Encélado (satélite)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Encélado (luna)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Encélado
Enceladusstripes cassini.jpg
Descubrimiento
Descubridor William Herschel
Fecha 17 de septiembre de 1789[1]
Designaciones Saturno II
Magnitud aparente 11,7 [2]
Elementos orbitales
Inclinación 0,019 ° (al ecuador de Saturno)
Semieje mayor 237 948 km
Excentricidad 0,0045[3]
Elementos orbitales derivados
Período orbital sideral 32 h 53 m
Radio orbital medio 238 000 km (centro de Saturno) |180 000 km (desde cima de nubes)
Satélite de Saturno
Características físicas
Masa (1,08022 ± 0,00101)×1020 kg [4] (1,8×10−5 masas de la tierra)
Dimensiones 513,2×502,8×496,6 km [5]
Densidad 1,609 ± 0,005 g/cm³ [5]
Diámetro 504'2 ± 0'4 km [5] (0,0395 radio de la tierra)
Gravedad 0,114 m/s² (0,0113 g)
Velocidad de escape 0,239 km/s (860,4 km/h)
Periodo de rotación síncrono con su órbita
Inclinación axial 0,0 °
Albedo 1,375 ± 0,008 (geométrico) or 0.99 (Bond)[6]
Características atmosféricas
Presión variabilidad espacial significativa
Temperatura promedio de 75 K
min. 32,9 K
max. 145 K [7]
Composición 91 % vapor de agua
4 % nitrogeno
3,2 % dióxido de carbono
1,7 % metano[8]

Encélado es un satélite de Saturno, descubierto en 1789 por William Herschel. A pesar de su pequeño tamaño, tiene una gran variedad de características superficiales como, por ejemplo, superficies viejas y craterizadas, y también superficies jóvenes y muy lisas. Dada su posición en el anillo E, la joven apariencia de parte de su superficie y el descubrimiento reciente de una tenue atmósfera, es muy probable que esté geológicamente activo. Encélado se encuentra en una resonancia orbital 2:1 con Dione, situación similar al caso de Io y Europa, lo cual pudiera proveer la energía necesaria para calentar levemente este satélite, aunque la causa (o causas) del calentamiento de Encélado es actualmente un tema de investigación; de hecho, la producción de calor en el polo sur de esta luna es mucho mayor de lo que se preveía (de casi 16 megavatios, más de 10 veces más de lo que se pensaba, algo cuyo origen es desconocido por ahora)[9]

Nombre[editar]

Encélado y Titán.

El satélite se llama Encélado por el mitológico ser Encélado (uno de los Gigantes de la mitología griega). También se lo denomina Saturno II. El nombre "Encélado" y los nombres de los siete satélites de Saturno conocidos en ese entonces fueron propuestos por John Herschel en 1847.

Órbita[editar]

Vista de la órbita de Encélado (resaltada en rojo) desde arriba del polo norte de Saturno.

Encélado es uno de los principales satélites interiores de Saturno. Es el decimocuarto más alejado del planeta, y orbita dentro de la parte más densa del anillo E, la parte más exterior de los anillos de Saturno, un amplio y difuso disco compuesto de materiales microscópicos de hielo y polvo, empieza en la órbita de Mimas y acaba en algún lugar alrededor de la órbita de Rhea.

Encélado orbita Saturno a una distancia de 238 000 km del centro del planeta y 180 000 km de la cima de sus nubes, entre las órbitas de Mimas y Tetis, tarda 32,9 horas en completar la órbita (suficiente para que pueda ser observado con una única noche de observación). Encélado está en resonancia orbital 2:1 con Dione (satélite), completando dos órbitas con Saturno por cada una que completa Dione. Esta resonancia ayuda a mantener la excentricidad orbital de Encélado (0,0047) y proporciona una fuente de calor a la actividad geológica de Encélado.[3]

Como los satélites más grandes de Saturno, Encélado rota sincrónicamente junto con su periodo orbital, dejando una cara siempre apuntando hacia Saturno. A diferencia de la Luna, Encélado no parece librar sobre su eje de rotación (más de 1,5º). Sin embargo, análisis de la forma de Encélado sugieren que en algún momento estuvo en una secundaria y forzada espín-órbita 1:4 de libración. Esta libración, como la resonancia con Dione, podría haber proporcionado a Encélado una fuente de calor adicional.

