Emilia de Vialar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Santa Emilia de Vialar
EmiliVialar.jpg
Fundadora de las Hermanas de San José de la Aparición
Nacimiento 12 de septiembre de 1797
Galhac (Tarn (Francia)
Fallecimiento 24 de agosto de 1856
Marsella (Boques del Roine, Provenza
Venerada en Iglesia Católica
Iglesias Orientales
Beatificación 18 de junio de 1939 por el Papa Pío XII
Canonización 24 de junio de 1951 por el Papa Pío XII
Festividad 24 de agosto

Emilia de Vialar (Galhac, Tarn, 12 de septiembre de 1797 - Marsella, 24 de agosto de 1856) fue una religiosa francesa, fundadora de la congregación misionera de las Hermanas de San José de la Aparición. Es venerada como santa por la Iglesia católica.

Biografía[editar]

Anne Marguerite Adelaide Émilie de Vialar nació en Galhac en 1797, en plena Revolución francesa en el seno de una familia acomodada, la de los barones de Vialar. Educada cristianamente por su madre, es enviada después en la escuela, entonces laica. En 1810, la familia se instaló en París y Emília estudió en el colegio de la Abbaye-au-Bois, de la Congregación de la Madre de Dios de San Pedro Fourier. En septiembre de ese mismo año, murió su madre a los 34 años.

Al cumplir los quince años, volivó a Galhac. En 1816 decidió consagrarse a la religión, a partir de una experiencia mística y de la primera predicación que tuvo lugar en la iglesia del pueblo después de la Revolución. En una visión, vio a Cristo muerto sobre el altar, con las cinco llagas, y entonces hizo la promesa de rezar diariamente cinco padrenuestros y cinco avemarías. A pesar de ello, continuó haciendo vida mundana, ya que su padre se opuso a que entrara en religión. Bajo la dirección espiritual del padre Mercier, hizo obras de caridad y visitó a los necesitados, dándoles ayuda.

Fundación de la congregación[editar]

La nochebuena de 1832, Emília y tres compañeras se encerraron en una casa que habían comprado, cerca de la iglesia del pueblo como parte de la herencia que la joven había recibido de su abuelo el barón de Portal. Emília dejó a su padre, que continuaba oponiéndose a su vida, una carta de despido y marchó en secreto a la casa. La pequeña comunidad dio origen a la Congregación de las Hemrnas de San José de la Aparición, puesto bajo la advocación de san José de Natzaret recibiendo el anuncio de la encarnación de Cristo. En tan solo seis meses, el grupo creció hasta acoger a 26 hermanas, que obtuvieron la aprobación del obispo de Albi, De Gualy. Vivieron durantew dos años atendiendo la necesidades: pobres, enfermos, ancianos, etc., a domicilio, y ofreciendo educación a los niños.

La intención de las hermanas era ser misioneras y evangelizar otras tierras. El hermano de Emília, Augustin de Vialar, marchó en Argelia, hasta hace poco ocupada por Francia, en 1833 y llamó a su hermana para que atendiera un hospital que se había abierto. Las hermanas llegaron a Alger en agostgo de 1835 y asistieron las víctimas de una epidemia de cólera a Alger, independentmente de su religión, lo cual despertó la simpatía de la población, mayoritariamente musulmana. Construyeron un asilo, un noviciado, un hospital y una escuela: al acabar 1836, había unas veinte hermanas traajando. Poco a poco, el instituto creció y se fueron abriendo nuevas fundaciones en Bona, Constantina y en 1839 Mustafá i Ben Aknou.

Conflictos en Alger y Galhac[editar]

El obispo de Albi recomendó a Vialar que aprobara la congregación por la Santa Sede, pero la fundadora tuvo que enfrentarse en el obispo Dupuch, de Alger, que quería intervenir en la organización de la congregación y modificar las constituciones porque tan solo pudieron trabajar en su diócesis. En 1840 fundó una casa en Túnez, fuera del protectorado francés y viajó en Roma, donde fue recibida por Gregorio XVI en diciembre. El conflicto con el obispo Dupuch, hizo qeu la congregación no fuera aprobada (tan solo lo sería en 1862). Recibió el decretum laudis (aprobación provisional) el mayo de 1842, pero poco después la congregación es expulsada de Argelia por la presión del obispo. Al volver de Roma, Emília pasó por París y Galhac, donde hizo las paces con su padre, volivendo nuevamente a África. Una tormenta en el viaje de vuelta hizo que el barco hiciera escala en Malta, donde Emília fundó dos nuevas casas y residió allí durante once meses.

Hacia 1844, Vialar había fundado catorce casas, dedicándose buena parte de la herencia de su abuelo. Mientras tanto, había dejado la gestión económica de la congregación en manos de una de sus primeras compañeras, Paulina Gineste; la gestión fue nefasta y cayó en fallida económica. Los libros de cuentas fueron falseados y Vialar tuvo que ir a los tribunales en un pelito que le ocupó entre 1847 y 1851 y que acabó con la condena de Emilia, arruínada, y que provocó una escisión en la congregación y la pérdida de la casa de Galhac. Las partidarias de Vialar dejaron Galhac en 1847 y la congregación se instaló a Tolosa, pero los rumores y la maledicencia tenían que llegar y no recibieron ningún apoyo, por lo cual tuvieron que marchar.

Establecimiento en Marsella y muerte[editar]

En 1852 llegaron a Marsella, donde se estableció la nueva casa madre con el apoyo del obispo Eugène de Mazenod, que también había fundado un orden de misioneras, las Oblates de María Immaculada.

Mientras tantom desde Túnez, se habíann abierto nuevas casas en Susa, Sfax, la Marsa y la Goleta. Las hermanas son llamadas en Chipre y Grecia, donde va la misma fundadora, que viaja a Syra, Beirut y Jerusalén. Pronto se abren nuevas casas en Quios, Jaffa, Trebisonda, Creta y Belén y, después, en Saida, Trípoli, Erzerum y Alep en 1854. Ese mismo año, el obispo de Perth (Australia) había pedido misioneras y fueron enviadas cuatro hermanas, que fundaron la casa de Fremantle. Queriendo imitar el ejemplo de Francisco Javier, en 1856 envía seis hermanas en el Extremo Oriente, respondiendo a la llamada del vicario de Birmania, que busca misioneros.

El mismo año, el 24 de agosto, Emília muere a causa de una hernia estrangulada en Marsella. Al morir, la congregación se estendía, en 42 casas en cuatro continentes (Europa, África, Asia y Oceania).

Veneración[editar]

Sus reliquias en el cementiri de Saint-Pierre, fueron llevadas en 1914 a la casa madre de Marsella. Fue canonizada el 24 de junio de 1951 por Pío XII.