Embriones

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

embriones es lo que tienen los machos en sus testiculos

El género de la novela[editar]

Es una novela de terror en la que se recurre frecuentemente a olores y texturas desagradables y repugnantes.

Argumento[editar]

Corre el año 1946. El protagonista Harold Pierce es un muchacho de 14 años. Su padre murió desde hace seis años y desde entonces su madre se prostituye para obtener dinero. Producto de una de sus relaciones nace Gordon, medio hermano de Harold. Mientras su madre duerme, Harold se entretiene torturando insectos; cuando para este fin decide prender algo de fuego, las cosas se le salen de control e incendia su casa. Su medio hermano muere horriblemente quemado al igual que su madre al tratar de salvarlo. Harold sobrevive con graves quemaduras en la mitad izquierda de su cara y pierde un ojo. Las impactantes imágenes de este accidente le acompañarán para toda su vida.

A partir de esto Harold queda recluido en el Hospital Psiquiátrico de Exham durante 35 años. La culpa nunca le abandona y de vez en cuando tiene pesadillas relacionadas con el incendio, su medio hermano y su madre. Sin embargo es dado de alta y recibido para trabajar en el Hospital de Exham, donde se encargará de parte de las tareas de intendencia. Allí lo recibe su superior y por unas breves semanas amigo, Winston Greaves. De manera paralela Paul Harvey, un asesino convicto, escapa de la cárcel; todo hace suponer que se dirige hacia Exham, así que la policía del lugar, al mando del inspector Lou Randall, es alertada para atrapar al prófugo. Este se esconde en una granja abandonada donde pasará algunas semanas acechando los alrededores de la ciudad.

Harold se familiariza con las que serán sus tareas en el hospital; para su desgracia, estas incluyen la incineración de fetos producto de los abortos que se llevan a cabo en el hospital, todo lo cual revive con gran intensidad los recuerdos de la muerte de su pequeño hermano. Con el transcurso de los días, el perturbado protagonista tiene la oportunidad de robarse los fetos, así que en lugar de quemarlos, los sepulta en tierras cercanas a su casa que al mismo tiempo se localiza en los alrededores del hospital. Así lo hace hasta completar ocho cadáveres. Mientras tanto Paul Harvey se muestra esporádicamente en los lindes del pueblo. Siempre se hace acompañar de una filosa pero oxidada hoz que encontró en la granja abandonada donde se esconde.

Se desata una violenta tormenta que tira uno de los postes de alta tensión cercanos a la casa de Harold; al mismo tiempo, los fetos han quedado al descubierto debido a la acción erosiva del agua. Cuando por la noche el protagonista va a estudiar la situación de los fetos, se da cuenta con indecible horror que tres de ellos han cobrado vida. De alguna manera, la triada de monstruos pueden controlar la mente de las personas y le ordenan a Harold esconderlos y protegerlos. Él se tendrá que hacer cortes en el torso con un cuchillo para dejar fluir la sangre que las criaturas beberán para alimentarse y crecer.

Al día siguiente, Harold Pierce se encuentra muy mal, así que su jefe Winston Graves le da permiso de ir a su casa a descansar un rato. Conforme el tiempo transcurre, Graves se preocupa y va a la casa de Harold. Cuando entra, se encuentra con una horripilante escena solo para después ser asesinado por los fetos, quienes le provocan un derrame cerebral masivo.

Mientras esto sucede, comienza lo que será una serie de asesinatos por decapitación, ante los cuales el único sospechoso para la policía es Paul Harvey.

El protagonista se encuentra en su trabajo, cuando encuentra a uno de los empleados del hospital en proceso de incinerar a uno de los fetos. Harold trata de evitarlo, pero no puede y sufre una crisis, por lo cual lo llevan con una de las doctoras del hospital: Maggie Ford. Ella lo revisa y mira sorprendida las automutilaciones que se ha hecho para alimentar a los fetos. Mientras esto sucede, los encuentros entre Paul Harvey y los habitantes de Exham son cada vez más cercanos y frecuentes sin que la policía logre capturarlo.