Interacción con el anillo E[editar]

El anillo E de Saturno es el anillo más amplio y exterior de Saturno. Es un disco muy amplio y difuso compuesto por material microscópico de hielo o polvo, empieza en la órbita de Mimas y acaba en algún lugar alrededor de la órbita de Rhea, aunque algunas observaciones sugieren que se extiende más allá de la órbita de Titán, con 1 000 000 km de ancho. Sin embargo, numerosos modelos matemáticos demuestran que tal anillo es inestable, con una longevidad de entre 10 000 y 1 000 000 de años. Por lo tanto, las partículas que lo componen tienen que reponerse constantemente. Encélado orbita dentro de este anillo, en la zona donde es más estrecho y denso. Varias teorías sospechan que Encélado es la principal fuente de partículas del anillo E. Esta hipótesis fue sustentada por el sobrevuelo de Cassini.

Vista de la órbita de Encélado desde el lado, mostrando a Encélado en relación con el anillo E de Saturno.
Encélado orbitando junto con el anillo E de Saturno.

Actualmente hay dos mecanismos alimentando al anillo con partículas.[10] La primera, y posiblemente la más importante, fuente de partículas es una columna criovolcánica situada en la región polar sur de Encélado. Mientras que la mayoría de las partículas caen y vuelven a la superficie, algunas escapan de la gravedad de Encélado y entran en la órbita de Saturno, ya que la velocidad de escape es de sólo 866 km/h. La segunda fuente es el bombardeo de meteoritos de Encélado, que eleva partículas de polvo de la superficie. Este mecanismo no es único de Encélado, pero es válido para todas las lunas de Saturno que orbitan dentro del anillo E.

Características físicas[editar]

Interior[editar]

Se sabe relativamente poco sobre el interior de Encélado. Sin embargo, se ha podido averiguar algo cuando la nave Cassini/Huygens lo sobrevoló. Según los efectos que la gravedad de Encélado ha tenido en la trayectoria de la nave Cassini, el grupo de navegación determinó que posee una masa de 1,08 x 1020 kg; combinando esta información con los datos sobre su tamaño se obtiene una densidad de 1,61 g/cm³, la cual es un poco más alta que la de los otros satélites medianos de Saturno.

No se sabe todavía si el interior de Encélado es diferenciado. Exámenes de los efectos gravitatorios en la trayectoria de Cassini en pasadas futuras pudieran ayudar a entender mejor su interior. Sin embargo, existen fisuras, llanuras y mesetas arrugadas que indican que el interior puede estar líquido, y por ende, diferenciado. Además, imágenes recientes del orbitador Cassini muestran características muy similares a las de luna, lo cual pudiera indicar que existe un océano bajo su superficie, sobre todo en la región polar sur -donde se concentra la mayor parte de la actividad geológica-.

Superficie[editar]

Imagen enviada por el Cassini del hemisferio sur de Encélado.

En agosto de 1981 la nave Voyager 2 pudo obtener imágenes con las cuales se podía estudiar la geología del satélite. La foto superior muestra la imagen de mejor resolución obtenida por la nave Voyager 2, donde se pueden apreciar diferentes tipos de superficies como regiones con cráteres y regiones lisas y jóvenes. Dado de que existen pocos cráteres en la regiones lisas se piensa que estas son más o menos jóvenes (menos de 100 millones de años). Esto sugiere que Encélado debe haber estado activo geológicamente muy recientemente, quizás con criovulcanismo u otro proceso que renueve su superficie. El hielo fresco que cubre la superficie hace que tenga el albedo más alto del Sistema Solar (0.99), lo que redunda en una baja temperatura promedio de −193 °C.

La craterización a través de impactos es un proceso común en el Sistema Solar, y Encélado no es la excepción. Su superficie se halla cubierta de cráteres; sin embargo, la densidad de craterización no es uniforme. Algunas regiones prácticamente no poseen cráteres y otras se encuentran acribilladas. No obstante, la densidad de cráteres en las regiones más craterizadas es inferior a la de otros satélites helados del sistema saturniano, lo que revela la relativa juventud de su superficie. Observaciones recientes de la nave misión Cassini/Huygens han desvelado que los cráteres de Encélado en general son deformes, ya sea por procesos de relajación viscosa o a través de efectos tectónicos/fractura. Dunyazad en la figura 2c, es un ejemplo de un cráter en Encélado con piso levantado.

Voyager 2 encontró varios tipos de fracturas tectónicas en Encélado, verbigracia valles lineales y cinturones de surcos curvilíneos, parecidos a los de Ganímedes. Resultados recientes de Cassini indican que el tectonismo es el proceso de deformación principal en Encélado. Uno de los tipos de características tectónicas más interesantes son las fracturas, las cuales pueden tener hasta doscientos kilómetros de largo y de cinco a diez kilómetros de ancho, con una profundidad de un kilómetro. La figura 2b muestra una fractura típica; otro ejemplo puede verse en la parte inferior de la figura 2c. Se piensa que estas fracturas son relativamente jóvenes.

