Empedrado portugués

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Empedrado portugués haciendo mosaico, en Lisboa, Portugal.
Empedrado portugués en el paseo marítimo en la playa de Copacabana, en Rio de Janeiro, Brasil.

El empedrado portuguéscalçada portuguesa», en portugués; «pedra portuguesa», en Brasil) es un tipo particular de revestimiento de suelo utilizado sobre todo en la pavimentación de aceras y espacios públicos en general. Este tipo de unidad es de uso frecuente en países de habla portuguesa.

El empedrado portugués es el resultado de la pavimentación con piedras de forma irregular, generalmente de piedra caliza o basalto, que se pueden utilizar para formar patrones decorativos mediante el contraste entre las piedras de diferentes colores. Los colores más tradicionales son el blanco y el negro, aunque también son populares el marrón y el rojo. En algunas regiones brasileñas, sin embargo, se pueden encontrar piedras en azul y verde. En Portugal, los trabajadores cualificados en la colocación de este tipo se llaman mestres calceteiros.

Este adoquinado, como su nombre indica, es originario de Portugal, después de haber surgido a mediados de siglo XIX. Es ampliamente utilizado en la pavimentación de zonas peatonales, parques, plazas, patios, etc. En Brasil, este fue uno de los materiales más populares usados ​​para paisajismo del siglo XX debido a su flexibilidad de montaje y de composición plástica. Su aplicación se puede observar en proyectos como la acera de la playa de Copacabana (una obra de Roberto Burle Marx) o espacios en la antigua Avenida Central, ambos en Río de Janeiro.

Historia[editar]

Pormenor del Monumento al Calceiteiro, de Sérgio Stichini Lisboa, delante de la Iglesia de San Nicolás (Lisboa).

El empedrado como lo conocemos, fue empleado por primera vez en Lisboa en el año 1842. El trabajo fue realizado por reclusos y ordenada por el gobernador militar del Castillo de San Jorge, el teniente general Eusebio Pinheiro Furtado. El diseño utilizado en este trazado es un camino simple (en tipo zig-zag) pero inusual para la época, impulsando a los cronistas portugueses escribir sobre ello.

Después de este primer evento, se concedieron nuevos fondos a Eusebio Furtado para que sus hombres pavimentaran toda la zona de la Praça do Rossio, una de las más conocidas y céntricas de Lisboa, con una extensión de 8.712 m².

El adoquinado se extendió rápidamente por todo el país y sus colonias, mediante el ideal subyacente de la moda y el buen gusto, ampliándose su sentido artístico. Todo lo cual se alió a un concepto de funcionalidad y supuso la creación de verdaderas obras maestras en las zonas peatonales. Por lo tanto, en tan sólo un paso más, este arte cruzó más allá de las fronteras portuguesas, siendo solicitados maestros calceteiros para realizar la pavimentación en el extranjero.

En 1986 se construyó una escuela para pavimentadores por el Ayuntamiento de Lisboa), ubicada en Quinta del Conde dos Arcos.En diciembre de 2006 , también fue inaugurado un monumento al calceteiro, que se encuentra en la Rua da Vitória.

Técnica[editar]

Calceteiros trabajando, Lisboa (1907).

Los pavimentadores utilizan el sistema de unión de las piedras calizas (Diaclasas) junto con la ayuda de un martillo, para hacer pequeños ajustes en las piedras y el uso de plantillas para marcar las zonas de colores diferentes, de manera que los motivos se repiten en secuencia lineal o en las dos dimensiones del plano. La geometría del siglo XX ha demostrado que hay un número limitado de posibles simetrías en el plano: 17 lineales y 7 en las dos dimensiones.

Galería de imágenes[editar]

Bibliografía[editar]

  • Bairrada, Eduardo Martins. Empedrados artísticos de Lisboa: A arte da calçada-mosaico. Lisboa, M. Bairrada, 1986.
  • Kraffner, Joachim. Die calçada portuguesa, das natursteinpflaster in den offentlichen freirãumen Lissabons: seine entwicklung und typen. Wien : Institut fur Landschaftsplanung und Ingenieurbiologie, Arbeiitsberech Ingenieurbiologie und Landschaftsbau, 2000.
  • Matos, Ernesto. Mesmo por baixo dos meus pés: uma viagem pela calçada portuguesa: Lisboa, Aveiro, Guimarães. Lisboa, E. Matos, 1999.
  • Matos, Ernesto. Calçada portuguesa: uma linguagem universal. Lisboa, Câmara Municipal de Lisboa, 2001.
  • Matos, Ernesto. Lisboa das Calçadas. Colecção Olhar Lisboa, n.º 2. 2004.
  • Matos, Ernesto. Calçada portuguesa nos Açores: entre o céu e o horizonte / The portuguese stone pavement at the Azores: between the sky and the horizon. Terceira, BLU, 2006. ISBN 972-8864-17-5.
  • Rego, Victor Dias. Calçada artística nos passeios de Ponta Delgada. Açores, Criações Tur'Arte, 2000.

Véase también[editar]

Enlaces externos (en portugués)[editar]