Por accidente, una familia encuentra el "cementerio" donde aún se encuentran los cinco fetos que Harold había enterrado y que no cobraron vida; reportan el macabro hallazgo y Harold es descubierto; lo despiden y, sin decirle nada a nadie, se refugia en el hospital psiquiátrico donde pasó recluido 35 años, ya que ahora se encuentra abandonado.

A estas alturas, ya son tres las decapitaciones en Exham. El inspector Lou Randall va al hospital a examinar los cuerpos y allí se topa con la doctora Maggie Ford; este encuentro desatará un romance entre ellos de manera casi inmediata.

Dos de las mujeres que abortaron los fetos monstruosos han muerto bajo los síntomas de un embarazo ectópico avanzado. Sorprendentemente, no hay ni rastro de feto alguno cuando se hace la autopsia y Maggie Ford, que ha atendido ambos casos, comienza a relacionarlos con Harold Pierce. Dos oficiales de policía revisan por tercera ocasión la granja donde se esconde Paul Harvey. Uno de ellos encuentra su escondite y es brutalmente asesinado. Llegan refuerzos y con gran dificultad el asesino es sometido. Sin embargo durante su traslado en ambulancia Paul Harvey escapa y la situación para la policía y el inspector Lou Randall se vuelve desesperada.

Poco después, se produce la cuarta decapitación, pero para sorpresa de todos, la identificación por huellas digitales dice que la persona asesinada es Paul Harvey, por lo cual él nunca pudo haber sido el verdadero asesino relacionado con las tres muertes anteriores. Un testigo identifica a Harold Pierce como el homicida y el inspector Lou Randall y Maggie Ford se dan a la tarea de buscarlo en el antiguo asilo psiquiátrico de Exham. Lou Randall se introduce al hospital y es atacado por Harold Pierce quien porta un cuchillo. El inspector sale vencedor pero aun así sufre heridas de consideración. Debido a la tardanza de Lou, Maggie entra al edificio soplo ara encontrarse con los fetos quienes la acorralan. Entonces el inspector oye sus gritos y a pesar de la resistencia de estos monstruos, logra matarlos a costa de casi perder la vida. Lou y Maggie abandonan el hospital pero son atacados por Harold; El inspector queda fuera de combate pero, ya en el exterior del edificio, Maggie atropella a Harold prensándolo entre su auto y una pared, de manera que el protagonista muere al incendiarse el automóvil.

Llega la policía. Lou Randall se recuperará y la pesadilla parece haber terminado. Sin embargo uno de los fetos sobrevivió; apoderándose de la voluntad de Maggie Ford, esta lo esconde y lo adopta como si fuera su propio hijo.

Influencias de la novela[editar]

De manera similar a la visión popular que se tiene de cómo el Monstruo de Frankenstein despierta a la vida, los embriones de la novela de Shaun Hutson también resultan animados por descargas eléctricas, en este caso producidas por culpa de un cable de alta tensión que entra en contacto con el suelo después de haber caído por una violenta tormenta.

=Bibliografía[editar]

Shaun Hutson. Embriones. Traducción de Carlos José Costas Solano. Ediciones Forum, España. 1984. ISBN 84-7574-190-8

Personajes[editar]

  • Haorld Pierce, protagonista, provoca un incendio accidental en el que mueren su madre y su hermano menor.
  • Gordon. Hermano de Harold.
  • Lou Randall. Inspector de la policía y encargado directo de la seguridad en el pueblo de Exham.
  • Paul Harvey. Asesino convicto que escapa de la cárcel para dirigirse a Exham, su pueblo natal.
  • Winston Greaves. Empleado de intendencia del Hospital Fairvale, en Exham.
  • Maggie Ford. Doctora del Hospital Fairvale, en Exham.
  • Dr. Kenneth McManus. Director del Hospital Fairvale, en Exham.