Otro ejemplo de tectonismo en Encélado es la zona con surcos descubierta por Voyager 2. Estas zonas son similares, aunque más complejas, a las que se encuentran en Ganímedes.

Ejemplos de surcos lineales se pueden observar en las figuras 1 y 2d. Se han observado también crestas, aunque éstas no son tan extensas como las de Europa; se pueden ver varios ejemplos en la parte izquierda-inferior de la Figura 2b.

Las llanuras planas fueron descubiertas en imágenes de la nave Voyager 2. Estas generalmente tienen poco relieve y muy pocos cráteres, una indicación segura de juventud, quizás menos de unos pocos cientos de millones de años. Imágenes obtenidas por la sonda Cassini el 14 de julio de 2005 han revelado un nuevo tipo de llanura plana. Esta región rodea al polo sur de Encélado hasta la latitud 60o sur y está cubierta de fracturas tectónicas y crestas. Esta región es muy joven, ya que no se ve cráter alguno. Inspecciones detenidas de imágenes de la sonda Cassini en esta región han revelado hielo azul y rocas del tamaño de casas, de entre 10-100 metros de diámetro.

Figura 2: Crateres de Encélado; imagen obtenida por Voyager 2.

Se ha confirmado que Encélado es la principal fuente de partículas para el tenue anillo E de Saturno. Los científicos estiman que micrometeoroides chocan con la superficie expulsando partículas al espacio y formando una nube alrededor del satélite. Otras partículas con más energía escapan y orbitan Saturno formando así el anillo E.

Figura 3: Encélado y los anillos de Saturno.

Instrumentos a bordo de Cassini han encontrado pruebas de actividad geológica en Encélado. Existen sobre el polo sur unos surcos denominados "rayas de tigre (tiger stripes en inglés), los cuales sirven de rejillas de ventilación, y de las cuales se puede observar el escape de vapor y partículas finas de hielo (ver la figura 4). La cristalización de estas partículas en un proceso que se puede usar como cronómetro: el hielo fresco es cristalino, y a través del tiempo este se convierte en hielo amorfo, un proceso que dura décadas. La conclusión es que las rayas de tigre tienen solo entre 10 y 1000 años de edad. Se ha detectado una atmósfera de vapor de agua que se concentra sobre la región del polo sur, un área con muy pocos cráteres. La composición de esta atmósfera es consistente con la emisión o evaporación de agua. Adicionalmente, el instrumento Composite InfraRed Spectromer (CIRS) descubrió en julio de 2005 que la región del polo sur es relativamente más tibia (15 grados por encima de la temperatura promedio) que el resto de Encélado. El hecho de que la región del polo sur de Encélado este geológicamente activa es uno de los grandes descubrimientos de la nave Cassini.

Resultados recientes[editar]

Tras los encuentros de las sondas Voyager a principio de los años 1980, los científicos planetarios postularon que esta luna podría estar geológicamente activa, dado su alto albedo (que indica una superficie relativamente joven), y su ubicación en el centro del anillo E. Basándose en estos datos se pensaba que Encélado podía ser la fuente del material para el anillo E, quizás a través de un mecanismo de escape de vapor de agua desde su interior.

Recientemente los datos obtenidos a través de varios de los instrumentos a bordo de la sonda Cassini han confirmado esta hipótesis. La sonda Cassini ha encontrado también posibles reservas de agua líquida a poca profundidad que erupcionan como géiseres en la superficie de Encélado. Este resultado, potencialmente muy importante, ha sido publicado en la revista Science, marzo de 2006. Imágenes de Cassini de alta resolución muestran chorros helados y altas "plumas" eyectando grandes cantidades de partículas a alta velocidad desde las formaciones denominadas Rayas de Tigre (ver fig. 4), en el hemisferio sur de Encélado; típicamente, estas tienen 130 km de longitud, 2 km de ancho y 500 m de profundidad. Se han examinado varios modelos para explicar este proceso. La evidencia y los modelos muestran que los jets escapan de depósitos de agua líquida a poca profundidad de la superficie.

