmente nunca la llevó a cabo, a pesar de una visita que le hizo el patriarca Heraclio de Jerusalén en 1184 ofreciéndole la corona del reino de Jerusalén. El año 1188, impuso el «diezmo saladino» para pagar una nueva cruzada, el clérigo Geraldo de Gales sugirió que su muerte fue un castigo divino por la imposición del diezmo, instituido para recolectar fondos para una cruzada para recapturar Jerusalén, que pasó a manos de Saladino en 1187.

Descendencia[editar]

Legítima[editar]

Se casó en la catedral de Saint-Pierre, en la ciudad de Burdeos, el 18 de mayo de 1152, con Leonor de Aquitania, duquesa heredera de Aquitania, Guyena y Gascuña, con lo que se convertía en el monarca más poderoso de su época, aunque tuviera que rendir vasallaje por los ducados al rey Luis VII de Francia, ex-marido de Leonor.

De este matrimonio nacieron 8 hijos:

  • Guillermo (n. Normandía, 17.8.1153 - m. castillo de Wallingford, Berkshire, IV.1156), conde de Poitiers.
  • Enrique (n. palacio de Bermondsey, Surrey 28.2.1155 - m. castillo de Martel, Turena, Francia, 11.6.1183), duque de Normandía y conde de Anjou, nombrado corregente de su padre en 1170.
  • Matilde (n. castillo de Windsor, Londres, VI.1156 - m. Brunswick, Alemania, 28.6.1189), casada con Enrique el León, duque de Baviera, Sajonia y de Brunswick.
  • Ricardo (n. palacio Beaumont, Oxford, 8.9.1157 - m. de heridas recibidas durante el asedio a Châlus, Francia, 6.4.1199), sucesor de su padre en el trono, conocido como "Ricardo Corazón de León".
  • Godofredo (n. Londres, 23.9.1158 - m. durante un torneo, París, 19.8.1186), conde de Anjou y duque de Bretaña por su matrimonio.
  • Leonor (n. castillo de Domfront, Normandía, 13.10.1162 - m. monasterio de las Huelgas, Burgos, 31.10.1214), casada con Alfonso VIII, rey de Castilla.
  • Juan (n. palacio Beaumont, Oxford, 24.12.1166 - m. castillo de Newark, Nottinghamshire, 18.10.1216), sucesor de su hermano Ricardo en el trono, conocido como "Juan Sin Tierra".

El primer hijo de Enrique II, Guillermo, conde de Poitiers murió siendo niño. En 1170, el hijo de Enrique y Leonor de 15 años, Enrique, fue coronado rey (otra razón para la ruptura con Thomas Becket, la cual consintieron los otros obispos durante su exilio), pero nunca llegó a reinar y no figura en la lista de monarcas de Inglaterra. Se le conoció como Enrique el Joven, para distinguirlo de su sobrino Enrique III de Inglaterra.

El historiador John Speed, en su obra del año 1611 Historia de Gran Bretaña (History of Great Britain), menciona la posibilidad de que al hijo que murió siendo niño lo hayan llamado Felipe. Las fuentes que él cita ya no existen y en ningún otro trabajo se hace referencia a su nacimiento.

Los esfuerzos de Enrique II de tomar el control de las tierras de Leonor (y de su heredero Ricardo) llevaron a confrontaciones entre Enrique por un lado y su mujer e hijos legítimos por el otro.

Ilegítima[editar]

El notorio romance de Enrique II con Rosamunda Clifford, la «bella Rosamunda» de la leyenda, comenzó en 1165 durante una de sus campañas en Gales y continuó hasta la muerte de ella en 1176. Sin embargo, no fue hasta 1174, alrededor de la fecha de su ruptura con Leonor, que Enrique II reconoció a Rosamunda como su amante. Casi simultáneamente, comenzó a negociar la anulación de su matrimonio para casarse con Adela de Francia, condesa de Vexin, hija del Rey Luis VII de Francia y ya comprometida con el hijo de Enrique II, Ricardo. El romance con Adela continuó algunos años y, a diferencia de Rosamunda Clifford, Adela alegó haber dado a luz un hijo ilegítimo del rey.

