Enrico Martínez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Enrico Martínez, Henrich Martin o Heinrich Martin (¿Hamburgo?, 1550 o 1560[1] - Cuautitlán, México, 1632) fue cosmógrafo del rey de España, intérprete de la Santa Inquisición e ingeniero hidráulico.

De acuerdo a algunas fuentes, él era descendiente de españoles; Alexander Von Humboldt afirmó que era alemán u holandés y en otras fuentes se afirma que era mexicano educado en España. Sin embargo, lo más probable es que fuera de origen francés.

Henri Martin españolizó su nombre a Enrico Martínez y fue encomendado por el virrey Luis de Velasco en ´1607 para realizar los trabajos de desagüe de la Cuenca de México, que se componía de cinco lagos: Zumpango, Texcoco, Xochimilco, Chalco y Xaltocan. En temporada de lluvias, el lago de Zumpango y otro menor, San Cristóbal, rebasaban el nivel común de sus aguas, desbordándose sobre el lago de Texcoco. Éste a su vez incrementaba el nivel de los lagos interiores de la cuenca, provocando grandes inundaciones en la Ciudad de México en años anteriores.

El plan de Henri Martin fue probablemente uno de los proyectos más ambiciosos de la época que consistió en excavar un canal que drenara definitivamente los lagos de la cuenca hacia el Lago de Zumpango. El trabajo comenzó el 28 de noviembre de 1607 y terminó en mayo de 1609. A pesar de su término, la obra que había sido expuesta a la corrosión y gran cantidad de filtraciones de agua, se derrumbó obstruyendo el paso del agua, inundando nuevamente la ciudad durante el gobierno del sucesor de Velazco, el arzobispo García Guerra. Preocupado por el peligro de la capital de la Nueva España, Felipe III, Rey de España, recibió información del virrey García en la que se cuestionaba el trabajo, costo y funcionalidad de la obra de Martin, quien también escribió al rey para contradecir los cuestionamientos del virrey.

El sucesor de García, Don Diego Fernandez de Cordoba, Marques de Guadalcazar (1612–21), fue enviado por Felipe III con la comisión especial de resolver el problema de las inundaciones en la Ciudad de México. Del mismo modo se nombró a Íñigo Contreras embajador de España y se le envió a la corte francesa a buscar un ingeniero capaz de hacer las obras de desagÜe.

Se eligió al ingeniero flamenco Adrian Boot, que llegó a México en 1614. Por órdenes del virrey, Boot y Martin, junto con el auditor Otalora visitaron las obras, elaborando cada uno un registro sobre las mismas y las posibles soluciones que encontraban al problema. Boot afirmó en su registro que las obras de Martin eran insuficientes y que podía arreglarlas haciendo un nuevo trabajo que costaría más que las obras originales. Martin ofreció un plan para concluir el proyecto en el que necesitaría 100 hombres y menos de la cantidad económica solicitada por Boot.

Referencias[editar]

  1. Iturriaga de la Fuente, José. . Viajeros Extranjeros en el Estado de México. Consultado el 30 de julio de 2012.