Emilio Bacardí Moreau

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Emilio Bacardí Moreau
Nombre Emilio Bacardí Moreau
Nacimiento 5 de junio de 1844
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Santiago de Cuba, Cuba
Fallecimiento 28 de agosto de 1922, 78 años
Bandera de Cuba Cuabita, Cuba
Nacionalidad cubano
Ocupación escritor, industria, político
Partido político Partido Moderado
Padres Amalia Victoria Moreau
Facundo Bacardí

Emilio Bacardí Moreau (1844-1922) fue un cubano. En sus actividades políticas, luchó siempre al lado de los partidarios de la independencia de la isla antillana, por lo que está considerado como uno de los primeros patriotas del país.[1]

Biografía[editar]

Nació, en Santiago de Cuba, el 5 de junio de 1844. Fue el primer alcalde republicano de Santiago de Cuba, elegido en 1901 con el 61% de los votos. En 1906 resultó senador de la república dentro del conservador Partido Moderado, de Domingo Méndez Capote y Tomás Estrada Palma. Sus servicios a su ciudad natal (extendió la electrificación ciudadana y pavimentó gran parte del casco urbano) le valieron el reconocimiento oficial de "Hijo predilecto de Santiago de Cuba"'.

Cuando se habla del fundador del la industria del Ron Bacardí se corre el riesgo de adular un poquito. Un hombre y una industria que han hecho tanto por la cultura cubana sólo merecen elogios. Como tal riesgo existe, y tratando de ser lo más honesto posible, es preferible que los propios libros sean los que narren esta página:

La siguiente cita es de: José Manuel Carbonell y Rivero Evolución de la Cultura Cubana (1608-1927): Tomo XIII - La Prosa en Cuba (Novelas, Cuentos, Leyendas) Tomo II Imp. Montalvo y Cárdenas. La Habana. 1928. Pgs 53-54. Esta cita contiene los capítulos V y X de Vía Crucis que por el momento no incluimos.

“Ornamento de su carácter de patriota revolucionario y de benefactor era la imaginación creadora y evocadora de Emilio Bacardí Moreau, quien, desde su primera juventud, manifestó aptitudes de escritor y amor a las letras. También fue aficionado a la pintura y a las bellas artes, en general.

“En diciembre de 1867, el Liceo de Puerto Príncipe (ahora, Camagüey) premió, en certamen público, un estudio de Bacardí, titulado Conveniencia de reservar a las mujeres ciertos trabajos, según consta en la nota biográfica del ilustre santiaguense inserta en el tomo III del Diccionario Enciclopédico Hispanoamericano, de Montaner y Simón, editores, Barcelona, 1888.

El 6 de Junio de 1903, el generalísimo Máximo Gómez Báez hubo de escribirle una carta -cuyo original se encuentra en el Museo Bacardí, en Cataño, Puerto Rico- solicitando al alcalde Bacardí una remuneración para los veteranos de las guerras de la Independencia, lo que no se solucionó, poniéndose de manifiesto el espíritu aguerrido del Generalísimo expresándole en esa misiva: "Si desea, hasta el que me han dado hasta ahora se lo pueden coger".

“En 1910 apareció, en Santiago de Cuba, editada por El Cubano Libre, la primera parte de su novela Vía Crucis, evocación fiel y conmovedora de la tragedia cubana del decenio de 1868-1878. Después, en 1914, se publicó en Barcelona (España), impresa en la casa de la viuda de Luis Tasso, dicha novela completa, con su segunda y última parte, denominada Magdalena. Esta obra, prologada por Joaquín Navarro Riera (Ducazcal), contiene páginas de gran fuerza, emotiva y de palpitante realidad histórica y de ambiente, del ambiente cubano, con toda su riqueza de luz, de azul, de verdor y de caliente hálito. Por los dos capítulos -el V y el X- de Vía Crucis, insertos en esta colección, puede apreciarse el vigor pictórico y el poder sugerente y subjetivo de la pluma de Emilio Bacardí, como novelista, de pura cepa cubana. La fibra patriótica vibra y predomina en toda su obra literaria.

“A la publicación de Vía Crucis sucedió, en 1917, la de Doña Guiomar, novela de los tiempos de la conquista española (1536 a 1548), cuya acción se desenvuelve en Santiago de Cuba; y a su muerte, en 1922, dejó inéditas Bacardí sus últimas novelas, tituladas, respectivamente, Filigrana y El doctor de Beaulieu, todas de atmósfera cubana, de inspiración patriótica y de factura naturalista, aunque animadas de pasión romántica.

“También cultivó Bacardí la literatura teatral, con su drama Al abismo, estrenado por la compañía de Virginia Fábregas, en el teatro Oriente, de Santiago de Cuba, en 1912, y publicado en la revista Cuba Contemporánea, y con otras dos obras del mismo género, Casada, virgen y mártir y La vida, que aun permanecen inéditas.

“Además, figuran en su valiosa labor literaria las Crónicas de Santiago de Cuba (diez tomos); su libro de viajes, Hacia tierras viejas, y sus estudios biográficos, Florencio Villanova y Pío Rosado y La condesa de Merlín, el último de los cuales constituyó su discurso de recepción en la Academia Nacional de Artes y Letras, como miembro correspondiente por su amada región oriental.” Murió, en Cuabita, cerca de la misma ciudad, el 28 de agosto de 1922.

Referencias[editar]

  1. Biografías y Vidas. «Emilio Bacardí Moreau». Consultado el 19 de mayo de 2010.