De hecho, la prueba a favor de la existencia de un océano subterráneo de agua líquida entre 30 y 40 kilómetros de la superficie[11] en que esta luna es cada vez mayor, aunque una alternativa sugerida a tal océano pueden ser grandes cavernas de hielo llenas de agua; modelos recientes muestran que su actividad geológica es incompatible con estar controlada únicamente por las fuerzas de marea y que está mejor explicada asumiendo la existencia de tal característica geológica, lo que convierte a esta pequeña luna en un objetivo ideal para la búsqueda de vida extraterrestre.[12]

Previamente se sabía que existía vulcanismo en tres lugares en el Sistema Solar: Io, la Tierra, Tritón y posiblemente Venus. Ahora debemos agregar Encélado, considerado ahora como uno de los lugares más interesantes del sistema solar por la presencia de agua líquida tan cerca de la superficie.

En mayo de 2006, Francis Nimmo y Robert Pappalardo (de la Universidad de California y de JPL en Pasadena, California respectivamente) publicaron un estudio en la revista científica Nature donde proponen una explicación de por qué la actividad geológica se encuentra en el polo sur de Encélado. Según los autores de este trabajo, es posible que la región activa en el polo sur tuviese su origen en otra región del planeta. Dado que la parte activa contiene materiales más cálidos y de baja densidad que el resto de esta luna la fuerza centrífuga impulsaría el material más denso hacia el ecuador y el más ligero hacia los polos desplazando las bolsas de material ligero hacia las regiones polares.

Durante un sobrevuelo realizado por la sonda Cassini el 12 de marzo de 2008 se han descubierto, sorprendentemente, compuestos orgánicos en los chorros expulsados por las formaciones del polo S de Encélado. En sobrevuelos posteriores acaecidos el 11 de agosto de 2008 y el 31 de octubre de ese año, Cassini ha tomado imágenes de muy alta resolución -hasta de un pixel por cada 7 metros de superficie- de las Rayas de Tigre y se ha podido localizar con exactitud los lugares de donde salen los géiseres [1]

El escenario que emerge del análisis de los datos recogidos por la sonda Cassini es el de un mundo de cierta actividad geológica, sobre todo en su región sur, en la forma de una especie de (crio)tectónica de placas. Las "rayas de tigre" son lugares similares a las cordilleras existentes en el centro de los océanos terrestres, en las cuales el material que emerge del interior crea nueva corteza y, por otro lado, el material expulsado por los géiseres acaba por volver a caer y taponar sus fuentes para luego volver a aparecer en otro lado.

Una investigación sugiere que la actividad geológica se produce de manera periódica, cuando hielo caliente procedente del interior de Encélado sube a la superficie rompiendo la corteza. El satélite vive en la actualidad uno de esos episodios, lo que explica la juventud en términos geológicos de la región polar sur. Dichos períodos de actividad duran alrededor de 10 millones de años y se producen entre cada 100 millones y 2000 millones de años[13]

Datos enviados por Cassini muestran la presencia de sodio en el anillo más exterior de Saturno, que han sido interpretados como una nueva prueba de la presencia de un océano subterráneo (y de que tales chorros no son géiseres violentos sino chorros contenidos de emisión continua), ya que ese elemento no puede haber procedido de una sublimación del hielo. Sin embargo, investigaciones realizadas desde tierra no han detectado tal elemento, por lo que su presencia es controvertida.[14]

Otro compuesto que ha sido detectado en tales chorros es amoníaco, lo que ha sido considerado una nueva prueba de la presencia de agua líquida bajo la corteza.[15]

Exploración de Encélado[editar]

Antes del principio de los años ochenta, Encélado no se había visto nunca más que como un minúsculo punto blanco que estaba en órbita alrededor de Saturno. Los únicos datos conocidos eran las características de su órbita, y un cálculo de su masa, su densidad y su albedo.

Las primeras imágenes de Encélado de la era espacial fueron obtenidas por las dos sondas Voyager. Voyager 1 pasó muy lejos, pero Voyager 2 pasó cerca y obtuvo imágenes de alta resolución en agosto de 1981, revelando la joven superficie de este satélite.

El estudio detenido comenzó con la llegada de la misión Cassini/Huygens el 30 de junio de 2004, cuando se puso en órbita alrededor de Saturno. Dados los resultados obtenidos por Voyager 2 sobre esta enigmática luna, se considera un objetivo de alta prioridad para el estudio científico y se tienen planeados varios encuentros cercanos que están listados abajo:

Encuentros cercanos de Cassini con Encélado
Fecha Distancia (km)
17 de febrero de 2005 1200
9 de marzo de 2005 500
29 de marzo de 2005 64 000
21 de mayo de 2005 93 000
14 de julio de 2005 175
8 de septiembre de 2006 40 000
9 de noviembre de 2006 94 000
28 de junio de 2007 90 000
30 de septiembre de 2007 88 000
12 de marzo de 2008 50
30 de junio de 2008 99 000
11 de agosto de 2008 55
9 de octubre de 2008 25
31 de octubre de 2008 200
2 de noviembre de 2009 100
21 de noviembre de 2009 1600
28 de abril de 2010 103
18 de mayo de 2010 438
13 de agosto de 2010 2554
30 de noviembre de 2010 51
31 de diciembre de 2010 51
1 de octubre de 2011 99
19 de octubre de 2011 1231
6 de noviembre de 2011 496
27 de marzo de 2012 74

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Jodra, Serge (2004). «Imago Mundi – La Découverte des satellites de Saturne (en francés)». CosmoVisions.com. Consultado el 13-03-2009.
  2. Observatorio ARVAL (15 de abril de 2007). «Classic Satellites of the Solar System». Observatorio ARVAL. Consultado el 17-12-2011.
  3. a b Porco, C. C.; Helfenstein, P.; Thomas, P. C.; Ingersoll, A. P.; Wisdom, J.; West, R.; Neukum, G.; Denk, T. et ál. (10 de marzo de 2006). «Cassini Observes the Active South Pole of Enceladus». Science 311 (5766):  pp. 1393–1401. doi:10.1126/science.1123013. PMID 16527964. Bibcode2006Sci...311.1393P. 
  4. R.A., Jacobson; Antreasian, P.G.; Bordi, J.J.; Criddle, K.E.; Ionasescu, R.; Jones, J.B.; MacKenzie, R.A.; Meek, M.C. et ál. (Diciembre de 2006). «The Gravity Field of the Saturnian System from Satellite Observations and Spacecraft Tracking Data». The Astronomical Journal 132 (6):  pp. 2520–2526. doi:10.1086/508812. Bibcode2006AJ....132.2520J. http://iopscience.iop.org/1538-3881/132/6/2520/fulltext. 
  5. a b c Roatsch, T.; Jaumann, R.; Stephan, K.; Thomas, P. C. (2009). «Cartographic Mapping of the Icy Satellites Using ISS and VIMS Data». Saturn from Cassini-Huygens. pp. 763–781. doi:10.1007/978-1-4020-9217-6_24. ISBN 978-1-4020-9216-9. 
  6. Verbiscer, A.; French, R.; Showalter, M.; Helfenstein, P. (9 de febrero de 2007). «Enceladus: Cosmic Graffiti Artist Caught in the Act». Science 315 (5813):  p. 815. doi:10.1126/science.1134681. PMID 17289992. http://www.sciencemag.org/content/315/5813/815.abstract. 
  7. Spencer (2006). «Cassini Encounters Enceladus: Background and the Discovery of a South Polar Hot Spot». Science 311 (5766):  pp. 1401–5. doi:10.1126/science.1121661. PMID 16527965. Bibcode2006Sci...311.1401S. 
  8. Waite (2006). «Cassini Ion and Neutral Mass Spectrometer: Enceladus Plume Composition and Structure». Science 311 (5766):  pp. 1419–22. doi:10.1126/science.1121290. PMID 16527970. Bibcode2006Sci...311.1419W. 
  9. Cassini Finds Enceladus Is a Powerhouse
  10. Spahn, F.; et al. (2006). «Cassini Dust Measurements at Enceladus and Implications for the Origin of the E Ring». Science 311 (5766):  pp. 1416–1418. doi:10.1126/science.1121375. PMID 16527969. Bibcode2006Sci...311.1416S. 
  11. http://www.agenciasinc.es/Noticias/La-sonda-Cassini-detecta-un-oceano-subterraneo-en-Encelado
  12. «Sondas Espaciales - Nuevos estudios apoyan la teoría de un Encélado con agua líquida en el interior».
  13. As the Crust Turns: Cassini Data Show Enceladus in Motion.
  14. Salt Finding From NASA's Cassini Hints at Ocean Within Saturn Moon.
  15. Encélado contiene amoníaco.
  • Rothery, David A. (1999). Satellites of the Outer Planets: Worlds in their own right. Oxford University Press. ISBN 0-19-512555-X.
  • Burns, J., and Shapely-Mathews, M., Eds. (1986). Satellites. University of Arizona Press. Ver capítulos 7. "Tectonics of Icy Satellites", S. Squyres and K. Croft.; 16. "Satellites of Saturn", D. Morrison.

Bibliografía complementaria[editar]

  • Porco, Carolyn, "Encélado", Investigación y ciencia, 390, marzo de 2009, págs. 14-23.

Enlaces externos[editar]

Wikinoticias