Enrique también tuvo varios hijos ilegítimos con otras mujeres y Leonor tuvo a varios de esos niños criándose en la guardería real con sus propios hijos. Algunos se convirtieron en miembros de la familia en su adultez, entre ellos estaba Guillermo de Longespee, conde de Salisbury, cuya madre fue Ida, Condesa de Norfolk; Godofredo, Arzobispo de York, hijo de Ykenai; Morgan, obispo de Durham; y Matilda, Abadesa de Barking.

Crisis de sucesión[editar]

Los intentos de Enrique II de dividir sus títulos entre sus hijos, pero mantener el poder asociado a ellos, provocó que trataran de tomar el control de las tierras que les habían asignado (Revuelta de 1173-1174), lo que era una traición a los ojos de Enrique II. Geraldo de Gales reporta que cuando el rey Enrique le dio el beso de la paz a su hijo Ricardo, le dijo suavemente, «Que el Señor nunca permita que yo muera hasta que me haya vengado de ti».

Cuando los hijos legítimos de Enrique II se volvieron contra él, tenían el apoyo de Luis VII de Francia.

Enrique el Joven murió en 1183 y luego de su muerte hubo una lucha de poder entre los tres hijos restantes. Enrique quería que Juan fuera su sucesor al trono, siempre lo había querido más que a sus otros hijos, pero Leonor favorecía a Ricardo. Godofredo intentó superponerse a Juan y Ricardo, pero no tuvo éxito.

En 1186, un caballo aplastó hasta la muerte a Godofredo II, duque de Bretaña (1158-1186).

El tercer hijo de Enrique II, Ricardo Corazón de León (1157-1199) con la ayuda de Felipe Augusto de Francia atacó y derrotó a su padre el 4 de julio de 1189.

Enrique II murió en el castillo de Chinon el 6 de julio de 1189 y yace en la Abadía de Fontevrault, cerca de Chinon y Saumur en la Región de Anjou, hoy en día Francia.

El hijo ilegítimo de Enrique II, Godofredo, arzobispo de York estuvo con él todo el tiempo y fue el único de sus hijos en asistir a su lecho de muerte. Sus últimas palabras, según Geraldo de Gales, fueron «Ha caído la vergüenza sobre este rey derrotado».

Ricardo I de Inglaterra, Ricardo Corazón de León, se convirtió en el rey de Inglaterra, desafortunadamente para Enrique II que siempre había querido que su hijo mejor, Juan, le sucediera. Lo cual ocurrió a la muerte de Ricardo el año 1199, superando los reclamos de los hijos de Godofredo duque de Bretaña, Arturo I duque de Bretaña y Leonor de Bretaña.

Referencias en la cultura popular[editar]

Películas[editar]

El cine produjo dos películas de la vida de Enrique II de Inglaterra:

  • El león en invierno (The lion in winter): muestra las tensiones familiares por la designación del heredero.
  • Becket: su argumento es el enfrentamiento de Enrique II con Tomás Becket.

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Boussard, 1956, p. 1
  2. Boussard, 1956, p. 2
  3. Hallam and Everard, p.159; Warren (2000), p.42.
  4. Barlow (1986), pp.108–114
  5. Barlow (1986), pp.246–248.


Predecesor:
Godofredo V
Duque de Normandía
Conde de Anjou
(Junto a su hijo Enrique entre 1170 y 1183)

11511189
Sucesor:
Ricardo I
Predecesor:
Leonor
Duque de Aquitania
(Junto a su esposa Leonor)

11521189
Sucesor:
Ricardo I
Predecesor:
Esteban I
Royal Arms of England (1154-1189).svg
Rey de Inglaterra
(Junto a su hijo Enrique entre 1170 y 1183)

11541189
Sucesor:
Ricardo I