Elvira de Toro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Miniatura que representa a la infanta Elvira de Toro, hija de Fernando I

Elvira de Toro (103815 de noviembre de 1099) era la infanta de León, la hija del rey Fernando I de León y de Sancha de León, y hermana de Sancho II de Castilla, de Alfonso VI de León, de García de Galicia y de Urraca de Zamora. Era nieta por parte paterna de Sancho III el Mayor, rey de Navarra, y de su esposa, la reina Muniadona de Castilla. Por parte materna eran sus abuelos Alfonso V de León, rey de León, y su esposa, la reina Elvira Menéndez, su tocayo.

En 1063 su padre convocó una Curia Regia para dar a conocer sus disposiciones testamentarias en las cuales, siguiendo la ley navarra, decidió repartir su patrimonio entre sus hijos, correspondiéndole a la infanta Elvira la ciudad de Toro, situada en la actual provincia de Zamora.

La infanta otorgó testamento estando enferma en su villa de Tábara el 11 de noviembre de 1099, cuatro días antes de fallecer. Entre las disposiciones testamentarias, a su hermana Urraca le dejó su heredad de San Pelayo, San Isidoro y Covarrubias. A su sobrina Sancha Raimúndez, hija de la reina Urraca I de León, le legó Távara, Wamba y otras heredades. También hizo donaciones a varios monasterios e iglesias. Aunque antiguos genealogistas afirmaban que la infanta Elvira había casado, unos diciendo que fue con el conde García Ordóñez, y otros con un tal Sancho Fernández de quien había tenido un hijo llamado Fernando Iohannes (Ibáñez), la infanta no menciona a ningún marido o hijos en su testamento. El rey Alfonso VI, un par de meses después de la muerte de su hermana, confirmó el 16 de enero de 1100 a la Catedral de Santiago de Compostela la donación que había hecho Elvira a dicha iglesia del monasterio de Piloño. [1]

Sepultura[editar]

Después de su fallecimiento, el cadáver de la infanta Elvira fue sepultado en el Panteón de Reyes de San Isidoro de León, donde habían recibido sepultura sus padres y algunos de sus hermanos. [2] Sobre la tapa del sepulcro en el que descansaban los restos de la infanta Elvira fue esculpido el siguiente epitafio latino:

H. RE. DOMNA GELOIRA, FILIA REGIS MAGNI FERDINANDI. VAS FIDEI, DECUS HESPERIAE TEMPLUM PIETATIS. VIRTUS JUSTITIAE SIDUS, HONOR PATRIAE. HEU QUINDENA DIES MENSIS, GELOIRA, NOVEMBRIS EXILIUM MULTIS, TE MORIENTE FUIT. ANNIS MILE VIIII CXXX PERACTIS TE TUA MORS RAPUIT, SPES MISEROS LATUIT.

Referencias[editar]

  1. Martin, Georges «Le testament d'Elvire (Tábara, 1099», e-Spania, revue interdisciplinaire d'études hispaniques médiévales et modernes, 5 de junio de 2008, subido el 31 de marzo de 2012. Consultado el 28 de junio de 2012.
  2. Del Arco y Garay, Ricardo (1954). «XIII». En Instituto Jerónimo Zurita. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Sepulcros de la Casa Real de Castilla. Madrid. p. 188. 

Bibliografía[editar]

  • Blanco Lozano, Pilar. Colección diplomática de Fernando I (1037–1065). León: Centro de Estudios e Investigación «San Isidoro» (CSIC-CECEL) y Archivo Histórico Diocesano, 1987. ISBN 84-00-06653-7.
  • Elorza, Juan C.; Lourdes Vaquero, Belén Castillo, Marta Negro (1990). Junta de Castilla y León. Consejería de Cultura y Bienestar Social, ed. El Panteón Real de las Huelgas de Burgos. Los enterramientos de los reyes de León y de Castilla (2ª edición). Editorial Evergráficas S.A. ISBN 84-241-9999-5. 
  • Prada, María Encina: Estudio antropológico del Panteón Real de San Isidoro de León 1998 ProMonumenta, número II
  • Sánchez Candeira, Alfonso (1999). Rosa Montero Tejada (edición patrocinada por Fundación BBV, Fundación Ramón Areces, Caja Madrid Fundación), ed. Castilla y León en el siglo X, estudio del reinado de Fernando I. Madrid: Real Academia de la Historia. ISBN 978-84-8951241-2.