Eneagrama del Cuarto Camino

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Eneagrama del Cuarto Camino es una figura publicada en 1947 en el libro "Search of the Miraculous" de Ouspensky, y es una parte integral del así llamado Cuarto Camino, un sistema esotérico asociado con George Gurdjieff. El término "eneagrama" proviene de dos palabras griegas, ennea (nueve) y grammos (grafía).

Figura del eneagrama[editar]

Don Richard Riso sostiene que el eneagrama tuvo origen alrededor del 2500 a. C.[1]

Está compuesta de tres partes, el círculo, el triángulo interno, y la "figura periódica". En algunas tradiciones espirituales esotéricas,[2] el círculo simboliza unidad, el triángulo interno simboliza la "ley de tres" del Cuarto Camino, y la figura periódica hexagonal representa la "ley de siete" del Cuarto Camino.[3]

Descripción orientadora[editar]

Eneagrama.

A continuación se describen algunas guías orientadoras para la interpretación del Eneagrama.

  • La correcta interpretación del Eneagrama se realiza en conjunto con otros símbolos geométricos, su estudio por separado y haciendo abstracción de la simbología complementaria (los 22 polígonos inscritos) suele dar resultados ambivalentes.
  • El uso del Eneagrama supone el estudio de la personalidad desde 9 tipologías [Ver más abajo "críticas..."], es sólo una minúscula faceta del símbolo (porque no es sólo una teoría caracterológica). Las 9 "categorías", son extensibles a otras áreas, por ejemplo: tipos de cuerpos, tipos de patrones emocionales, tipos de órganos, descripción de procesos fisiológicos, el crecimiento de un ser vivo, la división de una célula, una conducta, etc.
  • El Eneagrama es un símbolo "fisiológico", es decir, explica cómo funciona algo y cómo evoluciona y se desarrolla ese proceso en particular. Los otros símbolos acompañantes, son "morfológicos", y muestran cómo es la estructura de las cosas contenidas en este Universo.
  • El Eneagrama no necesariamente debe que tener el trazado que muestra la imagen (ut supra), otros trazos (o líneas de periodicidad) que conectan los 9 "vértices" son también admitidos y son válidos dependiendo del objeto que se quiera analizar. De hecho, el Eneagrama como está en la figura de arriba (derivado del VII), no es aplicable a todos los seres humanos. Para una mitad de la humanidad el trazado es diferente (basado en el Número XIII). Por eso, para el estudio de la personalidad de una persona, hay que discernir si le corresponde el esquema derivado del VII (Hombre adánico) o del XIII (un antropoide).
  • El origen del Eneagrama , quizá pueda provenir del estudio geométrico de ciertas propiedades de los números (los 22 Números Mayores, aquellos que debieran ser objeto de la numerología)... pues éste era el único método accesible a los "antiguos" pues todavía no se habían desarrollado completamente las herramientas algebraicas y "decimales" que permitieran un análisis completo. Es decir, que los sabios estaban obligados a pensar geométricamente. Piénsese en la figura, sólo se necesita compás y regla para dibujarla. Actualmente, el método geométrico puede ser suplantado por el algebraico que resulta más directo y menos engorroso y complicado.
  • Este estudio geométrico está basado en tres elementos clave:
  1. el Círculo (símbolo de la Eternidad),
  2. la Ley de Tres (para la creación), y
  3. la Ley de Siete o de la Octava (para el funcionamiento de lo creado).
El conocimiento de estas leyes y su aplicabilidad es decisivo para comprender el mecanismo del eneagrama.
  • La Gran Octava Cósmica está contenida en el eneagrama: siete notas + dos intervalos (mi-fa y si-do) llenos = nueve elementos autónomos. El ciclo se cierra en el sistema decimal (X= Vida, vibración perpetua), con el Cero (cúspide del símbolo) detrás del IX (=letra), el Do de la siguiente Octava. (Por ello no es tan correcto pensar en que sólo son 9 elementos).
  • El sistema sexagesimal de 360 grados para la circunferencia, heredado de los babilonios (y sumerios i.e. IV milenio a.C.), es crucial para el análisis.
  • La utilidad principal y más noble que se le puede dar, deviene de tratar los dos grandes problemas de la humanidad, centro de su drama, el problema de la Vida (simbolizado por VII= materia viviente) y el problema de la Muerte (simbolizado por XIII= caída, descomposición, detención, muerte).
  • El Eneagrama no le pertenece a nadie (en tal caso, las claves de su revelación están en posesión de la Tradición), no es una religión (pero ayuda a comprender los cánones de las religiones del libro) ni tampoco una secta, no busca seguidores (ni detractores), con dificultad se puede encuadrar según los criterios actuales de la "ciencia" (pero cabría efectuar algunos cálculos probabilísticos sobre algunas experiencias y esperar una ampliación del perímetro científico), no se descarta su uso "terapéutico" en referencia al proceso de "autoconocimiento" (pero con cuidado y guía), y pocos son los capacitados para un análisis completo de una situación particular (y muchos los que se quedan en la superficie).
  • El traspaso de oriente a occidente de la doctrina del eneagrama es principalmente obra de George I. Gurdjieff y sus seguidores. Pero también Borís Muraviev, en forma independiente, expone el sistema del Eneagrama en el marco de la doctrina y la tradición de la ortodoxia oriental (heredera de la vía interna [esotérica] del cristianismo primitivo). El ámbito en el que Muraviev desarrolla el eneagrama, es mucho más amplio que aquel que le dieran los seguidores de Gurdjieff.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Riso, Wisdom of the Enneagram, p.19
  2. Palmer, The Enneagram, p.36
  3. Wagele, Enneagram Made Easy, pp.1–11

Bibliografía[editar]

  • Muraviev, Borís. Gnosis, Cristianismo Esotérico. Estudios y comentarios sobre la Ortodoxia Oriental. Exposición en tres tomos
  • Varios Autores, Especial Eneagrama de Gurdjieff. LaTeca Ediciones, 2011. gurdjieff.es