Elote

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
No confundir con otras palabras de origen nahuatl relacionadas con el maíz como olote (raspa o elote desgranado) o jilote (maíz tierno con 'barbas').
Mazorcas de elote.

En México y Centroamérica se le llama elote (del náhuatl elotl, 'mazorca tierna')[1] a la mazorca de maíz que todavía está en la planta que la produjo (tanto maduras como inmaduras), o bien a la que fue recientemente cosechada y en la cual los granos todavía guardan la humedad natural. Este término también se usa en las comunidades Mexicanas y Centroamericanas de los Estados Unidos.

En el Cono Sur el término para elote es choclo (en quechua: chuqllu )?. En Venezuela, se llama jojoto.

A la mazorca del maíz sin granos se le llama olote (del náhuatl olotl, de la misma familia que yollotl, 'corazón'), chócolo , marlo o tusa (en Venezuela). Existe un proverbio mexicano que dice: 'Mientras menos burros, más olotes', que significa que, mientras menos personas haya en la repartición, más cantidad le tocará a cada una.

Elote como platillo[editar]

Niño comiéndose un elote.

En México y en el sur de los Estados Unidos existe la costumbre de comer los elotes como golosina o como refrigerio salado. Para ese propósito, se les hierve en agua con sal común o de tequesquite y con especias como el epazote, la hierba de Santa María o pericón, y se les condimenta con ingredientes varios, como mantequilla o mayonesa y queso rallado y, en el caso específico de México, alternativamente con chile, jugo de limón y sal.

En las zonas baldías de México existen los llamados eloteros, personas que se dedican específicamente a vender elotes hervidos, transportándolos en un carromato manual a lo largo de los solitarios senderos del país. Pueden recorrer las inmensas distancias o estar fijos en un puesto. Los comensales pueden escoger los elotes según su preferencia, ya sea tiernos o duros, de grano pequeño o grande. Se conoce que está cocido el elote pellizcándolo con la uña, y observando si la uña entra al grano. Los elotes se mantienen calientes poniendo el recipiente en que se cocinan en un brasero o anafe de carbón. Deben servirse acabados de cocer, para que no cambie su color y sabor. Los elotes suelen hervirse y transportase aún envueltos en las hojas de la mazorca, ya que al cocinarlo así las hojas le dan más sabor.

Los eloteros también venden elotes asados a las brasas in situ, en el mencionado anafe. Estos elotes se preparan con todo y hojas, asándolos en las brasas y salpicándoles de agua salada, hasta que las hojas empiezan a quemarse y los granos de adentro adquieren un cocimiento adecuado, o incluso una textura crujiente.

Elote en la gastronomía[editar]

Sopa de coditos con granos de elote

En la cocina mexicana y de otros países de Latinoamérica, los elotes pueden usarse como legumbres, debido a que su tiempo de cocimiento es menor y a que, si la mazorca es lo suficientemente tierna, puede incluso consumirse entera, debido a la suavidad de los tejidos vegetales.

En México, los elotes son la base o el complemento de numerosos platillos, incluyendo sopas, guisados, frituras, tortas y pudines, tamales de cazuela, postres y platillos de repostería como pasteles, panes, y tlaxcales. También se usan para preparar tamales específicos de elote, diferentes a la gran variedad de tamales que existen. Otra aplicación de los elotes está en cierto tipo de atoles, como el chileatole.

En Chile y Argentina se hacen varias preparaciones como el pastel/ tarta de choclo, también se hace un plato llamado humita, y también se consume la mazorca entera cocida y aderezada con mantequilla o con mayonesa

En el Perú, el choclo (elote) se consume hervido o sancochado, combinado con ají hecho a base de huacatay (hierba aromática de Perú, Ecuador y Bolivia) o con trozos de queso fresco. El choclo desgranado también se consume en el cebiche peruano. También suele comerse como parte del chupe.

En Venezuela se suelen consumir como parte del sancocho de res, gallina o mondongo; o bien simplemente hervidos, al natural o untados con margarina o mantequilla. También se realiza una especie de tortilla húmeda llamada Cachapa q se realiza licuando los granos una vez retirados de la mazorca. El resultado es una masa muy liquida la cual se cocina sobre una sartén o plancha caliente,suele acompañarse con quesos blancos y mantequilla. La cachapa es un alimento muy popular en toda Venezuela, se le considera uno de los tantos platos típicos de ese país.

Esquites[editar]

Un vaso de esquite

En México, las tiendas y los puestos que venden elotes suelen vender también esquites. Los esquites o ezquites, del náhuatl izquitl, de icequi 'tostar (en comal)', son los granos del elote hervidos en agua con sal, epazote y otras hierbas de olor, y a veces patas de pollo. Servidos en un vaso, se toman calientes y con cuchara, y normalmente se les agrega jugo de limón, chile, y sal. Se le puede agregar mayonesa, crema y queso.

En el estado de Hidalgo, en el centro de México, los esquites se preparan con granos de elote que se sofríen en aceite vegetal junto con ajo, cebolla y chile verde picados y ramas u hojas de epazote, sazonados con sal, que se come caliente como un guiso sencillo.

Los esquites son un platillo típico de la cocina mexicana, especialmente de la zona centro del país. En Puebla y en algunos otros estados del centro-oriente de México también se vende chileatole en el mismo puesto. En el norte y noreste de México también se le conoce como trolelote. En el estado de Aguascalientes se le conoce como chasca.

Pelos de elote o barbas de choclo[editar]

En la herbolaria latinoamericana, los estigmas del elote se denominan pelos de elote o barba de choclo. Se usan para padecimientos renales, para reducir la presión arterial o el colesterol, para controlar la diabetes o para tratar las molestias digestivas (dolor de estómago, estreñimiento, vómito). Se afirma que los pelos de elote ayudan a limpiar las vías urinarias.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Días Roig, Mercedes; Miaja, Ma. Teresa (1979). Naranja dulce, limón partido (primera edición). México: El Colegio de México. p. 152. ISBN 968-12-0049-7. 

Bibliografía[editar]

  • Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (1983). Recetario mexicano del maíz. coordinación por María Esther Echeverría y Luz Elena Arroyo (segunda edición). México DF: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. ISBN 970-18-3413-5.